Hat trick de Cristiano, hat trick de lesiones

IMG_4531

El estreno de Champions del palco de EL ESPAÑOL y AXA en el Santiago Bernabéu vivió el tercer hat trick de Cristiano Ronaldo en la máxima competición continental y vio torcer el gesto a Rafa Benítez tras las lesiones de Bale, Sergio Ramos y Varane.

IMG_4531

El sueño de la Champions comenzaba por el Santiago Bernabéu y el Real Madrid sumó los tres puntos contra un Shakhtar que puso pocos problemas (4-0). Los accionistas y suscriptores de nuestro periódico fueron testigos de excepción de un hat-trick de Cristiano en el palco de EL ESPAÑOL y AXA frente a un conjunto ucraniano muy inferior técnicamente.

No tardaron en llegar las ocasiones para el conjunto blanco. Karim Benzema falló a portería vacía al cuarto de hora del comienzo. Minutos más tarde no volvería a errar. Un fallo del portero ucraniano en la salida dejaron el 1-0 en bandeja del francés. “Yo no le vendía para traer a otro”, exclamaba José Manuel, uno de nuestros accionistas. “Me parece un jugador al que no se valora como se debe”, aseguraba.

Pero la alegría empezó a nublarse bajo una ventisca de lesiones que comenzó con la sustitución de Gareth Bale a la media hora de juego. El conjunto madridista se presentó con las bajas de Danilo y James Rodriguez, pero esta lista puede engrosar en las próximas horas. Jorge, suscriptor de EL ESPAÑOL, como si de una premonición se tratase auguraba que “este partido le puede salir caro” al Real Madrid. Y así fue. Sergio Ramos, Varane y el citado Bale abandonaron el terreno de juego por molestias durante el encuentro. “Estos del Shakhtar no tienen nada que perder”, continuaba Jorge.

“Yo soy más de Mourinho”

Mientras que en el campo el Real Madrid sujetaba al Shakhtar, en la banda Benítez trataba de rellenar el puzzle de las lesiones que venían. La sustitución de Bale dio pie al debut en Champions de Mateo Kovacic. “Este chico tiene un futuro prometedor aquí”, se murmuraba en el palco. De nuevo José Manuel participaba en la mini-tertulia algo resignado cuando se hablaba de Benítez: “Sí, sí me gusta, pero yo soy más de Mourinho”. Y concluía: “En los años de Mourinho y Guardiola el partido se disfrutaba antes, durante y después de los 90 minutos.” No le falta razón. Lo cierto es que Kovacic tardó poco en convencer al respetable: un tiro entre palos arrancó los aplausos de un Bernabéu tímido en esta noche de septiembre.

El que no estuvo nada tímido fue Cristiano Ronaldo: 10 disparos y 3 goles, dos de ellos de penalti. Después del descanso el colegiado expulsó a Stepanenko por doble amarilla y el Madrid se coló por la defensa del conjunto de Donetsk como un puñal. Cristiano no perdonó desde los 11 metros ejecutando las dos penas máximas por el mismo lado. Cuando su fiesta particular parecía acabar, redondeó el casillero con el definitivo 4-0 en el minuto 82.

Hubo poco trabajo para Keylor Navas, que sólo se vio exigido al final del encuentro en un balón bombeado que parecía colarse justo por debajo del larguero. Keylor solventó la faena con una estirada espectacular que confirmaba el KO definitivo al Shakhtar. Adrián, suscriptor y accionista reconocía el nivel del portero actual, pero aún echa de menos a Casillas. “Soy de Mostoles y Casillas es vecino”, exclamaba en tono jocoso. Los aplausos para Keylor no tardaron en llegar.

De lo que no tuvieron dudas nuestros suscriptores es de la expectación que genera el ya cercano 7 de octubre. “¡Qué ganas tenemos de que llegue!”, decían tanto Jesús, que había venido desde Zaragoza con su hijo, como Antonio que vino con su hermana desde Badajoz. “Tenemos mucha fe en el proyecto”. Amén.

Manita, ovación a Keylor y festival de James

palco

Debutó el Real Madrid ante su público en Liga con una goleada ante el Betis (5-0) y volvió a abrir sus puertas el palco de EL ESPAÑOL y AXA  en el Bernabéu para recibir a 18 de nuestros suscriptores. Todos ellos disfrutaron con la manita, la chilena de James Rodríguez y el penalti parado por Keylor Navas.

palco

Debutó el Real Madrid ante su público en Liga con una goleada ante el Betis (5-0) y volvió a abrir sus puertas el palco de EL ESPAÑOL y AXA para recibir a 18 de nuestros suscriptores. Todos ellos disfrutaron con la chilena de James Rodríguez, la ovación a Keylor Navas y los primeros minutos de Kovacic con la camiseta blanca. ¿Y Benítez? Las quejas sobre su estilo defensivo se tornaron en aplausos al final del encuentro. El Bernabéu quería goles y los tuvo.

Arrancó mejor el Madrid, con un tanto en el minuto 2 de partido: James se la puso a Bale y este metió la cabeza para hacer el 1-0. Con la BBC recuperada para la causa, Benítez dispuso sobre el campo un 4-3-3, con Kroos y Modric formando el doble pivote y James ligeramente adelantado. ¿Resultado? El balón y los goles fueron para los locales. Poco importó que el Betis plantara cara o que intentara salir a la contra, las ocasiones fueron patrimonio de los blancos. Probaron Ronaldo y Benzema desde lejos, pero la más clara fue para Danilo. “Buen fichaje, yo no sé cómo hace el Oporto para comprar tan barato y vender tan caro y bien”, se preguntaba Borja, uno de los más de 9.000 suscriptores de EL ESPAÑOL.

Tomó el control el Madrid y no tardó en llegar el segundo. Esta vez, en una falta lanzada por James que pegó en el palo y se metió dentro de la portería. Brilló el ataque y se dejó ver Keylor Navas bajo palos, rebañando una pelota a Rubén Castro dentro del área. “¿Para qué quiere el Madrid a De Gea?”, se preguntaba Jaime, otro de nuestros accionistas. Y puede que no le falte razón…

Se fue el Madrid enchufado al túnel de vestuarios y regresó en las mismas condiciones. Nada más empezar la segunda mitad, apareció Bale para que Benzema se estrenara esta temporada. Hizo el tercero el francés y el cuarto James, recibiendo solo dentro del área y enganchándola con una chilena marca de la casa.

No murió el conjunto de Pepe Mel a pesar de todo. Con el Madrid aletargado por el peso de los goles, el Betis forzó un penalti, pero el portero costarricense se lo paró a Rubén Castro. “Keylor, Keylor, Keylor…”, gritó el Bernabéu. ¿Y De Gea? Podría llegar esta semana, pero es indudable que el Madrid no necesita a nadie más para tener a salvo su portería, con Kiko Casilla en la retaguardia esperando un contratiempo para dejarse ver.

Remató la faena Bale, con un misil teledirigido desde larga distancia. El galés certificó la manita y dio la primera victoria de la Liga al Real Madrid, que se coloca con cuatro puntos y, sobre todo, mandando un mensaje claro con sus intenciones para esta temporada. Disfrutaron los suscriptores y se lo pasó bien el Bernabéu. ¿Alguien tenía un plan mejor que pasar la noche en el palco de EL ESPAÑOL y AXA viendo al Real Madrid?

Bale, mejor por la izquierda

LISBON, PORTUGAL - MAY 24:  Gareth Bale of Real Madrid celebrates scoring their second goal in extra time during the UEFA Champions League Final between Real Madrid and Atletico de Madrid at Estadio da Luz on May 24, 2014 in Lisbon, Portugal.  (Photo by Shaun Botterill/Getty Images)

Gareth Bale se alzó con el premio a mejor jugador de la Premier League en 2011 y 2013 atemorizando a rivales desde el lado izquierdo del campo en la reputada liga inglesa. Su eficacia unida a sus goles de dibujos animados propiciaron su fichaje por el Real Madrid. Ahora, dos años después, su rendimiento se ve cuestionado por aficionados y prensa, eso sí, alejado de su hábitat natural. ¿Cambiará su situación con la llegada de Benítez?

Gareth Bale se alzó con el premio a mejor jugador de la Premier League en 2011 y 2013 atemorizando a rivales desde el lado izquierdo del campo en la reputada liga inglesa. Su eficacia unida a sus goles de dibujos animados propiciaron su fichaje por el Real Madrid. Ahora, dos años después, su rendimiento se ve cuestionado por aficionados y prensa, eso sí, alejado de su hábitat natural. ¿Cambiará su situación con la llegada de Benítez?

La temporada 2012-2013 sería la última de Gareth Bale en el Tottenham. Aquel año acabaría anotando 21 goles y 4 asistencias en 33 partidos, 32 de ellos jugando en la banda izquierda. Bale era un huracán imposible de frenar para el equipo contrario; no era el típico extremo que llegaba a línea de fondo y centraba, sino vertical, con desborde y gol. En menos de 3.000 minutos perforó una y otra vez las marcas rivales, promediando más de 5 disparos cada 90 minutos, casi la mitad de ellos entre los tres palos, y ayudando a crear ocasiones de peligro para sus compañeros.

Bale, sin jugar de 9, enchufaba 0,65 goles por cada tiempo reglamentario, excluyendo penaltis (NPG 90). Su estilo, sus números, y su facilidad en el ataque junto a los destellos de calidad de forma rutinaria no pasaron desapercibidos y evidentemente las ofertas no tardaron en llegar: meses después de ser nombrado como el mejor jugador de la Premier, el Real Madrid se hizo con sus servicios.

Bale Tottenham

Con Cristiano Ronaldo y Karim Benzema ya en la plantilla, Carlo Ancelotti reajustó la alineación para dar cabida a Bale en el ataque, dando preferencia a Cristiano en la banda izquierda y recolocando al galés -a pie cambiado- en la banda derecha. Desde entonces y hasta hoy el juego de Bale ha cambiado respecto al que en su día pudimos apreciar en Inglaterra. Su progresión como futbolista ha virado hasta el punto en el cual su producción en el campo es distinta a la de tiempos pasados y los números dan cuenta de ello:

Bale Madrid

En esta última campaña en el club de Concha Espina, Gareth Bale ha sumado 13 goles en 30 partidos, bajando de forma considerable su cifra de goles por 90 minutos (0,41) si comparamos con su último año en Londres, pero eso es solo una parte del problema.

Desde su llegada al Real Madrid y posterior cambio de banda, Bale dispara menos que antes al no poder acomodarse el lanzamiento y por ello la consecuente caída en el porcentaje de tiros que terminan yendo entre los tres palos. Su crecimiento en regates completados se debe a su incompetencia a la hora de centrar a pierna cambiada: Bale nunca centró mucho con respecto a otros jugadores en ese puesto, pero aún así completó 62 centros en 2013, por sólo 16 de este último año. Además, su desidia en defensa se ve reflejada en los números a la par que en el campo, fruto en gran medida de su localización en el terreno de juego; irónicamente fue el mejor lateral izquierdo de la Premier antes de su reconversión a extremo hace no mucho, e incluso como extremo era mucho más eficiente en defensa; su número de recuperaciones esta última campaña -1,2 por 90 minutos- es casi la mitad de lo que fue en Londres en 2013.

El desarrollo como futbolista que Bale manifestó a principios de esta década y hasta su salida de White Hart Lane se ha visto obstaculizado, si no cortado, debido a este cambio de posición. Ver a Bale al galope por el lado contrario a su pie natural es como ver a las orcas en un tanque del Loro Parque: algo que no tiene mucho sentido.

En su primer año en Madrid, la alternación de lugar en el campo quedó menos de manifiesto debido a la consecución de dos grandes títulos con goles en ambas finales. Un año después, y con el equipo menos enchufado, las críticas han aparecido tanto en la afición como en la prensa. Ahora llega Rafa Benítez y será él quien tenga que lidiar con este problema. De momento ya ha probado con Bale tanto en el centro del ataque como en la izquierda en lo poco que lleva el Real Madrid de pretemporada. La posible recolocación de Cristiano al puesto de 9 puede zanjar el debate, pero no es ni mucho menos seguro que esto ocurra.

 

Bale Spurs
(De izquierda a derecha: La evolución de los toques e influencia en el campo de Gareth Bale en el Tottenham en las temporadas 2010/11, 2011/12 y 2012/13)

 

 

Gareth Bale, víctima de un precio de fichaje estratosférico y de golazos puntuales desde su banda no natural, estará en el punto de mira desde la primera jornada; el partido frente a la Juventus -6 disparos fuera del marco de 7 intentados- no se olvida con facilidad. Con la ayuda del cuerpo técnico y el empuje personal que le llevó a ser el mejor jugador de la Premier debería poder enderezar la situación. Nada está perdido ni mucho menos a estas alturas; no hay más que verle jugar con Gales por su banda habitual. Solo tiene 25 años.

—–

Salvador Carmona ha trabajado para ESPN Deportes Radio, IMG College y la NBA entre otros. Ahora es Venture Lab Fellow en la IE Business School y edita el blog www.scarmona.org.