Netflix llega… tarde

sense8Los Emmy, con ‘Juego de Tronos’, ‘Transparent’, ‘Veep’ y ‘Olive Kitteridge’ como triunfadoras, son la prueba de que el esperado servicio de ‘streaming’ que aterriza en España el 20 de octubre se enfrentará a un mercado dominado por Movistar+. 

En la imagen, fotograma de Sense8, una de la series más seguidas de Netflix.

sense8
Imagen de la serie Sense8 de Netflix.

Por fin. Son las palabras más repetidas cuando se habla del desembarco de Netflix en España, que tendrá lugar el próximo 20 de octubre. El servicio de streaming de contenidos audiovisuales estadounidense, presente ya en países como Canadá, México, Reino Unido y Francia, estará disponible en nuestro país a partir de octubre. Pero ha tardado una década en llegar. “Tuvimos que cerrar los acuerdos sobre derechos y… nos llevó bastante tiempo”, explica a EL ESPAÑOL Neil Hunt, Chief Product Officer de la compañía. Es el responsable de la parte tecnológica de un servicio que será accesible desde televisiones inteligentes, tablets, ordenadores, smartphones, chromecast, portátiles…

La pregunta, sin embargo, no es tanto por qué no ha llegado Netflix antes sino, más bien: ¿ha tardado demasiado?

Mientras se especulaba de forma repetida sobre cuándo aterrizaría el gigante del streaming, otros competidores se han abierto paso en el mercado. O, más bien, uno en concreto: Movistar, que el pasado julio adquirió Digital Plus convirtiéndose en Movistar+, un gigante de la oferta de contenidos. Aunque no es el único jugador de esta partida: está Wuaki, y servicios más especializados como Filmin, Atresplayer, Cineclick, Nubeox, Filmotech… La oferta de Movistar+ es una de las más potentes. Cuenta con 3,6 millones de abonados a un servicio que cuesta 20 euros mensuales en su paquete básico, al que pueden sumársele otros para cine, deportes… Netflix deberá competir en ese mercado tanto en oferta como en precio. “Esperamos hacer a mucha gente muy feliz pero no vamos a hablar de expectativas concretas”, responde Hunt cuando se le pregunta por la competencia, y añade un improbable “no tienes que elegir a uno u otro, puedes suscribirte a Netflix y a otros servicios también”.

Desde la compañía prefieren no abordar su estrategia en esos términos y hablan de accesibilidad. “Basta con tener una pantalla y una conexión a internet para suscribirte a Netflix. Si estamos con Vodafone es porque queremos hacer que sea más fácil hacerlo para los usuarios de esta compañía”, explica Juan Mayne, director de adquisición de contenidos de Netflix.

La cuestión es qué puede ofrecer que no se pueda ver ya en nuestro mercado. Un vistazo a los premiados en la 67 edición de los Emmy, los principales premios de las televisión en EE UU, celebrada el pasado domingo, confirma que los pedazos más sabrosos de la tarta americana ya tienen quien los sirva en España. Olive Kitteridge, la producción de 2014 de HBO, arrasó en su categoría: Mejor Miniserie, Dirección Actor y Actriz protagonista y Actor de reparto (Richard Jenkins, Frances McDormand y Bill Murray, respectivamente), Dirección y Cásting. La fantasía de dragones y dinastías enfrentadas Juego de Tronos, también de HBO, acaparó los premios de mejor Serie dramática, Dirección, Guión, Sonido, Actor de reparto (Peter Dinklage), Efectos especiales y Diseño de producción, una amarga despedida para Mad Men, por más que Jon Hamm viera premiado su trabajo, de una vez por todas, como el publicista mujeriego Don Draper.

Derechos adquiridos

Tanto Olive Kitteridge como Juego de Tronos pueden verse en Movistar+, que cuenta con las series de HBO en exclusiva. Otro triunfador de los Emmy fue Transparent, la serie protagonizada por un transexual, con premio para su protagonista, Jeffrey Tambor, además de Actor invitado y Dirección en categoría de comedia. Y Veep, con las estatuillas de Mejor Comedia, Guión, Actriz protagonista y Actor de reparto en su categoría (Julia Louis-Dreyfus y Tony Hale). Bessie, miniserie sobre la cantante Bessie Smith de HBO, sumó varios premios. Todas pueden verse en España a través de Movistar+.

Entre lo mejor del año que llegará con Netflix, al menos de acuerdo a los Emmy, está Cómo defender a un asesino, de la cadena ABC, cuya protagonista Viola Davis levantó uno de los principales galardones como actriz.

Netflix también ofrece en EE UU la aplaudida serie carcelaria Orange is the new black, con un Emmy a Uzo Aduba como actriz de reparto, pero como ocurre con Juego de Tronos, los derechos en España ya están adquiridos.

Además de estas dos últimas, otras series que puede aportar Netflix al mercado español son Sense8, Daredevil, Bloodline, Marco Polo, Unbreakable Kimmy Schmidt, Grace and Frankie, Chef’s Table… Todas son producciones suyas. “No se trata tanto de la cantidad de las series sino de su calidad. Cuando lanzamos una serie lo hacemos siempre después de haber comprobado que a nuestros suscriptores les encanta. Tratamos de traer lo más posible de ese tipo de contenidos a cada mercado cuando aterrizamos”, explica Mayne. “Después, a partir del primer día, la oferta no hace sino crecer y mejorar”. Y adelanta una línea de trabajo: “La oferta de contenido será mucho más fuerte y mejor dentro de un año que la del lanzamiento”.

Hay mucha información sobre Netflix en internet, aunque buena parte es aún especulación. La propia compañía no confirma más que algunos aspectos. Vodafone confirmó a comienzos de septiembre lo que ya era un rumor, que ofrecerá Netflix incluido en su paquete televisivo, aunque no será la única manera en que el servicio de VOD (video on demand) podrá verse.

El resto de datos son notorios pero no oficiales. Se sabe que Netflix llegará en octubre. Algunas webs han publicado el 7 como fecha. “No tengo ni idea”, responden tanto Hunt como Juan Mayne, director de adquisición de contenidos de la compañía, quienes sólo confirman el mes, pero no el día. Algo parecido ocurre con los detalles de precios y servicio: diferentes páginas webs hablan de 7,99 euros mensuales con una tarifa para HD y opción de dos dispositivos de unos 9 euros. De nuevo, la empresa juega al misterio: “Hoy no vamos a hablar de los precios”, responde Hunt. “Nuestra labor es reunir una selección de contenidos y tener grandes historias procedentes de todo el mundo. Y lograr que estén accesibles de una forma sencilla que te haga querer volver a por más”. Quieren lograr implantar el efecto binge-watching: espectadores tan enganchados a una serie que se someten a sesiones maratonianas de varios capítulos sin levantarse del sofá.

En EE UU Netflix ofrece alrededor de 10.000 títulos, entre series, películas, documentales, stand-up comedies y otros contenidos. En Reino Unido son cerca de 3.400 y en Francia unos 1.260. Por lo que se puede leer en internet, España andaría cerca de esta última cifra. Pero los responsables de la empresa no dan datos al respecto. Según Hunt, “a largo plazo, estamos buscando hacer el menor número posible de contratos, de tal forma que el catálogo de todos los países acabe convergiendo. En cinco o diez años se verá que el contenido importante será accesible desde todo el mundo”. Algo que es beneficioso, asegura el ejecutivo, para “minimizar el riesgo de piratería: no queremos que la gente se sienta obligada a ir a otros sitio para descargar el contenido que quieren ver”.

No más de un año

Mayne habla de oferta personalizada, “a medida” para cada país. “Nunca encontrarás exactamente la misma para dos mercados diferentes. Pero tenemos cierta consistencia: las series que tenemos en diferentes países son las que les gustan nuestros usuarios y haremos el mayor esfuerzo por traerlas a España”. No da títulos concretos, salvo dos que forman parte de la estrategia global de la compañía: How to get away with murder y Gotham. Como parte del tipo de serie que quieren incluir en su oferta -en cuanto a estándar de calidad-, Mayne cita Peaky Blinders.

En cuanto a la política de ventanas, en España podrán verse los contenidos originales de Netflix al mismo tiempo que en EE UU y otros países. “Cuando lanzamos Narcos, lo hacemos en todos los países en los que operamos”, cuenta Mayne. Pero no será siempre así con todos los demás contenidos. “Dependerá de una multiplicidad de factores”. Con algunas series, como Gotham, habrá que esperar un poco ya que deberán esperar a las ventanas de exhibición de cada territorio con contratos ya cerrados. En algún caso, ofrecerán el contenido en estreno mundial para todos sus abonados a la vez, estén donde estén. “Trataremos de estar lo más cercanos posibles. En algunos casos podremos aproximarnos unos treinta días al lanzamiento de una temporada. En otros serán seis meses… Pero nunca más de un año”, promete Mayne. “No queremos estar nunca más de una temporada por detrás, porque es demasiado”.

En algunos casos, directamente, no tienen los derechos en mercados como España -volvemos al ejemplo de Juego de Tronos-, un motivo por el que “estamos desplazándonos hacia un modelo de contratación global. Es la mejor forma de ofrecer las mejores series de todo el mundo a nuestros suscriptores”, prosigue el responsable de contenidos.

Reed Hastings y Marc Randolph fundaron en 1997 Netflix como una compañía de alquiler de vídeos online. En 2002 salió a bolsa y alcanzó 600.000 abonados en EE UU. En 2005 ya tenía 4,2 millones y en 2007 comenzó su servicio de streaming. Poco después arrancó su expansión internacional, primero en Canadá, luego en América Latina, Caribe, parte de Europa… En nuestro continente está ya presente en Finlandia, Suecia, Noruega, Reino Unido y Francia, y ahora, además de España, ampliará negocio en Italia y Portugal. En total, está disponible en 50 países de todo el mundo, con 62 millones de abonados.

Así declararon su independencia los últimos países europeos

EFA-204-0-139849

La llamada Vía Báltica, que recorrió el espacio entre Tallin y Vilnius. / UNESCO

La mayoría celebraron referéndums, pero en otros no se consultó a la población. Hay declaraciones unilaterales de independencia pero también procedimientos pactados. Lo que todos tienen en común es que son el fruto de la crisis y la descomposición de la Unión Soviética y Yugoslavia.

Muchas son las diferencias entre los procesos de independencia de los países europeos más recientes. En algunos casos hubo grandes manifestaciones ciudadanas y en otros el apoyo popular fue más bajo.

La mayoría de estos países celebraron referéndums, pero en otros no se consultó a la población. Hay declaraciones unilaterales de independencia pero también procedimientos pactados. Lo que todos tienen en común es que son el fruto de la crisis y la descomposición de regímenes totalitarios comunistas construidos artificialmente. En concreto, la Unión Soviética y Yugoslavia. A continuación examino cinco casos. 

La Vía Báltica

Estonia, Letonia y Lituania fueron anexionadas por la Unión Soviética en 1940 gracias a un pacto con la Alemania nazi. A finales de los 80, resurgieron con fuerza los movimientos nacionalistas en las tres repúblicas bálticas aprovechando la apertura política y económica de la perestroika de Mijaíl Gorbachov.

Su manifestación más espectacular fue la denominada Vía Báltica, que tuvo lugar el 23 de agosto de 1989. Cientos de miles de personas (entre medio millón y dos millones según diferentes versiones) formaron una cadena humana de 600 kilómetros de longitud que unió las tres capitales: desde Tallin hasta Vilnius pasando por Riga. Los manifestantes reclamaban independizarse de la URSS justo cuando se cumplían 50 años del pacto secreto entre soviéticos y nazis. La idea de la Vía Báltica fue imitada por los independentistas catalanes en la Diada de 2013.

Tv_f-28

Tras las primeras elecciones democráticas a principios de 1990, el Parlamento de Lituania abrió el camino al ser el primero en declarar la independencia el 11 de marzo de ese año. Le siguieron poco después los parlamentos de Estonia y Letonia. Los tres países organizaron después referéndums en los que el  ganó por aplastante mayoría.

La reacción inicial de Moscú fue considerar esas declaraciones ilegales e imponer un bloqueo económico.

A principios de 1991 tropas soviéticas llegaron a ocupar la torre de la televisión lituana en Vilnius en un ataque en el que murieron 14 personas. Pero el golpe de estado contra Gorbachov en agosto de 1991 precipitó la salida de las repúblicas bálticas y la disolución de la Unión Soviética. Sus líderes reconocieron la independencia de Estonia, Letonia y Lituania en septiembre de ese año unos días después de que lo hicieran Estados Unidos y varios países europeos.

El divorcio de terciopelo

En Checoslovaquia, un país creado a finales de la I Guerra Mundial, las tensiones separatistas se agudizaron inmediatamente después de la caída del régimen comunista en 1989. Los checos se quejaban de tener que financiar a sus vecinos pobres. Los eslovacos éstos recelaban de la centralización de todo el poder en Praga y reclamaban más autonomía. Pero la ruptura fue una decisión política. En ninguna de las dos partes había una mayoría a favor de la independencia según las encuestas y no se convocó ningún referéndum para conocer la opinión de los ciudadanos.

Los acontecimientos se precipitaron después de las elecciones de junio de 1992. El conservador Vaclav Klaus se convirtió en primer ministro de Chequia mientras que el nacionalista Vladimir Meciar logró la victoria en Eslovaquia.

El Parlamento eslovaco declaró la independencia el 17 de julio y sólo seis días más tarde Klaus y Meciar pactaron en una reunión en Bratislava dividir Checoslovaquia de mutuo acuerdo sin que se produjera ningún incidente, de forma pacífica y ordenada. En noviembre el Parlamento checoslovaco aprobó la disolución del país. El 31 de diciembre de 1992 se consumó este “divorcio de terciopelo” y República Checa y Eslovaquia fueron admitidos en la ONU como estados separados en enero de 1993.

Eslovenia y el principio del fin

Las réplicas de la caída del telón de acero alcanzaron también a Yugoslavia: una entidad federal cuyo origen se remontaba a 1918 y que había nacido de la desintegración del imperio austrohúngaro.

El principio del fin de Yugoslavia empezó en Eslovenia con la celebración de las primeras elecciones libres en primavera de 1990. El Gobierno elegido convocó un referéndum sobre la independencia el 23 de diciembre de ese mismo año. El 94,8% de los votantes apoyó el con una participación que superó el 90% del censo. El 25 de junio de 1991, el Parlamento esloveno declaró unilateralmente la independencia de forma simultánea al parlamento de Croacia, que también había celebrado previamente su propia consulta.

Inmediatamente después, el Ejército yugoslavo, dominado por los serbios, lanzó una ofensiva para controlar los pasos fronterizos de Eslovenia. Pero las fuerzas armadas eslovenas lograron rápidamente la victoria en lo que se conoce como la Guerra de los Diez Días.

Los enfrentamientos bélicos se trasladaron después a Croacia y a Bosnia Herzegovina. La comunidad internacional dudó a la hora de reconocer la independencia de Eslovenia y Croacia por temor a agravar el conflicto. Uno de los primeros países en hacerlo fue Alemania en diciembre de 1991. Estados Unidos le siguió en abril de 1992, año en el que Eslovenia accedió a Naciones Unidas.

Un referéndum tutelado por la UE

Al final de las guerras de los Balcanes, Yugoslavia quedó reducida a Serbia y Montenegro. Pese a que los montenegrinos ya pensaban en la independencia desde finales de los 90, la Unión Europea, que temía un nuevo conflicto en la región, actuó como mediadora para mantener la unión entre las dos repúblicas.

No obstante, la carta constitucional de la nueva federación de Serbia y Montenegro, que entró en vigor a principios de 2003, ya preveía la posibilidad que cualquiera de las dos repúblicas se independizara si lo deseaba pero sólo después de un plazo de tres años. La decisión de romper tenía que aprobarse en una consulta.

Montenegro convocó su referéndum el 21 de mayo de 2006. Pero las reglas del juego las fijó de nuevo Bruselas. La UE sólo reconocería la independencia si votaba más del 50% del censo y si el obtenía más del 55% de los votos. Un umbral considerado excesivo por el Gobierno montenegrino, que trató de cambiarlo sin éxito. Finalmente, el ganó con un 55,5% de los sufragios. El Parlamento montenegrino declaró el 3 de junio de 2006 la independencia, que no fue contestada por Serbia y obtuvo el reconocimiento inmediato de la comunidad internacional. 

Shkumbin Saneja / FLICKR
Una muchedumbre celebra la independencia de Kosovo con banderas albanesas. / Shkumbin Saneja / FLICKR

El limbo de Kosovo

Después del referéndum de Montenegro, quedaba por resolver en los Balcanes el estatuto de Kosovo. Esta provincia serbia de mayoría albanesa se había convertido de hecho en un protectorado de Naciones Unidas desde la intervención de la OTAN en 1999 para frenar los ataques de las fuerzas armadas yugoslavas y serbias contra los separatistas kosovares. Después de varios años de negociaciones infructuosas, el Parlamento kosovar declaró unilateralmente su independencia de Serbia el 17 de febrero de 2008.

La secesión fue reconocida de inmediato por Estados Unidos y por las grandes potencias europeas. Se opuso Serbia con el apoyo de Rusia, que avisó de que el reconocimiento impulsaría a los movimientos separatistas en todo el mundo.

La independencia kosovar dividió a la comunidad internacional y también a la Unión Europea. Todavía hoy hay cinco estados miembros –España, Grecia, Chipre, Rumanía y Eslovaquia– que no reconocen a Kosovo.

Tanto el Gobierno de Zapatero como el de Rajoy han alegado que el problema es que se trató de una decisión unilateral y no pactada con Serbia. El resultado es que Kosovo sigue en un limbo jurídico. No ha podido entrar en Naciones Unidas y no ha obtenido aún el estatus de candidato a la adhesión a la UE. Serbia llevó el caso al Tribunal Internacional de Justicia de la ONU, que en 2010 dictaminó que la independencia de Kosovo no vulnera el derecho internacional. Kosovo y Serbia alcanzaron un primer acuerdo de buena vecindad en 2013 auspiciado por la UE.

El único precedente para Cataluña es Kosovo

referédums_1944

Desde la II Guerra Mundial se han celebrado casi 50 referéndums separatistas en el mundo. El planteamiento catalán de convertir las elecciones autonómicas en un voto de facto sobre la independencia sólo tiene un precedente: Kosovo.

Desde la II Guerra Mundial se han celebrado casi 50 referéndums separatistas en el mundo. El planteamiento catalán de convertir las elecciones autonómicas en un voto de facto sobre la independencia sólo tiene un precedente: Kosovo.

El 8 de abril de 1933, el estado de Australia Occidental votó mayoritariamente a favor de independizarse del resto del país en un referéndum. Las autoridades locales enviaron el resultado al Gobierno central y el Parlamento británico para iniciar la secesión. Fueron ignorados. La ley australiana no contemplaba la ruptura de una parte de su territorio.

Antes de la II Guerra Mundial (1939-1945), apenas hay constancia de un puñado de ejemplos como el de Australia o Texas, en Estados Unidos, que fracasaron en el intento de conquistar la independencia por las urnas. Después de la guerra y la consolidación de los sistemas democráticos, se han celebrado hasta el momento casi 50 plebiscitos de independencia. El último de ellos en Escocia el año pasado. Son 27 los países que han nacido gracias al voto directo. Algunos de ellos forzaron la declaración unilateral tras la negativa de sus respectivos gobiernos federales a reconocer el resultado de las consultas  El resto no lo logró porque perdieron, no alcanzaron la mayoría cualificada o simplemente se quedaron sin la bendición de la comunidad internacional. 

El planteamiento catalán de convertir unas elecciones autonómicas en un voto de facto sobre la independencia sólo tiene el precedente de Kosovo. La región balcánica utilizó el Parlamento surgido de las urnas para declarar su independencia unilateral en febrero del 2008. Las elecciones se celebraron en noviembre del 2007. La lista del guerrillero Hashim Thaçi ganó con el 35% de las papeletas. España, que sabe lo que tiene en casa, nunca ha reconocido a Kosovo.

Las diferencias entre Kosovo y Cataluña son demasiado evidentes”, dice Matthew Qvortrup Yorgos Konstantinou, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad de Coventry, en el Reino Unido. “El Parlamento invocó un viejo referéndum de 1991. Fue la única salida que encontró la comunidad internacional a una guerra con centenares de miles de muertos”.

referédums_1944

Problema legal y político

Qvortrup es uno de los mayores expertos del mundo en el estudio de los procesos secesionistas. En su opinión, la fórmula de elecciones plebiscitarias de Artur Mas y Esquerra Republicana plantea un problema legal y otro político. El legal es que la Constitución española no reconoce ese escenario. Y la Unión Europea, con demasiados fuegos que apagar, no se va a revolver contra la legalidad de un estado miembro. El político es que la anunciada victoria del separatismo que proyectan las encuestas, sea o no con mayoría absoluta, no puede ignorarse.

Cuando los estados son incapaces de encontrar una solución equilibrada en lo legal y lo político, el conflicto termina en guerra”, explica. “No estoy diciendo que sea el caso de Cataluña, pero la historia demuestra que siempre ha sido así”.

Qvortrup asegura que la campaña catalana ha sido un espejo de la del referéndum escocés. Los discursos se han centrado en los beneficios económicos, o no, de la independencia y la permanencia en Europa. Pero el profesor defiende que el caso español guarda más similitudes con el canadiense que con el británico. La victoria del nacionalismo de Quebec en unas elecciones que se plantearon casi como un plebiscito en 1976 forzó la reforma de la Constitución de Canadá. Quebec pudo celebrar el referéndum de independencia en 1980. El independentismo perdió y volvió a caer en un segundo referéndum en 1995.

Ganar un referéndum de independencia en circunstancias de estabilidad política como las que vive España es muy complicado”, asegura. “Lo que pasó en Quebec y en Escocia el año pasado demuestra que hacen falta algo más que promesas económicas para ganar el respaldo de la sociedad”.

Qvortrup ha estudiado los patrones del separatismo desde que Islandia se independizara de Dinamarca en 1944. En los países democráticos, los referendos secesionistas han logrado siempre una alta participación (un 79% de media. Cuando ha ganado el , el respaldo ha alcanzado una media del 62% de los votos.

La URSS y Yugoslavia

Durante los últimos  70 años, dos grandes oleadas han alterado las fronteras del mundo. La primera comienza con la descolonización de África después de la guerra. La vía democrática demostró su eficacia en casos como el de Argelia y Francia. El referéndum de autodeterminación argelino fue parte de los acuerdos de Evian en 1962, que acabaron con ocho años de guerra. La segunda oleada se enmarca en la caída soviética primero y el conflicto yugoslavo, después. La negativa de los gobiernos federales a aceptar el resultado de los plebiscitos favoreció el recurso de la ruptura unilateral.

Todas las repúblicas soviéticas y las yugoslavas nacieron con declaraciones unilaterales de independencia más o menos respaldadas en las urnas”, dice. “Pero eran circunstancias diferentes. En el caso yugoslavo, por ejemplo, sangrientas. Y en el ruso, vinculadas a la caída del muro de Berlín y a los acontecimientos que se sucedieron”.

El impacto de la guerra en los Balcanes enfrió el espíritu secesionista. Según Qvortrup, las tensiones independentistas, sobre todo en Occidente, son residuales. Movimientos tradicionales como el de los flamencos belgas han aparcado su reivindicación histórica de un país en el que viven al margen de sus compatriotas francófonos. Pero hay excepciones. El divorcio amistoso de la República Checa y Eslovaquia en 1993 es uno de ellos. También el reciente caso de Crimea, que en realidad votó la anexión a Rusia.

Las posibilidades de éxito del separatismo catalán son escasas a corto plazo, según este profesor. Pero advierte de un hito cercano en el tiempo que podría generar una tercera oleada independentista.

Si el Reino Unido decide abandonar la Unión Europea en el referéndum previsto antes de 2017, estoy convencido de que Escocia volverá a votar con muchas posibilidades de respaldar la escisión”, dice. “Esto podría activar referendos en Cataluña y otras regiones”.

Un terremoto bursátil con una magnitud de 43.000 millones

Foto: VWMediaLos inversores temen las prácticas de Volkswagen hayan sido generalizadas en el sector. El ‘tsunami’ de pérdidas ha recorrido las bolsas.

Foto: VWMediaEl terremoto bursátil provocado Volkswagen ha acabado por producir fuertes réplicas en el resto de compañías del sector. Las grandes automovilísticas han lastrado hoy a todos los mercados, provocando importantes pérdidas en las principales bolsas del mundo.

