La guerra de Siria obliga a abrir el arca de las semillas

semillas

Científicos sirios exiliados en el Líbano han solicitado el envío de semillas desde la instalación que preserva en el Ártico la biodiversidad de las especies de cultivo. Es la primera vez que este particular “Arca de Noé” envía parte del material que custodia

semillas
Entrada al banco de semillas de Svalbard, en Noruega. (Croptrust.org)

Además de los cientos de miles de muertos y desaparecidos, y millones de seres humanos desplazados, el violento conflicto sirio deja otros dramáticos saldos. A medida que los fundamentalistas del autodenominado Estado Islámico retienen el control de amplias zonas del país, continúa la destrucción sistemática del rico legado arqueológico y de muchas infraestructuras en la zona.

Ahora, la guerra amenaza el Centro Internacional de Investigación sobre Agricultura en Zonas Secas (ICARDA), que se trasladó a Beirut nada más comenzar la guerra de Siria desde la castigada ciudad de Alepo, pero que mantenía ahí un importante depósito de semillas.

“El depósito en Alepo no está dañado y aún permanece intacto”, informa a EL ESPAÑOL Rajita Majumdar, portavoz del centro. “Todos nuestros esfuerzos han sido por cautela, somos proactivos para garantizar la seguridad de nuestra colección única de semillas”.

Los científicos sirios que continúan sus investigaciones en El Líbano han pedido esta misma semana al Banco Mundial de Semillas de Svalbard, en una isla noruega situada en el Ártico, la devolución de algunas de sus semillas para reiniciar su colección, tal y como adelantó la edición estadounidense del sitio Huffington Post.

La instalación de ICARDA, fundada en 1977, mantenía en Alepo una colección de 150.000 poblaciones diferentes de trigo, cebada, garbanzos, lentejas, judías y leguminosas de pasto, procedentes de 128 países. Las instalaciones noruegas, una especie de “Arca de Noé” de semillas, conservan copia del 80% de esta colección.

A man rides a motorcycle near a damaged building after what activists said was an airstrike by forces loyal to Syria's President Bashar al-Assad in al-Ansari neighbourhood of Aleppo, Syria September 18, 2015. REUTERS/Abdalrhman Ismail
Imagen reciente de la ciudad de Alepo, fuertemente bombardeada durante la guerra. (Reuters)

ICARDA ha solicitado al banco de semillas 130 cajas de las 325 que tenía depositadas. En total son 116.000 muestras, según comentó a Reuters Grethe Evjen, una experta del Ministerio de Agricultura de Noruega. Esas muestras “no volverán a Siria sino a un lugar seguro fuera del país”, aseguran los responsable del banco de semillas noruego en una nota.

Este material es necesario para continuar las investigaciones sobre cultivos en Oriente Medio con el fin de prevenir los efectos de plagas y sequías, y aumentar los rendimientos de los cultivos para alimentar a una población creciente.

“Conservar las variedades autóctonas de cultivos es, por encima de todo, la mejor garantía para la seguridad alimentaria”, apunta a EL ESPAÑOL Celsa Peiteado, coordinadora de agricultura y desarrollo rural en WWF España. “Además del riesgo para la seguridad alimentaria”, añade, “con la pérdida de variedades locales de cultivos se está perdiendo un patrimonio cultural y gastronómico muy valioso”. Esta ONG considera que, de momento, los esfuerzos para conservar y recuperar estos recursos genéticos en la agricultura son claramente insuficientes.

Una póliza de seguros alimentaria

El banco de semillas de Svalbard abrió en la isla de Longyearbyen, cercana al Polo Norte, en 2008 y contiene alrededor de 860.000 muestras procedentes de países de todo el mundo. Se trata de semillas de cultivo como legumbres y cereales.

La instalación, un sólido búnker enterrado en una montaña helada, tiene capacidad para proteger hasta 4,5 millones de variedades de cultivo. Como cada variedad contiene un promedio de 500 semillas, la capacidad total de la instalación es de unas 2.500 millones de semillas.

Fue diseñado para servir como el último recurso para preservar la diversidad de las plantas cultivables en caso de guerra nuclear, impacto de un asteroide, o cualquier otro supuesto apocalíptico. Es, en definitiva, una copia de seguridad de la base alimenticia mundial.

En todo el mundo existen cerca de 1.700 bancos de genes en donde se custodian y preservan semillas de cultivos alimentarios. El de Alepo era uno de ellos. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) estima que tres cuartas partes de las especies cultivables ya no se cultivan: el 75% de la diversidad agrícola se perdió durante el siglo XX.

El depósito de Svalbard es, en definitiva, una especie de póliza de seguros alimentaria para la Humanidad. Funciona como un banco: sólo el depositante de las semillas tiene acceso a las mismas. “Cada país o institución tendrá la posesión y controlará el acceso a las semillas que haya depositado”, de modo que “el depositante es el único que puede retirar las semillas y abrir las cajas”, explica en su sitio web.

La gestión del centro corresponde a Global Crop Diversity Fund con sede en Bonn (Alemania), un fondo internacional que recibe dinero de países donantes (EEUU, Australia, Reino Unido, etc.) y organizaciones como la Fundación Bill y Melinda Gates.

El Gobierno y los empresarios sacan la artillería para conquistar el mercado iraní

635767890971031632wTres ministros, casi 50 empresas y un viaje de tres días por Irán para hacer negocios. España buscará la semana que viene el cierre de contratos con sus empresas punteras en tecnología, turismo e infraestructuras.

Foto: EFE/Abedin Taherkenareh

EFE/Abedin Taherkenareh

Tres ministros, casi 50 empresas y un viaje de tres días. España quiere aprovechar las oportunidades que pueda ofrecer el mercado iraní tras el deshielo nuclear con una misión comercial, entre el 6 y el 8 de septiembre, en la que estarán algunos de los grandes nombres de las compañías del Ibex 35 y pesos pesados del Ejecutivo de Mariano Rajoy.

La delegación estará liderada por el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, junto con sus homólogos de Industria, José Manuel Soria, y Fomento, Ana Pastor, según han confirmado los departamentos de Exteriores y Economía. Con ellos, acudirán entre 40 y 50 empresas españolas, tal y como han confirmado a EL ESPAÑOL fuentes empresariales y del Ministerio de Economía que han pedido permanecer en el anonimato. Se espera que durante la semana se sume alguna compañía más.

En la lista de invitados están firmas como ACS, OHL, Sacyr, Cepsa (propiedad de Ipic, el fondo petrolero del emirato de Abu Dabi), Repsol, Seat (filial de la alemana Volkswagen); Grupo Antolin, Hotusa, Isolux, Indra, CAF, Talgo o las empresas públicas Paradores e Ineco, según confirman dichas fuentes empresariales. Constructoras, compañías de automoción, petroleras, empresas turísticas y de infraestructuras quieren posicionarse y, al mismo tiempo, adelantarse a competidores en un país que supera los 80 millones de habitantes.

Ya hay quien ha mostrado sus cartas. Sólo unos días después de que las principales potencias mundiales e Irán alcanzasen el acuerdo sobre su programa nuclear, la agencia española de viajes online Destinia anunciaba su salto al país de los ayatolás, autoproclamándose como la primera empresa occidental del sector en penetrar el mercado iraní. “Para nosotros es, sin duda, de todos los países [de la región] el menos explotado y es una gran oportunidad, demográficamente también”, afirma Ricardo Fernández, responsable de expansión internacional de la compañía puntocom, que visitará Irán en los próximos días por el convite del Gobierno.

Una intensa agenda

Con este viaje, España se embarca en una carrera a contrarreloj por el mercado local con sus socios europeos, como Francia, Alemania e Italia, que ya han enviado representantes. Exteriores, sin embargo, se ha negado en dos ocasiones a conceder una entrevista formal a EL ESPAÑOL antes del viaje. Asimismo, el saliente embajador español en Teherán, Pedro Villena, -el día 16 será sustituido por Eduardo López Busquets, actual director de la Casa Árabe en Madrid- declinó dos peticiones de entrevista respecto a los intereses de España en suelo iraní.

