El monje de Montserrat votó por correo pero no dice por quién

IMG_0023

Bernabé Dalmau es el mayor de ocho hermanos. “A todos los casé yo”, dice con orgullo. No es sólo el sacerdote de cabecera de su familia. Es también uno de los monjes más antiguos de la Abadía de Montserrat, donde vive desde hace 55 años.

Reportaje gráfico: David López Frías

Los otros capítulos de la serie ‘Espejos de Cataluña’:

El rey de los ‘castells’ / El decano de la Boqueria / La sobretituladora del Liceu / El retratista de la Rambla / El exportador de cava

Bernabé Dalmau es el mayor de ocho hermanos. “A todos los casé yo”, dice con orgullo. No es sólo el sacerdote de cabecera de su familia. Es también uno de los monjes más antiguos de la Abadía de Montserrat, donde vive desde hace 55 años.

Bernabé Dalmau (Igualada, 1944) no se moverá este domingo de Montserrat: “Es que yo ya he votado, ¿sabe? Lo he hecho por correo como hacemos las tres cuartas partes de los monjes. Hay un monje encargado de llevar el control de los DNI. Elegimos papeleta, rubricamos con firma electrónica y votamos. Es mucho más cómodo que bajar al pueblo”, explica sonriente.

No se pronuncia sobre sus preferencias políticas ni se presta a pronósticos porque así se lo han pedido desde la dirección de la abadía. Es la única condición que impone Montserrat para la entrevista: “Nada de preguntas sobre la independencia. Son las normas. Montserrat es de todos y no queremos que haya malos entendidos ni discusiones relativas al proceso”.

Yo acepto las reglas. Pero Bernabé no rehúye hablar de las elecciones aunque sea de forma tangencial. “Siempre voto. Con responsabilidad y emoción. No falto a unas elecciones autonómicas ni a unas generales. Yo nací en pleno franquismo por lo que soy un enamorado de la democracia y creo que es un derecho que hay que ejercer”.

Los únicos comicios que se suele saltar son los municipales porque son “los que menos nos afectan”. El monasterio depende de Monistrol de Montserrat, un pequeño pueblo situado a los pies de la montaña. Pero a efectos prácticos se podría decir que es el municipio de Monistrol el que depende económicamente del monasterio. La montaña de Montserrat no tiene ayuntamiento pero genera casi toda la actividad laboral de la comarca.

Monistrol es un pueblo que no llega a los 3.000 habitantes. No tiene industrias ni servicio. Por la Abadía pasaron 2,4 millones de personas el año pasado.

“Muchos de los habitantes del pueblo trabajan en la Abadía”, dice el monje. “Si conocemos a algún concejal del Ayuntamiento es porque trabaja aquí y lo vemos de vez en cuando”.

IMG_9978

Un niño cantor

En Montserrat sólo quedan tres monjes que procedieran de la legendaria escolanía del monasterio. Bernabé Dalmau es uno de ellos. La escolanía es una coral que hace giras por todo el planeta. Su canal de Youtube cuenta un millón y medio de visitas.

“Nací en el seno de una familia muy religiosa, muy cristiana y muy catalana”, explica el monje. “No sé por qué me trajeron aquí a cantar con nueve años ya que nunca destaqué por cuestiones musicales. Pero el hecho es que estuve aquí hasta los 13. El ambiente me pareció tan agradable que empecé a plantearme la idea de ingresar como monje y con 16 años volví para quedarme”.

Dalmau se licenció en Teología y en su proceso de preparación pasó por Estrasburgo y Roma. Con 28 años y ya ordenado sacerdote, volvió al monasterio y se quedó aquí a vivir.

Además de monje es escritor y editor. Empezó a escribir como distracción para pasar los ratos muertos. En 2016 cumplirá 30 años como director de la revista Documents d’Esglesia, una publicación mensual de 64 páginas que se edita desde 1966 y que recoge detalles del mundo católico en catalán.

Dalmau ha escrito una veintena libros, todos ellos de divulgación cristiana. “Siempre tengo tres libros en mente. El que sale, aquél en el que estoy trabajando y el que estoy proyectando”. Es el autor de títulos como Envejecer con dignidad o Manual cristiano de autoestima. Sus dos ocupaciones confluyen y aprovecha muchos de los textos de la revista para sus libros y viceversa. “Es muy catalán esto de aprovecharlo todo”, reconoce con una sonrisa pícara.

Al igual que Bernabé, la mayoría del medio centenar de monjes que viven en el Monasterio estarán pendientes del televisor el domingo para seguir el transcurso de las elecciones. “Claro que tenemos tele, ¿qué se cree? Una sala con una pantalla muy moderna y unos asientos bien cómodos. Tenemos hasta Internet. De hecho, cada monje tiene su propio ordenador para trabajar”, explica con gracia.

“Cada mañana rezamos una plegaria que se transmite por la radio y por Internet”, dice Dalmau. “Fíjese: una de mis hermanas se despierta todos los días escuchándome desde su casa y alguno oye esa plegaria en el coche, de camino a su trabajo”.

IMG_0051

 

Una abadía menguante

El monje tiene siete hermanos y 22 sobrinos, que a su vez tienen 22 hijos. “¿Curioso, eh? Pues uno de estos pequeños acaba de entrar a cantar en la Escolania de Montserrat en la que yo entré”, dice Dalmau, que no cree que ninguno de estos jóvenes vaya a heredar su vocación.

“En mi época era mucho más habitual hacerse monje”, explica. “Luego llegó la Transición y con ella el Estado del Bienestar y una sociedad más materialista. Cambió la forma de transmitir la fe. Hace ya tiempo que se ha reducido el número de personas que quieren ordenarse sacerdotes. Antes pensaba que tal vez fuese mejor así, que me parecía mejor que fuésemos pocos pero buenos. Ahora pienso que igual somos demasiado pocos”.

Dalmau entiende que este desinterés por la fe es “fruto de una carencia importante de cultura religiosa”. A pesar de esta presunta disminución de interés por la fe entre los más jóvenes, Dalmau no cree que los monjes vayan a desaparecer nunca de Montserrat. Aquí hay monjes de todas las edades. “El más mayor tiene 93 años y es el único que llegó antes de la Guerra Civil. El más joven tiene 23 y la próxima semana recibiremos a unos candidatos que rondan los 40 años”.

La transmisión de la fe es una de las razones por las que la vida monástica atrae cada vez a menos gente. Los horarios de los monjes podrían ser otro de los motivos: “Nos levantamos a las cinco y media y a las seis rezamos la primera plegaria durante tres cuartos de hora. Después tenemos tiempo para una plegaria personal libre que cada uno realiza como cree conveniente. Leyendo, en su habitación, paseando… Así hasta las 7:30, cuando hacemos la segunda plegaria conjunta del día. A las ocho almorzamos. Luego tenemos tres horas de trabajo y a las 11 celebramos la misa de comunidad”.

A esa hora es cuando llegan los turistas y los monjes se retiran a trabajar hasta la una y media, que es cuando se juntan para comer. A las tres hacen otra plegaria y siguen trabajando. “En torno a las nueve y media ya puedes estar durmiendo”, dice el monje. “Como puede comprobar, tenemos un horario bastante europeo”.

“Llevamos en la montaña más años que la propia virgen”, dice Dalmau. “En 1023, el Abat Oliva trajó a este monasterio a los primeros monjes procedentes del Ripollés. Los estudios aseguran que la imagen de la virgen llegó a la montaña en torno al año 1200. Llegamos casi 200 años antes que ella” explica entre risas.

El monje es un ferviente defensor de la ciencia y salpica su relato con datos probados: “No me gustan las leyendas. Soy más de hechos contrastados”.

IMG_0023

Una ‘Moreneta’ blanca

No da por buena ninguna de las leyendas que existen en torno al color negro de la piel de la Virgen de Montserrat, conocida por los catalanes como La Moreneta. “Su color negro se debe a la oxidación del material con el que está fabricada la figura”, dice. “Las sucesivas restauraciones conllevaron que los restauradores pintasen la cara del color que la veían. Como cada vez estaba más oscura, al final la acabaron pintando de negro. De hecho, se sabe que la aplicación de ese color en su cara data de una restauración practicada hace 150 años”. Dalmau apunta una curiosidad: “En el altar de la Basílica de San Pedro del Vaticano hay una figura de una Virgen de Montserrat que procede de Brasil y que es totalmente blanca”.