¿Por qué se ha contagiado con tanta virulencia el problema de Volkswagen a sus competidoras? La realidad es que la sombra de la sospecha se ha extendido por todo el sector, lo que ha propagado la incertidumbre en el mercado.

Los inversores temen que este tipo de prácticas hayan sido generalizadas, lo que podría hacer que los problemas de Volkswagen se convirtiesen en los de otra automovilística en el futuro.

Las acciones del fabricante alemán se han desplomado hoy casi un 20%, un descenso incluso superior al que sufrió el lunes, después de que la propia compañía anunciase que provisionará 6.500 millones de euros contra los resultados del tercer trimestre del año.

Sólo esta primera cifra de provisiones ser comerá prácticamente la totalidad de los beneficios que se estimaban para la compañía este año. Desde que la Agencia de Protección Medioambiental de Estados Unidos (EPA) revelara el fraude el pasado viernes, se han perdido 10.200 millones de euros de capitalización de Volkswagen.

La salida de inversores ha sido masiva, lo que ha provocado dos días de un gran volumen de negociación, el de hoy ha sido el más elevado desde octubre de 2010.

graficobolsa

La importancia del sector automovilístico en Alemania ha provocado que el Dax 30, el índice de las principales cotizadas del país, se desplomase hoy casi un 4%. Al descenso del 20% de los títulos de Volkswagen se ha unido la caída del 7% de las acciones de Daimler y el 6% que perdieron los títulos de BMW.

El desplome de las automovilísticas no se quedó en Europa, sino que se extendió al resto del mundo. En Estados Unidos, las acciones de General Motors y Ford sufrían pérdidas superiores al 3% durante la sesión y en Japón, Toyota, Honda y Nissan se dejaron entre un 1 y un 3%. Este terremoto entre los grandes fabricantes de vehículos ha provocado que se hayan perdido 43.000 millones de euros en bolsa en tan solo dos días.

¿Conoces a Junípero Serra? Pues deberías

El misionero mallorquín Fray Junípero Serra fundó San Francisco, Los Ángeles y otras localidades californianas, pero en España no sale ni en los libros de texto. En España le ignoran y en EEUU le adoran. Este miércoles el papa lo declarará santo.

En la imagen, estatua de Junípero Serra en la misión de San Gabriel Arcangel, en San Gabriel, California. Mario Anzuoni / REUTERS

 

Estatua de Junípero Serra en la misión de San Gabriel Arcangel, en San Gabriel, California. Mario Anzuoni / REUTERS

¿Quién no ha oído hablar de San Francisco y su famoso puente o de Los Ángeles y el paseo de la fama por donde desfilan las estrellas de Hollywood cada año para la entrega de los Oscar? Pues ambas ciudades y al menos siete más en California deben su nombre a las capillas de un convento en un pequeño pueblo interior de Mallorca llamado Petra (nada que ver, eso sí, con el templo que visita precisamente una estrella de Hollywood, Harrison Ford, en Indiana Jones y la última cruzada). Y es que las fundó un misionero franciscano llamado Fray Junípero Serra allá por el siglo XVIII, que había dejado años atrás su Petra -la de Mallorca- natal (*1713) y se había marchado a evangelizar el Nuevo Mundo.

“Fue un hombre de un gran carácter, porque todo lo que el padre Serra quería, lo conseguía”. Así lo explica Isabel Salom, que ha cuidado durante 35 años de su vida la Casa Natal del fraile, un honor para esta petrera de 88 años que espera con ilusión los próximos días de fiesta en su pueblo en los que se celebrará la canonización de su petrense más ilustre. En Petra son días grandes, porque el papa Francisco declarará santo a Junípero Serra este miércoles en Washington DC durante la gira que acaba de iniciar por Estados Unidos. Unas 25.000 personas, entre ellos miles de hispanohablantes y el vicepresidente estadounidense, Joe Biden, asistirán a la primera canonización en suelo estadounidense de la historia, informa EFE.

“Ya estamos adornando las calles [de Petra], mañana será el día especial”, cuenta Salom. “Aunque para mí el día especial fue cuando el papa Francisco anunció que haría santo al padre Serra. Ay [suspira], no lo puedo explicar. Para mí, para todo el pueblo es nuestro hermano mayor”.

Salom habla con ternura y devoción del próximo santo. Destaca su “paciencia, fe y gran sabiduría”. Explica por teléfono a El Español que “el padre Serra marchó hacia las Indias con gran ilusión y gran fe para ayudar a la gente, para defenderlos”. Quienes conocen su figura cuentan que en sus misiones intercedió por los derechos de los indígenas (aunque no todos están de acuerdo, pues la noticia de su canonización llevó a protestas en Los Ángeles por parte de Mexica Movement, una organización que defiende los intereses de los indígenas), pero no hay ni rastro de su nombre en los libros de texto españoles.

Ni mentarlo en el colegio o instituto

En 25 años impartiendo Historia y Geografía en institutos, tras haber escrito varios libros de texto de Historia y haber dirigido el Máster de Profesorado de la Universidad Complutense de Madrid, Miguel Ángel Sandoya admite que Junípero Serra solo le “suena de haberlo visto en algún documental”. Asegura que en Secundaria “ni se menciona”. Tampoco en Bachillerato. “En segundo de Bachillerato los contenidos van desde Atapuerca hasta el 11M. Hay tantos contenidos que trabajar, que no se llega a esos detalles”, explica. Añade que en Bachillerato sí se hace referencia a frailes que defendían a los indios, como Bartolomé de las Casas o Francisco de Vitoria, porque crearon jurisprudencia y defendieron que los indígenas tenían los mismos derechos que cualquier otro español.

No todos tienen buena opinión de alguien que al fin y al cabo contribuyó a la conquista de América. La profesora Jacqueline Hidalgo, del departamento de religión del Williams College, publicó en febrero de este año un artículo titulado “Por qué Serra no debería ser un santo”, en el que desvela sombras menos conocidas del fraile. Asegura que, por ejemplo, que al igual que él se flagelaba promovía la autolesión durante su misión evangelizadora. Otro artículo publicado en el Washington Post también resaltó que “algunos americanos nativos difieren” de la decisión de santificarlo. Lamentan que en su labor evangelizadora les obligó a renunciar a su cultura, creencias e incluso a su forma de vestir, mientras el biógrafo de Serra -el padre Salustiano Vicedo- explica que “la población indígena, al contrario de la de México, no conocía la agricultura, salvo en algunas zonas del desierto; su alimentación se limitaba a lo que obtenían recolectando frutas y raíces silvestres y bellotas; cazando venados, alces y conejos, y pescando. Además, no acostumbraban a usar vestido alguno, salvo en la época fría del año”. Luces y sombras de un fraile misionero que sin embargo no han impedido ni su canonización ni que Junípero Serra tenga un bulevar que lleva su nombre en San Francisco o que hoy misiones por toda la costa del Pacífico reciban a turistas y creyentes que acuden a conocer su labor…

En una encuesta rápida entre más de 30 empleados de El Español, con personas de todos los puntos de la geografía española (y una del extranjero) y de un rango de edad de entre los 23 a los 63 años, solo dos personas han dicho recordar el nombre de Junípero Serra por haberlo estudiado en el colegio o instituto. Un compañero lo estudió durante la carrera de Derecho como uno de los misioneros defensores de los indígenas.

“Nadie es profeta en su tierra”, recuerda Salom, aunque en su pueblo y el del padre Serra sí hay un colegio que lleva el nombre del fraile, una asociación de la tercera edad, una coral y el Gobierno balear ha llevado a cabo una campaña de promoción de su figura.

Recorrer la costa oeste de Estados Unidos, significa recorrer el legado del fraile que un día fue profesor universitario de renombre en toda Mallorca y abandonó una carrera de éxito por partir al Nuevo Mundo, primero en México (en la Baja California) y de allí a California (Alta California, EEUU). “Partió de aquí cuando estaba en la plenitud de la fama, en la Cuaresma todos los pueblos de Mallorca lo solicitaban. Era humilde de los pies a la cabeza”, asegura Salom.

En la catedral de Nuestra Señora de los Ángeles, han dedicado ahora una capilla a Serra, donde la agencia Reuters muestra cómo han colgado imágenes que incluyen una réplica ampliada de un sello español de 40 pesetas por su segundo centenario (1984). Al menos no ha sido siempre ignorado.

¿Qué tienen en común Eastwood, Clinton y Junípero Serra?

En San Francisco, la iglesia de la misión que fundó conserva una maqueta de aquel primer asentamiento y honra a Fray Junípero Serra en las vidrieras de la iglesia. En otra misión se conserva un busto de él. Está enterrado en otra, donde falleció: la Misión de Carmel, hoy un municipio costero cercano a San Francisco donde dos siglos después sería alcalde Clint Eastwood (sí, Harry el sucio), a los 70 años en 1784.

Hasta la Casa Blanca le quiso honrar ya en 1997 durante una visita del entonces presidente Bill Clinton. Viajó a Mallorca y se preparó todo para su visita a la Casa Natal de Fray Junípero Serra. “Ay, Dios mío”, rememora entre risas Isabel Salom. “Fue terrible, porque para preparar una visita de la máxima autoridad del mundo… teníamos que prepararlo todo y durante un mes atendí a seguridad de EEUU. Aquí el día que tenía que venir estaba todo el mundo y a última hora no pudo ir”.

En 2010 hubo un nuevo intento de Bill Clinton, esta vez acompañado por Eastwood y el entonces gobernador de California, Arnold Schwarzenegger. “Tengo una deuda pendiente y soy optimista, estoy convencido de que Bill Clinton visitará Petra, sabe que está invitado y que se le espera”, admitió entonces Tummy Bestard, excónsul de Estados Unidos en Mallorca, en declaraciones recogidas por el Diario de Mallorca. Volvió a fallar, pero la insistencia del diplomático estadounidense muestra el interés. Eso sí, mañana el vicepresidente Joe Biden estará en la misa de la canonización.

“Esto [la canonización] para Petra es lo máximo, porque tener un santo en el pueblo, usted me dirá. Para estar bien emocionados”, concluye Salom. Quizá a partir de este miércoles los españoles conozcan al gran olvidado de las misiones que dieron origen a las -actualmente- más célebres ciudades de California.

El papa puede convertirse en trampolín electoral en EEUU

U.S. President Barack Obama (4th L) and his wife and daughters applaud Pope Francis (2nd R) upon his arrival at Joint Base Andrews outside Washington September 22, 2015. REUTERS/Jonathan Ernst

El papa Francisco llega este martes a EEUU en su primera visita oficial y se espera que su paso deje una huella política visible. Los candidatos a la Casa Blanca se preparan para sacar el máximo provecho a la visita papal de cara a las urnas.

En la imagen, la familia Obama al completo recibe al Papa Francisco. Jonathan Ernst / REUTERS

 

La familia Obama al completo recibe al Papa Francisco. Jonathan Ernst / REUTERS

El pontífice, que llega procedente de Cuba,  fue recibido por el presidente Barack Obama y toda su familia. Este miércoles, iniciará una ronda de actos de cinco días que discurrirá en tres ciudades e incluye un discurso al Congreso -el primero para un papa-, una reunión con líderes mundiales en las Naciones Unidas y la canonización del español Junípero Serra.

La visita papal se produce poco después de que Francisco adjudicara una victoria política a Obama con el restablecimiento de las relaciones entre Washington y La Habana, a cuya consecución contribuyó el propio pontífice. De hecho, las agendas políticas del papa y el líder estadounidense se solapan en aspectos como el cambio climático o la inmigración, por lo que el viaje ayudará a legitimar el legado de Obama.

“Lo que pasa es que Obama no se presenta a la reelección, por lo que [la sintonía entre el papa y el presidente] va a contribuir más al legado de Obama que al posicionamiento de futuros líderes demócratas”, opina para EL ESPAÑOL Rafael Rubio, profesor de comunicación política español que trabajó en la campaña presidencial de John McCain en 2008 y las visitas del papa a Madrid y Río de Janeiro.

Pero los candidatos del Partido Demócrata podrían utilizar la visita de Francisco para rescatar el voto católico blanco de cara a las urnas. “Es más importante lo que pueda hacer el resto [que Obama]”, afirma Rubio. “Al Partido Demócrata le interesa mucho recuperar el voto católico”.

El catolicismo es la segunda confesión más común en EEUU después del protestantismo evangélico y la más representada en el Congreso, con 164 congresistas católicos. En las cuatro últimas elecciones presidenciales, los católicos votaron de manera muy igualada a demócratas y republicanos, si bien el Partido Demócrata logró más apoyo entre esta confesión en tres ocasiones, según datos del Pew Research Center (PRC), con sede en Washington. Los católicos blancos, sin embargo, escogieron en las cuatro ocasiones al candidato conservador, frente a la comunidad hispana -que representa al 31% de los católicos-, que apoyó mayoritariamente al candidato demócrata.

Un papa muy popular

Para ganar votantes, el Partido Demócrata quiere reorientar la agenda católica de luchas morales -como el aborto- a cuestiones más complejas como el cambio climático, opina Rubio, y puede afianzar su posición entre la comunidad religiosa con la visita de un papa concentrado en la cuestión social. El Partido Republicano también buscará mostrarse próximo al papa, dejando divergencias ideológicas a un lado. “Yo creo que está habiendo un esfuerzo, que se verá en la parte de la visita de Washington, de los republicanos por de repente no aparecer como una fuerza política contraria al papa”.

Este martes, tres antiguos embajadores de EEUU en el Vaticano durante el Gobierno de George W. Bush han mostrado su apoyo oficial al hermano del expresidente, el candidato conservador Jeb Bush, informa Crux.

Y es que el pontífice es una celebridad en EEUU. Siete de cada diez estadounidenses tienen una opinión positiva sobre él y sólo uno de cada diez católicos tiene una visión negativa sobre su figura, según el PRC. “Las puntuaciones de Francisco han tendido a ser un poco mayores que las de Benedicto [XVI] y se están acercando a las de Juan Pablo II, quien era un papa muy popular también”, explica Jessica Martinez, investigadora sénior en el Pew Research Center y coautora de recientes estudios sobre la población católica estadounidense.

Aunque hay diferencias dentro de la comunidad católica, muchos creyentes están de acuerdo con las ideas de Francisco y tienen una visión progresista. Por ejemplo, el 71% de los católicos considera que el cambio climático existe y el 48% piensa que es grave. Seis de cada diez católicos piensa que una pareja divorciada que no ha recibido la anulación puede recibir la comunión. Y casi el 70% piensa que es aceptable que una pareja homosexual críe un niño. “Los católicos estadounidenses no están de acuerdo con muchos aspectos de [la doctrina de] la Iglesia”, dice Martinez. “Aun así, tienen una visión positiva de Francisco y una fuerte lealtad a la Iglesia”.

Volkswagen, fuera de control: su crisis golpea a la industria del motor

El engaño de Volkswagen da el salto a Europa. Bruselas, Berlín y París piden investigar los 11 millones de vehículos manipulados. Su presidente se marchará el viernes por la puerta de atrás.

Foto: REUTERS

La crisis medioambiental de Volkswagen va a ser un antes y un después para la industria del automóvil. El gigante alemán volvió a hundirse ayer en Bolsa (un 19%) después de reconocer que las consecuencias de la manipulación del software que mide las emisiones de sus vehículos diésel en Estados Unidos son mucho más altas de lo asumido en un primer momento.

El lunes hablaba de 480.000 vehículos en el país norteamericano. El martes reconocía que son más de 11 millones de automóviles en todo el mundo. El lunes afirmaba que Europa estaba limpia. El martes, Bruselas, Berlín, París y Roma advertían que van a investigar si a este lado del Atlántico ha ocurrido algo parecido.

“La hemos cagado por completo”, asumió el responsable de Volkswagen en Estados Unidos, Michael Horn. “Hemos sido deshonestos con la EPA [la Agencia Medioambiental de Estados Unidos] y hemos sido deshonestos con todos ustedes”, reconoció durante la presentación del nuevo Passat en California. A Horn no le quedaba otra opción que disculparse para no perder, aún más, la confianza de los consumidores.

¿Cómo funcionaba la manipulación medioambiental? Volkswagen instalaba un software en sus motores TDI de cuatro cilindros de los modelos Golf, Jetta, Beetle, Passat y Audi A3 fabricados entre 2009 y 2015 que limpiaba sus emisiones. Durante los test de la EPA, el software permitía que las emisiones se situasen dentro de los parámetros legales. Después, este sistema se desactivaba, las emisiones se disparaban hasta un 40% y la potencia de los vehículos se elevaba en la misma medida.

