Hat trick de Cristiano, hat trick de lesiones

IMG_4531

El estreno de Champions del palco de EL ESPAÑOL y AXA en el Santiago Bernabéu vivió el tercer hat trick de Cristiano Ronaldo en la máxima competición continental y vio torcer el gesto a Rafa Benítez tras las lesiones de Bale, Sergio Ramos y Varane.

IMG_4531

El sueño de la Champions comenzaba por el Santiago Bernabéu y el Real Madrid sumó los tres puntos contra un Shakhtar que puso pocos problemas (4-0). Los accionistas y suscriptores de nuestro periódico fueron testigos de excepción de un hat-trick de Cristiano en el palco de EL ESPAÑOL y AXA frente a un conjunto ucraniano muy inferior técnicamente.

No tardaron en llegar las ocasiones para el conjunto blanco. Karim Benzema falló a portería vacía al cuarto de hora del comienzo. Minutos más tarde no volvería a errar. Un fallo del portero ucraniano en la salida dejaron el 1-0 en bandeja del francés. “Yo no le vendía para traer a otro”, exclamaba José Manuel, uno de nuestros accionistas. “Me parece un jugador al que no se valora como se debe”, aseguraba.

Pero la alegría empezó a nublarse bajo una ventisca de lesiones que comenzó con la sustitución de Gareth Bale a la media hora de juego. El conjunto madridista se presentó con las bajas de Danilo y James Rodriguez, pero esta lista puede engrosar en las próximas horas. Jorge, suscriptor de EL ESPAÑOL, como si de una premonición se tratase auguraba que “este partido le puede salir caro” al Real Madrid. Y así fue. Sergio Ramos, Varane y el citado Bale abandonaron el terreno de juego por molestias durante el encuentro. “Estos del Shakhtar no tienen nada que perder”, continuaba Jorge.

“Yo soy más de Mourinho”

Mientras que en el campo el Real Madrid sujetaba al Shakhtar, en la banda Benítez trataba de rellenar el puzzle de las lesiones que venían. La sustitución de Bale dio pie al debut en Champions de Mateo Kovacic. “Este chico tiene un futuro prometedor aquí”, se murmuraba en el palco. De nuevo José Manuel participaba en la mini-tertulia algo resignado cuando se hablaba de Benítez: “Sí, sí me gusta, pero yo soy más de Mourinho”. Y concluía: “En los años de Mourinho y Guardiola el partido se disfrutaba antes, durante y después de los 90 minutos.” No le falta razón. Lo cierto es que Kovacic tardó poco en convencer al respetable: un tiro entre palos arrancó los aplausos de un Bernabéu tímido en esta noche de septiembre.

El que no estuvo nada tímido fue Cristiano Ronaldo: 10 disparos y 3 goles, dos de ellos de penalti. Después del descanso el colegiado expulsó a Stepanenko por doble amarilla y el Madrid se coló por la defensa del conjunto de Donetsk como un puñal. Cristiano no perdonó desde los 11 metros ejecutando las dos penas máximas por el mismo lado. Cuando su fiesta particular parecía acabar, redondeó el casillero con el definitivo 4-0 en el minuto 82.

Hubo poco trabajo para Keylor Navas, que sólo se vio exigido al final del encuentro en un balón bombeado que parecía colarse justo por debajo del larguero. Keylor solventó la faena con una estirada espectacular que confirmaba el KO definitivo al Shakhtar. Adrián, suscriptor y accionista reconocía el nivel del portero actual, pero aún echa de menos a Casillas. “Soy de Mostoles y Casillas es vecino”, exclamaba en tono jocoso. Los aplausos para Keylor no tardaron en llegar.

De lo que no tuvieron dudas nuestros suscriptores es de la expectación que genera el ya cercano 7 de octubre. “¡Qué ganas tenemos de que llegue!”, decían tanto Jesús, que había venido desde Zaragoza con su hijo, como Antonio que vino con su hermana desde Badajoz. “Tenemos mucha fe en el proyecto”. Amén.

Piqué, el protegido

Gerard Piqué, durante un entrenamiento con la selección española.

