Un sistema proporcional habría dejado al independentismo catalán sin mayoría absoluta

gráfico 2

Ciudadanos propuso este martes un sistema electoral más proporcional para Cataluña. Aquí calculamos qué habría ocurrido en las elecciones del domingo con tres sistemas alternativos. 

Artur Mas convocó las últimas elecciones el 3 de agosto. En la disposición que publicó el Diari Oficial invocaba “la disposición transitoria cuarta del Estatut d’autonomia de Catalunya de 1979”. El texto jurídico que regula la conversión de votos en escaños en las elecciones catalanas en 2015 fue aprobado durante la Transición.

La aprobación de una ley electoral que derogue esa disposición necesita el voto de dos tercios del Parlament: 90 diputados. Nunca ha habido un consenso suficiente. Los diputados más necesarios (los del partido tradicionalmente mayoritario en Cataluña, Convergència) nunca lo han visto claro.

El Estatut vigente dice que el sistema electoral “debe asegurar la representación adecuada de todas las zonas del territorio de Cataluña”. En términos demográficos, Cataluña es lo que se conoce como una macrocefalia: está dominada por Barcelona y su área metropolitana, donde vive el 75% de los catalanes.

El sistema electoral actual cumple una parte de ese mandato del Estatut: “Asegura la representación de todas las zonas del territorio”. La pregunta es si es la “adecuada”.

Escaños caros, escaños baratos

En las elecciones del domingo, un escaño en Lleida costó 13.816 votos y en Barcelona, 34.658. Son los dos extremos: un voto en Lleida vale 2,5 veces más que en Barcelona. Los escaños en Girona y Tarragona costaron cerca de 22.000 votos.

Los partidos nacionalistas suelen tener mejores resultados fuera de Barcelona. De ahí que Convergència esté cómoda con este sistema. Los partidos de izquierdas o nacionales preferirían ir hacia un sistema más proporcional. Es decir, un sistema en el que el voto de cualquier persona valga lo mismo (o casi) en todo el territorio, incluida Barcelona. Esto tendría una desventaja: la atención durante la legislatura a zonas menos pobladas podría ser menor porque luego el castigo electoral sería imperceptible.

Durante el Gobierno tripartito de PSC, ERC e Iniciativa per Catalunya, el Parlament creó una comisión de expertos apadrinados por los distintos partidos para preparar una nueva ley electoral. En 2007 publicaron su informe. Hemos contactado con cinco de los seis miembros de aquella comisión. Sólo han accedido a hablar dos: el presidente Josep M. Colomer y el vocal Josep Maria Reniu. Agustí Bosch y Jaume Magre han preferido no comentar nada. Joan Botella estaba ocupado. Proponían un sistema basado en las veguerías: unas divisiones geográficas catalanas de origen medieval. En Cataluña hay siete veguerías que sustituirían como circunscripciones electorales a las cuatro provincias actuales. En 2009, Colomer convirtió aquel proyecto en un borrador de ley electoral; la única vez en 35 años que se ha estado tan cerca. Pero no se aprobó.

El modelo mejora la relación entre el número de habitantes de una región y el número de diputados que tiene asociados. Lo hace asignando más escaños a las veguerías de Barcelona pero conservando cierto sobrepeso en el resto de regiones menos pobladas. De nuevo el objetivo es asegurar esa “representación adecuada” del territorio. Ese sobrepeso es particularmente fuerte en dos veguerías: Aran (Lleida) y las tierras del Ebro (Tarragona).

grafico 1

Y sin embargo con los resultados de 2015 este modelo alternativo no mejora la proporcionalidad. Es decir, la relación entre los votos a un partido y los escaños que obtiene. Lo que hace es introducir un sesgo mayoritario que beneficia a los partidos más votados, especialmente en las regiones menos pobladas.

Un miembro de esa comisión, Josep Maria Reniu, dice que es inútil valorar un sistema electoral nuevo “con la calculadora en la mano” porque el comportamiento del votante sería distinto.

A continuación hemos tomado los resultados de las elecciones del 27 de septiembre y hemos asignado los escaños con tres repartos alternativos: el de las veguerías, un reparto por provincias pero más proporcional que el actual y un distrito único. Las veguerías, según Reniu, son “el mejor sistema teórico para una realidad política concreta”. Pero quienes prefieran un sistema más proporcional no lo verán tan claro.

gráfico 2

La segunda alternativa es parecida a la propuesta que hizo el PSC en el último debate para reformar la ley en mayo de 2015: usar las cuatro provincias actuales pero asignando a cada una un número de escaños proporcional a su población. Ahora mismo Barcelona tiene 85 escaños. Esta alternativa le asignaría 101.

La tercera propuesta es la proporción pura: un voto vale lo mismo en cualquier rincón del territorio. Madrid o La Rioja tienen sistemas de circunscripción única. En esta simulación hemos eliminado también la barrera del 3% de votos para entrar. Sin esa barrera, además de Unió, habría entrado en el Parlament el partido animalista PACMA.

El distrito único evidencia el dilema entre personas y territorios. Da todo el peso a las personas (por eso es proporcional) y ninguno a los territorios. Pero si queremos que un sistema electoral represente también la singularidad de cada región, la única forma de hacerlo es restar proporcionalidad al reparto porque las regiones no tienen la misma población. Es decir, los votos de algunas personas contarán menos para que los votos de los otras regiones valgan más.

La tabla siguiente muestra la desproporción entre los votos que recibe un partido y el número de diputados que habría obtenido con cada propuesta de reparto. De nuevo es una simulación con los votos de las elecciones del domingo pasado.

gráfico 3

Con el sistema actual, los partidos más votados tienen una ligera sobrerrepresentación: Junts pel Sí ha obtenido el 39,5% de los votos y con eso logra el 46% de los diputados. El efecto no es demasiado acusado. El reparto con el sistema de las veguerías exagera ese efecto: JxSí hubiese logrado un 48% de los diputados con los mismos votos. Ocurre así porque dos veguerías son muy pequeñas —Arán reparte sólo tres escaños y Tierras del Ebro sólo cinco—, lo que provoca a menudo un efecto que favorece a los partidos con más apoyo en esos lugares. Con los votos de 2015 habría sido exactamente así y Junts pel Sí habría logrado los ocho diputados de esas dos regiones. Como era previsible, la segunda alternativa mejora la proporcionalidad. Lo mismo que el reparto por distrito único, que ajusta las proporciones de votos a las de escaños.

Una ley basada en el informe de aquella comisión no sólo cambiaría el reparto de escaños. También propiciaría otros cambios. Por ejemplo, que los votantes pudiesen reordenar los miembros de una lista con el sistema de listas cerradas pero no bloqueadas. El fracaso del borrador de la ley en 2009 se debió sobre todo a esta cuestión: “En realidad ni CiU ni PSC la querían porque los dos querían mantener las listas cerradas”, dice Colomer. Otras novedades de aquella propuesta eran reducir el coste de votar o regular los gastos de campañas.

Es un debate complejo. No hay una solución para dilemas como el que afronta la proporcionalidad con la representación territorial. Además Convergència tiene pocos incentivos para variar una ley que le beneficia y que está basada en el sistema que rige el resto de España. En general, un partido en el poder tiene pocos incentivos a cambiar las reglas si esas reglas son precisamente las que le llevaron al poder. Es más fácil que una ley electoral se reforme si un partido pequeño lo pone como condición para entrar en una coalición de gobierno.

¿Qué moneda adoptaría una Cataluña independiente? Los tres escenarios monetarios de la secesión

euro

Una de las cuestiones clave para una Cataluña independiente sería elegir cuál sería su moneda para intentar minimizar el impacto negativo de salir de la eurozona. De esta decisión dependerían los ahorros privados, el sistema bancario y los ciclos de crecimiento. Toda la economía dependerá de esta simple elección: ¿qué divisa elegir?

También en EL ESPAÑOL:

Una de las cuestiones clave para una Cataluña independiente sería elegir cuál sería su moneda para intentar minimizar el impacto negativo que tendría salir de la eurozona. Aunque no lo parezca, la teoría monetaria pone a su alcance muchas posibilidades. De esta decisión dependerían los ahorros privados, la capacidad para devolver las deudas, la sostenibilidad del sistema bancario… En definitiva, toda la economía a merced de esta elección; ¿qué divisa elegir?

El euro, sea como sea

La opción preferida de los miembros de la lista soberanista es que Cataluña siga en el euro, pero ¿cómo es posible si sale de la Unión Europea? Hay dos opciones: quedarse en la moneda común con el beneplácito de las instituciones de la eurozona o bien adoptar la divisa de forma unilateral sin el respaldo de los socios. En el euro ya hay ejemplos de los dos grupos.

El primero son los estados que tienen firmado un acuerdo monetario con la eurozona por el que emplean el euro como su moneda oficial. Son cuatro países: Mónaco, San Marino, Ciudad del Vaticano y Andorra, que tienen potestad para emitir un pequeño número de monedas y billetes cada año que son de curso legal en toda la región. Todos ellos han estado vinculados históricamente a las divisas de países que entraron en el euro y no tenían una moneda propia. Mónaco empleaba el franco francés, San Marino y el Vaticano utilizaban la lira italiana y en Andorra circulaban de forma paralela la peseta y el franco.

El acuerdo monetario de cada uno de estos cuatro países con la eurozona no implica que sean estados miembros de pleno derecho del euro. En otras palabras, no tienen ni voz ni voto en los órganos de decisión de la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE), pero sí están amparados por las instituciones comunitarias.

Los expertos coinciden que ésta sería la mejor opción para Cataluña al menos durante los primeros meses, ya que serviría para minimizar el impacto negativo que tendría adoptar una nueva divisa. En este escenario, “sería posible que la independencia tuviera un impacto mínimo sobre el marco monetario y también sobre el bancario, que está íntimamente ligado a aquél”, explica Enrique Díaz-Álvarez, experto en divisas de Ebury. Para conseguirlo, el nuevo estado catalán tendría que contar con el beneplácito de la comunidad europea y la española. Pero, ¿quién puede garantizar este respaldo?

La alternativa para los líderes soberanistas si quieren quedarse en el euro sería adoptar la divisa de forma unilateral, sin el apoyo de las instituciones. Si elige este camino, seguiría los pasos de Kosovo y Montenegro, que también emplean la divisa común sin el visto bueno europeo. Ésta es una fórmula que han utilizado muchos países de Latinoamérica durante el siglo XX con el dólar en un proceso que se conoció como dolarización. De esta forma, Cataluña tendría la potestad para quedarse en el euro si así lo decidiese aunque no tendría el respaldo del resto de socios.

En cualquiera de los dos casos, el país perdería un poder cada vez más importante: el control de la política monetaria. El país tendría que renunciar a adoptar las medidas anticíclicas que tienen a su disposición los bancos centrales. De este modo, no podría aplicar estímulos monetarios para combatir las épocas de recesión o los riesgos de deflación ni medidas para frenar un sobrecalentamiento de la economía y la subida de los precios.

 REUTERS/Yves Herman
REUTERS/Yves Herman

La pérdida de la autoridad monetaria podría llevar a una situación paradójica en la que la región se enfrentase a una recesión económica con los tipos de interés altos y al alza. “El problema de no controlar la política monetaria es que genera desequilibrios internos muy extensos”, explica Manuel Hidalgo, profesor de macroeconomía de la Universidad Pablo de Olavide. “Sería un escenario similar al patrón oro de finales del siglo XIX, que generaba ciclos económicos mucho más pronunciados”.

Este escenario “desestabiliza mucho la economía de un país y el riesgo de sufrir continuas recaídas en recesión es muy elevado”, advierte Juan Ignacio Crespo, economista y escritor. Los bancos centrales modernos han conseguido limitar la profundidad de los ciclos económicos y así lo demuestran numerosos estudios, pero un país sin autoridad monetaria puede enfrentarse a una política que va justo en contra de su ciclo económico. A largo plazo, los problemas de este escenario podrían ser recurrentes.mapa

Los inconvenientes de adoptar el euro de forma unilateral van más lejos del sector público y se extienden al sector financiero, ya que las entidades con sede en Cataluña perderían el acceso a la financiación del BCE. Esto significa que no podrían acceder ni a las operaciones ordinarias (MRO, por sus siglas en inglés) ni a las megasubastas trimestrales de liquidez (TLTRO) ni a la liquidez de emergencia del ELA. Este último programa fue el que se hizo muy famoso durante la primavera, ya que sirvió para mantener con vida a la banca griega durante seis meses: desde la victoria de Syriza en las elecciones del 25 de enero hasta que declaró el referéndum. En ese momento, el BCE decidió congelar el ELA y automáticamente Grecia se vio obligada a imponer el corralito.

Las principales entidades con sede en Cataluña ya han advertido de todos los riesgos que se enfrentaría la comunidad autónoma en el caso que declarase unilateralmente la independencia y saliese del euro. No sólo el flujo de crédito estaría en juego sino también los depósitos. ¿Podría evitar Cataluña un control de capitales?

Imprimir una nueva divisa

El segundo escenario para Cataluña es emitir su propia divisa. ¿Tal vez la peseta catalana? El nombre no sería extraño para la región, ya que la moneda nació en La Seca de Barcelona, la casa de la moneda catalana, durante la Guerra de la Independencia en el siglo XIX. Pero el nombre no es lo importante. Lo verdaderamente relevante es cómo conseguiría el banco central del nuevo estado proteger su divisa. En otras palabras: ¿cómo evitar un desplome histórico de la moneda?

Los expertos no quieren poner cifras porque la situación es inédita e imprevisible. “La depreciación sería masiva, no menos de un 40% para empezar”, indica Díaz-Álvarez. Cataluña tendría que convencer a los mercados de que su divisa tiene un valor para evitar una fuga masiva de capitales y la descapitalización de sus bancos. Al mismo tiempo, el banco central necesitaría conseguir capital que respaldase esa divisa que está emitiendo, ya que Cataluña no tiene reservas internacionales y tampoco oro.

La opción que se planteó en Grecia durante la primavera ante la posibilidad de una salida del euro fue que la autoridad monetaria incautase un 30% de los depósitos para generar capital propio. Pocas alternativas tendría el nuevo banco central catalán.

A partir de aquí, los problemas teóricos se adentran en el terreno de la especulación, por lo que es imposible determinar qué podría ocurrir. Lo que sí está claro es que un fuerte descenso de la nueva divisa provocaría un fuerte avance de la inflación ya que todos los productos importados se apreciarían de forma proporcional.

El problema más grave es el petróleo, ya que la materia prima afecta a toda la economía a través de los precios energéticos y del transporte. El banco central se vería obligado a aplicar una política monetaria restrictiva, con unos tipos de interés altos, para atraer capitales y frenar el avance de la inflación. Pero con ello provocaría un deterioro mayor de la actividad económica. Brasil, por ejemplo, se ha visto obligado a subir el precio del dinero hasta el 14,25% los tipos de interés para frenar la inflación y la depreciación de su divisa.

Todos estos problemas parecen menores ante el gran desafío al que se enfrentaría Cataluña: su deuda en euros. El último dato del Banco de España del cierre del segundo trimestre del año sitúa el pasivo de la comunidad en 66.813 millones de euros. De toda esta deuda directa, el 56% está financiada a través del Fondo de Liquidez Autonómica, ya que los tipos que exige el mercado eran insostenibles para la región. A esta cifra habría que añadir la parte de la deuda de la administración central del Estado que le correspondiese a la región, ya fuese por PIB, población o cualquier otro criterio. ¿Cómo conseguiría refinanciar toda esta deuda que, además, está denominada en euros? Una opción es cambiar la divisa y devolver la duda en la nueva divisa. Pero desde el punto de vista legal no es sencillo, ya que necesitaría un acuerdo mayoritario con sus acreedores. ¿Firmarían recibir sus deudas en pesetas catalanas?

deuda_autonomia

La ‘tercera vía’: una doble divisa

El hipotético Estado catalán independiente podría optar por una vía intermedia: mantener el euro y emitir una moneda paralela. Para lograr un sistema viable, las autoridades tendrían que superar los problemas que enunció en el siglo XVI el comerciante y financiero Sir Thomas Gresham en una ley que lleva su nombre. Según esta máxima, el mercado siempre trata de atesorar la moneda buena y deshacerse de la mala. En otras palabras, “los euros desaparecerían de la circulación y se generaría un gran problema de liquidez”, explica Hidalgo.

Para evitar este escenario, las autoridades tendrían que restringir mucho el uso de euros y obligar a los ciudadanos a emplear la moneda catalana tanto para sus operaciones cotidianas, como para sus ahorros. “Los sistemas en los que se ha implantado este tipo de sistema prohíben las cuentas corrientes denominadas en la moneda fuerte”, explica Javier Santacruz, profesor del IEB. “De este modo, el euro serviría para atender el servicio de la deuda y la inversión extranjera”.

En este escenario de dos monedas paralelas, las autoridades del nuevo estado tendrían que fijar un tipo de cambio fijo (o con cierta fluctuación) entre las dos divisas, pero no podrían permitir la libre circulación de capitales. En otras palabras, para cambiar la divisa catalana por cualquier otra moneda sería necesario pedir autorización al banco central y cumplir los requisitos que éste imponga.deuda_habitante

El problema para todos los estados que vinculan su tipo de cambio a otra divisa es la dificultad para proteger el nivel marcado ante las fuerzas del mercado. Doblegar sus vaivenes no es sencillo y hay ejemplos de grandes bancos centrales que han sucumbido. El caso más famoso fue el ataque de George Soros a la libra, con el que consiguió doblegar al Banco de Inglaterra en septiembre de 1992.

Argentina también tiene un mal recuerdo de sus luchas contra el mercado con la Ley de Convertibilidad del año 1991 por la que establecía un tipo de cambio de uno a uno entre el peso y el dólar. Buenos Aires luchó por defender esta paridad, lo que provocó una gran fuga de pesos a dólares que tuvo que soportar el Banco Central de la República Argentina, lo que provocó que sus reservas se vaciaran. Esta política cambiaria saltó por los aires 11 años después en 2001 y fue una de las causas del corralito argentino.

Hay ejemplos más recientes de la aplicación de un tipo de cambio controlado. Suiza reconoció en enero que era incapaz de mantener un techo de su divisa contra el euro después de pasarse tres años y medio defendiendo el nivel de los 1,20 francos por euro. Los mercados atacaron también a Dinamarca, pero el país los detuvo en colaboración con el BCE ya que es el único país que no está en el euro pero sí dentro del Mecanismo de Tipos de Cambio.

Estos casos vienen a demostrar la dificultad que tiene un país para defender un tipo de cambio fijo contra una moneda fuerte y los desequilibrios que se generan cuando ese tipo de cambio salta por los aires. “La solución puede ser adoptar un tipo de cambio que esté devaluado para así no tener que luchar por defender el nivel de la divisa, aunque esto implicaría una fuerte depreciación de la divisa”, indica Santacruz.

También en EL ESPAÑOL:

EL ESPAÑOL alcanza los 10.000 suscriptores

discurso4EL ESPAÑOL ha alcanzado los 10.000 suscriptores. Solo quince minutos después de iniciarse este 2015, Pedro J. Ramírez anunció en Twitter el nombre del periódico. El 10 de enero empezaba la campaña de crowdfundingque se saldó con un récord mundial en los medios de comunicación: tres millones y medio de euros recaudados gracias a la inversión de 5.624 accionistas. Y ahora superamos la cifra de 10.000 suscriptores.

Foto: Dani Pozo

discurso4
Pedro Ramírez se dirige a la redacción de EL ESPAÑOL./ Dani Pozo

EL ESPAÑOL ha alcanzado los 10.000 suscriptores. Solo quince minutos después de iniciarse este 2015, Pedro J. Ramírez anunció en Twitter el nombre del periódico. El 10 de enero empezaba la campaña de crowdfunding que se saldó con un récord mundial en los medios de comunicación: tres millones y medio de euros recaudados gracias a la inversión de 5.624 accionistas. En los meses posteriores otras 4.376 personas se han suscrito. Y más de 136.000 tuiteros conforman la comunidad que sigue a este diario. Cifras, todas ellas, sin precedentes en la prensa nacional.

[is_not_handheld]accionistas-suscriptores
[/is_not_handheld]
[is_handheld]
suscripciones
suscripciones-supcr
[/is_handheld]

“Conseguir 10.000 suscriptores antes de nacer es algo fantástico que supera todas nuestras expectativas más optimistas”, afirma el presidente y director de EL ESPAÑOL. Para Pedro J., “esta cifra es la prueba de que este periódico nace con la mayor base social que ha tenido nunca un medio en España”. “Es motivo de enorme satisfacción y orgullo -agrega-, y también implica una gran responsabilidad con los 10.000 que han confiado en nosotros, no podemos decepcionarles y, de hecho, vamos a tener muy en cuenta sus aportaciones a lo largo del proceso de lanzamiento”, remacha.

Cómo y cuándo se suscriben

Los gráficos adjuntos muestran que durante los nueve meses de vida de EL ESPAÑOL la llegada de suscriptores ha sido sostenida pero con varios picos de crecimiento. En la campaña de crowdfunding, entre el 10 de enero y el 1 de marzo, las suscripciones se dispararon tanto en los primeros días como en los últimos. Uno de los hitos más importantes de aquellos días se produjo el 14 de febrero, cuando este diario batió el récord que hasta entonces ostentaba el holandés De Correspondent. En los últimos días de febrero el número de personas que decidió invertir se multiplicó sobremanera justo tras la presentación en sociedad de EL ESPAÑOL en un acto organizado por Nueva Economía Fórum, el pasado 24 de febrero. La consejera delegada, Eva Fernández, y el propio Pedro J. detallaron el proyecto ante medio millar de personas en el Hotel Ritz de Madrid.

día-semana

Otro hito de especial relevancia en la corta historia de nuestro diario fue la primera Junta General de Accionistas, celebrada el 27 de junio en el Palacio Municipal de Congresos Reina Sofía de la capital. Ese día se puso en marcha la campaña para ser suscriptor-fundador de EL ESPAÑOL con un descuento del 40%. Nuevamente se disparó la cifra de personas que se sumaron al proyecto en los últimos días de la campaña, que terminó el 3 de agosto. Desde entonces, cuando los interesados pueden suscribirse con un 30% de descuento (7 euros al mes, 84 euros al año) el crecimiento de suscriptores ha continuado de forma sostenida hasta llegar a los 10.000. Esta ventajosa promoción expira el próximo 1 de octubre.

hora

Los datos evidencian el comportamiento de los seguidores del periódico. Los usuarios prefieren suscribirse a EL ESPAÑOL los domingos en torno a las once de la noche. En cuanto a los días de la semana, los suscriptores también tienen preferencia por los martes y los lunes, por ese orden, mientras que los jueves, miércoles y viernes son los menos elegidos. Y respecto a las franjas del día, ha habido suscripciones a cualquier hora, pero sobre todo en dos franjas: entre 10 y las 13 horas, por la mañana; y entre las 19 y las 23 horas, por la noche.

Valoraciones de expertos

No existen precedentes recientes en España que puedan equipararse a las cifras de EL ESPAÑOL. ¿Por qué? El profesor de la facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Navarra Miguel Ángel Jimeno, también conocido por editar el blog La buena prensa, destaca que “la gran aceptación, un caso único en el periodismo, de EL ESPAÑOL tiene mucho que ver con la persona de Pedro J.”. “Los miles de suscriptores demuestran que hay numerosas personas que, sobre todo, confían en él. Lo hacen ahora, que poco a poco se ven contenidos, y se hacía antes, cuando nada se sabía”. Jimeno, que cada día recoge en su blog ejemplos de buen periodismo, afirma que “la crisis ha provocado que numerosos periodistas se hayan lanzado de nuevo al mercado con nuevos productos; habitualmente, porque resulta más barato, on line”. “Creo que todo buen medio escrito o digital tiene larga vida si su apuesta se llama Periodismo. Si no lo hace, fracasará”.

La presidenta de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), Elsa González, da la bienvenida a EL ESPAÑOL y destaca, en general, que “el periodismo vive una etapa trascendente”. “Hemos entrado en una nueva sociedad de la información. El periodismo es más necesario que nunca, teniendo en cuenta el raudal de información de las redes sociales”. Para ella, los diferentes medios, incluidos los nuevos como EL ESPAÑOL, deben recordar que “solo la ética genera credibilidad, el fundamento del periodismo. Y por ahí pasa nuestro futuro: profesionalidad y ética”.

Modelo de financiación

EL ESPAÑOL encarna el modelo mixto de ingresos por publicidad y por suscripción. ¿Será así el futuro de la prensa digital? “Efectivamente, creo que el futuro será híbrido”, responde González. “Realmente ya lo es el presente -agrega-, aunque seguimos haciendo camino al andar en cuanto al negocio informativo”. “Hemos acostumbrado al receptor de la información a la gratuidad y la calidad tiene un precio -añade-. Pero no olvidemos que en España el modelo de negocio audiovisual, la radio y la televisión, es, salvo excepciones, gratuito. Y la radio, por ejemplo, es el medio que mejor ha aguantado la crisis. Desde luego, el modelo mixto en la prensa digital aparece como la solución actual en el horizonte informativo”. “Ahora -concluye-, lo importante es ganar a la ciudadanía por la calidad de los contenidos”.

Para Jimeno, “la vida nos muestra que cada medio es diferente”. Y matiza que “hay publicaciones en papel que solo desean estar en papel y que tienen beneficios sin soporte on line. Hay publicaciones en papel que tienen beneficios y… no tienen publicidad porque han renunciado a ella. Hay medios on line que tienen beneficios sólo gracias a la publicidad, hay medios… La clave está en la bondad, en la calidad, de los contenidos. Son estos, además, los que pueden hacer que el modelo de negocio se enriquezca: hay medios digitales que han logrado autoridad y que, gracias a ella, sacan ‘versión’ en papel porque genera más beneficios”.

[su_box title=”Evolución y próximos hitos”]El lanzamiento de EL ESPAÑOL va a realizarse en diferentes fases. El próximo 7 de octubre, los suscriptores conocerán en exclusiva el primer producto: la página web del diario en versión beta. Una semana después todos los internautas podrán acceder a estos contenidos. Por último, cuando la aplicación de EL ESPAÑOL para IOS y Android esté lista, previsiblemente a finales de octubre, los suscriptores disfrutarán en sus ordenadores, teléfonos y tablets del producto estrella: la Edición. Cada día, a las 22.00 horas, podrán acceder a las informaciones, reportajes, entrevistas y opiniones, todas ellas en exclusiva. El cobro por los contenidos no empezará hasta el 1 de noviembre, fecha en la que estarán disponibles todos los servicios del periódico.

Además de acceder a la Edición, los suscriptores dispondrán de otras ventajas exclusivas. Para empezar, no tienen límite en su navegación por la web, al contrario que el resto de usuarios, quienes solo podrán ver 25 enlaces al mes. Solo aquellos que se suscriban a EL ESPAÑOL podrán participar activamente en los contenidos a través del Blog del Suscriptor, con un máximo de dos artículos publicados por persona a la semana. Por último, los suscriptores gozarán de todas las ventajas de la Zona Ñ, como participar en sorteos para acudir a eventos deportivos en el Santiago Bernabéu, el Vicente Calderón y el Palacio de los Deportes, así como a actos culturales en el Teatro Real, el Teatro Español, los teatros de Canal y salas de cine. Sin olvidar, además, descuentos para asistir a restaurantes y hoteles.[/su_box]

Cinco razones por las que el nuevo vídeo del PP no ganará un solo voto en Cataluña

Captura de pantalla 2015-09-25 a las 14.26.10

El Partido Popular ha publicado un nuevo anuncio donde varios líderes dicen frases en catalán: Mariano Rajoy, Soraya Sáenz de Santamaría, Javier Maroto o Rafael Hernando. Es un modo nuevo de apoyar el PP catalán en las elecciones del domingo. Aquí van cinco motivos por los que es razonable dudar de su eficacia.


El Partido Popular ha publicado un nuevo anuncio donde varios líderes dicen frases en catalán: Mariano Rajoy, Soraya Sáenz de Santamaría, Javier Maroto o Rafael Hernando. Es un modo nuevo de apoyar el PP catalán en las elecciones del domingo. Aquí van cinco motivos por los que es razonable dudar de su eficacia.

Captura de pantalla 2015-09-25 a las 14.26.10

1. Porque hacerse los colegas a 48 horas de las elecciones son más nervios que estrategia.

El Partido Popular no se ha distinguido por su apoyo inquebrantable al catalán. El ex ministro de Educación, José Ignacio Wert, propuso una reforma educativa para “españolizar a los alumnos catalanes”. Rafael Hernando llamó “enfermos” y “energúmenos” a los aficionados del Barça que pitaron el himno nacional en la final de la Copa del Rey.

Las pocas ganas de negociación del presidente Mariano Rajoy han sido una de las excusas básicas del independentismo. Son frases y decisiones políticas obviamente legítimas, pero sitúan al PP en un ángulo del espectro. “Arenas hablando en catalán está en la lista de cosas que nunca hubiera pensado ver antes de morir”, dice Jorge Galindo, sociólogo en la Universidad de Ginebra. La simpatía con el catalán a 48 horas de las elecciones suena a electoralista.

Captura de pantalla 2015-09-25 a las 14.24.12

2. Porque la pronunciación no lo es todo.

Las caras de concentración al decir palabras difíciles en catalán de algunos dirigentes son maravillosas. Quizá por ese motivo han dejado esos “i jo” o “ni jo” a solas. Esa “j” requiere dedicación. “Ver a algunos líderes nacionales de otras comunidades de España hablando por primera vez en catalán puede resultar chocante”, dice el consultor político Daniel Ureña, socio fundador de Mas Consulting.

El final de Rajoy asustado con otro tipo de plano y sólo tres palabras -“perquè units guanyem”- es antológico. El acento impostado de la vicepresidenta en la última sílaba de “catalans” es aún mejor.

Captura de pantalla 2015-09-25 a las 14.27.043. Porque el castellano también es una lengua catalana.

En Cataluña se habla mucho en castellano y no pasa nada. Si los dirigentes del PP querían decir que aman a Cataluña, podían haber combinado ambas lenguas con naturalidad. En algún caso hubiera sonado más sincero. Nunca antes se les había escuchado hablar en catalán. Es, si cabe, más electoralista.

“El PP quiere subrayar que las identidades mixtas son parte de España, pero lo hace desde su posición más extrema en el eje centralista”, dice Galindo. Por eso es difícilmente creíble: “El PP lleva ya tiempo cayendo en Cataluña por ese motivo y no lo va a recuperar ahora”, añade Galindo.

“Sería mucho más natural si se combinara el castellano y el catalán, ya que eso refleja mucho mejor la realidad actual de Cataluña”, dice el consultor Ureña. “En Estados Unidos muchos candidatos, al intentar llegar al votante hispano, chapurrean algunas palabras en español y suele percibirse como artificial”.

Captura de pantalla 2015-09-25 a las 14.23.10

4. Porque no es coherente.

En Cataluña puede haber muchos problemas vinculados al nacionalismo, pero la lengua no es el principal. Si el PP no tiene complejos y es natural, no hubiera sido necesario usar el catalán de este modo ahora. A estas alturas de campaña, el recurso es más ridículo que útil.

“Si el partido hubiera mantenido este tono, un vídeo que lo condensara al final serviría para apuntalar la estrategia. Pero esto es nuevo y llega tarde”, dice Luis Marañón, consultor político. Esta novedad implica una incoherencia estratégica. Xavier García Albiol era un candidato perfecto para polarizar el panorama. Pero al final llega este vídeo con su toque de amabilidad. “Combina mensajes duros -’están muy equivocados’- con otros buenos”, dice Marañón. “Son mensajes bipolares. Las emociones deben ser coherentes: esperanza y miedo no encajan”. La suavización al final de la campaña hace que toda pierda constancia y naturalidad.

Captura de pantalla 2015-09-25 a las 14.24.27

5. Porque en el eslogan final se ve el plumero.

El eslogan final es un ejemplo del cambio de estrategia. El lema de toda la campaña ha sido “Plantemos cara”. Pero este vídeo tiene como frase clave “Unidos ganamos”. No parecen frases del mismo estilo. El nuevo reclamo se parece mucho además a un eslogan habitual de Ciudadanos -“Mejor unidos”- y al “Better together” escocés.

En el mismo Partido Popular reconocen que su estrategia en algún caso ha sido errónea. Un vídeo en catalán difícilmente va a cambiarla.

 

 

El debate sobre la nacionalidad de españoles en Cataluña, en cinco claves

PLENO COMPARECENCIA MARGALLO

¿Se verán los ciudadanos de una Cataluña independiente privados automáticamente de la nacionalidad española? Resumimos qué dice la Constitución, el Código Civil y los expertos. 

El problema catalán en 21 preguntas

¿Se verán los ciudadanos de una Cataluña independiente privados automáticamente de la nacionalidad española? En declaraciones a los medios, José Manuel García-Margallo ha explicado que “cuando uno se sale de un país es obvio que abandona todos los atributos que le da la pertenencia a ese país”.

Lo dijo este miércoles, horas antes de debatir con Oriol Junqueras, líder de ERC y número cinco de Junts pel Sí, en un insólito encuentro en televisión que destacados dirigentes del Partido Popular han criticado como inoportuno por los mismos motivos: someter a debate las consecuencias internacionales de una efectiva independencia de Cataluña y que el interlocutor del Gobierno sea nada menos que el titular de Exteriores.

Este martes, Mariano Rajoy titubeó sobre el asunto, pero siempre prestándose a hacer hipótesis sobre cómo sería vivir en una Cataluña independiente. En una entrevista en Onda Cero, el periodista Carlos Alsina le trasladó como afirmación retórica que los ciudadanos de una Cataluña independiente conservarían la nacionalidad. “Ah, no lo sé. ¿Por qué no la perderían? ¿Y la europea tampoco?”, replicó el jefe del Ejecutivo.

1.- ¿Dónde se regula la pérdida de nacionalidad?

Para empezar, en la Constitución. La norma básica lo incluye en su título primero, el relativo a los derechos fundamentales. El número 11 especifica que “ningún español de origen podrá ser privado de su nacionalidad”.

Pero una cosa es “ser privado”, como dice el artículo, y otra perderla. El mismo artículo de la Carta Magna prevé la adquisición, mantenimiento y pérdida del derecho y remite el desarrollo a otras leyes. La Constitución también prevé la doble nacionalidad con países “iberoamericanos” o que tengan “una particular vinculación con España”, pero siempre por acuerdo y siempre de manera bilateral con cada país concreto.

2.- ¿Cómo se pierde la nacionalidad?

Hay varios supuestos. El Código Civil, en su artículo 24, prevé que la pierdan los españoles que residan “habitualmente en el extranjero, adquieran voluntariamente otra nacionalidad o utilicen exclusivamente la nacionalidad extranjera”. Esa pérdida no es inmediata, sino que se demora tres años y puede evitarse si se pide explícitamente.

Por si fuera poco, esta norma no se aplica a “países iberoamericanos, Andorra, Filipinas, Guinea Ecuatorial o Portugal” por los especiales lazos con España.

3.- ¿Y en caso de conflicto?

Los juristas consultados por EL ESPAÑOL coinciden en que la secesión de un territoritorio no está prevista, ni en la Constitución ni en las leyes que desarrollan el artículo 11.

Sin embargo, el Código Civil tiene un apartado significativamente esclarecedor en el artículo que regula la pérdida de la nacionalidad. “No se pierde la nacionalidad española, en virtud de lo dispuesto en este precepto, si España se hallare en guerra”. Es decir, ni aún en caso de conflicto bélico abierto y declarado, por ejemplo una guerra civil, los que se situasen en un hipotético bando catalán perderían la protección de las leyes españolas.

4.- ¿Quiere Junts pel Sí despojar a los catalanes de la nacionalidad española?

No. Es más, esbozan una Cataluña en la que los ciudadanos que así lo deseen mantengan una doble nacionalidad. El propio presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha asegurado estar “convencido de que la mayoría de los catalanes conservarán las dos nacionalidades, la catalana y la española”, según ha declarado a la agencia AFP. Cuando es preguntado por su decisión personal, la respuesta es otra pregunta: “¿Por qué no?”. En realidad, según Mas, la convivencia de las nacionalidades no es un problema ya que el objetivo principal, el de la independencia, habrá sido ya alcanzado.

5.-¿Qué dicen los expertos?

Entre los juristas y magistrados hay opiniones para todos los gustos. Todas comienzan por la advertencia de que el supuesto de independencia no ha sido previsto y, por lo tanto, no hay respuesta jurídica definitiva. Elementos como un posible acuerdo entre el Estado catalán en ciernes y el español o un nulo reconocimiento internacional de una república catalana alterarían el debate que Margallo ve ya zanjado.

No hay ciudadanos sin nacionalidad. Las leyes españolas contemplan la pérdida de nacionalidad en caso de que se adquiera otra, por lo que el reconocimiento de la UE y el resto del mundo la declaración de secesión sería un factor importante.

La nacionalidad no puede otorgarse y retirarse “por decreto”. Es una decisión “personalísima” que no puede hacerse “en masa” y de forma indiscriminada sino caso a caso, según fuentes jurídicas. En muchos países, incluido España, la concesión de nacionalidad a extranjeros comporta exámenes y hasta un acto solemne de aceptación de la Constitución y los símbolos nacionales.

Otros juristas coinciden con Margallo y argumentan que, del mismo modo que los ciudadanos de un nuevo Estado no serían españoles para pagar impuestos, tampoco tendrían por qué serlo a efectos de nacionalidad. Un posible precedente comentado en este debate es el de los ciudadanos del Sahara Occidental, durante años españoles de pleno derecho, que dejaron automáticamente de serlo, aunque se les permitió optar de nuevo a la nacionalidad española.

Foto: EFE/Alberto Martín

El problema catalán en 21 preguntas

¿Qué harías tú si tuvieras que competir con Apple?

retail-santa-monica-landscape

Nueva presentación de Apple y el mundillo tecnológico contiene la respiración. La compañía tiene una capacidad única, que es la de mantener en vilo a decenas de miles de consumidores en todo el mundo cada vez que anuncia que va a anunciar algo.

invitacion
Detalle de la invitación para el evento de Apple.

Nueva presentación de Apple y el mundillo tecnológico contiene la respiración. La compañía tiene una capacidad única, que es la de mantener en vilo a decenas de miles de consumidores en todo el mundo cada vez que anuncia que va a anunciar algo. La marca más valiosa del mundo presenta el día 9, en su keynote tradicional de septiembre, varias actualizaciones de sus productos, evoluciones de los mismos pero nada realmente nuevo o ‘revolucionario’. ¿Cómo se puede luchar contra algo así?

Preguntamos a una serie de reconocidos expertos del mundo del marketing precisamente cómo abordarían el reto de competir con la todopoderosa Apple por la atención de los consumidores. Se trata de un repaso por las fortalezas y las debilidades de la compañía de la manzana.

Andy Stalman es CEO de Cato Partners Europe & LatAm y autor del libro Brandoffon. Está considerado como uno de los mejores especialistas en marcas del ámbito hispánico. Responde a EL ESPAÑOL que las marcas “nacen con un porqué”. “Creen en que pueden ser indispensables para la vida de las personas”, afirma, y añade: “Crean algo que la gente no sabe que necesitaba hasta que lo conoce”.

Stalman sostiene que el “gran legado de Steve Jobs es demostrar que se pueden cambiar las cosas pensando diferente”. Y se plantea el reto de competir con Apple “sin intentar ser Apple, pero sí pensando como Steve Jobs, intentando dejar una marca en el universo”.

El poder de una marca perdurable

Bajo esta premisa, Stalman asegura que “muchas empresas hoy valen más por sus marcas que por los otros activos que siempre se tuvieron en cuenta y esta tendencia se va a acentuar cada vez más”. Y en un momento en el que “los productos en esta era de la obsolescencia programada tienen un ciclo de vida cada vez más corto”, recuerda que “una gran marca nunca pasa de moda, lleva un mensaje perdurable y una cultura que se transforma en una creencia”.

La apuesta de Stalman, por tanto, es por la marca. “En un mundo confuso, acelerado, vertiginoso las marcas ayudan a definir a las personas: definen su cultura, sus valores y lo que representan”. “Hay que poner todo eso en valor para que la gente puede verlo y sentirlo”, añade.

“Una gran marca es coherente, conecta con las personas, las hace parte de su historia”, asegura Stalman, y añade: “Cuando esté en consonancia con su filosofía, es más fácil de articular en el mercado”. “Crear una nueva cultura organizacional donde la gente cree en la vida de la marca porque trasciende lo meramente monetario, hace mejor la vida de la gente. Y por eso gana dinero, no al revés”.

La estrategia de este experto pasa por “centrarse en el valor, no en el precio; en la marca más que en producto; en las necesidades del cliente, no en el stock que se quiere vender”. “Transformar los productos en servicios, los servicios en historias, las historias en comunidad, la comunidad en estilo de vida”, indica.

La creación de fans

Juan Nonzioli, cofundador y director creativo general de Shackleton, cree que “los eventos de Apple se han convertido en acontecimientos de entretenimiento, en los que el objeto del evento no es necesariamente lo más relevante”. “Apple ha creado fans, lo más parecido a lo que puede ser un grupo de música o un equipo de fútbol, y a ese nivel es imposible competir con esta marca”, cuya relación con el público “no se puede reproducir: se da o no se da”, añade.

Para Nonzioli, Apple es la representación más evidente de lo que es una marca. “Tú ves un anuncio de Apple y conecta de una forma muy distinta, entiende perfectamente que la parte emocional es la que importa, mientras que el resto de empresas se desviven explicándote las ventajas de su producto, resultan muy racionales”. “Cuando compras tecnología también estás comprando objetos que disfrutar, que ver, que mostrar. Y ahí todo tiene que ver con el plano emocional. Si te compras un iPhone alguien te puede decir que el LG G4 es mejor, pero resulta que igual te gusta más el iPhone. No hay mas explicaciones”.

Pero para este experto hay más componentes importantes que justifican la atención que suscita la compañía. “Apple no es sólo diseño y anuncios buenos. Cuando te quieres comprar un iPhone entras en una tienda increíble, espectacular y te encuentras con un montón de gente joven que sabe mucho, que te explica. El planteamiento desde el punto de vista del marketing es muy poderoso y además, a diferencia del resto, tiene un entorno de software que hace sus productos todavía más especiales. Por ejemplo, el Apple Watch no aporta nada nuevo. Y sin embargo es un producto bonito que te compras precisamente por eso, ¿no? Quizá tenga utilidades relevantes en un futuro pero, ahora mismo, simplemente es un reloj chulo y punto”.

“No creo que ahora mismo Apple sea imitable”, afirma Nonzioli, y añade: “Creo que puede haber intentos, pero creo que la ‘maquinaria Apple’ es muy poderosa y tiene que ver con su conocimiento, su talento, sus productos y su software, sus características tiendas y un vínculo con la marca que no se construye de un momento para otro. Para llegar a todo eso se necesita tiempo”.

Un ‘flechazo de amor’

Roma no se hizo en un día y, de igual forma, “competir con Apple requiere de una estrategia a largo plazo”. Javier Guadiana, CEO y fundador de ReasonWhy, un prestigioso medio de comunicación especializado en marketing, recuerda que “Apple tardó 25 años en ser una empresa de gran consumo…”.

Guadiana sostiene que “Apple se hizo famosa por ser la marca que hacía un producto superior sobre una categoría muy extendida, pero ese producto mejor no solo era más caro sino que estaba pensado para gente más inteligente, más avanzada, para un mercado profesional…  hasta que en 2001 lanzó el iPod y en 2007 el iPhone. La sensación del gran público sería similar a si hoy Ferrari sacara una berlina a 33.000 euros”.

Según el responsable de ReasonWhy, una estrategia para competir con la atención planetaria de la que goza Apple pasaría por “romper el mercado con un producto innovador que atacara necesidades que incluso el cliente no supiera que tenía”, una vez construido ese poder de marca. Se trata de generar “esa satisfacción que uno obtiene cuando siente que la empresa le entiende… ese momento muy parecido a lo que pasa con un flechazo de amor”.

Recuerda Guadiana que “Apple ha cambiado el estilo de vida del planeta, pero en los últimos años lo único que hace es mejorar productos sobre sí mismos, es decir, los ha hecho más finos, más rápidos, con un diseño más agradable… sin embargo, la sociedad necesita el resultado del pensamiento lateral, de la locura llevada a la realidad. No es lo mismo mejorar que inventar; no es lo mismo evolucionar que revolucionar”, comenta.

Analizar las debilidades

“Si recibiera el encargo de trabajar en una cuenta que compita con Apple, lo primero que haría sería reflexionar sobre las ‘debilidades’ que tiene la marca en este momento”, comenta Gustavo Entrala, fundador y socio director de la agencia 101 y especialista en estrategia de marca. Un análisis rápido indica para Entrala que Apple “es una marca cara, sobrevalorada para muchos”. Además, “es una marca estática, conservadora en cuanto al lanzamiento de nuevos productos”. Este experto considera que “ha perdido el efecto ‘Wow’ que tenía con Steve Jobs” y, por último, “su software ya no tiene la brillantez de antaño”.

Para competir con Apple, Gustavo Entrala plantea, por un lado, trabajar con el cliente en el ámbito de la innovación. ¿Cómo? “La próxima Apple se está gestando ahora en un piso de 50 metros o en una de las universidades técnicas de China”, sostiene. “Hay que buscar talento allí y hacer inversiones en start-ups prometedoras”. De esta forma, él se centraría en “los wearables, 3D, los asistentes personales, la TV digital, así como en nuevos periféricos de hogar y oficina” para poder competir con Apple y ser rentable.

Por otro lado, desde el punto de vista del marketing, Entrala buscaría nuevos dispositivos especializados para segmentos concretos: adolescentes (con algún producto como un teléfono orientado específicamente a la red social Snapchat), dispositivos de audio con marca Spotify… “O sea, me vincularía con marcas punteras para ayudarles a desarrollar hardware que explote a fondo esas plataformas”, subraya.

Por último, este experto centraría algunos argumentos “específicos como la tecnología ecológica y la responsabilidad social de la marca”. “Yo empezaría vendiendo solamente a través de Internet para generar el efecto aspiracional del producto”, finaliza.

ipad
Imagen del iPad Pro y el Apple Pencil. (Fuente: Apple)

[su_box title=”Lo nuevo de la manzana”]

iPhone 6 S y iPhone 6 Plus S

Por fuera son iguales a sus modelos hermanos (hay un nuevo color, ‘oro rosa’ y los materiales parecen más resistentes), pero incluyen novedades como la tecnología que ha bautizado “3D Touch”: en función de la presión del dedo sobre la pantalla se activan funciones ocultas, como por ejemplo mostrar menús sobre aplicaciones. También reacciona a pequeños toques. En general, mejora prácticamente todas sus prestaciones (nuevo chip A9, mejoras en las cámaras, vídeo a 4K y fotos animadas bautizadas como ‘Live Photos’), así como una nueva versión del sistema operativo iOS 9. Todos los datos y especificaciones se encuentran en el sitio web de Apple. Saldrán a la venta el 25 de septiembre (no en España, habrá que esperar algo más) a partir de 649 dólares y con la polémica nueva versión de iOS, que incluye funciones de bloqueo de publicidad en el navegador Safari.

iPad Pro y Apple Pencil

La tableta crece de forma notable, hasta alcanzar una pantalla de 12,9 pulgadas, un tamaño similar a los portátiles más populares, y y 2732 x 2048 pixeles de resolución. Es muy fino (0,69 cm de grosor) y pesa 713 gramos, lleva cuatro altavoces. Parece orientado a un público profesional y saldrá a la venta en noviembre con un precio a partir de 799 dólares. Tiene dos accesorios presentados también en este último evento, un teclado que además sirve como cubierta de pantalla (169 dólares) y un ‘stylus’ o lápiz electrónico pensado para esta tableta (99 dólares).

Nueva versión de Apple TV

El asistente de voz Siri aterriza en este dispositivo, cuya nueva versión incluye un mando a distancia con una superficie táctil y que reconoce el movimiento de la mano. Asimismo, Apple da un paso un muy interesante: la posibilidad de instalar aplicaciones y videojuegos de otros desarrolladores en el dispositivo, que costará 149 dólares en su versión más básica de 23 GB. Con estas bases, ¿veremos a Apple entrando a competir de lleno en el mundo de los videojuegos de consola? Por otro lado, el sistema operativo, bautizado como tvOS, es la plataforma sobre la que la compañía se atreve a aventurar que “Las apps son el futuro de la televisión”.[/su_box]

[su_box title=”La artillería del gigante americano”]

Por Rubén J. Lapetra

Con la presentación de este miércoles Apple saca al mercado toda su artillería, renovando los productos que suponen cerca del 80% de sus fuentes de ingresos, entre ellos, las últimas versiones de iPhone (6S) y el iPad (Pro).

El iPhone supone cerca de dos tercios de los ingresos de la compañía. Sólo en el último trimestre -terminado en julio- vendió 47 millones de unidades por 31.300 millones de dólares. En conjunto, durante los últimos doce meses ha vendido 221 millones de teléfonos y su tendencia ha sido ascendente desde el lanzamiento de iPhone 6.

Mientras el iPhone ha vivido un boom de ventas y récords, su tableta iPad lleva más de un año a la deriva. En el último trimestre (hasta julio) apenas vendió 10 millones de unidades y representó el 9% de los ingresos de la empresa. En términos interanuales, la caída se eleva por encima del 30% y obligaba a un renovación de producto.[/su_box]

 

Congreso Mundial de Móviles de Barcelona: Lo mejor y lo peor

Feria de móviles de Barcelona

Hemos preguntados a los principales periodistas especializados que, como cada año, cubren a fondo el principal encuentro tecnológico sobre móviles que se celebra en todo el mundo. Queremos sus opiniones más personales.

Feria de móviles de Barcelona

(Imagen: Ángel Jiménez de Luis)

El Congreso Mundial de Móviles (Mobile World Congress 2015), que se celebra estos días en Barcelona, convierte a la ciudad catalana en el centro de la innovación mundial. Móviles, tabletas, relojes inteligentes, coches y todo tipo de dispositivos conectados son protagonistas. Pero también lo son otros variados asuntos como la integración tecnológica y el eterno debate de la neutralidad de Red.

Hemos preguntado a los principales periodistas especializados que lo cubren a fondo y sobre el terreno. Queremos sus opiniones más personales y enlazamos a las mejores coberturas de esta importante cita. ¿Qué es lo mejor de este encuentro ¿Y lo peor?

Éstas han sido sus respuestas.

Ángel Jiménez de Luis (EL MUNDOGadgetoblog)

  • Lo mejor: Estamos viendo al sector de la telefonía explorar nuevos terrenos, como la realidad virtual o los wearables (es decir, tecnología para llevar puesta), con más decisión. No todo funcionará pero es la actitud adecuada. Hay buenas propuestas en tabletas de Sony con la Xperia Z4 y en telefonía de Samsung con el S6 Edge.
  • Lo peor: Es una feria con mucha hipérbole, con muchas promesas y avances que al final acaban materializadas en productos poco inspirados o que distan mucho de la visión original. A pesar de la actitud triunfalista, el sector de la telefonía móvil es cada vez más incomódo para los fabricantes. Cada vez hay márgenes menores y mucha presión desde China para bajar los precios.

Rosa Jiménez Cano (EL PAÍS Tecnología)

  • Lo mejor: Es un evento de primer nivel mundial y se celebra en casa. Está al nivel de las primeras citas, las compañías se guardan novedades para lanzar o presentar aquí. Fíjate que en EEUU me preguntan: “¿vas al Mobile?” con el mismo interés con el que se pregunta por la feria de electrónica CES de Las Vegas. Al final la industria está en este evento en Barcelona. Hace dos años, por ejemplo, la compra de Nokia por Microsoft se fraguó aquí.
  • Lo peor: Que las chicas no tenemos que hacer cola para ir al baño, lo que indica que es una industria aún muy masculina. Es un problema general de este sector. El ejemplo más claro lo vemos en EEUU, en donde las mujeres no copan ni el 30% de los puestos de trabajo.

Miguel Ángel Uriondo (Actualidad EconómicaALSD Blog)

  • Lo mejor: Siempre será que tengamos la suerte de que se celebre en España. Es un evento que genera una riqueza perceptible para la ciudad y para los comercios.
  • Lo peor: Las prisas y lo apretado de la agenda. Yo he hecho las paces con el hecho de que algún día moriré, pero aún me cuesta aceptar que nunca podré contar todas las cosas interesantes que se cuentan en la feria.

Alberto G. Luna (El Confidencial – Teknautas)

  • Lo mejor: Hasta ahora Samsung, que sube un escalón en cuanto a calidad. Es interesante la gama media de smartphone, teniendo en cuenta la ausencia de muchos fabricantes chinos y Apple. Por ejemplo, Aqua de Sony es interesante por calidad y  buen precio. Además, hay muchas chicas y eso es importante, aunque incomprensiblemente sólo se usan para sujetar móviles.
  • Lo peor: No hay móviles premium realmente interesantes, sólo los de Samsung. Tampoco hay novedades en cuanto a los wearables, siguen siendo más de lo mismo. Lo único que se salva, quizá, es el LG Urban. Aunque está bien organizado, terminas con un dolor de pies insoportable.

Manuel Ángel Méndez (Gizmodo)

  • Lo mejor: La feria en sí, en primer lugar. Este año vuelve con varios lanzamientos fuertes (sobre todo el Galaxy S6 y el HTC One M9) y asistencia de gente clave como Mark Zuckerberg o Tom Wheeler, presidente de la FCC. En productos, el Galaxy S6 es sin duda lo más destacado. Y lo han hecho bien. Samsung al fin se ha puesto al día con un diseño potente. Y las mejoras en pantalla y cámara, por ejemplo, son notables. Si el precio es ajustado, el S6 será uno de los móviles más vendidos del 2015. El HTC Vive, el visor de realidad virtual de HTC y Valve, ha sido la otra gran sorpresa (positiva) de la feria.
  • Lo peor: La cansina tendencia de lanzar ‘wearables’ a la pared a ver cuál se pega, como los spaghetti. Hay ejemplos muy desafortunados en este MWC, como la TalkBand B2 de Huawei, una pulsera de diseño muy cuestionable que pretende que volvamos a ponernos un pinganillo bluetooth en la oreja. O los nuevos ‘smartwatches’ de LG, el Watch Urbane y Urbane LTE, que demuestran que hasta ahora nadie ha dado con la tecla de los relojes inteligentes. La decepción: el HTC One M9. Más de lo mismo de una compañía de la que se esperaba mucho más.

Javier Penalva (Xataka)

  • Lo mejor: Congregar a lo mejor (o casi) de la industria de la movilidad, la que manda en la electrónica hoy en día, en un solo sitio y con presentaciones que van a lo esencial. También el diseño del Galaxy S6 Edge.
  • Lo peor: La difícil asimilación de novedades y tecnologías que en menos de medio año será historia.

Javier Lacort (Hipertextual)

  • Lo mejor y lo peor: Una Samsung en su mejor momento acapara el protagonismo de un evento descafeinado para el resto.

Javier Sanz (ADSL Zone)

  • Lo mejor: Esta feria demuestra cómo el sector de las telecomunicaciones sigue evolucionando más allá de las redes y de los smartphones. Innovación, fantasía, ciencia ficción, son solo algunas de las palabras que definen todo lo que se puede ver en apenas tres días.
  • Lo peor: Todas las compañías se empeñan en presentar lo más importante un día antes del comienzo de la feria. Muchos servicios innovadores que se presentan acaban fracasando o ni siquiera salen al mercado.

Miguel Ángel Muñoz (MovilZona)

  • Lo mejor: Samsung cambia. La firma rompe con sus formas y presenta por fin un nuevo y verdadero Galaxy.
  • Lo peor: HTC y Sony siguen con sus eternos diseños continuistas. Sin duda que es un feria de contrastes desde el punto de vista de producto.

Guillermo del Palacio (IGN, Tecnoxplora, Cambio 16)

  • Lo mejor: Samsung por fin se toma en serio lo de innovar, y lo hace bien. Microsoft no rompe lo que funciona con Nokia y apuesta por la gama baja.
  • Lo peor: Sigue siendo un caos. Los selfies todavía son tendencia. Las presentaciones rancias.

Carolina Denia y Juan Castromil (Clipset – 20 Minutos)

  • Lo mejor: Poder ver al mismo tiempo las apuestas de las diferentes marcas, en el mundo de la tecnología móvil, y su evolución. Con respecto a lo presentado, las apuestas de las marcas por una gama media con construcciones muy sólidas en concepto y fabricación, opciones que hasta ahora solo estaban reservadas para usuarios con un buen nivel adquisitivo.
  • Lo peor: Es tener que ver todo lo que se presenta en tan poco tiempo y con tanta gente. Respecto a lo presentado, no hay avances significativos en un modelo de almacenamiento de energía que sea ecológico y eficiente, por lo que seguimos siendo esclavos de la autonomía de nuestros dispositivos.

Violeta Molina (EFE)

  • Lo mejor: La entrada de HTC en la realidad virtual de la mano de Valve, inesperada y que, seguro, va a animar aún más la nueva ola de esta tecnología; y el Galaxy S6 Edge, un dispositivo que demuestra que Samsung se ha dejado la piel para ser una alternativa sólida al iPhone 6.
  • Lo peor: Las dificultades de cubrir un evento gigantesco en el que casi todas las compañías del sector quieren contar sus novedades: redes saturadas, escasez de enchufes en momentos clave y una agenda tan repleta que apenas te deja tiempo de reflexionar acerca de cuáles son las verdaderas implicaciones de todo lo que está pasando en el Mobile World Congress.

Carlos Hergueta (PortalTIC)

  • Lo mejor: Parece que por fin estamos viendo móviles de gama media y baja realmente competentes. Moto E por 130 euros con 4G, Xperia M4 Aqua con resistencia al agua, o LG Spirit y Magna con pantallas curvas, son buenos ejemplos. También los avances en sensores biométrico, como el desbloqueo del terminal con el iris de Fujitsu, o el lector de huellas integrado en la pantalla de Qualcomm, son bastante interesantes. Galaxy S6 Edge con su espectacular diseño ha sido sin duda el móvil de la feria y el cambio de rumbo que Samsung necesitaba.
  • Lo peor: Aunque estamos viendo una gran cantidad de wearables en la feria, no aprecio un rumbo claro en esta categoría, con una gran atomización de ecosistemas, aplicaciones poco útiles más allá de las de monitorización del ejercicio y diseños clónicos en ciertos modelos, demasiado parecidos entre sí, que siguen la estela del Moto 360. Con la expectación que están generando las aplicaciones para Apple Watch, esperaba algún anuncio por parte de Samsung para Tizen o de LG para webOS (perdón, LG Wearable Platform), que al final verán cómo Apple les adelanta en este terreno, aun llegando muchos meses más tarde. En general ha sido una feria con pocas sorpresas.

Rebeca Arroyo (EUROPA PRESS)

  • Lo mejor: Las posibilidades de poder acceder fácilmente a grandes compañías del sector. Además, es una oportunidad de ver un panorama amplio de sectores complejos como el de las telecomunicaciones o el del móvil. En esta feria confluyen muchos de muchos lugares.
  • Lo peor: Las colas, la cantidad de gente, ir corriendo de un lado para otro. No tienes apenas tiempo de digerir tanta información. Al final, necesitas tomarte un tiempo para procesar.

Antonio Lorenzo (El Economista)

  • Lo mejor: Es un orgullo situar en España el epicentro mundial de uno de los principales sectores de desarrollo económico y social del planeta. Internet móvil es uno de los inventos más felices de la humanidad y el MWC de Barcelona es su principal escaparate.
  • Lo peor: La capacidad de sorpresa cotiza a la baja en la feria. Los smartphones y las tabletas han perdido su tradicional protagonismo, por lo que se imponen nuevos formatos más innovadores para la comunicación de las personas y las cosas.

Pilar Bernat (ZonaMovilidad)

  • Lo mejor: Los Media Corner y compartir con los compañeros… Ah, sí, y la información.
  • Lo peor: Llegar físicamente al Congreso y la fascitis plantar. Si no la traes, te vas con ella.