Portugal: sin Ciudadanos ni Podemos a pesar de la crisis

Pedro Passos Coelho

Pese a los cuatro años de austeridad, que han provocado numerosas protestas por parte de la población, no ha nacido en Portugal ninguna alternativa capaz de plantar cara a los partidos ya establecidos. En el país vecino no existe, al contrario que en Grecia o en España, ningún símil de Podemos o Ciudadanos y será entre el Partido Socialdemócrata (PSD) y el Partido Socialista (PS) entre los que elijan, mayoritariamente, los 10 millones de portugueses que están llamados a las urnas este domingo.

En la imagen, Pedro Passos Coelho, del PSD, durante un acto electoral.

Pedro Passos Coelho
Pedro Passos Coelho, del PSD, durante un acto electoral.

Septiembre de 2012. En 30 ciudades simultáneamente y juntando, sólo en Lisboa, a cerca de 500.000 personas, los portugueses protestan contra la última medida de austeridad anunciada. El Gobierno conservador de Passos Coelho baja la carga fiscal de las empresas y sube la de los trabajadores, igualando las dos en un 18%. Portugal despierta para una de las mayores manifestaciones desde la revolución de 1974 (que acabó con la dictadura en el país) y consigue que el Ejecutivo dé marcha atrás en la reforma.

Pese a los resultados prácticos de la movilización social, no ha surgido en Portugal una alternativa capaz de hacer tambalear a los partidos ya establecidos, el Partido Socialdemócrata (PSD) de Pedro Passos Coelho y el Partido Socialista (PS) de Antonio Costa. En Grecia ganó Syriza. En España, Podemos y Ciudadanos amenazan el bipartidismo. En Portugal parece no haber alternativas al statu quo.


Promedio de encuestas: Kiko Llaneras

“En España los nuevos partidos políticos se han impulsado a partir de distintas plataformas ciudadanas, que han sabido pasar de la protesta del 15 M, por ejemplo, a las propuestas políticas. En Portugal eso no pasó con la misma fuerza. Puede que nuestra sociedad civil sea más floja”, analiza André Freire, politólogo del Instituto Universitario de Lisboa y autor del libro Izquierda y derecha en la política europea. Portugal, España y Grecia en perspectiva comparada.

En la papeleta de las elecciones portuguesas este 4 de octubre, la novedad es la coalición Livre/Tempo de Avançar, una candidatura ciudadana, a la cabeza de la cual están el ex eurodiputado Rui Tavares y la exdiputada Ana Drago. “Queremos hacer de puente entre los ciudadanos y la política. Que sepan que hay formas de acción política que pueden cambiar la vida de las personas y que eso exige la participación de todos, más allá de las manifestaciones”, cuenta Rui Tavares.

“Los portugueses son conservadores”

Sin embargo, en los sondeos, la coalición no logra ir más allá de los 2% de la intención de voto. “Los portugueses son conservadores y necesitan tener una idea de la práctica política de un partido, antes de darle su voto. Nosotros no hemos tenido oportunidad de enseñársela”, justifica Rui Tavares.

Pero no se trata sólo de la falta de expresión de los nuevos partidos, si no que los últimos sondeos dan al Gobierno el primer puesto. “Puede que el discurso de la inevitabilidad de la austeridad, por parte de la troika y del Gobierno, haya calado en la sociedad portuguesa, pero los portugueses no están contentos con sus gobernantes”, asegura André Freire.

Entonces, ¿por qué no se vislumbra un castigo claro en las urnas al actual Ejecutivo? “El panorama político portugués siempre ha estado muy fragmentado a la izquierda. Está el Partido Socialista, el Partido Comunista, el Bloque de Izquierda, todos con mucha expresión a nivel nacional. El voto en la oposición se dispersa”, cuenta Freire.

Rui Tavares va un paso más allá: “Hace muchos años que pagamos el precio de un atrincheramiento de los partidos de izquierdas. Si analizamos los resultados, vemos que la derecha tiene tan sólo un tercio de los votos. Lo que pasa es que, si los partidos de izquierda no nos organizamos, nunca podremos ser una alternativa real. Tenemos que trabajar conjuntamente”.

Además, los dos señalan a los medios de comunicación, que no son igualitarios a la hora de distribuir el tiempo dedicado a los distintos partidos. “Los medios favorecen a los dos principales partidos, hay muy poca cobertura de los intermedios y casi ninguna de los pequeños”, señala Freire.

“Al conservadurismo de la población, hay que sumarle el conservadurismo de los medios, que insisten en volcarse con los principales partidos. Hay gente que no sabe de la existencia de nuevas fuerzas políticas”, lamenta Rui Tavares.

A escasos días de las elecciones, Rui Tavares ya se mostró abierto a negociar para viabilizar una mayoría de cambio que las urnas no parecen ser capaces de ofrecer: “Estamos dispuestos a hablar con todos los partidos de nuestra familia política y deseamos que el próximo Gobierno sea lo más amplio posible”. Este 4 de octubre, los portugueses tienen la palabra.

Las dudas se ciernen sobre la oferta del aeropuerto de Ciudad Real

[caption id="attachment_9146" align="alignnone" width="1400"]Piloto durante un vuelo de entrenamiento a bordo de un  F-15D./  DVIDSHUB/Flickr  Piloto durante un vuelo de entrenamiento a bordo de un F-15D./ DVIDSHUB/Flickr[/caption]

Defensa niega haber mantenido contactos con ECA Program, la empresa que ofrece 80 millones por el aeropuerto.

En la imagen, un piloto durante un vuelo de entrenamiento a bordo de un F-15D./ DVIDSHUB/Flickr

Piloto durante un vuelo de entrenamiento a bordo de un  F-15D./  DVIDSHUB/Flickr
Piloto durante un vuelo de entrenamiento a bordo de un F-15D./ DVIDSHUB/Flickr

ECA Program Group es una empresa británica que tenía hasta ahora todas las papeletas para quedarse con el aeropuerto quebrado de Ciudad Real, el Don Quijote. Había hecho todo lo que había que hacer. Cuando el pasado 23 de septiembre se dieron a conocer en el Juzgado de Primera Instancia número 4 de lo Mercantil de Ciudad Real las ofertas para adjudicarse el aeropuerto quebrado, fue la más alta efectuada en plazo que superaba de lejos el mínimo establecido y aseguraba además haber presentado el preceptivo depósito bancario del 5% como fianza. Pero las dudas se ciernen sobre la compañía.

ECA Program presentó una oferta de 80 millones de euros. Muy lejos de los 40 millones de valor de tasación. Aún más lejos de los 28 millones considerados la oferta mínima para cambiar el adjudicatario anterior, y a años luz de los 10.000 euros que ofreció en julio la china Tzannen International, la única adjudicataria hasta ese momento.

¿Qué quiere hacer ECA en las 1.600 hectáreas del aeropuerto de Ciudad Real que un día soñó con ser el primer aeropuerto internacional de gestión privada en España? El presidente ejecutivo de la compañía, Melville ten Cate, facilita su móvil a EL ESPAÑOL en cuanto lo solicitamos por correo en el formulario de la firma. Después de ver su web sobrevolada por aviones de combate sorprende la falta de filtros para llegar a uno de los máximos responsables. Según explica, lo que pretende en Ciudad Real es albergar y realizar las operaciones de mantenimiento de los aviones de combate que utiliza para su sorprendente negocio.

ECA Program juega a ser el enemigo. Sus simuladores y aviones reales, explica Ten Cate, son utilizados para entrenar a pilotos militares en maniobras de neutralización de la aeronave de un ejército adversario. Asegura que ya tienen contratados sus servicios ejércitos de países integrados en la OTAN o aliados como Estados Unidos, Gran Bretaña, Suiza, Polonia, Suecia, Japón y Arabia Saudí. 

Defensa no sabe nada

De momento, con España no tienen acuerdo, reconoce Ten Cate, quien sin embargo asegura haber mantenido contactos con el Ministerio de Defensa para lograr las preceptivas autorizaciones que le permitan tener en tierras manchegas algo mucho más peligroso que molinos capaces de transformarse en gigantes: cazas de combate.

¿Qué dice Defensa? Lo niega. En un correo remitido a EL ESPAÑOL en respuesta a nuestras preguntas, el Ministerio asegura que “no tiene constancia de las autorizaciones citadas ni relación con la gestión del aeropuerto”.

Fuentes del Ejército del aire consultadas se sorprenden incluso de que se cierre un contrato así. Las maniobras de entrenamiento de pilotos militares simulando la localización de naves enemigas son realizadas por miembros de las Fuerzas Armadas españolas que unas veces juegan el papel de militares españoles (ejército azul) y otras el de enemigos (ejército rojo). Se realizan vuelos de localización de naves de combate en busca de una firma rádar (señal de una aeronave que detecta el rádar) que no se identifique como aliada. Y se neutraliza. 

El espacio aéreo que puede utilizarse para este fin está absolutamente delimitado y restringido al uso del Ejército. Los aviones que se utilizan están también fijados, así son los Eurofighter los que utilizan las dependencias de Albacete y Morón, mientras que en Zaragoza, Torrejón de Ardoz y Canarias se hacen pruebas con los F-18.

El presidente ejecutivo de ECA Program no quiso especificar los modelos con los que trabaja, por considerarlo una información delicada, y se limitó a comentar que, aún siendo naves de combate, se les han retirado los sistemas militares y el armamento. Hizo hincapié en que los vuelos de entrenamiento no se realizarían en ningún caso sobre Ciudad Real sino partiendo de Albacete o Morón. 

Un pasado poco exitoso 

El socio español que está representando a ECA Program es Rafael Fernández Frías, cuyo historial empresarial no es muy brillante. Ha sido secretario de dos empresas ya desaparecidas de Albacete y actualmente es gestor de una tercera que lleva su nombre.  Al propio Ten Cate tampoco parecen haberle ido demasiado bien los negocios últimamente.

Según publica Vozpopuli, en un artículo de Alberto Ortín, Ten Cate fue declarado en bancarrota en Londres el pasado 7 de abril, según habría publicado el organismo La Gazette, el equivalente al BOE en España. La declaración de quiebra habría sido instada por la compañía de aviones privados Vistajet. “Es una vieja historia que se refiere a mí personalmente y que nada tiene que ver con la compañía. Además [la quiebra] ha sido levantada”, explica el protagonista a EL ESPAÑOL.

Ten Cate asegura que disponen del dinero para hacer frente a la oferta presentada. ¿Algún tipo de financiación? “Será mediante financiación bancaria”, contesta, después de haber asegurado en un principio que sería en efectivo. Así mismo, pretenden invertir entre cinco y 15 millones de euros más para poner a punto el aeropuerto.

Según Ten Cate, dado el tiempo que lleva sin uso, será necesario reparar las pistas, arreglar las instalaciones, los sistemas electrónico y de control del tráfico aéreo, instalar los sistemas informáticos, de refrigeración y electricidad, para lo que considera que serán necesarios entre seis y 12 meses. 

ECA Program, según su presidente ejecutivo, pretende crear entre 200 y 250 puestos de trabajo de los que asegura que el 98% serán personas de la región. Lejos quedan los 1.500 puestos de trabajo planteados en los planes iniciales del aeropuerto a principios de los años 2000 pero en un país con las cifras de desempleo de España, insiste en lo positivo de su oferta laboral. Necesitan desde personal de seguridad a limpiadores, jardineros, cocineros, bomberos, controladores y personal de tierra, además de personal más especializado como ingenieros para los simuladores. 

Ofrece además unos gastos operativos que estima alcanzarán los 350 millones de euros en un plazo de 10 años. Además del negocio de entrenamiento militar, ECA pretende utilizar el aeropuerto para vuelos regionales de pequeñas aeronaves comerciales (20 a 30 asientos), así como para vuelos privados, asegura.

Historia de un aterrizaje forzoso

La primera vez que se habló de la intención de ubicar un aeropuerto gestionado por empresas privadas en Ciudad Real, el pronóstico de inversión se dio en pesetas. Imaginen si ha llovido. Era allá por 1998 cuando la Cámara de Comercio, la Diputación Provincial y la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha creaban una sociedad en cuyo capital iban a dar entrada a socios privados para que aterrizasen el sueño del aeropuerto en la tierra de Don Quijote.

Como primeros socios eligieron a las grandes aliadas de las aspiraciones megalómanas de políticos españoles en las últimas décadas: las cajas de ahorros. En concreto, la que terminaría siendo la primera entidad intervenida en la presente crisis financiera, Caja Castilla-La Mancha; y la sevillana El Monte, que fue integrada en Cajasol, luego en Banca Cívica y, después de mil patadas hacia adelante, entregada a Caixabank en 2012.

El aeropuerto no fue capaz de estar operativo hasta 2008 y menos de dos años después, la sociedad propietaria, CR Aeropuertos, era declarada en concurso de acreedores, con una deuda de 290 millones de euros, a demanda de uno de esos acreedores en los juzgados. La mayor damnificada fue Caja Castilla-La Mancha, a la que se adeudaban 158 millones, aunque también lo sufrieron otras empresas como la constructora Isolux Corsan.

Por qué el independentismo se ha triplicado en Cataluña en la última década

Captura de pantalla 2015-09-24 a las 18.04.29

Los catalanes que quieren una Cataluña independiente se han multiplicado por tres y en las próximas elecciones del 27 de septiembre las candidaturas abiertamente independentistas aspiran a ocupar la mayoría de los escaños del Parlamento Catalán. ¿Qué hay detrás de este crecimiento espectacular? 

Por qué Junts pel Sí crece a la izquierda

Así ha evolucionado el voto catalán durante 2015

Durante los últimos años, el independentismo en Cataluña ha experimentado un crecimiento indiscutible. Un movimiento que apenas era capaz de reunir unos pocos miles de incondicionales ha logrado realizar, en pocos años, manifestaciones multitudinarias que han dado la vuelta al mundo. Los catalanes que quieren una Cataluña independiente se han multiplicado por tres y en las próximas elecciones del 27 de septiembre las candidaturas abiertamente independentistas aspiran a ocupar la mayoría de los escaños del Parlamento Catalán. ¿Qué hay detrás de este crecimiento espectacular?

Captura de pantalla 2015-09-24 a las 18.04.29

No se puede descartar que la principal razón del independentismo de Artur Mas sea mantener su influencia política y la de su partido. En las recientes elecciones autonómicas de mayo, sólo dos de los 13 presidentes autonómicos revalidaron la presidencia. Ocurrió en Murcia y en Castilla y León, cuyos presidentes estaban muy por encima del 31 % cosechado por Artur Mas en 2012 e incluso del 38% alcanzado en 2010.

La gestión política de la crisis económica pasa factura, más aún cuando el partido está salpicado por la corrupción por los cuatro costados: Palau, ITV, Adigsa o la confesión de Pujol. Con este panorama, se antoja difícil imaginar que Mas y Convergència hubieran podido seguir gobernando Cataluña sin su reciente conversión al independentismo.

Ahora bien, las razones por las que tantos catalanes apoyan hoy la independencia no pueden confundirse con las de una elite política. Con tal de minimizar el fenómeno independentista, algunos prefieren pensar que se trata de un montaje del president y de TV3. A pesar de que la televisión pública catalana no es un ejemplo de neutralidad y de las innegables aptitudes políticas de Mas, cada ciudadano forma autónomamente sus razones para ser o no ser independentista. Conviene, por tanto, entender esas razones.

Las razones de cada independentista para apoyar un estado catalán son distintas. Además, cada independentista puede tener más de una razón para serlo e incluso alguna razón para no serlo. Hay razones de carácter identitario (quienes no se sienten españoles), razones de carácter instrumental (quienes creen que con la independencia vivirían mejor) e incluso razones de carácter estratégico (quienes apoyan la independencia como una amenaza para lograr mayor autonomía y recursos económicos para Cataluña).

El primer elemento que debemos tener en cuenta es que el independentismo no ha aumentado de forma homogénea entre quienes tienen distintos sentimientos de pertenencia. Sólo ha aumentado significativamente entre quienes se sienten más catalanes que españoles o exclusivamente catalanes. Por norma general, una preeminencia de la identidad catalana parece ser condición necesaria aunque no suficiente a la hora de adoptar actitudes independentistas.

Captura de pantalla 2015-09-24 a las 18.04.39

Sin embargo, la identidad nacional no es algo inmutable. Los catalanes que se sienten sólo catalanes o más catalanes que españoles han experimentado un aumento en los últimos años en detrimento, principalmente, de los que se consideraban tan catalanes como españoles. Es difícil predecir qué puede explicar tales cambios. Pero es probable que los debates surgidos a raíz de la reforma del Estatut cambiaran la perspectiva de algunos catalanes que hasta el momento se habían sentido cómodos con la doble identidad.

Captura de pantalla 2015-09-24 a las 18.04.46

 

Más allá de la identidad, otro factor a tener en cuenta son las perspectivas que los catalanes tienen de un hipotético estado independiente. El movimiento independentista durante los últimos años ha puesto especial énfasis en los beneficios económicos que tendrían los catalanes en una Cataluña independiente. El razonamiento es meridianamente simple: puesto que Cataluña aporta más a España de lo que recibe, una Cataluña independiente dispondría de mayores recursos y con estos recursos podría invertir más en servicios sociales para los catalanes.

Esta perspectiva, sin embargo, no está exenta de motivos identitarios. Si una Cataluña independiente dispondría de más recursos, es muy difícil argumentar que una España sin Cataluña no dispondría de menos. La identidad nacional y las perspectivas de la independencia no son ortogonales porque la identidad construye el sujeto sobre el que calcular los beneficios económicos de la independencia. Dejando de lado consideraciones de solidaridad, a mayor identidad catalana, menor importancia tiene el efecto de la independencia sobre el resto de España y viceversa. En realidad, incluso cuando se habla de los beneficios económicos de la independencia se está hablando de identidades.

Es difícil saber cómo acabará esta historia. Los votantes sólo consideran relevante la identidad cuando puede ser movilizada para conseguir objetivos políticos y económicos. La incapacidad de los partidos tradicionales y sobre todo de la socialdemocracia europea para dar respuesta a las necesidades sociales en los peores años de la crisis ha hecho más atractivas otras alternativas políticas. El independentismo mantendrá su salud mientras no haya una alternativa política que dé una respuesta más convincente a las necesidades de los catalanes.

Por qué Junts pel Sí crece a la izquierda

Así ha evolucionado el voto catalán durante 2015

Syriza y Griegos Independientes, el porqué de la extraña pareja

La formación nacionalista de Panos Kammenos se ha demostrado un socio fiable para Alexis Tsipras y le permite distanciarse de los partidos tradicionales.

Leftist Syriza party leader and winner of the Greek general election Alexis Tsipras (R) meets with leader of right-wing Independent Greeks party Panos Kammenos at his office at the party's headquarters in Athens, Greece, September 21, 2015. Greece's Independent Greeks party said on Sunday it would ally with election winners Syriza to form a coalition government. REUTERS/Michalis Karagiannis

El presidente de la Eurocámara, Martin Schulz, felicitó la noche del domingo a Alexis Tsipras por su victoria. Pero al cabo de un rato le volvió a llamar. No entendía el porqué de su primera decisión tras conocer los resultados: repetir la alianza con los Griegos Independientes. “Le llamé una segunda vez para preguntarle por qué quería seguir en coalición con ese extraño partido ultraderechista”, ha contado el mismo Schulz este lunes a los micrófonos de Radio France. “Básicamente no me ha contestado. Él es muy listo, sobre todo por teléfono. Y me contó cosas que parecían convincentes pero que a mis ojos son un poco raras”. Como el político alemán, muchos se sorprendieron ayer, porque en los días previos a las elecciones se empezó a hablar de una posible alianza entre Syriza, el Pasok y los centristas de To Potami. Era una posibilidad alentada sobre todo por los sondeos que auguraban que Anel no conseguiría entrar en el Parlamento, porque por otra parte Tsipras se había expresado desde el principio a favor de refrendar el pacto con esta formación nacionalista.

Lo que para Schulz y la mayoría de los observadores europeos puede parecer una rareza no lo es si se enmarca en el contexto político griego de los últimos años y, sobre todo, de estos últimos meses. Y detrás de una de las imágenes emblemáticas de la noche electoral del domingo -el abrazo de Tsipras al líder de Anel, Panos Kammenos sobre el escenario- hay más que la escenificación de una alianza de conveniencia. Así lo explican desde Syriza, sabiendo que el tándem parece más bien una extraña pareja, cuándo se pregunta qué hace la formación izquierdista con un partido nacionalista, anti-inmigración y defensor de los estrechos vínculos entre la Iglesia ortodoxa y el Estado. “Desde fuera no se entiende porque no se conoce lo que pasa con las fuerzas del bipartidismo (ND y Pasok) y también con To Potami. No nos podemos aliar con ellos porque representan el viejo sistema, el que defiende los intereses de los poderes fácticos de este país”, comenta Stavros Karagkounis, coordinador de Syriza en Ática, la región en la que reside un tercio de los 11 millones de habitantes de Grecia.

Este filólogo que aprendió español durante sus estudios en la Universidad alemana de Heidelberg y que ha sido en el primer Gobierno de Tsipras asesor del ministro del Estado, Nikos Pappas, número dos del Ejecutivo, esgrime también otra razón: la buena relación personal entre Tsipras y Kammenos tras una primera experiencia de gobierno en la que Anel ha demostrado ser un socio fiable. El partido votó la aprobación del tercer rescate pese a haber votado en contra de las medidas previstas por los anteriores acuerdos con la troika y se abstuvo en las votaciones de medidas relacionadas con inmigración, uno de los temas que más le alejan ideológicamente de Syriza.

Más allá de la ideología

Surgida de una ruptura de Kammenos con Nueva Democracia en 2012, Anel es para Syriza una contradicción menor en la tesitura del relato de la oposición viejo-nuevo en el que ha basado su campaña electoral. “No es una cuestión de ideología; es algo que se explica con la peculiaridad del sistema de partidos en Grecia. En los últimos meses he pasado mucho tiempo en España para explicar a nuestros socios y a los compañeros de la Izquierda Europea el porqué de esta alianza. Es una peculiaridad griega y nada más”, añade Karagkounis. Cuando se le recuerda que el tercer rescate fue aprobado también gracias a los votos de Pasok, Nueva Democracia y Potami, contesta que “ha sido por parte de ellos una postura muy responsable”.

“La razón principal es esta vez que ya han probado esta coalición y Tsipras y Kammenos consideran que funciona”, comenta el analista económico Dimitris Kontogiannis. Descarta que se trate de un mensaje a los acreedores internacionales. “Detrás de esta elección están básicamente cuestiones domésticas”, añade.

La prioridad para el Gobierno es estabilizar la economía y los bancos griegos, según una fuente de Syriza citada por Reuters. Y la otra batalla crucial es la reestructuración de la deuda. Si antes Syriza y Anel estaban unidos por su enfrentamiento a la política de austeridad, ahora la alianza se mantiene para aplicar las medidas previstas por el tercer rescate y tratar de obtener la financiación necesaria para mantener a flote la maltrecha economía del país. En el Parlamento cuentan con una mayoría no muy amplia (155 escaños de 300) pero algo más sólida que en enero, tras la salida de Syriza de los diputados “rebeldes”. Y además podrían contar con algún apoyo más. “Quizá Tsipras cree que diputados de otros partidos acaben por apoyar al Gobierno”, comenta Kontogiannis.

Los nombres del nuevo Ejecutivo se conocerán el miércoles y es probable que Kammenos repita como Ministro de Defensa. “Será un gobierno progresista, un gobierno que seguirá la tarea que empezamos en estos seis meses, y espero que los diputados entiendan el mensaje del pueblo griego por la unidad nacional”, ha declarado este lunes el líder de Anel. El miércoles Tsipras tiene también la primera cita internacional de su nuevo mandato: la cumbre extraordinaria de líderes de la UE sobre la crisis de refugiados. ¿Se enfrentarán Syriza y Anel sobre esta cuestión? “En estos últimos meses de gobierno ya existía esta crisis y no ha habido problemas”, zanja Karagkounis.

(En la foto, Panos Kammenos, el líder de Anel, y Alexis Tsipras, este lunes en Atenas. REUTERS/M. Karagiannis)

Cincuenta sombras de Mas

ALBERT GEA / REUTERS

Francisco de la Torre, inspector de Hacienda y responsable del programa fiscal de Ciudadanos, recurre a los números para desmentir la visión idílica que de una hipotética Cataluña independiente ofrecen los partidarios de la secesión.

“Le vamos a dar sexo a Mas, le vamos a dar látigo…”. Aunque la frase parece sacada de la novela Cincuenta sombras de Grey, en realidad la pronunció hace unos días Pablo Iglesias, líder de Podemos. Parece que en una campaña como la de las catalanas, completamente fuera de la realidad, Iglesias pretendía, por lo menos, que las fantasías fueran para adultos. Eso no siempre se aprecia debidamente y otro intelectual, el cantautor Lluís Llach, número uno por Girona de la lista de Mas, salió en defensa de su jefe y recomendó a Iglesias que arreglase sus problemas sexuales en el psicólogo.

Un ejemplo muy claro de que esta campaña está siendo de fantasía más bien infantil son las declaraciones de la número dos y ex presidenta de la Asamblea Nacional de Cataluña, Carme Forcadell, que prometía que las abuelas no tendrían que hacer de canguros de sus nietos en una Cataluña independiente. Lo que no aclaraba Forcadell es el estado de las negociaciones con Australia para traer los canguros necesarios.

En fin, todo esto es muy divertido pero no le va a solucionar los problemas a ningún catalán. Es más, parece que puede agravarlos porque gobernar sin ideas y sin programas sólo puede conducir al desastre. La sombra más evidente de la lista en la que Artur Mas se ha emboscado de número cuatro es su ausencia de programa y de ideas. Esto no es una forma de hablar, es literal: la mezcolanza de ex comunistas del PSUC como Romeva, la gente de Esquerra Republicana, independientes y Convergència, no presenta programa y sólo tiene una idea en común: la declaración unilateral de independencia. Eso para gestionar un presupuesto de gasto de más de 23.800 millones de euros, con centenares de colegios, centros de salud o institutos es una receta segura para el desastre.

La segunda gran sombra también pertenece al género del sadomasoquismo: los números del “expolio fiscal”, ahora rebautizado como “dividendo fiscal de la independencia”. Una declaración unilateral de independencia sería muy negativa para el resto de España, pero el estado de hastío con todo este tema es tal que muchos españoles estarían por aprobarla. Sin embargo, los mayores perjudicados serían los propios catalanes.

Hay una lista muy importante de perjuicios para Cataluña: las relaciones comerciales, los problemas financieros por la salida del euro, los aranceles, el restablecimiento de fronteras… Podríamos seguir. Pero según los apóstoles del secesionismo todo se arreglaría porque la Generalitat tendría más recursos.

Esto dista de estar claro pese al jaleo de balanzas fiscales, cuentas públicas territorializadas y otros oscuros cálculos económicos. Veamos. Según los datos de la Generalitat, los contribuyentes de Cataluña aportaron 17.362 millones de euros en 2013. La Generalitat recibió ese año recursos tributarios del modelo de financiación por un importe de 15.674 millones. La diferencia no son los tan cacareados y falsos 16.000 millones, sino sólo 1.688 millones de euros. Es decir, 223 euros por residente en Cataluña o un 7% del Presupuesto de la Generalitat. Aquí se puede acceder a los datos oficiales del gabinete del conseller Mas-Colell.

Estos datos corresponden al 54% de los impuestos recaudados por la Agencia Tributaria: el 50% de la recaudación del IRPF, el 58% de los impuestos especiales y un 50% del IVA, así como fondos adicionales del Estado procedentes de los demás impuestos. En total, algo más de 93.000 millones de euros repartidos a las comunidades autónomas.

Este modelo, que muchos consideran injusto, es el que Zapatero pactó precisamente con Artur Mas, incorporándolo al Estatuto de Cataluña, y que Rajoy y Montoro se han negado a modificar, pese a la mayoría absoluta del PP.

Después de la ansiada independencia, la Generalitat seguiría con déficit aun ahorrándose la solidaridad interterritorial

¿Por qué esta diferencia? Aunque sea la décima parte de lo publicitado por la Generalitat, no es un dividendo que un Gobierno catalán se pueda gastar en caso de secesión. En primer lugar, porque el déficit de la Generalitat es muy superior: por ejemplo, 3.860 millones en 2013 o 5.152 millones en 2014. Traduciendo, la Generalitat seguiría teniendo déficit, aunque no aportase un euro a la solidaridad interterritorial. No está de más recordar que este déficit lo está financiando el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA). Es decir el Estado, a tipos cercanos a cero. El FLA, a estas alturas, ya ha adquirido más de la mitad de la deuda autonómica.

En segundo lugar, porque el nuevo Estado catalán tendría que cubrir un grave déficit en pensiones. Como ya explicamos en EL ESPAÑOL y en otros medios, hay un grave problema en la Seguridad Social porque las cotizaciones no cubren el importe a pagar por las pensiones y los subsidios.

En 2014 se recaudaron en España por cuotas de Seguridad Social 97.736,17 millones y se pagaron en subsidios y pensiones 111.938 millones. En una Cataluña independiente esas cifras serían peores. Durante décadas, Cataluña ha sido el territorio con menor natalidad. Las bases de cotización de sus trabajadores -ahora jubilados- están entre las más elevadas. En esta situación, si la Generalitat no pudiera destinar ingentes recursos a tapar el agujero, las pensiones no estarían garantizadas en una Cataluña separada de España.

En tercer lugar, queda por ver si el 46% de los impuestos que ahora recauda la Agencia Tributaria en Cataluña y que financia la Administración del Estado serían superiores o no a los que Cataluña tendría que emplear en gastos estatales que ahora no paga como la red de embajadas o el gasto militar. Esto no está claro, pero incluso aunque fuese así no podría compensar todo lo anterior. Lo que sí está claro es que en esa orgía de despilfarro y duplicidades algunos se iban a llevar más del 3%.

Por otra parte, los impuestos hay que recaudarlos, y eso no es fácil ni se improvisa. Mientras se establecen obligaciones de información y sistemas informáticos y se prepara al personal, el fraude se dispara y la recaudación se derrumba. Y ese mientras tanto son varios años. Pretender, como hace el Consell Assessor per a la Transició Nacional de la Generalitat en su informe, que todos los catalanes pagarían voluntariamente aunque no hubiese sistemas de control… forma parte de las fantasías más infantiles o es puro teatro.

La historia del ‘expolio fiscal’ es un mito que estoy dispuesto a discutir con cualquier economista de la lista de Mas

Es una lástima que no haya la más mínima manifestación de ningún alto cargo de la Agencia Tributaria o del Gobierno explicando esto. Por mi parte, estoy dispuesto, al igual que otros miembros del equipo económico de Ciudadanos como Luis Garicano o Toni Roldán, a discutir con cualquier economista de la lista de Mas los aspectos económicos de la ruptura con el resto de España. Los ciudadanos catalanes se merecen una explicación de las consecuencias económicas de los proyectos que se presentan a las elecciones.

Esta historia del “expolio fiscal” o del “dividendo” es un mito y debería llamarse la quimera del oro, igual que la novela de Jack London. Como relata este escritor, miles de mineros perdieron la vida en Alaska buscando un oro que muchas veces no existía. Los pocos que lo encontraron fueron expoliados por todo tipo de pícaros y malhechores.

Todo esto es una metáfora de muchas de las sombras de Mas y su lista: los depósitos en Liechtenstein, las cuentas ocultas en Suiza, el tres per cent, el caso Palau… hasta el padre de la patria Pujol ha confesado haber defraudado a Hacienda. Son decenas de casos de presunta corrupción salpimentados con alguna conversación secreta de alto voltaje sexual grabada con micrófono oculto para que no falte de nada… La súbita conversión al secesionismo de muchos convergentes -incluido su president Artur Mas- ha ido en paralelo a los descubrimientos de casos de corrupción.

Seamos honestos y tratemos al lector como adulto: todo esto no sólo pasa en Cataluña. De hecho, esto no habría pasado en Cataluña sin la connivencia de los sucesivos gobiernos españoles del PP y el PSOE. Pensemos, por ejemplo, en el ex fiscal jefe de Cataluña y anticorrupción, Carlos Jiménez Villarejo, que ha declarado que recibió órdenes de todos los fiscales generales de no investigar a Pujol.

Estas sombras no desaparecerán adentrándose más en la oscuridad del viaje a Ítaca, del viaje a la secesión, del viaje a ninguna parte. Estas sombras sólo desaparecerán con la regeneración. La crisis en Cataluña no es más que el reflejo y la reacción ante la gravísima crisis moral, económica e institucional en toda España. Como señala Albert Rivera, “no habrá una España unida, si no se regenera España”. Para esto, más que látigo y sexo, hacen falta proyecto, ideas claras y decencia. Dejemos la fantasía y el sado-maso para las novelas y el cine y no para la política. Nos irá a todos mucho mejor.

Francisco de la Torre Díaz es inspector de Hacienda del Estado, autor de ‘¿Hacienda somos todos?’ (Debate) y responsable del programa fiscal de Ciudadanos.

La Biblioteca Nacional casi duplica sus pérdidas en 2014

resultado ejercicio BNE

Los números rojos se multiplican en los balances de la Biblioteca Nacional de España (BNE). Según publica el BOE este viernes, los resultados del ejercicio de 2014 amplían la escalada de pérdidas en la que ha entrado la institución en los últimos dos años, provocada principalmente por la retirada del apoyo público.

Los números rojos se multiplican en los balances de la Biblioteca Nacional de España (BNE). Según publica el BOE este viernes, los resultados del ejercicio de 2014 amplían la escalada de pérdidas en la que ha entrado la institución en los últimos dos años, provocada principalmente por la retirada del apoyo público. El resultado muestra que la situación se ha agravado en un 67,6 %: de los 3,4 millones de euros en 2013, la BNE ha pasado a perder 5,7 millones de euros anuales. Casi el doble. En 2012, la cifra apenas superó el medio millón de euros.

La directora de la Biblioteca, Ana Santos, explica a este periódico que los ingresos de la casa que dirige dependen en un 100% de las transferencias del Estado. “Desde 2010 nos han recortado un 44% de la cantidad aportada por las subvenciones. Lo que es asombroso es que con esta reducción de presupuesto hayamos podido gestionar y mejorar”, dice Santos.

Estos son los primeros resultados del centro con una ley reguladora propia similar a la del Museo del Prado y del Museo Reina Sofía. El Gobierno dotó de esta garantía a la BNE para dotarla de mayor autonomía a la hora de gestionar sus fondos, con el objetivo de “preservar su papel esencial en la preservación y difusión de la cultura española”. Menos ayudas económicas que, supuestamente, podrán aplicarse con más agilidad en el movimiento de la estructura y en la creación de recursos. Habrá que esperar a 2015 para comprobar la asimilación en la práctica de la norma.
presupuesto BNE

En el año 2010, la institución recibió un total de 47,5 millones de euros en ayudas y cuatro años después la cifra queda en 29,3 millones de euros, lo que supone una reducción de la subvención del 38,3%. “Me siento muy satisfecha del esfuerzo de eficiencia de la casa: hemos ajustado el gasto al presupuesto. Se ha hecho un esfuerzo bestial de eficiencia en la gestión interna. Pero llega un momento en el que por mucho que apagues la luz a las ocho de la tarde, la luz tienes que volverla a encender en algún momento. Hay gastos importantes de mantenimiento que debemos mantener. No queríamos reducir el servicio, sino mejorarlo”, añade Santos.

subvenciones

La directora explica que en cuatro años la institución ha conseguido reducir el gasto en casi un 30%. “Como gestora lo que me importa es que el presupuesto tenga el mejor resultado para la sociedad y esas cuentas [las del BOE de hoy] son lo que son, absolutamente interpretables”, explica. En el último ejercicio la reducción del gasto ha sido de 800.000 euros, un 2% respecto al año anterior, y ha ingresado un 11% menos que en 2013.

resultado ejercicio BNE

Los indicadores que facilita la BNE en su recién estrenado portal de transparencia apuntan un incremento de los servicios y de la asistencia de la Biblioteca en los últimos cuatro años. Lo presupuestado y realizado en 2014 muestra ese crecimiento tanto en número de usuarios (+12,7%) como en ejemplares servidos a usuarios (+12,2%). Sin embargo, en la conservación del fondo bibliográfico se descubre un notable descenso de actuaciones: estaban previstas 106.500 y se realizaron 47.215 (-55,6%).

Cuatro gráficos que retratan Cataluña antes del 27S

tasa de paro

La crisis ha pasado por la economía como un ciclón afectando a la creación de riqueza, el empleo, la renta por persona o la deuda pública que hay que devolver a base de impuestos. EL ESPAÑOL presenta un recorrido en cifras por la evolución de la economía catalana en los últimos años.

Explora todos los datos en Cataluña en cifras

La crisis ha pasado por la economía como un ciclón afectando a la creación de riqueza, el empleo, la renta por persona o la deuda pública que hay que devolver a base de impuestos. EL ESPAÑOL presenta un recorrido en cifras por la evolución de la economía catalana en los últimos años. Explora los demás datos en el especial Cataluña en cifras.

1. PIB catalán

PIB

Cataluña es la autonomía que más peso tiene en la creación de riqueza anual de España medida en términos de PIB, ligeramente por encima de Madrid. Los bienes y servicios que produjo en 2014 sumaron un valor de 199.786 millones de euros (según la fórmula de cálculo del INE) y aportaron al PIB nacional un 18,9%. Una cifra ligeramente superior a la de los años previos a la crisis.

La economía catalana creció en 2014 un 1,2% respecto al año anterior y lo hizo por razones muy similares a las que impulsaron el crecimiento del conjunto de España: recuperación de la demanda interna, sobre todo por el mayor consumo de los hogares derivado de la mejora del mercado laboral y la inversión en bienes de equipo y por la aportación del sector servicios, impulsado en el caso catalán por el sector del almacenamiento y el transporte, así como por las cifras récord del sector turístico.

En el ránking de PIB per capita del pasado ejercicio elaborado por el INE, Cataluña, con 26.996 euros por habitante, se situó en la cuarta posición por detrás de Madrid, País Vasco y Navarra.Crece en este parámetro un 1,8% interanual y se sitúa un 18% por encima de la media española (situada en 22.780 euros), pero aún está lejos de la Comunidad de Madrid, que alcanzó el pasado ejercicio una renta per cápita de 31.004 euros, un 36,1% por encima de la media de España.

Dato relevante: El euro gana importancia si cabe en la economía catalana. La mayor parte de las exportaciones se dirige al mercado europeo (65%) y es su mejora constante (aumentan un 4,2% en 2014) lo que logra mitigar en parte un detalle: que cada vez que la demanda interna se recupera se disparan las importaciones: crecieron un 8,1% en 2014 frente a las tasas negativas de años precedentes. Las principales fortalezas en las ventas al exterior están en la industria química, los vehículos de motor y el material de transporte. Las exportaciones fuera de Europa, en cambio, cayeron un 2,2%.

2. Deuda por habitante

deuda_habitante

Cataluña no ha sido una excepción dentro de España en el crecimiento imparable de su deuda pública durante la crisis, dada la reducción de los ingresos, los consecuentes déficit presupuestarios y el encarecimiento de los intereses para financiarse. El endeudamiento asumido por la Generalitat alcanzaba 64.465 millones de euros al cierre de 2014. Es decir, un 308,6% más que a finales de 2007. La deuda por habitante (teniendo en cuenta exclusivamente la autonómica) se situó en 8.574 euros, un 11,3% más que a cierre de 2013.

Ante las dificultades de financiación que se hicieron asfixiantes en 2010, el socialista José Montilla probó suerte con una emisión de bonos dirigida únicamente a particulares y comercializada a través de las entidades catalanas. Artur Mas hizo suya la idea. Llegó a usarla en campaña electoral y la retomó una vez en el poder hasta que la imposibilidad de hacer frente al vencimiento de los bonos a finales de 2012 obligó a la Generalitat a acogerse a los planes de liquidez planteados por el Ministerio de Hacienda de Cristóbal Montoro. El sucesivo recurso a ese rescate del Gobierno se ha usado sobre todo para pagar vencimientos e intereses de la deuda autonómica y ha hecho que la mitad de esa deuda esté en manos del Estado.

3. Tasa de paro

tasa de paro

El pasado ejercicio supuso para Cataluña la primera buena noticia desde que comenzó la crisis en términos de evolución anual del empleo. Tanto los datos del INE referidos a ocupación como los del Ministerio que dirige Fátima Báñez sobre afiliación a la Seguridad Social arrojaron cifras positivas en 2014, en sintonía con la evolución de la actividad económica.

La tasa de paro de la población activa situada entre los 16 y los 64 años pasó del 22% al 19,96% a cierre de año, según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) que elabora el INE, y la ocupación creció casi un punto por encima de la media nacional. La única fuente de crecimiento del empleo en Cataluña está en el sector privado puesto que el público permaneció plano. Los sectores que más contribuyeron al crecimiento de la ocupación fueron el de servicios y la industria.

Sin quitar brillo a los datos positivos, conviene también fijarse en que la población activa siguió disminuyendo (aunque levemente) en el pasado ejercicio por el envejecimiento de la población y por la migración.

A lo largo de 2015 ha seguido la tendencia positiva respecto a la tasa de desempleo, situándose al cierre del segundo trimestre en el 19,23% y marcando distancia con el dato nacional que se situaba en la misma fecha en el 22,49%  a pesar de su evolución.

4. Renta por persona

Renta

Aunque Cataluña ocupe el primer lugar por aportación del PIB en España, ese hecho no tiene correlación a la hora de calcular la renta anual por persona, según la encuesta de condiciones de vida que elabora el INE. El Instituto incluye en su cálculo una estimación del gasto que supondría alquilar la vivienda en que se habita. En el ránking del pasado ejercicio, al igual que en el resto de clasificaciones desde que se realiza la encuesta, Cataluña se situó en cuarta posición por detrás de País Vasco, Navarra y la Comunidad de Madrid. Con respecto a 2013, la renta por persona en Cataluña se mantuvo prácticamente sin cambios (0,77%) situándose en 12.205 euros.

Lejos están aún los 12.890 euros de 2010, la cifra más alta de la serie, pero Cataluña se sitúa lejos también de la media española, con 10.406 euros al año.

¿Cómo ha cambiado Cataluña en los últimos años? Explora los datos actualizados en el especial Cataluña en cifras. Compara Cataluña, sus provincias y municipios con otras Comunidades y localidades de España.

Economía feliz y ‘carpe diem’, la estrategia presidencial hasta las elecciones

Según el jefe del Ejecutivo “no habrá desacelaración económica”, el empleo “va a ir bien en los próximos meses” y la economía puede “aguantar mucho mejor las tarascadas que vienen de fuera”. El mantra de Rajoy se repite una y otra vez pese a las recientes advertencias de Luis María Linde.

Mariano Rajoy besa a Angela Merkel. (EFE)
Mariano Rajoy besa a Angela Merkel. (EFE)

No ve los nubarrones que se ciernen sobre la economía española. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se aferra a la receta del ‘carpe diem’ económico para relanzar su estrategia electoral antes del 27-S catalán y el “probable 20 de diciembre” en que se celebrará las elecciones generales. Eufórico tras su reciente visita a Angela Merkel en Alemania, el presidente ha concedido su primera entrevista en el reinicio del curso político a la cadena Cope.

Según el jefe del Ejecutivo “no habrá desaceleración económica”, el empleo “va a ir bien en los próximos meses” y la economía puede “aguantar mucho mejor las tarascadas que vienen de fuera”. El mantra de Rajoy se repite una y otra vez pese a las recientes advertencias de la máxima autoridad en la materia, Luis María Linde, que advirtió en el Congreso de lo vulnerable del feliz cuadro económico que está pintando el presidente. 

“Vivimos una situación bastante excepcional (…) Esta combinación, que se ha dado sólo en periodos muy cortos en nuestra historia económica de las últimas décadas, no garantiza, obviamente, por sí misma, su continuidad”, dijo Linde en una comparecencia a la que pocos dieron rango de advertencia, pero lo era y de grado serio. Este mismo jueves, el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, ha rebajado cualquier atisbo de optimismo económico en Europa por las turbulencias que se han desatado en los mercados globales.

Pero el Gobierno juega con el calendario y con los datos pasados, especialmente, los que se han registrado hasta junio. Fue en esas fechas cuando se encendió el colapso financiero en Grecia y pinchó la burbuja bursátil en China. Ha sido desde entonces cuando se han levantado las voces de alarma para persuadir a la Fed de EEUU para que no empeore las cosas y aplace su prometida subida de tipos de interés. En dos meses el horizonte soleado ha dejado paso a los vientos y nubes de tormenta en las principales economías emergentes.

Los datos que maneja el presidente

Una tras otro, los datos pasados que van llegando a Moncloa apoyan las tesis de la recuperación económica. El mercado de la vivienda, todavía una de las grandes despensas patrimoniales de los españoles, registra caídas interanuales de apenas el 1%, según Tinsa, y vislumbra un periodo de estabilización desde hace meses. Para muestra el PIB, que crece a ritmo del 3,3% interanual hasta junio y no parece que vaya a frenar su crecimiento en su comparativa respecto a la producción de 2014. El paro se reduce a razón de 500.000 empleos creados y la confianza del consumidor se sitúa en máximos desde 2009. Incluso Alemania felicita a España, según el mensaje que se trae de Berlín el presidente.

Todo suma para Rajoy, salvo las expectativas de una crisis financiera que se ha contagiado a la mayoría de países emergentes, entre ellos, algunos como Brasil en los que tienen su primer mercado multinacionales de la talla de Santander o Telefónica. Lo que el responsable del gobierno llama “tarascada del exterior”, en otro tiempo fue infravalorado por su antecesor Zapatero. También se creyó invulnerable a la crisis internacional -y le duró meses el autoengaño en 2008-, mientras manejaba los datos alcistas del sector financiero, la recaudación tributaria o la buena marcha de la demanda interna.

La foto económica seguirá fuerte en diciembre porque los principales indicadores se habrán fraguado en verano (tercer trimestre), récord para el turismo y la entrada de divisas en España; de abaratamiento de los costes energéticos y de la creación de empleo estacional. Seguirá, por tanto, el argumentario de la economía feliz hasta la Navidad electoral. Después, las urnas dirán.

Choque dinástico en El Corte Inglés

De izquierda a derecha: HBJ junto a Dimas Gimeno, Marta Álvarez y Cristina Álvarez

El desencuentro entre las dinastías fundadoras de El Corte Inglés (Areces, González, Álvarez, Rodríguez…) se ha reavivado a cuento del cambio accionarial que ha supuesto la entrada del jeque catarí Hamad Bin Jassim. Este será uno de los puntos de fricción en la Junta de Accionistas que se celebrará este próximo domingo. 

En la imagen, HBJ junto a Dimas Gimeno, Marta Álvarez y Cristina Álvarez 

De izquierda a derecha: HBJ junto a Dimas Gimeno, Marta Álvarez y Cristina Álvarez
De izquierda a derecha: HBJ junto a Dimas Gimeno, Marta Álvarez y Cristina Álvarez

Este domingo 30 de agosto, El Corte Inglés presenta sus resultados anuales de 2014 y celebrará la Junta General de Accionistas (JGA), la más decisiva y polémica de los últimos años y la primera de Dimas Gimeno en la presidencia. La compañía de distribución afronta esta cita anual con el telón de fondo de un enfrentamiento, hasta hace unas semanas soterrado, entre sus principales accionistas de referencia y herederos de los fundadores. Además, encara un delicado momento financiero, a pesar de haber renegociado su deuda en los últimos meses; y la entrada de un socio extranjero que amenaza con cambiarlo todo y que ha abierto la caja de los truenos.

El desencuentro entre las dinastías fundadoras (Areces, González, Álvarez, Rodríguez…) se ha reavivado a cuento de un cambio accionarial que será uno de los puntos de fricción de la junta de socios. El motivo es simple: romperá el equilibrio que mantenían los herederos de los Ramón Areces, César Rodríguez o Isidoro Álvarez, entre otros.

El protagonista es el jeque catarí Hamad Bin Jassim (HBJ) Bin Jaber Al Thani, ex primer ministro del pequeño y multimillonario estado árabe. Ha puesto sobre la mesa 1.000 millones de euros, a través de su fondo Primefin, en forma de préstamo convertible en acciones de El Corte Inglés en un plazo de tres años. A cambio, percibirá un interés anual que oscila entre el 5,25% y 7,5%, es decir, entre 52 y 75 millones de euros ‘en acciones’ procedentes de la autocartera, uno de los tesoros del grupo de grandes almacenes. Se trata de una operación más compleja de lo contado inicialmente por la empresa el 14 de julio.

Entre 2007 y 2010, El Corte Inglés ha construido una despensa de acciones propias equivalente al 10% del grupo -que la Junta de Accionistas debe permitir vender- tras comprar varios paquetes a accionistas minoritarios como la familia González Delgado o César Areces Fuentes. Al Thani será el segundo mayor socio del grupo tras la Fundación Ramón Areces, que mantiene algo más del 35% de las acciones y que en los últimos años ha permanecido completamente alineada con los intereses de la empresa de distribución.

Pero todavía no está claro el peso que tendrá el inversor árabe. Oscila entre el 10%, según la versión del equipo directivo, y el 15%, según Ceslar, una sociedad que agrupa los intereses de la familia Areces Galán. Esta variación, según los accionistas disidentes -entre los que también está la familia García Miranda- se explica porque el contrato con el catarí está condicionado a la evolución de los resultados del grupo: Al Thani se quedará con el 10% del capital si la compañía obtiene un crecimiento de su resultado bruto de explotación (Ebitda) del 12% anualizado durante los próximos cinco años, algo complicado a no ser que el consumo vuelva a las mejores cifras anteriores a la crisis. Si no consigue ese objetivo, lo que a día de hoy es lo más probable, su porcentaje llegaría al 15% y será, aún más si cabe, una figura clave en la gestión del grupo, ya que alcanzaría la participación conjunta de las dos hijas de Isidoro Álvarez, Marta y Cristina Álvarez Guil.

Bandos enfrentados

Al Thani llega alineado con Gimeno, sucesor de Isidoro Álvarez, fallecido el 14 de septiembre de 2014 y rector del grupo desde finales de los 80. Su pérdida ha fragmentado el 22% de El Corte Inglés en tres paquetes individuales a nombre de su sobrino Dimas y sus dos hijas. Las sociedades Mancor (García Miranda) y Ceslar (Areces Galán) tienen sendos paquetes del 10% cada una de ellas. No obstante, la composición del accionariado no es pública, ni ha sido confirmada en ningún momento por la empresa, lo que añade aún más intriga a la batalla accionarial en la que se ha visto inmersa desde hace unas semanas.

Los disidentes, encargados de revelar las condiciones del trato con el catarí, han denunciado públicamente que no están conformes con la llegada del multimillonario inversor. Carlota Areces, sobrina del fundador de la compañía Ramón Areces, dio un paso inusitado en la historia de la compañía: concedió varias entrevistas. Según Carlota Areces, la entrada del inversor supone minusvalorar la compañía: si Al Thani compró el 10% del capital por 1.000 millones de euros, El Corte Inglés valdría 10.000 millones. La cifra es inferior a los 14.700 millones de 2007, cuando el grupo compró la participación de la familia González o la alcanzada en 2013, cuando Tinsa valoró solo sus inmuebles en 18.000 millones de euros. Ante estas discrepancias, la solución podría pasar por solicitar una nueva valoración independiente que determine cuánto vale la sociedad.

negocio-corte-ingles

Además, Ceslar y Mancor consideran que la llegada del catarí supondrá blindar a la actual dirección. Las negociaciones con Al Thani comenzaron con Isidoro Álvarez en la presidencia con el objetivo de buscar un socio exterior que permitiese su anhelada expansión internacional. Sin embargo, los accionistas discrepantes critican que la identidad del inversor se desveló por sorpresa en el consejo de administración celebrado el 10 de julio. En él, afirman, se presentó al catarí como única opción, sin permitir a los actuales accionistas de referencia a optar a la compra de la autocartera o a una nueva ampliación de capital que inyectara fondos. Además, critican la existencia de una opaca comisión para facilitar la llegada del jeque, que ascendería a 17 millones de euros.

A esta situación se suma que, tras el fallecimiento de Isidoro Álvarez, la presidencia de la Fundación Ramón Areces, está ocupada, por primera vez, por alguien ajeno a la familia. Se trata de Florencio Lasaga, considerado mano derecha del expresidente. También lo eran Carlos Martínez Echavarría y Juan Hermoso Armada, consejeros del grupo. Así, la dirección está dividida entre los históricos de la compañía y la nueva hornada, Gimeno y las dos hijas de Álvarez, una de ellas, Marta, ya en el consejo. A ellos, se suma Manuel Pizarro que llegó a la compañía sólo unos meses antes del fallecimiento de Álvarez con el objetivo de dar un mayor perfil inversor; y Hamad Al Thani, que también tiene un puesto en el consejo de dirección.

La pérdida de valor del grupo

Este no es el primer enfrentamiento interno de la compañía, pero sí el más relevante. Hace cerca de diez años, César Areces Fuentes, sobrino del fundador del grupo, inició una cruzada para vender sus acciones en El Corte Inglés. Su deseo no era compartido por el resto de sus hermanos, también socios del grupo, pero él se enfrentó a todos para vender al mejor precio. En 2007 logró el respaldo de un juez que tasó oficialmente su 0,69% de la compañía en 98 millones de euros y valoró al mayor grupo de distribución en 14.700 millones. Hasta dos años más tarde no se cerró la operación -previo dictamen del Supremo-, si bien no se hicieron públicas las cantidades de aquel acuerdo extrajudicial que contó con la participación de expertos de la talla del exsecretario de Estado, José Manuel Campa.

En la próxima Junta de Accionistas, además de la venta de la autocartera, se aprobarán las cuentas del grupo de su último ejercicio fiscal, concluido el pasado 28 de febrero y en los que se verá si la compañía percibe atisbos de recuperación del consumo. Desde 2007 a 2013, la cifra de negocio de El Corte Inglés se ha reducido en un 20%, hasta 14.291 millones. Sus beneficios han caído un 75% en el mismo periodo, hasta 174 millones. No le han ido bien las cosas al que fuera mayor grupo de distribución en España, que se ha visto superado en facturación por otras empresas como Inditex (textil) o Mercadona (alimentación). Se enfrenta también al desembarco en España de actores que se han posicionado en nichos de mercado que, hace unos años, eran copados por El Corte Inglés, como Ikea en muebles y decoración y MediaMarkt en tecnología. Sin olvidar, el impacto del comercio online y, sobre todo, de Amazon.

Por el camino, el grupo de grandes almacenes disparó su endeudamiento con la banca hasta los 5.000 millones de euros, por lo que tuvo que tomar medidas drásticas. Primero negoció con los acreedores para refinanciar y alargar los tiempos de devolución. Después tuvo que vender a Banco Santander el 51% de su filial de créditos al consumo, la mayor entidad de su sector en España, para sacar de su balance la deuda del negocio y realizó dos emisiones de bonos, en la bolsa de Irlanda, por valor conjunto de 1.200 millones de euros.

La llegada de los 1.000 millones de euros cataríes aliviará como nada en el mundo la posición de tesorería del grupo y permite pensar en una probable expansión internacional. También en futuros planes de salida a bolsa, que acabarían por completo con los actuales roces entre los accionistas de El Corte Inglés al aportar liquidez a los títulos y nuevas posibilidades de financiación. Algunos minoritarios ya han manifestado, en privado, que estarían dispuestos a vender, pero el problema, como casi todo, estaría en el precio.

Cuatro gráficos que explican el voto de los pensionistas españoles

cuatro

El gasto en pensiones no dejó de crecer durante la crisis y es posible que las elecciones tengan algo que ver. Sabemos que los pensionistas han evitado lo peor de la crisis y que son votantes particulares: participan más y prefieren partidos tradicionales.

También en EL ESPAÑOL:

El gasto en pensiones no dejó de crecer durante la crisis y es posible que las elecciones tengan algo que ver. Sabemos que los pensionistas han evitado lo peor de la crisis y que son votantes particulares: participan más y prefieren partidos tradicionales. El resultado es una brecha generacional que se vislumbra en cuatro gráficos.

1. Un voto más fiel.

Las personas de más edad acuden más a las urnas. Al menos es lo que afirman. En el gráfico muestro los datos de participación en las últimas elecciones de ámbito estatal, las europeas de 2014.unoEl 73% de los mayores de 65 años dijo haber votado en las últimas elecciones europeas. Sólo el 52% de los jóvenes lo hizo. Los datos son inequívocos: a más edad, más participación.

2. Refugio del bipartidismo.

Los mayores de 55 años votan más y prefieren a los partidos tradicionales PSOE y PP. Así lo indican las cifras del CIS.

dos

En el gráfico de la izquierda hay un dato claro: los votantes de más de 55 años prefieren a los partidos tradicionales y no tienen grandes simpatías por Podemos ni por Ciudadanos.

Ocurre lo mismo con los pensionistas. Comparados con los jóvenes o con la población general, los pensionistas prefieren el bipartidismo tradicional. Un 29% de ellos simpatiza con el PP y un 25% con el PSOE, mientras que sólo un 5% y un 8% simpatiza con Ciudadanos o Podemos.

Su simpatía por los partidos tradicionales pueden explicarse de dos maneras: una interesada (aunque legítima) y otra no. Es posible que los jubilados prefieran al PSOE y el PP porque ambos partidos han protegido sus intereses cuando han gobernado. Pero también puede haber un efecto fidelidad. Es natural que las personas de más edad se sientan cercanas a las formaciones que conocen desde hace décadas. Esto explica por qué cuando un sistema de partidos se transforma, normalmente lo hace a través del voto de gente relativamente joven.

3. Pensiones más altas.

Hemos visto que los mayores de 65 años son un caladero de votos para el PP y el PSOE, precisamente los partidos que han ocupado el gobierno durante la crisis. Eso sugiere que sus intereses como colectivo habrán estado bien representados.

Y efectivamente algunos datos así lo apuntan.

Durante la crisis, el gasto en pensiones no ha parado de aumentar. En parte porque cada vez había más jubilados pero también porque la pensión media ha sido cada vez más generosa. Las pensiones por jubilación se han revalorizado un 10% desde 2009 mientras el gasto medio de los hogares caía un 18%.

tres

Además, las pensiones por jubilación han subido claramente por encima de otras pensiones. Las de orfandad, por ejemplo, llevan años congeladas.

4. La exclusión es cosa de niños.

La crisis ha disparado la desigualdad entre ricos y pobres. La razón principal no es que las clases medias se hayan empobrecido más que los ricos (aunque ése sea un discurso dominante) sino que la desigualdad creció porque los pobres son cada vez más pobres. Prueba de ello es el aumento de la población en riesgo de exclusión y pobreza.

Pero en esta desigualdad económica se esconde otra: la generacional. Durante la crisis, la pobreza ha sido una amenaza distinta para niños y mayores.

cuatro

El porcentaje de niños y jóvenes en riesgo de exclusión creció durante la crisis; pasó del 29% al 36%. En cambio, la exclusión entre los mayores de 65 años se ha reducido drásticamente. La situación hoy es claramente bipolar: la pobreza amenaza al 13% de los mayores pero al 36% de todos los niños.

Durante la crisis, el gasto en pensiones se ha privilegiado respecto a las partidas sociales que sufrían recortes. Pau Mari-Klose, experto en este tema, aporta un dato en este sentido: antes de la crisis, el gasto en pensiones duplicaba al gasto en infancia y hoy en cambio hoy lo triplica.

Detrás de esta brecha está nuestro Estado del Bienestar. El debate de fondo -en el que no entraré- es si nuestras políticas de gasto social han funcionado del todo bien. Muchos expertos creen que no. Creen que las políticas públicas podrían haber reducido la desigualdad, distribuyendo los daños de la recesión y siendo una mejor red de seguridad para los trabajadores precarios o los hijos de familias empobrecidas. Es posible, en definitiva, que nuestro Estado del Bienestar haya protegido más a quien menos lo necesitaba.

El caso de los pensionistas es elocuente porque han sufrido la crisis menos que la mayoría. Los motivos son variados y no necesariamente intencionados. Por ejemplo, el carácter contributivo de las pensiones las hizo crecer de forma casi automática. Pero los datos que vimos al principio sugieren que el cálculo electoral jugaba también a su favor.

Hay dos indicios del poder electoral de los mayores de 65 años. El primero es que los dos grandes partidos coinciden en serles favorables. El segundo, aún más significativo, es la actitud de los partidos nuevos. Aunque ni Podemos ni Ciudadanos tienen a los pensionistas entre sus votantes, ninguno de ellos parece dispuesto a cuestionar sus intereses. Ni siquiera a plantear el dilema presupuestario e inevitable que enfrenta a los mayores con los jóvenes o con las familias en riesgo de exclusión. Son colectivos menos homogéneos y menos organizados pero no menos vulnerables.

También en EL ESPAÑOL: