Netflix llega… tarde

sense8Los Emmy, con ‘Juego de Tronos’, ‘Transparent’, ‘Veep’ y ‘Olive Kitteridge’ como triunfadoras, son la prueba de que el esperado servicio de ‘streaming’ que aterriza en España el 20 de octubre se enfrentará a un mercado dominado por Movistar+. 

En la imagen, fotograma de Sense8, una de la series más seguidas de Netflix.

sense8
Imagen de la serie Sense8 de Netflix.

Por fin. Son las palabras más repetidas cuando se habla del desembarco de Netflix en España, que tendrá lugar el próximo 20 de octubre. El servicio de streaming de contenidos audiovisuales estadounidense, presente ya en países como Canadá, México, Reino Unido y Francia, estará disponible en nuestro país a partir de octubre. Pero ha tardado una década en llegar. “Tuvimos que cerrar los acuerdos sobre derechos y… nos llevó bastante tiempo”, explica a EL ESPAÑOL Neil Hunt, Chief Product Officer de la compañía. Es el responsable de la parte tecnológica de un servicio que será accesible desde televisiones inteligentes, tablets, ordenadores, smartphones, chromecast, portátiles…

La pregunta, sin embargo, no es tanto por qué no ha llegado Netflix antes sino, más bien: ¿ha tardado demasiado?

Mientras se especulaba de forma repetida sobre cuándo aterrizaría el gigante del streaming, otros competidores se han abierto paso en el mercado. O, más bien, uno en concreto: Movistar, que el pasado julio adquirió Digital Plus convirtiéndose en Movistar+, un gigante de la oferta de contenidos. Aunque no es el único jugador de esta partida: está Wuaki, y servicios más especializados como Filmin, Atresplayer, Cineclick, Nubeox, Filmotech… La oferta de Movistar+ es una de las más potentes. Cuenta con 3,6 millones de abonados a un servicio que cuesta 20 euros mensuales en su paquete básico, al que pueden sumársele otros para cine, deportes… Netflix deberá competir en ese mercado tanto en oferta como en precio. “Esperamos hacer a mucha gente muy feliz pero no vamos a hablar de expectativas concretas”, responde Hunt cuando se le pregunta por la competencia, y añade un improbable “no tienes que elegir a uno u otro, puedes suscribirte a Netflix y a otros servicios también”.

Desde la compañía prefieren no abordar su estrategia en esos términos y hablan de accesibilidad. “Basta con tener una pantalla y una conexión a internet para suscribirte a Netflix. Si estamos con Vodafone es porque queremos hacer que sea más fácil hacerlo para los usuarios de esta compañía”, explica Juan Mayne, director de adquisición de contenidos de Netflix.

La cuestión es qué puede ofrecer que no se pueda ver ya en nuestro mercado. Un vistazo a los premiados en la 67 edición de los Emmy, los principales premios de las televisión en EE UU, celebrada el pasado domingo, confirma que los pedazos más sabrosos de la tarta americana ya tienen quien los sirva en España. Olive Kitteridge, la producción de 2014 de HBO, arrasó en su categoría: Mejor Miniserie, Dirección Actor y Actriz protagonista y Actor de reparto (Richard Jenkins, Frances McDormand y Bill Murray, respectivamente), Dirección y Cásting. La fantasía de dragones y dinastías enfrentadas Juego de Tronos, también de HBO, acaparó los premios de mejor Serie dramática, Dirección, Guión, Sonido, Actor de reparto (Peter Dinklage), Efectos especiales y Diseño de producción, una amarga despedida para Mad Men, por más que Jon Hamm viera premiado su trabajo, de una vez por todas, como el publicista mujeriego Don Draper.

Derechos adquiridos

Tanto Olive Kitteridge como Juego de Tronos pueden verse en Movistar+, que cuenta con las series de HBO en exclusiva. Otro triunfador de los Emmy fue Transparent, la serie protagonizada por un transexual, con premio para su protagonista, Jeffrey Tambor, además de Actor invitado y Dirección en categoría de comedia. Y Veep, con las estatuillas de Mejor Comedia, Guión, Actriz protagonista y Actor de reparto en su categoría (Julia Louis-Dreyfus y Tony Hale). Bessie, miniserie sobre la cantante Bessie Smith de HBO, sumó varios premios. Todas pueden verse en España a través de Movistar+.

Entre lo mejor del año que llegará con Netflix, al menos de acuerdo a los Emmy, está Cómo defender a un asesino, de la cadena ABC, cuya protagonista Viola Davis levantó uno de los principales galardones como actriz.

Netflix también ofrece en EE UU la aplaudida serie carcelaria Orange is the new black, con un Emmy a Uzo Aduba como actriz de reparto, pero como ocurre con Juego de Tronos, los derechos en España ya están adquiridos.

Además de estas dos últimas, otras series que puede aportar Netflix al mercado español son Sense8, Daredevil, Bloodline, Marco Polo, Unbreakable Kimmy Schmidt, Grace and Frankie, Chef’s Table… Todas son producciones suyas. “No se trata tanto de la cantidad de las series sino de su calidad. Cuando lanzamos una serie lo hacemos siempre después de haber comprobado que a nuestros suscriptores les encanta. Tratamos de traer lo más posible de ese tipo de contenidos a cada mercado cuando aterrizamos”, explica Mayne. “Después, a partir del primer día, la oferta no hace sino crecer y mejorar”. Y adelanta una línea de trabajo: “La oferta de contenido será mucho más fuerte y mejor dentro de un año que la del lanzamiento”.

Hay mucha información sobre Netflix en internet, aunque buena parte es aún especulación. La propia compañía no confirma más que algunos aspectos. Vodafone confirmó a comienzos de septiembre lo que ya era un rumor, que ofrecerá Netflix incluido en su paquete televisivo, aunque no será la única manera en que el servicio de VOD (video on demand) podrá verse.

El resto de datos son notorios pero no oficiales. Se sabe que Netflix llegará en octubre. Algunas webs han publicado el 7 como fecha. “No tengo ni idea”, responden tanto Hunt como Juan Mayne, director de adquisición de contenidos de la compañía, quienes sólo confirman el mes, pero no el día. Algo parecido ocurre con los detalles de precios y servicio: diferentes páginas webs hablan de 7,99 euros mensuales con una tarifa para HD y opción de dos dispositivos de unos 9 euros. De nuevo, la empresa juega al misterio: “Hoy no vamos a hablar de los precios”, responde Hunt. “Nuestra labor es reunir una selección de contenidos y tener grandes historias procedentes de todo el mundo. Y lograr que estén accesibles de una forma sencilla que te haga querer volver a por más”. Quieren lograr implantar el efecto binge-watching: espectadores tan enganchados a una serie que se someten a sesiones maratonianas de varios capítulos sin levantarse del sofá.

En EE UU Netflix ofrece alrededor de 10.000 títulos, entre series, películas, documentales, stand-up comedies y otros contenidos. En Reino Unido son cerca de 3.400 y en Francia unos 1.260. Por lo que se puede leer en internet, España andaría cerca de esta última cifra. Pero los responsables de la empresa no dan datos al respecto. Según Hunt, “a largo plazo, estamos buscando hacer el menor número posible de contratos, de tal forma que el catálogo de todos los países acabe convergiendo. En cinco o diez años se verá que el contenido importante será accesible desde todo el mundo”. Algo que es beneficioso, asegura el ejecutivo, para “minimizar el riesgo de piratería: no queremos que la gente se sienta obligada a ir a otros sitio para descargar el contenido que quieren ver”.

No más de un año

Mayne habla de oferta personalizada, “a medida” para cada país. “Nunca encontrarás exactamente la misma para dos mercados diferentes. Pero tenemos cierta consistencia: las series que tenemos en diferentes países son las que les gustan nuestros usuarios y haremos el mayor esfuerzo por traerlas a España”. No da títulos concretos, salvo dos que forman parte de la estrategia global de la compañía: How to get away with murder y Gotham. Como parte del tipo de serie que quieren incluir en su oferta -en cuanto a estándar de calidad-, Mayne cita Peaky Blinders.

En cuanto a la política de ventanas, en España podrán verse los contenidos originales de Netflix al mismo tiempo que en EE UU y otros países. “Cuando lanzamos Narcos, lo hacemos en todos los países en los que operamos”, cuenta Mayne. Pero no será siempre así con todos los demás contenidos. “Dependerá de una multiplicidad de factores”. Con algunas series, como Gotham, habrá que esperar un poco ya que deberán esperar a las ventanas de exhibición de cada territorio con contratos ya cerrados. En algún caso, ofrecerán el contenido en estreno mundial para todos sus abonados a la vez, estén donde estén. “Trataremos de estar lo más cercanos posibles. En algunos casos podremos aproximarnos unos treinta días al lanzamiento de una temporada. En otros serán seis meses… Pero nunca más de un año”, promete Mayne. “No queremos estar nunca más de una temporada por detrás, porque es demasiado”.

En algunos casos, directamente, no tienen los derechos en mercados como España -volvemos al ejemplo de Juego de Tronos-, un motivo por el que “estamos desplazándonos hacia un modelo de contratación global. Es la mejor forma de ofrecer las mejores series de todo el mundo a nuestros suscriptores”, prosigue el responsable de contenidos.

Reed Hastings y Marc Randolph fundaron en 1997 Netflix como una compañía de alquiler de vídeos online. En 2002 salió a bolsa y alcanzó 600.000 abonados en EE UU. En 2005 ya tenía 4,2 millones y en 2007 comenzó su servicio de streaming. Poco después arrancó su expansión internacional, primero en Canadá, luego en América Latina, Caribe, parte de Europa… En nuestro continente está ya presente en Finlandia, Suecia, Noruega, Reino Unido y Francia, y ahora, además de España, ampliará negocio en Italia y Portugal. En total, está disponible en 50 países de todo el mundo, con 62 millones de abonados.

Los Emmy de los nuevos tiempos

tirionJuego de Tronos se convierte en la serie más laureada en una misma edición al obtener 12 galardones. Jon Hamn, que dio vida al controvertido Don Draper en Mad Men,  logra el premio como mejor actor de drama tras ocho nominaciones consecutivas. ‘Veep’ destrona a ‘Modern Family’ como mejor comedia. ‘Olive Kitteridge’ arrasa en las miniseries. Y Viola Davis es la primera mujer negra elegida como mejor actriz dramática…

tirionLa principal batalla de la 67ª edición de los Premios Emmy era entre la fantástica (en todos los sentidos) Juego de Tronos y la cruda (por real y por dura) Mad Men. La Academia de Televisión de Estados Unidos ha optado por la fantasía. La serie de la HBO obtuvo en la noche del domingo cuatro estatuillas: mejor drama, mejor actor de reparto (Peter Dinklage, en la imagen), mejor dirección por el capítulo Misericordia (David Nutter) y mejor guión (David Benioff y D.B. Weiss). Galardones que, sumados a los ocho de las categorías técnicas entregados la pasada semana, suman doce. Récord de premios en una misma edición.

Además, la factoría HBO también venció en comedia, con Veep, y en miniseries, con Olive Kitteridge. Triunfo total para las tres siglas tatuadas a fuego entre todos los amantes de las series gracias a otras ficciones del pasado como The Wire o Los Soprano. La comedia presidencial logró arrebatar a Modern Family el momento de ser por quinto año consecutivo la mejor serie en esa categoría. Volvió a repetir Julia Louis-Dreyfus como mejor actriz y Tony Hale como mejor actor de reparto.

En la categoría de Drama, por fin Jon Hamn logró su ansiado galardón gracias a su papel del inolvidable Don Draper. Acudía por primera vez sin su mujer, de la que se acaba de separar, pero tuvo palabras para ella al recoger el premio así como para sus familiares y para los creadores de la serie. Se arrastró hasta el escenario. Mucho costó llegar hasta ese momento y el público del Teatro Microsoft de Los Ángeles lo sabía. Puestos en pie, los asistentes escucharon el discurso de Jon Hamm donde desató su vena cómica al creer “imposible” que ese premio fuera para él. Con este único galardón para el elenco de Mad Men, la serie pone el broche final al año de su despedida.

Por su parte, Viola Davis se convirtió en la primera mujer negra elegida como mejor actriz dramática por su trabajo en Cómo defender a un asesino. Su discurso tras recibir el galardón fue un alegato en favor de las actrices de color. “La única cosa que separa a las mujeres de color son las oportunidades. Gracias a los guionistas por crear papeles para mujeres sexys y negras”, dijo con la voz entrecortada. Y para terminar tuvo un momento de recuerdo hacia las otras actrices que antes que ella lograron “cruzar esa línea”.

Otra mujer de color, esta vez Uzo Aduba, se alzó con el galardón a mejor actriz secundaria por su papel de Crazy Eyes en Orange is the new black, de Netflix.

Y con las mujeres sigue el cambio. En premios predominantemente masculinos, este año han triunfado las mujeres: Jane Anderson, guionista de Olive Kitteridge, ganó el Emmy a mejor guión en miniserie y Lisa Cholodenko, directora de la misma producción, ganó el Emmy a mejor dirección.

Otra de las series no emitidas en televisión que se llevó estatuillas a casa fue Transparent. Gracias a la soberbia interpretación de un anciano transexual, Jeffrey Tambor ganó el Emmy a mejor actor de comedia imponiéndose a rivales de la categoría de Louis C.K. o William H. Macy. La serie de Amazon fue galardonada también con el Emmy a mejor Dirección en la categoría de comedia.

Por su parte, en la categoría de miniseries, Olive Kitteridge arrasó con seis premios (Mejor miniserie, Mejor dirección, Mejor guión, Mejor actor protagonista, Mejor Actriz protagonista y Mejor actor de reparto) mientras Bessie ha sido reconocida con el Emmy a la Mejor Película para TV, además de otros tres galardones que premian su banda sonora, fotografía y mezcla de sonido. Regina King ha recibido el galardón a la Mejor actriz de reparto en una miniserie o película de televisión por su interpretación en American Crime.

The Daily Show with Jon Stewart se llevó el Emmy a Mejor guión, dirección y programa de variedades. Saturday Night Live, el programa más longevo de la televisión en EEUU, recibió dos Emmys creativos sumando 42 galardones en sus 40 temporadas de historia.

Las series que debes ver este otoño

carrieLos cinco regresos que no debes olvidar: Homeland (en la imagen, Claire Danes en el papel de Carrie Mathison), The Affair, The Walking Dead, Transparent y Empire. Y las cinco nuevas series que obligatoriamente debes añadir a tu agenda: Blindspot, Quantico, Supergirl, Hand of Good y Flesh and Bone.

 ‘Hannibal’ o la dictadura de la audiencia, por Alberto Lardiés

 

Acaba el verano, vuelven las series. Es un mantra que tienen tatuado a fuego los más acérrimos seguidores de la pequeña pantalla; ya no tan diminuta debido a la incorporación de numerosos actores y actrices que hace apenas unos años solamente se dejaban caer por las grandes súper producciones de Hollywood. El mundo cambia y con él la forma de contar historias a través de un guión para televisión. Incluso la manera de hacer llegar ese producto a los consumidores ha tornado en una suerte de experimento en el que la televisión, como aparato, se va quedando cada vez más tiempo apagada.

Hace diez años era impensable que un videoclub como Netflix tuviera la capacidad de producir sus propias series, hacerlas llegar a un público internacional e, incluso, ganar un Emmy o un Globo de Oro con ellas. También llama la atención el caso de Amazon, el gigante de la distribución que ha llegado a codearse con las grandes cadenas y busca su hueco en los altares mayores de esas catedrales televisivas. Allí, donde HBO reinaba en plácida tranquilidad hasta hace muy poco, van ganando terreno las nuevas y emergentes maneras de producir bombazos televisivos.

[is_not_handheld]

[/is_not_handheld]
[is_handheld]

[/is_handheld]
Interactivo: Luis Sevillano y Martín González

En ese panorama, en el que se conjugan televisión en abierto, cable e internet, el seriéfilo se encuentra con una batería de producciones que ha crecido exponencialmente a lo largo de esta última década y que ha multiplicado las opciones de entretenimiento. En la temporada 2004/2005, por ejemplo, hubo cerca de 140 producciones, entre renovaciones de la temporada anterior y estrenos. Hoy ese número ha crecido, en parte, por algo tan clarificante como lo que expone Vulture. ¿Por qué ahora las temporadas son más cortas?, se pregunta.

La respuesta es fácil: las cadenas gastan millones en producir más series para llegar a mayor cantidad de público y necesitan más productos de diferentes ópticas. Narcos de Netflix, es un buen ejemplo de ello. A diferencia de Donald Trump, la empresa norteamericana que aterrizará en España en octubre sabe que no debe dejar de lado a su audiencia latina. Y entiende que la mejor manera de evitarlo es haciendo una disección de la vida del mayor narcotraficante del continente: Pablo Escobar. De esta forma, no sólo muestra una historia interesante desde el punto de vista de la investigación, sino que esa audiencia se siente parte de una estrategia que está llevando al otrora videoclub a una dimensión mucho más internacional.

En la temporada 2015-2016, por contra, el número cambia: únicamente para el otoño se han producido cerca de 90 renovaciones de temporadas anteriores y se ha dado luz verde a 48 nuevas series. Queda un año largo en el que la primavera y el verano ampliarán de forma estratosférica este gran número de ficciones. Y es ahí donde encontramos la selección de estrenos y regresos para este otoño que desgranamos a continuación.

Algunos regresos “fuertes”

Destacan los regresos de series como Doctor Who, The Knick, Last Man Standing, Mom, How to get away with murder, Scandal, Greys Anatomy, American Horror Story, Jane the virgin, The Big Bang Theory, The Leftovers, Brooklyn Nine-Nine, Doll&Em o The Blacklist. Pero son quizá en Homeland, Transparent, Les Revenants, The Walking Dead, The Affair o Fargo donde más esperanzas tienen puestas sus seguidores. Homeland (Showtime, 4 de octubre) logró sobreponerse a una temporada sin Damian Lewis pero con una Claire Danes igualmente apoteósica que en entregas anteriores. En esta quinta temporada, cuyo adelanto ya publicó la cadena, la historia vuelve a centrarse en Carrie Mathison y su nueva vida Berlín como jefa de seguridad de un filántropo alemán aunque sin dejar de lado su pasado en la CIA.

Una vuelta especial es la de Les Revenants tres años después de finalizar su primera temporada. La serie francesa donde los muertos vuelven a la vida sin saber qué les ha pasado se podrá ver en España en Canal+ a partir del 29 de septiembre. También con muertos, pero esta vez con los zombies de AMC, tienen una cita desde el 11 de octubre los fanáticos de The Walking Dead. Un solo día después, FOX la emitirá en España. Y como en ocasiones anteriores, esta nueva temporada tendrá 16 episodios que se emitirán en dos partes: la primera entrega de 8 capítulos, a partir del 12 de octubre. La segunda, compuesta por los 8 restantes, se estrenarán en febrero de 2016.


El año pasado fueron especialmente importantes los estrenos de Fargo y The Affair. La primera, basada en la obra de los hermanos Coen, vendió un grandísimo producto para televisión superando incluso a la película en la que se basaba. En esta segunda temporada, que se verá en Canal Plus Series desde el 13 de octubre, no estarán ni Billy Bob Thornton ni Martin Freeman. Un cambio radical de actores y guión para continuar en la misma localización (Minnesota) de una serie que seguirá la estela trazada por los Coen y que irradia el mismo magnetismo que su anterior entrega. Destaca la presencia de Kirsten Dunst, Ted Danson o Patrick Wilson.

En The Affair, ganadora del Globo de Oro a mejor serie del año y mejor actriz a Ruth Wilson, ya no estarán solamente los puntos de vista de Alison y Noah. A la historia de infidelidad contada desde esos dos prismas diferentes se unen las versiones también contradictorias de sus respectivas parejas, Maura Tierney y Joshua Jackson. La serie de Showtime regresa el 4 de octubre en Estados Unidos.

Otra de las producciones que levantó al seriéfilo de su sillón fue Empire. Y no sólo a uno, sino que el último episodio fue visto por 16,7 millones de personas en Estados Unidos y rompió récords en impresiones en redes sociales. Criticada por muchos y alabada por otros tantos, fue una revolución en la parrilla estadounidense. La serie narra la historia del creador de un imperio musical donde sus hijos y exmujer intentan comerle el terreno que tanto le costó abonar. La nueva temporada tendrá 18 episodios y se estrenará en Estados Unidos el 23 de septiembre. Fox Life la estrenará en España el 1 de octubre.

Estrenos esperados

En cuanto a los estrenos, muchas cadenas han dado pistas sobre sus apuestas y algún piloto incluso ha visto la luz. Destacan los remakes y las adaptaciones cinematográficas pero también suenan con fuerza nuevas creaciones como The Bastard Executioner, Blindspot, Screem Queens, Quantico o Flesh and bone, de la productora de Breaking Bad, Moira Walley-Beckett.


En el lado de las adaptaciones, los pilotos de Supergirl y Minority Report dejan con buen gusto a los fans del cómic y la ciencia ficción. La nueva versión de Marvel es la enésima reinvención del clásico pero con un guión adaptado a las nuevas generaciones de espectadores. Una serie fresca y entretenida dirigida claramente al público más joven de la CBS. Otro de los estrenos más esperados es el de Heroes: Reborn. A pesar de que su fallida predecesora no consiguiera el éxito que se esperaba de ella, muchas son las voces que llegan desde el otro lado del charco avisando de la potencia de su regreso.

Y como broche final, fijamos la mirada en Blood and Oil, Quantico, Hand of god, Into the Badlans y Crazy Exgirlfriend, cuyas primeras imágenes invitan al espectador a introducirlas en su tan apretada agenda seriéfila.