El camino recorrido hasta llegar a los 10.500 Suscriptores

News el Español Timeline

Nueve meses han pasado desde que un 1 de enero lanzamos el primer tuit desde nuestro ya conocido @elespanolcom.

Hoy, gracias a vosotros, seguimos registrando cifras históricas nunca vistas en el pasado en un medio de comunicación español.

Conseguimos superar récords nacionales y mundiales en nuestro crowdfunding y lo hemos hecho también sumando más de 10.000 suscriptores antes de ver la luz.

Esto es solo el principio del camino.

¡Sigamos recorriéndolo juntos!

News el Español Timeline

EL ESPAÑOL alcanza los 10.000 suscriptores

discurso4EL ESPAÑOL ha alcanzado los 10.000 suscriptores. Solo quince minutos después de iniciarse este 2015, Pedro J. Ramírez anunció en Twitter el nombre del periódico. El 10 de enero empezaba la campaña de crowdfundingque se saldó con un récord mundial en los medios de comunicación: tres millones y medio de euros recaudados gracias a la inversión de 5.624 accionistas. Y ahora superamos la cifra de 10.000 suscriptores.

Foto: Dani Pozo

discurso4
Pedro Ramírez se dirige a la redacción de EL ESPAÑOL./ Dani Pozo

EL ESPAÑOL ha alcanzado los 10.000 suscriptores. Solo quince minutos después de iniciarse este 2015, Pedro J. Ramírez anunció en Twitter el nombre del periódico. El 10 de enero empezaba la campaña de crowdfunding que se saldó con un récord mundial en los medios de comunicación: tres millones y medio de euros recaudados gracias a la inversión de 5.624 accionistas. En los meses posteriores otras 4.376 personas se han suscrito. Y más de 136.000 tuiteros conforman la comunidad que sigue a este diario. Cifras, todas ellas, sin precedentes en la prensa nacional.

[is_not_handheld]accionistas-suscriptores
[/is_not_handheld]
[is_handheld]
suscripciones
suscripciones-supcr
[/is_handheld]

“Conseguir 10.000 suscriptores antes de nacer es algo fantástico que supera todas nuestras expectativas más optimistas”, afirma el presidente y director de EL ESPAÑOL. Para Pedro J., “esta cifra es la prueba de que este periódico nace con la mayor base social que ha tenido nunca un medio en España”. “Es motivo de enorme satisfacción y orgullo -agrega-, y también implica una gran responsabilidad con los 10.000 que han confiado en nosotros, no podemos decepcionarles y, de hecho, vamos a tener muy en cuenta sus aportaciones a lo largo del proceso de lanzamiento”, remacha.

Cómo y cuándo se suscriben

Los gráficos adjuntos muestran que durante los nueve meses de vida de EL ESPAÑOL la llegada de suscriptores ha sido sostenida pero con varios picos de crecimiento. En la campaña de crowdfunding, entre el 10 de enero y el 1 de marzo, las suscripciones se dispararon tanto en los primeros días como en los últimos. Uno de los hitos más importantes de aquellos días se produjo el 14 de febrero, cuando este diario batió el récord que hasta entonces ostentaba el holandés De Correspondent. En los últimos días de febrero el número de personas que decidió invertir se multiplicó sobremanera justo tras la presentación en sociedad de EL ESPAÑOL en un acto organizado por Nueva Economía Fórum, el pasado 24 de febrero. La consejera delegada, Eva Fernández, y el propio Pedro J. detallaron el proyecto ante medio millar de personas en el Hotel Ritz de Madrid.

día-semana

Otro hito de especial relevancia en la corta historia de nuestro diario fue la primera Junta General de Accionistas, celebrada el 27 de junio en el Palacio Municipal de Congresos Reina Sofía de la capital. Ese día se puso en marcha la campaña para ser suscriptor-fundador de EL ESPAÑOL con un descuento del 40%. Nuevamente se disparó la cifra de personas que se sumaron al proyecto en los últimos días de la campaña, que terminó el 3 de agosto. Desde entonces, cuando los interesados pueden suscribirse con un 30% de descuento (7 euros al mes, 84 euros al año) el crecimiento de suscriptores ha continuado de forma sostenida hasta llegar a los 10.000. Esta ventajosa promoción expira el próximo 1 de octubre.

hora

Los datos evidencian el comportamiento de los seguidores del periódico. Los usuarios prefieren suscribirse a EL ESPAÑOL los domingos en torno a las once de la noche. En cuanto a los días de la semana, los suscriptores también tienen preferencia por los martes y los lunes, por ese orden, mientras que los jueves, miércoles y viernes son los menos elegidos. Y respecto a las franjas del día, ha habido suscripciones a cualquier hora, pero sobre todo en dos franjas: entre 10 y las 13 horas, por la mañana; y entre las 19 y las 23 horas, por la noche.

Valoraciones de expertos

No existen precedentes recientes en España que puedan equipararse a las cifras de EL ESPAÑOL. ¿Por qué? El profesor de la facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Navarra Miguel Ángel Jimeno, también conocido por editar el blog La buena prensa, destaca que “la gran aceptación, un caso único en el periodismo, de EL ESPAÑOL tiene mucho que ver con la persona de Pedro J.”. “Los miles de suscriptores demuestran que hay numerosas personas que, sobre todo, confían en él. Lo hacen ahora, que poco a poco se ven contenidos, y se hacía antes, cuando nada se sabía”. Jimeno, que cada día recoge en su blog ejemplos de buen periodismo, afirma que “la crisis ha provocado que numerosos periodistas se hayan lanzado de nuevo al mercado con nuevos productos; habitualmente, porque resulta más barato, on line”. “Creo que todo buen medio escrito o digital tiene larga vida si su apuesta se llama Periodismo. Si no lo hace, fracasará”.

La presidenta de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), Elsa González, da la bienvenida a EL ESPAÑOL y destaca, en general, que “el periodismo vive una etapa trascendente”. “Hemos entrado en una nueva sociedad de la información. El periodismo es más necesario que nunca, teniendo en cuenta el raudal de información de las redes sociales”. Para ella, los diferentes medios, incluidos los nuevos como EL ESPAÑOL, deben recordar que “solo la ética genera credibilidad, el fundamento del periodismo. Y por ahí pasa nuestro futuro: profesionalidad y ética”.

Modelo de financiación

EL ESPAÑOL encarna el modelo mixto de ingresos por publicidad y por suscripción. ¿Será así el futuro de la prensa digital? “Efectivamente, creo que el futuro será híbrido”, responde González. “Realmente ya lo es el presente -agrega-, aunque seguimos haciendo camino al andar en cuanto al negocio informativo”. “Hemos acostumbrado al receptor de la información a la gratuidad y la calidad tiene un precio -añade-. Pero no olvidemos que en España el modelo de negocio audiovisual, la radio y la televisión, es, salvo excepciones, gratuito. Y la radio, por ejemplo, es el medio que mejor ha aguantado la crisis. Desde luego, el modelo mixto en la prensa digital aparece como la solución actual en el horizonte informativo”. “Ahora -concluye-, lo importante es ganar a la ciudadanía por la calidad de los contenidos”.

Para Jimeno, “la vida nos muestra que cada medio es diferente”. Y matiza que “hay publicaciones en papel que solo desean estar en papel y que tienen beneficios sin soporte on line. Hay publicaciones en papel que tienen beneficios y… no tienen publicidad porque han renunciado a ella. Hay medios on line que tienen beneficios sólo gracias a la publicidad, hay medios… La clave está en la bondad, en la calidad, de los contenidos. Son estos, además, los que pueden hacer que el modelo de negocio se enriquezca: hay medios digitales que han logrado autoridad y que, gracias a ella, sacan ‘versión’ en papel porque genera más beneficios”.

[su_box title=”Evolución y próximos hitos”]El lanzamiento de EL ESPAÑOL va a realizarse en diferentes fases. El próximo 7 de octubre, los suscriptores conocerán en exclusiva el primer producto: la página web del diario en versión beta. Una semana después todos los internautas podrán acceder a estos contenidos. Por último, cuando la aplicación de EL ESPAÑOL para IOS y Android esté lista, previsiblemente a finales de octubre, los suscriptores disfrutarán en sus ordenadores, teléfonos y tablets del producto estrella: la Edición. Cada día, a las 22.00 horas, podrán acceder a las informaciones, reportajes, entrevistas y opiniones, todas ellas en exclusiva. El cobro por los contenidos no empezará hasta el 1 de noviembre, fecha en la que estarán disponibles todos los servicios del periódico.

Además de acceder a la Edición, los suscriptores dispondrán de otras ventajas exclusivas. Para empezar, no tienen límite en su navegación por la web, al contrario que el resto de usuarios, quienes solo podrán ver 25 enlaces al mes. Solo aquellos que se suscriban a EL ESPAÑOL podrán participar activamente en los contenidos a través del Blog del Suscriptor, con un máximo de dos artículos publicados por persona a la semana. Por último, los suscriptores gozarán de todas las ventajas de la Zona Ñ, como participar en sorteos para acudir a eventos deportivos en el Santiago Bernabéu, el Vicente Calderón y el Palacio de los Deportes, así como a actos culturales en el Teatro Real, el Teatro Español, los teatros de Canal y salas de cine. Sin olvidar, además, descuentos para asistir a restaurantes y hoteles.[/su_box]

El suscriptor 9.000: “Hay que apostar por los que apuestan por la calidad”

MARCO1

Unos minutos después de las cinco de la tarde, Marco Nurra adquirió la suscripción en su ordenador. Ese gesto convirtió a este periodista italiano en el suscriptor número 9.000 de EL ESPAÑOL. La fotografía del equipo da fe de la celebración, que llegó 20 días después de que el periódico alcanzara 8.000 suscriptores y unas semanas antes de su lanzamiento oficial. 

Unos minutos después de las cinco de la tarde, Marco Nurra adquirió la suscripción en su ordenador. Ese gesto convirtió a este periodista italiano en el suscriptor número 9.000 de EL ESPAÑOL. La fotografía del equipo da fe de la celebración, que llegó 20 días después de que el periódico alcanzara 8.000 suscriptores y unas semanas antes de su lanzamiento oficial.

Este hito llega ocho meses después del lanzamiento del proyecto, que batió el récord mundial de crowdfunding para periodismo en los primeros dos meses del año al recaudar tres millones de euros de 5.624 personas que desde entonces son accionistas de EL ESPAÑOL.

MARCO1

Marco Nurra vive en Madrid desde hace siete años y es periodista y consultor digital. Hizo prácticas en El Mundo y colaboró con diversos medios de comunicación. “Llegué justo unos días después de la caída de Lehman Brothers: la España que he conocido y amado es la de la crisis”, explica Nurra. “A pesar de haber comprado pocas veces un periódico impreso, me informo todos los días en internet. ¿Por qué he decidido suscribirme a EL ESPAÑOL? Porque creo y admiro su apuesta. Porque conozco muchas de las firmas de este proyecto. Porque lo que han publicado hasta ahora en su blog me inspira confianza: análisis políticos independientes, periodismo de datos, una gestión dinámica de las redes sociales y mucho más. Hay que apostar por los que apuestan por la calidad”.

Los 9.000 suscriptores coincidieron con el eco del proyecto en los grandes diarios de la prensa internacional. El Financial Times reflejó este martes el espíritu del periódico en este artículo de su corresponsal Tobias Buck. “Aún quedan unas semanas para el lanzamiento pero el ruido que lo rodea es difícil de ignorar”, dice el artículo. “Los fundadores de El Español, que han contratado a los mejores periodistas de investigación de medios rivales, aspiran a enviar una señal desafiante en un momento en el que gran parte de la prensa española sigue maniatada por la crisis”.

Abordaron también el influyente blog sobre medios del periodista británico Roy Greenslade y el diario portugués Jornal de Negocios, que resaltó en este artículo esta frase de Pedro J. Ramírez: “Al perder dinero, todos los medios dependen cada vez más de las grandes empresas, que a su vez están vinculadas al Gobierno. El resultado es censura y, lo que es peor, autocensura”. Antes escribieron sobre el lanzamiento de EL ESPAÑOL la agencia Bloomberg y la Columbia Journalism Review

 

Urbi et orbi

FM

No será hasta después del verano cuando EL ESPAÑOL se asome a las pantallas. Sin embargo, quien haya seguido el desarrollo de su primera Junta General se habrá hecho una idea bastante aproximada de lo que a partir de entonces se encontrará en su teléfono móvil o en su terminal. Y es difícil que, tras caer el telón, no se sienta seducido por lo que anticipan las vísperas.

La impresionante puesta en escena de EL ESPAÑOL, en la que ha sido su presentación Urbi et orbi (había que ver cómo los tuits echaban chispas), nos ratifica a muchos en la convicción de que asistimos al alumbramiento del proyecto periodístico más ambicioso que jamás se ha llevado a cabo en España. Y lo es por varias razones. Por el momento en el que surge: en medio de la mayor crisis que ha vivido la prensa en su historia. Por la difícil encrucijada que afronta el país: necesitado de nuevos referentes que ayuden a transitar en la dirección correcta. Por la fórmula elegida para dar vida al periódico: la suscripción popular (el tal crowdfunding), garantía de independencia ante el poder político y económico. Y por la revolución que las nuevas tecnologías traen al mundo de la comunicación, ésas que anuncian ya con su vendaval olas infranqueables para quienes no tengan a punto las naves, pero que prometen tierras feraces a aquellos capaces de surcarlas.

Eso explica por qué, quienes hemos sido elegidos para subir a bordo de EL ESPAÑOL, del primero al último, nos sentimos como los argonautas: llamados a encontrar el vellocino de oro -o sea, el periodismo del siglo XXI-, convocados a un viaje arriesgado, difícil, apasionante, que marcará nuestras vidas; una aventura que, tal vez, quede para la historia. Esa sensación se palpó en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid: se presentía la épica. Algo parecido debieron experimentar nuestros grandes navegantes en los días del avituallamiento previos a la partida hacia el Nuevo Mundo.

En el vídeo que recoge las cerca de cinco horas que duró la Junta hay momentos mágicos, pero como las cámaras siempre apuntan al escenario, esta vez nos ocultaron lo mejor: la euforia que recorría el salón de actos y que subía escaleras arriba para desbordar a raudales las puertas de acceso y anunciar algo, trending topic incluido, a la ciudad y al mundo: Ha vuelto Pedro J. Llega EL ESPAÑOL.

Pedro J. Ramírez ratificado como director de EL ESPAÑOL

Pedro J. Ramírez ha sido ratificado este sábado como director de EL ESPAÑOL por la primera Junta General Extraordinaria de accionistas de No Hace Falta Papel. Además, el equipo fundacional de EL ESPAÑOL ha aprovechado la junta para presentar en sociedad el león como emblema y símbolo del periódico, y la banda sonora que acompañará desde su nacimiento a nuestro periódico.

Pedro J. Ramírez ha sido ratificado este sábado, por unanimidad, como director de EL ESPAÑOL por la primera Junta General Extraordinaria de accionistas de No Hace Falta Papel S.A.

Además, el equipo fundacional del nuevo medio que nacerá en otoño ha aprovechado la junta para presentar en sociedad el león como emblema y símbolo del periódico, y también la banda sonora -serás el primer medio de comunicación que la tenga- que acompañará desde su nacimiento al periódico. Un evento, al que han acudido más de 1.500 accionistas (representando al 83% del capital)  y que supone el punto de arranque de uno de los proyectos periodísticos más esperados de los últimos tiempos.

“EL ESPAÑOL será un medio de comunicación independiente que contribuirá a la regeneración de la democracia y a la mejora de la calidad del periodismo en España”, ha señalado Pedro J. Ramírez, quien ha añadido que el periódico que dirigirá, como el león, “merodeará de día y rugirá de noche”.

Junta2

El ya director de EL ESPAÑOL se ha comprometido a hacer “el proyecto más innovador de la historia del periodismo español; seremos indomables y antepondremos la búsqueda de la verdad a cualquier otra consideración. Que abandone toda esperanza quien quiera restringirlo. Para nosotros no habrá instituciones, figuras ni grandes empresas intocables”

Entre las novedades más relevantes, cabe destacar el logo elegido, un imponente león en actitud vigilante y firme. Durante la presentación se proyectó un vídeo explicativo sobre la nueva imagen: “De la misma manera que el gallo fue el símbolo de ‘El Sol’ cuando lo fundó Ortega, el león será el símbolo de EL ESPAÑOL, vigilando cada día desde su portada y rugiendo siempre que haga falta”.

Pedro J. Ramírez, y la consejera delegada, Eva Fernández han presidido esta Junta General y con ellos el resto del Consejo de Administración de la compañía: Víctor Gómez Frías, Francisco Moreno, Andrés Rodríguez, María Ramírez, Antonio Camuñas, Nieves Segovia, Javier Gómez de Liaño, Cruz Sánchez de Lara y Enrique Dans; actuando Javier Cremades como secretario.

“‘El Español’ será un medio de comunicación independiente que contribuirá a la regeneración de la democracia y a la mejora de la calidad del periodismo en España. Y al servicio de estos grandes objetivos pondremos cada día lo mejor de nosotros mismos para hacerlo también rentable”, ha apuntado Pedro J. Ramírez

En este sentido, defenderá la renovación de la democracia a través de propuestas concretas como la reforma electoral, la separación de poderes, la independencia judicial o la democratización de los partidos. “Somos conscientes de que vamos a nacer en medio de una grave crisis política. Estaremos al mismo tiempo contra el inmovilismo y contra la quiebra revolucionaria”, ha añadido Ramírez.

Junta3

Un equipo líder, al frente de EL ESPAÑOL

La Junta de Accionistas ha servido para que Pedro J. Ramírez presentara en sociedad al responsable de diseño del proyecto y a una parte significativa de la redacción de EL ESPAÑOL.

En primer lugar a Alfredo Treviño quién, al frente del estudio londinense de diseño Audacity Partners, es el encargado de dar forma al proyecto periodístico en todos los aspectos. Después, a Salugral Adriana y David Domínguez responsables respectivamente de Diseño y Laboratorio ya en la redacción de Madrid. Y finalmente, al resto de los miembros del equipo: profesionales con una amplia trayectoria, pese a la juventud de la mayoría, en el mundo de los medios de comunicación.

Entre ellos, Fernando Baeta, periodista con más de 30 años de experiencia, y que ostenta el cargo de vicedirector. Baeta ha trasladado a los accionistas, el firme compromiso del nuevo periódico de “abrir todas las puertas y ventanas”,  y aseguró que el equipo de redacción será “incómodo y molesto para los poderes económico o político”. También añadió  que en EL ESPAÑOL no se despedirá a nadie por publicar una noticia incómoda. Y como ejemplo ha puesto la revelación de los mensajes privados entre el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y Luis Bárcenas: “Probalemente la publicación de esa historia en El Mundo, con Pedro J. de director, es lo que nos ha llevado hasta aquí. Si es así: muchas gracias, señor presidente”.

Por su parte, María Ramírez y Eduardo Suárez desempeñan la función de subdirectores de este medio, que cuenta con María Peral y Ana Romero como directoras adjuntas y con Vicente Ferrer-Molina como responsable de Opinión y Rubén Lapetra, de Economía. Daniel Basteiro, Jordi Pérez Colomé, Ana I. Gracia, Daniél Montero, Antonio Delgado, María Torrens, Maria Angela Paone y Julia Tena son algunos de los nombres importantes de la redacción de EL ESPAÑOL, a los que que muy pronto se unirá el de Esteban Urreiztieta, uno de los grandes periodistas de investigación del país. Para Ramírez “el delantero centro que necesitábamos. Esteban es la inteligencia aplicada a la búsqueda de la verdad”.

La vocación de ‘EL ESPAÑOL es convertirse en un medio informativo líder a partir de una fuerte apuesta por la tecnología y la innovación, un área que encabeza Mabel Cobos. Para reflejar este objetivo, durante la Junta participaron representantes de tres empresas que han sido protagonistas de la revolución digital y social.

Especialmente interesante fueron las conversaciones que la cofundadora y subdirectora de EL ESPAÑOL María Ramírez  y Jordi Pérez Colomé mantuvieron con Torsten Schuppe, jefe de marketing de Google  para Europa, y  con David Núñez, director de relaciones con los medios de Twitter, quién puso a EL ESPAÑOL como ejemplo de buen uso de su red social.

Para Pedro J. Ramírez, “la mejor tecnología es la que sabe sacar partido de los avances de los demás actores y el mejor proyecto informativo el que es capaz de multiplicarse más a través de los buscadores y redes sociales”.

go
Un momento de la conversación de María Ramírez y Jordi Pérez Colomé con Torsten Schuppe, de Google.

Y Baranowski pondrá música al diario

Asimismo, cabe destacar otro aspecto que diferenciará a EL ESPAÑOL del resto de medios. Será el primer diario que cuente con una banda sonora propia. En concreto, la nueva cabecera se apoyará en una pieza musical elaborada por el compositor británico Alex Baranowski que variará en función de las secciones y piezas del medio. “El objetivo es que la transición entre secciones se sienta como algo natural”, explica Baranowski.

Otra de las protagonistas de la nueva cabecera es su consejera delegada, Eva Fernández, que ha hecho hincapié en que el periódico “se convertirá en el medio más importante del mundo en español”. Para este cometido contarán con socios internacionales que les ayuden a expandirse.

Mediante un novedoso modelo que incluirá una parte de suscripción para acceder a la información, EL ESPAÑOL compite contra medios impresos de pago y medios digitales de acceso gratuito, entre otros. A pesar de la coyuntura, Fernández explicó que se prevé que “en los próximos años un 22% de los españoles paguen por la información online”, un porcentaje que actualmente se sitúa en el 8,5%.

El 1 de enero de 2015, el perfil de EL ESPAÑOL en Twitter anuncia la creación de este nuevo medio, superando los 45.000 seguidores en menos de 24 horas. Cinco días después, el 6 de enero, comenzó su andadura el blog de ‘El Español’. Tras estos primeros pasos, el crecimiento de ‘El Español’ ha estado marcado por varios hitos, entre los que destacan, por encima del resto, el récord de recaudación a través de crowdfunding o micromecenazgo, una campaña que comenzó el 10 de enero.

Eva
Pedro J y Eva Fernández.

La cabecera consiguió más de un millón de euros en menos de tres semanas, y superó el récord mundial de crowdfunding en periodismo a los 27 días de su lanzamiento, cuando alcanzó los 1,7 millones. Al finalizar la campaña de crowdfunding, ‘El Español’ había recaudado 3,6 millones gracias a la inversión de 5.624 accionistas de una veintena de países, lo que le sitúa como la empresa de medios española con mayor número de accionistas. En España, la cabecera cuenta con accionistas de las 17 comunidades autónomas y las dos ciudades autónomas.

En total, No Hace Falta Papel cuenta con un capital superior a los 18 millones. Además de los 3,6 millones aportados por los accionistas a través de crowdfunding, el medio dispone de una inversión inicial de Pedro J. Ramírez de 5,6 millones. El resto de inversores institucionales han contribuido con 9 millones.

 

 

 

 

El rugido del león

arponero_junta_parallaxok

Han pasado sólo unas horas desde el final de la primera Junta General de EL ESPAÑOL y es inevitable escribir bajo el impacto emocional de lo ocurrido en el Palacio de Congresos de Ifema, en Madrid. Ha sido el segundo gran hito de la previda de nuestro diario. Si el primer trimestre del año se cerró con el éxito de la campaña en la que batimos con creces el récord del mundo de crowdfunding periodístico, el segundo trimestre concluye ahora con la mayor Junta General de la historia de los medios de comunicación en España.

Han pasado sólo unas horas desde el final de la primera Junta General de EL ESPAÑOL y es inevitable escribir bajo el impacto emocional de lo ocurrido en el Palacio de Congresos de Ifema, en Madrid. Ha sido el segundo gran hito de la previda de nuestro diario. Si el primer trimestre del año se cerró con el éxito de la campaña en la que batimos con creces el récord del mundo de crowdfunding periodístico, el segundo trimestre concluye ahora con la mayor Junta General de la historia de los medios de comunicación en España. Ojala lleguemos a tiempo para que el tercer trimestre termine con EL ESPAÑOL ya en todos los teléfonos móviles, tabletas y ordenadores.

Ante una multitudinaria y efervescente concurrencia que representaba más del 83% del capital en manos de nuestros 5.624 accionistas hemos cumplido los requisitos de la Ley de Sociedades Anónimas dando cuenta de nuestra próspera situación económica, hemos presentado al equipo periodístico y de gestión y hemos destapado algunas de las principales bazas de la que será nuestra estrategia editorial. Ahora hablaré de ellas.

Personalmente me siento muy orgulloso y feliz de haber sido ratificado por la Junta General como director del periódico. Hemos querido que fuera así para subrayar que EL ESPAÑOL sólo se debe a sus accionistas y nunca se someterá a ningún otro poder. Justo cuando se acaban de cumplir 35 años de mi nombramiento como director de Diario 16 y al cabo de un cuarto de siglo al frente de El Mundo, afronto el reto como una especie de tercera salida de Don Quijote. No en vano decía Alfred de Vigny que “una gran vida, una vida plena es aquella que culmina con la defensa en la madurez de los ideales de la juventud”.

Somos conscientes de las expectativas que EL ESPAÑOL está despertando. Por algo las escuelas de negocios nos presentan ya como un caso de éxito, nuestros periodistas son invitados a los grandes foros internacionales, los gigantes del sector nos piden relaciones y hasta la Columbia Journalism Review, oráculo de Delfos del periodismo mundial, nos presenta como ejemplo de lo que está cambiando para bien en España.

Para hacer frente a esas expectativas estamos formando el mejor equipo editorial y de gestión de la prensa española. Nuestros accionistas han conocido a sus miembros y han podido conversar con ellos. Desde el vicedirector a la becaria. Una redacción que cuenta con un periodista integral como Fernando Baeta, una especialista en tribunales cuyo rigor y tenacidad sirve de ejemplo a los jóvenes como María Peral, una narradora y analista de la talla de Ana Romero -recomiendo vivamente su best seller Final de Partida-; una subdirectora como María Ramírez -atención a ella- que vuelve a España tras una brillante carrera como corresponsal; un ganador del premio García Márquez -el Pulitzer en castellano- como Eduardo Suárez, al frente de un equipo de reporteros de su talla; un jefe de Opinión de la solvencia de Vicente Ferrer-Molina; un jefe de Ilustración como este Javier Muñoz que todos los domingos -y hoy no podía ser menos- nos deslumbra con su magia y con su épica; un especialista en el periodismo de investigación con importantes éxitos en su haber como Daniel Montero; un responsable del área económica tan reputado como Rubén Lapetra; diseñadores del talento de David Domínguez y Salugral Adriana; jóvenes periodistas con experiencia de la proyección  de Pablo Romero, Jordi Pérez Colomé, Daniel Basteiro o Ana I. Gracia, a la que la Asociación de la Prensa acaba de premiar como la mejor de su generación… Una redacción así está elegida para la gloria. Es decir para servir a los ciudadanos devolviendo al periodismo la dignidad y la trascendencia que los gobernantes y sus aliados plutocráticos han tratado de arrebatarle al pairo de la crisis del sector. Si han logrado a veces poner al periodismo de rodillas, ahora volveremos a estar de pie.

Ilustración: Javier Muñoz
Ilustración: Javier Muñoz

Quedan nombres muy importantes por incorporar. Alguno de ellos ha trascendido en las últimas horas. Es el caso de la gran especialista en Grecia María Angela Paone, del reportero internacional Nacho Carretero, del mejor especialista español en periodismo de datos Antonio Delgado, o sobre todo de mi querido Esteban Urreiztieta el hombre cabal, inteligente, minucioso y valiente que, en compañía de Eduardo Inda, destapó la corrupción en Baleares y cambió el rumbo de la vida nacional con los casos Urdangarín y Pujol. Durante meses he soñado día y noche con su fichaje y muy pronto estará con nosotros, proporcionándonos tardes memorables.

Será un equipo de leyenda que acelerará la transición del viejo periodismo al nuevo periodismo. No destinaremos ni un euro a pagar a la industria papelera, los impresores o los transportistas puesto que todos los recursos se aplicarán a la búsqueda de la excelencia en los contenidos. Ese será nuestro obsesivo empeño acorde con la propia razón social de No Hace Falta Papel S.A.

Contamos para afrontarlo con un gran departamento de tecnología encabezado por Mabel Cobos, a la que hemos dedicado muy justas alabanzas, y de un fantástico equipo de marketing liderado por Leticia Lombardero, interlocutora habitual de accionistas y suscriptores. Pero sería imposible afrontar un desafío de tanta magnitud sin la fuerza y el carisma de nuestra consejera delegada Eva Fernández -ya he dicho que nunca he conocido a nadie de su nivel en el sector- y del que será nuestro Vicepresidente y responsable comercial Alejandro de Vicente, cuando pueda incorporarse a la compañía la próxima semana. Con ellos estarán también los mejores en el desarrollo del negocio. Alejandro y yo ya fuimos compañeros de fatigas tanto en Diario 16 como en El Mundo y pocas garantías hay en el sector como su prestigio y su capacidad de entender la evolución constante de nuestra actividad.

Según Arthur Miller “un buen periódico es una sociedad hablando consigo misma”. La tecnología permite que esta metáfora se haga ahora realidad. En la Junta General hemos desvelado el funcionamiento del Botón del Accionista como instrumento de participación colectiva en el proceso de toma de decisiones. Cada uno de los 5.624 accionistas podrá evaluar de 1 a 5 puntos cada historia o artículo de opinión y en la redacción conoceremos en tiempo real sus opiniones. Vamos a poner en marcha, además, el llamado Blog del Suscriptor que proporcionará a cualquiera que se sume a nuestro proyecto la oportunidad de intervenir en el debate articulado de la actualidad.

EL ESPAÑOL desarrollará un modelo de negocio mixto basado tanto en los ingresos por publicidad como por suscripciones. Cualquiera podrá acceder gratuitamente a través de nuestra web al menos a 25 contenidos al mes pero los suscriptores no solo tendrán barra libre ilimitada, sino que recibirán cada noche una edición de EL ESPAÑOL, equivalente a las que se distribuyen a través de Orbyt o Kiosko y Mas. Además, y esto será suculento, tendrán acceso a las ventajas de lo que llamaremos Zona Ñ: entradas para el palco de EL ESPAÑOL en el Bernabéu, en el Calderón, en el pabellón de baloncesto donde juega el Real Madrid o en el Teatro Real; entradas para otros estadios y coliseos, películas de estreno gratuitas, descuentos especiales en Amazon… en fin todo un jardín de las delicias para los escogidos –“oh you, happy few…”–  que formen parte del club.

Nuestros accionistas tendrán derecho de por vida a un descuento del 50%  en el precio de la suscripción que de forma excepcional podrán hacer extensivo a familiares y amigos. Casi idéntico -un 40%- será el ahorro de quienes antes del nacimiento de EL ESPAÑOL se conviertan en Suscriptores Fundadores: deben apuntarse ahora pero no empezarán a pagar -6 euros al mes- hasta que no nazca el periódico.

Pretendemos en definitiva formar una comunidad de españoles motivados y unidos por los ideales regeneracionistas de EL ESPAÑOL. Defenderemos cambios rotundos en las reglas del juego pero estaremos a la vez contra el inmovilismo y la revolución. EL ESPAÑOL será un periódico indomable que velará vigilante por los derechos de los ciudadanos y la prosperidad de la Nación. Aportará razones y argumentos como buen merodeador intelectual; pero no dudará en rugir cada noche para denunciar lo inaceptable. Con estos atributos es fácil comprender que hayamos elegido y presentado como emblema del periódico -ha sido el momento culminante de la Junta- al más antiguo símbolo de los españoles: el león español.

Cualquiera que visite el Museo Arqueológico lo encontrará, siempre alerta, con sus fauces abiertas en el monumento funerario -del siglo cuarto antes de Cristo- hallado en Pozo Moro; estuvo presente en la España romana; dio su nombre al Reino de Leon y formó parte enseguida del escudo de la Monarquía; sirvió de mascarón de proa a los galeones que viajaban a las Indias; representó al pueblo en la Revolución liberal, en la Primera República y en la Restauración; acompañó siempre a la Niña Bonita durante la Segunda República -tengo un original maravilloso del 31 que colgará en mi nuevo despacho- y hoy simboliza el orden constitucional. No dejéis de ver el formidable video recopilatorio producido por 93 metros -seis minutos resumen veinticinco siglos- que hemos presentado ante la Junta.

El león de EL ESPAÑOL acompañará a nuestra cabecera y definirá nuestra identidad corporativa: ha sido creado por el diseñador bielorruso Sergey Kovalenko bajo la batuta de Audacity Partners, el estudio londinense del gran Alfredo Triviño al que encargamos la definición del diseño e imagen del periódico. Nuestro león aparecerá acompañado de un tema musical -seremos el primer diario de la historia que patentará su banda sonora-, creado expresamente por el joven compositor Alex Baranovsky, ganador de un premio “Tony”. También él ha grabado su experiencia: “El león representa algo digno de confianza pero que a la vez va contra el sistema”. Por eso ha recurrido como elemento dominante al cuerno francés, “un hermoso instrumento, exuberante y dulce, que es como el rey de la selva y al que nada en la orquesta puede hacerle sombra”

Solo quienes se fijen atentamente y amplíen la imagen en un dispositivo electrónico podrán identificar la inscripción latina, grabada justo encima del cuarto anterior derecho del león de EL ESPAÑOL: Defensor Civitatis. Fue el título otorgado por el emperador Valentiniano a los funcionarios romanos considerados antecesores de los actuales “ombudsmen” o defensores del pueblo. Uno de sus decretos datado el 27 de abril del año 364 reza literalmente: “Hemos dispuesto que todos los plebeyos de la Iliria sean protegidos contra las injurias de los poderosos mediante el ministerio de los defensores”. ¿Cabe mejor tarea para un diario que servirle de escudo al pueblo frente a los abusos de cualquier poder?

“Nuestro ‘crowdfunding’ contribuye a generar una nueva cultura en España”

Eva Fernández, consejera delegada de EL ESPAÑOL, durante su intervención.

“Hemos recaudado más de cuatro millones de euros y hemos conseguido involucrar a casi seis mil accionistas, a quienes consideramos parte esencial y fundamental de nuestro proyecto. También hemos contribuido a generar una nueva cultura en este país”. Así ha sido la intervención de Eva Fernández, consejera delegada de EL ESPAÑOL, en el III Congreso Internacional Financial Litigation Network.

“Me toca la parte más bonita”, dice Eva Fernandez con una sonrisa. La consejera delegada de EL ESPAÑOL ha participado este martes en un encuentro sobre el crowdfunding en el III Congreso Internacional Financial Litigation Network organizado por la Asociación Española de Accionistas Minoritarios de Empresas Cotizadas.

“El resultado de la campaña de crowfunding del Español ha sido espectacular”, ha dicho Fernández. “Hemos recaudado más de cuatro millones de euros y hemos conseguido involucrar a casi seis mil accionistas, a quienes consideramos parte esencial y fundamental de nuestro proyecto. También hemos contribuido a generar una nueva cultura en este país. Ahora el crowfunding despierta curiosidad en muchos sectores, sin duda en el sector de los medios”.

Según Eva Fernandez, el éxito de la campaña, llevada a cabo entre enero y febrero, radica en haber formado un proyecto al que los accionistas se sienten orgullosos de pertenecer. “Nosotros no tenemos inversores profesionales. La mayor parte de nuestros inversores están haciendo una inversión por primera vez. Es una responsabilidad tremenda. Nuestros accionistas esperan mucho de nosotros, y nosotros tenemos que responder a sus inquietudes”.

Por teléfono y WhatsApp

Además de Eva Fernández, expertos sobre financiación colectiva nacional e internacional han participado en el debate. Sin embargo el lanzamiento de EL ESPAÑOL ha acaparado la mayor parte de las preguntas del público. Uno de los miembros del público ha indagado sobre la manera en la que EL ESPAÑOL manejará a sus casi 6.000 accionistas.

“Estamos desarrollando múltiples herramientas para que nuestros accionistas tengan total implicación en el proyecto”, ha explicado la consejera delegada. “Tenemos un servicio de atención telefónica al accionista y una línea de WhatsApp que todo accionista puede utilizar. También estamos planeando una junta general extraordinaria, a la que es probable que asistan casi 3.000 personas. ¡Puede que tengamos dificultades para encontrar un sitio en Madrid donde quepa tanto accionista!”.

Las intervenciones del público han dejado de manifiesto el gran interés por EL ESPAÑOL, que irá informando puntualmente a accionistas y lectores de cada nuevo paso en el proyecto.

Así llegó @elespanolcom a 100.000 seguidores en 113 días 

FullSizeRender

Cuatro meses después de su debut, el perfil de EL ESPAÑOL alcanza los 100.000 seguidores en la red social que prefieren los consumidores ávidos de información. Aquí detallo los pasos que hemos seguido para llegar a esa cifra y explico lo que hemos aprendido en la redacción.

Quince minutos después del inicio de 2015, vio la luz el primer tuit de @elespanolcom. Incluía una expresión en inglés, una canción ‘indie’ y un hashtag que pretendía ser un grito de guerra: #nohafaltapapel. Lo retuitearon 511 personas y 38o lo marcaron como favorito mientras crecían nuestros seguidores a un ritmo inédito en el periodismo español.

113 días después de aquel debut, el perfil de EL ESPAÑOL alcanza los 100.000 seguidores en la red social que prefieren los consumidores ávidos de información. A continuación detallo los pasos que hemos seguido para llegar a esa cifra y explico lo que hemos aprendido durante estos cuatro meses en la redacción.

1. Los primeros días. 

Muchos colegas nos preguntan quiénes llevan nuestra cuenta de Twitter. Durante los primeros días de enero la llevamos entre María Ramírez y yo. Nuestro objetivo era darle un toque fresco que rompiera con lo que estaban haciendo otros medios españoles y con lo que se esperaba del “nuevo medio de Pedro J.”.

Decidimos arrancar siempre la jornada con la canción del día. Una sección donde fuimos incorporando sugerencias de nuestros lectores en Facebook o Instagram que luego incluíamos en nuestra banda sonora en Spotify. Se trataba de involucrar al máximo a la audiencia y construir una marca y una comunidad en torno a un proyecto con vocación amplia y con un mensaje nítido: crear un medio distinto en torno a la innovación y a la defensa de la libertad de expresión.

2. Lo mejor de la red. 

Durante los primeros 10 días, EL ESPAÑOL era un medio sin un solo contenido. Podíamos haber esperado hasta el lanzamiento de nuestro blog a mediados de enero para publicar nuestros primeros tuits. Pero nos decidimos por tomar un camino inédito y más interesante: convertir nuestro ‘timeline’ en una selección de los mejores contenidos de los demás.

Así lo hicimos desde el primer día del año pero mucho más durante el atentado terrorista contra la revista ‘Charlie Hebdo’, cuando se mezclaban rumores y medias verdades sobre lo que estaba ocurriendo en las calles de París.

Quien estaba de guardia era yo y enseguida tomé dos decisiones. La primera fue publicar una de las caricaturas de Mahoma en nuestros perfiles de Facebook, Twitter e Instagram. La segunda, intentar seleccionar información y reflexiones sobre la masacre. También compartir las mejores portadas y caricaturas que luego reunimos en este Storify.

Miles de personas empezaron a seguirnos durante esos días atraídos por esa selección, que incluía por supuesto enlaces a medios extranjeros y artículos de medios españoles como ‘El Mundo’ o ‘El País’. Ésa es una de las lecciones que hemos aprendido en estos cuatro meses: ayudar al lector a descubrir lo mejor de tus rivales te convierte en un medio más interesante y potencia la fidelidad de tu comunidad.

3. La ventaja de un ser humano. 

Al contrario que nuestros colegas, apenas programamos tuits y casi nunca colgamos nada durante la madrugada española. Lo hacemos con la voluntad de dejar claro que al cargo de la cuenta siempre está un reportero cualificado y no un robot. Al principio fuimos María y yo los encargados. A mediados de enero se nos unió Daniel Basteiro y a finales de febrero Pablo Romero y Jordi Pérez Colomé. @elespanolcom lo llevamos nosotros cinco y el espíritu siempre es muy similar: promocionar nuestras historias y descubrirle al lector las mejores que hayan elaborado los demás. Desde hace unos días nos presentamos por las mañanas. Una idea cuyo objetivo es que el lector sepa siempre quién está al cargo y que hemos tomado prestada de nuestros colegas de Reportedly.

Desde el primer día hemos seguido algunos estándares éticos que nos parecían importantes. Citamos siempre al autor de una imagen o de una infografía y a menudo damos las gracias a quien nos llama la atención sobre un artículo sobre un asunto de actualidad.

A menudo respondemos a las críticas y corregimos nuestros errores. Procuramos responder a quienes nos preguntan por detalles concretos y hacemos lo posible por echar mano del humor. Incluso cuando nos encontramos con viejos conocidos en la red.

4. Una herramienta de financiación. 

Dijimos que seriamos tuiteros y en apenas unas horas nuestro perfil reunió más de 40.000 seguidores. El sonido permanente de las notificaciones llevó a quienes llevamos la cuenta a silenciar el vibrador del teléfono móvil durante las primeras jornadas de @elespanolcom.

Twitter ha sido una gran herramienta editorial pero también un arma magnífica durante nuestra campaña de financiación colectiva. Persuadidos del éxito inicial, contratamos en febrero tuits patrocinados con la ayuda de nuestros amigos de la agencia 101. Pero la campaña de ‘crowdfunding’ no empezó entonces sino el 10 de enero de la mano de este vídeo de 93 metros e incluyó cientos de tuits que escribieron de nuevo manualmente nuestros reporteros. Sobre todo Daniel, María y yo.

La cuenta nos ayudó a detectar enseguida los problemas que se iban encontrando nuestros inversores y a responder a cualquier duda en tiempo real con la ayuda de nuestros colegas Eduardo RicoLeticia Lombardero. La inmensa mayoría de nuestros accionistas son miembros de Twitter y allí fue donde se enteraron de nuestra campaña. Nunca habríamos recaudado tres millones de euros sin la ayuda de la red del pájaro azul.

5. El éxito que más apreciamos. 

Hasta ahora las cifras han respaldado nuestra estrategia en redes sociales. Somos conscientes de que a medio plazo no podemos seguir gestionando @elespanolcom de una forma tan artesanal. Pero queremos que algunos elementos sobrevivan a este experimento inaugural.

Detalles como este tuit de nuestro colega Xavier Aldekoa nos hacen sentir muy satisfechos y nos confirman que caminamos en la buena dirección. También análisis como éste de Raúl Magallón o este otro de Francesc Pujol sobre nuestra cobertura de la tragedia del avión de Germanwings.

Ningún medio español informó en Twitter antes que nosotros sobre el avión estrellado en los Alpes.

la-tragedia-de-germanwings-tiempo-de-publicacionNinguno hizo una cobertura monográfica tan profunda ni tan respetuosa con las víctimas como la nuestra, que se extendió durante 22 horas como explican estos otros dos gráficos de Francesc Pujol.

foco-de-los-medios-espac3b1oles-en-twitter-reacciones-iniciales-germanwings

tragedia-germanwings-medios-en-twitter-imagenes-de-familiares-de-las-victimas

Nuestra intención es potenciar nuestro perfil en Twitter pero también nuestra presencia en otras redes sociales. Cada una tiene sus códigos y sus audiencias y cada  una supone un desafío para cualquier medio. Sobre todo en un mundo donde el ruido hace los mensajes cada vez más inaudibles y donde todos libramos una batalla  encarnizada por la atención menguante del lector.

Estos dos gráficos de nuestros amigos de Graphext ofrecen una idea sobre cómo hemos avanzado durante estos meses.

El primero indica a qué ritmo hemos ido creciendo después de la explosión de los primeros días.

FullSizeRender-1 El segundo refleja los días en los que hemos ganado más seguidores. Los primeros dos picos son nuestros directos de las elecciones griegas y de la manifestación de Podemos en la Puerta del Sol. La subida de los últimos días de febrero coincide con los últimos días de nuestra campaña de crowdfunding. Los picos de finales de marzo reflejan el interés que suscitó nuestra cobertura de las elecciones andaluzas y del siniestro del avión de Germanwings. FullSizeRender

Dijimos que nuestro medio sería tuitero y por ahora lo hemos demostrado. EL ESPAÑOL estará siempre allá donde esté su audiencia: en un teléfono móvil, en una televisión inteligente o en la pantalla minúscula de un reloj.

EL ESPAÑOL escucha al accionista

leticia

EL ESPAÑOL crea un departamento de atención personalizada liderado por Leticia Lombardero que atenderá cualquier duda de los accionistas.

leticia
Leticia Lombardero, directora del departamento de Marketing y responsable de atención al accionista

Familias enteras, profesionales y ciudadanos de todos los rincones de España, incluso recién nacidos… El perfil de los inversores refleja la variedad y pluralidad del país. Con el objetivo de escucharles, EL ESPAÑOL crea ahora un departamento de atención personalizada liderado por Leticia Lombardero, que atenderá cualquier cuestión.

“La idea es ofrecer un trato diferencial a nuestros accionistas y atender cualquier duda que les pueda surgir acerca de su inversión”, dice Lombardero.

Es todo un reto teniendo en cuenta la expectación y los números iniciales del proyecto: 5.595 inversores y una recaudación de 3.606.600 euros en la mayor campaña de crowdfunding que haya hecho nunca un medio de comunicación global.

La atención a los accionistas es una de las señas de identidad de la compañía. El primero en invertir fue José Antonio Galeano, un guardia de seguridad de 33 años al que el proyecto le gustó “desde el primer momento. “Me parece emocionante porque nace potente y eso no pasa muy a menudo”, dice. A Galeano le atrae sobre todo la idea de participar de una forma activa en la génesis del proyecto y “no sólo con una aportación económica”.

En familia

Varias familias, algunas muy numerosas, se han animado a invertir en EL ESPAÑOL. Enrique Pemán Sierra lo hizo junto a sus seis hermanos, su mujer Elena y tres de sus sobrinos.

familia
Enrique Pemán (en el centro) con cinco de sus seis hermanos.

El propio Pemán expone sus razones, entre las que se encuentran “ayudar y contribuir a la creación de un medio que sea capaz de contar con libertad las cosas que pasan en un país que no merecemos y que está al borde del precipicio”.

“Con nuestro granito de arena y todo vuestro trabajo, esperamos remover conciencias y empezar un cambio que llegue a todos los rincones del planeta”, dice Pemán, que espera que sea “una inversión rentable y sobre todo segura”.

“No tengo claro que los bancos merezcan nuestros ahorros”, explica. “Ahora esos ahorros están convertidos en ilusión y esperanza. El objetivo es mantener lo que hemos invertido. Si con el tiempo se incrementa, mejor que mejor”.

Una recién nacida

Entre los accionistas de EL ESPAÑOL se encuentra alguien muy especial: Lucía, un bebé de apenas unas semanas de vida que recibió una acción como regalo de nacimiento. Ella es la accionista más joven de este proyecto. Este original obsequio se lo hizo otro de los accionistas, amigo íntimo de la familia.

El padre de la pequeña Lucía dice que tanto él como la madre del bebé están “encantados con este regalo” tan original. “La prensa es un servicio fundamental y un valor de esta sociedad que no se debe perder”, dice. “Invertir en un medio que nace por una persona que acaba de nacer es una bonita metáfora”.

Mikel-lo
Foto de Mikel Janín

Los accionistas constituyen una pieza fundamental de este proyecto periodístico por ser una garantía de pluralidad. La última persona en adquirir participaciones de EL ESPAÑOL en esta fase, Mikel Janín, es la muestra perfecta de esa independencia a la que se compromete este medio. “Políticamente estoy en las antípodas de Pedro J. Ramírez”, dice. “Pero él siempre ha sido combativo con el Gobierno, por lo que veo que este proyecto es distinto y me parece interesante”.

Hace un mes, y en una declaración inédita, el propio fundador de EL ESPAÑOL se comprometió por escrito a la creación de “un servicio permanente de atención al accionista que sirva de cauce a sus sugerencias, quejas y comentarios”. En palabras de Leticia Lombardero, esta promesa se va a traducir en un trato diferencial, una atención personalizada y “el desarrollo de una serie de herramientas que facilitarán la gestión del día a día” con el máximo compromiso y la máxima transparencia.


Para contactar con el servicio de atención al accionista puede llamar a los números de teléfono 915998343 y 915998344 o enviar un correo electrónico a la dirección siguiente: accionista@elespanol.com

Por qué he invertido
en EL ESPAÑOL

Cuando se rumoreó a finales de 2014 que Pedro J. Ramírez podría crear un nuevo periódico digital no me sorprendió. Tampoco me sorprendió la gran expectación levantada tras revelar en Twitter que el nuevo medio se iba a llamar EL ESPAÑOL. Sí me sorprendió, en cambio, la solicitud de apoyo económico y el ofrecimiento de ser accionista en las mismas condiciones que su fundador. Por eso, cuando se abrió el plazo no me lo pensé ni un instante y me dispuse a invertir una importante cantidad de dinero (al menos para mí lo es) en el proyecto.

Los pasos para registrarse en la web resultaban fáciles e intuitivos, así que rellené el formulario e hice la transferencia. Mi esposa no me pidió muchas explicaciones. Simplemente le dije: “Confía en mí. Esto va a ser muy grande”. Y de momento se está cumpliendo: récord mundial de crowdfunding para periodismo. Unos días después, Pedro J. hizo públicos sus 10 compromisos con los accionistas, lo que confirmó que esto era justo lo que yo esperaba. Y aún no ha hecho más que empezar.

Tengo que decir que si este mismo proyecto lo hubiera liderado otra persona no habría recibido mi respaldo económico (y creo que tampoco el de tanta gente), aunque sí mi apoyo como lector. Creo que el reconocido prestigio, profesionalidad y solvencia de Pedro J. han sido claves para el éxito en la captación de inversores.

Pero, ¿por qué motivos he invertido parte de mis ahorros en EL ESPAÑOL? Posiblemente no basten unas pocas líneas para describir la ilusión y las esperanzas depositadas en un proyecto así, que ya considero tan mío como del propio fundador. Voy a intentarlo, con el máximo respeto y admiración:

Espero de EL ESPAÑOL la defensa a ultranza de la libertad y de la justicia. Dicho así puede parecer muy extenso e impreciso, pero tenemos para ello un marco legal incomparable: la Constitución Española de 1978.

Espero de EL ESPAÑOL la búsqueda incesante de la verdad, duela a quien duela y pese a quien pese. Y confío en que, para perseguir ese objetivo irrenunciable, vuelva el mejor periodismo de investigación de la época dorada de El Mundo. Creo, igual que mucha gente, que El Mundo supuso un antes y un después en el panorama mediático y EL ESPAÑOL debe aspirar a ello.

Espero, como se dice en el propio blog, que EL ESPAÑOL sea combativo, plural, innovador e independiente (lo que no quiere decir imparcial), con un permanente espíritu crítico contra unos y otros.

Espero de EL ESPAÑOL su apuesta por la necesaria regeneración democrática para que los españoles volvamos a creer en nuestras instituciones. Una regeneración que cercene de raíz la escandalosa corrupción política, que termine con los actuales privilegios de los partidos, de los sindicatos y de la propia Iglesia y que desemboque en la reforma de la ley electoral, entre otras, de cara a conseguir una democracia más abierta, justa y cercana a la sociedad. Si no hacemos esto desde dentro del sistema, otros lo harán desde fuera.

Espero de EL ESPAÑOL la denuncia del inviable Estado de las Autonomías, que constituye uno de los mayores lastres que tenemos los españoles. Contamos con un conglomerado descoordinado e ineficiente de administraciones que duplican (y hasta triplican) sus funciones y que en demasiados casos sólo sirven para colocar a familiares y amigos, constituyendo auténticos focos de burocracia y despilfarro.

Espero de EL ESPAÑOL la más dura crítica hacia el infierno fiscal que ciudadanos y empresas tenemos que soportar para mantener el elevado gasto público y el brutal nivel de endeudamiento. No creo que la solidaridad consista en que nuestros hijos y nietos paguen con sus impuestos nuestro mal concebido Estado del Bienestar.

Espero de EL ESPAÑOL el fomento de los valores de esfuerzo, sacrificio, mérito, capacidad y responsabilidad individual como el mejor camino para el desarrollo humano. Hay que huir del conformismo, del igualitarismo, del clientelismo y del discurso de lo políticamente correcto que tanto daño ha hecho y sigue haciendo en nuestra opinión pública.

Espero de EL ESPAÑOL la defensa del capitalismo como la mejor forma conocida de utilización eficiente de los recursos, como máxima expresión de la libertad económica de los ciudadanos y cómo la única vía de cooperación y desarrollo sostenible de la sociedad.

Espero de EL ESPAÑOL, y de esto prácticamente no me cabe duda, su solidaridad con las víctimas del terrorismo y su apoyo incondicional ante el continuado ataque a su dignidad y su memoria. Ataques que no sólo se producen desde los entornos más radicales sino también desde algunos ayuntamientos, diputaciones, parlamentos autonómicos y (esto es lo más triste) desde ciertos juzgados y tribunales.

Y, por supuesto, espero de EL ESPAÑOL la defensa de la legalidad y de la indisoluble unidad de la nación española, patria común e indivisible de todos los españoles.

Si he invertido en EL ESPAÑOL lo he hecho para conseguir una España mejor y un mundo mejor: más libre, justo y próspero. Una España que no se avergüence de su propio nombre (hay que dejar de utilizar eufemismos como ‘el Estado español’, ‘el conjunto del Estado’ y bobadas parecidas); una España de modernidad y oportunidades en el que todos arrimemos el hombro para sacar adelante a esta gran Nación. Decía John F. Kennedy: “No te preguntes qué puede hacer tu país por ti, pregúntate que puedes hacer tú por tu país”.

En conclusión, espero de EL ESPAÑOL la consolidación de una nueva y gloriosa época de los medios de comunicación, en un complicado escenario -internet- donde ya existen excelentes medios. “El futuro del periodismo será digital o no será”, dijo hace poco Pedro J. Y qué razón tenía.

No pretendo estar de acuerdo con todas y cada una de las noticias, opiniones y análisis que se publiquen en EL ESPAÑOL. El que pretenda eso no entiende lo que significan pluralidad e independencia y se equivoca si piensa que invertir en un medio es comprarlo. La uniformidad es algo de lo que se debe huir y el pensamiento único es algo contra lo que hay que rebelarse.

Por último, lo que de verdad no espero de EL ESPAÑOL es ganar dinero. No he invertido en este proyecto para recibir grandes dividendos ni nada parecido. Lo he hecho para ayudar a crear un medio libre e independiente. Si entre todos lo conseguimos, será la mayor recompensa que podamos tener.