¿Tan malo es el tirón de la selección que ya no llena estadios? ¿O todo será la relación -de todo menos idílica- entre la RFEF y el Real Madrid?  Porque la federación no sería capaz de cambiar la sede de un amistoso contra Inglaterra para proteger a Piqué. ¿O sí? Todo podría ser, aunque lo evidente es que la corriente de opinión mayoritaria señala la tercera opción y eso, después de la pitada al himno y al Rey en la final de Copa, tendría unas connotaciones especialmente serias.

Gerard Piqué, durante un entrenamiento con la selección española.“Hemos tenido claro desde el principio que no queremos jugar en Madrid”. La cita, de Adrian Bevington, director de comunicaciones de la FA inglesa, no vive en el presente. Se remonta a 2008, cuando Fabio Capello dirigía el banquillo de Inglaterra y el racismo de un sector de la afición española estaba en entredicho. Ahora, ya en 2015, no ha hecho falta que desde las islas soliciten obviar el Santiago Bernabéu. La censura ha llegado desde dentro, desde la propia Federación Española de fútbol (RFEF), que ha optado por cambiar la sede del amistoso del próximo 13 de octubre ante la selección inglesa de la capital a Alicante.

“Me enerva, me pone de mala leche”. Cuesta escuchar a Vicente del Bosque fuera de su registro calmado y tranquilo. Y eso que el tema le saca cada vez más los colores. Gerard Piqué se creció en la celebración del pasado título de Liga con el Barça (“Gracias Kevin Roldan, contigo empezó todo”), justificó la pitada al himno y al Rey en la final de la Copa del Rey (“La gente se expresa libremente”) y opinó sobre las pitadas a Iker Casillas con el Real Madrid (“Es igual que lo del himno”). La trinidad del enfado.

Primera estación en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas, parada en León con ocasión del encuentro frente a Costa Rica en el mes de junio y destino final (por ahora) en el Carlos Tartiere de Oviedo en el trascendental choque ante Eslovaquia. Tres lugares, tres aficiones, tres motivos. Los mismos pitos.

Defiende Del Bosque como si continuara en activo, ayudan Sergio Ramos, Jordi Alba y cualquier jugador al que se le pregunte. Hasta el ministro Méndez de Vigo sale al corte. Hace piña el equipo ante uno de los pilares deportivos, básico en el esquema ante la diferencia sustancial ahora mismo respecto a cualquiera de los posibles sustitutos (Bartra, Javi Martínez, Albiol, Etxeita, Coke o San José). Nadie se plantea siquiera la posibilidad de una selección sin Piqué en el centro de la zaga. ¿O sí?

¿Por qué ha cambiado la RFEF la sede del partido cuando estaba decidida tiempo atrás? Las opciones son varias y variadas. Desde el enfado que pueda mantener el ente federativo con el Real Madrid por no ofrecer su estadio para la final de la Copa del Rey a los huecos que se veían en el Tartiere y la dificultad que implicaría llenar las 81.000 localidades del Santiago Bernabéu. Y, por supuesto, la opción Piqué. Otras tres opciones y muchas más preguntas.

  • ¿Es posible que la RFEF, que llevó la final de Copa al Camp Nou consciente de que la intensidad de la pitada al himno y al Rey sería aún mayor que en Mestalla o en cualquier otro campo, cambie la sede de un partido internacional para proteger a un único jugador?
  • ¿Tan mala es la relación con Florentino Pérez y el Real Madrid con la federación como para cambiar un partido programado -aunque nunca llegase a ser oficial- junto a Adidas para la presentación de la nueva equipación de España?
  • ¿Ha bajado tanto el tirón de la selección que necesita acudir a estadios de menor capacidad para colgar el cartel de ‘no hay billetes’?

Dudas razonables que la RFEF, siempre hermética, debería plantearse aclarar públicamente para definir si es capaz (y por qué) de proteger a un solo jugador pero no a la figura del Rey, que otorga su nombre a la principal competición dependiente de la federación, y, en consecuencia, descargar a Gerard Piqué de una presión añadida a la que encontrará en Alicante, ciudad tradicionalmente madridista.

