10 meses, 10 historias, 10.534 suscriptores

_DPZ1191

Nuestro blog arrancó el sábado 10 de enero en torno a las 11 de la noche con el primer artículo de Pedro J. Ramírez en EL ESPAÑOL. Unas horas antes del inicio de nuestro lanzamiento, recuperamos aquí algunas de las mejores historias que hemos publicado durante estos 10 meses. 

Nuestro blog arrancó el sábado 10 de enero en torno a las 11 de la noche con el primer artículo de Pedro J. Ramírez en EL ESPAÑOL. Unas horas antes del inicio de nuestro lanzamiento, recuperamos aquí 10 textos representativos de los que hemos publicado durante estos 10 meses.

[su_spacer size=”60″]

1.- Demos vida a EL ESPAÑOL, cambiemos España

Por PEDRO J. RAMÍREZ

EL ESPAÑOL proporcionará a los ciudadanos todas las informaciones que los poderosos esconden bajo siete llaves y todas las interpretaciones, explicaciones y opiniones que les ayuden a decidir su destino dentro de la ley. Queremos publicar un periódico útil en todos los sentidos del término y para ello emplearemos los formatos más innovadores en los dispositivos móviles que acompañan a cada español en su vida cotidiana.

quijote2

[su_spacer size=”60″]

2.-  El ‘gigapan’ de la marcha de Podemos

Por 93METROS

Más de 100.000 personas vieron la panorámica gigante de la concentración organizada por Podemos que la productora 93 Metros elaboró para ‘El Español’ en la Puerta del Sol.

Captura de pantalla 2015-10-02 a las 12.48.38

[su_spacer size=”60″]

3.- Anticorrupción no vio motivos para actuar contra Rato

Por MARÍA PERAL

La Oficina Nacional de Investigación del Fraude (ONIF) llevó a los fiscales de Madrid su investigación contra Rodrigo Rato después de que la Fiscalía Especial Anticorrupción considerara que esas indagaciones estaban “muy verdes” y era necesario profundizar en las sospechas delictivas antes de actuar.

Rato

[su_spacer size=”60″]

4.- El espontáneo

Por JORDI PÉREZ COLOMÉ

Hasta hace 15 meses Pablo Echenique era un físico con un cuerpo frágil y una mente de superdotado. Hoy es también el candidato de Podemos a la presidencia de Aragón. Este perfil es el fruto de la conversación con él y con dos docenas de personas de su entorno, que desvelan su éxito con las chicas, su humor gamberro y sus días como ‘heavy’ y entrenador.

1051

[su_spacer size=”60″]

5.- El guardián de los mapas

Por MARÍA RAMÍREZ

Sergio Álvarez Leiva tiene 29 años y lleva una compañía estadounidense desde Chamberí. No acabó Informática. Pero con 23 años le diseñaba mapas a Google, a la ONU o a la NASA. Ahora, 100.000 usuarios hacen mapas con su empresa CartoDB, que el año pasado recaudó siete millones de dólares. El mayor atractivo de su aventura es su mayor riesgo: compite en el mercado global.

leiva1

[su_spacer size=”60″]

6.- “Voy a morir, pero espero que sea rápido”

Por DAVID LÓPEZ FRÍAS

El terremoto del 25 de abril en Nepal dejó más de 8.000 muertos. Fue una de las peores catástrofes naturales de los últimos años. El español Pol Ferrús hacía una travesía a pie por las montañas del norte del país, cerca del Tíbet. Salvó varias veces la vida de milagro.

image2

[su_spacer size=”60″]

7.- Las bolas del estafermo 

Por PEDRO J. RAMÍREZ

Sólo el baldón que supondría convertirse en el primer presidente de la democracia incapaz de repetir mandato, el horizonte de pasar a la historia no como un malvado o un inepto sino simplemente como un piernas, como un babieca o como un gil, sólo ese prurito de casino provinciano frente al qué dirán a la hora del chamelo le ancla en el empecinamiento de imponer su candidatura. 

Arponero-Estafermo-finalex

[su_spacer size=”60″]

8.- Los cinco gráficos que Rajoy no quiere que veas

Por KIKO LLANERAS, PATRICIA LÓPEZ, EDUARDO SUÁREZ, JULIA TENA Y MARTÍN GONZÁLEZ

Mariano Rajoy presentó el 31 de julio ocho gráficos para demostrar hasta qué punto la economía había mejorado durante su mandato. La mayoría estaban mal dibujados, omitían detalles relevantes o destacaban datos erróneos. A continuación presentamos los datos del presidente bien presentados, acompañados de contexto y despojados de la propaganda oficial.

grafico-gastosocial-paro1

[su_spacer size=”60″]

9.- Anticorrupción descubre al ex tesorero de CiU destruyendo pruebas con una trituradora

Por ESTEBAN URREIZTIETA

La Fiscalía Anticorrupción y la Guardia Civil sorprendieron este viernes al ex tesorero de Convergéncia Democrática de Cataluña (CDC) destruyendo pruebas. Los investigadores descubrieron en el despacho de Daniel Osácar una trituradora repleta de documentos vinculados con Teyco, la empresa de la familia Sumarroca que pagó comisiones del 3% a la formación nacionalista.

635789907250046702w

[su_spacer size=”60″]

10.- El libro negro del periodismo en Cataluña

Por JORDI PÉREZ COLOMÉ

Ante casos flagrantes, la prensa catalana no ha clamado; ante casos dudosos, no ha insistido; ante casos ignorados, no ha rebuscado. Esta serie aborda la historia del periodismo en Cataluña desde la llegada al poder de Jordi Pujol a través de 80 entrevistas con directores, redactores, presentadores y jefes de comunicación.

Las 30 Obsesiones de EL ESPAÑOL

rugidoLas Obsesiones de EL ESPAÑOL son algunas dianas a las que el periódico quiere lanzar sus dardos. Hay muchas más en las que tenemos puesta la vista, pero queríamos hacer una selección para que el lector sepa a dónde apuntamos. No son sólo fijaciones de nuestra redacción. Las compartimos con miles, seguramente millones de ciudadanos. En un principio propusimos 25 y las sometimos al parecer de nuestros suscriptores. Entre el 22 de agosto y el 6 de septiembre nos remitieron 947 comentarios que han servido para mejorar el tiro y ampliar el número de blancos, que al final han llegado a 30.

Las Obsesiones de EL ESPAÑOL son algunas dianas a las que el periódico quiere lanzar sus dardos. Hay muchas más en las que tenemos puesta la vista, pero queríamos hacer una selección para que el lector sepa a dónde apuntamos. No son sólo fijaciones de nuestra redacción. Las compartimos con miles, seguramente millones de ciudadanos. En un principio propusimos 25 y las sometimos al parecer de nuestros suscriptores. Entre el 22 de agosto y el 6 de septiembre nos remitieron 947 comentarios que han servido para mejorar el tiro y ampliar el número de blancos, que al final han llegado a 30.

1.- España y las Españas

España es la morada vital de los españoles. Es también la entidad histórica y política que garantiza los derechos y libertades de todos los ciudadanos, la solidaridad entre sus habitantes y el anclaje con la Unión Europea. Tenemos mucho de lo que enorgullecernos y unas cuantas cosas de las que avergonzarnos. Debemos impulsar un patriotismo transversal basado en los valores constitucionales.

El interminable proceso de transferencias del Estado a las comunidades autónomas pone en peligro la eficacia del sistema, socava la igualdad entre españoles y amenaza la propia unidad nacional. Creemos que ha llegado el momento de cerrar el modelo territorial concretando las competencias exclusivas del Estado y las materias en que pueden asumir competencias las comunidades autónomas.

España es una realidad plural. Algunos nacionalismos excluyentes plantean la segregación de sus territorios. Consideramos que es inaceptable la independencia de cualquier comunidad sin que lo decidan el conjunto de los españoles o sus representantes.

Urge desarrollar el artículo 155 de la Constitución para garantizar la lealtad de los gobiernos autonómicos al principio de legalidad, modulando la retirada de competencias y demás respuestas del Estado en función de la gravedad de las conductas. También debería restablecerse la tipificación penal de la convocatoria de consultas ilegales.

Entendemos al mismo tiempo que todo grupo de ciudadanos debe tener la posibilidad de plantear cualquier aspiración por cauces democráticos. Sería conveniente pues que la reforma de la Constitución incluyera también la regulación del derecho de secesión, como por ejemplo ha hecho Canadá con la denominada ‘ley de claridad’. Una norma similar debería implicar a las Cortes Generales en ese eventual proceso estableciendo mayorías cualificadas y otras restricciones para que resultara válido.

2.- Otra ley electoral

Seguimos teniendo la ley electoral improvisada en 1977 cuando ni siquiera se había redactado la Constitución. Es una norma que castiga a las minorías y sobre todo deja el control de diputados y senadores en manos de las cúpulas de sus partidos.

Hay que ir a un sistema que recoja más fielmente las preferencias de los ciudadanos, de forma que exista mayor proporción entre los votos y su traslación a escaños. También debe reforzarse el vínculo entre los diputados y sus electores. El modelo alemán debería ser el ejemplo a seguir: es más proporcional y da opción a elegir de forma directa a una parte de los parlamentarios en circunscripciones uninominales.

3.- Separar al Ejecutivo del Legislativo

No hay democracia auténtica sin una división real de los poderes del Estado. Planteamos avanzar hacia un régimen presidencialista que establezca una separación entre el Gobierno y el Parlamento. Un jefe del Ejecutivo elegido directamente por los ciudadanos tendría un mandato claro para gobernar pero no para legislar a su gusto.

De la misma forma, los parlamentarios tendrían independencia para aprobar leyes y fiscalizar al Gobierno, pero no para determinar su gestión. Es el sistema de equilibrios y contrapesos, habitualmente republicano pero compatible con la Monarquía.

4.- Jueces independientes

Es imprescindible impulsar y proteger la independencia de los jueces frente a las injerencias del poder político. Hay que reformar la Ley Orgánica del Poder Judicial para restablecer el principio constitucional de que sean los magistrados quienes elijan de forma directa a la mayoría de los miembros del CGPJ. El fiscal general debería ser nombrado por una mayoría cualificada del Parlamento y no por el Gobierno.

Por otra parte, una Justicia lenta, incapaz de juzgar a su debido tiempo, no es tal. Hay que agilizar la Justicia dotándola de medios para que actúe con mayor celeridad y eficacia.

5.- Democratizar los partidos

Los partidos están controlados por sus cúpulas, elegidas a menudo a dedo. Hay que desarrollar el artículo 6 de la Constitución que establece que su “estructura y funcionamiento interno deberán ser democráticos”. Una ley tendría que supeditar las subvenciones que reciben las formaciones políticas a requisitos como la elección de sus líderes mediante el voto de los afiliados, la celebración de primarias para designar los candidatos a cargos públicos relevantes o la limitación de mandatos.

Algunas de estas exigencias habría que extenderlas a los sindicatos y organizaciones empresariales, receptores también de ayudas públicas. Al igual que los partidos, estos colectivos han perdido legitimidad social por su anquilosamiento y por cobijar prácticas irregulares.

6.- Combatir la corrupción

La corrupción encuentra el campo abonado allí donde hay opacidad. La sociedad tiene que poder examinar la gestión de los servidores públicos y debe poder acceder de forma sencilla a cualquier información relevante. Las leyes de transparencia han de hacer justicia a su nombre y transformar los muros de la Administración en paredes de cristal.

Para recuperar la confianza de los ciudadanos en las instituciones debe acometerse una reforma de la Ley de Contratos del Estado que elimine la arbitrariedad en la toma de decisiones. Hay que reforzar las garantías de imparcialidad y correcto funcionamiento de la Administración devolviendo el protagonismo a funcionarios de carrera que han sido sustituidos por personal de confianza y de libre designación.