Dalmau ampoco cree el mito que dice aquí se guarda el Santo Grial. “Ésa es otra leyenda que se popularizó en el siglo XX, pero no he encontrado referencias anteriores. Es algo que procede de la afición de Hitler por Wagner. En su ópera Parsifal hablaba de que un grupo de guerreros protegían el cáliz de Cristo en una singular montaña sagrada llamada ‘Montsalvat’. El parecido con Montserrat y la particular orografía de nuestro monte llevó a los nazis a pensar que aquí podría hallarse el grial. Un día vino Himmler a visitar el monasterio. Lo atendió un monje que hablaba alemán. Estuvieron hablando cerca de dos horas, se dio un paseo por la abadía… y tal y como vino se marchó”.

Dalmau acaba la entrevista y se recoge a sus aposentos para seguir trabajando. Espera con impaciencia los resultados de las elecciones y cree que tendrán mucho seguimiento entre los monjes: “Hay mucho interés por todas las noticias que se producen en nuestro entorno. Recuerdo que nunca se congregaron más monjes en torno al televisor que el 11 de septiembre de 2001, cuando atentaron contra las Torres Gemelas”.

La tele no es uno de los divertimentos preferidos de Dalmau. El monje prefiere acceder  a la información por Internet. Antes de marcharse confiesa: “A lo que no he conseguido aficionarme es a eso [se toca varias veces la palma de la mano con el dedo índice] a eso del móvil”.

Y se despide con una carcajada.

Lee la serie ‘Espejos de Cataluña’:

El rey de los ‘castells’ / El decano de la Boqueria / La sobretituladora del Liceu / El retratista de la Rambla / El exportador de cava

9341buena

¿Conoces a Junípero Serra? Pues deberías

El misionero mallorquín Fray Junípero Serra fundó San Francisco, Los Ángeles y otras localidades californianas, pero en España no sale ni en los libros de texto. En España le ignoran y en EEUU le adoran. Este miércoles el papa lo declarará santo.

En la imagen, estatua de Junípero Serra en la misión de San Gabriel Arcangel, en San Gabriel, California. Mario Anzuoni / REUTERS

 

Estatua de Junípero Serra en la misión de San Gabriel Arcangel, en San Gabriel, California. Mario Anzuoni / REUTERS

¿Quién no ha oído hablar de San Francisco y su famoso puente o de Los Ángeles y el paseo de la fama por donde desfilan las estrellas de Hollywood cada año para la entrega de los Oscar? Pues ambas ciudades y al menos siete más en California deben su nombre a las capillas de un convento en un pequeño pueblo interior de Mallorca llamado Petra (nada que ver, eso sí, con el templo que visita precisamente una estrella de Hollywood, Harrison Ford, en Indiana Jones y la última cruzada). Y es que las fundó un misionero franciscano llamado Fray Junípero Serra allá por el siglo XVIII, que había dejado años atrás su Petra -la de Mallorca- natal (*1713) y se había marchado a evangelizar el Nuevo Mundo.

“Fue un hombre de un gran carácter, porque todo lo que el padre Serra quería, lo conseguía”. Así lo explica Isabel Salom, que ha cuidado durante 35 años de su vida la Casa Natal del fraile, un honor para esta petrera de 88 años que espera con ilusión los próximos días de fiesta en su pueblo en los que se celebrará la canonización de su petrense más ilustre. En Petra son días grandes, porque el papa Francisco declarará santo a Junípero Serra este miércoles en Washington DC durante la gira que acaba de iniciar por Estados Unidos. Unas 25.000 personas, entre ellos miles de hispanohablantes y el vicepresidente estadounidense, Joe Biden, asistirán a la primera canonización en suelo estadounidense de la historia, informa EFE.

“Ya estamos adornando las calles [de Petra], mañana será el día especial”, cuenta Salom. “Aunque para mí el día especial fue cuando el papa Francisco anunció que haría santo al padre Serra. Ay [suspira], no lo puedo explicar. Para mí, para todo el pueblo es nuestro hermano mayor”.

Salom habla con ternura y devoción del próximo santo. Destaca su “paciencia, fe y gran sabiduría”. Explica por teléfono a El Español que “el padre Serra marchó hacia las Indias con gran ilusión y gran fe para ayudar a la gente, para defenderlos”. Quienes conocen su figura cuentan que en sus misiones intercedió por los derechos de los indígenas (aunque no todos están de acuerdo, pues la noticia de su canonización llevó a protestas en Los Ángeles por parte de Mexica Movement, una organización que defiende los intereses de los indígenas), pero no hay ni rastro de su nombre en los libros de texto españoles.

Ni mentarlo en el colegio o instituto

En 25 años impartiendo Historia y Geografía en institutos, tras haber escrito varios libros de texto de Historia y haber dirigido el Máster de Profesorado de la Universidad Complutense de Madrid, Miguel Ángel Sandoya admite que Junípero Serra solo le “suena de haberlo visto en algún documental”. Asegura que en Secundaria “ni se menciona”. Tampoco en Bachillerato. “En segundo de Bachillerato los contenidos van desde Atapuerca hasta el 11M. Hay tantos contenidos que trabajar, que no se llega a esos detalles”, explica. Añade que en Bachillerato sí se hace referencia a frailes que defendían a los indios, como Bartolomé de las Casas o Francisco de Vitoria, porque crearon jurisprudencia y defendieron que los indígenas tenían los mismos derechos que cualquier otro español.

No todos tienen buena opinión de alguien que al fin y al cabo contribuyó a la conquista de América. La profesora Jacqueline Hidalgo, del departamento de religión del Williams College, publicó en febrero de este año un artículo titulado “Por qué Serra no debería ser un santo”, en el que desvela sombras menos conocidas del fraile. Asegura que, por ejemplo, que al igual que él se flagelaba promovía la autolesión durante su misión evangelizadora. Otro artículo publicado en el Washington Post también resaltó que “algunos americanos nativos difieren” de la decisión de santificarlo. Lamentan que en su labor evangelizadora les obligó a renunciar a su cultura, creencias e incluso a su forma de vestir, mientras el biógrafo de Serra -el padre Salustiano Vicedo- explica que “la población indígena, al contrario de la de México, no conocía la agricultura, salvo en algunas zonas del desierto; su alimentación se limitaba a lo que obtenían recolectando frutas y raíces silvestres y bellotas; cazando venados, alces y conejos, y pescando. Además, no acostumbraban a usar vestido alguno, salvo en la época fría del año”. Luces y sombras de un fraile misionero que sin embargo no han impedido ni su canonización ni que Junípero Serra tenga un bulevar que lleva su nombre en San Francisco o que hoy misiones por toda la costa del Pacífico reciban a turistas y creyentes que acuden a conocer su labor…

En una encuesta rápida entre más de 30 empleados de El Español, con personas de todos los puntos de la geografía española (y una del extranjero) y de un rango de edad de entre los 23 a los 63 años, solo dos personas han dicho recordar el nombre de Junípero Serra por haberlo estudiado en el colegio o instituto. Un compañero lo estudió durante la carrera de Derecho como uno de los misioneros defensores de los indígenas.

“Nadie es profeta en su tierra”, recuerda Salom, aunque en su pueblo y el del padre Serra sí hay un colegio que lleva el nombre del fraile, una asociación de la tercera edad, una coral y el Gobierno balear ha llevado a cabo una campaña de promoción de su figura.

Recorrer la costa oeste de Estados Unidos, significa recorrer el legado del fraile que un día fue profesor universitario de renombre en toda Mallorca y abandonó una carrera de éxito por partir al Nuevo Mundo, primero en México (en la Baja California) y de allí a California (Alta California, EEUU). “Partió de aquí cuando estaba en la plenitud de la fama, en la Cuaresma todos los pueblos de Mallorca lo solicitaban. Era humilde de los pies a la cabeza”, asegura Salom.

En la catedral de Nuestra Señora de los Ángeles, han dedicado ahora una capilla a Serra, donde la agencia Reuters muestra cómo han colgado imágenes que incluyen una réplica ampliada de un sello español de 40 pesetas por su segundo centenario (1984). Al menos no ha sido siempre ignorado.

