Un terremoto bursátil con una magnitud de 43.000 millones

Foto: VWMediaLos inversores temen las prácticas de Volkswagen hayan sido generalizadas en el sector. El ‘tsunami’ de pérdidas ha recorrido las bolsas.

Foto: VWMediaEl terremoto bursátil provocado Volkswagen ha acabado por producir fuertes réplicas en el resto de compañías del sector. Las grandes automovilísticas han lastrado hoy a todos los mercados, provocando importantes pérdidas en las principales bolsas del mundo.

¿Por qué se ha contagiado con tanta virulencia el problema de Volkswagen a sus competidoras? La realidad es que la sombra de la sospecha se ha extendido por todo el sector, lo que ha propagado la incertidumbre en el mercado.

Los inversores temen que este tipo de prácticas hayan sido generalizadas, lo que podría hacer que los problemas de Volkswagen se convirtiesen en los de otra automovilística en el futuro.

Las acciones del fabricante alemán se han desplomado hoy casi un 20%, un descenso incluso superior al que sufrió el lunes, después de que la propia compañía anunciase que provisionará 6.500 millones de euros contra los resultados del tercer trimestre del año.

Sólo esta primera cifra de provisiones ser comerá prácticamente la totalidad de los beneficios que se estimaban para la compañía este año. Desde que la Agencia de Protección Medioambiental de Estados Unidos (EPA) revelara el fraude el pasado viernes, se han perdido 10.200 millones de euros de capitalización de Volkswagen.

La salida de inversores ha sido masiva, lo que ha provocado dos días de un gran volumen de negociación, el de hoy ha sido el más elevado desde octubre de 2010.

graficobolsa

La importancia del sector automovilístico en Alemania ha provocado que el Dax 30, el índice de las principales cotizadas del país, se desplomase hoy casi un 4%. Al descenso del 20% de los títulos de Volkswagen se ha unido la caída del 7% de las acciones de Daimler y el 6% que perdieron los títulos de BMW.

El desplome de las automovilísticas no se quedó en Europa, sino que se extendió al resto del mundo. En Estados Unidos, las acciones de General Motors y Ford sufrían pérdidas superiores al 3% durante la sesión y en Japón, Toyota, Honda y Nissan se dejaron entre un 1 y un 3%. Este terremoto entre los grandes fabricantes de vehículos ha provocado que se hayan perdido 43.000 millones de euros en bolsa en tan solo dos días.

Volkswagen, fuera de control: su crisis golpea a la industria del motor

El engaño de Volkswagen da el salto a Europa. Bruselas, Berlín y París piden investigar los 11 millones de vehículos manipulados. Su presidente se marchará el viernes por la puerta de atrás.

Foto: REUTERS

La crisis medioambiental de Volkswagen va a ser un antes y un después para la industria del automóvil. El gigante alemán volvió a hundirse ayer en Bolsa (un 19%) después de reconocer que las consecuencias de la manipulación del software que mide las emisiones de sus vehículos diésel en Estados Unidos son mucho más altas de lo asumido en un primer momento.

El lunes hablaba de 480.000 vehículos en el país norteamericano. El martes reconocía que son más de 11 millones de automóviles en todo el mundo. El lunes afirmaba que Europa estaba limpia. El martes, Bruselas, Berlín, París y Roma advertían que van a investigar si a este lado del Atlántico ha ocurrido algo parecido.

“La hemos cagado por completo”, asumió el responsable de Volkswagen en Estados Unidos, Michael Horn. “Hemos sido deshonestos con la EPA [la Agencia Medioambiental de Estados Unidos] y hemos sido deshonestos con todos ustedes”, reconoció durante la presentación del nuevo Passat en California. A Horn no le quedaba otra opción que disculparse para no perder, aún más, la confianza de los consumidores.

¿Cómo funcionaba la manipulación medioambiental? Volkswagen instalaba un software en sus motores TDI de cuatro cilindros de los modelos Golf, Jetta, Beetle, Passat y Audi A3 fabricados entre 2009 y 2015 que limpiaba sus emisiones. Durante los test de la EPA, el software permitía que las emisiones se situasen dentro de los parámetros legales. Después, este sistema se desactivaba, las emisiones se disparaban hasta un 40% y la potencia de los vehículos se elevaba en la misma medida.