Manita, ovación a Keylor y festival de James

palco

Debutó el Real Madrid ante su público en Liga con una goleada ante el Betis (5-0) y volvió a abrir sus puertas el palco de EL ESPAÑOL y AXA  en el Bernabéu para recibir a 18 de nuestros suscriptores. Todos ellos disfrutaron con la manita, la chilena de James Rodríguez y el penalti parado por Keylor Navas.

palco

Debutó el Real Madrid ante su público en Liga con una goleada ante el Betis (5-0) y volvió a abrir sus puertas el palco de EL ESPAÑOL y AXA para recibir a 18 de nuestros suscriptores. Todos ellos disfrutaron con la chilena de James Rodríguez, la ovación a Keylor Navas y los primeros minutos de Kovacic con la camiseta blanca. ¿Y Benítez? Las quejas sobre su estilo defensivo se tornaron en aplausos al final del encuentro. El Bernabéu quería goles y los tuvo.

Arrancó mejor el Madrid, con un tanto en el minuto 2 de partido: James se la puso a Bale y este metió la cabeza para hacer el 1-0. Con la BBC recuperada para la causa, Benítez dispuso sobre el campo un 4-3-3, con Kroos y Modric formando el doble pivote y James ligeramente adelantado. ¿Resultado? El balón y los goles fueron para los locales. Poco importó que el Betis plantara cara o que intentara salir a la contra, las ocasiones fueron patrimonio de los blancos. Probaron Ronaldo y Benzema desde lejos, pero la más clara fue para Danilo. “Buen fichaje, yo no sé cómo hace el Oporto para comprar tan barato y vender tan caro y bien”, se preguntaba Borja, uno de los más de 9.000 suscriptores de EL ESPAÑOL.

Tomó el control el Madrid y no tardó en llegar el segundo. Esta vez, en una falta lanzada por James que pegó en el palo y se metió dentro de la portería. Brilló el ataque y se dejó ver Keylor Navas bajo palos, rebañando una pelota a Rubén Castro dentro del área. “¿Para qué quiere el Madrid a De Gea?”, se preguntaba Jaime, otro de nuestros accionistas. Y puede que no le falte razón…

Se fue el Madrid enchufado al túnel de vestuarios y regresó en las mismas condiciones. Nada más empezar la segunda mitad, apareció Bale para que Benzema se estrenara esta temporada. Hizo el tercero el francés y el cuarto James, recibiendo solo dentro del área y enganchándola con una chilena marca de la casa.

No murió el conjunto de Pepe Mel a pesar de todo. Con el Madrid aletargado por el peso de los goles, el Betis forzó un penalti, pero el portero costarricense se lo paró a Rubén Castro. “Keylor, Keylor, Keylor…”, gritó el Bernabéu. ¿Y De Gea? Podría llegar esta semana, pero es indudable que el Madrid no necesita a nadie más para tener a salvo su portería, con Kiko Casilla en la retaguardia esperando un contratiempo para dejarse ver.

Remató la faena Bale, con un misil teledirigido desde larga distancia. El galés certificó la manita y dio la primera victoria de la Liga al Real Madrid, que se coloca con cuatro puntos y, sobre todo, mandando un mensaje claro con sus intenciones para esta temporada. Disfrutaron los suscriptores y se lo pasó bien el Bernabéu. ¿Alguien tenía un plan mejor que pasar la noche en el palco de EL ESPAÑOL y AXA viendo al Real Madrid?

De abrazos, pitos y palcos

palcobernabeu

Con Pedro J. Ramírez a la cabeza, EL ESPAÑOL y AXA estrenaron su palco en el Santiago Bernabéu en la presentación del Real Madrid ante su afición. Una victoria ante el Galatasaray que sirvió para que Sergio Ramos recibiera el visto bueno, Gareth Bale recordara la música de viento y Marcelo maquillase las sensaciones propias de la pretemporada con un precioso eslalon (2-1). 

Reportaje gráfico: Moeh Atitar

Debutó el Real Madrid ante su público y también lo hizo el palco de EL ESPAÑOL y AXA en el Santiago Bernabéu. Con Pedro J. Ramírez a la cabeza y junto a Luis Sáez de Jáuregui, director de área de negocio de particulares, y Josep Alfonso, director de comunicación de AXA, 12 fueron los afortunados accionistas que pudieron disfrutar del eslalon de Marcelo, lo más destacable de una noche sin ritmo en la que el conjunto de Rafa Benítez recuperó la tradición de presentarse ante su afición en el Trofeo Santiago Bernabéu y en el que Sergio Ramos recibió el ok en forma de aplausos y Gareth Bale descubrió que el sonido de viento para él, una temporada después, no ha cambiado.

“Florentino se equivoca con Ramos”, aunque también es verdad que el Real Madrid “no podía permitirse perder a dos capitanes en una misma temporada” y, claro, “Sergio Ramos es el mejor central español”. José Antonio Camacho, el nuestro, el accionista de EL ESPAÑOL, no el técnico de Cieza, es el ejemplo perfecto de la variedad de opiniones, aunque el Bernabéu dictó su sentencia: aplausos en la presentación del central sevillano, más aplausos cuando Benítez decidió sentarle en el carrusel de cambios del tramo final y ovación de gala entre su abrazo con el presidente y el momento de levantar el trofeo. A medias con Marcelo, eso sí, autor el brasileño del 2-1 final con que cayó un honroso Galatasaray y se maquillaron las sensaciones de pretemporada.

A medio camino entre la falta de rodaje, la necesidad de minutos de Danilo para adaptarse a los automatismos, la pólvora mojada de Cristiano y las ausencias (Pepe, Varane y Benzema), el equipo de Benítez dejó muestras de lo que puede ser ya este mismo sábado en Gijón, aunque con el 31 de agosto, fecha del cierre del mercado de fichajes, en el horizonte inmediato, las certezas son escasas.

Se duda de Jesé. “Habría que cederlo, porque seguro que con minutos recuperaría la forma y se le podría recuperar como se ha hecho con Casemiro”, decía Alejandro Boris, otro de los accionistas de EL ESPAÑOL. Hay esperanzas depositadas en Danilo. “Es la primera vez que le veo pero tiene una profundidad y una vocación ofensiva que…”, apuntaba. Pero los clásicos son los clásicos, y más en el Bernabéu.

esta

Aplaudió el estadio a rabiar a Cristiano Ronaldo en la presentación, más incluso que a Sergio Ramos, pero anda el portugués en plena fase de readaptación. Eso sí, a él se le perdona. “Éste es el Ronaldo fallón de muchísimos partidos. Tendría que cambiar algunas cosas y si alguien puede hacer que cambie es Rafa Benítez”, opinaba Sáez de Jáuregui. A quien no se le pasa ni una es a Gareth Bale, que se llevó su ya habitual pitada al ser sustituido. Lo normal, vamos.

Y la portería, claro. Dos intervenciones tuvo Keylor Navas, que parece el titular de Benítez ahora mismo, y en las dos se le apreció el esfuerzo. En la primera con una salida y una despeje (“Eso no se había visto en el Bernabéu desde hace 10 años”, terciaba con el colmillo brillante Alejandro Boris, otro de nuestros accionistas) y, ya en la segunda parte, con una preciosa estirada que levantó a más de uno del asiento. Aplausos que podría prolongarse toda la temporada desde la titularidad o que podrían desaparecer de inmediato si se produce el desembarco de David de Gea.

Detalles de un partido que comenzó con un tanto de cabeza de Nacho en un saque de esquina apenas a los 15 minutos, prosiguió con una fase de sopor, se desperezó con el tanto de un viejo conocido de la casa como Wesley Sneijder para empatar a los 52 y se solucionó con un eslalon de Marcelo desde la misma línea de banda hasta el corazón del área chica. Pocas conclusiones, pero una muy clara. Es de Francisco Ory, también accionista de EL ESPAÑOL: “Queremos un periodismo diferente, en el que se valore la profundidad, que no caduque, que se aprecie que está trabajado”. Parecido a lo que busca Benítez para su Real Madrid desde este sábado en El Molinón.