¿Qué tienen en común Eastwood, Clinton y Junípero Serra?

En San Francisco, la iglesia de la misión que fundó conserva una maqueta de aquel primer asentamiento y honra a Fray Junípero Serra en las vidrieras de la iglesia. En otra misión se conserva un busto de él. Está enterrado en otra, donde falleció: la Misión de Carmel, hoy un municipio costero cercano a San Francisco donde dos siglos después sería alcalde Clint Eastwood (sí, Harry el sucio), a los 70 años en 1784.

Hasta la Casa Blanca le quiso honrar ya en 1997 durante una visita del entonces presidente Bill Clinton. Viajó a Mallorca y se preparó todo para su visita a la Casa Natal de Fray Junípero Serra. “Ay, Dios mío”, rememora entre risas Isabel Salom. “Fue terrible, porque para preparar una visita de la máxima autoridad del mundo… teníamos que prepararlo todo y durante un mes atendí a seguridad de EEUU. Aquí el día que tenía que venir estaba todo el mundo y a última hora no pudo ir”.

En 2010 hubo un nuevo intento de Bill Clinton, esta vez acompañado por Eastwood y el entonces gobernador de California, Arnold Schwarzenegger. “Tengo una deuda pendiente y soy optimista, estoy convencido de que Bill Clinton visitará Petra, sabe que está invitado y que se le espera”, admitió entonces Tummy Bestard, excónsul de Estados Unidos en Mallorca, en declaraciones recogidas por el Diario de Mallorca. Volvió a fallar, pero la insistencia del diplomático estadounidense muestra el interés. Eso sí, mañana el vicepresidente Joe Biden estará en la misa de la canonización.

“Esto [la canonización] para Petra es lo máximo, porque tener un santo en el pueblo, usted me dirá. Para estar bien emocionados”, concluye Salom. Quizá a partir de este miércoles los españoles conozcan al gran olvidado de las misiones que dieron origen a las -actualmente- más célebres ciudades de California.

El papa puede convertirse en trampolín electoral en EEUU

U.S. President Barack Obama (4th L) and his wife and daughters applaud Pope Francis (2nd R) upon his arrival at Joint Base Andrews outside Washington September 22, 2015. REUTERS/Jonathan Ernst

El papa Francisco llega este martes a EEUU en su primera visita oficial y se espera que su paso deje una huella política visible. Los candidatos a la Casa Blanca se preparan para sacar el máximo provecho a la visita papal de cara a las urnas.

En la imagen, la familia Obama al completo recibe al Papa Francisco. Jonathan Ernst / REUTERS

 

La familia Obama al completo recibe al Papa Francisco. Jonathan Ernst / REUTERS

El pontífice, que llega procedente de Cuba,  fue recibido por el presidente Barack Obama y toda su familia. Este miércoles, iniciará una ronda de actos de cinco días que discurrirá en tres ciudades e incluye un discurso al Congreso -el primero para un papa-, una reunión con líderes mundiales en las Naciones Unidas y la canonización del español Junípero Serra.

La visita papal se produce poco después de que Francisco adjudicara una victoria política a Obama con el restablecimiento de las relaciones entre Washington y La Habana, a cuya consecución contribuyó el propio pontífice. De hecho, las agendas políticas del papa y el líder estadounidense se solapan en aspectos como el cambio climático o la inmigración, por lo que el viaje ayudará a legitimar el legado de Obama.

“Lo que pasa es que Obama no se presenta a la reelección, por lo que [la sintonía entre el papa y el presidente] va a contribuir más al legado de Obama que al posicionamiento de futuros líderes demócratas”, opina para EL ESPAÑOL Rafael Rubio, profesor de comunicación política español que trabajó en la campaña presidencial de John McCain en 2008 y las visitas del papa a Madrid y Río de Janeiro.

Pero los candidatos del Partido Demócrata podrían utilizar la visita de Francisco para rescatar el voto católico blanco de cara a las urnas. “Es más importante lo que pueda hacer el resto [que Obama]”, afirma Rubio. “Al Partido Demócrata le interesa mucho recuperar el voto católico”.

El catolicismo es la segunda confesión más común en EEUU después del protestantismo evangélico y la más representada en el Congreso, con 164 congresistas católicos. En las cuatro últimas elecciones presidenciales, los católicos votaron de manera muy igualada a demócratas y republicanos, si bien el Partido Demócrata logró más apoyo entre esta confesión en tres ocasiones, según datos del Pew Research Center (PRC), con sede en Washington. Los católicos blancos, sin embargo, escogieron en las cuatro ocasiones al candidato conservador, frente a la comunidad hispana -que representa al 31% de los católicos-, que apoyó mayoritariamente al candidato demócrata.

Un papa muy popular

Para ganar votantes, el Partido Demócrata quiere reorientar la agenda católica de luchas morales -como el aborto- a cuestiones más complejas como el cambio climático, opina Rubio, y puede afianzar su posición entre la comunidad religiosa con la visita de un papa concentrado en la cuestión social. El Partido Republicano también buscará mostrarse próximo al papa, dejando divergencias ideológicas a un lado. “Yo creo que está habiendo un esfuerzo, que se verá en la parte de la visita de Washington, de los republicanos por de repente no aparecer como una fuerza política contraria al papa”.

Este martes, tres antiguos embajadores de EEUU en el Vaticano durante el Gobierno de George W. Bush han mostrado su apoyo oficial al hermano del expresidente, el candidato conservador Jeb Bush, informa Crux.

Y es que el pontífice es una celebridad en EEUU. Siete de cada diez estadounidenses tienen una opinión positiva sobre él y sólo uno de cada diez católicos tiene una visión negativa sobre su figura, según el PRC. “Las puntuaciones de Francisco han tendido a ser un poco mayores que las de Benedicto [XVI] y se están acercando a las de Juan Pablo II, quien era un papa muy popular también”, explica Jessica Martinez, investigadora sénior en el Pew Research Center y coautora de recientes estudios sobre la población católica estadounidense.

Aunque hay diferencias dentro de la comunidad católica, muchos creyentes están de acuerdo con las ideas de Francisco y tienen una visión progresista. Por ejemplo, el 71% de los católicos considera que el cambio climático existe y el 48% piensa que es grave. Seis de cada diez católicos piensa que una pareja divorciada que no ha recibido la anulación puede recibir la comunión. Y casi el 70% piensa que es aceptable que una pareja homosexual críe un niño. “Los católicos estadounidenses no están de acuerdo con muchos aspectos de [la doctrina de] la Iglesia”, dice Martinez. “Aun así, tienen una visión positiva de Francisco y una fuerte lealtad a la Iglesia”.

‘Francisco’, ya sólo falta la bendición del Papa

franciscoBeda Docampo estrena ‘Francisco. El padre Jorge’, un acercamiento “blanco” a la figura de Bergoglio antes de convertirse en obispo de Roma. Darío Grandinetti da vida al padre Jorge

franciscoParece difícil buscarle sombras al Papa Francisco. Por más que el concepto “hagiografía” pueda espantar a cualquier observador crítico, si alguien en el planeta puede escaparse a ese escrutinio y aparecer ante nuestros ojos como una persona de una sola cara, ése quizá sea el religioso que se ha convertido en pontífice de los pobres y voz de los desamparados. Un tipo humilde, un siervo que sigue lavando los pies a los enfermos, un sabio. Así, al menos, es como lo dibuja Francisco. El padre Jorge, un biopic amable realizado con oficio por el director Beda Docampo Feijóo. “Uno puede creer o no, pero sabíamos que teníamos que abordarlo desde un punto de vista de respeto”, explica el productor ejecutivo de la cinta, Regino Moranchel.

Quien busque cualquier asomo de polémica sobre Bergoglio, que no vea este filme. No entra en su postura sobre al aborto -más allá de que consuele y perdone a una arrepentida madre que ha abortado en una escena-, sobre la pederastia en la Iglesia -salvo un comentario suelto- o sobre la homosexualidad, terrenos en los que el arzobispo, primero, y el Papa, después, han opinado, a veces de forma controvertida.

En la película, inspirada en el libro de la periodista Elisabetta Piqué Francisco, vida y revolución, seguimos dos historias: la de Bergoglio, desde su juventud, cuando siente la llamada de los hábitos y abandona sus primeros escarceos amorosos -un libro que le regaló su abuela sobre San Francisco tuvo algo de responsabilidad en ello, con gran disgusto de su madre, que lo veía de médico- y la de una periodista española (Silvia Abascal, alter ego de Piqué), que conoce al arzobispo de Buenos Aires cuando la envían a cubrir el cónclave de 2005 del que salió elegido Ratzinger. Ambos se reencuentran varias veces en los sucesivos años hasta que Bergoglio protagoniza la siguiente fumata blanca, en 2013. “Piqué estuvo en contacto directo con él. El libro tenía una credibilidad, una verosimilitud, que íbamos buscando”, cuenta Moranchel.

El filme acaba con Jorge Mario Bergoglio convertido en Francisco, pero atendiendo el teléfono aún como “el padre Jorge”. Docampo Feijóo, director argentino afincado hace diez años en España, explica por qué no incluyó su pontificado en el guión: “El Papa es otro personaje. No era mi tarea. Bergoglio lo era: un hombre que, a sus 75 años y habiendo pedido la jubilación hacía dos, no podía llegar a Papa”. La “física cuántica”, bromea, ayudó, porque, después de seis siglos sin renuncias, Ratzinger le dejó el camino expedito y “un grupo de cardenales iluminados” apostó por él. “Yo quería saber: este Papa, que hace estas cosas, ¿es Bergoglio? Y lo es”. Se refiere a un arzobispo que pasea sin coche oficial por Roma, y que, ya como Papa, se niega a que le paguen las gafas en las ópticas por ser quien es. “Lo interesante es que el poder no lo cambió para mal ni para bien. Sigue siendo él”, asegura Docampo.

El Padre Jorge AIE y Gloria Mundi Producciones son las empresas que han levantado la película. Detrás de ellas están el productor español Regino Moranchel, que comienza a trabajar en España con este filme después de una etapa en Estados Unidos, y el argentino Pablo Bossi, un veterano productor detrás de títulos como El hijo de la novia, Nueve reinas y El aura. Han coproducido con Pampa Films y otras empresas, y tienen aportaciones de TVE, ICAA e INCAA. El presupuesto del filme ronda los 5,5 millones de euros, a falta de incorporar la parte argentina.

¿Esa una película para creyentes? “Yo creo que es para todo tipo de público -contesta el director-. El católico aparece como muy interesado. Lo que cuenta es quién es nuestro jefe espiritual. Pero es también un ejemplo cívico: puede ir a verla un ateo, los políticos… Me asombra cómo estamos no ya en España, sino en el mundo; que no haya coherencia entre tus ideas y lo que haces. Cualquiera puede ver esta película: es una historia emotiva, bien actuada, y él es un ejemplo como ser humano”.

Pases privados para el clero

El filme acaba de estrenarse en Argentina y de momento no hay constancia de que hayan podido verlo en el Vaticano. Pero se sabe ya que cuenta con el visto bueno de la Iglesia. Al menos de los eclesiásticos que sí han asistido a pases privados. Entre ellos, el nuncio apostólico y el cardenal de Barcelona. “El nuncio se rió, porque el filme tiene mucho humor. Le encantó”, asegura el productor. Uno de ellos que ya ha podido ver la cinta es el padre José Medina, párroco de Nuestra Señora de la Saleta, en Alcorcón, quien ha conocido personalmente a Bergoglio cuando era arzobispo de Buenos Aires. “Ojalá que el Papa pudiera verla. Es un retrato muy honesto”, asegura el religioso.

“Se han hecho muchas proyecciones en España para sacerdotes y salen emocionados”, cuenta el director, quien afirma no tener relación con las altas esferas de la Iglesia. “No hubo nada consensuado: el guión era el guión”. Y añade con rotundidad que una vez elegido Francisco, terminó la historia que querían narrar: “No pensé en el Papa entonces, tampoco lo hago ahora”.

Todos en esta aventura, productor y director, son conscientes de que hay un nicho de público católico que deben buscar, aunque aspiran a llegar, con 173 copias distribuidas, a mucha más gente. “Al público católico, por descontado”, cuenta Moranchel. “Pero también aspiramos a llegar a un mercado más amplio: aquella gente que quiera saber un poco más de esta personalidad tan célebre”. Y añade sobre el discurso del Papa: “Es el mensaje de la pobreza de Cristo y de estar con los más necesitados y la gente que realmente sufre. ¿Quién puede estar en contra de eso?”.

Piqué y Docampo elevan a los altares a Bergoglio en vida: es el joven discreto, el sacerdote querido en las Villas de la miseria, el arbospispo cercano que prefiere ir a pie o en transporte público a gastar en taxis, el prelado atento que tiene una frase exacta para cada empleado, cada familia pobre, cada extraviado. Lucha contra la injusticia, contra la corrupción, contra la dictadura -se enfrenta al propio Videla en su despacho para salvar a dos jesuítas secuestrados por los milicos, aunque en algún dossier aparece el nombre de Massera- poniendo su vida en juego. Llegado el momento, no espera ser elegido Papa y sólo quiere terminar sus años de servicio en Buenos Aires y jubilarse.

Docampo matiza su acercamiento al personaje de Bergoglio: “Cuando me metí en el proyecto, entré a tratar de investigar la verdad. Para un guionista no hay nada más agradable que los lados oscuros: esos tíos contradictorios que dicen una cosa y hacen otra. El problema es que me encuentro con uno coherente: hace como siente. Piensa que tiene que actuar como Cristo. No tiene auto oficial cuando es arzobispo, ni móvil, los regalos que le hacen se los lleva a las villas miseria”.

Asegura el director que incluso quitó del guión “cosas melodramáticas increíbles”. Por ejemplo, una anécdota del libro en la que Bergoglio va a un acupunturista y éste descubre que el arzobispo lleva la camiseta llena de agujeros. “Eso no es la teoría de la austeridad. Es la teoría de no gastar porque eso era un medicamento que le podía llevar a un pobre y el dinero que gastaba era del arzobispado. Es un ejemplo notable para los políticos del planeta”.

El rostro cinematográfico de Bergoglio es Darío Grandinetti. Un papelón, lo mejor del filme. “No podíamos poner a un señor que se pareciera y fuera correcto”. Con Grandinetti ya había trabajado y era lo que buscaban. “Lo caracterizamos muy poco para no obstaculizar su inspiración”, explica Docampo. El actor visitó al pontífice en Roma para preparar el papel. Fue un encuentro corto. “Él fue consciente de que la película se estaba haciendo y no hubo nada raro. Si hubiéramos tenido cualquier tipo de queja, de problema, lo habríamos parado”, recuerda Moranchel.

El filme se estrena este viernes. Faltan ahora los dos veredictos habituales: el del público y el de la crítica. Y acaso ese otro excepcional: el del Papa. ¿Opinará?

Diccionario satírico burlesco (VII)

La séptima entrega del glosario satírico burlesco, dedicado a la letra F, incluye a los tres Felipes más famosos hoy en Cataluña: Felipe V (el monarca que acabó con los fueros), el Rey Felipe VI y Felipe González. También a la monja Teresa Forcades.

Fotografía: Alberto Gamazo

Felipe V

En Cataluña, la Calamidad de la Patria, el Archienemigo del mundo libre, el ISIS de su época. El peor Borbón. En su leyenda negra no se pone el sol. Y eso que era un pobre esquizofrénico, que le costó Dios y ayuda ganar el trono y la guerra y que su ímpetu recentralizador deja mucho que desear. Con Decreto de Nueva Planta y todo, los catalanes siguieron huraños y respondones, mucho más de lo que se habrían podido permitir en Francia, donde al primer verbo irregular francés mal conjugado te cortaban la lengua, fin de la historia. Felipe V además se deprimió, abdicó, se le murió el hijo que había heredado la Corona, tuvo que volver a reinar, dejó de lavarse. Lo pasó fatal. ¿Fue acaso el primer republicano frustrado? ¿Le habría gustado votar a Podemos, como dicen que le gustaría a Froilán?

Felipe VI

Dice mucho del fino espíritu risueño de su señor padre, Juan Carlos, que decidiera bautizarle de forma tan evocadora y tan simpática, sin duda pensando en la futura popularidad de la monarquía en Cataluña. Entre esto y el caso Urdangarin… Otra cosa es que el chaval haya salido menos Borbón y más Grecia, menos campechano y más ligeramente prusiano. Eso en Barcelona gusta. Como gusta, curiosamente, “ir al Rey” (como quien va a la seño…) haciendo en lo posible caso omiso del presidente del Gobierno (de España). La mismísima Pilar Rahola salió en su día arrobada de la Zarzuela porque, según ella, el rey emérito -que entonces, de emérito, nada- le había metido mano al escote con la excusa de ver mejor y más de cerca un pin de Francesc Macià. Artur Mas no aspira a tanto. Pero también se emociona cuando lee en la prensa que ha puesto en “jaque” a la Jefatura del Estado con su visita. Es un… ¿subidón?

Felipe ‘el One’

Felipe González Márquez es sin duda el gobernante español que más y mejor ha entendido a Cataluña… en el sentido de tomarle la medida y hasta el pelo de la dehesa. Ciertamente esto pasaba en los tiempos en que el socialismo catalán parecía algo. Alfonso Guerra iba a la Feria de Abril catalana y le aclamaban multitudes. Hasta Pepe Borrell llegó a caer simpático y Narcís Serra a parecer normal. Nadie como Felipe, pero, para llenar el Palau Sant Jordi. O para torear al otro Jordi un poco menos santo -lo cual se ha ido sabiendo con el tiempo-, transfiriéndole esta competencia y aquella otra pero sin un duro (esta es sólo una de las claves del harakiri financiero de la Generalitat) o haciendo como que le daba la luna cuando en realidad… tururú. Andado el tiempo, el mismo Pujol admitiría que Aznar era áspero, pero hombre de palabra, mientras que negociar con Felipe implicaba un constante y extenuante ir a por lana para volver sedosamente trasquilado. Cepillado de arriba abajo y sin cobrar. Ahora que Felipe ya no es presidente de España ni de nada, se dedica a escribir cartas a Cataluña cargadas de razón, advirtiendo de que la ruptura de España es imposible pero la de la convivencia, no. Lástima que no pusiera más empeño en evitarla tomando menos el pelo a los nacionalistas con los que pactaba. Lástima que no se los tomara más en serio, a ellos y al cataclismo que ahora melancólicamente vaticina.

Fondo de Liquidez Autonómica (FLA)

El secreto a voces mejor guardado del moderno Estado de las Autonomías. Visto desde Cataluña: no llegamos a final de mes (en la Generalitat) porque España nos roba, y por eso mismo vamos a Madrid a pedir dinero para llegar a final de mes. ¡Y Madrid sin rechistar nos lo da! Lógica aristotélica pura, ¿a que sí? Nunca lo que va del dicho al hecho en el discurso nacionalista había sido tan quilométricamente desfachatado. Tan niqueladamente cínico. Pero la verdad es que lo del otro lado no se entiende mucho tampoco. Montoro no tiene piedad fiscal ni de su madre y en cambio venga a meter moneditas en el chancho catalán, venga a aguantar sus gruñidos y hasta sus insultos estoicamente y con esa sonrisilla de Jaimito que le sale… Mira que si al señor ministro de Hacienda lo que de verdad le va es la caña, en plan Cincuenta Sombras de Grey

Forcades, Teresa

Prominente religiosa catalana conocida por sus controvertidas opiniones mediáticas sobre muchas cosas y por su encendido apoyo a la independencia. Esto no es nuevo. La Abadía de Montserrat es y ha sido un formidable referente del nacionalismo catalán y al muy católico, apostólico y romano Jordi Pujol poco le faltó para subir la Scala Sancta para tratar de atraerse a la causa al Vaticano, que siempre se ha mostrado entre desdeñoso y reservón. Hay mucho exseminarista en el panteón hipernacionalista o incluso independentista: lo fueron Joan Rigol, Àngel Colom, Josep-Lluís Carod-Rovira… La versión más romántica de todo este asunto es que la Iglesia catalana siempre se significó históricamente frente al franquismo, amparando -de ser menester- a cuantos fugitivos lo fuesen bajo sus sotanas. En esto había a menudo más leyenda que verdad. Pero efectivamente algún que otro ateazo como el Guti, mítico dirigente comunista catalán, fue visto huyendo de la brigada político-social por las azoteas de la calle Entença de Barcelona tras una reunión clandestina en una parroquia, al amparo de un cura encarcelado al principio de la guerra por los rojos. Últimamente la cosa ha perdido narices y matices. La Iglesia catalana, como tantas cosas en Cataluña, se está fracturando en curas “buenos” o “malos” en función de si ven o no ven la estelada en los pucheros. Un cristiano que no se quiera meter en el tema puede llegar a sentirse un tanto… ¿incómodo?

El Gobierno reforma “manu militari” el islam en España

tataribenjelloun

El Gobierno quiere poner orden en las filas de los musulmanes de España y  reformará “manu militari” las relaciones del islam con el Estado. El ministro Catalá impondrá a los musulmanes, vía Real Decreto, unos nuevos estatutos y creará la figura de Presidente de la Comisión Islámica. Justicia insiste en la necesidad “urgente” de contar con un interlocutor representativo para estudiar y aplicar medidas que aborten la radicalización, especialmente de los más jóvenes. Profesores de derecho eclesiástico tachan la iniciativa de inconstitucional.

Lea el Proyecto de Real Decreto

En la imagen Ryad Tatari, de la Unión de Comunidades Islámicas de España, y Mounir Benjelloun, de la Federación Española de Entidades Religiosas Islámicas.

 

tataribenjelloun
Ryad Tatari, de la Unión de Comunidades Islámicas de España, y Mounir Benjelloun, de la Federación Española de Entidades Religiosas Islámicas.

El Gobierno español quiere poner orden en las filas del 1,8 millones de musulmanes –casi el 4% de la población–residentes en España. Considera que su representación ante el Estado no funciona y se dispone a legislar para, asegura, poder contar con un interlocutor válido con el que, por ejemplo, estudiar y poner en práctica iniciativas que impidan la radicalización, especialmente de los más jóvenes.

Para ello creará la figura de Presidente de la Comisión Islámica de España (CIE), el órgano de representación de los musulmanes ante el Estado, y eliminará los dos cargos de secretarios generales que hay en la actualidad. A partir de ahora el presidente será el único interlocutor para “dirigir y coordinar” las relaciones de los musulmanes españoles con la administración.

El presidente dispondrá de amplios poderes y será elegido por una comisión permanente compuesta por 25 miembros. El Real Decreto que ha elaborado el Ministerio de Justicia impondrá así unos nuevos estatutos a la CIE que, asegura, “reflejan la nueva realidad” y favorecerán “su papel de representante de todos los musulmanes residentes en España”. 

La intención del Ejecutivo, de reformar “manu militari” sus relaciones con el islam en España, ha desatado una gran polémica en el seno de las comunidades islámicas y entre expertos en derecho eclesiástico. “¿Se atrevería el Gobierno a decir a la Conferencia Episcopal cómo debe designar a sus obispos?”, se pregunta sorprendido Juan Ferreiro, catedrático de derecho eclesiástico de la Universidad de A Coruña. “Pues eso es lo que un Estado aconfesional como el español quiere imponer a los musulmanes”, recalca. “¡Es intervencionismo!”.

“Es grave porque supone una injerencia inconstitucional en la organización de las confesiones religiosas”, sostiene José María Contreras, profesor de derecho eclesiástico de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla. “Viola, por un lado, el principio de laicidad del Estado y, por otro, los derechos de libertad religiosa y asociación sin que la causa para hacerlo sea legítima ni proporcional”, añade.

 

El ministro de Justicia Rafael Catalá.

Desde el Ministerio de Justicia se insiste, sin embargo, en que es constitucional y que se ha tomado tal iniciativa a petición de numerosas comunidades islámicas hartas del bloqueo que, desde hace más de dos décadas, impide el desarrollo del Acuerdo que en 1992 el Estado suscribió con los representantes musulmanes y que les otorga amplios derechos.

El ministro de Justicia Rafael Catalá ha convocado, el 16 de septiembre, a la Comisión Asesora de Libertad Religiosa (CALR), en la que participan las principales confesiones religiosas, para informarle del Real Decreto que reorganiza por completo la CIE. A continuación Catalá elevará el decreto, en principio antes de finales de septiembre, al Consejo de Ministros.

Tatari versus Benjelloun

Dos congregaciones regentan ahora la CIE cuya estructura es bicéfala. La mayoritaria es la Unión de Comunidades Islámicas de España (UCIDE), que dirige desde hace casi un cuarto de siglo el imán Ryad Tatari, español de origen sirio. El Ministerio del Interior le coloca “en la órbita de los Hermanos Musulmanes”, el movimiento fundado en 1928 por el egipcio Hassan el Banna para renovar el islam y luchar pacíficamente contra la influencia de Occidente. Tatari niega cualquier relación con ese movimiento.

La minoritaria es la Federación Española de Entidades Religiosas Islámicas (FEERI), que encabeza desde hace seis años Mounir Benjelloun, español de origen marroquí, apoyado por un nutrido grupo de conversos españoles. El Ministerio de Justicia vincula a Benjelloun con Justicia y Espiritualidad (JyE), el movimiento islamista no violento de oposición a la monarquía marroquí. Benjelloun no niega que comparte su filosofía, pero desmiente cualquier relación orgánica con sus correligionarios en Marruecos.

“Esta estructura bicéfala unida a la falta de entendimiento entre ambas federaciones (UCIDE y FEERI) ha impedido a la Comisión Islámica de España situarse como órgano representativo del islam e interlocutor eficaz ante el Estado para el seguimiento del Acuerdo de 1992”, señala el preámbulo del Real Decreto. El Acuerdo, que tiene rango de ley, apenas se ha desarrollado lo que perjudica a los musulmanes.

El bloqueo de la Comisión Islámica de España, a causa de la animadversión entre sus dos secretarios generales actuales, Tatari y Benjelloun, reviste ahora más gravedad, según fuentes cercanas a Catalá. “El Estado”, insisten, “necesita urgentemente un interlocutor musulmán representativo para estudiar y aplicar medidas que aborten la radicalización” y otras muchas relacionadas con la enseñanza del islam en los colegios, la formación de los imanes…

“Es una intervención autoritaria”

Benjelloun ha puesto el grito en el cielo mientras que Tatari se declara “en principio favorable” a la resolución de Catalá porque “es un mal menor que pondra algo de orden”. “Es una intervención autoritaria en los asuntos internos de los musulmanes de España”, denunció en cambio Benjelloun al teléfono. “Es totalmente inaceptable”, prosiguió. Anuncia que convocará manifestaciones ante Justicia y acudirá a los tribunales para impugnar el decreto. Éste “aumentará la desconfianza hacia el Estado y fomentará la radicalización”, vaticina.

Benjelloun sospecha además que, en el fondo, se trata de una maniobra para colocar a Tatari, su eterno rival, al frente de la Comisión Islámica porque siempre se ha mostrado menos reivindicativo a la hora de exigir que se pongan en práctica los derechos de los musulmanes recogidos en el Acuerdo de 1992.

A lo largo de los últimos años las autoridades de Rabat han reprochado a las españolas subvencionar a la FEERI de Benjelloun para llevar a cabo sus actividades en España, mientras que en Marruecos los islamistas de Justicia y Espiritualidad son un movimiento ilegal aunque tolerado en algunas ocasiones. “Vosotros ayudáis a los mismos que nosotros perseguimos aquí”, es una queja repetida con frecuencia por responsables marroquíes ante sus interlocutores españoles.

En 2011, Justicia ya promulgó un Real Decreto para obligar a la Comisión Islámica de España a abrir la puerta a comunidades religiosas que deseaban ingresar en ella. Aun así UCIDE y FEERI siguen siendo, cuatro años después, hegemónicas, y también antagónicas, en el seno de la institución que representa a los musulmanes ante el Estado.

—–

Lea el proyecto de Real Decreto

 

El caso Matisyahu, o cómo el antisemitismo sigue vivo

Por razones históricas, el reggae goza de una particular simpatía entre las comunidades judías. Ha sido en el Rototom, un festival dedicado precisamente a este tipo de música, donde se ha coaccionado al artista judío estadounidense Matisyahu para que condenara la política del Estado de Israel.

Si alguna música popular tiene en el fondo una inspiración espiritual en el judaísmo, y hasta reivindica una peculiar forma de sionismo, esa es el reggae. Nace como fusión de ciertos ritmos afroestadounidenses con las expresiones musicales tradicionales de la religión rastafari. Y esta es una adaptación del judaísmo -y en menor medida del cristianismo- a la espiritualidad de los descendientes de esclavos en Jamaica.

El león que lucen muchas banderas, pósteres y pegatinas usados por los aficionados al reggae no es el símbolo de la nación española (como el de la cabecera de este periódico). Hace referencia a Haile Selassie I, emperador de Etiopía depuesto primero por Mussolini y después por el dictador comunista Mengistu.

Para los rastafaris, Haile Selassie es el León de Judá, último descendiente directo del monarca israelita Salomón (por tanto de la casa de David) y mesías (al considerar que, al igual que Jesús, es Dios hecho hombre). Consideran que los etíopes y otros negros africanos son los descendientes de las Tribus de Israel, y creen que habrá una era de paz tras el retorno a Sión. Claro que su Sión no está en Jerusalén, sino en una Etiopía idealizada.

Todo lo anterior hace que el movimiento rastafari y el reggae gocen de muchas simpatías entre las comunidades judías de todo el mundo, donde son vistos como unos parientes peculiares pero con los que se tiene mucho en común. Y sin embargo, ha sido en una gran cita musical bajo los símbolos de ese León de Judá africano donde se ha producido un bochornoso hecho antisemita que ha cruzado fronteras: la cancelación y posterior recuperación de la actuación del judío Matisyahu en el festival Rototom Sunsplash tras las presiones del grupúsculo judeófobo de izquierdas BDS País Valencià.

Los miembros del BDS y quienes lamentan que no se mantenga el veto a Matisyahu niegan ser antisemitas, pero lo son. El antisionismo que proclaman es la forma políticamente correcta de la tradicional judeofobia. Cada época tiene la suya. Desde bien entrado el siglo XIX el antijudaísmo de corte religioso cristiano tradicional estaba mal visto, sobre todo en ambientes urbanos, y se impuso el odio con la excusa racial o biológica. Este llegó a su paroxismo con el Holocausto, y pasó a estar mal visto tras hacerse público lo que ocurrió en la Europa controlada por los nazis.

Las tres formas conocidas hasta ahora de judeofobia (el antijudaísmo religioso, el antisemitismo supuestamente biológico y el antisionismo político) tienen mucho en común. Y eso es lo que nos permite distinguir la legítima crítica al Gobierno de Israel (criticable como cualquier otro del mundo) del nocivo odio a los judíos en su forma más políticamente correcta.

Una de las claves está en las acusaciones que se vierten contra los judíos, Israel o quienes defienden a dicho Estado. Por ejemplo, durante siglos y hasta 1965, la Iglesia católica imputó a los judíos en su conjunto el peor crimen que pueda concebir un ser humano: el deicidio, la muerte de Jesús.

Durante el final del siglo XIX y principios del XX, en una Europa enferma de nacionalismo en la que además predominaban tesis racialistas, los delitos más abyectos eran dos: la traición a la patria y la contaminación racial. Ambos fueron usados, y no sólo por los nazis. Fue como surgió en Francia el affaire Dreyfus, al ser este oficial de religión judía acusado de espiar para Alemania.

Los crímenes más abominables en la actualidad, al menos para un occidental, son los de genocidio o limpieza étnica. Y esa es la acusación permanente que hacen los antisionistas a Israel. La encontramos, además, en los argumentos de los promotores del boicot contra Matisyahu, que lo acusaron de “justificar a un Estado (Israel) que practica el apartheid y la limpieza étnica”. Se retrata a Israel como un país criminal en su conjunto (aunque sea el único de Oriente Medio donde existe libertad religiosa y los árabes gocen de los mismos derechos que los judíos) y se le identifica con el régimen racista de Sudáfrica, que sigue siendo para muchos la representación de un mal casi absoluto.