Deja caer a su presidente

Como en toda crisis, ya hay una cabeza de turco. El primero en caer será su presidente, Martin Winterkorn. Hasta ahora era intocable. Es el directivo mejor retribuido de Alemania, con un sueldo que ronda los 16 millones de euros anuales y, en abril, sobrevivió a la guerra interna librada entre sus accionistas de referencia. Él había conseguido que Volkswagen, dueño de Seat, Audi, Porsche, Lamborghini o Bugatti, sea el mayor fabricante de automóviles del mundo, con más de 10 millones de unidades producidas al año. Casi tantas como ahora reconoce manipuladas.

Martin Winterkorn será sustituido este mismo viernes por el primer ejecutivo de Porsche Matthias Müller, en un consejo de administración extraordinario con el que se pretenden calmar los ánimos del mercado. Hasta el lunes, Winterkorn tenía garantizados dos años más de contrato y una jubilación de oro. Ahora saldrá por la puerta de atrás.  Ayer, Winterkorn volvió a “sentir profundamente” lo ocurrido.

Lo hizo a través de un videocomunicado (el domingo lo hizo por escrito en una nota de prensa) en el que asegura que “hará todo lo posible” para recuperar la “confianza” de los consumidores. “Nuestro equipo no se merece esto y os pido vuestra confianza mientras avanzamos y trabajamos duro en las soluciones técnicas necesarias. Haremos todo lo posible para solucionar el daño contra los clientes y los empleados. Os doy mi palabra”.

La segunda víctima será la cuenta de resultados de la compañía. Volkswagen reconoció ayer que tiene que provisionar 6.500 millones de euros en su balance de los nueve primeros meses del año, que presentará el 28 de octubre. La cifra supone, prácticamente, la mitad del beneficio anual de Volkswagen. En 2014, el grupo ganó 11.000 millones de euros.

El fabricante alemán puede tener que pagar una multa, solo en Estados Unidos de 18.000 millones de dólares, a tenor de 37.500 dólares por cada uno de los vehículos que, según señaló la EPA en un primer momento (480.000 unidades) habría manipulado. Con 11 millones de vehículos (y varios países) la cuantía de la multa puede dispararse, hasta tal punto que podría llegar a poner en peligro la compañía.

Sin embargo, el tamaño de Volkswagen, un tótem industrial alemán con una plantilla mundial de 600.000 personas y 130 fábricas, a los que se suman las industrias auxiliares, hace casi imposible que se deje caer esta empresa, de la que el Estado de Baja Sajonia controla el 21% de los derechos de voto.

Media Europa pide que se investigue, menos España

¿Si Volkswagen manipulaba en Estados Unidos, no lo haría también en Europa? La primera en dudar de su compatriota ha sido el Gobierno alemán. La canciller germana, Angela Merkel, ha exigido a la empresa “transparencia total” y que estén “todos los hechos encima de la mesa lo antes posible”.

El primer paso, la creación de una comisión encabezada por el Ministerio de Transporte alemán y una comisión independiente para ver si las emisiones de sus modelos diésel están dentro de los parámetros legales. Los gobiernos de Italia y Francia ha tomado medidas similares. El Gobierno de François Hollande, además, insta a Bruselas a tomar los mandos de las investigaciones.

“Nos lo tomamos muy en serio, queremos llegar hasta el final de este asunto”, aseguró ayer la portavoz de la Comisión Europea. Aunque sin fecha, el Ejecutivo comunitario quiere convocar una reunión de las autoridades de Industria de los Estados miembro. Bruselas marca las normas medioambientales, pero son los países quienes deben vigilar su cumplimiento.

En España, por el momento, el Gobierno mira hacia otro lado. El ministro de Industria, José Manuel Soria, no habló ayer de investigaciones, de comprobar si el parque automovilístico español, donde seis de cada diez vehículos vendidos son diésel (uno de los ratios más altos de Europa), ha manipulado sus mediciones de emisiones. Soria mostró su preocupación porque la crisis de Volkswagen “no afecte a los anuncios de inversión del grupo en España”.

La crisis de Volkswagen se produce solo unas semanas después de que la compañía germana anunciara 4.200 millones de inversión en España destinados a sus plantas de Landaben en Navarra (donde produce el VW Polo para todo el mundo) y la de Seat en Martorell (Barcelona) donde fabrica los modelos León, Ibiza y el Q3, el todoterreno pequeño de Audi.

Los estándares de emisiones europeos no son iguales que los de Estados Unidos. Fuentes del sector del automóvil explican que aquí son “ligeramente más laxos, aunque están en pleno proceso de revisión”. El objetivo de Bruselas es lograr que las emisiones por vehículo sean inferiores a 95 gramos de dióxido de carbono por kilómetro recorrido en 2020. “En Estados Unidos, una vez la EPA te aprueba las emisiones de un modelo, no lo vuelve a revisar. Aquí es diferente, se hacen auditorías periódicas en las fábricas para comprobar que todo se ajusta a la legalidad”.

Las alertas previas a un escándalo global

La industria del automóvil teme que el escándalo dé el salto más allá de Volkswagen. Hay que recordar que la EPA estadounidense ya ha multado a otros fabricantes, como los coreanos KIA y Hyundai, por emitir más gases contaminantes de los legales. El problema es que no hay precedentes de una crisis tan global y tan grave como la de Volkswagen.

¿Han hecho trampas otras empresas? El lobby The International Coincil on Clean Transportation ha publicado un estudio en el que advierte de que la manipulación de las emisiones es habitual entre los grandes fabricantes, aunque en Europa es menos sofisticada. Si en Estados Unidos se manipula el software, aquí se permiten “flexibilidades legítimas”, en palabras que este lobby atribuye a los fabricantes, para reducir las emisiones durante los test. Por ejemplo, cambian la batería inmediatamente antes de una de estas pruebas para lograr reducir las emisiones en un 4%.

“En CO2, de media, cada modelo de Mercedes alcanza unas emisiones en carretera un 50% superiores a las de los test de laboratorio”. El mismo porcentaje en que se disparaban las emisiones del BMW serie 5 y el Peugeot 308. Según esta asociación, la manipulación va en aumento cada vez que se saca un nuevo modelo. “El salto entre las emisiones reales y las del laboratorio entre el Renault Clio IV [y su antecesor] pasaba del 19% al 34%”: Por ello, instan a Bruselas a tomar cartas en el asunto y crear un nuevo sistema de mediciones verdaderamente fiable.

Ashley Madison created thousands of fake profiles to get more money from its users

grafico1-2

At least 71.618 fake profiles of the Canada-based online dating service Ashley Madison were created from e-mail addresses linked to the company owning the service between 2011 and 2015. 89% of those profiles correspond to women.

At least 71.618 fake profiles of the Canada-based online dating service Ashley Madison were created from e-mail addresses linked to the company owning the service between 2011 and 2015. 89% of those profiles correspond to women. These accounts are associated to the domains ALMLABS.COM, AVIDLIFEMEDIA.COM y ASHLEYMADISON.COM, registered by Avid Life Media, the company based in Canada that owns Ashley Madison.

english1

In Spain there are 1,899 profiles associated to e-mail accounts from this domain. 93% of them are female profiles. 40% were created in one go in May 2013. That summer, the company also broadcast ads on TV. Ashley Madison’s income went from €2,500 in the first six months of 2013 to €50,000 in the last six months, according to our analysis of the leaked transactions.

english2

EL ESPAÑOL’s Data Team has drawn up a detailed analysis of the first leak of 10GB of data, uncovered by The Impact Team. The content of the database contains around 37 million entries with personal user information and business transactions.

EL ESPAÑOL has decided not publish the nicknames, credit card details or personal data of any of the real users of the Canadian company out of respect for their privacy.

An Italian in Móstoles

Few cases better reflect Ashley Madison’s false identity strategy than that of the user identified on the website with the nickname ‘ella2912353’. According to the data set leaked by The Impact Team, this account was created with the e-mail address ‘host@almlabs.com’. The profile, which is still active, claims to be that of a 44-year old woman living in Móstoles (Madrid). But the images of the user are really photos of the Italian soloist Cristina Scabbia, who sings with the band Lacuna Coil, and can be easily found online. There are 15,739 profiles on Ashley Madison associated to the same e-mail address.

ashly_captura

Other profiles associated to this domain include a nickname together with a false user. The profile labelled “Linda084”, for example, is linked to the e-mail address “stella+linda084@almlabs.com”. Up to 4.921 profiles that use these aliases are linked to just 81 nicknames. This behaviour follows a regular pattern for managing many e-mail accounts in a simple manner. On receiving a message, the recipient very quickly identifies the source or the profile from which he is receiving the messages. The profiles associated to that type of e-mail address with an alias are no longer active but the entries have not been deleted from the database, and nor have the user accounts who paid for the service.

According to a report on Canadian TV, a former employee of Ashley Madison called Doriana Silva sued the company in 2014 alleging wrist and forearm damage after having to create more than 1,000 female profiles in 2011. The company counter-sued Silva in the same year for revealing corporate information when she presented the profiles she had created as proof. Ashley Madison is claiming $100,000 in damages, arguing those profiles are “quality assurance” to check the “consistency and reliability” of the site before launching the Brazilian version in 2011.

In the database leaked by The Impact Team, there are nine profiles linked to the e-mail address ‘doriana.silva@avidlifemedia.com’ and two linked to ‘doriana@almlabs.com’: one (created in March 2011), for a 65-year old man who lives in Toronto and the other (created in June of the same year), for a 45-year old woman living in Melbourne.

Ashley Madison does not verify user e-mail addresses when they register for the site, so the appearance of an e-mail in the database does not mean the person who owns the account joined of his or her own account.

Ashley Madison’s terms and conditions do include a clause that specifies they may create false profiles to encourage user participation. In those false profiles, though, at no point is it mentioned that they were created to that end. In this way, registered users cannot know if contacts they make on the site or the messages they receive are from fictitious accounts.

As soon as he creates an account on Ashley Madison, a man who expresses a preference for women begins to get messages from female profiles of doubtful origin, at the rate of approximately one a week, according to our analysis. To be able to interact with the women who appear in those profiles and even to read one of their messages, the man must pay, using a payment system to purchase credits that can be exchanged for messages. There are three packages: the €273,90 version includes 1,000 credits, the €163,90 version 500 credits and the cheapest version at €53,90 gets 100 credits.

In March 2015, Ashley Madison was accused of sending messages to its paying users via false profiles. The company’s CEO, Noel Biderman, denied the accusations.

4,400 Paying Users

In Spain, there are 4,400 e-mail addresses linked to business transactions that were made on the website between 2008 and June 2015. Fewer than 100 of these accounts are identified as women.

Ashley Madison generated around €660,000 income from accounts linked to Spain. The company made more than 169 million dollars between 2011 and 2014 worldwide.

The profile that spent most money on Ashley Madison from Spain corresponds to a 44-year old man purchasing from Barcelona. He spent more than €5,000 across 17 payments between February and November 2014. He is not the only one. At least 27 accounts linked to Spain spent more than €1,000 in total. They are all identified as men on the website.

Women As Advertising

Despite Ashley Madison’s ad campaigns, largely oriented towards a female audience, analysis of the leaked database reveals that only 7.4% of profiles identified as women. In Spain, the percentage is even lower: 4.8%.

In the summer of 2011, Ashley Madison was a big story thanks to ad campaigns that included photos of King Juan Carlos, Prince Charles and Bill Clinton. A few months later, in February 2012, they did another campaign with a photo of Queen Sofía. Despite the media attention, the number of registered users and turnover did not increase in line with coverage of their campaigns.

The main website uses women as bait to attract customers. Most of the six profiles (between four and six) suggested to a user on visiting Ashley Madison are women. If the sample were more representative, only one woman should appear, and then only from time to time.

Ashley Madison declined to comment either on the data leak or on how its business works when contacted by EL ESPAÑOL.

Traducción: Matthew Bennett

Así creó Ashley Madison miles de cuentas falsas para sacar más dinero a sus usuarios

grafico1-2

Al menos 71.618 perfiles fueron creados desde direcciones de correo vinculadas a Ashley Madison entre julio de 2011 y julio de 2015. El 89% de esos perfiles corresponden a mujeres.

Aquí puedes leer esta exclusiva en inglés:

    Al menos 71.618 perfiles fueron creados desde direcciones de correo vinculadas a Ashley Madison entre julio de 2011 y julio de 2015. El 89% de esos perfiles corresponden a mujeres. Estas cuentas están asociadas a los dominios  ALMLABS.COM, AVIDLIFEMEDIA.COM y ASHLEYMADISON.COM, registrados por Avid Life Media, la empresa con sede en Canadá que es la propietaria de Ashley Madison.
    grafico1-2

    En España hay 1.899 perfiles asociados a cuentas de correo de estos dominios. El 93% son perfiles femeninos. El 40% fueron creados de una sola tacada durante el mes de mayo de 2013. Durante ese verano, la empresa emitió también anuncios en televisión. Ashley Madison pasó de ingresar unos 2.500 euros en los seis primeros meses de 2013 a generar unos 50.000 en los seis últimos, según el análisis de las transacciones filtradas.

    grafico2-1

    La Unidad de Datos de EL ESPAÑOL ha elaborado un análisis detallado de la primera filtración de 10 gigabytes de datos, destapada por el grupo The Impact Team. El contenido de esta base de datos incluye unos 37 millones de registros con información personal de los usuarios y con sus transacciones económicas.

    EL ESPAÑOL ha decidido no publicar ni los nicknames ni las tarjetas de crédito ni los datos personales de ninguno de los usuarios reales de la empresa canadiense por respeto a su intimidad.

    Una italiana de Móstoles

    Pocos casos reflejan mejor la estrategia de identidades falsas de Ashley Madison que el del usuario que se identifica en la web con el nickname ‘ella2912353’. Según la base de datos filtrada por The Impact Team, esta cuenta se registró con la dirección de correo electrónico ‘host@almlabs.com’. Este perfil, que continúa activo, dice vivir en Móstoles y tener 44 años. Pero las imágenes del usuario se corresponden con fotografías de la cantante Cristina Scabbia, solista del grupo italiano Lacuna Coil, y se pueden encontrar fácilmente en Internet. Hay 15.739 perfiles en Ashley Madison asociados a esa misma dirección.

    “Busco la química, la pasión y una conexión verdadera”, escribe quien redactó el perfil falso ‘ella2912353’, que se identifica como una mujer que pesa 55 kilos y mide 1,68. “Algo que se quede a medias de eso, no vale mi tiempo”, prosigue. “No quiero aparecer como una diva aquí. Sólo soy una mujer atractiva y segura que está harta de leer cientos de correos electrónicos sin interés por día. Dime algo listo. Demuéstrame algo de personalidad y despertarás mi interés”.

    ashly_captura

    Otros perfiles asociados a este dominio incluyen un nombre de pila junto al nombre del usuario falso. Por ejemplo, el usuario “Linda084” está vinculado al correo “stella+linda084@almlabs.com”. Hasta 4.927 perfiles que usan estos alias están ligados a 81 nombres de pila. Esta forma de actuar sigue un patrón habitual a la hora de gestionar de forma sencilla muchas cuentas de correo electrónico. Al recibir un mensaje, el receptor identifica muy deprisa la fuente o el perfil desde el que recibe los mensajes. Hoy los perfiles asociados a estos tipos de correos con alias ya no se encuentran activos pero sus registros no han sido borrados de la base de datos.

    Según la televisión canadiense, la ex empleada de Ashley Madison Doriana Silva denunció a la empresa en 2014 alegando que se había dañado las muñecas y antebrazos al tener que escribir más de 1.000 perfiles femeninos falsos durante 2011. La empresa demandó a su vez a Silva en 2014 por revelar información de la empresa al presentar como prueba los perfiles que había escrito. Ashley Madison le reclama 100.000 dólares por daños y perjuicios. Argumenta que esos perfiles son “pruebas de calidad” para comprobar la “consistencia y la fiabilidad” del sitio a la hora de lanzar la versión brasileña en 2011.