José Manuel García-Margallo junto a su homólogo iraní, Mohammad Javad Zarif.

Los ministros llegarán el domingo por la noche para iniciar una rueda de reuniones con diversos cargos iraníes, según la mencionada fuente de Economía. La agenda será intensa: Soria se reunirá con los titulares iraníes de Petróleo, Energía e Industria y con el vicepresidente de Asuntos Turísticos. Pastor hablará con el titular de Desarrollo Urbano y Vivienda y la Alcaldía de Teherán. Y Margallo, que ya visitó Irán en marzo del año pasado, se reunirá con su equivalente iraní, así como con los presidentes del Consejo de Discernimiento y el Centro de Investigación Estratégica. Los tres representantes españoles se verán además con el presidente de la República de Irán, Hasán Ruhaní, y el presidente del Parlamento, Alí Lariyaní.

Que llegue una misión comercial con más de 40 grandes compañías no significa que las empresas españolas empiecen en Irán desde cero. Firmas textiles como Mango, Adolfo Domínguez o la tienda de trajes de novia Rosa Clará cuentan con establecimientos en el país. La ingeniería Ineco también dispone de una oficina comercial e Indra -participada en un 20,1% por la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI)- se adjudicó en julio un contrato para implantar su tecnología de control en el túnel de la línea 2 del Metro de Mashad, la segunda mayor ciudad del país.

Detrás de la aún reducida presencia de capital español en Irán está, sobre todo, el veto a cualquier tipo de tecnología que tuviera doble uso nuclear y, además, otras dificultades añadidas que, hasta ahora, han restringido las relaciones comerciales. Por ejemplo, 15 bancos iraníes fueron expulsados en 2012 del sistema SWIFT -la red de información interbancaria que utilizan las entidades financieras- por presión de Occidente, lo que ha obstaculizado las transacciones económicas.

Repsol y Cepsa

En la delegación estarán también presentes dos empresas petroleras: Repsol y Cepsa. En su caso, se trata de un regreso, ya que importaban crudo iraní hasta 2012, cuando se bloquearon las exportaciones de petróleo y ambas compañías tuvieron que buscar alternativas en otros países. En 2011, sólo las importaciones de crudo iraní de Repsol alcanzaban los 65.000 barriles diarios, según datos de la agencia Reuters.

Más allá del petróleo, Irán necesita mejorar sus infraestructuras, sus telecomunicaciones y su industria automovilística. En este último sector, allí ya están presentes corporaciones europeas como Renault, PSA Peugeot-Citroën o Fiat. Se trata de una industria anquilosada en modelos que acumulan muchos años a sus espaldas, dados los problemas para importar componentes de automoción (que podrían haberse usado con fines militares) con los que producir los modelos más innovadores.

Antes de las sanciones, e incluyendo los productos petrolíferos, Italia y España eran los países europeos con mayores volúmenes de importación, 5.000 y 4.000 millones de euros respectivamente, según datos del Icex. En 2013, las importaciones españolas se situaron en 68 millones de euros y las exportaciones al país de los ayatolás alcanzaron los 314 millones, según el organismo público. Sin embargo, la situación actual de Irán no permite lanzar rápidamente las campanas al vuelo. El 45,3% de la población iraní tiene entre 25 y 54 años y su renta per cápita en 2014 fue de sólo 5.940 dólares.

El acuerdo para limitar el desarrollo nuclear iraní llegó el pasado junio tras un largo tira y afloja entre Occidente y la República persa alrededor del secretismo de su programa de enriquecimiento de uranio. Entre las principales sanciones destaca un embargo de petróleo por parte de la Unión Europea en 2012 que propulsó la salida de compañías como Repsol y Cepsa. Ahora las sanciones internacionales se levantarán progresivamente si Irán cumple los compromisos acordados en Ginebra. “Si bien no forma parte del Grupo 5+1, el papel de España para llegar a ese acuerdo ha sido significativo, en relación a su peso dentro de la Unión Europea”, dice Kristina Kausch, responsable del programa de Norte de África y Oriente Medio del think tank patrio FRIDE. “Mi sospecha sería que lo que esperan es que la caída de precios del petróleo también ayude a reanimar la economía y a acelerar la recuperación”.

El caso Matisyahu, o cómo el antisemitismo sigue vivo

Por razones históricas, el reggae goza de una particular simpatía entre las comunidades judías. Ha sido en el Rototom, un festival dedicado precisamente a este tipo de música, donde se ha coaccionado al artista judío estadounidense Matisyahu para que condenara la política del Estado de Israel.

Si alguna música popular tiene en el fondo una inspiración espiritual en el judaísmo, y hasta reivindica una peculiar forma de sionismo, esa es el reggae. Nace como fusión de ciertos ritmos afroestadounidenses con las expresiones musicales tradicionales de la religión rastafari. Y esta es una adaptación del judaísmo -y en menor medida del cristianismo- a la espiritualidad de los descendientes de esclavos en Jamaica.

El león que lucen muchas banderas, pósteres y pegatinas usados por los aficionados al reggae no es el símbolo de la nación española (como el de la cabecera de este periódico). Hace referencia a Haile Selassie I, emperador de Etiopía depuesto primero por Mussolini y después por el dictador comunista Mengistu.

Para los rastafaris, Haile Selassie es el León de Judá, último descendiente directo del monarca israelita Salomón (por tanto de la casa de David) y mesías (al considerar que, al igual que Jesús, es Dios hecho hombre). Consideran que los etíopes y otros negros africanos son los descendientes de las Tribus de Israel, y creen que habrá una era de paz tras el retorno a Sión. Claro que su Sión no está en Jerusalén, sino en una Etiopía idealizada.

Todo lo anterior hace que el movimiento rastafari y el reggae gocen de muchas simpatías entre las comunidades judías de todo el mundo, donde son vistos como unos parientes peculiares pero con los que se tiene mucho en común. Y sin embargo, ha sido en una gran cita musical bajo los símbolos de ese León de Judá africano donde se ha producido un bochornoso hecho antisemita que ha cruzado fronteras: la cancelación y posterior recuperación de la actuación del judío Matisyahu en el festival Rototom Sunsplash tras las presiones del grupúsculo judeófobo de izquierdas BDS País Valencià.

Los miembros del BDS y quienes lamentan que no se mantenga el veto a Matisyahu niegan ser antisemitas, pero lo son. El antisionismo que proclaman es la forma políticamente correcta de la tradicional judeofobia. Cada época tiene la suya. Desde bien entrado el siglo XIX el antijudaísmo de corte religioso cristiano tradicional estaba mal visto, sobre todo en ambientes urbanos, y se impuso el odio con la excusa racial o biológica. Este llegó a su paroxismo con el Holocausto, y pasó a estar mal visto tras hacerse público lo que ocurrió en la Europa controlada por los nazis.

Las tres formas conocidas hasta ahora de judeofobia (el antijudaísmo religioso, el antisemitismo supuestamente biológico y el antisionismo político) tienen mucho en común. Y eso es lo que nos permite distinguir la legítima crítica al Gobierno de Israel (criticable como cualquier otro del mundo) del nocivo odio a los judíos en su forma más políticamente correcta.

Una de las claves está en las acusaciones que se vierten contra los judíos, Israel o quienes defienden a dicho Estado. Por ejemplo, durante siglos y hasta 1965, la Iglesia católica imputó a los judíos en su conjunto el peor crimen que pueda concebir un ser humano: el deicidio, la muerte de Jesús.

Durante el final del siglo XIX y principios del XX, en una Europa enferma de nacionalismo en la que además predominaban tesis racialistas, los delitos más abyectos eran dos: la traición a la patria y la contaminación racial. Ambos fueron usados, y no sólo por los nazis. Fue como surgió en Francia el affaire Dreyfus, al ser este oficial de religión judía acusado de espiar para Alemania.

Los crímenes más abominables en la actualidad, al menos para un occidental, son los de genocidio o limpieza étnica. Y esa es la acusación permanente que hacen los antisionistas a Israel. La encontramos, además, en los argumentos de los promotores del boicot contra Matisyahu, que lo acusaron de “justificar a un Estado (Israel) que practica el apartheid y la limpieza étnica”. Se retrata a Israel como un país criminal en su conjunto (aunque sea el único de Oriente Medio donde existe libertad religiosa y los árabes gocen de los mismos derechos que los judíos) y se le identifica con el régimen racista de Sudáfrica, que sigue siendo para muchos la representación de un mal casi absoluto.

Las encuestas

No debe resultar extraño que los antisemitas adopten la máscara que adopten, se hayan apuntado un gran tanto en este caso (aunque al final se haya vuelto a invitar a Matisyahu, BDS ha logrado un gran protagonismo). Ni de lejos todos los españoles son antisemitas, pero las encuestas internacionales muestran que España es el país de Europa donde más extendidos están los prejuicios judeófobos. Afortunadamente, eso sí, no suelen tener una expresión tan violenta como sí ocurre en Francia o Polonia.

Pero hay que estar alerta. Según los datos de la Policía Nacional, la Guardia Civil y las policías autonómicas, en 2014 los actos antisemitas registrados aumentaron un 70% con respecto al año anterior. Y desde la prensa no falta quien alimenta este tipo de odio.

Tampoco ha de extrañar que las fuerzas políticas que han defendido el boicot al cantante judío hayan sido las más escoradas a la izquierda. No toda la izquierda es antisemita, pero una parte sí. Y lo es en coherencia con las raíces ideológicas del marxismo. El libro de Karl Marx menos difundido desde el final de la II Guerra Mundial es Sobre la cuestión judía. En él están contenidos la mayor parte de los tópicos antisemitas, desde la acusación de tener el dinero como centro de todo, a la de dominar el mundo (en aquel momento, Europa) o la de pervertir al resto de la humanidad.

Como hemos visto estos días, la judeofobia sigue viva en España y en el resto del mundo. Algo le diferencia del antisemitismo anterior: quien lo practica y promueve no quiere reconocerlo. Nadie aplaudiría que alguien dijera “soy antisemita”, pero muchos aceptan con normalidad y hasta celebran que se proclame el odio al judío, a Israel por el mero hecho de existir o se difundan todo tipo de mensajes y se promuevan acciones contra los hebreos en general.

*** Antonio José Chinchetru es periodista

FOTO: EFE

El reverso tenebroso de la caída del petróleo

petro

Para el consumidor es bueno. Para el productor, malo. Esta simple interpretación emerge del abaratamiento de los precios energéticos y de las principales materias primas, pero sus efectos colaterales se multiplican. Hay un reverso tenebroso especialmente dañino. La caída del petróleo Brent (Europa) y del crudo West Texas (EEUU) supera el 50% interanual desde el verano pasado (de más de 100 a menos de 50 dólares el barril).

Para el consumidor es bueno. Para el productor, malo. Esta simple interpretación emerge del abaratamiento de los precios energéticos y de las principales materias primas, pero sus efectos colaterales se multiplican. Hay un reverso tenebroso especialmente dañino. Lo está siendo ya entre países emergentes y en los exportadores de petróleo. La caída del petróleo Brent, de referencia en Europa, y del crudo West Texas (EEUU) supera el 50% interanual desde el verano pasado (de más de 100 a menos de 50 dólares el barril).

El drástico movimiento y su velocidad tienen un precedente que hace temblar a más de uno. Fue en el verano de 2008, previo a la quiebra de los bancos de inversión Lehman Brothers y Merrill Lynch. La cotización de los barriles de referencia (Brent y WTI) marcó su máximo histórico hasta la cercanía de los 150 dólares por barril. Seis meses después, la brutal crisis financiera en curso llevó al petróleo por debajo de los 40 dólares o un 70% de descenso. Pese a la recuperación de principios de 2009, el crudo se movió durante el resto del año en una caída interanual superior al 50%, siempre según su cotización en dólares.

petroleo

Las causas de la actual crisis

Son varias las causas de la caída del petróleo, pero hay dos fuerzas que han impuesto la ley de la gravedad en este mercado manejado por grandes inversores financieros y, en menor medida, por las propias necesidades de la industria.

  • La primera y principal es la guerra desatada por Arabia Saudí contra el resto de productores advenedizos como Venezuela, Brasil, México o, incluso, Rusia. Son las grandes despensas del mundo con sus nuevos yacimientos, pero la necesidad de altos precios para rentabilizar su extracción les impide planificar e invertir en nuevas perforaciones. Considerados como los banqueros centrales del crudo, los Saud han impuesto su dictadura en los precios para frenar también al poderoso sector del ‘fracking’ en EEUU. El cierre de pozos no convencionales en el país ha sido una constante desde el pasado otoño. El número de perforaciones activas se ha reducido a la mitad, de 1.800 a menos de 900, según la firma especializada Baker Hughes.
  • El aumento de la producción en Irak o Irán -una vez que se levanten las restricciones a sus exportaciones- dibujan un nuevo mapa productor dominado por los países donde se extrae el petróleo a menor coste y que es de mayor calidad a la hora de conseguir derivados de valor añadido como gasolinas y otros combustibles.
  • La desaceleración económica de China -el mayor importador del mundo de materias primas- y las expectativas de alza en los tipos de interés se han dado la mano en las últimas semanas a la hora de destrozar cualquier posibilidad de rebote en los precios. “Las tensiones macroeconómicas siguen siendo el telón de fondo del escenario energético en 2015. A pesar de que la industria tenía la esperanza de una rápida recuperación de los precios, los ciclos anteriores nos dicen que el descenso en el primer año termina con los precios un 40% por debajo de su máximo, por eso esperamos una mejoría muy modesta en lo que resta de año”, explican los analistas del banco Citigroup en un informe.

Las consecuencias del ‘shock’

  • La parte positiva de un descenso generalizado en los precios del petróleo señala directamente al bolsillo del consumidor. En España se observa como el ahorro por echar gasolina o diesel al coche puede llegar hasta el 30% respecto al mismo periodo del año pasado y se estima que puede equivaler a más de 10.000 millones anuales.
  • El freno de las inversiones en tecnología petrolera es el efecto más inmediato de un descenso prolongado en los precios del crudo. Lo sufrirán las ingenierías especializadas (por ejemplo, Técnicas Reunidas) o fabricantes de materiales y productos ligados a nuevas instalaciones como las tuberías de acero (Tubacex).  Al otro lado de la balanza, la actual crisis petrolera acelerará los procesos de fusión y alianzas entre las grandes compañías del sector para sacar mayor partido de inversiones ya realizadas y reducir los costes sobre las que ya estén en explotación.
  • Quizá la consecuencia menos visible sea la progresiva entrada en recesión de los países productores más débiles como Brasil en Latinoamérica. También la menor entrada de ingresos petroleros en los países exportadores y el tijeretazo que sufrirá su capacidad de inversión en cualquier activo, pero sobre todo en deuda de los países desarrollados. De Noruega a México, pasando por Arabia Saudí, Catar o los Emiratos Árabes, los grandes fondos soberanos y fortunas basadas en los ‘petrodólares’ tendrán menos dinero para invertir. Visto desde el otro lado, los países europeos que tengan que emitir deuda nueva en 2015 (caso de España) tendrán un menor número de inversores a los que acudir.

Imagen: Flickr/Damian Gadal

El acuerdo Washington-Teheran: un triunfo para Obama

barack

Irán y Estados Unidos acaban de firmar el llamado “Acuerdo Nuclear”. ¿Por qué se ha firmado un acuerdo ahora? El principal giro hay que buscarlo no en Teherán, sino en Washington. Teniendo en cuenta los inmensos cambios que están desarrollándose más allá de Oriente Próximo es difícil que Estados Unidos pueda defender sus intereses en el mundo musulmán al mismo tiempo que se centra en el enfrentamiento con China, algo que inevitablemente hará si quiere defender su posición hegemónica.

Irán y Estados Unidos acaban de firmar el llamado “Acuerdo Nuclear”. La República Islámica no sólo tendrá más facilidad para continuar con su programa nuclear, sino que dejará de ser un Estado paria para reintegrarse, pese a todas las sospechas, en la sociedad internacional. Lo que queda por ver es cómo será el aterrizaje de Irán en ese mundo del que fue expulsado en 1979, y qué se puede esperar del país persa y de sus vecinos en este nuevo escenario.

¿Por qué se ha firmado un acuerdo ahora? El nombramiento de Rouhani como presidente de la República en verano de 2013 y su política de acercamiento a Occidente parece ser el detonante de la negociación. Sin embargo, en Irán el Presidente de la República es un cargo con un poder muy limitado (es el único líder del Poder Ejecutivo del mundo que no tiene mando sobre las Fuerzas Armadas, por ejemplo), y por lo tanto corresponde al Ayatolá Supremo definir la política del país, tanto a nivel interno como con el resto del mundo.

Tampoco es la primera vez que un clérigo aperturista llega a la Presidencia de Irán: Mohammed Khatami, Presidente de la República entre 1997 y 2005, fue un reformista que permitió inspecciones de la Agencia Internacional de la Energía Atómica y firmó un acuerdo con Francia, Alemania y el Reino Unido, el Acuerdo de París, en el que se comprometía a suspender el enriquecimiento de uranio. Pero no se llegó a más, ni se profundizó tanto como se ha profundizado ahora, pese a darse unas condiciones similares.

rouhani
Presidente Rouhani de Irán

¿Por qué ahora?

El principal giro hay que buscarlo no en Teherán, sino en Washington. Al margen de las diferencias entre Obama y Bush, los intereses geoestratégicos de Estados Unidos han cambiado enormemente en los últimos diez años, coincidiendo con dos fenómenos que no tienen nada que ver con Irán: el ascenso de China en el Pacífico, con el consecuente incremento de su agresividad, y el desmesurado crecimiento de la producción de petróleo estadounidense, que desde 2008 ha crecido un 70%. El primer fenómeno supone un desafío a la hegemonía estadounidense, el segundo acerca a Estados Unidos a la independencia energética y a una menor dependencia de Oriente Próximo.

¿Qué relación tiene esto con el Acuerdo Nuclear? Una nación como Estados Unidos tiene intereses en todas las partes del globo, y no puede permitir desentenderse de ninguna de ellas. Si los estadounidenses reducen el nivel de implicación en Oriente Próximo, deben dejar tras de sí un escenario en el cual se minimicen los eventuales riesgos asociados a un menor control directo.

La razón por la que Washington no puede dejar desatendida ninguna zona del mundo está incrustada en la lógica del poder geopolítico, y la expresa perfectamente Mearsheimer, uno de los pensadores más relevantes del ámbito de las Relaciones Internacionales y creador de la teoría del realismo ofensivo. Según Mearsheimer, ninguna nación puede gobernar el mundo por completo, dado que es imposible obtener tal grado de poder que permita la dominación mundial. No obstante, las naciones pueden ser los poderes hegemónicos en sus zonas de influencia geográficas o culturales, y por lo tanto pueden (y deben) intentar evitar que ninguna otra nación del globo adquiera en su propia zona de influencia un poder similar.

Aplicado a la realidad geopolítica de nuestro tiempo, Estados Unidos no domina, ni puede dominar, el planeta. Pero sí domina el continente americano y seguirá siendo la primera potencia mundial mientras impida que otra nación gobierne en su propia zona de influencia. La lógica para enfrentarse a la Alemania nazi y a la Unión Soviética era evitar que ningún poder gobernara Europa en solitario, y esta misma lógica es lo que le impulsa a enfrentarse a China: para limitar su eventual dominio de Asia.

Ahora que el suministro de petróleo empieza a ser un tema secundario, la presencia militar en el Oriente Próximo lo será también, por lo que Estados Unidos puede recurrir a una situación menos conflictiva, menos costosa y más segura para los intereses estadunidenses. El propio Mearsheimer defendió esta teoría en 2008 en relación precisamente con Oriente Próximo. Esta estratagema consiste en enfrentar a dos naciones de una misma zona geográfica de forma que el conflicto les desgaste y les impida convertirse en potencias hegemónicas.

La realidad geopolítica

Oriente Próximo y el mundo musulmán en general está dividido en dos bloques antagónicos: por un lado, el mundo suní liderado por Arabia Saudí y las Monarquías del Consejo de Cooperación del Golfo. Por otro lado, el mundo chií liderado por la República Islámica de Irán. Cualquiera que conozca de cerca el mundo islámico sabe, y Estados Unidos lo sabe bien, que se odian entre sí más de lo que odian a los estadounidenses o incluso a Israel.

Estados Unidos sabe que si el acuerdo nuclear no se hubiese firmado es probable que a la larga el bloque suní hubiera acabado desbancando al chií. Las sanciones a Irán limitarían su capacidad, por lo que el bloque suní tendría las manos libres para incrementar su influencia de manera contraria a los intereses estadounidenses (como ya sucedió en 1973). Para forzar al bloque suní a centrarse en su amenaza más próxima, es inevitable dotar de mecanismos a su enemigo. El levantamiento de las sanciones fortalecerá la capacidad económica de Irán y con ello, su capacidad para sostener movimientos anti-suníes en Iraq, Yemen, Líbano o Siria, que puedan hacer frente a los movimientos anti-chiíes financiados directa o indirectamente por Arabia Saudí y el Golfo, como el Estado Islámico, Al Qaeda o el Frente Al-Nusra.

También es muy importante tener en cuenta que a los ojos de Arabia Saudí (e Israel), este acuerdo deja las manos libres a Irán para conseguir la bomba atómica, un escenario insoportable para los saudíes. Esto obligará a Arabia Saudí a elevar el gasto militar (previsiblemente cerrando acuerdos con empresas de armamento estadounidenses) y a entrar en una carrera armamentística que Irán se verá obligada a seguir, lo que creará un agujero negro económico en ambas naciones que limitará su capacidad de amenazar a Estados Unidos y que probablemente intentaría ser saneado de la forma más eficaz que tienen ambas naciones, que es con la venta de hidrocarburos… posiblemente a Estados Unidos.

iran deal
Negociación del pacto nuclear

Pero, ¿y si realmente Irán consiguiera la bomba atómica? Esto no es en absoluto un escenario indeseable para la Casa Blanca, ya que entonces Arabia Saudí también la obtendría (de hecho lleva tiempo buscando adquirirla a través de Pakistán). Y cuando dos enemigos acérrimos obtienen la bomba atómica, se produce lo que en Relaciones Internacionales se conoce como la “paradoja estabilidad-inestabilidad”. Esto significa que los conflictos directos se reducen drásticamente, mientras que los conflictos indirectos aumentan en la misma medida.

Por lo tanto si esta situación de estabilidad-inestabilidad se reprodujera en Oriente Medio entre el bloque suní y el chií esto sería una bendición para Estados Unidos, ya que el país norteamericano  podría olvidarse definitivamente de que ninguno de los dos bloques obtuviera suficiente poder como para dominar esta zona geográfica.

El estatus de Israel

El único cabo suelto que quedaría en este nuevo escenario es el estatus de Israel. Muchos medios y políticos israelíes han presentado este acuerdo como un paso que pone en grave riesgo la supervivencia de Israel. Sin embargo es poco probable que esto suceda, ni siquiera aunque Irán consiguiera la bomba atómica. Si Corea del Norte, un Estado regido por un Gobierno demencial y con una sociedad civil masacrada, no ha lanzado la bomba atómica, no hay motivos para pensar peor de Irán, un Estado con un Gobierno suficientemente sensato como para sentarse a negociar con Occidente y con una sociedad civil enérgica y vibrante.

En segundo lugar, el lanzamiento de una bomba atómica requiere de muchas negociaciones y muchos preparativos, por lo que es improbable que pasara inadvertido por el Mossad, la CIA y las demás agencias de inteligencia, que seguramente podrían neutralizar eficazmente el lanzamiento. Esto se aplicaría a cualquier nación que pretendiera usar armamento nuclear, llámese Irán, Pakistán, Francia… o el propio Israel.

La razón por la que el Estado Judío ha batallado tan ardientemente contra el Acuerdo Nuclear no es por una cuestión de supervivencia, sino de influencia. Israel es un Estado cuya supervivencia se fundamenta en tres pilares: una política de contención agresiva con sus vecinos, un Ejército y unos servicios de inteligencia extraordinariamente profesionales, y la existencia de un lobby capaz de ejercer una presión sustancial sobre las naciones occidentales y particularmente sobre Estados Unidos. La diferencia entre ambas naciones es que Estados Unidos puede permitirse olvidarse de Israel, pero Israel no puede permitirse que Estados Unidos le olvide. Apoyar a Israel era conveniente para los estadounidenses cuando tenían grandes intereses en Oriente Próximo, pero ahora que esos intereses empiezan a cuestionarse, es poco probable que Israel disponga de la misma influencia que ha tenido hasta ahora en la política exterior de la Casa Blanca.

Israel todavía está a tiempo de revertir esta situación si los políticos estadounidenses patrocinados por el lobby judío consiguen crear una oposición suficientemente fuerte al acuerdo nuclear. No sería la primera vez que Israel interviene decisivamente en la política exterior de Estados Unidos. Pero, si no lo lograra, quizá sí sería la última vez.

Teniendo en cuenta los inmensos cambios que están desarrollándose más allá de Oriente Próximo es difícil que Estados Unidos pueda defender sus intereses en el mundo musulmán al mismo tiempo que se centra en el enfrentamiento con China, algo que inevitablemente hará si quiere defender su posición hegemónica. Previsiblemente, el mundo experimentará una gran transformación en los próximos veinte años, pero quien más capacidad tendrá para determinar el impacto y el ritmo de estos cambios será Washington. En el modelo que han diseñado para Oriente Próximo, el gran perdedor será Arabia Saudí, que nunca debió haber provocado a la superpotencia en 1973. Irán será un vencedor relativo, mejorando su estatus aunque sea a costa de una mayor tensión, pero el vencedor indiscutible será la Casa Blanca que ahora habita Barack Obama.

—–

Francisco Rivas es abogado, experto en Relaciones Internacionales en Oriente Próximo y ha trabajado en la Embajada de España en Omán. También es escritor; su último libro es 1212: Las Navas.

¿En qué va a utilizar los mil millones cataríes El Corte Inglés?

El Corte Inglés, el segundo mayor grupo de distribución en España, ha vendido el 10% de sus acciones en autocartera a uno de los miembros de la familia real de Catar, una de las mayores fortunas del planeta. Se llama Hamad Bin Jassim (HBJ) Bin Jaber Al Thani, ex primer ministro de Catar y uno de los pesos pesados del régimen petrolero del Golfo Pérsico. (En la imagen, HBJ junto a Dimas Gimeno, Marta Álvarez y Cristina Álvarez.)

De izquierda a derecha: HBJ junto a Dimas Gimeno, Marta Álvarez y Cristina Álvarez

El Corte Inglés, el segundo mayor grupo de distribución en España, ha vendido el 10% de sus acciones en autocartera a uno de los miembros de la familia real de Catar, una de las mayores fortunas del planeta. Se llama Hamad Bin Jassim (HBJ) Bin Jaber Al Thani, ex primer ministro de Catar y uno de los pesos pesados de este régimen petrolero del Golfo Pérsico.

Será el segundo mayor accionista de El Corte Inglés, por detrás del 35% de la Fundación Ramón Areces, presidida por el consejero Florencio Lasaga y conformada por el resto de la cúpula de la empresa. El inversor árabe se situará por delante de los herederos del fallecido Isidoro Álvarez, rector de la empresa durante las últimas décadas. El actual presidente, Dimás Gimeno-Álvarez, junto con Marta y Cristina Álvarez Güil, las hijas del fallecido Isidoro Álvarez, tienen sendos paquetes del 7,5% de la compañía.

El comprador de Harrod’s

El jeque invierte en El Corte Inglés a través de una sociedad personal, según matizan desde la empresa, pero no desde el fondo soberano de su país (Qatar Investment Authority – QIA), bien conocido en España por su condición de socio de la eléctrica Iberdrola (9,6%) y, anteriormente, de Banco Santander y su filial en Brasil. En ambas multinacionales invirtió en cada una 2.000 millones entre 2010 y 2011. Con el paso del tiempo, duplicó su presencia en la eléctrica y vendió su participación en el banco.

HBJ Bin Jaber Al Thani fue hasta 2013 el jefe del QIA, el tercer fondo soberano del mundo con más de 300.000 millones de dólares en activos. Cesó en esa posición y en la de primer ministro de su país tras un cambio de poder en el régimen catarí. El nuevo accionista de El Corte Inglés fue el responsable de la compra de los grandes almacenes Harrod’s a Mohamed Al Fayed en 2010, adquisición por la que QIA pagó 1.500 millones de libras (unos 2.100 millones de euros con el cambio actual). El dinero catarí llega a todas partes. Quizá los destinos más famosos tienen que ver con el fútbol: el patrocinio del Fútbol Club Barcelona y la propiedad del París Saint Germain.

ECI vale un 30% menos que en 2007

La operación se ejecutará a través de un bono convertible (deuda híbrida) que se saldará con la entrega de acciones, hasta el 10% de todas ellas. No hay detalles disponibles sobre el interés del bono y El Corte Inglés se limita a señalar que recibirá 1.000 millones, valorando la sociedad en 10.000.

Esta cifra es un 30% inferior a los 14.600 millones en que se tasó el grupo en 2007 con la judicializada venta del 0,67% de la entidad, en manos de César Areces Fuentes, al propio grupo. Pero estos 10.000 millones todavía duplican el valor en bolsa del Grupo Dia y se sitúa en línea con valoraciones no oficiales de Mercadona, el mayor grupo de distribución español y también en fase de internacionalizar su actividad.

Alivio de su deuda

La llegada del catarí HBJ supone la entrada de dinero fresco en las cuentas del grupo, en permanente reordenación financiera desde 2013. Con la venta de sus acciones, El Corte Inglés procederá a seguir aliviando parte de su deuda bancaria acumulada en los últimos años, que alcanzó su máximo en 2013: 5.000 millones de euros. Fue en ese año -con la caída de los tipos de interés en Europa- cuando comenzó a construir una estructura financiera más llevadera.

La gran recesión española a partir de 2008 y la crisis del consumo llevaron al grupo de distribución, viajes y consultoría informática a una situación delicada, tras una continua caída de ventas y beneficios. Entonces comenzó en silencio una serie de operaciones para reforzar su balance.

Primero acordó la venta del 51% de su filial Financiera El Corte Inglés a Banco Santander por apenas 140 millones, pero se desvinculó de la gestión del negocio del crédito al consumo, que se caracteriza por altos porcentajes de morosidad y riesgo sobre todo en época de crisis.

También en 2013, el gigante de la distribución firmó un préstamo sindicado a 8 años (hasta 2021) por importe de 4.900 millones. En enero pasado, El Corte Inglés realizó nuevas emisiones de deuda por otros 600 millones, destinados también a reducir parte de los préstamos con los bancos y alargar los plazos de devolución de su deuda. La inversión de HBJ mejorará el aspecto del balance del grupo de cara a una potencial salida a bolsa, una opción cada vez más cercana y que provocará toda una revolución de transparencia para la empresa.

——–

Imagen: World Economic Forum / Fundación Ramón Areces

Baréin: la Fórmula de la sangre

Manifestaciones en Bahréin, 22 de febrero de 2011. © AI

De todas las revoluciones de la primavera árabe, la de Baréin es la más desconocida y olvidada. Tuvo su pico de atención informativa en 2011, pero luego cayó en el olvido. Se trata de un país minúsculo, difícil de situar en el mapa, sometido a un apagón informativo por parte del gobierno, y eclipsado mediáticamente por la violencia en Irak, Siria, Egipto o Yemen. Baréin solo vuelve a la actualidad con ocasión del Gran Premio de Fórmula 1, que se celebrará este fin de semana en una fabulosa pista en mitad del desierto. Y en estas fechas de lo último de lo que se habla es de la situación política. Lo que pasa en Baréin se queda fuera.

Manifestaciones en Bahréin, 22 de febrero de 2011. © AI
Manifestaciones en Bahréin, 22 de febrero de 2011. © AI

De todas las revoluciones de la primavera árabe, la de Baréin es la más desconocida y olvidada. Tuvo su pico de atención informativa en 2011, pero luego cayó en el olvido. Se trata de un país minúsculo, difícil de situar en el mapa, sometido a un apagón informativo por parte del gobierno, y eclipsado mediáticamente por la violencia en Irak, Siria, Egipto o Yemen. Baréin solo vuelve a la actualidad con ocasión del Gran Premio de Fórmula 1, que se celebrará este fin de semana en una fabulosa pista en mitad del desierto. Y en estas fechas de lo último de lo que se habla es de la situación política. Lo que pasa en Baréin se queda fuera.

Byron Young, corresponsal de Fórmula 1 en el Daily Mirror, explica en su cuenta de Twitter que ha recibido un correo electrónico del Gobierno recordándole que solo está autorizado a cubrir los eventos dentro del circuito. Para ejercer de periodista fuera del recinto deportivo, requiere del permiso especial de la Autoridad de Asuntos Informativos. En el dudoso caso de que se lo concedieran, iría escoltado por funcionarios del Ministerio del Interior.

¿A qué se debe tanto celo?¿Qué es lo que el Gobierno no quiere que veas? Las manifestaciones, las barricadas en las carreteras, los cócteles molotov, los gases lacrimógenos, las tanquetas antidisturbios apuntando a los pueblos chiíes, los torturados, los presos políticos hacinados en las cárceles.

Empecemos por el principio, empecemos por el mapa: Baréin es una isla del tamaño de Menorca situada en el Golfo Pérsico. Entre Catar y Arabia Saudí, con la que está conectada a través de una autopista de 25 kilómetros. Tiene fama de ser el país más liberal del Golfo, un título que en esta región hay que tomar con cierta cautela. No hay, como en la vecina Arabia, policía religiosa patrullando las calles ni ejecuciones públicas. Las mujeres están integradas en el mercado laboral. Aunque la presión social es grande, no hay ninguna ley que les obligue a vestir con niqab o hiyab. Aunque es un estado confesional, existe libertad de culto. El expatriado occidental puede hacer negocios con facilidad y hasta beber alcohol. En general, la vida es menos opresiva que en los países de su entorno. Hasta aquí la parte bonita que las empresas de relaciones públicas americanas contratadas por el gobierno cultivan con mimo en medios occidentales.

Baréin es un país de mayoría chií. Pero ha sido gobernado por la familia suní Al Jalifa desde el siglo XVIII, incluso durante la época colonial británica que finalizó en 1971. El Gobierno se vende a sí mismo como una monarquía parlamentaria. Pero lo cierto es que todo el poder emana de la familia real porque el Parlamento, elegido por sufragio universal, no posee capacidad legislativa. El primer ministro Jalifa bin Salman Al Jalifa es el tío del actual rey y gobierna el país desde hace más de 40 años, lo que le convierte en el gobernante en activo más longevo del mundo. Fue él quien compro por un dinar (al cambio unos dos euros y medio) los terrenos públicos en los que se construyó el complejo de rascacielos Bahrain Financial Harbour (BFH).

Una Gomorra infiel

La familia real funciona en la práctica como un empresario privilegiado. Posee numerosas inversiones en construcción, hoteles de lujo y explota la lucrativa venta de alcohol para el cual hay abundante público: la población expatriada occidental, los trabajadores asiáticos, los soldados estadounidenses de la Quinta Flota, algunos locales y los miles de saudíes que inundan el puente cada fin de semana con el ansia de libertad de un adolescente en viaje de fin de curso. En algún bar puede verse la insólita escena de soldados estadounidenses y ciudadanos saudíes charlando con prostitutas filipinas en la misma barra. Baréin es visto por los fundamentalistas del Golfo como una Gomorra infiel.

Casi toda la población vive concentrada en el tercio norte de la isla, mientras el resto del país es propiedad privada de la familia real o instalaciones militares. Como resultado, la sensación de chiringuito y rapiña familiar es asfixiante en un país minúsculo de un millón y medio de habitantes de los cuales la mitad son trabajadores extranjeros.

No hay un censo oficial sobre filiación religiosa desde los años 70, pero se calcula que entre el 60 y 70 por ciento de la población es chií. A pesar de ser mayoría, los seguidores de esta rama del Islam sufren discriminación laboral y de acceso a políticas sociales como la vivienda. Se trata de una discriminación oficiosa, sin base jurídica en el ordenamiento legal, que funciona como un tabú innombrable en medios oficiales. Pero los hechos no dejan lugar a dudas: los chiíes tienen vetado su acceso al Ejército y a la policía. En su lugar, el Gobierno contrata y concede la nacionalidad a policías suníes de otros países árabes: sirios, jordanos, yemeníes, egipcios y pakistaníes. Esta marginación de facto es una losa que lleva décadas alimentando la frustración de la población chií y envenenando la convivencia entre ambas comunidades.

Manifestaciones en Bahréin, 22 de febrero de 2011. © AI
Manifestaciones en Bahréin, 22 de febrero de 2011. © AI

En febrero de 2011, la ola de las revoluciones árabes encontró en Baréin el cultivo perfecto: al tradicional desencanto chií se unió el hartazgo de muchos suníes hacia la corrupción y el absolutismo del gobierno. Se produjo una acampada en la Plaza de la Perla, una rotonda hostil en un país sin plazas, coronada por una escultura de seis columnas rematada por una perla gigante. El nombre de la plaza tiene su explicación: antes del petróleo, la perla era la principal actividad económica del país.

Aquella acampada recibió el apoyo de casi todo el espectro político local: de islamistas moderados a izquierdistas laicos y partidos que incluyen a varias confesiones. Todos ellos con experiencia en la lucha política desde los años 70. Más allá de las posibles agendas ocultas de los diferentes partidos, fue un movimiento que trascendía las tradicionales reivindicaciones chiíes. El grito, moderado y masivamente compartido, era “queremos reformar la monarquía”. El blanco de las iras no era tanto el rey sino el primer ministro, el hombre con un dinar en el bolsillo.

Aquella revuelta fue especialmente inquietante para las monarquías del golfo, con Arabia Saudí a la cabeza. Era pacífica, tenía un enorme apoyo popular y fue capaz de articular, momentáneamente, un discurso integrador de chiíes y suníes. El 17 de febrero de 2011 la policía atacó el campamento y mató a cuatro personas, pero días después los manifestantes volvieron a tomar la plaza.

Una protesta aplastada por tanques saudíes

Cualquier posibilidad de acuerdo dialogado con la oposición fue aplastada cuando el 14 de marzo los tanques saudíes -y otras fuerzas del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG)- entraron a sangre y fuego en Baréin.

El símbolo de la protesta, el campamento de la Perla, fue arrasado. No fue suficiente: poco después se mandó derribar el monumento con la excusa de remodelar urbanísticamente la plaza que aún hoy, cuatro años después, sigue cerrada y cercada por el Ejército y la policía. La televisión nacional transmitió el derribo en directo pero hubo de interrumpir la emisión porque la perla gigante, al caer, mató a un operario.

Siguiendo con esta cruel e infantil destrucción de la memoria física, se retiraron de la circulación las monedas acuñadas con la estatua de la perla, que hoy se venden bajo cuerda en el zoco como reliquias históricas junto a billetes de Sadam Husein. El efecto logrado ha sido el contrario: la estatua de la perla se ha convertido en el símbolo de la resistencia y su efigie aparece dibujada en las paredes de los pueblos chiíes.

Empezaron las detenciones arbitrarias, las desapariciones, las torturas y la caza de brujas con campañas animando a denunciar a cualquier persona que hubiera participado en la acampada. Varios detenidos aparecieron en televisión pidiendo perdón en un bochornoso acto de contrición pública.

Nadie estaba a salvo. En plena paranoia represora, el Ejército saudí convirtió el principal hospital del país en objetivo militar. Impidió que los heridos fueran atendidos, dio palizas a conductores de ambulancia y encarceló a numerosos médicos, algunos suníes, que habían atendido a los heridos. Muchos siguen aún en la cárcel. El editor, librero y fundador del periódico Al Wasat, Abd al-Karim Fajrawi, acudió a comisaría a quejarse de la persecución a la que estaba siendo sometido un familiar. Lo torturaron hasta la muerte.

Presionado por sus socios occidentales y por el estado de shock en el que se encontraba el país, el Gobierno se vio obligado a establecer un Diálogo Nacional. Una comisión independiente elaboró un informe sobre violaciones de derechos humanos. El rey aceptó las conclusiones del informe y se comprometió a castigar a los culpables y poner cámaras en las instalaciones policiales para evitar la tortura.

Aquel movimiento prometedor sólo ha servido como lavado de imagen. Desde entonces, han surgido centros de detención clandestina y solo se han dictado un puñado de sentencias leves contra algunos agentes acusados de asesinato.

A una contrarrevolución no le basta con la violencia: necesita un relato. El Gobierno tuvo claro su mensaje: la revuelta había sido una conspiración sectaria de los chiíes, apoyada por Irán. Ahondar en la brecha sectaria se convirtió en la prioridad ideológica y en los meses posteriores a la revuelta, el Gobierno derribó unas 40 mezquitas chiíes. A día de hoy, muchos fieles todavía acuden a rezar al aire libre allí donde antes se levantaban los templos.

El rey, ¿un mal menor?

La estrategia del gobierno fue un éxito. Algunos suníes que habían apoyado las primeras manifestaciones empezaron ahora a cerrar filas en torno a lo que consideran el mal menor: “Mejor un rey corrupto que una revuelta chií que nos convertirá en una teocracia como Irán” es la coletilla frecuente utilizada por suníes descontentos pero leales al Régimen.

La profecía de odio sectario va camino de hacerse realidad gracias también a la coyuntura política de la región. Todo lo que sucede en los países vecinos tiende a leerse en clave sectaria: las matanzas de chiíes por parte del ISIS, las contraofensivas de las milicias chiíes en Irak, o los recientes bombardeos de la coalición liderada por Arabia Saudí contra los hutíes de Yemen. La narrativa de lucha sectaria se ha impuesto sobre la vieja dicotomía libertad-tiranía de la Primavera árabe. De alguna manera, los más beneficiados de este cambio de guión son los propios regímenes dictatoriales.

La campaña de represión ha radicalizado a parte de la oposición chií, cuya estrategia de lucha callejera incluye ahora esporádicos atentados mortales contra agentes de policía (3 muertos en el último año), vistos como mercenarios de una fuerza de ocupación extranjera. Las barricadas en la carretera con neumáticos ardiendo se repiten a diario alimentando una espiral infinita de acción-represión. El empleo indiscriminado de gas lacrimógeno ha costado la vida a varias personas (no hay datos fiables), algunas de las cuales estaban dentro de sus casas.

Fuera de los núcleos más conflictivos, gran parte de la población vive estos hechos con indiferencia y sin sufrir más molestia que algún ocasional atasco. Aunque el helicóptero de la policía y las columnas de humo sean parte del paisaje diario, no pude decirse, ni mucho menos, que los altercados callejeros hayan paralizado la vida normal del país. Para mucha gente, las barricadas es como vivir en un país en obras. Los suníes lo ven como un prueba más de la intolerancia chii, y la comunidad chii se divide entre quienes lo ven con simpatía y quienes consideran que es una estrategia dañina que, en última instancia, solo provoca molestias a los habitantes de los pueblos chiíes.

En general cunde la resignación y se asume que no hay nada que hacer. “Nosotros ya tuvimos nuestra dosis de represión, y bien que nos lo comimos. Ahora le toca el turno a la nueva generación”, dice uno de los participantes en la acampada de la Perla.

En 2011, Ecclestone no tuvo más remedio que suspender la carrera de Fórmula 1. No porque le preocupara la violación sistemática de los derechos humanos sino por el miedo a la seguridad de los pilotos en un país con toque de queda, patrullado por el Ejército saudí. En 2012, la Fórmula 1 volvió a Baréin y la carrera sigue celebrándose desde entonces a pesar de la llamada al boicot por numerosas asociaciones de derechos humanos. A medida que se acerca la fecha, la violencia aumenta en las calles de los pueblos chiíes y se multiplican los carteles, pintadas y vídeos contra lo que ellos llaman la Fórmula de sangre.

Manifestaciones en Bahréin, 22 de febrero de 2011. © AI
Manifestaciones en Bahréin, 22 de febrero de 2011. © AI

La ética de los grandes premios

En estas circunstancias, merece la pena plantear la responsabilidad ética de los grandes acontecimientos deportivos al dar legitimidad a regímenes crueles. Ahí está el caso de la vecina Catar, cuyas obras para el Mundial de fútbol han costado la vida a más de 1.200 trabajadores asiáticos. Un eufemismo utilizado en el Golfo para referirse a la mano de obra semi-esclava. No sabemos qué capacidad de presión sobre un Gobierno posee un evento deportivo privado. Lo que sí habría que plantearse es la capacidad de presión que tendrían las potencias mundiales.

Baréin no es Siria, dijo David Cameron en 2011 para justificar su tibieza ante la represión en este país del golfo. “Allá donde haya una injusticia, allí acudiremos los americanos”, dijo entonces el presidente Obama en referencia a la incipiente primavera árabe cuando solo amenazaba a regímenes enemigos. La reacción de ambos países antes los sucesos de Baréin ha oscilado entre la condena tímida y la presión para elaborar el informe al que nos hemos referido antes, al elogio y la complicidad.

¿Por qué no se muestran más inflexibles? Porque Baréin es, a efectos políticos, un apéndice de Arabia Saudí. Porque Estados Unidos tiene en Baréin la Quinta Flota del ejército, la mayor base americana en Oriente Medio. Porque Reino Unido ha firmado recientemente un acuerdo para construir en Baréin la que sería la única base británica permanente en Oriente Medio. Porque ambos países son, además, los principales vendedores de material militar a Baréin. España, por cierto, también vendió armamento por valor de 6,3 millones de en 2011 y 21,1 millones en 2012.

Estos países argumentarán que Baréin es un socio estable en la lucha contra el ISIS. Pero lo cierto es que el gobierno no siempre ha combatido el islamismo radical interno con la misma energía con el que lo ha hecho fuera de sus fronteras. Antes de convertirse en activo militante del ISIS, Turki al-Binali se pasó meses haciendo proselitismo del ISIS en Baréin sin tener ningún problema con la policía. Es cierto, sin embargo, que recientemente le ha incluido en la lista de 72 ciudadanos a los que ha revocado la nacionalidad. Lo más llamativo es que en ese grupo, junto a 19 yihadistas, aparecían 50 miembros chiíes de la oposición (periodistas, doctores, activistas de derechos humanos). Al meterlos a todos en la misma lista, el Gobierno intenta equiparar al terrorismo con la oposición democrática.

Uno de los que más ha denunciado la represión es el activista Nabeel Rajab, fundador del Centro Bareiní Derechos Humanos y una de las caras más conocidas de la oposición. Ha pasado dos de los tres últimos años en la cárcel. Ahora se enfrenta a dos condenas de cárcel, una de ella por 10 años, por escribir dos tuits. En el primero afirmaba que muchos de los bareiníes alistados al Estado Islámico procedían de las fuerzas de seguridad, a la que acusó de ser el incubador ideológico del terrorismo. En el segundo denunciaba las torturas en la prisión de Jaw, situada a unos 20 kilómetros del circuito de F1. Rajab es carismático, tolerante, laico, valiente y con buenos contactos en la prensa global: esta semana, el New York Times ha publicado una carta abierta a Obama.

Fue detenido hace dos semanas y espera condena en la cárcel. Es una de las personas que el Gobierno no quiere que veas ni escuches mientras se celebra la carrera de F1. Pero basta ya de palabras. Que empiece el espectáculo.

Aclaración: El nombre de la autora de este artículo es un seudónimo. Baréin no permite trabajar con libertad a periodistas.

El estado lamentable de la primavera árabe

Si parte del mundo árabe vive una transición, será una transición larga. Túnez es el único país afectado por las revueltas de 2011 que parece progresar hacia una situación política más libre. El ataque terrorista en el Museo del Bardo hace peligrar ese avance.

Si parte del mundo árabe vive una transición, será una transición larga. Túnez es el único país afectado por las revueltas de 2011 que parece progresar hacia una situación política más libre. El ataque terrorista en el Museo del Bardo (con 19 víctimas, 17 turistas extranjeros) hace peligrar ese avance.

El ataque no lo ha reivindicado nadie pero no faltan candidatos. Túnez es uno de los principales proveedores de combatientes del grupo conocido como Estado Islámico en Siria, Irak y Libia: más de 7.000. Quienes van pueden volver con una misión como ocurre en los países europeos. El mercado ilegal de armas es también más accesible. Pero hasta que no haya una reivindicación creíble nada es definitivo.

Tampoco faltan posibles excusas. Una podría ser que la presunta muerte en combate este martes en Sirte (Libia) de Ahmed Rouissi, un tunecino sospechoso de asesinar al político Chokri Belaid en 2013. Otra que en el momento del ataque el Parlamento debatía una nueva ley antiterrorista. Una prueba de la unión de los diputados es este canto improvisado del himno durante el cierre por el ataque:

[su_youtube url=”https://youtu.be/Rpor6rOPJZM”] 

“La voluntad del ataque de desestabilizar Túnez es obvia”, dice Eduard Soler, coordinador de investigación en el Cidob: el turismo es una fuente básica de ingresos y el Parlamento, que está en el mismo complejo de edificios que el museo, es la muestra de unidad de la sociedad tunecina. Soler no cree que el atentado vaya a acabar por ahora con el experimento tunecino. Ha ocurrido otras veces: en octubre de 2013 hubo dos intentos fallidos. El terrorismo tiene fácil acertar -es extraño de hecho que no haya ocurrido antes en Túnez-, pero también requiere cierta organización. Los cruceros suelen atracar en Túnez los miércoles y los pistoleros esperaron a que llegaran los buses para atacar.

El polvorín de Libia

La primavera árabe fuera de Túnez no necesita nuevos atentados para descarrilar. Hubo al menos otros cinco países donde las revueltas tuvieron cierto impacto: hoy son todos un desastre igual o mayor que en 2011. Siria es el caso más sangrante. El régimen ha matado a decenas de miles de sirios y el caos ha permitido el desarrollo de Jabat al Nusra y Estado Islámico. Libia es un polvorín. Egipto y Túnez viven pendientes de sus fronteras con Libia. Egipto bombardea de vez en cuando suelo libio. Túnez, además, debe vigilar que Al Qaeda en el Magreb no le ataque desde Argelia. Sirte, la ciudad natal de Gadafi, está dominada por Estado Islámico. Con el dictador habría sido impensable. Yemen es un país dividido entre el presidente depuesto, que gobierna desde Adén (en el sur del país) y el norte controlado por los hutíes, una secta chií que conquistó la capital en enero. Las monarquías del Golfo ya han colocado sus embajadas en Adén. El embajador americano, que ha cerrado la sede diplomática en Saná, la capital, estuvo de visita en Adén hace poco. No hay guerra civil pero puede haberla. Los asesinatos de periodistas y activistas apenas son noticia en el exterior.

Bahráin revive de vez en cuando la represión de los chiíes, que es intermitente desde 2011. Egipto es otra broma pesada. El Gobierno del presidente Sisi es más severo que el de Mubarak ante cualquier tipo de oposición. Acaba de implantar un visado previo al viaje para los turistas, como si no necesitara sus ingresos para subsistir. La excusa que ofrecen es que Europa exporta ahora posibles islamistas. Egipto vive amenazado por ataques terroristas, sobre todo en la península del Sinaí.

Antes de que las cosas mejoren, primero van a peor. Las revueltas acarrearon al menos tres cosas que no han ayudado al desarrollo en la región:

  • La caída falsa de la vieja guardia. Gadafi, Ben Ali, Mubarak, Asad, Saleh, los Saud mandaban y mandan mucho en sus países pero su régimen no era cosa de una sola persona. Hay miles de acólitos en sus partidos y en el ejército que vivían bien gracias a la “estabilidad”. Su caída era el fin de la buena vida para muchos. No lo han permitido y la vieja guardia ha vuelto o nunca se ha ido.
  • La libertad y el poder. En Túnez y en Egipto sobre todo se vivieron meses donde la sociedad fue más o menos libre de equivocarse. Y se equivocaron. Pero también bajó la vigilancia contra el yihadismo. Los predicadores salafistas eran más libres de reclutar. Es una ironía que la libertad trajera más problemas, pero ninguna sociedad en transición gestiona con facilidad los cambios repentinos. En 2010, el futuro presidente islamista de Egipto, Mohamed Morsi, decía que la palabra oposición no le gustaba: “Tiene la connotación de perseguir el poder y en este momento no buscamos el poder porque requiere preparación y la sociedad no está preparada”. En poco más de dos años, Morsi y los Hermanos Musulmanes cambiaron de opinión. La cercanía al poder les pudo y el país, claro, no estaba preparado.
  • La falta de desarrollo. El problema de las dictaduras no era tanto la falta de libertades como la falta de progreso económico. Cuando el cambio político no trajo mejoras económicas, muchos decepcionados se volvieron hacia otros líderes: la oferta terrenal y espiritual del yihadismo ha visto un hueco para los decepcionados.

El foco estará estos días en el norte de África y en Oriente Medio. Pasará como otras veces hasta nuevo aviso. Las transiciones tienen otro tipo de tiempo. La única esperanza es que Túnez aguante en su camino.