Las encuestas

No debe resultar extraño que los antisemitas adopten la máscara que adopten, se hayan apuntado un gran tanto en este caso (aunque al final se haya vuelto a invitar a Matisyahu, BDS ha logrado un gran protagonismo). Ni de lejos todos los españoles son antisemitas, pero las encuestas internacionales muestran que España es el país de Europa donde más extendidos están los prejuicios judeófobos. Afortunadamente, eso sí, no suelen tener una expresión tan violenta como sí ocurre en Francia o Polonia.

Pero hay que estar alerta. Según los datos de la Policía Nacional, la Guardia Civil y las policías autonómicas, en 2014 los actos antisemitas registrados aumentaron un 70% con respecto al año anterior. Y desde la prensa no falta quien alimenta este tipo de odio.

Tampoco ha de extrañar que las fuerzas políticas que han defendido el boicot al cantante judío hayan sido las más escoradas a la izquierda. No toda la izquierda es antisemita, pero una parte sí. Y lo es en coherencia con las raíces ideológicas del marxismo. El libro de Karl Marx menos difundido desde el final de la II Guerra Mundial es Sobre la cuestión judía. En él están contenidos la mayor parte de los tópicos antisemitas, desde la acusación de tener el dinero como centro de todo, a la de dominar el mundo (en aquel momento, Europa) o la de pervertir al resto de la humanidad.

Como hemos visto estos días, la judeofobia sigue viva en España y en el resto del mundo. Algo le diferencia del antisemitismo anterior: quien lo practica y promueve no quiere reconocerlo. Nadie aplaudiría que alguien dijera “soy antisemita”, pero muchos aceptan con normalidad y hasta celebran que se proclame el odio al judío, a Israel por el mero hecho de existir o se difundan todo tipo de mensajes y se promuevan acciones contra los hebreos en general.

*** Antonio José Chinchetru es periodista

FOTO: EFE

El ISIS siempre gana… en Twitter

FLAMESOFWAR

Un año después de la eclosión del Estado Islámico, los gobiernos occidentales aun no saben cómo combatir la propaganda de los yihadistas. Hasta ahora solo han podido jugar una ineficaz y desnivelada partida de ping-pong en las redes sociales. En Twitter, todavía ganan los malos.

“No camines hacia la tierra del ISIS. Corre. Allí podrás aprender nuevas habilidades: volar mezquitas, crucificar y ejecutar a musulmanes… Bienvenido a la tierra del ISIS”.

https://www.youtube.com/watch?v=-wmdEFvsY0E&oref=https%3A%2F%2Fwww.youtube.com%2Fwatch%3Fv%3D-wmdEFvsY0E&has_verified=1

Este vídeo, inspirado en los Monty Python y sus Caballeros de la mesa cuadrada, fue colgado en Youtube a finales de agosto del año pasado por el Departamento de Estado de Estados Unidos y ya ha superado las 850.000 reproducciones.

 “Bienvenido a la tierra de ISIS” es, probablemente, el mejor ejemplo de la contra-propaganda que los gobiernos occidentales intentan llevar a cabo contra el Estado Islámico. Este vídeo forma parte de una campaña más amplia del Gobierno norteamericano que bajo el lema “Think again, turn away” (Piénsalo de nuevo, date la vuelta”) trata de contrarrestar el efecto llamada que la organización yihadista ha logrado a través de las redes sociales. Pero, ¿funciona?

tweet-DoS

“Así perdemos los corazones y las mentes [de los musulmanes]”, le advertía en 2005 Aymán al-Zawahiri en una carta a Abu Musab Al Zarqaui, líder de Al Qaeda en Irak, la división que una década más tarde se independizaría y proclamaría el califato del Estado Islámico hace ahora un año. El número dos de Bin Laden ordenaba así al líder de la organización en Irak que no difundiera más vídeos de decapitaciones, ya que consideraba que en la batalla en los medios aquellas campañas les perjudicaban.

Hoy, el Estado Islámico no solo ha continuado con aquella tradición iniciada por su líder primigenio Al Zarqaui, muerto en un bombardeo en 2006, sino que la lleva a su máximo exponente. El centro Al Hayat es el responsable de los mensajes de la organización. Esta división crea periódicos en PDF (ISN, Islamic State News), docenas de páginas fácilmente accesibles a través de Internet, cuentas de Twitter y sobre todo producciones audiovisuales traducidas a varios idiomas. Las producciones más inofensivas muestran escenas de vida cotidiana en los territorios conquistados, mercados abiertos y musulmanes que acuden a rezar a las mezquitas. Las más polémicas y las que más han trascendido exhiben ejecuciones y decapitaciones en vídeos en alta definición, con producción y postproducción.

Estos videos, alojados en servidores gratuitos de Internet, son distribuidos en las redes sociales por miles de simpatizantes que los difunden, los comparten y los cuelgan de nuevo en Youtube o Facebook cuando las cuentas originales son censuradas y retiradas.

 “Nuestra narrativa es derrotada por el Estado Islámico. Somos reactivos. Pensamos en cómo responder, en lugar de en [cómo articular] nuestra propia narrativa”. Así analizaba la situación hace pocas semanas uno de los responsables del Departamento de Estado en un informe enviado a John Kerry, el secretario de Estado, filtrado a The New York Times. También se lamentaba por la falta de recursos del Centro de Comunicaciones Estratégicas contra el Terrorismo (CSCC) del Gobierno norteamericano, un departamento que se creó en 2010 para combatir la propaganda terrorista.

 

FLAMESOFWAR

“No vale decir el terrorismo es malo…”

Richard LeBaron, miembro del think tank Atlantic Council, y experto en la región del Golfo, afirma que “los gobiernos se sienten comprometidos a responder a los terroristas en los medios y a usar las mismas herramientas que ellos. Pero convertirlo en un partido de ping pong es inútil”. Para LeBaron, no existe hoy una contra-narrativa útil contra el ISIS porque “las que se hacen desde Occidente no funcionan”. Aunque tampoco cree que sean eficaces las del propio Estado Islámico: “Los gobiernos han sobreestimado sus campañas. El apoyo al ISIS es muy individual, y la prueba es que no se ven grandes grupos de simpatizantes en países como Estados Unidos o España. Tendemos a creer que las suyas son campañas muy sofisticadas y nos sorprendemos de que unos terroristas árabes puedan ser tan inteligentes. Pero este tipo de razonamiento roza el racismo y nos limita”.

Richard Barrett, antiguo responsable de la lucha contra el terrorismo del MI6 (el servicio de inteligencia británico) y hoy directivo de la consultora en seguridad internacional Soufan Group, afirma que “los gobiernos no son los mejores agentes para llevar a cabo esa contra-comunicación. Es más efectiva si la hacen las comunidades de do donde han salido los extremistas. Además la clave es el mensaje. No vale con decir que el terrorismo es malo, sobre todo porque no sabes qué es lo que la otra persona está buscando”.

El nuevo responsable del CSCC en Estados Unidos, Rashad Jussain, reconocía pocas semanas antes de su nombramiento en una conferencia en Abu Dhabi  que “el Estado Islámico tiene un mensaje mucho más emocional que el nuestro”. En aquella charla apuntó sin saberlo las claves de la que hoy es la hoja de ruta de su división para combatir la propaganda del ISIS: “Restarle glamour, mostrar las miserables condiciones de vida de los combatientes, ensalzar las narrativas positivas, demostrar cómo los jóvenes musulmanes pueden triunfar en el mundo moderno, contar historias inspiradoras y de figuras influyentes de países musulmanes y movilizar y amplificar a los líderes religiosos”.

“Las contra-narrativas que se emplean no satisfacen las necesidades de la gente ni se dirigen a sus vulnerabilidades de la misma forma que lo hace el ISIS o Al Qaeda” explica Anne Speckhard, profesora del departamento de Estudios Psiquiátricos y de Seguridad de la Universidad de Georgetown. “Son racionales y les falta ese componente emocional, ese gancho”.

ISN-PORTADA

La profesora de Estudios Psiquiátricos ha entrevistado a decenas de terroristas para analizar su conducta. “Debemos usar la emoción frente a la lógica”, insiste.

“Jugar al ping-pong”

Un problema grave en la lucha contra la propaganda de ISIS  es que se ha reaccionado tarde y se quiere (como dice LeBaron) “jugar al ping-pong”. Estados Unidos creó su oficina oficial de contra-propaganda casi una década después del 11-S. El Reino Unido también dispone de una, pero hay países que no tienen ningún tipo de estrategia contra el yihadismo. Tras el asesinato de los dibujantes de Charlie Hebdo, el gobierno francés lanzó una campaña bajo el hashtag #stopjihadisme en la que, siguiendo el ejemplo del vídeo Bienvenido a la tierra del Estado Islámico, difundían vídeos con imágenes de ejecuciones y del sufrimiento de los civiles en los territorios invadidos por el ISIS. Este mes de enero, se ha instaurado el Equipo Asesor de Comunicaciones Estratégicas en Siria (SSCAT), el primer proyecto europeo de contra-narrativa con un presupuesto de un millón de dólares y coordinado desde el Ministerio de Interior de Bélgica. 

SSCAT, según explican fuentes del Consejo Europeo, cuenta con un equipo de una decena de personas que presta asesoramiento técnico sobre cómo hacer campañas de comunicación. La idea es que pueda ser el “proyecto embrionario” de una organización mayor. De momento, el trabajo realizado en estos primeros meses se mantiene en secreto “para darle al equipo las máximas posibilidades de éxito”, explica un portavoz del ministerio belga.

La Unión Europea intenta además involucrar en la lucha a las grandes compañías de Internet. El pasado octubre hubo un encuentro informal entre altos funcionarios de la UE y representantes de empresas como Twitter y Facebook, y en otoño (un año después de ese primer contacto) está previsto que se celebre una nueva reunión, esta vez de carácter oficial.

Esta alianza es importante, ya que Twitter y Facebook han sido el mayor campo de batalla de la contienda frente al ISIS en esta partida de ping-pong. “Sin embargo las redes sociales por sí solas no son la solución”, advierte LeBaron. “No debemos caer en la trampa de pensar que los terroristas solo influencian a la gente a través de Internet. Nuestro reto es averiguar cómo llegar a los diferentes tipos de audiencias a los que ISIS intenta atraer, algunas de las cuales son pequeñas y están muy aisladas socialmente y culturalmente”.

FAMILIA-FELIZ

Una batalla perdida

Barrett coincide con este razonamiento, e invita a comparar los seguidores que el Departamento de Estado tiene en su Twitter con los que poseen algunas cuentas del Estado Islámico. “Los mensajes del Gobierno no llegan a mucha gente, aunque tampoco podemos decir que eso sea una pérdida de tiempo ya que hay muchas audiencias diferentes para ese tipo de mensajes. Quizá no se llegue a los extremistas que están muy involucrados y a los que es casi imposible persuadir, pero sí a otras personas que puede ser simpatizante de ISIS”.

El problema de la contraprogramación en Twitter es que cuantitativamente es una batalla perdida. Un informe reciente de la Institución Brookings estimaba que existen más de 70.000 cuentas abiertas en Twitter de miembros o simpatizantes del ISIS, con una media cada una de 1.000 seguidores, el 75 por ciento en árabe y con una activad por encima de la media de 14 tweets diarios. Cuando una cuenta es suspendida por Twitter enseguida vuelven a brotar otras nuevas que rápidamente enlazan con los seguidores de las anteriores. Y la mayoría de ellas no son cuentas oficiales sino de simpatizantes.

Otro estudio sobre el uso de Twitter enfocado en los “Foreign Fightes”, es decir los extranjeros que abandonan sus propios países para combatir con ISIS y realizado por el prestigioso Centro Internacional para el Estudio de la Radicalización británico, revelaba que las cuentas más populares eran las consideradas “diseminadoras”. Estas cuentas se encuentran fuera de Siria e Irak, comparten los mensajes de la organización y dan apoyo moral a los yihadistas. El estudio mostraba además que, al revés de lo que ocurre en la comunidad internacional (donde se publican muchos tweets sobre ISIS con poca interacción), en el caso de las cuentas yihadistas un número mucho más reducido de mensajes eran muy compartidos y difundidos.

 “Lo fundamental es saber por qué en un grupo de individuos muy similares, con el mismo bagaje y las mismas influencias, uno de cada cien decide convertirse en terrorista. Ese es el problema de la contra narrativa contra el Estado Islámico: cómo identificar a ese uno de cada cien”, explica LeBaron. La cuenta de Twitter de la campaña del Departamento de Estado que intenta disuadir a aquellos que piensan unirse a ISIS (@ThinkAgain_DOS) tiene menos de 22.000 seguidores. En un día normal, uno de sus tweets puede conseguir que cinco personas lo retuiteen. Con esos datos de interacción, comparándolos con los miles de usuarios simpatizantes de ISIS activos 24 horas al día y en ebullición continua, los intentos de occidente son vistos como un chiste malo de Monty Python buscando desesperadamente a un terrorista oculto entre un centenar de personas asistentes a una boda o entre los caballeros de la mesa cuadrada.

Una oración cristiana por el “libertador” ateo Pedro Zerolo

Captura de pantalla 2015-06-17 a la(s) 22.41.55

Pedro Zerolo era ateo, pero varios cientos de personas rezaron este miércoles por su alma. La iglesia de San Antón, en el centro de Madrid, acogió un homenaje al dirigente del PSOE y artífice de la ley de matrimonio homosexual, fallecido hace poco más de una semana tras perder la batalla contra el cáncer. La ceremonia incluyó oraciones cristianas, música en directo, versos de sus poetas preferidos y elegías.

 

Pedro Zerolo era ateo, pero varios cientos de personas rezaron este miércoles por su alma. La iglesia de San Antón, en el centro de Madrid, acogió un homenaje al dirigente del PSOE y artífice de la ley de matrimonio homosexual, fallecido hace poco más de una semana tras perder la batalla contra el cáncer. La ceremonia incluyó oraciones cristianas, música en directo, versos de sus poetas preferidos y la elegía de Antonio Miguel Carmona, portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid y uno de sus amigos.

La Iglesia de San Antón no es un templo cualquiera. Lo atiende desde hace unos meses el padre Ángel, célebre presidente de Mensajeros de la Paz. Por todas partes hay televisiones de plasma, que para la ocasión mostraban retratos de Zerolo, pancartas con lemas por la concordia y hasta una sui generis máquina expendedora que en vez de tabaco dispensa caridad. Entre los asistentes había muchas canas y hasta un heavy de los veteranos (quizás un amigo de los célebres de la Gran Vía), embutido en cuero negro. En la atmósfera reinaba el recogimiento. En varios asistentes, muchos de ellos homosexuales, asomaba alguna lágrima.

Pero lo que más llamaba la atención era el recogimiento y respeto ante un acto cristiano por un hombre ateo, profundamente laicista y abanderado de una de las leyes que sacó hace ahora 10 años a los obispos a la calle para protestar tras una pancarta.

Captura de pantalla 2015-06-17 a la(s) 22.42.03

“Aún necesitamos a Pedro”

“Pedro no estará donde habita el olvido”, dijo Carmona citando a Luis Cernuda, porque Zerolo fue un “libertador” cuya memoria mantendrá viva la sociedad española. “Aún necesitamos a Pedro”, reconoció al aludir a las agresiones homófobas en la capital.

Después una religiosa y un sacerdote que en su plegaria reconoció ser homosexual pidieron por el alma de Zerolo. “Cuando somos valientes, acertamos siempre. Señor, Pedro siempre fue valiente”, dijo ella. “Señor te pedimos por Pedro y te pedimos que él nos bendiga”, siguió el padre Ángel.

Entre los asistentes estaba Boti García Rodrigo, presidenta de la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (FELGTB) y el portavoz del PSOE en la Asamblea de Madrid, Ángel Gabilondo. La alcaldesa, Manuela Carmena, excusó su ausencia por boca del padre Ángel. También estaba el viudo de Zerolo, Jesús, al que aludieron varios de los oradores, y otros miembros de su familia.

El acto concluyó con la Oda a la Tristeza, de Pablo Neruda (“Por las ventanas / entra el aire del mundo / las rojas rosas nuevas / las banderas bordadas / del pueblo y sus victorias”). Ahora, 10 años después de la aprobación del matrimonio homosexual y en vísperas de la celebración del Orgullo Gay, sus compañeros de partido esperan concitar la unanimidad del pleno municipal para dedicar, en palabras de Carmona, “una calle, una plaza o un jardín” a su memoria.