¿Acertaron las encuestas del 27S? Un repaso a sus cifras y a nuestra predicción

g2

Las elecciones catalanas se presentaban complicadas para los encuestadores. Eran unos comicios excepcionales y es difícil hacer estádistica de lo excepcional. Concurrían nuevos partidos, la participación se presumía histórica y el sentido del voto era para muchos inédito: un plebiscito. Pero las encuestas hicieron un buen trabajo. Aquí explico por qué.

También en EL ESPAÑOL:

Nota. Que un modelo probabilístico se demuestre bien calibrado es en esencia otra forma de precisión. Pero para los propósitos de este artículo he creído que la distinción entre precisión y calibración era útil.

Radiografía del resultado: así votó Cataluña en su noche más decisiva

comarcas_indepen

Artur Mas convocó las elecciones del 27S con la intención de impulsar el proceso soberanista. Pero menos de la mitad de los votantes ha respaldado a las dos listas que defendían abiertamente la independencia: Junts pel Sí y la CUP. Aquí la mejor radiografía de la cita electoral: datos, análisis y contexto. 

Las elecciones catalanas se presentaban complicadas para los encuestadores. Eran unos comicios excepcionales y es difícil hacer estadística de lo excepcional. Concurrían nuevos partidos, la participación se presumía histórica y el sentido del voto era para muchos inédito: un plebiscito. Pero las encuestas hicieron un buen trabajo. Aquí explico por qué.

1. El promedio de sondeos funcionó.

El gráfico compara 20 sondeos con los resultados de las elecciones del domingo. Los sondeos son los de Sigma Dos, GAPS, GESOP, NC Report, Invymark, IBES, Feedback, CIS, Metroscopia, DYM, GAD3, Celeste Tel y My Word.

g1

El promedio de encuestas anticipó la imagen general que dejaron las urnas. JxSí, el PP y CUP fueron bien estimados. Tambien el PSC. La mayor desviación se dió con Ciudadanos y Catalunya Sí que es Pot (CSP). El primero había sido infraestimado y el segundo sobreestimado, justo al revés de lo que pasó en las municipales de mayo.

2. Nuestro modelo fue razonablemente preciso.

Basándome en los sondeos, publiqué dos días antes del 27S un modelo de predicción para las elecciones. El modelo estimaba cuántos diputados lograría cada partido y con qué probabilidad.

A continuación evalúo que tal lo hizo ese modelo. El gráfico compara los diputados de cada partido con las predicciones probabilísticas del modelo.

g2

(Las áreas de color son histogramas y representan la probabilidad que tiene cada partido de lograr cierto número de escaños.)

La precisión del modelo fue notable. Acertó el partido ganador, acertó quién sería segundo y el orden de todos los partidos excepto el PSC y CSP, que se intercambiaron. La predicción más probable se desvió menos de dos escaños para JxSí, PSC, PP, CUP y Unió. Las mayores desviaciones se dieron con Cs y CSP. Pero desde el principio sus resultados eran los más inciertos: sus distribuciones de probabilidad eran las más anchas.

El modelo predijo también los resultados del independentismo. Anticipó que JxSí no tendría mayoría absoluta y que la suma con CUP lograría mayoría de escaños pero no de votos. Sus predicciones mediana para los escaños de JxSí y la CUP casi coinciden con los resultados reales.

Captura de pantalla 2015-09-30 a las 23.48.26

También las predicciones de votos:

g4

Estoy también satisfecho con las predicciones en cada provincia. En Barcelona la precisión fue similar a la general. En Tarragona la predicción de más probabilidad acertó para JxSí, PSC, CUP y Unió. En Lleida, para PSC, PP, CUP, Unió y JxSí. En Girona, para todos los partidos. (Gráficos de Barcelona, Tarragona, Lleida y Girona.)

3. Un reloj parado.

Mi primer objetivo con el modelo es que fuese fiable. Sus predicciones no son audaces ni finísimas: son cautas. Por eso había muchos resultados posibles en el segundo gráfico. No es así por capricho. Es así porque observar las encuestas de los últimos años me sugiere que ésa es la precisión que podemos esperar.

Estos eran los intervalos del 50% de probabilidad que el modelo asignaba a cada partido:

  • JxSí: [59, 67]
  • Cs: [17, 23]
  • CSP: [12, 18]
  • PSC: [11, 17]
  • PP: [11, 15]
  • CUP: [ 6, 10]
  • Unió: [ 0, 3]

Son intervalos amplios e incluso así la mitad de las veces la realidad debía acabar fuera de ellos. Por eso las desviaciones con Ciutadans o CSP no son una sorpresa. Al final, de los siete partidos cinco cayeron dentro de los intervalos. Y aunque no puedo saberlo todavía, creo que la incertidumbre del modelo está bien calibrada.

¿Pero qué significa «bien calibrada»?

Mi modelo respeta el primer principio que enuncia Nate Silver para hacer estimaciones electorales: «Un buen modelo debe ser probabilístico, no determinista». La mayoría de modelos de predicción tienden al exceso de confianza y mi propósito es no caer en ese error. Por eso mi modelo no da predicciones muy concretas si no puede —y generalmente no puede— sino predicciones con distintas probabilidades.

Para calibrar un modelo probabilístico hay que comprobar que sus predicciones aciertan con la probabilidad prevista. Por ejemplo, si mi modelo dice que el partido X tiene un 60% de probabilidades de lograr escaños, quiero que eso suceda un 60% de las veces. Si sucede solo el 10% de las veces el modelo está mal. Pero también está mal si sucede el 95% del tiempo. Ese modelo está mal calibrado.

Podéis pensar en las predicciones meteorológicas. No espero que el hombre del tiempo me diga con certeza si lloverá el sábado. Pero si me dice que la probabilidad de lluvia es del 20%, lo que espero es que acierte cuatro de cada cinco veces.

En resumen, al evaluar la bondad de un modelo probabilístico podemos hablar de dos cosas: de su precisión y de su calibración. Un modelo es muy preciso si dice exactamente qué va a ocurrir. Esos modelos son geniales, pero difíciles de encontrar para fenómenos complejos. Por eso las elecciones se predicen con modelos probabilísticos. Y esos modelos quiero que estén bien calibrados: si me dicen que un suceso tiene una probabilidad del 66%, deberán acertar dos de cada tres veces.

4. Conclusión.

Tras las elecciones el modelo de predicción sale reforzado. Sus limitaciones siguen ahí —y de ellas hablaré otro día— pero sus predicciones para el 27S fueron bastante precisas.

Si el modelo falló fue más bien por acertar demasiado. Quizás el modelo está ligeramente mal calibrado y fue demasiado conservador. O lo que es más probable: quizás tuvo algo de suerte. Si la razón es una u otra sólo lo sabremos dentro de muchas tiradas, cuando podamos distinguir la estructura del azar.

_____________

También en EL ESPAÑOL:

Nota. Que un modelo probabilístico se demuestre bien calibrado es en esencia otra forma de precisión. Pero para los propósitos de este artículo he creído que la distinción entre precisión y calibración era útil.

Las cinco lecciones de la campaña

635788070734404372w

Acaba de terminar la campaña más importante para Cataluña desde 1980. Aquí van cinco lecciones de dos semanas de mítines, debates y momentazos.

¿Cómo votarán los catalanes? Una predicción del 27S a partir de las encuestas

seats

El próximo domingo se celebran unas elecciones transcendentales en Cataluña y muchas preguntas permanecen abiertas: ¿logrará Junts pel Sí una mayoría absoluta? ¿Quién será la segunda fuerza? Aquí Kiko Llaneras aborda esas preguntas usando un modelo estadístico de predicción. 

También en EL ESPAÑOL:

El promedio de las encuestas. El primer paso para la predicción hecha en este artículo.

Así son los catalanes que votarán el 27S: una radiografía en cinco gráficos. Una radiografía de los votantes del 27S según su edad, su origen, su nivel de estudios o su renta.

Radiografía de los votantes españoles (I). Donde María Ramos y yo analizamos la edad, profesión, nivel de estudios y la clase social de los votantes del PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos.

Radiografía de los votantes españoles (II). Una radiografía similar a la anterior pero que responde otra pregunta: ¿cómo es la ideología de los votantes de cada partido?

Acaba de terminar la campaña más importante para Cataluña desde 1980. Aquí van cinco lecciones de dos semanas de mítines, debates y momentazos.

1. Los ‘shows’ cuentan.

El icono de la campaña será Miquel Iceta. Empezó bailando y acabó bailando. Son detalles a veces inocuos pero que han dado un foco a Iceta que, por ejemplo, Ramon Espadaler de Unió no ha logrado. Otros partidos criticaron su banalidad, pero vieron rápido que sonaban gruñones. ¿Hubo un asesor que pidió a Iceta que bailara? Probablemente no. La naturalidad fue su victoria: Iceta baila y cuando baila lo da todo. El mitin de final de campaña del PSC tenía el eslogan de “Ven a bailar con Iceta” y el hashtag #Icetalopeta.

Hubo también lenguaje de indios: “Grandes jefes venir reserva catalana para decir a indígenas lo que conviene votar”, dijo Artur Mas. Se refería a los líderes de PP, PSOE y Podemos y pedía para ellos “un corte de mangas”. Pablo Iglesias le respondió con una parrafada en indio. Sus mejores metáforas fueron “coleta morada”, “gran jefe plasma” y “pájaro naranja”. Las bromas llegaron a twitter.

Puede ser que algún mote quede. Pablo Iglesias no se conformó con este lenguaje. También se lanzó a versionar a Krahe. El baile de Iceta tuvo más éxito.

El tercer show fue el más serio. En la fiesta de la Mercè en el Ayuntamiento de Barcelona hubo una pelea de banderas. Aquí se cuenta bien qué pasó. Todos acabaron por pedir disculpas. Hay shows tan ridículos que pueden ser arriesgados. Pero la lección no es ésa sino esta otra: los votos se ganan de maneras muy distintas.

GRA487. BARCELONA, 23/09/2015.-El candidato a la presidencia de la Generalitat por la CUP, Antonio Baños, interviene en el acto político que se celebra esta noche en Cornellà de Llobregat (Barcelona), de cara a las elecciones del 27S. EFFE/Toni Albir
EFE/Toni Albir

2. Algunos líderes mueven (aún) pasiones.

Miquel Iceta destacó por su baile. Luego en los debates fue serio, pero era uno más. Si hubo alguien que destacó en la dialéctica fue Antoni Baños, de la CUP. Baños tiene ese aspecto de yo pasaba por ahí. Como si estar en la tele rodeado de famosos no fuera con él. Excepto los equilibrios sobre la investidura, ha hablado con poco control. Baños bromea con los periodistas (recuerda que lo fue) y coleguea con todos. Es difícil que Baños caiga fatal y que (más allá de ideologías) no se piense que es el tipo más normal. Si la CUP mejora aún más sus perspectivas, su candidato habrá tenido un peso.

Los otros líderes fueron resultones pero ninguno logró destacar con consistencia.

8926

3. Los líderes no autonómicos también mueven votos.

Ciudadanos y Catalunya Sí que es Pot han jugado con dos equipos. Los titulares (Inés Arrimadas y Lluís Rabell) han tenido unos sustitutos que han jugado casi más: Albert Rivera y Pablo Iglesias. El objetivo obvio de ambos es que sus votantes identifiquen a sus partidos con ellos.

Todos los candidatos de estas elecciones eran nuevos. Pero la marca previa de Ciudadanos y Podemos luce de momento más que la otras siglas tradicionales. El mejor modo de recordarlo a los votantes es que sus lideres estuvieran en todas partes. Eso explica su ubicuidad.

4. Las preguntas importantes siguen sin respuesta.

La lista que logrará más votos (Junts pel Sí) dio a estas elecciones un tono épico: “El voto de tu vida”. Veníamos de lemas como “ahora o nunca” o “ha llegado la hora”. Si Cataluña puede independizarse el día 28 de septiembre de repente, los ciudadanos que dudan debían tener más respuestas: ¿seguirían siendo españoles y europeos? ¿El euro sería aún la moneda y los bancos no tendrían problemas? ¿Las pensiones estarían garantizadas? ¿La liga sería solo catalana? Las preguntas no son aún sobre la calidad del “país nuevo” sino sobre la viabilidad de una transición.

[su_divider top=”no”]

El problema catalán en 21 fichas 

[su_divider top=”no”]

Las preguntas, al menos, han empezado a debatirse. Las disputas han sido cada vez más concretas y serias y culminaron en el debate entre Oriol Junqueras y el ministro García Margallo. Pero sigue sin saberse nada con certeza total. Unos insisten en que es obvio que irá bien porque no puede ir de otro modo y que sería absurdo poner trabas en el siglo XXI. Otros insisten que todo irá mal porque a quién se le ocurre levantar fronteras en el siglo XXI. Pero no hay nada pactado. La comunidad internacional no asumirá un cambio inmediato, definitivo pero con alfileres el 28 de septiembre.

A pesar de la épica y con una metáfora que usó Maiol Roger, de El País, en una charla en la radio, ahora “estamos en cuartos de final”. Quien gane pasará a semifinales. Las preguntas aún abiertas necesitan respuestas. Las respuestas necesitan que los votantes las reflexionen. La campaña electoral de las generales no será un momento de pausa para hablar, pero quizá luego sí. Sólo quizá. El año 2015 prometía sacudidas. Pronto todos tendremos ganas de que termine.

GRA444. OLOT (GIRONA), 14/09/2015.- El presidente de la Generalitat, Artur Mas, asiste a un acto de campaña de Junts pel Sí en Olot. EFE/Robin Townsend
Robin Townsend / EFE

5. El ‘president’ más probable no ha bajado del bus.

Estas elecciones tenían un tema principal y no era la gestión del último Gobierno. Se ha comentado mucho la jugada maestra de Mas para seguir si las encuestas aciertan como president sin tener que hablar mucho de recortes, corrupción o deuda. La lista de Junts pel Sí se mueve con otros códigos, llenos de deseos y emoción, pero lejos de políticas públicas específicas. No les que tocaba ahora, ha sido el argumento.

En junio el partido de Mas caía en las encuestas. La gestación de esta lista fue difícil. Hubo unos días en julio en los que la “lista sin políticos” ganó peso y Mas dudó si dejar que hicieran la lista sin él, como cuenta este magnífico reportaje de Crític. Al final se impuso y es probable que le salga bien su jugada: seguir de presidente. Si sólo le hubiera interesado la presidencia, la lista de la sociedad civil tenía mejores perspectivas electorales.

Si optó por este camino es porque no quería sacrificarse aún. Como dijo en una entrevista a Mónica Terribas, “después de todo lo que he hecho puedo pedir una reflexión” y tengo “el pequeño derecho de hacer propuestas”. Su propuesta fue usar a ERC, la Assemblea Nacional de Catalunya y Òmnium. Si no aceptaban, no había elecciones el 27 de septiembre.

También en EL ESPAÑOL:

Lee la serie ‘Espejos de Cataluña’:

El rey de los ‘castells’ / El decano de la Boqueria / La sobretituladora del Liceu / El retratista de la Rambla / El exportador de cava

9341buena

Pablo Iglesias reaparece para poner orden en Podemos

Pablo Iglesias

Moreno, sonriente y decidido a poner orden en Podemos para recuperar terreno. En su primera comparecencia ante la prensa, Iglesias ha matizado la estrategia de la formación y ha endurecido el tono, sin dudar en contradecir a los portavoces y dirigentes de la formación que en su ausencia han hablado en nombre del partido.

Moreno, sonriente y decidido a poner orden en Podemos para recuperar terreno. Así ha vuelto de sus vacaciones Pablo Iglesias, el líder político que más alejado ha estado de los focos en el último mes. Iglesias ha estado “por ahí”, según él, leyendo y viendo series de televisión como House of Cards, que narra las bajezas de la política estadounidense.

En su primera rueda de prensa tras el verano, Iglesias ha matizado la estrategia de la formación y ha endurecido el tono, sin dudar en contradecir a los portavoces y dirigentes que en su ausencia han hablado en nombre del partido.

1.- Ganar las elecciones

El 24 de mayo de 2014, Pablo Iglesias comparece para celebrar, con semblante muy serio, los resultados del partido en las elecciones europeas. Según la mayoría de encuestas, el partido lograría uno o ningún eurodiputado. La formación se hizo con cinco, irrumpiendo en la política española. “Podemos no nació para ser testimonial. Vamos a por todas. No nos conformamos”, dijo entonces Iglesias, anunciando que aquello era solo el principio.

Poco más de un año después, pocos niegan el bajón o, al menos, el estancamiento de las expectativas electorales del partido. El Centro de Investigaciones Sociológicas calcula una caída desde el 23,9% al 15,7% en estimación de voto entre enero y julio. Al conocer los resultados, Pablo Bustinduy, portavoz de la Ejecutiva, aceptó un “ligero retroceso con respecto al anterior [estudio], un dato claramente insuficiente”. En el entorno de Podemos se reconoce, desde hace semanas, una pérdida de entusiasmo en sus bases atribuida entre otros factores a Grecia y la transición desde el activismo y la protesta hacia un partido más clásico e institucional. Superar al PSOE, que parece recuperarse, se antoja lejano, por el momento.

Después de las vacaciones, Iglesias ha tratado de romper con la apatía. Su equipo ha hecho circular en redes sociales la etiqueta #PabloIglesiasALaMoncloa y el líder ha sugerido que los sondeos se equivocan, como lo hicieron en las europeas.

“Desearía que el PP y el PSOE se crean las encuestas, que estén tranquilos y no se preocupen”. Según ellos, subestimar a Podemos es lo que va a “llevar en volandas” al partido a La Moncloa, como antes ha sucedido con líderes asociados a su marca, como Manuela Carmena en Madrid, Ada Colau en Barcelona, Xulio Ferreiro en A Coruña o José María González, Kichi, en Cádiz. Vuelve el Podemos inconformista pese a las encuestas.

2.- No pactar con el PSOE

Si hace tan solo unas semanas Íñigo Errejón, secretario de Política de Podemos, abría la puerta a un posible pacto con el PSOE con esta declaración:

“[Si] el PSOE decide concurrir a la senda del cambio político, esto es, de poner las instituciones al servicio de la mayoría empobrecida, de abrir puertas y ventanas… Entonces es posible que pueda haber entendimiento”.

El entendimiento ya se ha producido en ayuntamientos y comunidades autónomas donde PSOE y Podemos no han dudado en pactar para evitar que gobierne el PP.

Sin embargo, este lunes Pablo Iglesias aseguró que un pacto con el PSOE es “absolutamente improbable”. El líder de Podemos desplegó el discurso del partido sobre la casta, aunque sin referirse a un término que en la organización ha caído en desuso. Llamó a PP y PSOE “cobardes” y “colaboracionistas” con los poderes financieros y con las élites políticas europeas y denunció la intención de ambos de establecer una gran coalición tras las generales.

“El PSOE tiene voluntad de gobernar con el PP. Nosotros salimos a ganar y no está en nuestra agenda plantearnos cualquier otra cosa. El pacto del que habría que hablar es del pacto del PP y del PSOE”, zanjó.

3.- Abierto a pactos con IU

¿Cómo pactar con IU sin pactar con IU? ¿Cómo contar con Alberto Garzón en una candidatura conjunta sin integrarse en Ahora en Común, la marca que patrocina el diputado por Málaga? La pregunta pareció quedar resuelta este lunes con una vuelta de tuerca a la estrategia de pactos de Podemos.

“No va a haber por nuestra parte ningún acuerdo con ninguna organización política a nivel estatal”, advirtió Iglesias. Podemos sí está abierto a pactos en todas las circunscripciones, siempre que sea una por una. Es lo que Iglesias ha llamado “diferentes procesos descentralizados” para lograr la “unidad popular”. En otras palabras: una única candidatura (al estilo de Ahora Madrid o Barcelona en común en las municipales) sigue descartada para las generales. Sin embargo, puede haber una candidatura Podemos-IU o Podemos-Ahora en común en las provincias donde las formaciones logren entenderse. Del “no” absoluto a provincia por provincia. El gesto ha sido visto como una cesión por el propio Garzón.

4.- Matizar a los críticos en la organización

Teresa Rodríguez, la líder de Podemos en Andalucía y una de las referentes del ala más izquierdista del partido, expresó la semana pasada su miedo a que Podemos ceda a las presiones. “Me aterroriza el temblor de piernas de Tsipras tras haber conseguido un no claro de la ciudadanía para ser desobedientes a la Troika”, dijo antes de rectificar públicamente.

Según Iglesias, sólo “a las personas valientes les tiemblan las piernas”. El líder de Podemos aseguró que a él mismo le pasa cuando da ruedas de prensa. Y que Alexis Tsipras ha hecho lo que debía al aceptar un rescate “que no gusta a nadie” para a continuación convocar elecciones por eso mismo.

Por qué no es verdad que los hombres son más infieles

Parejas

La filtración de los datos de la web Ashley Madison ha demostrado que los mitos mandan al hablar de la infidelidad. Ningún estudio científico avala la tesis de que los varones sean más proclives a engañar a sus parejas. 

Parejas

Son casi 10 GB de datos y oro en polvo para buscadores de escándalos y exclusivas. Pero a la hora de interpretar los datos robados a la web de citas Ashley Madison, hay que tener cuidado. Como muchas otras informaciones sobre la infidelidad, sus cifras pueden llevar a equívocos.

Uno de los datos que más llama la atención en un primer vistazo apoya uno de los mitos más extendidos en torno a este asunto: que los hombres son más infieles que las mujeres. Son varones más del 80% de los supuestos usuarios del portal (su identidad está lejos de haber sido confirmada).

Un segundo análisis lleva a una interpretación muy distinta. Mientras un 18,2% de los perfiles que ha rellenado la casilla de sus preferencias sexuales corresponde a mujeres casadas que buscan hombres, solo un 6,1% son varones casados en busca de una aventura extramarital con otra mujer. Así, según estos datos, serían las mujeres las más interesadas en ser infieles.

A photo illustration shows the Ashley Madison website displayed on a smartphone in Toronto

Sin embargo, la ciencia no avala ninguna de las dos hipótesis. Aunque existen estadísticas sobre todo sociológicas de porcentajes de infidelidad por género, esas cifras son muy dispares y tienen una fiabilidad cuestionable. La gran mayoría de las últimas difundidas en España son estudios encargados por portales de citas similares a Ashley Madison, por compañías fabricantes de preservativos y juguetes sexuales o por laboratorios farmacéuticos dueños de fármacos para la disfunción sexual eréctil.

Los datos aparentemente más fiables sobre infidelidad por género en España se remontan a una encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) de 1995. Entonces confesaba haber sido infiel el 46% de los varones españoles. Sólo el 17% de las españolas respondía a la misma pregunta que sí.

Un trabajo mucho más reciente, realizado por la firma demoscópica Ipsos en 2014 para el portal de encuentros extraconyugales Gleeden, afirma que un 35% de los hombres ha sido infiel a su pareja frente a un 26% de las mujeres.

Una encuesta española citada por el psicólogo argentino Javier Martín Camacho en su libro Fidelidad e infidelidad en las relaciones de pareja señala, por el contrario, una tendencia opuesta, en la que el 67% de las mujeres son infieles frente a un 52% de los hombres.

Disparidad en los números

Este baile de cifras confirma que no hay datos que avalen un mayor predominio de la infidelidad conyugal en hombres o mujeres. “No hay estudios rigurosos ni evidencia científica que permitan establecer una afirmación”, dice a EL ESPAÑOL el médico Vicente Bataller, presidente de Sexólogos Sin Fronteras. “Yo creo que históricamente la mujer ha sido más discreta a la hora de cometer infidelidades porque estaba peor visto en su género”.

En EEUU existe más de evidencia científica al respecto, aunque también basada en encuestas. Uno de los estudios más completos, citado por el New York Times en 2008, es de David Atkins, profesor de la Universidad de Washington.

Atkins demostró que la infidelidad había aumentado considerablemente en 15 años sobre la base de los resultados de la Encuesta Social General, un sondeo similar a la Encuesta Nacional de Sanidad que se lleva a cabo en España y que en cambio no pregunta sobre la infidelidad.

El 20% de los hombres mayores de 60 años declaraba haber sido infiel alguna vez en su vida en 1991 mientras la cifra se elevaba al 28% en 2006. La subida era aún mayor entre las mujeres. Sólo un 5% de la misma edad afirmaba haber engañado a su pareja en su vida en 1991 mientras en 2006 lo había hecho el 15%.

“Las diferencias en fidelidad se pueden deber más a las presiones culturales que a una distinción real en las conductas sexuales. Los hombres con muchas parejas se suelen percibir como viriles mientras que las mujeres en la misma situación son consideradas promiscuas. Además, históricamente las féminas han vivido aisladas en granjas o en casa con los niños, lo que les ha dado menos oportunidades para ser infieles”, explicaba el investigador en el mismo artículo.

¿La hormona del infiel?

En 2008, un estudio con más de 1.000 participantes pareció dar soporte científico a los que apuntaban a un porcentaje mayor de infidelidad masculina. Publicado en el PNAS, una prestigiosa revista de la Academia Nacional de Ciencias de EEUU, un investigador del Instituto Karolinska de Suecia demostró que la presencia de dos copias de una variante genética presente en los hombres -el alelo 334- se asociaba a más problemas maritales incluyendo un mayor riesgo de infidelidad.

Sin embargo, el propio autor principal señaló a Efe que la influencia de los niveles de la hormona vasopresina -la que regula el gen en cuestión- en las relaciones sociales es “modesta” e insuficiente para predecir de forma exacta el comportamiento futuro de un hombre en una relación de pareja.

Para quien no hubiera escuchado esa parte del mensaje, la ciencia volvió a cuestionar la evidencia siete años después. En 2014 otro trabajo, también nórdico, publicado en la revista Evolution & Human Behaviour afirmaba haber descubierto nuevas variantes genéticas asociadas, esta vez, con la infidelidad femenina.

Por lo tanto, ni genes ni comportamiento social. Estamos lejos de saber qué género es más infiel. No tenemos suficientes datos para conocer la respuesta.

Foto: Russell Lee / The Library of Congress

Swat: la empresa a la que Indra debía pagar 90.000 euros por Púnica está vinculada a Gürtel

pareja

Swat, una compañía que se coordinó con la trama Gürtel para acceder a contratos públicos sin que salieran a concurso, aparece en la Operación Púnica. El ex consejero delegado de ICM, José Martínez Nicolás, declaró ante el juez que Salvador Victoria le presionó para que Indra abonase 90.000 euros a esta empresa por trabajos que en realidad se hicieron a altos cargos del PP de Madrid. 

pareja
Salvador Victoria, ex ‘número dos’ de la Comunidad de Madrid, junto con el ex presidente Ignacio González.

José Martínez Nicolás, consejero delegado de la Agencia de Comunicación de la Comunidad de Madrid (ICM), fue la persona que describió ante el juez Eloy Velasco las presiones que el ex consejero de Presidencia y Justicia, Salvador Victoria, ejercía para que Indra pagase al menos a tres firmas de la trama Púnica. Una de las empresas, la de Alejandro de Pedro, cobró 20.000 euros en b. Pero el caso estalló y todo apunta a que la tecnológica dejó sin abonar los otros dos recibos que le exigía Victoria: 20.000 euros más para Demométrica, contratada previamente por Sanidad para hacer un escuálido informe con 53 clases de alimentos distintos; y 90.000 euros para Swat SL, una consultora que en el pasado estuvo coordinada con Gürtel para acceder a contratos públicos sin que salieran a concurso.

Miguel Ángel de la Fuente, dueño de Demométrica, contó al juez Velasco que su empresa diseña desde 2012 encuestas de intención de voto para el PP de Madrid. Sin embargo, el encargo nunca procedía de Génova. Era Swat, la compañía que saltó a la opinión pública cuando estalló el caso Gürtel, la que contrataba sus servicios. Según la investigación que abrió el magistrado Antonio Pedreira, esta empresa daba instrucciones detalladas al Ayuntamiento de Majadahonda sobre cómo debían fragmentarse contratos para poder repartir adjudicaciones a dedo sin tener que convocar un concurso público.

Ante el interrogatorio del juez Velasco, De la Fuente confesó en sede judicial que mantuvo contacto con altos dirigentes del Partido Popular de Madrid. “Hablábamos con Francisco Granados, que era el secretario general del partido y, después, tuvimos relación con Borja Sarasola”. El ex consejero de Medio Ambiente, que iba en el puesto número 12 en las listas de Cristina Cifuentes a la Comunidad de Madrid, fue llamado a declarar por el juez el 26 de mayo, solo 48 horas después de que se celebrasen las elecciones que dio la victoria a la popular gracias al apoyo de Ciudadanos y su compromiso a que ningún imputado por corrupción ocuparía un escaño en el Parlamento regional.

La citación estaba convocada para el 15 de junio, pero fue desconvocada días después de que Sarasola fuera elegido diputado y, por tanto, pasara a ser aforado. El propio Sarasola renunció a su escaño voluntariamente a principios de julio, por lo que perdía su condición de aforado. Desde entonces, Velasco no ha solicitado todavía su comparecencia.

El juez quiso saber también si Salvador Victoria intermedió en la confección de las encuestas de intención de voto que Swat encargaba a Demométrica. De la Fuente respondió que tuvo una única reunión con el ex ‘número dos’ de la Comunidad de Madrid, a petición del político. “Me llamó al despacho un día. Quería saber cómo iban los resultados de la encuesta, pero me tuve que callar, porque no tenía por qué saberlo”, confesó en su declaración.

La sombra de la corrupción persigue a esta compañía dirigida por Juan Miguel Madoz desde hace quince años. José Luis Peñas, el ex concejal del PP de Majadahonda que denunció la trama de corrupción liderada por Francisco Correa, remitió unos correos electrónicos al entonces instructor del caso, Antonio Pedreira, en los que se demostraba que entre Swat y la trama había una perfecta coordinación, como describió en su día el diario Público. En los emails, fechados en 2001, uno de los directivos de la empresa indicaba las empresas que debían recibir una determinada adjudicación a la jefa de gabinete del alcalde de Majadahonda, Carmen Rodríguez, mujer de Correa.

El ex consejero delegado de la Agencia Informática y de Comunicaciones, José Martínez Nicolás, confesó ante el juez de la Operación Púnica que en septiembre Indra no había pagado ni un solo euro a ninguna de las tres empresas apuntadas por Salvador Victoria. Un mes antes de que estallara el caso en el que ya se ha imputado a un centenar de personas, el ex consejero de Presidencia le convocó en su despacho para recriminarle el impago de Indra. Días después, Alejandro de Pedro le anunció vía WhatsApp que una parte de la deuda había sido saldada.

Las croquetas de la Púnica

croquetasFotos de croquetas, salchichas, albóndigas, pepinos y arroz a la cubana. Ese es el único contenido del informe elaborado por la empresa Demométrica el pasado año para el Ministerio de Sanidad, con Ana Mato a la cabeza. Según sus propios datos, cinco personas -dos funcionarios y tres empleados de la firma- fueron necesarios para hacer semejante trabajo. Ahora, la empresa ha sido señalada como una de las compañías que debía cobrar de Indra en la trama Púnica. Vea en el interior las 58 páginas del ‘menú’.  

screenshot-{domain} {date} {time} (2)

La firma Demométrica -del empresario Miguel Angel de la Fuente- fue contratada por el Ministerio de Sanidad, con Ana Mato a la cabeza, para hacer un informe cuyo único contenido son platos y raciones de croquetas, salchichas, macarrones y tortilla de patatas. 53 clases diferentes de alimentos retratadas por un equipo de cinco personas: dos funcionarios y tres trabajadores de la empresa.

El exiguo informe fue elaborado por la misma empresa señalada ahora como candidata a los cobros irregulares gestionados presuntamente por Salvador Victoria. En su declaración ante el juez, el ex jefe de informática de la Comunidad de Madrid-José Martínez Nicolás- mantuvo que Indra debía abonar 20.000 euros en facturas adeudadas realmente por servicios al Partido Popular de Madrid.

Según la información de su propia web, Demométrica, especializada en investigación de mercados, ha trabajado para importantes clientes públicos como el Gobierno de Canarias y más de cincuenta ayuntamientos nacionales. El responsable de la sociedad, Miguel Angel de la Fuente, que declaró como testigo ante la Audiencia Nacional, aseguró ante el juez que su empresa no cobró un solo euro de Indra y que fue finalmente el Partido Popular quien abonó la deuda de 120.000 euros que tenía con ellos.

Además de sus contratos con la Comunidad de Madrid -en 2014 Demométrica recibió por ejemplo el encargo del Servicio Madrileño de Salud para elaborar un estudio sobre obesidad infantil- la firma realizó durante meses encuestas de intención de voto para el Partido Popular en la capital. En la red, quedan rastros también de sus trabajos para otras administraciones. Informes como el  “atlas fotográfico” de comida elaborado el año pasado para el Ministerio de Sanidad. El estudio se limita a fotografiar de forma sistemática 53 clases de comida. Y según su glosario, para ello fueron necesarias cinco personas: dos funcionarios de la Agencia de Seguridad Alimentaria y tres trabajadores de la empresa.

 

Los 4 gráficos que debes ver para comprender la encuesta del CIS

CIS estimado b

Las estimaciones del CIS reafirman un escenario con cuatro partidos escalonados. El PP sigue primero y crece (28,2%) y el PSOE también avanza (24,9%). En cambio, Podemos (15,7%) y Ciudadanos (11,1%) retroceden con respecto a abril.

El CIS ha publicado este miércoles sus estimaciones de voto para las elecciones generales. A continuación incluyo los datos en la serie completa desde principios de 2012.

CIS estimado b

Las estimaciones del CIS reafirman un escenario con cuatro partidos escalonados. El PP sigue primero y crece (28,2%) y el PSOE también avanza (24,9%). En cambio, Podemos (15,7%) y Ciudadanos (11,1%) retroceden con respecto a abril.

No te fíes de una sola encuesta

Aunque la del CIS es una buena encuesta, sigue siendo sólo una. Contiene errores por muestreo y porque los ajustes de sus técnicos -la llamada cocina- nunca es perfecta. Afortunadamente, esos errores podemos aminorarlos con un promedio de varias encuestas. Así logramos dos cosas: reducir el error de muestreo y hacer una cocina de consenso.

A continuación incluyo los datos actualizados del promedio de encuestas que estoy haciendo en EL ESPAÑOL. En el primer gráfico muestro las 11 encuestas más recientes (incluida la del CIS) y nuestro promedio.

promedio 1

La media de sondeos dibuja un escenario muy similar al CIS: PP (27%), PSOE (24%), Podemos (18%) y Ciudadanos (13%). El CIS estima algo más de voto para los dos partidos tradicionales y menos para las formaciones emergentes. Además, asigna más votantes a los partidos pequeños.

En el siguiente gráfico podéis ver las tendencias de nuestro promedio de sondeos desde finales de 2014. El promedio es una media de las encuestas ponderadas por el tamaño de su muestra y por su fecha. Pesan más las encuestas más recientes y aquellas cuya muestra es mayor.
promedio 2

En el gráfico se ven las grandes tendencias del año y los movimientos desde mediados de junio. El PP y el PSOE han frenado la tendencia ascendente y se mantienen relativamente planos. Lo mismo pasa con los partidos emergentes, que paran así la caída que arrastran desde hace varios meses (Podemos desde principios de año y Ciudadanos desde el mes de abril).

Intención directa de voto vs. estimaciones

Mi opinión sobre la validez de las encuestas es conocida: creo que son nuestro mejor instrumento para conocer el clima electoral. Ni son infalibles ni son siempre precisas, pero a veces están muy acertadas y en general son más informativas que cualquier alternativa.

En cambio, otras personas desconfían de las encuestas. Sobre todo de la cocina: los ajustes de los encuestadores para hacer sus estimaciones. Aquí debajo incluyo las cifras crudas. Es decir, las respuestas de intención directa de voto antes de pasar por la cocina según la serie del CIS desde 2012.

CIS idv

Estos datos son útiles para observar tendencias pero predicen mal el voto.

La intención directa no refleja bien el comportamiento de los entrevistados. Algunas personas no tienen decidido su voto y prefieren agarrarse al no sabe antes que indicar su voto más probable. Otras prefieren no revelar sus intenciones. Sin embargo, los analistas pueden hacer una estimación fundamentada de cómo votarían esas personas. En eso consiste la cocina: en combinar información auxiliar (como las simpatías partidistas del entrevistado) y conocimiento sobre comportamiento electoral, para predecir cómo votarán los indecisos. Así se produce una predicción más precisa. No es un ejercicio sencillo ni único (y por eso diferentes firmas difieren en sus ajustes) pero casi siempre mejora las predicciones.

Por eso en nuestro promedio usamos las estimaciones de cada encuestador y no sus datos crudos. Confiamos en sus cocinas y no guisamos nosotros. Lo único que hacemos es promediar su resultados para buscar un consenso, una suerte de cocina de fusión.

________________

Metodología: por qué y cómo promediar encuestas. La razón para promediar las encuestas se intuye viendo su gran variabilidad. Sondeos próximos en el tiempo se desvían unos de otros y esas desviaciones apenas reflejan cambios de los votantes. Así se observa en el gráfico de barras (el segundo del artículo): en los puntos no vemos tendencias sino una nube ruidosa. El ruido lo provocan los errores de muestreo y las diferencias de criterio entre los encuestadores de cada firma. Es decir, los cambios de una encuesta a la siguiente se deben más al azar y a los encuestadores que a cambios de los encuestados. Por eso no podemos sacar grandes conclusiones de una encuesta.

La alternativa es promediar encuestas. De esa forma reducimos el error de muestreo y consensuamos los criterios de los encuestadores —sus cocinas—. El resultado es una señal parsimoniosa, sin ruido, que puede capturar la corriente de profundidad: los cambios lentos en la intención de voto de los encuestados.

En particular, nuestro promedio es un media ponderada según la muestra y la fecha de cada sondeo. Un ejemplo: para calcular el promedio del 1 de julio uso información de todas las encuestas de semanas anteriores y posteriores, pero dando más peso a las encuestas más cercanas a ese día. También tengo en cuenta la muestra de cada encuesta, de forma que las que hicieron más entrevistas reciben más peso. Por último, si hay varias encuestas del mismo encuestador, reduzco el peso de todas menos la más cercana al 1 de julio, para que una firma que hace más sondeos no domine demasiado al resto.

Las extrañas maniobras del consejero de Cristina Cifuentes

tabo

Jaime González Taboada, consejero de la Comunidad de Madrid se presentó “por sorpresa” en un Comité Ejecutivo del PP de Hoyo de Manzanares, convocado para discutir por qué no se concedió un contrato de dudosa legalidad a una empresa vinculada a Púnica. El alcalde le defiende: “Vino como representante legal de Génova”. Sin embargo, cuatro miembros presentes en el Comité alegan que les quiso convencer de que “la eficiencia energética es buena para el pueblo”.

En la imagen, Jaime González Taboada el día de su toma de posesión.

tabo
González Taboada el día de su toma de posesión. Al fondo, la presidenta Cifuentes y la consejera Hidalgo.

La Operación Púnica ha desvelado que tras muchos contratos de gestión de eficiencia energética municipal se escondía una auténtica trama de corrupción perfectamente orquestada entre políticos y empresarios para conseguir adjudicaciones a cambio de comisiones.

En Hoyo de Manzanares, una localidad situada al noroeste de Madrid donde el PP gozaba de mayoría absoluta en la legislatura pasada, se votó en contra de la clasificación que daba como vencedor a Dalkia, una empresa vinculada a Cofely, la compañía señalada como el ‘cerebro’ de la trama. El municipio se libró de aquella adjudicación gracias al voto díscolo de un concejal popular, que se estudió previamente las condiciones presentadas por la empresa y encontró numerosas irregularidades en la forma que querían adjudicar un megacontrato de 4,7 millones de euros para quince años.

Tres semanas después de que se celebrase el Pleno que tumbó las intenciones del Ejecutivo local, el alcalde José Ramón Regueiras convocó un Comité Ejecutivo para analizar el voto en contra del concejal Álvaro González del Castillo. La sorpresa de la tarde fue la aparición en aquella reunión del ahora consejero de la Comunidad de Madrid, Jaime González Taboada, entonces director general de Cooperación con la Administración Local de la región, junto con su mano derecha, David Santos Baeza y una tercera persona.

Cuatro de los diecinueve miembros del Comité Ejecutivo presentes en aquella reunión, José García Blanco (ex alcalde del municipio), Javier de Orduña, Mariluz Martínez y Álvaro González del Castillo, aseguran a EL ESPAÑOL que el actual consejero de Medio Ambiente de Cristina Cifuentes les quería convencer “de que la eficiencia energética es buena para el pueblo”.

Su obsesión por aprobar en un futuro Pleno aquella adjudicación llegó a tal punto que, según las mismas fuentes, el consejero se llevó una carpeta con la documentación sobre la polémica adjudicación “para que los servicios jurídicos del Partido Popular realicen un informe y se demuestre la legalidad” del archivo presentado. González Taboada se comprometió a devolver aquel documento que validara la legalidad del contrato de eficiencia energética en dos semanas. Justo cuando cumplía el plazo, se produjeron las primeras detenciones por la Operación Púnica. “Nunca lo envió”, recalcan.

Taboada se comprometió a diseñar “una encuesta”

El testimonio del alcalde José Ramón Regueiras, presente también en ese Comité Ejecutivo, dista radicalmente de lo que denuncian sus compañeros. Según la versión que narra el primer mandatario municipal a este diario, González Taboada estuvo presente como “representante legal de Génova”, pero “en ningún caso” intermedió en la tensa discusión que el Comité mantuvo por el voto en contra del concejal popular al megacontrato de eficiencia energética que se quería conceder a Dalkia.

Sí reconoce que el actual consejero, a quien el empresario David Marjaliza implicó ante el juez Eloy Velasco en Púnica, se comprometió en el Comité a “encargar una encuesta política y de intención de voto en el municipio”. Otra coincidencia más entre el polémico contrato de Hoyo del Manzanares y la trama de corrupción que ya implica a un centenar de personas.

En una resolución fechada el 23 de abril, el juez Eloy Velasco considera “probado” que para lograr la adjudicación de contratos públicos de eficiencia energética la empresa Cofely se comprometía a realizar “encuestas de opinión para las autoridades municipales” que se  “disfrazaban” como sondeos sobre “gestión energética” para pagar comisiones a sus cargos públicos. González Taboada, sin embargo, nunca regresó a Hoyo del Manzanares para hacer el sondeo que prometió.

El contrato de Dalkia es idéntico al que se adjudicó en 2012 a Cofely en Torrejón de Velasco, cuyo alcalde fue detenido. Por la gestión de los suministros energéticos públicos y el mantenimiento de las instalaciones municipales de alumbrado público, este municipio madrileño pagará casi 5 millones durante 15 años. Ambas compañías, Dalkia y Cofely, son clientes de Mecano Consulting, SL, la empresa que se encargó de clasificar y valorar a las empresas aspirantes al contrato en Hoyo de Manzanares.

Los antecedentes de la Operación Púnica convergen precisamente en esta compañía, especializada también en el abastecimiento de electricidad. Al menos cuatro de los implicados en la trama de corrupción trabajaban para esta firma antes de servir a Cofely. Constantino Álvarez de la Cueva, director comercial de Cofely cuando fue detenido el 27 de octubre, ocupó anteriormente el puesto de director general en Dalkia. Pedro García Pérez, exdirector de Mercado Público de Cofely, llegó a ser apoderado de Dalkia. José Fidel Saura y José Antonio Alonso, también detenidos en la macrooperación, también coincidieron en una etapa anterior en Dalkia, la empresa que no consiguió por los pelos el contrato de Hoyo.

El expediente es “similar” a Púnica

El 27 de octubre, el día que los agentes arrestaron a Francisco Granados y parte de sus colaboradores más próximos, el concejal díscolo de Hoyo de Manzanares envió un correo electrónico al alcalde para pedirle explicaciones sobre cómo había llegado aquel contrato de dudosa credibilidad hasta Hoyo de Manzanares.

“Ante los gravísimos acontecimientos sucedidos hoy (…) y la vista de las grandes similitudes con el que se ha pretendido llevar adelante en Hoyo (cuantía, duración, textos…), quisiera que me informaras cómo ha llegado el señor Javier Rubio de Miguel a nuestro Ayuntamiento”, la persona que diseñó la documentación sobre eficiencia energética “sin ser ingeniero”. En su respuesta, el alcalde reconocía que el expediente “es similar” al que diseñaba la trama que había enviado a la cárcel al ex consejero de Presidencia de la Comunidad de Madrid, “pero nada más”, se excusaba en aquel texto.

El concejal que votó en contra de aquel contrato describe a este diario las “enormes coincidencias” que encontró cuando se destapó la trama y el contrato que se quería aprobar en el Pleno en contra de su voluntad. Lo que se presentaba como una forma de ahorrar en los recibos de la luz municipales -que pagan los vecinos- se convertía en el lucro de empresas que conseguían la adjudicación y políticos que en muchos casos deseaban aprovechar su paso por la gestión pública para labrar una fortuna.

González del Castillo cuestionó en público que Dalkia quedó finalmente como la empresa finalista gracias a la “elevada puntuación” que se le dio en el criterio subjetivo. En el objetivo ganó por goleada Gas Natural, que se personó en el Ayuntamiento de Hoyo del Manzanares para revisar los pliegos que daban vencedor a la empresa de la competencia. De hecho, el concejal rebelde se ofreció a González Taboada para exponer en Génova, el cuartel general de los populares, sus razones para votar en contra. “No me llamó nunca”, añade.

Una vez que los pliegos llegaron al Pleno y la adjudicación se tumbó, el entonces director de operaciones de Dalkia, Cristóbal Sánchez, quiso convocar una reunión privada con el edil díscolo para hablar sobre el sentido de su voto. El edil declinó la invitación porque le parecía poco adecuado que una empresa en fase de adjudicación quiera presuntamente influir “presentando su empresa”. La Alcaldía tampoco se pronunció.

Polémica en el Pleno de Hoyo

En el Orden del Día del Pleno del día 25 de septiembre había un punto que correspondía a votar la clasificación de las empresas presentadas para obtener este contrato. Sin embargo, la polémica surge cuando se señala que resulta poco ético que una empresa (Mecano Consulting, SL) de la mejor valoración a Dalkia cuando ha sido su cliente. Se cuestiona que no se haya pedido a un organismo independiente como el Colegio de Ingenieros.

Hay otras incógnitas que quedaron en el aire y que expuso Manuel Morote, de Foro Popular. Se trata de la duda sobre la capacidad técnica de la asesoría fiscal Francisco Javier Rubio, que cobra una factura de 14.000 euros para realizar una auditoría energética, y que posteriormente certifica la colaboración de Mecano Consulting para constatar la supervisión de un ingeniero especializado. Otra pieza que no encaja.

La última polémica en Hoyo de Manzanares se produjo cuando el Comité Electoral Local eligió a Fernando Salgado Otero como candidato del PP a las elecciones del 24 de mayo y el Comité Electoral Regional impuso que siguiera Ramón Regueiras. Una decisión que provocó que miembros del Comité Ejecutivo y afiliados dimitiesen en algunos casos y se diesen de baja en otros.

PP y Podemos: ¿más lejos del centro de lo que sus votantes creen?

Captura de pantalla 2015-08-01 a las 23.21.45

Un 32% de españoles dice que Podemos es de extrema izquierda (1-2) pero sólo un 18% de sus simpatizantes opina lo mismo. Un 21% de españoles cree que el PP es de extrema derecha (9-10) mientras sólo un 7% de sus simpatizantes lo ubica en esa posición.

Hoy vuelvo a hablar de la ideología de los partidos pero con un ángulo nuevo: las diferencias que hay entre la ideología de los simpatizantes y la de su partido. ¿Sienten los votantes del PP que son más de derechas que su formación? ¿Y los del PSOE? ¿Y qué piensan los de Podemos?

Mi ideología y la de mi partido

El primer gráfico representa la ideologia de cada partido según sus simpatizantes, pero usando sus respuestas a dos preguntas distintas.

Primero nos fijamos en cómo se ubican los simpatizantes de cada partido en el eje izquierda (1) y derecha (10). Así obtenemos un perfil para cada partido según la ideología que declaran sus votantes. (Esto aparece en el gráfico con lineas de color oscuro.)

A esos perfiles superponemos otro: la ideología que esos mismos simpatizantes atribuyen a su partido. Es decir, el perfil que se obtiene de preguntar a los simpatizantes no por su ideología, sino por la de su partido.

Captura de pantalla 2015-08-01 a las 23.21.30

Lo primero que observamos es que cada formación aparece en las posiciones previstas del eje. Podemos en la izquierda, el PSOE en el centro-izquierda, Ciudadanos hacía el centro y el PP a la derecha. También vemos que, como es natural, la ideología de los votantes de un partido y la que éstos le atribuyen se parecen.

Pero en el gráfico hay sorpresas.

Los simpatizantes de Podemos se ubican a sí mismos más cerca del centro que a su partido. Un 43% de los simpatizantes piensa que el partido es de extrema izquierda (1-2), pero sólo el 20% se ubica allí. Alrededor del 37% se declara de centro-izquierda (4-5) aunque solo el 18% ubica al partido en esas posiciones.

Con el Partido Popular ocurre lo mismo: sus simpatizantes se ubican a la derecha, pero a la formación la ubican aún más a la derecha. De hecho, un 34% de los simpatizantes se ubica en el centro (5-6) pero sólo el 19% ubica al partido ahí.

La ideología según simpatizantes y no simpatizantes

Para completar el cuadro anterior, voy a comparar el perfil ideológico de cada partido según sus simpatizantes y el conjunto de votantes.

Captura de pantalla 2015-08-01 a las 23.21.45

(Estos datos los traté en detalle en este artículo anterior.)

Los simpatizantes y el conjunto de los votantes ubican a los partidos en posiciones similares. Pero de nuevo se observan diferencias con los partidos más escorados.

Podemos es para todos un partido a la izquierda. Pero para quienes no simpatizan con él es un partido más radical. Un 32% de españoles dice que Podemos es de extrema izquierda (1-2) pero sólo un 18% de sus simpatizantes opina lo mismo.

Con el PP ocurre igual. Todos lo perciben como un partido en la derecha del espectro pero quienes no simpatizan con él lo perciben como una formación más radical. Un 21% de españoles cree que el PP es de extrema derecha (9-10) mientras sólo un 7% de sus simpatizantes lo ubica en esa posición.

En general, los votantes sienten que su partido es más moderado que los partidos rivales y que ellos mismos son aún más moderados. Como si los radicales fuesen siempre los demás.

Es una actitud natural que consiste en caricaturizar a los otros mientras consideramos que nosotros somos personas llenas de matices. Sin embargo, yo creo que la complejidad habita en todos nosotros y que, como dijo Paul Valéry, la gente siempre es más compleja que sus ideas.

Nota. En este artículo me refiero a votantes y simpatizantes como la misma cosa porque la variable que he usado para el análisis es la denominada ‘voto+simpatía’ del CIS. También cabe tener en cuenta que alrededor del 25% no declara voto o simpatía por ningún partido.

Así están ahora los sondeos: el PP y Podemos retroceden y el PSOE y Ciudadanos avanzan

uno votos

El PP (27%) sigue por delante del PSOE (24%) aunque ambos partidos están cada vez más cerca. Un escalón por detrás, aparecen Podemos (18%) y Ciudadanos (13%). Si comparamos la situación con la de hace dos semanas, el PP y Podemos retroceden ligeramente y el PSOE y Ciudadanos avanzan.

Hace un par de semanas publiqué un promedio de encuestas para las generales. Desde entonces se han publicado cuatro sondeos: uno de Metroscopia y otros de TNS, Invymark y Simple Lógica. Con esos cuatro sondeos podemos actualizar los datos de consenso.

El gráfico siguiente muestra un promedio con 11 encuestas de las últimas cinco semanas.

uno votos

El sondeo de consenso da ventaja al PP (27%) sobre el PSOE (24%) aunque los deja cada vez más cerca. Un escalón por detrás, aparecen Podemos (18%) y Ciudadanos (13%). Si comparamos la situación con la de hace dos semanas, el PP y Podemos retroceden ligeramente y el PSOE y Ciudadanos avanzan.

De nuevo quiero destacar la gran variabilidad entre sondeos. Las encuestas se desvían mucho unas de otras y la mayor parte de esa variabilidad no refleja cambios verdaderos de los votantes sino que se debe a interferencias. Es decir, a la incertidumbre que rodea los datos. Por eso no vemos tendencias sino una nube de puntos ruidosa que es consecuencia de los errores de muestreo y de las diferencias de criterio entre los encuestadores de cada firma.

Por lo tanto, no debemos sacar grandes conclusiones de una encuesta puntual. La última encuesta de Metroscopia da a Ciudadanos un 16% de votos y la de Celeste-tel del 15 de junio le da un 10%. Pero eso no implica un enorme avance del partido de Albert Rivera. La diferencia se debe más bien a los márgenes de error de los sondeos y a los ajustes diferentes que hacen los encuestadores. Si en lugar de mirar esas dos encuestas o cualquier otra miramos el promedio de los sondeos, lo que vemos es que Ciudadanos avanza en el último mes pero dos puntos y no seis.

Así evolucionan las encuestas

Acabamos de explicar que es peligroso interpretar cambios en los sondeos desde demasiado cerca. Pero ¿y si queremos observar cómo están cambiando los votantes y sus intenciones a lo largo del tiempo? La solución es usar series largas y calcular promedios. Así capturamos las tendencias en los datos sin confundir el ruido con la señal. El gráfico siguiente muestra la serie de un promedio de sondeos desde octubre de 2014 hasta el 21 de julio de 2015. Los puntos son datos de los sondeos y las líneas, una media móvil.

dos votos

Las grandes tendencias del año se observan muy bien aquí. Además, podemos observar ciertos movimientos desde mediados de junio.

El PP y el PSOE han frenado la tendencia ascendente que mantenían desde las elecciones de mayo.

Podemos parece caer: a mediados de junio rozó el 20% de voto pero desde entonces encadena varias semanas a la baja. Un periodo que coincide con la crisis griega pero que podría estar relacionado también con otros factores. El partido de Pablo Iglesias roza el 18% de los votos.

Ciudadanos ha parado la clara caída que arrastraba desde antes de las elecciones de mayo. Desde mediados de junio ha ganado quizás un par de puntos y ha pasado del entorno del 11,5% al del 13%.

No te fíes de una sola encuesta

Las encuestas son un instrumento utilísimo: nos ofrecen la mejor fotografía disponible de cómo evoluciona la intención de voto de los ciudadanos. Sin embargo, la variabilidad entre diferentes sondeos debería inyectarnos de cautela al juzgar una encuesta puntual. Lo he dicho antes pero vale la pena repetirlo: cada vez que se publica una encuesta tenemos la tentación de atribuir cada variación a cambios en los votantes. Pensamos en un efecto del contagio griego o del último escándalo de corrupción.

Hacer eso no es una buena idea. Las encuestas son imprecisas y no podemos pretender que todos sus movimientos sean el reflejo de un cambios en la intención de voto de los encuestados. Menos aún si comparamos sondeos de firmas distintas. Si lo hacemos, lo probable es que confundamos ruido con señal.