Los memes que mejor plasmaron la locura de la noche electoral

Catalan President Artur Mas greets supporters of Junts Pel Si (Together For Yes) after polls closed in a regional parliamentary election in Barcelona, Spain, September 27, 2015. Separatists have won a clear majority of seats in Catalonia's parliament, an exit poll showed on Sunday, in an election that could set the region on a collision course with Spain's central government over independence.   REUTERS/Andrea ComasAndrea Comas/Reuters

Memes, chistes, ataques y otros miles de comentarios de todo tipo y condición se han publicado para contar, juzgar y destripar lo sucedido en las urnas este 27 de septiembre. A modo de resumen, aquí se recogen algunos de los mejores tuits publicados antes, durante y después del cierre de los colegios electorales. 

Esta noche electoral histórica en Cataluña ha tenido su reflejo (más divertido) en Twitter. Memes, chistes, ataques y miles de comentarios para contar, juzgar y destripar lo sucedido en las urnas este 27 de septiembre. A modo de resumen, aquí se recogen algunos de los mejores tuits publicados antes, durante y después del cierre de los colegios electorales:

1. El “adiós” del candidato de la CUP.

Antonio Baños publicó este tuit en el que recogía un vídeo de youtube con la canción Adiós papá de Los Ronaldos. Una despedida “sin rencores” pero con mucha polémica.

 

2. Las mofas sobre el fracaso de Albiol…y Rajoy.

Uno de los políticos que más menciones recibió en Twitter fue Xavier García Albiol, candidato del PP. Vídeos, chistes y montajes para mofarse de su fracaso en las urnas.

 

 

3. ¿Dónde están los escaños de Unió?

Otro de los grandes derrotados del 27-S es Duran i Lleida. El líder de Unió fue objeto de numerosas bromas por no haber logrado representación parlamentaria en su primera cita electoral en solitario después de años de coalición junto a Convergencia.

 

 

4. El rostro de Rajoy al conocer el sondeo de TV3.

Nada más cerrarse las urnas, la cadena autonómica catalana TV3 hizo público su sondeo a pie de urna. Los datos apuntaban a una gran mayoría del independentismo. Muchos bromearon en Twitter con la reacción del presidente del Gobierno.

 

 

5. El bruto que separa Cataluña del resto de España.

Centenares de tuiteros se deleitaron con este tuit sobre la posible separación de Cataluña del resto de España. Un poco de humor entre tanta tensión.

 

6. La ‘celebración’ de Mas que acaba en tragedia.

El exconsejero de la Comunidad de Madrid Percival Manglano publicó este vídeo para jactarse de cómo podría acabar la celebración de los resultados por parte de Artur Mas.

 

7. Eran muy pocos, pero fueron trending topic.

Un centenar de ultras se concentraron en la Puerta del Sol de Madrid para manifestar su rechazo a la independencia de Cataluña al grito de “separatistas, terroristas”. Eran muy pocos, pero dieron mucho que hablar como trending topic durante varias horas.

8. “Español el que no bote”

En el acto de la celebración de la coalición Junts pel Sí se escucharon muchas canciones para celebrar la victoria en las urnas. Una de las más llamativas fue: “Español el que no bote”.

9. El batacazo de Iglesias y el triunfo de Ciudadanos.

Los resultados de la coalición liderada por Podemos tampoco han sido los augurados por las encuestas. Así, Pablo Iglesias tampoco escapa a las bromas en las redes sociales. Incluso, algunos interpretan su derrota frente a Albert Rivera.

 

https://twitter.com/javihoyos23/status/648224863916830721

 

10. Piqué acude a votar con su hijo y sigue el recuento.

Fue una de las imágenes del día. Y también una de las más comentadas y retuiteadas. El jugador del Barça Gerard Piqué acudió a votar con su hijo Milan en sus hombros. Horas después, el propio jugador contaba cómo estaba siguiendo el escrutinio.

 

 

11. Junqueras apunta a la independencia.

El líder de ERC apuntó claramente cuáles son sus planes para el futuro. En pocos minutos, centenares de personas retuitearon el mensaje de Oriol Junqueras.

 

12. Iceta se fija en Pujol y Ferrusola.

El candidato del PSC, Miquel Iceta, no bailó en esta ocasión. Por la mañana, antes de que terminase la votación, hizo algo que no hicieron otros: se fijó en cómo fueron a votar el expresidente de la Generalitat Jordi Pujol y su esposa, Marta Ferrusola.

 

Alimentemos a la flaca
para que no se monte la gorda

La verdadera noticia de este CIS no es que Podemos haya vuelto a dar sendos mordiscos a IU y al PSOE sino que los populares siguen anclados en su peor registro.

El fantasma populista que recorre Europa se ha enseñoreado esta semana de la cocina del CIS provocando, siquiera en el volátil plano de la demoscopia, el mítico sorpasso que desde el inicio de la transición viene obsesionando al PCE y sus herederos. Cual anciano Simeón –todo sucede alguna vez- Julio Anguita se habrá mesado la barba en su retiro cordobés para que la satisfacción por el éxito virtual de su pupilo Pablo Iglesias no altere su frágil ritmo cardíaco.

Es secundario que, como alega Ferraz, a los marmitones y pitanceros del instituto oficial –a ver cuándo clausuramos esos fogones, ¿qué diablos hace el Gobierno estimándose a sí mismo cual aborto de Narciso?- se les haya ido la mano a la hora de albardar el filete de Podemos. Que el recién llegado al banquete de la izquierda lleva camino de arramplar con el santo y la limosna es algo que certificará cualquiera que haya dedicado unos minutos a examinar, a través del gigapan de este blog de EL ESPAÑOL, los rostros ávidos de desquite y transidos de urgencia de la feligresía convocada en Sol. El mismo espíritu de clase, la misma ilusión intergeneracional, la misma fe del carbonero que hacía gritar hace treinta y cinco años “¡Se siente, se siente, Santiago está presente!” y “¡Oa, oa, oa, Felipe a la Moncloa!” es hoy el corcel desbocado sobre el que cabalga Pablo Pueblo.

De poco sirve tratar de oponer a ese desbordamiento, gestado durante años de silencioso empobrecimiento colectivo, los diques de la denuncia de la corrupción y la impostura. Para la grey de esta iglesia alternativa los escándalos suscitados por las nada ejemplares conductas de destacados miembros del entorno del Maestro tienen una interpretación inversa a la del resto de los mortales. La resumió muy bien aquel socialista andaluz que a comienzos de los 90, en pleno caso Juan Guerra, dijo que acudía a un mitin “para que la derecha no le quite el despacho al hermano de Arfonzo”.

La movilización se multiplica ahora para impedir que la casta expulse a Monedero y Errejón de la universidad y arrebate sus medios de vida a la familia de Tania. Como si meter la mano en la caja del erario en la proletaria Rivas-Vacíamadrid fuera distinto a hacerlo en la opulenta Boadilla del Monte. Como si una complementaria por dinero procedente de Venezuela fuera menos infamante que una regularización de botines suizos o andorranos. La demostración de fuerza de Sol es la prueba de cómo funciona el “noli me tangere” del Coletas: el milagro de la transubstanciación de la carne del redentor protege a sus apóstoles.

Ilustración: Javier Muñoz
Ilustración: Javier Muñoz

Izquierda Unida ha caído en la trampa del príncipe que abre las puertas de su ciudadela a una aguerrida mesnada, sin reparar en una quinta columna intramuros, liderada nada menos que por la novia del audaz condottiero. Primero desfilaron por las pasarelas catódicas cual salvadores de los encerrados, luego impusieron sus condiciones para erigirse en sus paladines, luego destruyeron el poder instituido, sembrando la confusión y el caos, y sólo ahora cuando el enclave ya es suyo, aunque Cayo Lara y algunos andaluces todavía no se hayan enterado, lo abandonan a su suerte para proseguir una guerra de expansión que a nadie permite dormir tranquilo.

Al PSOE, que inicialmente creyó que todo se reduciría a una implosión de IU con salpicaduras molestas en sus estables fronteras, se le ha helado el rictus al constatar cómo la horda depredadora se expande imparable por el interior de sus dominios. Andalucía se ha convertido ya en sus Termópilas. O Susana Díaz detiene la expansión de los bárbaros a las puertas mismas de San Telmo o no quedará refugio ni morada socialista segura en las autonómicas y municipales. De ahí que Pedro Sánchez no tenga otra alternativa que volcarse en apoyo de su futura rival pues si ella no triunfa con la holgura suficiente para no ser rehén del PP, su propio trono quedará ya enfangado en las arenas movedizas de una coalición antinatural a la defensiva. Sus apuros a la hora de explicar la firma de un pacto antiterrorista con cuya principal novedad –la cadena perpetua revisable- dice estar en radical desacuerdo son sólo un preámbulo del calvario que le espera si lo que se perfila en el horizonte es la entente del inmovilismo, propiciada por el poder fáctico del Consejo de la Competitividad.

Pero quien tiene de verdad motivos para temblar es el PP en el que reina el Estafermo con María Dolores de las Mentiras como Lady Macbeth de El Bonillo y Hernández y Floriández como eximios alfiles políticos. La verdadera noticia de este CIS no es que Podemos haya vuelto a dar sendos mordiscos a IU y al PSOE sino que los populares siguen anclados en su peor registro pese al cambio del viento de la economía, pese a que la ceguera de Rosa Díez lastra la creación de la anhelada alternativa centrista con Ciudadanos y pese a que Vox continua siendo víctima de un ominoso boicot mediático. Sin ningún competidor de empaque en sus propios caladeros –el calendario catalán condiciona el ritmo de la proyección nacional de Albert Rivera- el PP continúa desangrándose, cayendo ya 17 puntos respecto a su despilfarrada mayoría absoluta.

La explicación está en ese 2,4 de valoración del presidente, penúltimo en la parrilla de los trece jefes de partidos parlamentarios. Y es que los problemas del PP se resumen en tres: la ineptitud para el liderazgo de Mariano, la complicidad con la corrupción de Rajoy y las traiciones a su electorado de Brey. Ya puede recurrir Aznar a su timbre más campanudo que la suya seguirá siendo una vox clamantis in deserto: el PP ni está ni se le espera. O que alguien explique cómo es posible que cuando apenas faltan tres meses para las elecciones de mayo se mantenga la incógnita sobre quiénes serán sus candidatos en los lugares en los que se juega la vida. Algo absurdo a más no poder si lo contrastamos con el hecho de que el interfecto –tan egoísta como incoloro, inodoro e insípido- no deje de reiterar una y otra vez, puesto a augurar calamidades, que él será el cabeza de cartel seis meses más tarde.

El índice de popularidad no miente. El plebiscito nacional es claro. Esto es como lo del “Maura sí, Maura no” de hace cien años pero sin la primera parte del dilema. Si le quedara un ápice de patriotismo, un adarme de sentido de la responsabilidad, un átomo de esa sensatez de la que tanto presume, el presidente daría un paso atrás, abriría un proceso de renovación democrática del PP y le permitiría resurgir de sus cenizas para defender con credibilidad los pilares de su programa. Sus críticos nos quedaríamos con dos palmos de narices, compuestos y sin Estafermo, pero los votantes del centro y la derecha volverían a vibrar por una causa y no tendrían que acudir a las urnas provistos de máscaras de gas.

El PSOE al menos tiene la palanca final de las primarias en las que se elegirá al candidato a la Moncloa, pero el PP ni eso. Si nada les desengancha de su caballo perdedor, los populares acudirán sumisos a la pira del sacrificio, entonando cánticos y ornados con florecillas, siendo la única alternativa a la derrota una victoria pírrica de equivalentes efectos retardados. A menos que su sustitución por Ciudadanos –solos o en compañía de otros- sea rotunda e inmediata, ese hundimiento del PP servirá de preludio a la quiebra del modelo constitucional de la transición. Y eso significa que en España se armará la mundial o, por ceñirnos al léxico del sexenio revolucionario que siguió al derrocamiento de Isabel II y al colapso del PP de entonces –la Unión Liberal-, se montará la gorda.

Portada del nº 1 de "La Gorda"
Portada del nº 1 de ‘La Gorda’, 10 de noviembre de 1868

La Gorda era una publicación satírica de signo conservador tirando a carlista que, tratando de prevenir su propio advenimiento, comenzó a publicarse en Madrid a finales de 1868. Tenía como emblema una calabaza y se autodefinía burlonamente como “periódica liberal”. “Estamos en medio de la Gorda, hija ilegítima de la Unión Liberal”, decía en su primer número. “¡Buena la habéis hecho… Habéis querido hacer un pronunciamiento y os ha salido una revolución. Estáis en medio de la Gorda”, remachaba la cuarta entrega.

Frente a La Gorda y con la misma ironía paradójica, surgió al año siguiente en Barcelona La Flaca, adicta a la Constitución monárquica de 1869 pero muy crítica con el Gobierno de Prim y con su subasta de la Corona hasta ceñirla en las sienes de Amadeo de Saboya. “La Flaca no es republicana, ni demócrata, ni unionista… La Flaca es española y sobre española, catalana”, decía su manifiesto fundacional. Por eso exhortaba a los soldados que partían hacia Cuba: “La Providencia os guíe en todos vuestros pasos, esforzados hijos de Cataluña… Pensad que vais a defender nuestra bandera, el pabellón de la España con honra, que sois dignos hijos de los Moncada y Roger de Lauria, la esperanza de la patria”.

Pero lo más significativo de La Flaca no era esta enésima prueba de la españolidad del catalanismo posterior a la Renaixença sino la forma en que se identificaba con la Constitución para representarse a sí misma como una escuálida figura de sexo ambiguo, acompañada por un famélico león. Ésa es la imagen pasiva y resignada que presentan hoy en su debilidad extrema los líderes de los dos partidos dinásticos, impotentes ante el proceso dinamitero de Podemos.

Portada del nº 1 de "La Flaca"
Portada del nº 1 de ‘La Flaca’, marzo de 1869

Sólo el decidido desarrollo de una tercera vía basada en el cambio de las reglas del juego político, la ampliación de los derechos de ciudadanía y la propia enmienda de la Constitución podrán rescatarnos del actual dilema entre inmovilismo y revolución. Ésa es la opción que quiere contribuir a vertebrar EL ESPAÑOL porque o alimentamos a “la flaca” o antes o después se montará la gorda, como ocurrió con la Primera República y el cantonalismo hasta que el general Pavía entró a caballo en el Congreso. Es falso que en la marcha que desembocó en Sol no hubiera banderas españolas. Había banderas españolas pero eran casi todas republicanas. Concretamente de la Segunda República que dio paso a la Guerra Civil.

Extinguido el juancarlismo, nada más allá de su utilidad protege hoy a la Monarquía. Pero mucho más importante que la forma de Estado –en definitiva simbólica- es la separación de poderes. Y en nuestras manos está, sobre todo, evitar la maldición del no hay dos sin tres. Que lo que nos sucedió en los siglos XIX y XX no vuelva a ocurrirnos en el XXI.

Así hizo 93 Metros la panorámica gigante de Sol para EL ESPAÑOL

Gigapan newsletter

Unas 100.000 personas vieron esta semana la panorámica gigante que la productora 93 Metros elaboró para ‘El Español’ en la Puerta del Sol. Su autor Adriano Morán cuenta aquí cómo la hizo y cuáles son los orígenes del formato. 

Unas 100.000 personas vieron esta semana la panorámica gigante que la productora 93 Metros elaboró para ‘El Español’ en la Puerta del Sol. Su autor Adriano Morán cuenta aquí cómo la hizo y cuáles son los orígenes del formato. 

Podemos llena Sol y se mira en Syriza

Vídeo: 93metros

Pablo Iglesias lidera la marcha entre las banderas de Grecia y de la izquierda helena. Juan Carlos Monedero insiste en que su partido es una alternativa de Gobierno.

Vídeo: 93metros

Pablo Iglesias lidera la marcha entre las banderas de Grecia y de la izquierda helena. Juan Carlos Monedero insiste en que su partido es una alternativa de Gobierno. Cientos de pancartas contra la corrupción y contra Mariano Rajoy.

[su_button url=”http://lab.elespanol.com/marcha31e/” target=”blank” style=”flat” background=”#fd6b6e” size=”5″ wide=”yes” center=”yes” radius=”0″]Así te lo hemos contado[/su_button]

De Sol a Sol: así llega Podemos a la manifestación del sábado

Asamblea Ciudadana

Una demostración de fuerza. Una exhibición de músculo. Un acto de autoafirmación, pero también de advertencia al sistema político en general y al actual inquilino de la Moncloa en particular. Todo eso busca Podemos en su primera gran manifestación como partido, con la que este sábado pretende llenar el centro de Madrid. La manifestación termina en la Puerta del Sol, epicentro del 15-M del que la organización se siente heredera.

Hace un año, Podemos no existía como tal. Era una suerte de ‘queremos’ (o ‘querríamos’) con orígenes muy concretos. Unos profesores de la facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense de Madrid, una corriente de opinión con raíces en el 15-M y sectores de la izquierda a la izquierda del PSOE y una cabeza visible: Pablo Iglesias. Hoy más de una encuesta sitúa al partido como el primero en intención de voto. Así ha llegado de la nada hasta este 31 de enero el movimiento de Pablo Iglesias:

1.-Gaudeamus igitur

Las tres personas que figuran como fundadores de Podemos en los registros del Ministerio de Interior tienen algo en común: son profesores de la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense de Madrid.

transEn 2008, Pablo Iglesias, Juan Carlos Monedero y Carolina Bescansa, junto con otros docentes e investigadores como Íñigo Errejón y Pablo Sánchez-León, fundan Promotora del Pensamiento Crítico, una de las incubadoras de Podemos.

Con ese y otros paraguas organizan actos y debates, como “99 segundos one step beyond”, un debate con un formato inspirado en parte en el programa 59 segundos (cartel a la derecha), que acabarían desembocando en formatos televisivos como La Tuerka.

2.- El parlamento de verdad son las tertulias

“Tengo la impresión de que los parlamentos no sirven para nada”, confesaba Pablo Iglesias en una entrevista con Jordi Évole hace menos de tres meses. “Esa intervención vale para algo si sale un vídeo”. Como parlamentario europeo, Iglesias asegura tener “la sensación de que el debate parlamentario no sirve y que los verdaderos parlamentos son las tertulias de televisión”.

Pablo Iglesias, cuya foto llegó a servir como logotipo en las papeletas de las elecciones europeas, entró en la vida de los españoles a través de una pantalla de televisión. Dos programas, La Sexta Noche (La Sexta) y Las mañanas de Cuatro, lo consagraron definitivamente. Sin embargo, el paso de televisiones como Tele K y Canal 33 a las cadenas nacionales comenzó con episodios como este, en el que él mismo reconocía cruzar “las líneas enemigas” para “charlar en territorio comanche”. Entonces era presentado tan solo como simpatizante del 15-M. Enfrente, el eurodiputado Alejo Vidal-Quadras y el periodista Federico Jiménez Losantos. Era El gato al agua, en Intereconomía. Abril de 2013. Para muchos, su salto al estrellato.

3.- Podemos es un partido, pero no cualquiera

En el Ministerio de Interior figura la inscripción de Podemos el 11 de marzo de 2014. Constan como responsables legales el propio Iglesias, Monedero y Bescansa. El partido pronto inició una gran expansión, aunque en la Ejecutiva (de cinco hombres y cinco mujeres) hay una importante presencia del núcleo duro universitario que acompaña a Iglesias.

Desde entonces, la formación ha alentado la aparición de círculos, o foros de debate y movilización por temas o localidades, sin que exista un listado oficial que reconozca a algunos y los diferencie de los aparecidos espontáneamente o los incluso contradictorios con las tesis fundamentales del partido.

Podemos ha utilizado numerosas herramientas para propagarse con rapidez. Ha renunciado al concepto de militancia clásica (inscripción, pago de cuotas, cierta presencia física) y apuesta por los inscritos, o personas que se registran, debaten y votan a través de internet. Según la organización, hay ya 319.000, más que el número de militantes del PSOE (unos 200.000), pero menos que el PP, que presume de tener más de 800.000 afiliados (aunque no es público el número de militantes que pagan cuota y el de simpatizantes). El partido también se ha servido de las redes sociales para multiplicar su eco. Pablo Iglesias tiene 800.000 seguidores en Twitter (Rajoy, 691.000, Sánchez, 127.000) y Podemos, 514.000 (el PSOE, 206.000, PP, 204.000).