Deja caer a su presidente

Como en toda crisis, ya hay una cabeza de turco. El primero en caer será su presidente, Martin Winterkorn. Hasta ahora era intocable. Es el directivo mejor retribuido de Alemania, con un sueldo que ronda los 16 millones de euros anuales y, en abril, sobrevivió a la guerra interna librada entre sus accionistas de referencia. Él había conseguido que Volkswagen, dueño de Seat, Audi, Porsche, Lamborghini o Bugatti, sea el mayor fabricante de automóviles del mundo, con más de 10 millones de unidades producidas al año. Casi tantas como ahora reconoce manipuladas.

Martin Winterkorn será sustituido este mismo viernes por el primer ejecutivo de Porsche Matthias Müller, en un consejo de administración extraordinario con el que se pretenden calmar los ánimos del mercado. Hasta el lunes, Winterkorn tenía garantizados dos años más de contrato y una jubilación de oro. Ahora saldrá por la puerta de atrás.  Ayer, Winterkorn volvió a “sentir profundamente” lo ocurrido.

Lo hizo a través de un videocomunicado (el domingo lo hizo por escrito en una nota de prensa) en el que asegura que “hará todo lo posible” para recuperar la “confianza” de los consumidores. “Nuestro equipo no se merece esto y os pido vuestra confianza mientras avanzamos y trabajamos duro en las soluciones técnicas necesarias. Haremos todo lo posible para solucionar el daño contra los clientes y los empleados. Os doy mi palabra”.

La segunda víctima será la cuenta de resultados de la compañía. Volkswagen reconoció ayer que tiene que provisionar 6.500 millones de euros en su balance de los nueve primeros meses del año, que presentará el 28 de octubre. La cifra supone, prácticamente, la mitad del beneficio anual de Volkswagen. En 2014, el grupo ganó 11.000 millones de euros.

El fabricante alemán puede tener que pagar una multa, solo en Estados Unidos de 18.000 millones de dólares, a tenor de 37.500 dólares por cada uno de los vehículos que, según señaló la EPA en un primer momento (480.000 unidades) habría manipulado. Con 11 millones de vehículos (y varios países) la cuantía de la multa puede dispararse, hasta tal punto que podría llegar a poner en peligro la compañía.

Sin embargo, el tamaño de Volkswagen, un tótem industrial alemán con una plantilla mundial de 600.000 personas y 130 fábricas, a los que se suman las industrias auxiliares, hace casi imposible que se deje caer esta empresa, de la que el Estado de Baja Sajonia controla el 21% de los derechos de voto.

Media Europa pide que se investigue, menos España

¿Si Volkswagen manipulaba en Estados Unidos, no lo haría también en Europa? La primera en dudar de su compatriota ha sido el Gobierno alemán. La canciller germana, Angela Merkel, ha exigido a la empresa “transparencia total” y que estén “todos los hechos encima de la mesa lo antes posible”.

El primer paso, la creación de una comisión encabezada por el Ministerio de Transporte alemán y una comisión independiente para ver si las emisiones de sus modelos diésel están dentro de los parámetros legales. Los gobiernos de Italia y Francia ha tomado medidas similares. El Gobierno de François Hollande, además, insta a Bruselas a tomar los mandos de las investigaciones.

“Nos lo tomamos muy en serio, queremos llegar hasta el final de este asunto”, aseguró ayer la portavoz de la Comisión Europea. Aunque sin fecha, el Ejecutivo comunitario quiere convocar una reunión de las autoridades de Industria de los Estados miembro. Bruselas marca las normas medioambientales, pero son los países quienes deben vigilar su cumplimiento.

En España, por el momento, el Gobierno mira hacia otro lado. El ministro de Industria, José Manuel Soria, no habló ayer de investigaciones, de comprobar si el parque automovilístico español, donde seis de cada diez vehículos vendidos son diésel (uno de los ratios más altos de Europa), ha manipulado sus mediciones de emisiones. Soria mostró su preocupación porque la crisis de Volkswagen “no afecte a los anuncios de inversión del grupo en España”.

La crisis de Volkswagen se produce solo unas semanas después de que la compañía germana anunciara 4.200 millones de inversión en España destinados a sus plantas de Landaben en Navarra (donde produce el VW Polo para todo el mundo) y la de Seat en Martorell (Barcelona) donde fabrica los modelos León, Ibiza y el Q3, el todoterreno pequeño de Audi.

Los estándares de emisiones europeos no son iguales que los de Estados Unidos. Fuentes del sector del automóvil explican que aquí son “ligeramente más laxos, aunque están en pleno proceso de revisión”. El objetivo de Bruselas es lograr que las emisiones por vehículo sean inferiores a 95 gramos de dióxido de carbono por kilómetro recorrido en 2020. “En Estados Unidos, una vez la EPA te aprueba las emisiones de un modelo, no lo vuelve a revisar. Aquí es diferente, se hacen auditorías periódicas en las fábricas para comprobar que todo se ajusta a la legalidad”.

Las alertas previas a un escándalo global

La industria del automóvil teme que el escándalo dé el salto más allá de Volkswagen. Hay que recordar que la EPA estadounidense ya ha multado a otros fabricantes, como los coreanos KIA y Hyundai, por emitir más gases contaminantes de los legales. El problema es que no hay precedentes de una crisis tan global y tan grave como la de Volkswagen.

¿Han hecho trampas otras empresas? El lobby The International Coincil on Clean Transportation ha publicado un estudio en el que advierte de que la manipulación de las emisiones es habitual entre los grandes fabricantes, aunque en Europa es menos sofisticada. Si en Estados Unidos se manipula el software, aquí se permiten “flexibilidades legítimas”, en palabras que este lobby atribuye a los fabricantes, para reducir las emisiones durante los test. Por ejemplo, cambian la batería inmediatamente antes de una de estas pruebas para lograr reducir las emisiones en un 4%.

“En CO2, de media, cada modelo de Mercedes alcanza unas emisiones en carretera un 50% superiores a las de los test de laboratorio”. El mismo porcentaje en que se disparaban las emisiones del BMW serie 5 y el Peugeot 308. Según esta asociación, la manipulación va en aumento cada vez que se saca un nuevo modelo. “El salto entre las emisiones reales y las del laboratorio entre el Renault Clio IV [y su antecesor] pasaba del 19% al 34%”: Por ello, instan a Bruselas a tomar cartas en el asunto y crear un nuevo sistema de mediciones verdaderamente fiable.

#PigGate, la vendetta del extesorero ‘tory’ contra Cameron

Le ha llevado cinco años, pero Lord Ashcroft ha logrado su venganza por quedar excluido del Gobierno británico. Una biografía no oficial del primer ministro, David Cameron, escrita por el extesorero de su partido Lord Michael Ashcroft ha sacudido Reino Unido este lunes con alegaciones escandalosas sobre la etapa universitaria del líder conservador.

  REUTERS/Toby Melvill6
El primer ministro británico David Cameron. Toby Melville / REUTERS

Una biografía no oficial del primer ministro británico, David Cameron, escrita por el extesorero de su partido Lord Michael Ashcroft ha sacudido Reino Unido este lunes con alegaciones escandalosas sobre la etapa universitaria del líder conservador.

En la noche del domingo, el tabloide Daily Mail publicó extractos del libro de Lord Ashcroft que revelan un supuesto pasado oscuro del premier que incluye consumo de drogas y hasta sexo con un animal muerto. El libro titulado Llámame Dave verá la luz el mes que viene y es obra del que fuera “el más famoso empresario de Reino Unido y mayor donante del Partido Conservador”, tal y como lo definió The Guardian.

El libro acusa a Cameron de haber pertenecido a un club de consumo de drogas en la Universidad de Oxford y haber introducido “una parte privada de su anatomía” en la boca de un cerdo muerto como ritual de iniciación en una sociedad universitaria. Asegura también que el líder tory sabía antes de llegar al poder que Ashcroft tenía su domicilio fiscal en el extranjero y no pagaba impuestos en Reino Unido por sus ganancias exteriores, escándalo que saltó a la luz poco antes de que Cameron saliera elegido en las urnas en 2010.

“Parte de esto, probablemente, es venganza, es personal”, explica Charlie Beckett, director del think tank Polis de la London School of Economics, en entrevista telefónica con EL ESPAÑOL. Pero la biografía, opina Beckett, persigue además un objetivo político.

La polémica ha estallado a dos semanas del congreso de otoño del Partido Conservador y pone de manifiesto una ruptura entre el primer ministro y su extesorero tras la victoria tory en 2010. La ruptura, indica el libro, se produjo cuando Cameron incumplió una promesa de otorgar a Ashcroft un puesto “significativo” en el Gobierno.

Más tarde, el primer ministro cambió de parecer y ofreció a Ashcroft un cargo menor en el Ministerio de Exteriores. “Tras darlo todo durante casi diez años -tanto como tesorero con William Hague como vicepresidente del partido- e invertir unos 8 millones de libras en la formación, entendí esto como una oferta declinable”, escribe Ashcroft en su libro. “Habría sido mejor que Cameron no me ofreciera nada”.

Pero aparte de escarmentar a Cameron, el extesorero busca desplazar la política del primer ministro hacia posiciones más conservadoras, dice Beckett. “Estoy seguro de que Ashcroft espera que esto debilite la reputación de David Cameron entre sus parlamentarios y que tenga que ser un poco más euroescéptico y derechista”, afirma.

Ashcroft ha hecho público en su página web el prefacio de su libro, donde expone sus motivos para escribir la biografía tras explayarse sobre sus problemas personales con Cameron. “A pesar de las decepciones que he descrito, quiero ser claro acerca de mi motivación para escribir este libro, el cual -aunque lamento lo que ocurrió- no tiene que ver con ajustar cuentas”, escribe el extesorero. “Quería contar la historia de Cameron, no la mía (…) Como la existente biografía del primer ministro por Francis Elliott y James Hanning fue escrita principalmente en 2007, parecía el momento oportuno para producir una”.

Ashcroft, una fortuna de 1.500 millones de dólares

Ashcroft es oficialmente caballero británico y miembro de la Cámara de los Lores desde el año 2000 y tiene en su bolsillo casi 1.500 millones de dólares, según Forbes. Construyó su fortuna a base de dirigir y vender empresas, como la compañía de seguridad en el hogar ADT, que vendió a Tyco International por más de 6.700 millones de dólares en 1997. Se describe como un “emprendedor” y un “simpatizante para toda la vida del Partido Conservador”. Ha donado unos 8 millones de libras (unos 11 millones de euros) de su fortuna a la formación.

Su relación con Cameron comenzó en 2005, cuando el primer ministro acudió a verle antes de pasar a dirigir a los tories, dice Ashcroft en el libro. Poco después, tras su elección como líder conservador, Cameron ofreció a Ashcroft ser vicepresidente del partido, cargo que ejerció hasta 2010. Antes había servido como tesorero entre 1998 y 2001. En marzo, renunció a su asiento en la Cámara de los Lores porque “mis otras actividades no me permitían dedicar el tiempo que la pertenencia a los Lores requiere”.

La Oficina del Primer Ministro se ha negado a hacer declaraciones sobre las alegaciones de Ashcroft, informa The Guardian. El diario cita, sin embargo, a fuentes del Partido Conservador que desmienten las alegaciones, especialmente las más controvertidas. En 2010, cuando prendió la polémica sobre las prácticas fiscales de Ashcroft, Cameron afirmó que la situación había llegado a sus oídos apenas unas semanas antes.

El terremoto mediático desencadenado por los extractos de la biografía ha alcanzado también las redes sociales, donde etiquetas como #PigGate (un juego de palabras con “cerdo” y “Watergate”) o #Hameron (Jamón Cameron) dirigen el debate. Muchos comentarios hacen referencia a la serie de televisión Black Mirror, que en un capítulo cuenta precisamente el chantaje a un primer ministro para que tenga relaciones sexuales con un cerdo.

El ataque a la imagen del primer ministro responde a la existencia de una corriente entre los tories que no ve en Cameron a un buen líder conservador, afirma el analista jefe de la London School of Economics. “Es síntoma de un sentimiento dentro del Partido Conservador de que David Cameron no es una persona seria, ideológica o lo suficientemente conservadora”, opina Beckett, que no cree que las alegaciones vayan a tener un gran impacto político en Cameron. “Su dignidad está siendo dañada, pero no pienso que su poder político haya sido minado, porque el contexto de esto es que el ya dicho de que no va a ser primer ministro al final de la legislatura”.

Hungría decreta el estado de emergencia por la crisis de refugiados

El Gobierno de Hungría ha decretado este martes el estado de emergencia en dos provincias lindantes con Serbia para afrontar la crisis de refugiados.

En la imagen, un padre y su hijo este martes cerca de Asotthalom, en la frontera servo-húngara. REUTERS / Laszlo Balogh

Un padre y su hijo este martes en Asotthalom, en la frontera servo-húngara. REUTERS / Laszlo Balogh

El Gobierno de Hungría ha decretado este martes el estado de emergencia en dos provincias lindantes con Serbia para afrontar la crisis de refugiados.

La probabilidad de que las autoridades locales declarasen el estado de crisis había sido adelantada en la mañana del martes por la embajadora húngara en España, Enikő Győri, en un desayuno con la prensa madrileña. Győri ha explicado que el Ejército húngaro se desplazará a la frontera para controlar el flujo migratorio, pero “los soldados no estarán autorizados a usar armas de fuego”.

Este martes entra en vigor una nueva legislación en el país centroeuropeo que puede enviar a los migrantes a prisión por hasta cinco años. Desde esta madrugada, todo el que cruce la valla levantada por Hungría en su frontera con Serbia sin pasar por los controles fronterizos habilitados, dañe la valla o impida su construcción (una valla más alta que la acabada continúa en construcción), puede acabar entre 3 y 5 años en la cárcel. Unas placas en la valla avisarán de esta posible pena. Por lo demás, el Gobierno húngaro deja en manos de la tecnología que la información llegue a tiempo a los nuevos refugiados. “La mayoría de los migrantes están muy bien equipados de móviles. Además, muchos tienen líderes de grupos que dictan a los demás qué hacer”, ha defendido Győri. La embajadora asegura que todo el que se declare refugiado al pasar un control fronterizo y solicite asilo entrará automáticamente en el proceso para obtener protección.

“La prioridad máxima es el control, la protección de las fronteras exteriores, no sólo porque estemos obsesionados con eso, sino porque (…) lo que hacemos nosotros es respetar y hacer respetar las leyes internacionales”, ha asegurado. Las acciones de Hungría frente a la llegada masiva de refugiados han despertado fuertes críticas entre la comunidad internacional en las últimas semanas. Győri, sin embargo, ha defendido que no es justo que se critique a un país miembro por cumplir con la legislación europea, que obliga a los Estados a controlar sus fronteras exteriores. “Recibo cada día más y más cartas diciendo que soy personalmente una sinvergüenza y mi primer ministro más, que toda Hungría es racista”, ha dicho la diplomática. “Pero también recibo cartas de aprecio”.

La embajadora aboga por una solución comunitaria a la crisis de refugiados que sea sostenible y efectiva. Respecto a las cuotas de acogida propuestas por la Comisión Europea, Győri ha afirmado que se llegará a ellas siempre que se estabilicen las fronteras y se controle el flujo de entrada de refugiados. También ha afirmado que es vital diferenciar entre refugiados, que se han visto forzados a abandonar sus hogares, y migrantes, que buscan mejores condiciones de vida, y controlar quién entra en Europa.

Casi 200.000 personas han llegado a Hungría en lo que va de año. El país ha recibido más de 170.000 solicitudes de asilo, de las que un 17% han sido aprobadas -frente al año pasado, que se aprobó el 9%. La embajadora en España ha indicado que muchos desaparecen durante el proceso y no se puede completar su solicitud. Sirios, afganos y kosovares son los principales solicitantes de protección internacional.

Triunfa la Europa de la fortaleza frente a la crisis de los refugiados

A Hungarian policeman looks at migrants, as they wait to enter Hungary near the village of Horgos, Serbia, September 14, 2015. Hungary has closed off a railway track used by tens of thousands of migrants to enter the European Union on foot, launching a crackdown promised by the right-wing government to tackle Europe's worst refugee crisis in two decades.  REUTERS/Marko Djurica

La UE ha vuelto a cambiar el rumbo en su respuesta a la crisis de refugiados. La prioridad ya no es el reparto entre los estados miembros de los demandantes de asilo, que volvió a fracasar este lunes en la reunión extraordinaria debido al bloqueo de los países del este, sino reforzar las fronteras exteriores y acelerar las repatriaciones de inmigrantes irregulares. España acogerá, en total, 35.000 refugiados este año.

Foto: REUTERS / Marko Djurica

 

Un policía húngaro vigila, este lunes, la llegada de refugiados en la frontera de su país con Serbia. REUTERS / Marko Djurica

La Unión Europea ha vuelto a cambiar el rumbo en su respuesta a la crisis de refugiados. La prioridad ahora ya no es el reparto entre los estados miembros de los demandantes de asilo, que volvió a fracasar en la reunión extraordinaria de ministros del Interior celebrada este lunes debido al bloqueo de los países del este, sino reforzar las fronteras exteriores y acelerar las repatriaciones de inmigrantes irregulares. La UE quiere además que Italia y Grecia pongan en marcha cuanto antes centros de registro en los que los refugiados podrían quedar retenidos a la espera de ser identificados.

El volantazo lo ha vuelto a marcar Alemania con su decisión de reintroducir el 13 de septiembre los controles fronterizos con Austria tras varias semanas dejando entrar a los refugiados. Es la primera vez que se cierran las fronteras en la UE por motivos migratorios desde la puesta en marcha del espacio Schengen en 1995. Le ha seguido la propia Austria y otros países como República Checa, Eslovaquia y Holanda reforzarán los controles. El ministro de Asilo e Inmigración belga, Theo Francken, ha avisado de un “efecto dominó” que podría poner en riesgo la libre circulación de personas, una de las principales conquistas de la UE.

Los 28 estados miembros coinciden en que “es imperativo un control fronterizo eficaz para la gestión de los flujos migratorios”, según figura en las conclusiones adoptadas por la presidencia luxemburguesa de la UE tras la reunión del lunes. “Francia y Alemania consideran que no se puede garantizar la sostenibilidad en la acogida de refugiados sin un dispositivo organizado, poderoso y eficaz de control de las fronteras exteriores de la UE”, ha subrayado el ministro del Interior francés, Bernard Cazeneuve. Para ello, los estados miembros quieren reforzar la Agencia Europea de Protección de Fronteras (Frontex) y encomendarle la tarea de “organizar la repatriación a los países de origen de los inmigrantes económicos irregulares”.

“Decir que se cierran las fronteras y se deja a todo el mundo fuera es poco realista, populista y simplemente imposible. Decir que se abren las fronteras y se deja entrar a todo el mundo tampoco es realista porque dañaría seriamente el modelo social europeo”, ha admitido el vicepresidente primero de la Comisión, Frans Timmermans.

Centros de retención de inmigrantes en Italia y Grecia

Italia y Grecia deberán montar de inmediato en sus territorios centros de registro de inmigrantes (‘hot spots’, en la jerga comunitaria), cuya función será identificar, registrar y tomar las huellas dactilares de las personas que llegan. Se trata de diferenciar entre los que necesitan protección internacional y los inmigrantes económicos, que serán repatriados a sus países de origen. En estos campos de registro se aplicarán “medidas de detención” a los refugiados si es necesario, señalan explícitamente las conclusiones.

“Un mecanismo de solidaridad permanente no puede ponerse en marcha hasta que se creen los centros de registro”, ha avisado el ministro del Interior francés. París y Berlín reclaman además destinar fondos comunitarios a los campos de Turquía, Jordania y Líbano con el fin de que los refugiados se queden allí y no traten de llegar a territorio europeo.

De hecho, los ministros aspiran a poner en marcha nuevos centros de refugiados en los países de tránsito, por ejemplo en África, para evitar que estas personas viajen a Europa. “Se debe empezar a aplicar una estrategia a medio plazo basada en este enfoque integrado, con el objetivo de desarrollar capacidades de recepción seguras y sostenibles en las regiones afectadas y proporcionando perspectivas duraderas y procedimientos adecuados para los refugiados y sus familias hasta que sea posible el retorno a su país de origen”, señalan las conclusiones.

División entre este y oeste

Si la crisis del euro agravó las divisiones entre la Europa del sur y la del norte, la de los refugiados ha mostrado una nueva fractura entre el este y el oeste. Los ministros del Interior de la UE han fracasado este lunes en su intento de repartir a 120.000 demandantes de asilo llegados a Grecia, Italia y Hungría, tal y como había propuesto la Comisión Europea. República Checa, Eslovaquia, Polonia, Letonia, Rumanía y la propia Hungría han sido los países que han bloqueado el plan de Bruselas, según han desvelado dos fuentes diplomáticas a EL ESPAÑOL. “Es verdad que el mensaje que se lanza a la opinión pública europea no es el que desearíamos”, ha admitido el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, al término de esta nueva reunión fallida.

“Las cuotas no resuelven el problema”, alegaba el ministro del Interior eslovaco, Robert Kalinak. En su opinión, los demandantes de asilo “no quieren quedarse” en Eslovaquia, Hungría o ni siquiera en Austria y “no se les puede obligar a la fuerza”. “Al cabo de dos días sabemos que se irán a Alemania o Suecia”, ha dicho. Los países del este culpan a Berlín de haber desencadenado la última oleada de refugiados al anunciar que aceptaría a todos los demandantes de asilo sirios que llegaran a su territorio. Y apuestan por el cierre de fronteras. El caso más extremo es el de Hungría, que ha construido una valla en su frontera con Serbia y rechaza incluso ser beneficiaria del plan de Bruselas. Y es que la Comisión proponía repartir entre el resto de estados miembros 54.000 refugiados llegados a Hungría, 50.400 de Grecia y 15.600 de Italia.

Los países que creen que las cuotas son parte de la solución tampoco ahorran reproches para los socios del este. “Desde hace muchos años hemos sido muy solidarios con los países del este”, ha resaltado el ministro belga, “y para mi está claro que ahora ellos deben ser solidarios también”. Por su parte, el luxemburgués Jean Asselborn reclamaba a Hungría “ser parte de la solución y no parte del problema”.

El ministro alemán, Thomàs de Maizière, y el francés Cazeneuve, presentaron durante el encuentro una posición común de máxima dureza contra la inmigración irregular en un intento final de convencer a los países del este. Pero su alianza fue esta vez contraproducente. Los dos ministros anunciaron a media tarde, en rueda de prensa conjunta, que ya había un principio de acuerdo sobre el reparto de los 120.000 inmigrantes, lo que acabó de enfadar a los más reticentes. Esta comparecencia prematura “no ayudó” a fraguar el compromiso, ha explicado un diplomático europeo.

Al tratarse de un acuerdo político, se necesitaba el apoyo unánime de los estados miembros para aprobarlo. El veto de los países del este obligó a que las conclusiones quedaran plasmadas en un texto firmado únicamente por la presidencia luxemburguesa, que no tiene carácter vinculante. El plan ahora es aprobar el reparto en la próxima reunión de ministros del Interior que se celebra el 8 de octubre en Luxemburgo por mayoría cualificada, dejando en minoría a los socios del este. De momento se descarta convocar una cumbre extraordinaria de jefes de Estado y de Gobierno. Pero no está claro que estos países vayan a aceptar unas cuotas aprobadas contra su voluntad y vayan a acoger efectivamente a estos refugiados.

España acogerá a 35.000 refugiados en 2015

A diferencia de lo que ocurrió en el anterior encuentro del 20 de julio, España no ha puesto esta vez “ningún problema” y ha aceptado sin discutir la cuota de casi 15.000 refugiados que le ha adjudicado Bruselas. A esta cifra hay que sumar los 2.800 que ya admitió en el anterior reparto de julio (de los 5.800 que le pedía Bruselas). Aparte de las cuotas de la UE, el Gobierno de Mariano Rajoy prevé tramitar este año 17.000 solicitudes de asilo. Así que en total, España acogerá a 35.000 refugiados en 2015. “Es un esfuerzo importante para España. Lo hacemos con gusto porque somos un país solidario y somos conscientes del drama humanitario”, ha asegurado Fernández Díaz. Sin embargo, España tampoco se plantea aceptar ahora a los 3.000 refugiados que rechazó en el reparto de julio.