Así te contamos la noche electoral

Todos los detalles de la jornada con la opinión de Pedro J. Ramírez, la información de nuestros reporteros y los gráficos de Antonio Delgado, Patricia López y David Domínguez. 

Todos los detalles de la jornada con la opinión de Pedro J. Ramírez, la información de nuestros reporteros y los gráficos de Antonio Delgado, Patricia López y David Domínguez.

Los alrededores de Monago

José Antonio Monago, presidente de la Junta de Extremadura que aspira a repetir mandato como candidato del PP, ha protagonizado una campaña electoral a la altura de lo que se esperaba: espectáculo y titulares. Trazamos su perfil a partir de las descripciones de sus contrincantes políticos.

Monago
Monago hace ‘spinning’ en un gimnasio. Foto: Hacemos Extremadura

José Antonio Monago, presidente de la Junta de Extremadura, aspira a repetir mandato como candidato del PP. Ha protagonizado una campaña electoral a la altura de lo que se esperaba: espectáculo y titulares. Muy cercano al pueblo pero no a la prensa nacional.

El candidato popular tiene muchas caras: el bombero, el llano, el barón rojo, el verso suelto del PP. Ha generado música en forma de rap y pop, ha pedaleado un rato en una bicicleta estática, ha conducido el Citroën 2CV de campaña, ha pilotado drones.


 

Todos los datos de Extremadura


Su campaña, omnipresente en la región, presume de cerca de 1.000 propuestas (PDF), se separa de la línea tradicional del Partido Popular, se centra en su persona -las siglas son casi invisibles- y abandona el azul ‘corporativo’ por un verde ‘extremeño’. Ni rastro de Canarias, por cierto.

Desde su entorno más cercano indican que no concede entrevistas. Por eso hemos decidido darle la vuelta a la tortilla: serán sus contrincantes quienes nos hablen de Monago.


 

Guillermo Fernández Vara (PSOE)

Vara
Guillermo Fernández Vara. Foto: P. Romero

Es el cabeza de cartel socialista y aspira a volver a presidir la Junta de Extremadura, cargo que desempeñó entre 2007 y 2011. El CIS le sitúa por delante en intención de voto. Es médico y tuvo una dilatada carrera política que le llevó a ser durante años consejero de Sanidad.

Hablamos en un rincón del bar del hotel Wellington de Madrid. Fernández Vara escoge una mesa, la del fondo, porque le da suerte, dice. Le pregunto por un posible pacto con Podemos para alcanzar la presidencia y desbancar a Monago. “Dicen que tienen una foto del día de la reunión y todo”, responde el candidato socialista. Y añade: “Es falsa la foto y es falsa la reunión”.

¿Desde cuándo conoce a Monago?

Monago, aunque quiera aparecer como alguien nuevo, lleva 25 años en política. Fue primero concejal del Ayuntamiento de Badajoz (1991), ha sido diputado autonómico durante muchos años y ha sido senador… Por tanto, lo conozco desde hace muchísimos años, pero no de forma especialmente personal. Hubo un tiempo en el que yo era consejero y él, teniente de alcalde. Ya entonces coincidimos en algunos actos. ¿Relación personal, de hablar? Pues cuando fue elegido presidente del PP de Extremadura en 2008.

¿Cómo es como persona?

No lo conozco lo suficiente. Yo mantenía con él una buena relación, fluida, cuando yo era presidente y él era líder de la oposición. Hasta que unos meses antes de la campaña anterior se dedicó a producir información sobre mí que era falsa. Cuando yo le demostraba que era falsa, él me decía que sí, que lo sentía mucho, pero que la política era así. Y me di cuenta de que era una persona que estaba dispuesta a todo.

¿Hubo alguna información de ese tipo que le doliera especialmente?

Sí. Algo que dijo en un programa de la Cope en el que dijo que yo había llamado a una concejala del PP que era del sector sanitario -yo había sido consejero de Sanidad durante muchos años- para tratar de convencerla de que no fuera en las listas del Partido Popular. Le llamé y le dije que era falso, que yo en mi vida me hubiera atrevido a hacer eso. Comprobé que era mentira y ella misma me dijo que estaba dispuesta a trasladárselo así a Monago. Yo le dije a Monago que tenía la prueba de que lo que había dicho era falso. Su respuesta fue: “Es que da igual, en política vale todo”. Y ese día me di cuenta de que había personas así, que creen que en política vale todo. Y yo soy de los que piensan que si en política vale todo, lo que no vale para nada es la política.

¿Cómo es como personaje?

Creo que hay un Monago antes y otro después de ponerse en manos de una empresa de marketing. Ojo, yo creo en la utilización de medios modernos, creo en nuevos modelos de comunicación, creo que la política ya no se puede hacer como se hacía… Pero de ahí a que abandones la persona y te conviertas en el personaje… Yo creo que ahí está la clave. Han intentado ir tan lejos en la mercadotecnia del personaje que a la persona la han convertido en un personaje. Y yo creo que Monago es ya esclavo de ese personaje.

¿Y como político?

En el ámbito ideológico yo creo que es una persona bastante conservadora a la que le han dicho que tiene que parecer lo contrario. Y cuando no te sale de dentro, pues eso se nota y tienes que estar todo el día inventando, todo el día anunciando, siempre con las luces de neón. La política, que es algo muy serio porque consiste en ayudar a resolver los problemas de la vida de las personas, Monago la ha convertido en un espectáculo. La política en Extremadura es un espectáculo. Cada semana se cambian los decorados. Cada semana hay que anunciar algo nuevo, hay que producir una noticia. Hay que decir que todo es histórico. En Extremadura todo es histórico porque han querido hacer creer que la historia de Extremadura empezaba con ellos. Creo que al final es un error porque la gente ha dejado de tomarle en serio.

¿Y como contrincante?

Alguien que dice que en política vale todo es un contrincante peligroso.

¿Qué le parece su campaña?

Si fuera para elegir el presidente infantil de Extremadura me parece perfecta. Irse a un gimnasio a decir que vas a bajar su precio mientras que hay gente en Extremadura cuyos hijos van al colegio con libros de texto fotocopiados porque no tienen para comprarlos… La comarca de las Hurdes ha perdido 100 estudiantes universitarios en los últimos cuatro años. Eso es el 50%. ¿Vas a decirles a esos estudiantes universitarios, a los que les has bajado las becas, que en lugar de subirles las becas les vas a bajar un porcentaje el precio del gimnasio? Me parece frívolo. El objetivo de Monago es acaparar titulares, pero creo que la sociedad española es suficientemente madura como para no votar por titulares. La gente vota por emociones y las emociones nacen de tus vivencias personales en relación con la política.

¿Por qué cree que lo tienen tan blindado, por qué no accede a dar declaraciones a diarios nacionales?

En política es necesario un mínimo de ingenuidad respecto del entorno. desde el entorno de Monago ya no confían en nadie ni en nada. Creen que todo el mundo va a hacerles daño. Ten en cuenta que Extremadura es una región en donde el presidente ha denunciado a la patronal, a los sindicatos, me ha denunciado a mí, ha denunciado a la policía que le protege -por presunto espionaje-, ha denunciado a las personas desahuciadas que han ido a manifestarse en la urbanización en la que vive… Han perdido la referencia y la confianza en todo el mundo. No se fían de nadie.

[su_box title=”Tres propuestas de Guillermo Fernández Vara”]”Lo primero, el plan de choque que planteo para los primeros meses de gobierno, en forma de estímulo directo sobre la economía. Es algo parecido a lo que se ha hecho con el ‘plan renove’ de vehículos pero planteado para 17 sectores”.

“En segundo lugar, cambiar la actitud ante los desahucios. Yo me planteo que en Extremadura se acaben y voy a lograrlo, que nadie tenga la más mínima duda”.

“La tercera tiene que ver con la pobreza energética, algo de lo que Monago no quiere oír hablar. Cree que no hablando de los pobres desaparecen. En Extremadura hay mucha gente que ha pasado frío este invierno pasado y yo me planteo hacer una ley de mínimos vitales para que nadie pase frío en su casa”.

[/su_box]


 

María Victoria Domínguez (Ciudadanos)

Victoria
María Victoria Domínguez. Foto: Ciudadanos.

Abogada en Plasencia, comenzó su carrera política como concejal del PP de su ciudad en 1999. Llegó a fundar su propio partido (Unión del Pueblo Extremeño) y ahora es la candidata de Ciudadanos a presidir la Junta de Extremadura. Hago la entrevista por teléfono a primera hora de la mañana del jueves. Hemos tenido que cerrar la llamada mientras viaja en coche desde Plasencia a Jerez de los Caballeros, al sur de Badajoz, con varias paradas para realizar mítines. Estará todo el día en la carretera. María Victoria contesta tranquila, mide sus palabras, trata de ser lo más breve posible a petición del periodista. “Estamos en plena carretera. Si se corta, te vuelvo a llamar”, me dice. No será necesario: la conversación dura unos cuatro minutos y medio.

¿Desde hace cuándo conoce a Monago?

Lo conozco desde hace 15 años. Siendo yo candidata del Partido Popular, que lo fui en el año 2003, él era secretario general del partido en Extremadura.

¿Cómo es como persona?

Intenta ser cercano pero es un poco arrogante.

¿Como personaje?

Pues se ha querido hacer un personaje a imitación de Ibarra pero no lo ha conseguido.

¿Como político?

Improvisa. Ocurrente pero ahí se queda.

¿Y como contrincante?

Pues no lo sé, no lo conozco, no he tenido ocasión de medirme con él. Conmigo está siendo cauteloso. Y creo que está siendo cauto precisamente de cara al 25 de mayo (el día siguiente a las elecciones). Y no porque no tenga ganas de meterse conmigo, que seguro que las tiene (se ríe).

¿Qué le parece su campaña?

Me parece que está en la linea de los cuatro años de legislatura que ha tenido, muy mediática, de publicidad pura y dura, de marketing. Es más de lo mismo.

¿Por qué cree que lo tienen tan blindado, por qué no accede a dar declaraciones a diarios nacionales?

Mide mucho sus apariciones públicas. Creo que en estos momentos quiere controlarlo todo, y exponerse a un medio o a un periodista que no pueda controlar o que no lo tenga controlado no le apetecerá lo más mínimo. Es una impresión que me da. Creo que él sale cuando sabe que tiene el mensaje preparado, que cause un efecto nacional, y entonces él lo dirige. Si no lo dirige, no quiere.

[su_box title=”Tres propuestas de María Victoria Domínguez”]”Lo primero, una decidida apuesta por la regeneración política y democrática de Extremadura y sus instituciones”.

“Otra diferencia es que nosotros llevamos en el programa la reducción de cargos de libre designación y la profesionalización de nuestros funcionarios y de la gente que se dedica a la administración pública en Extremadura. Que haya la menor politización posible”.

“Por último, destacaría el programa económico y de empleo que tiene Ciudadanos a nivel nacional. Creo que es un programa que hemos presentado con mucha valentía a la opinión pública para abrir el debate. Un ejemplo claro son los impuestos, de los que no nos da miedo hablar porque hay que pagarlos y hablar claro a los ciudadanos”.

[/su_box]


 

Pedro Escobar (IU)

00 - Pedro Escobar - Comunidad
Pedro Escobar. Foto: IU

Este veterano político, profesor de carrera y coordinador de IU desde 2007, tiene una amplia carrera política. Primero como concejal en Badajoz allá por el 87 y luego como diputado en el Parlamento extremeño. Su formación hizo posible que el Partido Popular se hiciera con el poder en la Junta en 2011 al abstenerse en la sesión de investidura de Monago. No se arrepiente de aquello y niega que fruto de aquella abstención hubiera pacto de gobierno. “Ha triunfado la versión de que yo he gobernado con Monago, lo cual es obviamente mentira, no tenemos ni un maldito director general, ni siquiera un jefe de servicio”, comenta por teléfono. “Lo que hicimos nosotros es lo que piden ahora los socialistas en Andalucía, que dejen gobernar a Susana, que para eso es la lista más votada, ¿no? Aquí, después de 28 años ininterrumpidos de Gobierno socialista nos parecía que la alternancia podía ser interesante para esta comunidad”.

¿Desde hace cuándo conoce a Monago?

Desde hace unos 20 años, porque yo era concejal en el Ayuntamiento de Badajoz con Izquierda Unida y él era concejal con el PP. Y así fue durante ocho años.

¿Cómo es como persona?

Es bastante cordial y afable, pero también es muy mandón. Y eso define quizá también el espacio político en el que se le sitúa. Pero es cordial, es cordial.

¿Como personaje?

Creo que es producto de una campaña digamos perfectamente preparada. Él ha tomado como modelo mediático a Juan Carlos Rodríguez Ibarra, el anterior presidente socialista. Algo como muy patriótico, alguna que otra mención más o menos punzante hacia los catalanes, etcétera. Esa imagen de hombre fuerte y rudo creo que la copió un poco de Ibarra.

¿Como político?

Creo que es bastante hábil, maneja bien los tiempos y sabe provocar titulares y separarse, distanciarse, de la parte más negativa de la gaviota [en referencia al símbolo del PP].

¿Y como contrincante?

Me parece que difícilmente hay encaje con sus políticas económicas y de empleo, ya que en ese sentido él es neoliberal. Es más de la derecha liberal que de la derecha confesional.

¿Qué le parece su campaña?

La campaña no la sigo mucho, la verdad. Creo que tiene muchas ocurrencias. Desde el famoso vídeo hasta salir corriendo y haciendo footing por ahí. En fin, se vende como alguien hecho a sí mismo. Recuerda mucho que su padre era guardia civil de pueblo y creo que eso le gusta exhibirlo.

¿Por qué cree que lo tienen tan blindado, por qué no accede a dar declaraciones a diarios nacionales?

Es que por eso digo que en buena medida es un producto de una campaña de imagen, de una compañía de marketing. Lo controla todo. Todo. Se trata de Iván Redondo [experto en comunicación política y actualmente el jefe de gabinete de Monago]. Él vino aquí para hacerle la campaña y le dio resultado: la suya fue la lista más votada en las elecciones anteriores y se quedó. Este asesor de imagen lo controla todo. Desde la vestimenta hasta el chascarrillo o la foto que quieren hacer.

[su_box title=”Tres propuestas de Pedro Escobar”]”Mientras él propone una política de empleo muy previsible, neoliberal, de emprendedores e incentivos, nosotros proponemos una política de empleo más intervencionista y que sea parte de la planificación demográfica”.

“En cuanto a la política fiscal, la nuestra es radicalmente distinta. Hay que recaudar más y mejor”.

“En tercer lugar, quizá la actitud frente al Gobierno central. Él ha conseguido titulares y nosotros queremos ser más autónomos en Extremadura. Él está más de acuerdo con el Gobierno central que yo con mi dirección en Madrid”.

[Añade horas después otra propuesta doble que los diferencia: ‘Energía y medio ambiente’. “No queremos Almaraz -la central nuclear- y no compartimos la obsesión de Monago por el AVE a Extremadura”].

[/su_box]


 

Álvaro Jaén (Podemos)

Alvaro_Jaen
Álvaro Jaén. Foto: Podemos

Politólogo y alumno de Juan Carlos Monedero en la Universidad Complutense, el candidato de Podemos a presidir la Junta de Extremadura es el más joven de los aspirantes. Nació y se crió en Madrid (1981), sus padres son extremeños. Vivió el inicio del movimiento 15M y su salto a la política viene precedida de un amplio abanico de trabajos. Desde profesor particular a recolector de aceitunas. No tiene ninguna experiencia política más allá de su militancia en una formación que se presenta en Extremadura bajo la marca Claro que Podemos. Hacemos la entrevista en apenas dos minutos y medio por teléfono. Es rápido en sus respuestas.

¿Desde cuándo conoce a Monago?

A Monago personalmente no lo conozco nada más que de haberle visto en la tele, como cualquiera. Y sobre todo por haber sufrido sus políticas. Pero nada más.

¿Cómo es como persona?

Bueno, es una persona que lleva el marketing por bandera. Cuando actúa, sobreactúa. Da una imagen de sí mismo que está muy alejada de lo que realmente es.

¿Como personaje?

Es un personaje que ha devastado económicamente la región. Está convencido de que es un hombre que está hecho a sí mismo, que da a entender que todo lo que tiene lo ha conseguido a base de trabajo, cuando en realidad es un privilegiado a base de pasarle la factura a las costillas y al sudor de la frente de los extremeños y las extremeñas.

¿Como político?

Está claro que es una persona muy coherente. Cree en la desigualdad y su lucha contra la pobreza es una lucha contra los pobres. Él se mete un sueldo de 80.000 euros al año pagado por los contribuyentes mientras que tiene a una mayoría de la población en la pobreza. Es una persona que cree en la desigualdad y, por tanto, parece coherente.

¿Y como contrincante?

Marketing. Imagen. Es un gran actor asesorado políticamente para serlo. Creo que actúa bastante bien.

¿Qué le parece su campaña?

Dinero. Ahí se nota que hay financiación de bancos y es lo que tiene por bandera. Lejos de ocultar su opulencia, parece que está orgulloso de ella.

¿Por qué cree que lo tienen tan blindado, por qué no accede a dar declaraciones a diarios nacionales?

Porque llegan al punto de ocultar sus propias siglas para que la gente se olvide de quiénes son realmente, dan muestra de la mala conciencia que tienen de saber quiénes son. La gente no quiere tener nunca más como representantes.

[su_box title=”Tres propuestas de Álvaro Jaén”]”Transparencia, acabar con el enchufismo y con la red clientelar que tejió durante muchísimos años, sobre todo, el Partido Socialista”.

“Renta básica, para que la gente tenga un mínimo cuando pierdan el empleo, y con la cual para poder llenar la nevera o mantener la casa”.

“Mejorar la política de dependencia, la atención sanitaria y, sobre todo, la educación, que ha sufrido las embestidas neoliberales en los últimos años aquí, en nuestra tierra”.

[/su_box]