Las mejores historias de la campaña electoral

Captura de pantalla 2015-05-23 a la(s) 17.15.12

Las elecciones municipales y autonómicas de este 24 de mayo son una prueba para las costuras políticas que tradicionalmente ha tenido España. Aunque nuestro periódico nacerá en otoño, en EL ESPAÑOL no hemos querido estar al margen de esta cita. Así te hemos contado la campaña.

Las elecciones municipales y autonómicas de este 24 de mayo son una prueba para las costuras políticas que tradicionalmente ha tenido España. Aunque nuestro periódico nacerá en otoño, en EL ESPAÑOL no hemos querido estar al margen de esta cita. Así te hemos contado la campaña en nuestro blog:

España en cifras

Captura de pantalla 2015-05-23 a la(s) 16.09.24

En este especial, coordinado por Antonio Delgado, te permite acceder a miles de datos de población, deuda, paro o destino de fondos públicos para que tengas toda la información antes de votar. Entra haciendo click aquí.

La batalla de Madrid

La alcaldía de Madrid siempre ha tenido una importancia estratégica en los cálculos electorales del PP y el PSOE. En 2015, la batalla está más abierta que nunca.

Daniel Basteiro siguió junto a Adriano Morán y Javier Álvarez, de 93 metros, a los cuatro candidatos con más posibilidades de convertirse en alcaldes: Esperanza Aguirre (PP), Manuela Carmena (Ahora Madrid), Antonio Miguel Carmona (PSOE) y Begoña Villacís (Ciudadanos). El resultado, en estos vídeos y textos:

Radiografía de los votantes

Captura de pantalla 2015-05-23 a la(s) 16.34.10

Kiko Llaneras ha estudiado todas las encuestas para explicar, con textos y gráficos, el perfil de los votantes y sus intenciones de cara a estos comicios clave.

Las urnas en Cataluña

2208

En Cataluña no hay elecciones autonómicas. Están previstas para el 27 de septiembre, pero lo que pase este domingo condicionará la larga precampaña electoral y, según algunos, hasta un aplazamiento de la cita anunciada por Artur Mas.

Reportajes fotográficos: Alberto Gamazo.

Socorro: ¡#nopuedovotar!

Captura de pantalla 2015-05-23 a la(s) 16.49.10

Puedes intentarlo de muchas maneras, pero si estás en el extranjero, quieres utilizar tu DNI electrónico o un juez ha declarado tu incapacidad total, todo son trabas. Te ofrecemos tres reportajes que te harán pensar sobre las grietas de uno de los derechos fundamentales:

Aragón, Extremadura, Murcia…

Captura de pantalla 2015-05-23 a la(s) 16.54.39

Un total de 13 comunidades autónomas decidirán su suerte este domingo. En EL ESPAÑOL hemos querido acercarnos a muchas de ellas para contarte sus realidades y preocupaciones:

Foto de portada: IU El Viso

Por qué no puedes votar en internet con el DNI electrónico

anabel

Con el DNI electrónico se pueden firmar digitalmente documentos con la validez jurídica de la firma manuscrita, interactuar las administraciones públicas y comprar y vender bienes a distancia. ¿Pero por qué no se puede usar ese documento para votar por Internet? ¿Merece la pena hacerlo?

También en EL ESPAÑOL:

Por qué es tan difícil votar desde el extranjero

Ha pasado ya casi una década desde que Anabel Vicente recogiera el primer DNI electrónico de España, que prometía una forma segura de autenticación digital para facilitar muchos trámites a través de la Red. “Sobre todo lo he utilizado para contactar con las administraciones públicas: Hacienda, la Seguridad Social… y para consultar saldos en cuentas de bancos”, dice por teléfono.

Esta empresaria burgalesa de 48 años reconoce que el DNI electrónico no es fácil de utilizar: “Una vez que descargas el programa, tienes que poner un lector que se necesita para insertar la tarjeta. Una vez hecho esto, pues… bueno, la verdad es que cuesta un poquito”, confiesa. Pero se siente segura al realizar gestiones con el documento en internet.

Anabel se ha preguntado alguna vez si se podría ejercer el voto por internet con su DNI electrónico. “Sería muy cómodo”, reconoce. No obstante, le genera una duda: “Que viesen mi voto”. Quizá sin saberlo, esta ciudadana ha dado con la clave del problema del voto electrónico remoto: cómo validar un voto sin que deje de ser anónimo y con un respeto a todas las garantías que exige una votación democrática.

¿Qué es el DNI electrónico?

El DNI electrónico (DNIe) es la evolución de nuestro viejo documento nacional de identidad y comenzó a distribuirse en 2006. A fecha de hoy, Interior asegura que ha expedido más de 43,3 millones de unidades. El formato elegido por España para digitalizar el documento fue la introducción de un chip en el propio carné que encierra los datos personales del titular y dos certificados electrónicos: uno para la identificación y otro para la firma electrónica.

Si uno posee un DNI electrónico, puede acreditar con él su identidad electrónicamente y sin lugar a dudas. De esta forma, su titular puede autenticarse online para hacer gestiones, realizar compras e incluso operaciones financieras de casi cualquier cuantía económica.

Los certificados que incluye el DNI electrónico permiten enviar de forma confidencial la firma del titular y que ésta llegue íntegra y no manipulada. El documento no cifra el mensaje sino que lo envía mediante la apertura de un canal de comunicaciones seguro de origen a destino. En este documento (PDF) se especifica toda la información pública sobre el DNIe.

¿Cómo funciona el voto en España?

El artículo 23 de la Constitución establece que el voto en España es universal. La LOREG obliga a que sea personal, único y secreto. El voto también tiene que ser anónimo y no coaccionado. Esa misma ley orgánica impone unas normas muy claras de procedimiento en cuanto al escrutinio de votos.

El voto presencial tradicional (es decir, el que exige acudir a un colegio electoral a depositar una papeleta dentro de un sobre en una urna) cumple con todas las garantías previstas por la ley. Es un sistema difícil de manipular precisamente por su estructura dispersa: en cada colegio hay varias mesas y en cada mesa hay un presidente y una serie de vocales, elegidos al azar entre ciudadanos capaces de entre 18 y 70 años. Además, existen interventores y apoderados. Es decir, representantes de los partidos políticos que controlan mesa a mesa el transcurso de la votación.

“El sistema electoral nace de la desconfianza de los partidos políticos durante la Transición, y eso es positivo porque supone que nuestro sistema es muy seguro, casi a prueba de fraude”

Fernando Acero es experto en seguridad informática y criptografía, y fue miembro del comité científico del Observatorio de Voto Electrónico (OVE).  “El sistema electoral del que gozamos hoy en día, muy garantista, nace de la desconfianza de los partidos políticos durante la Transición, y eso es positivo porque supone que el sistema es muy seguro, casi a prueba de fraude”, dice.

“Si queremos desarrollar un voto remoto o telemático”, añade el profesor Luis Panizo, de la Universidad de León, “es muy probable que tengamos que sacrificar alguna de sus características ya que sabemos que la tecnología no es 100% fiable”.

¿Por qué no puedo votar con mi DNIe?

El DNI electrónico usa una serie de tecnologías perfectas para su función: autenticar la identidad de las personas. Hablo con Fernando Aranda, jefe de la división de documentación de la Policía Nacional, órgano encargado de la tramitación y gestión del DNIe. “Intentamos proteger al ciudadano frente a fraudes y a la vez proteger los propios documentos frente a posibles falsificaciones”, afirma Aranda. “La votación se nos escapa”.

El problema es que en un sistema con tantas garantías como el nuestro hay que separar del todo la identidad del votante de lo que realmente ha votado. Hoy el voto telemático por Internet mediante el uso del DNIe no es posible precisamente porque este documento sirve exclusivamente para identificar al titular del documento, no para garantizar un voto anónimo.

No es el único problema. Tal y como apunta Justo Carracedo, catedrático jubilado y profesor Ad Honorem de la Universidad Politécnica de Madrid, “el voto desde cualquier lugar por Internet presenta tres amenazas para las que aún no hay solución: la posible coacción al votante, el riesgo de suplantación de personalidad y la venta de voto”.

¿Sería posible votar ‘online’ con el DNIe?

En teoría sí, aunque sería complejo. El principal problema es la separación entre la autenticación del votante y el anonimato del voto, recuerda Jesús Díaz, ingeniero del Centro Nacional de Ciberseguridad (INCIBE) y experto en anonimato en la Red.

“En una votación telemática toda esta información tiene que estar de alguna forma contenida en el propio voto”, dice el ingeniero Díaz. “Esos dos fragmentos de información deben combinarse de alguna forma, de modo que se pueda autenticar sin revelar la identidad de la persona y que esta relación no se pueda manipular a posteriori“.

¿Es el cifrado de datos una solución?

Para Jesús Díaz, el cifrado de datos “puede y debe ser una solución pero tampoco sería suficiente, ya que habría que incluir mecanismos de seguridad informática: ¿de qué serviría utilizar un cifrado irrompible si luego se puede meter un virus en la máquina que hace el recuento o procesa los votos?”.

Este experto recuerda que los sistemas de votación electrónica propuestos se basan en tres tipos de sistemas criptográficos: redes mix, firmas ciegas y cifrado homomórfico.

– Las redes mix hacen que sea difícil relacionar a la persona que origina una comunicación con la persona que la recibe. “Por ejemplo, con una red mix, yo podría enviarte un mensaje de forma que ni tú ni ninguna otra persona supiera que soy yo quien está enviando el mensaje”, explica Díaz.

– Las firmas ciegas permiten que alguien pueda firmar digitalmente una información pero sin necesidad de saber qué está firmando. Las firmas ciegas se utilizan para dificultar la relación entre votante y voto. Pero a diferencia de las redes mix, esta relación se evita a nivel de la información enviada (el voto en sí mismo) en lugar de a nivel de las comunicaciones establecidas (quién vota desde dónde).

– El cifrado homomórfico permite realizar cálculos sobre información cifrada sin necesidad de descifrarla.

¿Funcionaría el cifrado homomórfico?

El experto Fernando Acero considera que el cifrado homomórfico aplicado al DNIe sería necesario para implementar el voto electrónico remoto, sin depender de las soluciones de fabricantes de sistemas de voto y de su seguridad.

“En términos generales”, explica Acero, “un conteo homomórfico de votos es un proceso mediante el cual los votos cifrados capturados en el sistema son combinados, sin ser descifrados, para producir un recuento de los resultados de la elección”.

“Este recuento cifrado es descifrado luego para obtener los resultados de la elección en claro sin descifrar jamás los votos individuales”, afirma Fernando Acero, que apunta esta sencilla regla: “La suma de los cifrados (votos individuales) es igual al cifrado de la suma (resultado de la votación)”. El usuario puede localizar luego su voto y comprobar que ha sido contado y que no ha sido manipulado. Todo ello sin comprometer su identidad.

dni_2
Imagen del último modelo de DNI eletrónico.

Hoy por hoy El DNIe no incluye este tipo de cifrado en ninguno de sus certificados. Pero en cualquier caso no sería suficiente. Para dar con un sistema robusto de voto electrónico remoto, habría que combinar de alguna manera los tipos de sistemas descritos (cifrado homomórfico, redes mix y firmas ciegas).

¿Cómo crear un sistema de fiar?

Un sistema de votación por internet tendría que generar confianza. El profesor Carracedo dice que un sistema que se utilice en elecciones oficiales debe ser público, conocido y auditable: “Deben darse a conocer tanto los algoritmos utilizados como los códigos fuente de los programas que se ejecutan. No hay otra solución. La seguridad está en la robustez de los algoritmo (no en su secreto) y en el secreto de las claves”, afirma el experto.

Carracedo plantea una serie de necesidades adicionales: “Hay que garantizar que los sistemas informáticos que gestionan la autenticación no puedan comunicarse con los que gestionan el depósito del voto. También es necesario que el votante adquiera una prueba que le garantice que su voto ha sido tenido en cuenta adecuadamente. Pero al mismo tiempo hay que asegurar que el votante no pueda usar esa prueba para demostrar ante terceros qué opción ha votado”,  extremo que desembocaría en la venta de votos.

Existe un riesgo añadido para las votaciones telemáticas: los ataques informáticos que pueden impedir a ciertas personas votar.

¿Merece la pena votar ‘online’ con el DNIe?

Al final, ésa es la pregunta clave. Desde hace años existen informes que consideran claramente que la votación electrónica remota “introduce nuevos riesgos” y que “los beneficios para el electorado son marginales” (PDF). Riesgos como una reciente vulnerabilidad en iVote, un sistema que se está usando en la región australiana de Nueva Gales del Sur.

Algunas compañías que desarrollan voto telemático no recomiendan este tipo de votación remota en procesos electorales públicos

Algunas compañías que desarrollan sistemas de voto telemático no recomiendan este tipo de votación remota en procesos electorales públicos. Es el caso de Helios Voting, por ejemplo, en cuyo sitio web dice claramente que “las elecciones ‘online’ son apropiadas cuando no se espera un intento masivo de defraudar o coaccionar a los votantes”.

DNIe
El nuevo DNIe 3.0 incluye tecnología NFC para interactuar con móviles

“Sólo la criptografía no puede ofrecer una solución completa a un proceso tan  exigente como es una votación electrónica”, dice Luis Panizo, quien investiga sobre el voto electrónico desde hace más de una década. Y añade: “No se ha podido demostrar que el voto telemático mejore la participación”.

Panizo cree que el voto telemático puede ser una opción en procesos de elección internos de empresas o partidos políticos. Aunque en el caso de las primarias de Podemos se generó una cierta polémica por la presunta falta de garantías.

Quizá en un futuro…

El voto por internet tendría que plantearse como una opción para el ciudadano, no como una imposición. El profesor Carracedo sostiene que proponer ahora la sustitución del voto con  papeletas por una votación telemática es “un despropósito”.

Ahora bien, el propio Carracedo afirma que el voto remoto será un proceso creciente e imparable: “En algún momento la votación telemática será lo natural, pero hay ser prudentes y esperar hasta que la ciudadanía esté preparada y los desarrollos tecnológicos maduren”.

Anabel, la empresaria burgalesa que inauguró hace nueve años la era del DNIe en España, lo tiene muy claro: “Si tuviera la seguridad de que no se sabe mi voto, entonces sí lo haría de esa forma: sería muy cómodo”. Por ahora, en España no se puede.

También en EL ESPAÑOL:

Por qué es tan difícil votar desde el extranjero


Enlaces de interés:

Posibilidades del voto telemático en la democracia digital (PDF)

Uso del DNIe para reforzar el anonimato en el voto telemático mediante tarjetas inteligentes

El marco legal del DNI electrónico queda establecido principalmente en el capítulo 3 de la la Ley 59/2003, desarrollado por el Real Decreto 1553/2005.

¿Qué fue del DNI electrónico?

El DNI electrónico explicado a mis nietos

Por qué es tan difícil votar desde el extranjero: el problema en tres gráficos y un mapa

votos-cera

Sólo 46.382 españoles han sido aceptados para poder votar en las elecciones de este domingo. Una cifra que supone un 20% menos que en las elecciones autonómicas de 2011 y un 55% menos que en las de 2007. Los residentes temporales que podrán votar son aún menos: 7.055 personas. Usa el ‘hashtag’ #NoPuedoVotar para hacernos llegar tu historia.

También en EL ESPAÑOL:

Por qué no puedes votar en internet con el DNI electrónico

Sólo un 5% de los residentes permanentes en el extranjero podrán votar este domingo. El porcentaje corresponde a 46.382 españoles. Un 20% menos que en las elecciones autonómicas de 2011 y un 55% menos que en las de 2007. Los residentes temporales que podrán votar son aún menos: 7.055 personas. Usa el ‘hashtag’ #NoPuedoVotar para hacernos llegar tu historia.


Irene Serrano reside en Montreal desde 2011. El pasado 26 de abril publicó un post donde explicaba las dificultades que tuvo al intentar pedir el voto para participar en las elecciones de este domingo. El caso de Irene no es único. Cientos de españoles que residen de forma temporal o permanente en el extranjero han utilizado las redes sociales para dar a conocer sus problemas a la hora de poder ejercer este derecho.

Las principales trabas se resumen en problemas para registrarse en los consulados y embajadas, así como en el retraso en la recepción de la documentación asociada y de las papeletas. La periodista María Navarro ha recopilado en un post algunos testimonios.

¿Por qué ocurre esto?

Para entenderlo hay que remontarse a enero de 2011. En esa fecha, el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero introducía modificaciones en la Ley Orgánica 5/1985 del Régimen Electoral General. El cambio legislativo mermó el derecho a sufragio de los españoles permanentes en el extranjero. Están excluidos del voto en las elecciones municipales y sólo pueden votar en elecciones autonómicas, generales y europeas así como en los referéndums. El derecho a sufragio en comicios municipales queda relegado únicamente a aquellos inscritos como residentes en España y afincados de forma temporal en el extranjero.

En el caso de los residentes permanentes fuera, la ley no sólo limita el derecho de voto sino que para hacerlo deben seguir un largo y pesado proceso burocrático que empieza con la inscripción en el Censo Electoral de Residentes Ausentes en el Extranjero (CERA). La inscripción se debe hacer al menos dos meses antes de la convocatoria oficial de elecciones. Luego se debe hacer la posterior solicitud del ruego del voto en los plazos establecidos. Como novedad este año, el trámite se pudo realizar de forma telemática, pero es necesario disponer previamente de un certificado digital o una clave de tramitación telemática que se envía de forma ordinaria a todos los censados. Irene Serrano no contaba con el certificado y la clave de tramitación nunca llegó a su domicilio. Irene explica que incluso revisó en noviembre de 2014 si en el censo aparecía bien su dirección. “Jamás he tenido problemas con el correo”.

La última opción es enviar la solicitud por correo postal o por fax. Esta fue la opción que eligió Irene y tampoco funcionó. El fax no respondía.

¿Cómo se compone el censo electoral?

El censo electoral se compone de los españoles residentes en España (CER), de los electores residentes-ausentes que residan en el extranjero (CERA) y de los extranjeros residentes en España (CERE). Los españoles en el extranjero deben estar previamente inscritos en el Censo Electoral de Residentes Ausentes (CERA) para poder ejercer su derecho a voto.

Frente a esta clasificación, nos encontramos a los españoles que residen de manera temporal fuera de España. En este caso, también tienen que rogar el voto y registrarse como no residentes en el Registro de Matrícula Consular. A este censo se le conoce como ERTA.

¿Qué problemas hay?

El primer problema es inscribirse en el CERA. Si un español vive en la capital de un país o en un sitio donde haya un consulado, tiene fácil el desplazamiento a la oficina consular. Pero si vive en algún otro punto, deberá conocer si la embajada o el consulado permite la inscripción a distancia mediante el envío de la documentación por correo ordinario o mensajería. Si no, tendrá que desplazarse hasta allí con el consiguiente gasto económico. Los residentes temporales no tienen otra opción: tienen que ir presencialmente a la oficina consular a pedir la inscripción y rogar el voto.

Algunos españoles también se han quejado de que al intentar inscribirse y rogar su voto como ERTA se les ha instado a que se dieran de alta en el CERA con la consiguiente pérdida de derechos como el acceso a la sanidad pública en España.

Los que hayan podido llegar hasta aquí tienen que superar un trámite más: recibir a tiempo las papeletas electorales. No siempre sucede. Hasta los funcionarios de la embajada española en Australia han dicho en Twitter desde la cuenta oficial que ellos tampoco las han recibido.

Incluso la Junta Electoral Central ha reconocido que existen dificultades para que puedan ejercer su derecho a voto los españoles residentes en el extranjero. Los plazos son insuficientes y el envío postal no es eficiente, pero declara que son circunstancias ajenas a su competencia. La JEC responde así a una queja presentada por Izquierda Unida.

¿Cuántos pueden votar en las autonómicas?

El número de españoles en el extranjero censados (CERA) para ejercer su derecho a voto en las próximas elecciones autonómicas es de 919.082 personas pero solo 46.382 han sido aceptadas al rogar el voto. Es decir, el 5% de los censados.

El censo CERA para 2015 es un 30% superior al de los anteriores comicios de 2011. Pero si comparamos respecto al número de solicitudes de votos aceptadas, éstas han bajado un 20%.

La Oficina del Censo Electoral publicó este lunes los datos provisionales de españoles residentes de forma permanente en el extranjero (CERA) que han sido autorizados para poder ejercer su derecho al voto. Al ser cifras provisionales, de momento no se conocen las cifras de los españoles que han solicitado el voto y a los que les ha sido denegado. En las elecciones autonómicas de 2011 fueron aceptados 58.097 y fueron rechazados 11.137.

votos-cera

En las elecciones locales y autonómicas de 2007, comicios en los que todavía los residentes españoles permanentes podían elegir alcalde en su municipio, las solicitudes de voto por correo aceptadas superaban la cifra de 100.000. Es decir, un 55% más de solicitudes que las enviadas en los comicios de este domingo.

En el mapa superior puedes ver el porcentaje de solicitudes aceptadas respecto al censo electoral (CERA) para las elecciones autonómicas. El país desde donde se han recibido más solicitudes de voto rogado de los españoles con residencia permanente fuera ha sido Francia con 8.659 ruegos, seguido de Alemania (5.186) y Argentina (4.344). Unas cifras que representan el 8,23%, 10,12% y el 2,95% respectivamente del total de españoles censados en esos países.

ranking-paisesNo se conoce el número exacto de españoles residentes en el extranjero de forma temporal. Pero sí el número de ellos que han rogado el voto y han sido aceptados en estas elecciones: 7.055 personas. Esta cifra supone sólo el 1% de las solicitudes de voto por correo de los residentes en España.

¿Qué dicen los partidos?

El PSOE, partido que aprobó la ley durante su mandato, es ahora uno de los que han pedido la eliminación del voto rogado. En la Comisión Constitucional del Congreso de los Diputados del 23 de octubre de 2013, la diputada socialista Carmela Silva Rego explicaba que la intención fue la de dotar de mayores garantías el voto en el exterior. Pero dijo que después de tres años con la norma en vigor sus efectos les habían obligado a reflexionar sobre unos resultados no deseados debido a la brusca caída de participación electoral.

Colectivos como Marea Granate y partidos políticos como UPyD e Izquierda Unida han instado en varias ocasiones a suprimir la figura del “voto rogado”. La última de ellas, se produjo el 12 de mayo, cuando el senador Iglesias Fernández de IU preguntaba al ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, acerca de las iniciativas llevadas a cabo.

¿Qué se dice en las redes?

En la última semana, 1.612 usuarios de Twitter han enviado 2.630 tuits relacionados con los problemas con el voto desde el extranjero. Han usado el hashtag #sinvoznivoto junto con otros como #24m, #votorogadovotorobado, #votorobado y #pucherazoelectoral. Entre otros asuntos, se promueve una concentración este domingo frente a las embajadas o los consulados en señal de protesta. En este grafo puedes ver cómo se ha distribuido el hashtag.

grafo-sinvoznivoto

También se ha promocionado por redes sociales este vídeo revindicativo realizado por miembros de Marea Granate en Nueva York.

¿Te podemos ayudar?

En EL ESPAÑOL queremos contar tu historia. Ponte en contacto con nosotros si vives fuera de España de forma permanente o temporal y has sufrido el proceso del voto rogado en estas elecciones. Rellena el siguiente formulario o utiliza en Twitter el hashtag #NoPuedoVotar para hacernos llegar tu testimonio.

Nota: Tu forma de contacto sólo la usaremos para comunicarnos contigo en caso de necesitar ampliar la información que nos facilitas para realizar una historia periodística. No utilizaremos tus datos para ningún otro fin.

También en EL ESPAÑOL:

Por qué no puedes votar en internet con el DNI electrónico