4.- Pisando la moqueta de la casta

La noche del 25 de mayo, los líderes de Podemos comparecieron con media sonrisa. Habían logrado 5 de los 54 diputados al Parlamento Europeo y 1.200.000 votos. Estaban satisfechos con un resultado electoral que pilló desprevenido hasta al más audaz de los estudios demoscópicos, pero no se conformaron. Con gesto serio, anunciaron que iban a por más y que no pararían hasta presentarse a las elecciones generales y ganarlas.

Poco más de seis meses después, ha quedado claro que el Parlamento Europeo estaba llamado a ser un trampolín, pero sólo eso. El primero de los cinco en abandonar el barco fue Carlos Jiménez Villarejo, que estuvo sólo unas semanas en la Eurocámara. En los próximos meses lo harán probablemente Pablo Iglesias, más que posible candidato a la presidencia del Gobierno, Teresa Rodríguez, que aspira a la Junta de Andalucía, y Pablo Echenique, que quiere presentarse a las autonómicas en Aragón. Siempre y cuando superen el proceso de primarias de la organización. Después de sólo uno de los cinco años que dura la legislatura europea, en la Eurocámara podría no quedar casi ninguno de los candidatos elegidos en las urnas.

5.- Proclamación y derrota del sector crítico

Captura de pantalla 2015-01-29 a la(s) 23.36.16

Pablo Echenique (en la foto) quería otro modelo. El eurodiputado no quería un secretario general sino tres portavoces y la elección por sorteo de los componentes de los órganos de dirección. Así se evitarían vicios de los partidos tradicionales, como el culto al líder o tener una ejecutiva separada del las bases. Así lo propuso a la Asamblea Ciudadana que se celebró en octubre. Sin éxito.

Pablo Iglesias se impuso sin concesiones y pidiendo tener las manos libres. “Sé que, si la gente está de acuerdo con nuestra propuesta, se echarán a un lado porque son gente honesta para apoyarnos en este trabajo”, aseguró en el encuentro.

Echenique y su equipo no se echaron a un lado y han hecho suya aquello de que “el cielo no se toma por consenso, sino por asalto”. Una frase que pronunció Iglesias durante el encuentro (inspirada en Marx). El propio Echenique pugna en Aragón por controlar el partido contra la lista apadrinada por Iglesias. Teresa Rodríguez, eurodiputada y del sector crítico, aspira a ser la candidata a las elecciones andaluzas.

6.- Primer partido en intención de voto directo

Captura de pantalla 2015-01-29 a la(s) 21.08.43

Noviembre fue un buen mes para las expectativas electorales de Podemos. El barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas, cuyas entrevistas se hicieron en octubre, colocó a Podemos como primera fuerza en voto directo (y tercera en estimación de voto).

Aunque el escenario de elecciones generales era remoto entonces, el gráfico, de Kiko Llaneras (Politikon) resume la tendencia, también expresada en otros sondeos de empresas privadas en las mismas fechas:

7.- Los tics de la vieja política

Monedero

La exigencia de transparencia y de beligerancia contra la corrupción parece haberse vuelto en contra de Podemos. El partido denuncia una cacería, una campaña de acoso y derribo contra sus líderes. Sin embargo, tanto Íñigo Errejón como Juan Carlos Monedero (en la foto) han pasado de ser sólidos pilares del proyecto a presentar grietas de incierta evolución.

Monedero cobró 425.000 euros a través de una empresa de la que es el único titular por asesorar a Venezuela, Bolivia, Nicaragua y Ecuador. Aunque tributó en España, lo hizo por medio de una sociedad sin estructura ni empleados y no como persona física, ahorrándose buena parte de los impuestos. Además, declaró la actividad tres años después justificando un retraso en el pago y no informó debidamente a la Universidad Complutense hasta el último minuto, lo que le ha valido un expediente por parte de la institución.

El secretario de Política de Podemos, Íñigo Errejón, también se enfrenta a un expediente en la Universidad de Málaga, para la que hizo trabajos sin respetar un contrato que le obligaba a trabajar en el campus 40 horas a la semana. Su supervisor era otro profesor vinculado a Podemos.

Estos casos, que Pablo Iglesias ve como munición enemiga en una caza de brujas, son para el resto de partidos la prueba de que la nueva formación ni es tan nueva en las formas ni puede dar lecciones a los demás.

(Fotos: Podemos, Promotora de Pensamiento Crítico, Parlamento Europeo)