A la tecnología por el patinete

Redacción

El Arponero Ingenuo y su visionario cómplice Javier Muñoz se han ido de vacaciones pero yo me he quedado en nuestra sede de la Avenida de Burgos, frente a las cuatro torres emblemáticas de este Madrid achicharrado y torrefacto, animando a nuestro equipo de ingenieros a cazar las evasivas ballenas de la tecnología y empezando a probar las herramientas editoriales con algunos compañeros de EL ESPAÑOL.

Reportaje gráfico: Dani Pozo.

UN AGOSTO EN LA AVENIDA DE BURGOS (I)

Queridos Accionistas y Suscriptores.

El Arponero Ingenuo y su visionario cómplice Javier Muñoz se han ido de vacaciones, pero yo me he quedado en nuestra sede de la avenida de Burgos, frente a las cuatro torres emblemáticas de este Madrid achicharrado y torrefacto, animando a nuestro equipo de ingenieros a cazar las evasivas ballenas de la tecnología y empezando a probar las herramientas editoriales con algunos compañeros de EL ESPAÑOL.

No puedo desconectarme de la actualidad política. El cobarde nombramiento a hurtadillas de Wert, de forma que nadie lo supiera antes de la rueda de prensa de Rajoy, la grotesca escenificación de Mas al convocar sus terceras elecciones autonómicas en cuatro años como si estuviera firmando la declaración de guerra a la Alemania nazi en un salón lleno de espejos, el error del PSOE al defenestrar innecesariamente a Carmona por el balcón de la señá Carmena o la propia encuesta del CIS con los primeros frutos del in fear we trust marianista hubieran dado de sí para suculentos arponazos literarios. Pero quiero aprovechar estas semanas en las que nos hemos quedado solos para daros información de la cuenta atrás en el lanzamiento de EL ESPAÑOL. “Hagámoslo juntos”, os dije, y de momento quiero teneros al tanto de todo.

Merece la pena insistir en lo que ya hemos conseguido gracias a vosotros: tenemos 5.624 accionistas y 8.854 Suscriptores Fundadores. Naturalmente, la segunda cifra incluye a la primera pues todos los accionistas -a menos que renuncien a ello- recibirán su suscripción con un 50% de descuento con carácter vitalicio. Pero aunque no sea el millón de abonados de The New York Times, este dato es de por sí un tesoro.

En la campaña de captación con 40% de descuento que siguió a nuestra Junta General y se extendió durante el mes de julio se han incorporado ya por lo tanto más de 3.200 Suscriptores Fundadores. Una cifra muy superior a cualquier expectativa y es justo señalar el mérito del equipo de Marketing y atención al suscriptor que encabeza Leticia Lombardero.

El descuento ha pasado a ser ahora del 30%, pero la oportunidad sigue abierta, a pesar de la natural desmovilización agosteña. De hecho, ya está disponible nuestra página de concursos -anticipo de lo que será la Zona Ñ- y antes de que termine el mes espero estrenar con docena y media de suscriptores el Palco de EL ESPAÑOL en el Bernabeu, patrocinado por la aseguradora Axa. Ya compartí el Don Carlos de Boadella en El Escorial con dos accionistas y pienso hacer lo mismo en cada estreno de la temporada de ópera del Teatro Real.

También sigue en pie la posibilidad de que los 5.624 accionistas hagan extensivas sus condiciones privilegiadas a aquellos familiares o amigos que consideren oportuno. Pueden hacerlo fácilmente a través de este link y les animo encarecidamente a ello. Quedarán mejor que bien con esos afortunados que se conviertan en suscriptores a mitad de precio.

10.000 suscriptores, la próxima meta

Después de batir el récord mundial de crowdfunding periodístico, EL ESPAÑOL será también el diario que nazca con más suscriptores en tres siglos de actividad editorial en este país. Estoy seguro de que en el momento del lanzamiento superaremos la barrera de los 10.000 y eso serán ya palabras mayores.

Se trata de un indicador muy importante pues EL ESPAÑOL basa su independencia en un modelo mixto en el que los ingresos por suscripciones deben complementar los ingresos por publicidad. De ahí que la estructura de nuestra oferta informativa, básicamente en abierto, es decir de acceso gratuito para todos, incluya también productos y ofertas restringidas a los suscriptores.

Esperamos que millones de usuarios naveguen gratuitamente a través de nuestra web responsive -adaptable a todos los dispositivos y diseñada pensando en los móviles- y se descarguen gratuitamente nuestras aplicaciones para los sistemas IOS y Android. Pero también esperamos que decenas de miles de españoles identificados con EL ESPAÑOL se unan a vosotros como suscriptores.

La suscripción os da derecho a acceder a todas nuestras historias sin el límite de 25 al mes que regirá para el resto, a descargaros todas las noches LA EDICIÓN de EL ESPAÑOL -es decir nuestro producto estrella con las exclusivas del día siguiente-, a beneficiaros de todas las ventajas de la Zona Ñ -palcos del Bernabéu o del Teatro Real incluidos- y a publicar en el Blog del Suscriptor bajo la supervisión profesional de la redacción. En cada una de estas parcelas descubriréis importantes innovaciones respecto a lo que hasta ahora han hecho los demás medios españoles. Este alto nivel de exigencia es precisamente lo que nos está obligando a buscar soluciones tecnológicas necesariamente complejas y sofisticadas en un tiempo récord.

La periodista Carolina Villegas trabajando en la redacción de EL ESPAÑOL

Afortunadamente contamos con la profesionalidad y entrega del equipo técnico que encabeza Mabel Cobos, de Salugral Adriana y sus diseñadores y de David Domínguez como hombre puente con la redacción y responsable de nuestro desarrollo. Esta docena y media larga de personas lleva trabajando durante todo el verano, fines de semana incluidos, en jornadas interminables -sólo interrumpidas por improvisadas partidas de ping pong- para que EL ESPAÑOL esté listo en las fechas previstas. Todos los accionistas debemos estarles muy agradecidos por su titánico esfuerzo.

A los proveedores del sistema editorial o CMS –Bit Ban-, a los proveedores de las aplicaciones para móviles –4andgo y Alten-, a los proveedores del muro de pago –MPP– y a los proveedores del servicio de Big Data –Stratio– les estamos pidiendo la misma implicación y celeridad.

Estamos en cierto modo en sus manos y es justo reconocer que han recogido el guante y asumido el desafío. Saben que están participando en un proyecto que va camino del éxito y que nos marcará para siempre positivamente a todos.

Mientras el equipo de Audacity Partners -nuestros diseñadores en Londres- va culminando brillantemente su trabajo en áreas tan dispares como la animación o la imagen corporativa, en los últimos días hemos recibido ya algunas de las herramientas tecnológicas prometidas y versiones preliminares de otras. Pese a que todavía somos pocos, la redacción es un hervidero de experiencias de uso en el que la frustración propia del método de prueba y error da paso al entusiasmo cada vez que un problema queda resuelto. Hay que vivirlo.

Nos sentimos muy orgullosos del entorno participativo que estamos creando en nuestra sede de la Avenida de Burgos. A ello está contribuyendo desde el primer día el audaz planteamiento de Aguirre Newman, basado en mesas redondas altas de colores rutilantes que en la práctica convierten cada puesto de trabajo en un lugar de reunión. Las imágenes de nuestro Defensor Civitatis -el León de EL ESPAÑOL- y la enumeración de sus atributos -“libre, independiente, valiente, protector, guardián…”- ocupan los vinilos de las mamparas de vidrio que separan los despachos. Son un motivo de inspiración constante, en la medida en que nos recuerdan la esencia de nuestro compromiso.

Incorporaciones a la redacción

Nada hay tan fascinante como el ambiente de un grupo de periodistas fundando un diario nuevo y diferente. Soy muy afortunado de vivir ahora la misma experiencia impregnada de vitalidad, idealismo y concurso de ideas sin límite del otoño del 89. Los requerimientos tecnológicos son endiabladamente complicados pero como ocupamos una planta alargada de 800 metros cuadrados y todos hablamos con todos se ha establecido un servicio de transporte en patinete desde la puerta de mi despacho en un extremo, hasta los dominios de Mabel Cobos en el otro. Salugral, la jefa de diseño, es la principal usuaria pues tiene a su mesnada lejos de su propia silla curul pero todos hemos compartido ya –en Twitter hay constancia– la experiencia de tan placentero deslizamiento.

Cuando llegué a Diario 16 me encontré con que teníamos una multicopista grande bautizada como la “rotativa de la señorita Pepis” y en los inicios de El Mundo el jefe de talleres nos reprochaba que le pedíamos que interpretara una sinfonía de Beethoven “con un pito y un tambor”. Teniendo en cuenta los precedentes, con un proyecto intelectual, editorial, tecnológico y financiero de tanta envergadura como este, sólo nos faltaba un buen patinete para que las metas más insospechadas parezcan ya a nuestro alcance .

Pedro J. Ramírez y la Jefa de Tecnología Mabel Cobos revisando una de las apps de EL ESPAÑOL

A falta de algunos últimos fichajes la redacción de EL ESPAÑOL está bastante perfilada. Tras las incorporaciones escalonadas de estos meses, será el lunes 17 y el lunes 24 cuando llegue el grueso de la plantilla. Aguardo con ansia e ilusión ese momento. Para entonces debemos ultimar unas Normas de Estilo de EL ESPAÑOL que incluyan aspectos relacionados con el uso del lenguaje, la edición, la deontología o la línea editorial . Estoy seguro de que la suma de jóvenes y veteranos, la combinación de talentos muy diversos, dará resultados de los que todos podremos sentirnos orgullosos. Algo hemos ido mostrando ya en este blog con exclusivas de impacto, perfiles bien escritos y buenos ejemplos de periodismo de datos.

La incorporación de Alejandro de Vicente al frente del área comercial ha supuesto en las últimas semanas una gran alegría para mí pues ya estuvimos juntos en Diario 16 y El Mundo.

Su solvencia y credibilidad abren todas las puertas. Hemos presentado el proyecto ante las principales agencias y anunciantes y la acogida no ha podido ser mejor. En todas esas reuniones ha impresionado mucho el dominio de lo que tenemos entre manos y el conocimiento del sector de nuestra consejera delegada Eva Fernández. ¡Menudo desafío el que afronta ahora al tener que ensamblar contra reloj tantas cosas diversas!

Creamos más de 100 puestos de trabajo

En el momento del lanzamiento seremos al final unas 70 personas en redacción y algo más de 100 en el conjunto de la compañía NoHaceFaltaPapel. Estamos muy orgullosos de protagonizar así la mayor creación de empleo en los medios de comunicación españoles al menos desde 2007. Sabemos que es una apuesta importante y que partimos con unos costes superiores a los de los demás medios nativos en el momento de su lanzamiento pero también disponemos de un capital humano, de un apoyo social y de unos recursos financieros sin precedentes.

No elegí aquella frase por casualidad. Siempre he creído a pies juntillas que “es poco atractivo lo seguro y en el riesgo está la esperanza”. ¿Les suena, verdad? Habrán podido despojarme de muchas cosas, pero el lema es mío. Bueno, mío y de un tal Tácito. También la metáfora de la gorra que lanzaremos de nuevo al otro lado del muro. Por eso la fe volverá a mover montañas.

Por eso lo que pusimos en marcha hace 26 años no será nada comparado con lo que haremos ahora. La semana que viene os daré un nuevo parte de novedades. Un abrazo y feliz descanso a todos.

Postdata.- Seguimos ultimando la transformación definitiva de Sociedad Limitada en Sociedad Anónima pues, según nuestros abogados, el Registro Mercantil nos exige que todos y cada uno del puñado de inversores extranjeros que participaron en el crowdfunding exhiba su correspondiente NIE para convertir la inscripción provisional en definitiva. Según noticias de última hora ya sólo nos falta cazar a lazo a una ciudadana norteamericana y a un ciudadano polaco que cometieron la osadía de desembolsar 100 euros cada uno sin tener antes todos sus papeles en regla. ¡Dos accionistas entre 5624! ¡Doscientos euros en un capital de 18 millones!

Así pervive la burocracia de los golillas en pleno siglo XXI. Así se fomenta la creación de empresas en España. O se resuelve rápido o tendremos que ponernos serios.

Además, en EL ESPAÑOL: