Hat trick de Cristiano, hat trick de lesiones

IMG_4531

El estreno de Champions del palco de EL ESPAÑOL y AXA en el Santiago Bernabéu vivió el tercer hat trick de Cristiano Ronaldo en la máxima competición continental y vio torcer el gesto a Rafa Benítez tras las lesiones de Bale, Sergio Ramos y Varane.

IMG_4531

El sueño de la Champions comenzaba por el Santiago Bernabéu y el Real Madrid sumó los tres puntos contra un Shakhtar que puso pocos problemas (4-0). Los accionistas y suscriptores de nuestro periódico fueron testigos de excepción de un hat-trick de Cristiano en el palco de EL ESPAÑOL y AXA frente a un conjunto ucraniano muy inferior técnicamente.

No tardaron en llegar las ocasiones para el conjunto blanco. Karim Benzema falló a portería vacía al cuarto de hora del comienzo. Minutos más tarde no volvería a errar. Un fallo del portero ucraniano en la salida dejaron el 1-0 en bandeja del francés. “Yo no le vendía para traer a otro”, exclamaba José Manuel, uno de nuestros accionistas. “Me parece un jugador al que no se valora como se debe”, aseguraba.

Pero la alegría empezó a nublarse bajo una ventisca de lesiones que comenzó con la sustitución de Gareth Bale a la media hora de juego. El conjunto madridista se presentó con las bajas de Danilo y James Rodriguez, pero esta lista puede engrosar en las próximas horas. Jorge, suscriptor de EL ESPAÑOL, como si de una premonición se tratase auguraba que “este partido le puede salir caro” al Real Madrid. Y así fue. Sergio Ramos, Varane y el citado Bale abandonaron el terreno de juego por molestias durante el encuentro. “Estos del Shakhtar no tienen nada que perder”, continuaba Jorge.

“Yo soy más de Mourinho”

Mientras que en el campo el Real Madrid sujetaba al Shakhtar, en la banda Benítez trataba de rellenar el puzzle de las lesiones que venían. La sustitución de Bale dio pie al debut en Champions de Mateo Kovacic. “Este chico tiene un futuro prometedor aquí”, se murmuraba en el palco. De nuevo José Manuel participaba en la mini-tertulia algo resignado cuando se hablaba de Benítez: “Sí, sí me gusta, pero yo soy más de Mourinho”. Y concluía: “En los años de Mourinho y Guardiola el partido se disfrutaba antes, durante y después de los 90 minutos.” No le falta razón. Lo cierto es que Kovacic tardó poco en convencer al respetable: un tiro entre palos arrancó los aplausos de un Bernabéu tímido en esta noche de septiembre.

El que no estuvo nada tímido fue Cristiano Ronaldo: 10 disparos y 3 goles, dos de ellos de penalti. Después del descanso el colegiado expulsó a Stepanenko por doble amarilla y el Madrid se coló por la defensa del conjunto de Donetsk como un puñal. Cristiano no perdonó desde los 11 metros ejecutando las dos penas máximas por el mismo lado. Cuando su fiesta particular parecía acabar, redondeó el casillero con el definitivo 4-0 en el minuto 82.

Hubo poco trabajo para Keylor Navas, que sólo se vio exigido al final del encuentro en un balón bombeado que parecía colarse justo por debajo del larguero. Keylor solventó la faena con una estirada espectacular que confirmaba el KO definitivo al Shakhtar. Adrián, suscriptor y accionista reconocía el nivel del portero actual, pero aún echa de menos a Casillas. “Soy de Mostoles y Casillas es vecino”, exclamaba en tono jocoso. Los aplausos para Keylor no tardaron en llegar.

De lo que no tuvieron dudas nuestros suscriptores es de la expectación que genera el ya cercano 7 de octubre. “¡Qué ganas tenemos de que llegue!”, decían tanto Jesús, que había venido desde Zaragoza con su hijo, como Antonio que vino con su hermana desde Badajoz. “Tenemos mucha fe en el proyecto”. Amén.

Manita, ovación a Keylor y festival de James

palco

Debutó el Real Madrid ante su público en Liga con una goleada ante el Betis (5-0) y volvió a abrir sus puertas el palco de EL ESPAÑOL y AXA  en el Bernabéu para recibir a 18 de nuestros suscriptores. Todos ellos disfrutaron con la manita, la chilena de James Rodríguez y el penalti parado por Keylor Navas.

palco

Debutó el Real Madrid ante su público en Liga con una goleada ante el Betis (5-0) y volvió a abrir sus puertas el palco de EL ESPAÑOL y AXA para recibir a 18 de nuestros suscriptores. Todos ellos disfrutaron con la chilena de James Rodríguez, la ovación a Keylor Navas y los primeros minutos de Kovacic con la camiseta blanca. ¿Y Benítez? Las quejas sobre su estilo defensivo se tornaron en aplausos al final del encuentro. El Bernabéu quería goles y los tuvo.

Arrancó mejor el Madrid, con un tanto en el minuto 2 de partido: James se la puso a Bale y este metió la cabeza para hacer el 1-0. Con la BBC recuperada para la causa, Benítez dispuso sobre el campo un 4-3-3, con Kroos y Modric formando el doble pivote y James ligeramente adelantado. ¿Resultado? El balón y los goles fueron para los locales. Poco importó que el Betis plantara cara o que intentara salir a la contra, las ocasiones fueron patrimonio de los blancos. Probaron Ronaldo y Benzema desde lejos, pero la más clara fue para Danilo. “Buen fichaje, yo no sé cómo hace el Oporto para comprar tan barato y vender tan caro y bien”, se preguntaba Borja, uno de los más de 9.000 suscriptores de EL ESPAÑOL.

Tomó el control el Madrid y no tardó en llegar el segundo. Esta vez, en una falta lanzada por James que pegó en el palo y se metió dentro de la portería. Brilló el ataque y se dejó ver Keylor Navas bajo palos, rebañando una pelota a Rubén Castro dentro del área. “¿Para qué quiere el Madrid a De Gea?”, se preguntaba Jaime, otro de nuestros accionistas. Y puede que no le falte razón…

Se fue el Madrid enchufado al túnel de vestuarios y regresó en las mismas condiciones. Nada más empezar la segunda mitad, apareció Bale para que Benzema se estrenara esta temporada. Hizo el tercero el francés y el cuarto James, recibiendo solo dentro del área y enganchándola con una chilena marca de la casa.

No murió el conjunto de Pepe Mel a pesar de todo. Con el Madrid aletargado por el peso de los goles, el Betis forzó un penalti, pero el portero costarricense se lo paró a Rubén Castro. “Keylor, Keylor, Keylor…”, gritó el Bernabéu. ¿Y De Gea? Podría llegar esta semana, pero es indudable que el Madrid no necesita a nadie más para tener a salvo su portería, con Kiko Casilla en la retaguardia esperando un contratiempo para dejarse ver.

Remató la faena Bale, con un misil teledirigido desde larga distancia. El galés certificó la manita y dio la primera victoria de la Liga al Real Madrid, que se coloca con cuatro puntos y, sobre todo, mandando un mensaje claro con sus intenciones para esta temporada. Disfrutaron los suscriptores y se lo pasó bien el Bernabéu. ¿Alguien tenía un plan mejor que pasar la noche en el palco de EL ESPAÑOL y AXA viendo al Real Madrid?

De abrazos, pitos y palcos

palcobernabeu

Con Pedro J. Ramírez a la cabeza, EL ESPAÑOL y AXA estrenaron su palco en el Santiago Bernabéu en la presentación del Real Madrid ante su afición. Una victoria ante el Galatasaray que sirvió para que Sergio Ramos recibiera el visto bueno, Gareth Bale recordara la música de viento y Marcelo maquillase las sensaciones propias de la pretemporada con un precioso eslalon (2-1). 

Reportaje gráfico: Moeh Atitar

Debutó el Real Madrid ante su público y también lo hizo el palco de EL ESPAÑOL y AXA en el Santiago Bernabéu. Con Pedro J. Ramírez a la cabeza y junto a Luis Sáez de Jáuregui, director de área de negocio de particulares, y Josep Alfonso, director de comunicación de AXA, 12 fueron los afortunados accionistas que pudieron disfrutar del eslalon de Marcelo, lo más destacable de una noche sin ritmo en la que el conjunto de Rafa Benítez recuperó la tradición de presentarse ante su afición en el Trofeo Santiago Bernabéu y en el que Sergio Ramos recibió el ok en forma de aplausos y Gareth Bale descubrió que el sonido de viento para él, una temporada después, no ha cambiado.

“Florentino se equivoca con Ramos”, aunque también es verdad que el Real Madrid “no podía permitirse perder a dos capitanes en una misma temporada” y, claro, “Sergio Ramos es el mejor central español”. José Antonio Camacho, el nuestro, el accionista de EL ESPAÑOL, no el técnico de Cieza, es el ejemplo perfecto de la variedad de opiniones, aunque el Bernabéu dictó su sentencia: aplausos en la presentación del central sevillano, más aplausos cuando Benítez decidió sentarle en el carrusel de cambios del tramo final y ovación de gala entre su abrazo con el presidente y el momento de levantar el trofeo. A medias con Marcelo, eso sí, autor el brasileño del 2-1 final con que cayó un honroso Galatasaray y se maquillaron las sensaciones de pretemporada.

A medio camino entre la falta de rodaje, la necesidad de minutos de Danilo para adaptarse a los automatismos, la pólvora mojada de Cristiano y las ausencias (Pepe, Varane y Benzema), el equipo de Benítez dejó muestras de lo que puede ser ya este mismo sábado en Gijón, aunque con el 31 de agosto, fecha del cierre del mercado de fichajes, en el horizonte inmediato, las certezas son escasas.

Se duda de Jesé. “Habría que cederlo, porque seguro que con minutos recuperaría la forma y se le podría recuperar como se ha hecho con Casemiro”, decía Alejandro Boris, otro de los accionistas de EL ESPAÑOL. Hay esperanzas depositadas en Danilo. “Es la primera vez que le veo pero tiene una profundidad y una vocación ofensiva que…”, apuntaba. Pero los clásicos son los clásicos, y más en el Bernabéu.

esta

Aplaudió el estadio a rabiar a Cristiano Ronaldo en la presentación, más incluso que a Sergio Ramos, pero anda el portugués en plena fase de readaptación. Eso sí, a él se le perdona. “Éste es el Ronaldo fallón de muchísimos partidos. Tendría que cambiar algunas cosas y si alguien puede hacer que cambie es Rafa Benítez”, opinaba Sáez de Jáuregui. A quien no se le pasa ni una es a Gareth Bale, que se llevó su ya habitual pitada al ser sustituido. Lo normal, vamos.

Y la portería, claro. Dos intervenciones tuvo Keylor Navas, que parece el titular de Benítez ahora mismo, y en las dos se le apreció el esfuerzo. En la primera con una salida y una despeje (“Eso no se había visto en el Bernabéu desde hace 10 años”, terciaba con el colmillo brillante Alejandro Boris, otro de nuestros accionistas) y, ya en la segunda parte, con una preciosa estirada que levantó a más de uno del asiento. Aplausos que podría prolongarse toda la temporada desde la titularidad o que podrían desaparecer de inmediato si se produce el desembarco de David de Gea.

Detalles de un partido que comenzó con un tanto de cabeza de Nacho en un saque de esquina apenas a los 15 minutos, prosiguió con una fase de sopor, se desperezó con el tanto de un viejo conocido de la casa como Wesley Sneijder para empatar a los 52 y se solucionó con un eslalon de Marcelo desde la misma línea de banda hasta el corazón del área chica. Pocas conclusiones, pero una muy clara. Es de Francisco Ory, también accionista de EL ESPAÑOL: “Queremos un periodismo diferente, en el que se valore la profundidad, que no caduque, que se aprecie que está trabajado”. Parecido a lo que busca Benítez para su Real Madrid desde este sábado en El Molinón.