Ningún dirigente beneficiado por la financiación ilegal de su partido debería poder volver a presentarse a las elecciones. Hay que perseguir así mismo a los corruptores, prohibiendo que las empresas que resulten condenadas con sentencia firme participen en concursos públicos.

El Tribunal de Cuentas, órgano fiscalizador de la gestión económica del Estado, del sector público y de los partidos políticos, tiene que estar formado y dirigido por funcionarios de carrera. Sólo así quedará garantizada su independencia.

Hay que acabar, por otra parte, con el aforamiento de los parlamentarios, de manera que su protección se circunscriba a su actividad estrictamente política.

7.- Adelgazar la Administración

Los gobernantes han creado un aparato elefantiásico pensando más en intereses políticos que en el servicio a los ciudadanos. El resultado es una Administración cara, sobredimensionada e ineficiente.

Se debe reducir de forma drástica la capacidad de los cargos públicos para contratar asesores.

Urge acabar con la duplicación de competencias y suprimir órganos como consejos jurídicos consultivos, tribunales de cuentas o defensores del pueblo autonómicos. Se impone la disminución del número de parlamentarios regionales y la supresión de las diputaciones provinciales.

Hay que plantear en serio la reducción de ayuntamientos, urgiendo a fusionarse a los municipios que no alcancen los 5.000 habitantes.

La Administración tiene que aprovechar las nuevas tecnologías para aligerar su aparato y ahorrar tiempo y dinero al ciudadano. La máxima debería de ser: más internet, menos ventanilla.

8.- Bajar los impuestos

Aunque la presión fiscal en España apenas llegue al 33% y sea una de las más bajas de la OCDE, la dimensión de la economía sumergida y el fraude a altos niveles hacen que el peso de la recaudación se concentre en el IRPF y el IVA. Una carga tributaria superior al 50% de sus ingresos como la que soportan muchos contribuyentes convierte los impuestos en un arma confiscatoria en manos del Estado.

Las autoridades deben aplicar criterios equitativos: ni la cultura se puede gravar con un IVA del 21% ni la prensa electrónica deber padecer una carga fiscal mayor que la prensa tradicional.

Debe suprimirse el Impuesto de Sucesiones y Donaciones. Resulta abusivo someter a tributación un patrimonio por el que ya se han satisfecho cargas impositivas desde su gestación hasta el momento de ser legado.

Hay que combatir de forma más resuelta el fraude a Hacienda y la economía sumergida. Cabe incentivar el pago con tarjeta -fiscalmente incontrovertible- en detrimento de las transacciones en efectivo.

9.- Multas de tráfico proporcionadas

La Administración ha encontrado en las multas de tráfico -tanto en vías urbanas como en carretera- una vía fácil para obtener ingresos. La mayoría de infracciones sancionadas, con cámaras, radares y controles estratégicamente situados, no suponen peligro alguno para el conductor ni para el resto de automovilistas. Lo que se persigue no es la seguridad vial sino, descaradamente, la recaudación.

Las multas tienen que recuperar su verdadero sentido como freno a las conductas imprudentes y guardar, en su cuantía económica, proporción con la falta cometida. Para lograrlo, podría establecerse que las sanciones fueran progresivas, de forma que la primera resultase menos gravosa y su cuantía fuera aumentando en adelante, con lo que se prevendría la reincidencia. Habría que señalizar bien los puntos negros y las zonas particularmente sensibles -como las escolares-, y ahí sí, ser particularmente vigilantes.

10.- Mejor enseñanza

Las leyes de educación deberían necesitar de un apoyo amplio del Parlamento para poder ser aprobadas. El listón podría situarse en dos tercios de la Cámara. Esta fórmula permitiría, en la práctica, alcanzar un gran pacto nacional por la educación, lo que evitaría modificaciones en la normativa a cada cambio de Gobierno.

España viene invirtiendo ingentes cantidades de dinero público en la enseñanza sin que ello se traduzca en una mejora de su calidad. Hay que reestructurar el sistema, garantizar la escolaridad temprana (de 0 a 3 años), moldear la secundaria según las aptitudes de los alumnos y romper la endogamia para que las universidades sean viveros de talento y cualificación profesional.

Hay que ir también a una armonización de programas. No es serio que en cada autonomía se estudie la Historia con versiones distintas o incluso opuestas de unos mismos hechos.

ilustracion espanol nueva

Ilustración: Javier Muñoz

11.- Más inglés

Uno de los síntomas del fracaso de nuestro modelo educativo es la baja capacitación en inglés de los españoles. El inglés, como lengua de comunicación internacional, debería ser una prioridad a todos los niveles.

Hay que fomentar la exhibición de películas en versión original subtitulada, tanto en cine como en televisión.

Podría implantarse un sistema de intercambio de maestros con países anglófonos, de manera que los educadores tuvieran una inmersión real. Eso facilitaría también que los niños recibieran clases con profesores nativos.

12.- Libertad en la lengua vehicular

En algunos lugares de España las lenguas han dejado de ser un instrumento de comunicación de las personas y se han convertido en una herramienta política. Para evitar imposiciones y asegurar el bilingüismo donde lo hay -ésa y no otra es la auténtica normalización- debe quedar garantizada la libre elección de lengua vehicular en la enseñanza y en las relaciones de los ciudadanos con la Administración. Es intolerable que haya comunidades en las que la lengua oficial del Estado está marginada en uno y otro ámbito.

13.- Racionalizar los horarios

Hay que legislar para lograr una jornada laboral más apropiada que favorezca el aumento de la productividad y aumente la calidad de vida de las personas.

España tiene unos horarios muy distintos al resto de Europa: se sale tarde del trabajo y se retrasan en exceso la comida y la cena. Eso condiciona la vida familiar. Hay que fomentar la jornada continua, suprimir la parada del desayuno y reducir la hora de la comida para ganar tiempo para el ocio.

Además, nuestra hora oficial no coincide con la hora solar. Utilizamos el horario de Europa central pese a que la mayor parte de España queda al oeste del meridiano de Greenwich. Habría que retomar el huso horario que nos corresponde: el mismo que Portugal y Reino Unido, y el que ya tienen las Islas Canarias.

14.- Reducir el paro juvenil

Un país que quiere mirar el futuro con confianza no puede tener a la mitad de sus jóvenes en paro. Todo Gobierno debe presentar un plan de choque que impulse la contratación de menores de 30 años. Hay que simplificar el mercado laboral con un contrato único que facilite la gestión al empresario y dé mayores garantías y seguridad al trabajador.

15.- Apoyar a los emprendedores

Ser emprendedor sigue siendo hoy en España una carrera de obstáculos: lejos de encontrar facilidades, todo son trabas y trámites burocráticos que se eternizan en los despachos. La propia historia de la creación de EL ESPAÑOL da fe de ello. Hay que simplificar de una vez los procesos administrativos para fundar empresas, que son la base de la riqueza de un país.

Cabe fomentar sistemas de financiación alternativos como el crowdfunding.

16.- Igualdad salarial para la mujer

Según un informe de la UE, la brecha salarial entre hombres y mujeres en España es del 19,3%, cuando la media de la zona euro está en el 16,6%. Ello obedece tanto a la discriminación directa -igual trabajo, menor salario- como al tipo de empleos que se conceden a las mujeres. Sin embargo el número de mujeres graduadas en educación superior en España supera ya en casi un 30% al de hombres. Estos datos reflejan una injusticia que la sociedad no debe consentir.

17.- La violencia en el ámbito doméstico

La muerte de mujeres a manos de sus parejas o ex parejas es una tragedia para la que la sociedad sigue sin enconrtrar solución. Pero la violencia de género es, además, el reflejo de un problema mayor: la violencia dentro del hogar, que también se ejerce contra ancianos, menores…

El asunto merece ser abordado con una ley integral que reforme la actual de violencia de género y que acabe con la discriminación por sexo que ésta encarna: a igual conducta debe haber igual sanción. Se necesitan más juzgados, más fiscales y mayor prevención.

18.- Atención a los mayores

Las personas mayores deben ser una prioridad, y no sólo desde el punto de vista asistencial, sino por su aportación valiosa a la sociedad. Hay que atrasar de forma flexible la edad de jubilación, estimulando la participación de los mayores en todo tipo de actividades, ya sea de tipo profesional o de carácter social.

19.- Igualdad sanitaria

Todos los ciudadanos españoles deben tener derecho a las mismas prestaciones sanitarias, independientemente del territorio en el que residan. Además, un paciente nunca tendría que sentirse desprotegido en una región que no sea la suya. Hay que implantar una sola tarjeta sanitaria en todo el país.

20.- Derecho a muerte digna

Los avances médicos posibilitan hoy alargar la vida de enfermos terminales, en ocasiones, con gran padecimiento para los afectados. En estos casos, es fundamental que los cuidados paliativos estén a disposición del paciente, porque permiten conllevar el sufrimiento y, en último término, afrontar la muerte con dignidad.

21.- Más Europa y más América Latina

España tiene que hacer causa común con los países que apuestan por dar un nuevo impulso a la Unión Europea. Sólo unidos, los europeos podrán recuperar su posición estratégica y tener voz y protagonismo en el nuevo orden mundial que se está configurando. Para ello es imprescindible superar el déficit democrático de la UE, reducir su burocracia y establecer una política económica común en la zona euro.

El compromiso con Europa no ha de ser obstáculo para intensificar las relaciones con Latinoamérica, con la que constituimos una comunidad de 400 millones de hablantes con singulares lazos históricos y afectivos. España tiene que hacer valer en Bruselas ese vínculo privilegiado.

22.- Las víctimas del terrorismo

La memoria y el respeto hacia quienes han sufrido la barbarie terrorista no pueden languidecer por el hecho de que hayan cesado el secuestro y el tiro en la nuca. Las monstruosidades que ETA y otros grupos terroristas han cometido en España y el sacrificio de sus víctimas no pueden ser amortizadas por el presentismo.

La pervivencia de la amenaza yihadista y el ascenso de fuerzas políticas que insisten en situar en un mismo plano a asesinos y asesinados, añade motivos para reforzar la protección de las víctimas. Ellas son el mejor estandarte para deslegitimar social y políticamente cualquier proyecto totalitario.

Las autoridades tienen que esforzarse por resolver los crímenes de ETA aún pendientes de esclarecer, de la misma forma que están obligadas a investigar cualquier elemento que contribuya a clarificar en todos sus extremos los atentados del 11-M.

Hay que prohibir que cualquier imputado o condenado por pertenecer a banda armada pueda acceder a un cargo público.

23.- Evitar la muerte de inmigrantes

La tragedia que supone que miles de personas desesperadas mueran cada año intentando alcanzar Europa no puede sernos ajena. España, por su situación geográfica, conoce bien el problema. El asunto hay que abordarlo con realismo: es imposible acoger a todas las personas que están dispuestas a abandonar sus países. Ningún Estado del mundo permite la libre entrada en su territorio porque los efectos serían catastróficos.

Cabe actuar en la prevención, invirtiendo en los países de origen de los inmigrantes, ofreciendo información y cerrando acuerdos con sus autoridades para regular flujos asumibles. También hay que actuar contra las mafias del tráfico de seres humanos. Se trata, pues, de una política que por su alcance y envergadura debe coordinarse dentro de la Unión Europea.

24.- Proteger el bosque, repartir el agua

Conservar la naturaleza y aprovechar bien sus recursos deben ser dos caras de una misma moneda. Recuperar masa forestal ha de ser una prioridad en un país como España, en grave riesgo de desertización. Salvar el bosque es preservar la riqueza de nuestra biodiversidad, la flora y la fauna. De la misma forma, hay que actuar en el mar, restringiendo zonas a la pesca para que nuestras aguas no acaben esquilmadas.

El agua es vital para la economía y la cohesión de un país. En España está mal repartida. Su gestión tiene que ser una competencia nacional. Sólo con visión de Estado, a través de un Plan Hidrológico Nacional, se puede contribuir a una mejor distribución de los recursos hídricos.

25.- El coche eléctrico, energía limpia

El progresivo deterioro del medio ambiente es inquietante en todo el mundo y se ha agravado como consecuencia del calentamiento global. España tiene que ser ejemplar en la reducción de emisiones y en el ahorro energético. El coche eléctrico es una opción realista. Habría que fomentar su uso dando facilidades a la compra y la recarga de baterías. Su implantación es el ejemplo de lo que debería ser la transición hacia un modelo energético sostenible desde el punto de vista económico y medioambiental.

Hay que invertir en la investigación y promoción de renovables para intentar alcanzar un modelo basado en energías limpias, en las que España es rica.

26.- Internet para todos, internet neutral

En la era de la comunicación hay que facilitar la conectividad invirtiendo en infraestructuras. Las autoridades deben hacer un esfuerzo facilitador para que la oferta de conectividad sea adecuada en cobertura y ancho de banda en todos los espacios urbanos, de manera que sea una herramienta verdaderamente útil y al alcance de los ciudadanos.

Las operadoras de telecomunicaciones deben garantizar la no discriminación en el envío y recepción de datos. Los ciudadanos y las empresas tienen derecho a que el tráfico de datos recibido o generado no sea manipulado, tergiversado, impedido, desviado, priorizado o retrasado en función del tipo de contenido, del protocolo o aplicación utilizado, del origen o destino de la comunicación ni de cualquier otra consideración ajena a la de su propia voluntad. Ese tráfico se tratará como una comunicación privada y únicamente bajo mandato judicial podrá ser intervenido.

27.- Libertad en la televisión

Los políticos tienen que dejar de contemplar la televisión como un instrumento de propaganda a su servicio. En la concesión de franjas del espacio radioeléctrico se debe fomentar el pluralismo. Habría que cerrar todas las televisiones públicas que no aporten provecho y supongan un agujero para el erario.

Hay que propiciar el aumento del ancho de banda para impulsar la distribución de contenidos televisivos a través de internet.

28.- Justicia en el deporte, ojo de halcón incluido

La tecnología se ha introducido en el deporte para hacer justicia en los lances controvertidos que pueden ser decisivos para el resultado de una competición. El baloncesto o el tenis son dos buenos ejemplos. Sin embargo, el fútbol, que moviliza más aficionados y genera un enorme negocio, sigue mostrándose refractario a incorporar los avances tecnológicos. Es un error que hay que corregir, particularmente en un momento en el que las sospechas acerca de la limpieza de la competición pueden dispararse como consecuencia del protagonismo que han adquirido las apuestas deportivas.

El ojo del halcón es así un símbolo del juego limpio y de la necesidad de modernizar el deporte. Hay que combatir el dopaje, el amaño de partidos, las comisiones ilegales y la corrupción en las federaciones y en los comités.

29.- Contra la mala educación

En España se grita en lugares públicos, se insulta en los lances de tráfico, se silban los himnos, se circula con motocicletas ruidosas incluso a horas intempestivas, se aparca por sistema en doble fila, se dejan los excrementos de los perros en la vía pública, se escupe en el empedrado, en los bares se arrojan al suelo las cáscaras de crustáceos, se olvida usar el desodorante aun en plena canícula, se tutea a cualquier desconocido, se injuria y blasfema en los recintos deportivos… Por desgracia en eso aun somos diferentes. La mejora del civismo debe ser un empeño de todos: de la Administración y de los propios ciudadanos.

30.- La Ñ

El español es la lengua que nos abre las puertas de un continente entero y nos proyecta al mundo, donde lo hablan más de 500 millones de personas. La Ñ es un símbolo de su riqueza en la medida en que representa con una sola letra un fonema para el que otros idiomas necesitan dos. A todos los españoles nos interesa que los grandes actores de internet incluyan la Ñ en sus sistemas operativos y que la Unión Europea -en contra de su actitud inicial- proteja e impulse su utilización.

Las 25 obsesiones de EL ESPAÑOL

ilustracion espanol nueva

Dice el Diccionario que una obsesión es “una idea que con tenaz persistencia asalta la mente”. Si esa idea es maligna -apoderarse de algo, dañar a alguien- o peligrosa -los deportes de alto riesgo- la obsesión desemboca a menudo en el delito o la desgracia. Pero si esa idea genera belleza, bienestar, justicia o libertad la obsesión se convierte en la mejor palanca de la creación artística, el progreso científico o el avance de la civilización porque la obsesión alimenta la fe, mantiene viva la esperanza e incita a la acción…

UN AGOSTO EN LA AVENIDA DE BURGOS (III)

Queridos accionistas y suscriptores:

Dice el Diccionario que una obsesión es “una idea que con tenaz persistencia asalta la mente”. Si esa idea es maligna -apoderarse de algo, dañar a alguien- o peligrosa -los deportes de alto riesgo- la obsesión desemboca a menudo en el delito o la desgracia. Pero si esa idea genera belleza, bienestar, justicia o libertad la obsesión se convierte en la mejor palanca de la creación artística, el progreso científico o el avance de la civilización porque la obsesión alimenta la fe, mantiene viva la esperanza e incita a la acción.

En el debate intelectual toda obsesión aporta el idealismo inconformista de quien aspira a perfeccionar las cosas. Frente a impulsos tan legítimos como egoístas, es un sentimiento generoso y altruista. El gran artista gráfico Alfred Stieglitz distinguía entre su “pasión” por la fotografía y su “obsesión” por la búsqueda de la verdad. Algo así como la famosa dicotomía de Isaiah Berlín entre el zorro que sabe muchas cosas y el erizo que sabe una gran cosa.

Nosotros, los fundadores de EL ESPAÑOL, no aspiramos a alcanzar ninguna certeza absoluta pero además de unos principios liberales, una conciencia cívica y un sentido solidario, fáciles de proclamar y compartir por la mayoría de nuestros conciudadanos -empezando por el resto de los medios de comunicación-, creemos tener una serie de ideas concretas que servirían para mejorar la calidad de nuestra democracia. Un agenda de propuestas capaces de impulsar en ámbitos diversos el progreso espiritual y material de los españoles.

Y si queremos transformarlas en obsesiones es porque la mayoría de ellas afectan a intereses creados, poderes constituidos e incluso a genes tan nefastos y arraigados en España como el inmovilismo y la pereza, que no bastaría con enunciarlas una o dos veces al año. Con eso no lograríamos nada. A lo sumo a escuchar la reverberación de una voz en el vacío.

No, es preciso “machacar y machacar”, como proponía Ramón Pérez de Ayala en su memorable artículo “Sobre la tontería”, publicado exactamente hace cien años en el número 35 de nuestra mater et magistra, la revista “España”. “Machacando se forja la reja del arado y se llega a la impalpable hoja o panal de oro. Machacando se consiguen los empeños, se ganan las batallas”.

Nosotros, los fundadores de EL ESPAÑOL, no aspiramos a alcanzar ninguna certeza absoluta pero […] creemos tener una serie de ideas concretas que servirían para mejorar la calidad de nuestra democracia.

El que sería considerado -junto a Ortega y Marañón- como uno de los tres “padres intelectuales” de la Segunda República pedía beligerancia constante frente al “monstruo enervante, fiero, espantoso, abrumador de la tontería… que en España tiene su madriguera”. ¿Cómo no sentir la actualidad de su diagnóstico cuando explicaba que el problema de nuestro país -y no digamos de nuestra clase política- es que “todos los tontos juntos parecen un sólo tonto” porque “cuando tropezamos con un nuevo tonto nos parece que es el mismo tonto con que antes habíamos tropezado innumerables veces”?

Ilustración: Javier Muñoz
Ilustración: Javier Muñoz

Basta recalar en los aborregados predios del Congreso y el Senado, no digamos de los parlamentos autonómicos, y escuchar a sus ortopédicos portavoces o a ministros, subsecretarios, consejeros, consellers o conselleiros para tener esa sensación tan coral como unívoca. Parafraseando a Espríu “diversas son las hablas, diversas las palabras”, pero “han convenido todas” en una misma lengua de madera: la de la cupulocracia. Se manda desde arriba, se obedece desde abajo, a costa del secuestro de nuestros derechos de participación política.

Por eso hay que “machacar y machacar”, por eso llamamos a nuestras prioridades “obsesiones”; porque ellos tienen las televisiones públicas y privadas, la prensa empapelada y todos los resortes del poder económico a su servicio. Nosotros, sólo la fuerza contagiosa de un movimiento ciudadano. Esta melodía regeneracionista -ni revolución ni inmovilismo, reformas radicales- debe sonar dos o tres veces por mes, dos o tres veces por semana, dos o tres veces por hora, dos o tres veces por minuto hasta ir calando como un chirimiri pertinaz y oxigenante en los huesos de la España que necesita el cambio.

Desde que el 1 de enero anuncié la fundación de EL ESPAÑOL vengo diciendo que lo haremos juntos. Ha llegado el momento de pasar a la acción. Aquí están nuestras 25 obsesiones a modo de ponencia. Si sois accionistas o suscriptores tenéis dos semanas para valorarlas, comentarlas, enmendarlas o completarlas. Puesto que seremos vuestra voz, esperamos vuestra ayuda para moldearla y modularla.

 

1.- España y las Españas

España es la morada vital de los españoles. Es también la entidad histórica y política que garantiza los derechos y libertades de todos los ciudadanos, la solidaridad entre sus habitantes y el anclaje con la Unión Europea. Tenemos mucho de lo que enorgullecernos y unas cuantas cosas de las que avergonzarnos. Debemos impulsar un patriotismo transversal basado en los valores constitucionales.

El interminable proceso de transferencias del Estado a las comunidades autónomas pone en peligro la eficacia del sistema, socava la igualdad entre españoles y amenaza la propia unidad nacional. Creemos que ha llegado el momento de cerrar el modelo territorial blindando en la Constitución las competencias exclusivas del Estado y fijando el techo de las competencias autonómicas.

España es una realidad plural. Algunos nacionalismos excluyentes plantean la segregación de sus territorios. Consideramos que es inaceptable la independencia de cualquier comunidad sin que lo decida el conjunto de los españoles o sus representantes.

Urge desarrollar el artículo 155 de la Constitución para garantizar la lealtad de los gobiernos autonómicos al principio de legalidad, modulando la retirada de competencias y demás respuestas del Estado en función de la gravedad de las conductas. También debería restablecerse la tipificación penal de la convocatoria de consultas ilegales.

Entendemos al mismo tiempo que todo grupo de ciudadanos debe tener la posibilidad de plantear cualquier aspiración por cauces democráticos. Sería conveniente pues que la reforma de la Constitución incluyera también la regulación del derecho de secesión, como por ejemplo ha hecho Canadá con la denominada ‘ley de claridad’. Una norma similar debería implicar a las Cortes Generales en ese eventual proceso estableciendo mayorías cualificadas y otras restricciones para que resultara válido.

2.- Otra ley electoral

Seguimos teniendo la ley electoral improvisada en 1977 cuando ni siquiera se había redactado la Constitución. Es una norma que castiga a las minorías y sobre todo deja el control de diputados y senadores en manos de las cúpulas de sus partidos. Hay que ir a un sistema que recoja más fielmente las preferencias de los ciudadanos, de forma que exista mayor proporción entre los votos y los escaños. También debe reforzarse el vínculo entre los diputados y sus electores. El modelo alemán debería ser el ejemplo a seguir: es más proporcional y da opción a elegir de forma directa a una parte de los parlamentarios en circunscripciones uninominales.

3.- Separar al Ejecutivo del Legislativo

No hay democracia auténtica sin una división real de los poderes del Estado. Planteamos avanzar hacia un régimen presidencialista que establezca una separación entre el Gobierno y el Parlamento. Un jefe del Ejecutivo elegido directamente por los ciudadanos tendría un mandato claro para gobernar pero no para legislar a su gusto. De la misma forma, los parlamentarios tendrían independencia para aprobar leyes y fiscalizar al Gobierno, pero no para determinar su gestión. Es el sistema de equilibrios y contrapesos, habitualmente republicano pero compatible con la Monarquía.

4.- Jueces independientes

Es imprescindible impulsar y proteger la independencia de los jueces frente a las injerencias del poder político. Hay que reformar la Ley Orgánica del Poder Judicial para restablecer el principio constitucional de que sean los magistrados quienes elijan de forma directa a la mayoría de los miembros del CGPJ. Por otra parte, el fiscal general debería ser nombrado por una mayoría cualificada del Parlamento y no por el Gobierno

5.- Democratizar los partidos

Los partidos están controlados por sus cúpulas, elegidas a menudo a dedo. Hay que desarrollar el artículo 6 de la Constitución que establece que su “estructura y funcionamiento interno deberán ser democráticos”. Una ley tendría que supeditar las subvenciones que reciben las formaciones políticas a requisitos como la elección de sus líderes mediante el voto de los afiliados, la celebración de primarias para designar los candidatos a cargos públicos relevantes o la limitación de mandatos.

6.- Combatir la corrupción

La corrupción encuentra el campo abonado allí donde hay opacidad. La sociedad tiene que poder examinar la gestión de los servidores públicos y debe poder acceder de forma sencilla a cualquier información relevante. Las leyes de transparencia han de hacer justicia a su nombre y transformar los muros de la Administración en paredes de cristal.

Para recuperar la confianza de los ciudadanos en las instituciones también debe acometerse una reforma de la Ley de Contratos del Estado que elimine la arbitrariedad en la toma de decisiones. Hay que reforzar las garantías de imparcialidad y correcto funcionamiento de la Administración devolviendo el protagonismo a funcionarios de carrera que han sido sustituidos por personal de confianza y de libre designación. Hay que perseguir también a los corruptores: las empresas condenadas con sentencia firme no deberían volver a participar en concursos públicos. Ningún dirigente beneficiado por la financiación ilegal de su partido debería poder volver a presentarse a las elecciones.

7.- Adelgazar la Administración

Los gobernantes han creado un aparato elefantiásico pensando más en intereses políticos que en el servicio a los ciudadanos. El resultado es una Administración cara, sobredimensionada e ineficiente. Urge acabar con la duplicación de competencias y suprimir órganos como consejos jurídicos consultivos, tribunales de cuentas o defensores del pueblo autonómicos. Se impone la reducción de parlamentarios regionales y la supresión de las diputaciones provinciales.

8.- Bajar los impuestos

Aunque la presión fiscal en España apenas llegue al 33% y sea una de las más bajas de la OCDE, la dimensión de la economía sumergida y el fraude a altos niveles hacen que el peso de la recaudación se concentre en el IRPF y el IVA. Una carga tributaria superior al 50% de sus ingresos como la que soportan muchos contribuyentes, convierte los impuestos en un arma confiscatoria en manos del Estado. Por otra parte, las autoridades deben aplicar criterios equitativos: ni la cultura se puede gravar con un IVA del 21% ni la prensa electrónica deber soportar una carga fiscal mayor que la prensa tradicional. También hay que combatir más resueltamente el fraude a Hacienda.

9.- Menos multas de tráfico

La Administración ha encontrado en las multas de tráfico -tanto en vías urbanas como en carretera- una vía fácil para obtener ingresos. La mayoría de infracciones sancionadas, con cámaras, radares y controles estratégicamente situados, no suponen peligro alguno para el conductor ni para el resto de automovilistas. Lo que se persigue no es la seguridad vial sino, descaradamente, la recaudación. Las multas tienen que recuperar su verdadero sentido como freno a las conductas imprudentes y guardar, en su cuantía económica, proporción con la falta cometida.

10.- Mejor enseñanza con más inglés

España viene invirtiendo ingentes cantidades de dinero público en la enseñanza sin que ello se traduzca en una mejora de su calidad. Hay que reestructurar el sistema, garantizando la escolaridad temprana, de 0 a 3 años, moldeando la secundaria según las aptitudes de los alumnos y rompiendo la endogamia de las universidades para que sean viveros de talento y cualificación profesional. Hay que ir también a una armonización de programas. No es serio que en cada autonomía se estudie la Historia con versiones distintas o incluso opuestas de unos mismos hechos. Uno de los síntomas del fracaso de nuestro modelo educativo es la baja capacitación en inglés de los españoles. El inglés, como lengua de comunicación internacional, debería ser una prioridad a todos los niveles.

11.- Libertad en la lengua vehicular

En algunos lugares de España las lenguas han dejado de ser un instrumento de comunicación de las personas y se han convertido en una herramienta política. Para evitar imposiciones y asegurar el bilingüismo donde lo hay -ésa y no otra es la auténtica normalización- debe quedar garantizada la libre elección de lengua vehicular en la enseñanza y en las relaciones de los ciudadanos con la Administración. Es intolerable que haya comunidades en las que la lengua oficial del Estado sea excluida de facto de uno y otro ámbito.

12.- Reducir el paro juvenil

Un país que quiere mirar el futuro con confianza no puede tener a la mitad de sus jóvenes en paro. Todo Gobierno debe presentar un plan de choque contra esta lacra. Hay que dar facilidades para la contratación de menores de 30 años y se tiene que simplificar el mercado laboral con un contrato único que facilite la gestión al empresario y dé mayores garantías y seguridad al trabajador.

13.- Igualdad salarial para la mujer

Según un informe de la UE la brecha salarial entre hombres y mujeres en España es del 19,3%, cuando la media de la zona euro está en el 16,6%. Ello obedece tanto a la discriminación directa -igual trabajo, menor salario- como al tipo de empleos que se conceden a las mujeres. Sin embargo el número de mujeres graduadas en educación superior en España supera ya en casi un 30% al de hombres. Estos datos reflejan una injusticia que la sociedad no debe consentir.

14.- Apoyar a los emprendedores

Ser emprendedor sigue siendo hoy en España una carrera de obstáculos: lejos de encontrar facilidades todo son trabas y trámites burocráticos que se eternizan en los despachos. La propia historia de la creación de EL ESPAÑOL da fe de ello. Hay que simplificar de una vez los procesos administrativos para fundar empresas, que son la base de la riqueza de un país.

15.- Igualdad sanitaria con muerte digna

Todos los ciudadanos españoles deben tener derecho a las mismas prestaciones, independientemente del territorio en el que residan. Además, un paciente nunca tendría que sentirse intruso en una región que no sea la suya. Hay que implantar una sola tarjeta sanitaria en todo el país.

Los avances médicos permiten hoy mantener con vida a enfermos terminales que se hallan en una situación irreversible. Por encima del deber médico de luchar por la vida creemos que está el derecho del paciente a morir dignamente sin que se empleen con él medios desproporcionados que alarguen su agonía. En España debe abrirse, como ocurre ya en otros países, el debate de la despenalización del suicidio asistido en determinados supuestos.

16.- Más Europa

España tiene que sumarse a quienes apuestan por dar un nuevo impulso a la Unión Europea. Sólo unidos, los europeos podrán recuperar su posición estratégica y tener voz y protagonismo en el nuevo orden mundial que se está configurando. Para ello es imprescindible superar el déficit democrático de la UE, reducir su burocracia y establecer una política económica común en la zona euro.

17.- Las víctimas del terrorismo

La memoria y el respeto hacia quienes han sufrido esa barbarie no puede languidecer por el hecho de que hayan cesado el secuestro y el tiro en la nuca. Las monstruosidades que ETA y otros grupos terroristas han cometido en España y el sacrificio de sus víctimas no pueden ser amortizadas por el presentismo. La pervivencia de la amenaza yihadista y el ascenso de fuerzas políticas que insisten en situar en un mismo plano a asesinos y asesinados, añade motivos para reforzar la protección de las víctimas. Ellas son el mejor estandarte para deslegitimar social y políticamente cualquier proyecto totalitario. Las autoridades tienen que esforzarse por resolver los crímenes de ETA aún pendientes de esclarecer, de la misma forma que están obligadas a investigar cualquier elemento que contribuya a clarificar en todos sus extremos los atentados del 11-M.

18.- Evitar la muerte de inmigrantes

La tragedia que supone que miles de jóvenes desesperados mueran cada año intentando alcanzar el Primer Mundo no puede sernos ajena. España, por su situación geográfica, conoce bien el problema. Es un asunto que hay que abordar con realismo: es imposible acoger a todas las personas que están dispuestas a abandonar sus países. Ningún Estado del mundo permite la entrada libre de inmigrantes en su territorio porque sus efectos serían catastróficos. Cabe actuar en la prevención, invirtiendo en los países de origen de los inmigrantes, ofreciendo información y cerrando acuerdos con sus autoridades para regular flujos asumibles. También hay que actuar contra las mafias del tráfico de seres humanos. Se trata, pues, de una política que por su alcance y envergadura debe coordinarse dentro de la Unión Europea.

19.- Proteger el bosque, repartir el agua

Conservar la naturaleza y aprovechar bien sus recursos deben ser dos caras de una misma moneda. Recuperar masa forestal debe ser una prioridad en un país como España, en grave riesgo de desertización. Salvar el bosque es preservar la riqueza de nuestra biodiversidad, la flora y la fauna. De la misma forma, hay que actuar en el mar, restringiendo zonas a la pesca, para que nuestras aguas no acaben esquilmadas.

El agua es vital para la economía y la cohesión de un país. En España está mal repartida. Su gestión tiene que ser una competencia nacional. Sólo con visión de Estado, a través de un Plan Hidrológico Nacional, se puede contribuir a una mejor distribución de los recursos hídricos.

20.- El coche eléctrico

El progresivo deterioro del medio ambiente es inquietante en todo el mundo y se ha agravado como consecuencia del calentamiento global. España tiene que ser ejemplar en la reducción de emisiones y en el ahorro energético. El coche eléctrico es una opción realista. Habría que fomentar su implantación dando facilidades para su compra y para la recarga de baterías.

21.- Internet para todos, internet neutral

En la era de la comunicación hay que facilitar la conectividad invirtiendo en infraestructuras. Las autoridades deben hacer un esfuerzo facilitador para que la oferta de conectividad sea adecuada en cobertura y ancho de banda en todos los espacios urbanos, de manera que sea una herramienta verdaderamente útil y al alcance de los ciudadanos.

Las operadoras de telecomunicaciones deben garantizar la no discriminación en el envío y recepción de datos. Los ciudadanos y las empresas tienen derecho a que el tráfico de datos recibido o generado no sea manipulado, tergiversado, impedido, desviado, priorizado o retrasado en función del tipo de contenido, del protocolo o aplicación utilizado, del origen o destino de la comunicación ni de cualquier otra consideración ajena a la de su propia voluntad. Ese tráfico se tratará como una comunicación privada y únicamente bajo mandato judicial podrá ser intervenido.

22.- Libertad en la televisión

Los políticos deben dejar de contemplar la televisión como un instrumento de propaganda a su servicio. Hay que cerrar todas las televisiones públicas que supongan un agujero para el erario. También hay que fomentar el pluralismo en vez del duopolio en la concesión de franjas del espacio radioeléctrico y, sobre todo, propiciar el aumento del ancho de banda que impulse la distribución de contenidos televisivos a través de internet.

23.- El ojo de halcón en el fútbol

La tecnología se ha introducido en el deporte para hacer justicia en los lances controvertidos que pueden ser decisivos para el resultado de un encuentro. El baloncesto o el tenis son dos buenos ejemplos. Sin embargo, el fútbol, el deporte que más aficionados moviliza y mayor negocio genera, sigue mostrándose reacio a incorporar los avances tecnológicos. Es un error que hay que corregir, particularmente en un momento en el que las sospechas acerca de la limpieza de la competición pueden dispararse como consecuencia del protagonismo que han adquirido las apuestas deportivas.

24.- Contra la mala educación

En España se grita en lugares públicos, se insulta en los lances de tráfico, se silban los himnos, se circula con motocicletas ruidosas a horas intempestivas, se aparca por sistema en doble fila, se dejan los excrementos de los perros en las calles, parques y jardines, se escupe en el empedrado, se arrojan cáscaras de crustáceos al suelo de los bares, se olvida usar el desodorante incluso en plena canícula, se tutea a cualquier desconocido, se injuria y blasfema en los recintos deportivos. Por desgracia en eso aun somos diferentes. Por eso, la mejora del civismo debe ser un empeño de todos: de la Administración y de los propios ciudadanos.

25.- La Ñ

El español es la lengua que nos abre las puertas de un continente entero y nos proyecta al mundo, donde lo hablan más de 500 millones de personas. La ñ es un símbolo de su riqueza en la medida en que representa con una sola letra un fonema para el que otros idiomas necesitan dos. A todos los españoles nos interesa que los grandes actores de internet incluyan la ñ en sus sistemas operativos y que la Unión Europea -en contra de su actitud inicial- proteja e impulse su utilización.

[su_spacer size=”32″]

[su_button url=”http://foro.elespanol.com/” style=”flat” background=”#ef2d43″ size=”6″ center=”yes” radius=”0″ target=”blank”]Entra al debate de las 25 obsesiones de EL ESPAÑOL[/su_button]

 

El guardián de los mapas

_DPZ1532-2

Sergio Álvarez Leiva tiene 29 años y lleva desde Chamberí una compañía estadounidense. No acabó Informática, pero con 23 años, le diseñaba mapas a Google, la ONU o la NASA. Ahora, 100.000 usuarios hacen mapas con su empresa CartoDB, que el año pasado logró siete millones de dólares. El mayor atractivo de su aventura es su mayor riesgo: compite en el mercado global.

Reportaje gráfico: Dani Pozo

Sergio Álvarez Leiva tiene 29 años y lleva una compañía estadounidense desde Chamberí. No acabó Informática. Pero con 23 años le diseñaba mapas a Google, a la ONU o a la NASA. Ahora, 100.000 usuarios hacen mapas con su empresa CartoDB, que el año pasado recaudó siete millones de dólares. El mayor atractivo de su aventura es su mayor riesgo: compite en el mercado global.


Una mañana soleada de primavera, Sergio Álvarez Leiva se toma un café en Móstoles junto a dos máquinas tragaperras y el cartel de la peña local de fútbol. Enseguida entra alguien que le pregunta por su hermana. Al otro lado de la calle, El Perro Flaco aún tiene la persiana bajada.

Cuando era adolescente, Sergio se quejaba de que no tenía un bar donde ir porque en Móstoles sólo había “o bakalas o punkis”. A veces se pasaba horas sentado con sus amigos en un banco del parque que había detrás de su casa para desesperación de sus padres.

Hace casi cuatro años y medio, cuando ya había fundado la empresa que hacía mapas para la NASA o Google, Sergio abrió un bar con paredes pintadas de verde y decoradas con fotos de Nueva York junto a la Universidad Rey Juan Carlos I en esta ciudad a una veintena de kilómetros de Madrid. Lo hizo con tres amigos. “Ilusos de nosotros, pensamos que si montábamos un bar íbamos a estar en él con nuestros amigos y es mentira”, me cuenta Sergio mientras apura el café.

El Perro Flaco abrió en la Nochevieja de 2010. Ni siquiera habían terminado las obras. La novia de Sergio, Cristina Samarán, que es dentista, ayudó a pintar y a poner azulejos. En los baños, unas sábanas hicieron las veces del techo que aún faltaba por poner. Los primeros invitados fueron familiares y conocidos que se quedaron toda la noche. Cuando salió el sol, Sergio se sentó fuera con sus amigos fundadores, con ganas de que los asistentes se fueran a casa, y dijo: “Si esto es tener un bar, yo no quiero bar”.

Ahora Sergio consume sus días dirigiendo su empresa de mapas, CartoDB, entre Madrid y Nueva York. Apenas se pasa por El Perro Flaco, que lleva sobre todo uno de sus socios. “Es muy de noche y a mí la noche no me gusta. Soy un tío de día. Me gusta la gente de día”, dice Sergio, que prefería ir el domingo cuando daban aperitivo con bagels de salmón y venían “las familias”. No es un bar de trasnochadores. Es donde te tomas la primera copa o donde vas si no eres muy noctámbulo.

En una columna de pizarra está pintada la corona del Chrysler de Nueva York y cuelgan cuatro relojes con la hora de San Francisco, la de Río de Janeiro, la de Pan Bendito y la de Arturo Soria. Bombillas de diseño salen de un hilo fino del techo adornado con tuberías metálicas relucientes. La revista Dogway para los aficionados al monopatín reposa en una barra de madera junto a una lámpara cuya base es una botella de ginebra. Hay estanterías encima de la puerta, una tabla de surf y frases en tiza como “el jazz es cuando lo improvisado suena mejor de lo previsto”.

Sergio vive ahora en Lavapiés y esta mañana está de vuelta en Móstoles porque yo he elegido el lugar para nuestra conversación. “Cuando vuelvo a Móstoles, me doy cuenta de que lo echaba de menos. Está lleno de gente normal. Últimamente me gusta mucho la gente normal”, me cuenta sentado en el sofá que compró en el rastro para el bar.

_DPZ1336Reportaje gráfico: Dani Pozo

Sergio nació hace 29 años en Madrid. Vivió un par de años en Carabanchel y Campamento, pero pasó la mayor parte de su adolescencia en Móstoles. Sus padres ya se habían mudado a Torremolinos cuando él decidió venirse aquí a estudiar Informática a la Rey Juan Carlos. “No es un sitio malo para crecer. Tienes parques, tienes polideportivos”, dice Sergio, que surfea, corre y esquía pero se considera “la oveja negra” de la familia por no ser deportista profesional. Su padre es maratoniano. Su madre fue gimnasta, entrenadora y jueza de gimnasia rítmica. Su hermana, subcampeona de España de patinaje sobre ruedas. Su tío trabaja en el Comité Olímpico Español.

En lugar de ser deportista, Sergio fundó con Javier de la Torre CartoDB, la herramienta para hacer mapas que el Wall Street Journal utilizó durante la noche electoral de las últimas presidenciales y que tiene 100.000 usuarios en todo el mundo. La empresa sacó siete millones de dólares en su primera ronda de financiación en septiembre de 2014. Hace unas semanas, CartoDB se constituyó oficialmente como una compañía estadounidense con sucursal en Madrid. “Mamá, tengo un holding” es una broma habitual entre los jefes. Sergio la remata con esta otra: “De aquí a la cárcel”.

De niño Sergio no tenía afición por los mapas. Siempre le gustó hacer con las piezas del Lego construcciones complejas y muy diferentes de las que se indicaban en la caja. Jugaba a inventar cosas en el garaje de un tío manitas. Entre sus obras, recuerda un velero con una barca hinchable y un carrito de bebé que construyó con su primo para ir al pantano. Aprendió a sumar antes que nadie y sacaba buenas notas, pero los profesores protestaban por su rebeldía. Uno que se quejó a su madre al final le dijo: “Puede que su hijo acabe vendiendo escobas. Pero será el mejor vendedor de escobas del mundo”.

Poco a poco, Sergio se pasó al mundo virtual. Empezó a hacer ensayos de programación con un Spectrum cuando tenía ocho años. Su madre se llevaba los cables al trabajo para que el niño desconectara del ordenador y de los videojuegos. Pero él se buscaba la manera de seguir enganchado.

Sergio estaba fascinado por lo que le contaba su tía materna Sonia, que era informática. El resto de su familia entendía poco sus conversaciones en jerga de programación. En las reuniones, solían quedarse solos con charlas que aburrían a los demás. “Es la que más le influyó. Sonia siempre tuvo mucha fe en él, le animó siempre”, cuenta Ana Leiva, la madre de Sergio.

Sonia murió hace ocho años. Tenía sólo 35. A Sergio, según su hermana Nerea, le cuesta citarla en público.

“Hablaban de muchos proyectos. Se enriquecían el uno al otro, aunque sabemos poco de esas conversaciones. Es como si quisiera guardar el secreto porque es algo especial”, me cuenta Nerea. “Si hubiera estado Sonia, habrían hecho algo juntos”, me dice su madre.

Sonia no vio nacer a CartoDB. Pero cada vez que hay una buena noticia para la empresa, Sergio y su familia la mencionan, a menudo por correo electrónico o por WhatsApp. “Siempre está Sonia en los mensajes. Está muy presente en todos los éxitos de Sergio”, dice Ana.

El primer mapa

“En Internet vi la posibilidad de inventar cosas a bajo coste”, cuenta Sergio. Hasta que empezó su primera empresa, Vizzuality, en 2009, el diseñador e informático dice que su único contacto con los mapas eran GoogleMaps y la guía Campsa. El primer mapa que le gustó fue uno hecho a mano: el mapa del cólera de John Snow, el médico que en 1854 localizó en un plano a las víctimas del Soho de Londres y se dio cuenta de que los muertos estaban cerca de un pozo. Consiguió que se cerrara el pozo y se acabó la epidemia. “Un mapa puede cambiar las cosas”, dice Sergio.

Estudió Informática pero dejó la carrera en tercero porque se aburría “muchísimo”. Javier Álvarez Medina, Jamón, uno de los amigos que Sergio conoció el primer día de clase, recuerda cómo su compañero dibujaba en lugar de escuchar la lección en la universidad.

Otros estaban en el bar jugando al mus. Sergio tenía poco tiempo para el ocio. El fin de semana trabajaba como camarero en un bar en el centro comercial Xanadú, a las afueras de Móstoles. Enseguida propuso rediseñar la carta y hacer una web y le dieron un despacho.

En 2006, encontró un puesto como becario para ayudar con el diseño en una empresa llamada IMASTE, que entonces se dedicaba a organizar ferias universitarias presenciales. Su fundador es Miguel Arias, un ingeniero de caminos siete años mayor que Sergio. Allí hacía carteles y guías offline. Su capacidad como programador era accesoria hasta que IMASTE decidió organizar la primera feria virtual.

Para construir la nueva plataforma, la empresa contrató como jefe de Tecnología a Javier de la Torre, un ingeniero agrónomo que aprendió a programar con 13 años y que estudió en Berlín cómo aplicar la informática a la biodiversidad. Le pusieron al lado a Sergio, que se convirtió en director creativo. Ambos hicieron la plataforma en poco más de un mes.

“Funcionó pegado con celo pero funcionó”, recuerda entre risas Miguel, que hoy tiene 36 años y es el jefe de operaciones de CartoDB.

IMASTE se empezó a especializar en ferias virtuales con su nuevo tándem. Sergio tenía entonces 22 años, cobraba 1.700 euros y seguía viviendo con sus padres. A Javier le gustó desde el principio. “Me pareció de las personas más espabiladas que había en el equipo. Un chico con muchas ganas de hacer lo que fuera y muy involucrado”, me dice en un correo electrónico.

Unos meses después de empezar a trabajar juntos, Sergio y Javier ya mascullaban su propio proyecto. “Miguel y sus socios eran muy transparentes a la hora de contarte cómo era tener una empresa”, dice Sergio. “Si trabajas en Indra no lo ves posible, no ves la conexión. Si trabajas en una empresa de 30 tíos como IMASTE, ves mucho más cercano montártelo tú”, explica Miguel, que se quedó sin jefe de tecnología y sin jefe creativo en apenas unos meses. Primero se fue Javier y después Sergio. “Pensamos que podíamos hacer el mundo un poco mejor ayudando a los investigadores a comunicar mejor sus resultados científicos a través de la visualización de datos”, dice Javier.

La madre de Sergio trabaja en el Ayuntamiento de Móstoles desde que tenía 18 años. Su padre es comercial de Oracle.

“En mi familia me inculcaron el valor de la seguridad y del trabajo fijo”, me cuenta Ana Leiva. Ella y su marido no entendían al principio por qué Sergio renunciaba al “sueldazo” para perseguir la idea de un colega que quería montar una plataforma para hacer mapas de especies. Ana quería que su hijo terminara la carrera. Le insistió durante años. “Con lo fácil que sería para él”, suspira ahora pese a reconocer que su hijo ya no tiene tiempo.

El mapa de Ikea

Javier y Sergio empezaron a trabajar sin clientes y contaron su experiencia en un blog.

“Nosotros no queríamos montar una empresa. Queríamos investigar sobre datos, tecnología, conservación y biotecnología. Él programaba y yo diseñaba. Nos facturábamos el uno al otro todo el tiempo y era un lío”, dice Sergio. “Nunca tuve el sueño de montar una empresa. Simplemente vi que era la herramienta más poderosa para hacer lo que quería, que era tener impacto en una cosa concreta”. Así nació Vizzuality.

Su primer proyecto consistió en cruzar 150 áreas protegidas con 300.000 registros de localización de especies. Lo publicaron y una red de biodiversidad los contactó con una propuesta: “Poned nuestro logo y os pagamos 6.000 dólares”. A los seis meses, entró como becario Javier Álvarez, Jamón, el compañero de clase de Sergio. Entonces la empresa ya tenía varios encargos.

Vizzuality no era una herramienta de mapas abierta como CartoDB. Su modelo era muy claro: grandes proyectos para clientes sobre todo de Estados Unidos. Los primeros meses lo hacían todo los tres desde una oficina en la calle Angosto de los Mancebos de La Latina. Tenían dos mesas, un sillón, una planta y un mapa del mundo que habían comprado en Ikea.

Compartían espacio con un británico que importaba ron. Comían en el Alejo Bar, donde el menú se reducía a menudo a un solo plato. El mejor día era el que fallaba alguien en la oficina para tener un poco más de sitio en la mesa. Desde allí, recreaban el tiempo de hace un siglo con los cuadernos de bitácora de la I Guerra Mundial o buscaban planetas para la NASA a partir de los datos que generaba el telescopio Kepler, el proyecto que más llamaba la atención.

Sergio y Javier hablaban de planetas con Patxi López, que entonces aún era lehendakari y congenió con ellos cuando le montaron un plan de transparencia para el Gobierno vasco. El plan creaba perfiles abiertos de políticos para que el votante pudiera hablar directamente con ellos. Cada representante tenía una aplicación en el móvil para explicar qué había hecho durante su jornada laboral (según Sergio, Patxi es “un tío súper majo” con el que “se podía hablar de cualquier cosa”).

_DPZ1553

El ‘petamap’

Un cartel de estilo modernista con una calle de La Latina cuelga hoy en la amplia planta que ocupa CartoDB en un edificio de Eloy Gonzalo, en el centro de Chamberí. Dos fotos gigantes de Manhattan muestran sus calles desde el norte y desde el sur. Globos terráqueos de colores cuelgan del techo. Junto a la cocina abierta, una mesa de ping-pong. Hay plantas en el suelo y casi una en cada escritorio. En una pared cuelga el mapa de Ikea que tenían en la oficina de Angosto de los Mancebos.

“Hay que recordar siempre de dónde venimos. El dinero que tiene CartoDB no sale del aire”, me insiste Jamón, que fue primer empleado de Vizzuality y hoy sigue en la empresa. Es de la misma promoción que Sergio, aunque parece más joven. Lleva una camiseta con un globo y bromea a menudo. Se pone más serio cuando dice: “Ahora la sensación de velocidad es extrema”.

Junto a amplios ventanales, una treintena de personas desarrollan la herramienta que utilizan el Guardian, el BBVA o Podemos. En España, son 35. En Nueva York, otras 13. Una pantalla muestra el petamap, el mapa más popular de los últimos 20 minutos. Este mediodía es uno que dibuja la corrupción en África. El más visto de los últimos meses fue el del recorrido del avión de Germanwings que colgaron EL ESPAÑOL y el Guardian y que ha tenido más de un millón y medio de visitas. Lo hizo Sergio en 10 minutos.

Sergio sale de la reunión de la pecera en camiseta y observa alrededor. “Estamos petados”, dice, haciendo el recuento de los visitantes de hoy, algunos de otras empresas a los que se les presta una mesa. Con una mueca, anuncia: “Íbamos a hacer mojitos pero no hemos llegado”. Es la manera de celebrar en la oficina cuando se llega al objetivo de ventas mensual. Reconoce que esta vez ha habido un poco de trampa porque ha cambiado el día de cierre de las cuentas.

Este año Sergio calcula que la empresa facturará tres millones de dólares. Todos los empleados tienen acceso a un documento de Google donde está hasta cuánto dinero hay en caja y cuánto se gasta en los sueldos en total.

CartoDB nació en 2012 de Vizzuality, que era rentable pero empezaba a saber a poco. “No ayudábamos a crear más proyectos”, dice Sergio. Así decidieron comercializar su herramienta cartográfica que trabajaba con bases de datos (de ahí el DB, “data base”). Sergio dibujó el logo de un elefante, símbolo habitual de empresas de datos por su memoria, y un globo, en representación de la nube. La herramienta requería empezar de nuevo, gastarse todos los ingresos y enfrentarse a lo que Sergio llama “la montaña rusa del emprendedor”.

A los seis meses de su nacimiento, el Wall Street Journal llamó a CartoDB para utilizar su herramienta en la noche más importante del año, la de las elecciones presidenciales. “Eso en España no habría pasado en la vida”, dice Sergio. “El apoyo que hay en Estados Unidos a las start-ups no lo hay en Europa. Ya no hablo de España. Hablo de Europa. El medio más leído de Estados Unidos va con una start-up en la noche más importante. Eso no pasa aquí. Estados Unidos es el lugar donde pasan cosas. Aquí para que pasen tienes que empujar mucho”, explica.

Esa noche se cayeron hasta los servidores de Amazon pero los mapas salieron. Javier de la Torre estaba en la sede del Journal en el centro de Manhattan, pero dice que prefiere no hablar de ello. Esa cobertura les abrió las puertas a más clientes relevantes. “Nos dio muchos logos de empresas que podíamos poner en nuestras presentaciones”, dice Sergio. _DPZ1191Su primer cliente, un desarrollador de Estados Unidos, pagaba 30 dólares por una cuenta. Entre sus 100.000 usuarios, la empresa tiene ahora más de 1.000 que pagan por cuentas con más capacidad de tráfico y más funciones que las gratuitas. Entre ellos hay 150 medios con cuentas de unos 10.000 dólares al año. Pero el negocio viene sobre todo de los bancos, que utilizan las cuentas más caras de CartoDB, de 200.000 dólares anuales. Los bancos utilizan los mapas para detectar el fraude localizando una operación de crédito en París y unos minutos después en Nueva York. O para asesorar a negocios, por ejemplo para alertar a una panadería de que apenas vende a unas horas en comparación con las del resto del barrio.

Los primeros dos años fueron especialmente duros para Sergio. “Quemamos muchísimo dinero”, suspira. En medio del ansia de ver salir más de lo que entraba, CartoDB recibió varias ofertas de compra, que Sergio no detalla por haber firmado acuerdos de confidencialidad. “Una semana buscaba casa en San Francisco y a la semana siguiente buscaba casa en Móstoles porque me quedaba sin nada, volvía con mis padres”, dice.

El momento fue delicado. Javier de la Torre contesta sobre el debate de la venta que CartoDB no hace comentarios sobre operaciones de fusiones y que la posición oficial de la empresa es: “Nunca hemos estado vendiendo”.

Entretanto, en 2012, Miguel Arias vendió IMASTE a la mayor compañía de eventos virtuales del mundo, que está en San Francisco, y empezó a asesorar a CartoDB. Se define como el más pragmático del grupo y no veía tan traumático aceptar una oferta de compra. Su consejo suele ser “mejor vender pronto que tarde”. Pero entiende que para los fundadores es difícil renunciar al “niño” antes de tiempo. “Cuando estás a punto de vender, el riesgo es para otro. Cuando te vuelve a ti… ostras. Y estás a meses o años de que vuelva a pasar”.

Es el dilema clásico de cualquier empresa emergente de éxito y aceptar o no puede tener resultados muy inciertos. En 2012, Instagram aceptó la oferta de compra de Facebook por 1.000 millones de dólares y todavía no se ha apagado el debate sobre si lo hizo demasiado pronto. En 2013, la red social Snapchat rechazó un intento de compra de Facebook por 3.000 millones. Su fundador dice que ganar mucho dinero a corto plazo no era tan “interesante” como tener la oportunidad de construir un negocio así. Algo así les pasó a los creadores de CartoDB.

“Nos acabamos dando cuenta de que era demasiado pronto para nosotros”, dice Sergio. “No habíamos podido demostrarnos a nosotros ni al mundo en general que esto podía ser algo grande, que esto podía llegar más lejos”. Ahora lo cuenta más tranquilo, pero aquellas negociaciones lo agotaron. Fueron semanas tan cambiantes que Cristina, su novia, le pidió que no le contara más avances y retrocesos hasta que hubiera algo claro.

Entonces salió lo mejor y lo peor de Sergio. Su punto fuerte es “su capacidad de entusiasmar y entusiasmarse por las cosas”, me cuenta Miguel Arias. “Si se entusiasma, lo transforma en algo entendible y entusiasma a los demás. Lo peor es que para Sergio todo es emocional. Todo es blanco o negro. Le ayuda en la parte de entusiasmo, pero le impide a veces tomar distancias. Sergio es un río de emociones. Esa gestión de la emoción es algo difícil para él y también para los demás… A veces en una empresa más grande hay que dejar que las cosas pasen. Él es el guardián de la cultura desde un punto de vista emocional y a veces no es tan fácil cuando tienes 40 o 60 tíos trabajando. Ese Sergio sigue ahí desde los 20 años. Sigue igual de emocional que siempre”.

Después de decir que no a la venta, Sergio y Javier se lanzaron a conseguir más dinero por su cuenta. En una de las comidas de Chamberí Valley, un grupo informal de empresas emergentes, conocieron al emprendedor Iñaki Arrola, del fondo de inversión Vitamina K, que se enamoró de la empresa.

“Tiene que haber un mercado si desde una oficina pequeña en Chamberí han llegado tan lejos, incluso con poca capacidad comercial”, me cuenta Iñaki. A diferencia de lo que le pasa con la mayoría de los proyectos, éste le convenció sin apenas mirar los números. “Inviertes en las personas y en un concepto… Te fías de las personas. Sé que van a cuidar de mi dinero”, dice.

Arrola entró en la ronda de financiación junto a Kibo Ventures, otro fondo de Madrid, y al alemán Earlybird, uno de los fondos más grandes de Europa. Aunque la financiación fuera europea, CartoDB sabía que su futuro estaba en el mercado americano.

“Sabíamos que íbamos a hacer mucho más ruido en Estados Unidos, que nos iban a dar una valoración más alta de la empresa”, explica Sergio, que atribuye el mérito de la expansión a su socio, Javier de la Torre, que es “el que tiene narices”.

“Es el más echado para adelante. Javier es un tío que si le dejas acaba montándose un chalet en la luna. Y yo voy tirando un poco de él hacia el otro lado. Eso hace que funcione. Si no, estaríamos en la luna o en el infierno”, dice Sergio.

leiva2

El mapa de Central Park

Javier se mudó a Nueva York y montó la primera oficina de CartoDB en la ciudad. Estaba en el edificio de Lafayette Street donde se encuentra la sede americana de Dolce & Gabbana. El ático tiene vistas panorámicas y un jardín de madera con la silueta de Central Park.

El día en que Jamón lo conoció dijo: “¿Tan bien va la empresa?”.

“Yo soy humilde, he nacido en Carabanchel, soy de clase obrera. Pedía permiso para salir a la terraza”, me cuenta. Pero la sede de CartoDB consistía entonces en una mesa dentro de la oficina de otra empresa y costaba 1.000 dólares al mes. Funcionó un año, cuando estaban sólo Javier y Andrew Hill, un programador y científico de datos. En otoño del año pasado, Andrew llegó un día y anunció que había encontrado una oficina para ellos solos en Williamsburg, Brooklyn.

En octubre del año pasado, Miguel Arias, Andrew y Javier llamaron a un coche de Uber, cargaron tres cajas y cuatro pantallas (una se rompió) y se mudaron a la calle Roebling, en el sur de Williamsburg. Es el barrio donde es difícil encontrar cafés donde los camareros y los clientes no lleven gorrito y gafas de pasta; donde los edificios semidestruidos con pintadas se mezclan con rascacielos con las mejores vistas de la ciudad, al borde del East River, que separa Brooklyn de Manhattan.

En los bajos del edificio rojizo donde hoy está CartoDB hay una tienda llamada Re-Pop que promete “muebles, reliquias, lámparas, rarezas”. Sergio me había advertido que “la entrada da miedo”. Pero, al menos de día, parece sólo lo que te esperas de este barrio de antiguas fábricas convertidas en salas de exposiciones o en naves abandonadas.

Detrás de la puerta metálica del edificio, se atraviesa un pasillo mal iluminado con techos bajos y ladrillos blancos descoloridos. El cartel rojo de No trespassing está tachado con pintadas que acompañan en la subida por unas escaleras metálicas similares a las de incendios. Una bici está apoyada en un rellano polvoriento. La pegatina de CartoDB en la puerta de la oficina también está rodeada de pintadas.

La alfombra hecha de cartones de la que se habla entre los empleados de Madrid no está la mañana de abril en la que voy a ver a Miguel Arias, jefe de operaciones de CartoDB. Dentro de la oficina, las tuberías blancas al aire no son de diseño como las del bar de Móstoles de Sergio. Son tuberías de verdad. Una está pintada de rojo. La sala de trabajo es amplia, hay mesas altas y muchas plantas como en Madrid. Los ventanales son grandes y con forma de arco. En una de las paredes, la foto de un mapa con el curso de los ríos en distintos colores según la dirección en la que fluyen dibuja la silueta de Estados Unidos.

La docena de personas que trabajan aquí está concentrada, silenciosa. El ruido viene del hombre taciturno que barre la cocina y derrama agua, descuidado, en un sillón. Miguel lo mira de reojo y hace algún comentario alarmado mientras hablamos sentados en un sofá que se parece al de la oficina de Madrid.

Miguel tiene el pelo rizado y la risa fácil. Se da un aire a Malcom Gladwell, el escritor y genio del New Yorker. Habla con cautela y expresa cierta preocupación por los detalles que me ha contado Sergio. No quiere precisar cuándo será la próxima ronda de financiación, pero recuerda los tiempos aconsejables entre una y otra: “12-18 meses”. En septiembre, se cumplirá un año de la primera. La empresa sigue perdiendo dinero porque reinvierte todo lo que tiene. “Todavía no hemos conseguido nada. El riesgo sigue siendo altísimo”, explica.

Miguel dice riéndose que Javier y Sergio son “dos piraos”. Pero reconoce que Javier es algo más lanzado, sobre todo ahora que está instalado en Estados Unidos. “Los americanos se arriesgan mucho más. El mérito lo tiene el early adopter. En España es lo contrario: es el efecto Mallorca. Si coges el catering, que sea de Mallorca. Si sale mal, era de Mallorca y entonces da igual”.

“Javi tiene menos aversión al riesgo que Sergio. Estados Unidos te intoxica. Pasas un año aquí y crees que todo se puede hacer… A veces está bien contagiarse de ese super think big de los americanos. Si no, no lo harías. Piensas: ‘Qué locura, cómo voy a ganarle a Google’. Aquí llegas y dices: ‘Claro, hombre’. Desde España todo lo ves con más cuidado. Por eso conviene que Sergio venga mucho. España te frena”.

En Nueva York está la parte comercial y la relación con la “comunidad”. Con periodistas de datos, creadores de start-ups o ingenieros de Facebook o Google. En Madrid, sigue estando el desarrollo del producto. Contratar a un buen desarrollador en España cuesta menos dinero y los fundadores coinciden en que no hay tanta competencia por los más brillantes. “CartoDB tiene a los mejores de España”, dice un ex empleado que ahora trabaja en Estados Unidos.

La mayoría de los clientes están en Estados Unidos, Francia, Alemania y Reino Unido. Sólo después viene España. “Estamos en un mercado que se está generando. Todo llega aquí más tarde”, dice Sergio sobre su país.

Sergio y Miguel citan Crossing The Chasm, el manual de marketing de 1991 del consultor y profesor Geoffrey Moore. Superar el “abismo” por el que caen la mayoría de las empresas significa convertirse en una compañía con rutinas laborales engrasadas, fidelidad de los empleados y capacidad de resistencia a las crisis. CartoDB todavía no ha pasado al otro lado de ese abismo. Su mayor atractivo es también su principal factor de riesgo: el mercado de CartoDB es global y tiene competidores tan potentes como Google o Twitter.

A Sergio le obsesiona “preparar la empresa” para crecer. “Cómo pasas de ser 15 frikis haciendo mapas a 47 sin que la cultura de la empresa se pierda, sin dedicarte a llenar la empresa de marcas de leche y de batidos”. Sergio teme también perder el control en la selección de personal: “Eres tan bueno como la gente que tienes a tu alrededor. Cuanto mejores sean ellos, mejor eres tú”.

leiva1

El mapa de Wall Street

Tal vez la palabra más repetida por Sergio y su círculo a la hora de definir lo que quieren de CartoDB es “impacto”. Es la obsesión que citan fundadores y empleados. Por eso Global Forest Watch es uno de los proyectos favoritos de Sergio. Sirve para mapear la deforestación casi en tiempo real. El mapa se actualiza cada dos semanas, cuando todavía es posible parar la deforestación. Haciendo un análisis de colores, CartoDB puede lanzar una alerta de deforestación cuando la minería avanza o cuando hay un incendio. Varios gobiernos utilizan este sistema.

A Sergio también le gusta poner de ejemplo la creación de otros negocios, como un cliente que ha cogido la herramienta de CartoDB, le ha cambiado los colores y ha conseguido venderla a un millar de usuarios. No le preocupa la copia. “No valemos porque programemos bien. Valemos por tener una visión distinta”.

El objetivo de CartoDB es conseguir que su herramienta se utilice por defecto para hacer mapas. Sergio confiesa también un sueño americano: tocar la campana de Wall Street con un mapa detrás. “Llenar todo de mapas”, dice.

“Si todo va bien, seremos parte del mundo que viene dentro de 10 años, donde la gente toma decisiones de otra manera. Si no entienden los datos que generan, las empresas se hundirán. Si los políticos no toman decisiones a partir de los datos, la gente se les echará encima”, dice Sergio. “En el momento del cambio, estaremos ahí, si todo sale bien. Tocando la campana, por supuesto”.

La paradoja del niño prodigio

Entrevista a Luis Iván Cuende.©Dani Pozo

Reportaje fotográfico: Dani Pozo

Aprendió a programar con 11 años, con 12 diseñó su primer sistema operativo y con 15 ganó su primer premio en Berlín. El ‘hacker’ Luis Iván Cuende ni siquiera tiene 20 años pero ya ha conocido el fracaso y ha escrito un libro contra el sistema educativo. Ahora prepara una herramienta para ‘jubilar’ a los notarios.

Aprendió a programar con 11 años, con 12 diseñó su primer sistema operativo y con 15 ganó su primer premio en Berlín. El ‘hacker’ Luis Iván Cuende ni siquiera tiene 20 años pero ya ha conocido el fracaso y ha escrito un libro contra el sistema educativo. Ahora prepara una herramienta para ‘jubilar’ a los notarios.

¿Quién es Luis Iván Cuende?  ¿El hacker más joven de España? ¿El niño empresario o el anarquista convencido? ¿El chico de oro que sale en los periódicos y en la tele? Está a punto de lanzar su nuevo proyecto. Pero muchos lo conocen por el libro Tengo 18 años y ni estudio ni trabajo (2014), que incluye una crítica despiadada del sistema educativo y que le ha dado cierta notoriedad.

Luis vive en un estudio minúsculo pegado al parque del Retiro de Madrid. Las reuniones con sus socios las hace en una oficina alquilada, pero el resto del tiempo trabaja sin compañía en este lugar. Abre la puerta en chándal y sin zapatos. En el piso se percibe orden pero huele un poco a cerrado. En una mesa no muy grande, alejada de la ventana, hay dos ordenadores encendidos: uno portátil y otro de sobremesa.

Le sorprendo mientras trabaja en su nuevo proyecto. Se llama Stampery, es un sistema de certificación de mensajes que está basado en la tecnología de la moneda virtual Bitcoin y es capaz de certificar sin errores la propiedad de un documento y su hora exacta de envío. Si Stampery tuviera éxito, podría jubilar forzosamente a los notarios. O al menos así lo cree Luis, que espera lanzarlo en los próximos días y piensa en un mercado global.

Programar con 11 años

Luis Iván Cuende nació el 26 de septiembre de 1995 y tocó su primera tecla con apenas tres años. Pero no se enganchó a la programación hasta cumplir los 11. “Fue entonces cuando descubrí el software libre y la filosofía que tiene detrás”, explica. “Al principio no le veía el valor diferencial. Luego me di cuenta de que personas como yo podían descargar esos programas y utilizarlos”.

Se declara autodidacta. Asegura que todo lo aprendió en la Red y sin ayuda de su padre, que es informático. “Mi padre es mi padre, no mi mentor”, dice. “No me enseñó casi nada de lo que sé ahora, pero es importante porque me dio libertad”.

Los padres de Luis se llaman Luis Miguel y Camino y viven separados: ella en Oviedo y él en Madrid. Al nacer Luis, sus hermanas tenían nueve y 10 años. Fue educado con “sinceridad, libertad y muchísimo amor” según dice su padre, que define a su hijo como trabajador y pasional: “Nació en una época en la que tanto su madre como yo teníamos una gran madurez”.

La descripción la completa su madre, maestra en Asturias: “Luis sabe lo que quiere y tiene una personalidad muy firme. De chiquitín ya era distinto de los demás. No recuerdo haber tenido que regañarle nunca ni darle un azote. Todo era razonado al tratar con él”.

El éxito y el fracaso

El joven Luis se dio a conocer por medio de Asturix: un sistema operativo sencillo que aspiraba a competir con los omnipresentes Windows y MacOS. “Se trataba de desarrollar algo que hasta mi madre pudiera utilizar”, explica el hacker.

Asturix arrancó cuando Luis apenas tenía 12 años y sus primeras versiones tuvieron una cierta repercusión en Rusia y en Latinoamérica. Entre sus logros más notables, introdujo el reconocimiento facial como contraseña un año antes de que Google lo incluyera en Android.

El certamen HackNow coronó a Luis en 2011 como el mejor programador europeo menor de 18 años. Apenas tenía 15 y recogió el galardón en Berlín, donde habló en público por primera vez ante una audiencia asombrada por su juventud.

Entrevista a Luis Iván Cuende. ©Dani Pozo

Luego vinieron la vorágine y los eventos. Luis fue nombrado asesor de Neelie Kroes, entonces vicepresidenta de la Comisión Europea y responsable de la Agenda Digital.

Muchos creyeron que el joven genio asturiano se comería el mundo pero varios detalles le devolvieron a la tierra: el fracaso de su proyecto Holalabs (un escritorio web), el desarrollo de Cardwee en vía muerta (una forma de llevar las tarjetas de fidelización al móvil que no llegó a lanzar comercialmente) y un buen bofetón de su mejor amiga. “Me lo dio con la mano abierta, de esas que te bajan los humos”, recuerda Luis en su estudio madrileño.

“Tuve problemas a los 15 y 16 años porque se me subió el éxito a la cabeza”, admite durante la conversación. “Eres joven, estás en el colegio y la gente te ve en la tele… Me metí una hostia bastante fuerte. Pero creo que he aprendido bastante de esa época. Perdí amigos porque me encerraba en casa a trabajar. Pensaba que eso era lo más importante y que los demás no eran lo suficientemente guays como para dedicarles mi tiempo. Luego uno aprende que no tiene nada que ver y que hay que aprender a disfrutar de tus amigos y de tu trabajo”.

Abajo las normas

Luis es una persona con algunas contradicciones. Se declara anarquista pero es bastante ordenado. Es un hacker idealista, casi antisistema, pero ha creado varias empresas y tiene muchos proyectos en su cabeza. Se confiesa caótico pero mantiene una cierta disciplina en su trabajo. Sus respuestas rápidas son comprometidas. Le gusta ‘mojarse’ y disfruta con el debate.

Al joven asturiano no le gustan las normas: “Sobre todo las del Estado, que se pasa un montón con imponer”, argumenta. “Los estados tienen gente con armas y por eso se creen que pueden imponer lo que les dé la gana a los ciudadanos. ¿Por qué obligas a una persona que casualmente ha nacido en un país determinado a pagar impuestos? ¿Y si quiere vivir sin un Estado?”.

Entrevista a Luis Iván Cuende.©Dani Pozo

Luis cree que el mundo puede cambiar de forma revolucionaria gracias a dos avances: Internet y Bitcoin. “He leído mucho sobre ello”, dice. “Yo soy anarquista y el anarquismo es sostenible. Bitcoin es un sistema que lo ha hecho posible. De hecho ya hay pequeñas colonias que lo llevan a cabo”.

Sus ejemplos

Algunos de los referentes de Luis son grandes nombres de Internet y del software libre como Elon Musk, creador de PayPal, los coches eléctricos de Tesla Motors y SpaceX e impulsor de SolarCity entre otros proyectos. También Richard Stallman (padre del software libre), John Maddog Hall (presidente de la ONG Linux International) o Egor Homakov, un joven informático ruso que decidió viajar por el mundo con 18 años y al final terminó viviendo en Hong Kong.

Luis admira a personajes que han pagado un precio altísimo por sus acciones: Julian Assange, Edward Snowden o Bradley Manning. “Me parecen ejemplos vivos de que una idea vale más que un montón de problemas o de vidas”, dice. “Vale la pena defender un ideal o una forma de cambiar las cosas”.

Esas ganas de cambiar el mundo pasan irremediablemente por Internet. Pero Luis es consciente de que la Red implica control de los gobiernos. “Vivimos rodeados de pantallas en las que te anuncian todo lo que queremos comprar”, dice el asturiano. “Internet también funciona así. Google o Amazon envían anuncios de lo que quieres comprar porque lo saben casi antes que tú”.

Lo que le da miedo es lo que puede pasar en unos años: “Por ejemplo, cuando los ordenadores sean lo suficientemente potentes como para analizar todos los datos de todas las cámaras del mundo. ¿Qué ocurrirá cuando la NSA tenga ese poder? Sabemos que están guardando toda la información y el tráfico del planeta. ¿Qué pasará cuando tengan un ordenador cuántico que pueda procesar toda esa información? ¿O cuando desarrollen un algoritmo para localizar a cualquier persona usando las cámaras que hay en todo el mundo? Eso va a ir a más”.

Precisamente por eso la revolución de Luis no termina en Internet. “Tenemos que salir a la calle”, proclama. “Tiene que haber una revolución offline. Lo que está online lo controlan los gobiernos. ¿Cómo vas a rebelarte en un medio que controlan las instituciones contra las que tienes que luchar? No sé muy bien cómo lo haremos. Pero acabaremos haciendo la revolución o terminaremos robotizados”.

La buena educación

Una constante en el discurso de Luis es su crítica al sistema educativo español, que define en una palabra: “Adoctrinamiento”. Lo dice mientras me enseña entre risas un ‘tuit’ en el que se recoge el temario de la asignatura de Religión que aparece en el BOE: “Criterios de evaluación. 2. Reconocer la incapacidad de la persona para alcanzar por sí mismo la felicidad”.

Luis dedica más de un capítulo de su libro a criticar la educación reglada. Odia especialmente la sintaxis -“esa extraña forma de subrayar palabras categorizándolas, tan útil para el día a día”- y (sorpresa) las matemáticas: “¿Para qué sirve todo lo que se enseña en las clases de matemáticas? Siempre te dicen que para programar necesitas muchas matemáticas y yo no tengo ni idea más allá de sumar, restar o multiplicar… Yo programar lo veo como un arte. Hay gente que lo ve como una ingeniería. Pero creo que depende de lo que quieras hacer en la vida. Uno sólo necesita las matemáticas si trabaja en un tipo de software muy concreto. Nos dicen muchas mentiras y al final te das cuenta de que ni siquiera se necesitan ingenieros”.

Al alcanzar la mayoría de edad, Luis decidió no estudiar ninguna carrera. “Mi madre me ponía trabas con todo este asunto, lo veía un poco más extraño”, confiesa. “Al final lo ha entendido, creo que por una cuestión de necesidad”. Camino aún se resiste un poco: “A mí me hubiera gustado que fuera a la universidad. No tanto por el título sino por la experiencia que supone estar con los demás”.

Entrevista a Luis Iván Cuende. ©Dani Pozo

Luis propone tres ideas para mejorar el sistema educativo. La primera, que sean los alumnos quienes se encarguen de transmitir el conocimiento y que el profesor sea una especie de tutor o guía. La segunda, no dedicar tanto tiempo a la teoría y dedicar más tiempo al aprendizaje práctico. La tercera, eliminar del temario lo que no sea útil. “No me refiero a la utilidad profesional porque la filosofía es importante”, explica Luis, que cita en su libro a Albert Einstein: “¿Para qué memorizar lo que ya está escrito en los libros?”.

Luis creció en pleno boom de los videojuegos pero no le interesan demasiado. “Me gusta jugar en el mundo real, no en el virtual”, dice. “Es algo que me viene bien ahora. Si no, estaría todo al día delante del ordenador. Cuando descanso, prefiero olvidarme de las pantallas y quedar con amigos”.

El fin del niño prodigio

Escuchar las ideas y opiniones de Luis resulta chocante a la luz de su aspecto de adolescente. A uno le cuesta trabajo recordar sus siete años de experiencia como empresario y la evidencia de que este joven de 19 años ya no es un niño prodigio.

En esta nueva etapa su juventud será menos importante que sus proyectos. “El problema que detecto tiene que ver con mi forma de trabajar”, dice. “Soy mucho de empezar proyectos y no terminarlos o no sacarlos. Me ha pasado ya con tres iniciativas. Si te pasa eso varias veces, empiezas a perder credibilidad”.

España no es América. Aquí el fracaso no se perdona. Y Luis sigue pensando que la envidia es el deporte nacional. “Es acojonante”, enfatiza. “He tenido haters [personas que le odian] que dicen que mi padre es millonario y me fastidia mucho porque vengo de una familia bastante humilde, de Asturias. Uno de mis abuelos era minero y el otro, agricultor”.

Luis no entiende esas actitudes: “El mundo como un lugar lleno de oportunidades. No entiendo cómo hay personas que se quedan en su burbuja mental, en compadecerse de sí mismas y en poner excusas. Eso es la envidia: no alegrarte de que a alguien le vaya bien. Si a una persona le va bien, es más probable que nos vaya bien a todos”.

gallery

WcMgcq

El joven asturiano mantiene una relación con una chica desde hace menos de un mes. Ella se llama Celia de la Hoz, tiene 19 años y estudia Relaciones Internacionales.

El flechazo surgió cuando Celia coordinaba las entrevistas de Luis en un evento reciente. Ahora está de exámenes pero atiende mi llamada. “Yo también tengo las cosas muy claras y es un punto de partida muy enriquecedor”, explica con voz amable. “Muchas veces me he preguntado si estaré a su altura porque Luis ha hecho cosas grandiosas para la edad que tiene. Pero yo también he hecho lo mío”, dice entre risas.

Jorge Izquierdo es uno de los mejores amigos de Luis. Es otro joven prodigio: con 14 años creó su primera aplicación y con 16, su primera empresa. Luis y él fueron socios en Cardwee.

¿Cómo es trabajar con Luis? “Es un tío muy brillante y siempre tiene unas ideas bastante claras”, dice Jorge, que añade que puede llegar a ser muy caótico: “Trabaja de un modo intermitente. En una semana hace el trabajo que a mí me lleva un mes y medio y luego se tira un mes sin hacer mucho aunque suele respetar los plazos”.

Luis y Jorge dejaron de ser socios pero no perdieron la amistad. “Yo también soy muy inflexible y discutíamos mucho”, dice Jorge. “Luis es un tío que tiene las ideas muy claras pero es muy pasional”.

Hay una anécdota que refleja muy bien ese carácter impulsivo. Luis viajó a El Salvador en diciembre para dar una conferencia. Tenía previsto pasar una semana en el país. Pero el día que debía coger el avión de vuelta unos amigos le convencieron para ir a la playa. Al final se quedó allí casi un mes sin decírselo a nadie. Volvió a España en Nochebuena para cenar con su familia.

¿Entonces quién es Luis Iván Cuende? ¿El joven empresario o el anarquista convencido? ¿El caótico o el disciplinado? En palabras de su padre informático, alguien que “tiene una visión cenital de las cosas que le da una gran ventaja”. Luis se cuestiona lo establecido. Tiene ideas propias y madera de líder. En sus oídos resuena el consejo de su padre: “Que elija siempre su futuro, que no se deje influir, que siga apostando por lo que cree y que se emplee a fondo para conseguirlo. Pero siempre con humildad, humildad, humildad”. También el de su madre: “Que sea sobre todo buena persona”.