    En la base de datos filtrada por The Impact Team sólo aparecen nueve perfiles asociados a la cuenta ‘doriana.silva@avidlifemedia.com’ y otros dos a “doriana@almlabs.com“: uno de un hombre de 65 años que reside en Toronto y que se creó en marzo de 2011 y otro creado en junio de ese mismo año de una mujer de 45 años que vive en Melbourne.

    Ashley Madison no verifica los correos electrónicos de los usuarios que se inscriben en su página. Que el nombre de una persona aparezca en las bases de datos no quiere decir que la persona detrás de esa cuenta se haya apuntado por su propia iniciativa.

    Las condiciones de uso de Ashley Madison sí incluyen una cláusula que especifica que pueden crear perfiles falsos para fomentar la participación de los usuarios. En esos perfiles falsos no se dice en ningún momento que se hayan creado con ese fin. De esta manera, los usuarios registrados no pueden saber si los contactos que hacen en la página o los mensajes que reciben llegan de este tipo de cuentas ficticias.

    Nada más crear la cuenta en Ashley Madison, un hombre al que le interesan las mujeres empieza a recibir mensajes de perfiles femeninos de dudosa identidad. Más o menos uno al día, según pudo comprobar este periódico. Para poder interactuar con las mujeres que aparecen en esos perfiles e incluso para leer uno de sus mensajes, es necesario pasar antes  por caja. Así lo indica una pasarela de pago donde se adquieren lo que la página denomina créditos, que se canjean por mensajes. Existen tres paquetes: el de 273,90 euros incluye 1.000 créditos y el de 163,90 euros da acceso a 500. El más barato incluye 100 créditos y requiere pagar 53,90 euros.

    En marzo de 2015, Ashley Madison fue acusada de enviar mensajes a sus usuarios de pago por medio de perfiles falsos. El consejero delegado de la empresa, Noel Biderman, rechazó estas acusaciones.

    4.400 usuarios de pago

    En España hay unas 4.400 cuentas de correo electrónico asociadas a transacciones económicas que se han hecho desde la página web de contactos desde 2008 hasta junio de 2015. Menos de 100 de estas cuentas se identifican como mujeres.

    El análisis de los pagos filtrados muestra cómo Ashley Madison ingresó desde cuentas asociadas a España al menos 660.000 dólares. A nivel mundial, estos datos se elevan hasta más de 169 millones de dólares entre 2011 y 2014.

    El perfil que más gastó en Ashley Madison desde España corresponde a un hombre que fija su edad en 44 años y que hace las transacciones desde Barcelona. La suma de sus compras asciende a casi 5.000 euros repartidos en 17 pagos entre febrero y noviembre de 2014. No es el único. Al menos 27 cuentas asociadas a España superan los 1.000 euros de gasto total. Todas se identifican como hombres en la página web.

    Las mujeres como reclamo

    A pesar de las campañas de publicidad de Ashley Madison, orientadas en su mayoría al público femenino, el análisis de la base de datos filtrada revela que el 14% de los usuarios declararon ser mujeres. En España ese porcentaje es aún menor: apenas el 9%.

    Durante el verano de 2011, Ashley Madison consiguió relevancia mediática gracias a campañas donde incluía imágenes del Rey Juan Carlos I, de Carlos de Inglaterra y de Bill Clinton. Unos meses después, en febrero de 2012, hizo otra campaña con la imagen de la Reina Sofía. A pesar de este revuelo mediático, el número de inscritos en el portal y su facturación no tuvo un crecimiento similar al de su presencia en los medios.

    La página principal utiliza el reclamo de las mujeres para atraer clientes. La mayoría de los seis perfiles que se le sugieren al usuario al abrir Ashley Madison son perfiles de mujeres.

    Según ha podido comprobar EL ESPAÑOL, entre cuatro y seis. Si la muestra fuera representativa, debería aparecer solo una mujer. Ashley Madison no ha querido realizar ninguna declaración a este periódico ni sobre la filtración de sus datos ni sobre el funcionamiento de la empresa.

    Aquí puedes leer esta exclusiva en inglés: