Piqué, el protegido

Gerard Piqué, durante un entrenamiento con la selección española.

¿Tan malo es el tirón de la selección que ya no llena estadios? ¿O todo será la relación -de todo menos idílica- entre la RFEF y el Real Madrid?  Porque la federación no sería capaz de cambiar la sede de un amistoso contra Inglaterra para proteger a Piqué. ¿O sí? Todo podría ser, aunque lo evidente es que la corriente de opinión mayoritaria señala la tercera opción y eso, después de la pitada al himno y al Rey en la final de Copa, tendría unas connotaciones especialmente serias.

Gerard Piqué, durante un entrenamiento con la selección española.“Hemos tenido claro desde el principio que no queremos jugar en Madrid”. La cita, de Adrian Bevington, director de comunicaciones de la FA inglesa, no vive en el presente. Se remonta a 2008, cuando Fabio Capello dirigía el banquillo de Inglaterra y el racismo de un sector de la afición española estaba en entredicho. Ahora, ya en 2015, no ha hecho falta que desde las islas soliciten obviar el Santiago Bernabéu. La censura ha llegado desde dentro, desde la propia Federación Española de fútbol (RFEF), que ha optado por cambiar la sede del amistoso del próximo 13 de octubre ante la selección inglesa de la capital a Alicante.

“Me enerva, me pone de mala leche”. Cuesta escuchar a Vicente del Bosque fuera de su registro calmado y tranquilo. Y eso que el tema le saca cada vez más los colores. Gerard Piqué se creció en la celebración del pasado título de Liga con el Barça (“Gracias Kevin Roldan, contigo empezó todo”), justificó la pitada al himno y al Rey en la final de la Copa del Rey (“La gente se expresa libremente”) y opinó sobre las pitadas a Iker Casillas con el Real Madrid (“Es igual que lo del himno”). La trinidad del enfado.

Primera estación en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas, parada en León con ocasión del encuentro frente a Costa Rica en el mes de junio y destino final (por ahora) en el Carlos Tartiere de Oviedo en el trascendental choque ante Eslovaquia. Tres lugares, tres aficiones, tres motivos. Los mismos pitos.

Defiende Del Bosque como si continuara en activo, ayudan Sergio Ramos, Jordi Alba y cualquier jugador al que se le pregunte. Hasta el ministro Méndez de Vigo sale al corte. Hace piña el equipo ante uno de los pilares deportivos, básico en el esquema ante la diferencia sustancial ahora mismo respecto a cualquiera de los posibles sustitutos (Bartra, Javi Martínez, Albiol, Etxeita, Coke o San José). Nadie se plantea siquiera la posibilidad de una selección sin Piqué en el centro de la zaga. ¿O sí?

¿Por qué ha cambiado la RFEF la sede del partido cuando estaba decidida tiempo atrás? Las opciones son varias y variadas. Desde el enfado que pueda mantener el ente federativo con el Real Madrid por no ofrecer su estadio para la final de la Copa del Rey a los huecos que se veían en el Tartiere y la dificultad que implicaría llenar las 81.000 localidades del Santiago Bernabéu. Y, por supuesto, la opción Piqué. Otras tres opciones y muchas más preguntas.

  • ¿Es posible que la RFEF, que llevó la final de Copa al Camp Nou consciente de que la intensidad de la pitada al himno y al Rey sería aún mayor que en Mestalla o en cualquier otro campo, cambie la sede de un partido internacional para proteger a un único jugador?
  • ¿Tan mala es la relación con Florentino Pérez y el Real Madrid con la federación como para cambiar un partido programado -aunque nunca llegase a ser oficial- junto a Adidas para la presentación de la nueva equipación de España?
  • ¿Ha bajado tanto el tirón de la selección que necesita acudir a estadios de menor capacidad para colgar el cartel de ‘no hay billetes’?

Dudas razonables que la RFEF, siempre hermética, debería plantearse aclarar públicamente para definir si es capaz (y por qué) de proteger a un solo jugador pero no a la figura del Rey, que otorga su nombre a la principal competición dependiente de la federación, y, en consecuencia, descargar a Gerard Piqué de una presión añadida a la que encontrará en Alicante, ciudad tradicionalmente madridista.

Casillas: 25 años, 25 momentos

Más de 500 partidos de Liga y 150 en Champions League con el Real Madrid se lleva Iker Casillas en su mochila.  Es historia viva del club blanco que ahora defenderá la portería del Oporto portugués. En el momento de la despedida hay que recordar en 25 momentos, tantos como años defendió el escudo madridista, el camino que le ha llevado a ser considerado en cinco ocasiones el mejor cancerbero del planeta.

Iker Casillas ya no es jugador del Real Madrid. La vida del mostoleño, con 25 de sus 34 años dedicados al equipo blanco, ha dejado una carrera de ensueño, que le ha servido para convertirse en una leyenda para los aficionados madridistas. Con 723 partidos jugados con su club es el segundo futbolista que más veces ha vestido la camiseta blanca, tras su antecesor como capitán, Raúl González, que disputó 741 encuentros. Más de 500 partidos de Liga y 150 en Champions League que desgastan a cualquier jugador y que, como en toda trayectoria, tiene sus altibajos. Pero si Casillas se ha convertido en historia viva del Real Madrid es por sus buenos momentos, entre los que destacan los 19 títulos levantados. Es el momento de la despedida y de recordar en 25 momentos el camino desde su debut a su  proclamación como mejor portero del mundo, para acabar con su marcha al Oporto.

c

1.     Llegada al Real Madrid

En 1990, con nueve años, Iker se encontraba en un campo de Móstoles parando unos disparos que lanzaba su padre. Un amigo suyo había leído que el Real Madrid estaba haciendo pruebas y sugirió a Casillas que participase. Entró como prebenjamin y pasó 9 años en las categorías inferiores hasta llegar al Real Madrid C.

2.     1997: Primera convocatoria

El director de su instituto le sacó de clase porque Jupp Heynckes le había convocado para ir a Noruega a jugar contra el Rosenborg. Era noviembre de 1997 y las bajas de Illgner y Contreras propiciaron que estuviese en la expedición blanca, aunque fue Cañizares quien ocupó la portería. Aun así, el joven portero comentaba en declaraciones que aún no se lo creía y que “pensaba que era una broma”.

3.     1999: Debut

Dos años más tarde llegó el momento que había estado esperando, el que califica como el más importante. El escenario fue el viejo San Mamés, donde John Toshack le dio su primera oportunidad. En aquel partido contra el Athletic, que acabó con empate a dos, acaparó los primeros elogios por su actuación.

4.     Primer partido con la selección

Su otro debut, el de la selección absoluta, fue en junio del año 2000, en un partido previo a la Eurocopa. El partido en Gotemburgo contra Suecia, con resultado de empate a uno, fue el primero de una larga lista que le han llevado a ser el español con más internacionalidades. Fue un amistoso aunque su estreno oficial sería pocos meses más tarde ante Bosnia.

5.     “Trofeo Bravo”

Ya desde mi joven empezó a ganar premios, también individuales. El más significativo de sus primeros años fue en el año 2000 cuando se le otorgó el Trofeo Bravo como mejor jugador menor de 21 años en Europa.

https://www.youtube.com/watch?v=4p4Y5kyyGvU

6.     Champions League 2002

Los madridistas recuerdan la final de Glasgow por dos hechos principales: el gol de Zidane y las paradas de Casillas. Hollywood podía haber sido la cuna para el guion de la noche de la novena Copa de Europa blanca. Vicente Del Bosque le había dado rol de suplente pero durante el partido contra el Bayer Leverkusen, César se lesionó y salió Iker. Tres intervenciones en los minutos finales para salvar el resultado, además de la alegría del joven guardameta, están todavía en la retina de los aficionados.

7.     Mundial 2002

Fue en el torneo disputado en Korea y Japón donde se le empezó a conocer como ‘El Santo’, debido a sus intervenciones. Era  convocado a  su primer Mundial por Camacho y un accidente de Cañizares con un frasco de colonia, permitió que fuese titular, puesto que ha mantenido durante más de diez años.

14 Mar 2000:  Iker Casillas of Real Madrid marshalls his defence during the UEFA Champions League match against Dynamo Kiev at the Bernabeu Stadium in Madrid, Spain.  The match was drawn 2-2.  Mandatory Credit: Clive Brunskill /Allsport
1

8.     Su mejor partido

Fue en 2008. Y precisamente frente al equipo contra el que debutó Iker Casillas. Su actuación en el Bernabéu contra el Athletic de Bilbao, con un penalti detenido a Garmendia incluido, dejaba ver que el mostoleño estaba en su mejor momento.  El resultado de 3-0 fue engañoso gracias a sus sobresalientes intervenciones.

9.     Renovación

También en 2008 Ramón Calderón firmó dos renovaciones para los capitanes blancos en aquel momento. Raúl firmaba hasta 2011 y Casillas hacía lo propio hasta 2017, contrato que se ha mantenido hasta el momento. Vinculaciones a largo plazo que no terminaron cumpliéndose. La cláusula del portero era y seguía siendo de 113 millones de euros.

10.  Zamora

Esa misma temporada Casillas ganaba el único trofeo Zamora de su palmarés. 32 goles recibidos en 36 partidos. Un título individual que sumó a su segunda liga consecutiva, con Capello y Schuster como entrenadores.

casillas3

11.  Eurocopa 2008

Tras varias décadas de fracasos continuados, la selección española volvía a ganar un título y fue Casillas como capitán el encargado de levantarlo. Su actuación en cuartos frente a Italia con dos paradas durante el choque y dos penaltis detenidos en la tanda, le encumbraron a héroe nacional.

mundi

12.  Mejor portero del mundo

Ese mismo año (2008) fue nombrado por primera vez mejor portero del mundo. Repetiría ese galardón cuatro veces más, haciéndose un hueco entre los arqueros más laureados de la historia de este deporte. Solo Manuel Neuer, las dos últimas temporadas, ha conseguido sacarle del primer puesto.

13.  Humillación frente al Barcelona

En una carrera tan prolongada se viven también momentos duros. Uno de ellos fue sin duda el 2-6 recibido contra el Barcelona en 2009, un partido en el que Casillas sin embargo fue protagonista deteniendo otra media docena de ocasiones. Años más tarde, el 5-0 contra el eterno rival en territorio rival, tampoco fue fácil de digerir.

14.  Capitán madridista

Con la marcha de Raúl en 2010 y la llegada de Mourinho, Casillas se convirtió en capitán del primer equipo. Ya había sustituido al delantero encabezando la selección. Una presión que le ha supuesto una responsabilidad añadida.

15.  Campeón del Mundo en 2010

Durante el torneo de Sudáfrica fue doble protagonista: objetivo de las críticas al comienzo  y elogio generalizado al final. La lupa se puso tras él y su relación con la periodista Sara Carbonero, después de una jugada fortuita que supuso el gol y la derrota de España ante Suiza en el primer partido. Sus actuaciones durante el resto del torneo taparon cualquier incógnita y su milagrosa parada a Robben en la final consiguió poder, tras el gol de Iniesta, ver a un español levantando la Copa del Mundo de Fútbol por primera vez en la historia.

16.  Su mejor parada

Casillas es un portero que hace paradas al alcance de muy pocos. La más recordada por los aficionados es la que hizo en 2011 ante el Sevilla contra el argentino Perotti en la capital hispalense. Cuando tras un pase de la muerte la afición sevillista ya cantaba el gol, apareció Iker.  Porque aquello fue una auténtica aparición. “Fue una cuestión de fe”, aseguró el portero tras el partido. Años más tarde repitió la hazaña en una jugada muy similar contra Agüero, en un choque frente al Manchester City.

17.  Llamada a Xavi

Una de las acciones más polémicas de Iker Casillas como capitán blanco fue la llamada que realizó a Xavi para rebajar la tensión producida por los enfrentamientos -hasta cuatro en pocas semanas- entre el Real Madrid y el Barcelona. Se han contado varias versiones de aquella conversación pero él defiende que no fue una disculpa sino de reproche mutuo, tratando de cambiar la imagen que se estaba dando. Aseguran que Jose Mourinho, entonces entrenador blanco, jamás le perdonó esta llamada.

18.  El comienzo de su suplencia

En diciembre de 2012, el citado Mourinho decidió dar la titularidad en un partido de Liga contra el Málaga a Antonio Adán, lo que sorprendió a todo el mundo. El entrenador portugués había criticado durante el comienzo de temporada las acciones a balón parado de los suyos y parecía buscar una solución. Aunque también se achacó a problemas personales entre ambos y el intento del portugués de buscar un culpable.

19.  Su lesión

Tras recuperar la titularidad, una acción con Álvaro Arbeloa frente al Valencia acabó con una fractura en la base del primer metacarpiano de su mano izquierda. Una baja de varios meses sin jugar ante la que Florentino Pérez reaccionó fichando a Diego López en el mercado invernal. El también canterano blanco dejó a Iker de suplente durante el resto del año, y aunque Casillas se había recuperado, no se hizo merecedor, según su cuerpo técnico, del “alta competitiva”.

21.  La alternancia de Ancelotti

Una nueva etapa comenzó con el técnico italiano. Ante la duda de quién sería el portero titular, el nuevo entrenador decidió repartir competiciones, jugando Casillas Champions y Copa. Una decisión que parecía mediadora y que no dejaba claro quién era el portero titular. Durante toda la campaña se pudo ver a un Iker Casillas que mostraba un nivel muy estable a pesar de no contar con regularidad.

22. Champions 2014

Doce años después de la última final el Real Madrid volvía a disputar una final, y en esta ocasión con Casillas como titular. Aunque no fue la noche soñada, ya que un error suyo provocó un gol en contra del Atlético, al final hubo remontada y el capitán madridista pudo levantar la décima Copa de Europa. Y rendir pleitesía a la Cibeles.

23.  Mundial 2014

Mucho menos triunfal fue su paso por Brasil para repetir título. Tras haber ganado consecutivamente dos Eurocopas y un Mundial, la selección aspiraba a levantar la Copa del Mundo por segunda vez. EL mazazo inicial llegó con la derrota frente a Holanda por 1-5 y la eliminación en primera fase se completó tras caer también ante Chile con 0-2. Ya se empezaba a hablar de relevo en la selección, con De Gea en el horizonte.

24.  Último año

La pasada temporada, a pesar de comenzar con Supercopa de Europa y Mundialito, acabó sin ningún trofeo importante. Diego López se había ido y Keylor Navas apareció como suplente de Casillas que jugaba Liga y Champions. La afición madridista se mostraba cada vez más dividida y fue pitado en su propio estadio en grandes ocasiones. En una de ellas, el mostoleño acabó respondiendo con un mal gesto. Su último partido en la que ha sido su casa durante 25 años fue ante el Getafe y acabó con goleada blanca: 7-3.

25.  Camino de Oporto

Tras varios años en los que se barajaba su posible salida, ahora se ha confirmado su salida al Oporto. La intención del Real Madrid es la de sustituirle David De Gea y acabar con la polémica que ha rodeado la portería del club blanco. Para ello han facilitado la salida del capitán. El equipo dirigido por Lopetegui tendrá en su plantilla al jugador mejor pagado de Portugal. El capitán dice adiós al club de toda su vida, y empieza la nueva etapa de su carrera.