El ‘corralet’ de Linde: 10 claves para saber si debes temer al corralito… o al gobernador

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, ha encendido una peligrosa mecha, la del temor a un corralito en Cataluña. El máximo responsable de mantener la confianza en el sistema financiero despierta dudas que pueden convertirse en una profecía autocumplida. EL ESPAÑOL despeja las principales incógnitas que rodean a un control de capitales.

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, ha encendido una peligrosa mecha: la del temor a un corralito en Cataluña. El máximo responsable de mantener la confianza en el sistema financiero despierta dudas que pueden convertirse en una profecía autocumplida. EL ESPAÑOL despeja las principales incógnitas que rodean a cualquier control de capitales.

¿Qué es un corralito?

Un ciudadano ingresa 100 euros en un banco. Según la normativa, la entidad sólo tiene que conservar el 1% de esa suma y puede invertir el resto (prestándolo, por ejemplo). Imaginemos que alguien acude a ese banco a pedir un préstamo de 99 euros y los usa para comprarse una cámara de fotos. El vendedor de la cámara ingresa en el mismo banco los 99 euros que recibe. En ese momento, el total de depósitos del banco son 199 euros. Se ha creado dinero bancario a través del crédito. Si el primer ciudadano y el vendedor de cámaras intentan retirar su dinero al mismo tiempo, el banco no tiene dinero suficiente para devolvérselo y no lo tendrá hasta que recupere lo prestado. Hasta entonces tendrá que establecer un límite a la retirada de dinero. Es decir, un corralito.

Este escenario surge cuando se pone límite a la retirada de depósitos de una entidad financiera. Un corralito no significa que el banco no sea solvente ni mucho menos que esté quebrado. La decisión de establecer esa restricción se toma cuando la entidad no tiene liquidez por el intento de retirada masiva de depósitos (lo que en inglés se conoce como bank run). Sin corralito, la falta de liquidez derivaría rápidamente en un problema de solvencia e incluso en la quiebra de la entidad (eso es lo que ocurrió con Banco Madrid). Si un corralito se prolonga en el tiempo, tampoco logra su fin.

¿Quién inventó la palabra corralito y dónde?

El término corralito referido a la banca lo usó por primera vez en 2001 el periodista argentino experto en finanzas Antonio Laje. En su análisis en el programa Después de hora, Laje usó la palabra corralito como símil de lo que estaba ocurriendo con la restricción de retirada de depósitos de los bancos argentinos. Hasta ese momento la palabra corralito sólo servía en Argentina para referirse al sitio con suelo acolchado y protegido por una malla en el que juegan los niños. Un lugar que los mantiene protegidos de los riesgos del exterior.

¿Qué causas originan un corralito?

Los desencadenantes pueden ser múltiples, incluido por ejemplo que un gobernador de un banco central advierta del riesgo de un corralito, pero la causa sólo es una: la pérdida de confianza de los depositantes. Esa falta de confianza puede ser en un banco en concreto o en el peor de los casos en todo el sistema financiero. Para reforzar ese componente psicológico se han creado colchones frente a problemas puntuales de liquidez. El principal es el Fondo de Garantía de Depósitos.

¿Qué es el Fondo de Garantía de Depósitos?

El Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) es una entidad jurídica independiente cuyo capital se crea mediante las aportaciones de las entidades financieras. Su principal objeto es garantizar los depósitos de los clientes (en dinero, valores y otros instrumentos financieros) hasta un límite de 100.000 euros por persona y entidad bancaria. No es su única función. El FGD también tiene entre sus finalidades rescatar a las entidades en dificultades.

La principal limitación del FGD es que nunca podría responder a una fuga masiva de depósitos. Ni siquiera cuando estuvo en sus mejores tiempos.

Ahora la situación es peor. A raíz de la crisis financiera, el FGD se encuentra infradotado y en reconstrucción. Después de intervenir Caja Castilla-La Mancha, Caja de Ahorros del Mediterráneo y Unnim, el Estado ofreció a los compradores (Liberbank, Sabadell y BBVA, respectivamente) una serie de garantías en caso de que determinados activos acabaran dando pérdidas y las cargó a cuenta del FGD.

Esas garantías suman unos 8.500 millones de euros que deberán abonarse a estas entidades. Para restaurar la suficiencia patrimonial del Fondo, además de la dotación anual ordinaria de las entidades, en julio de 2012 se aprobó un pago extra de 2.346 millones de euros. Los bancos pagarán la cifra en 10 cuotas anuales de las que por ahora se han abonado tres.

La otra limitación del FGD español es que, aunque su normativa está homogeneizada a nivel europeo, responde de los depósitos de las entidades con licencia bancaria española. Es decir, cubre por ejemplo los depósitos de Deutsche Bank porque la filial en España del grupo alemán tiene ficha española, pero no los de ING, que tiene ficha holandesa y que están cubiertos por el Fondo de Garantía de Depósitos holandés. Si una entidad pierde su ficha española, pierde el respaldo del FGD.

¿Qué efectos pueden tener las palabras de Linde?

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, alertó este lunes de que existe “riesgo” de corralito en Cataluña si la comunidad autónoma declara su independencia. Aunque matizó que este escenario “es un futurible altamente improbable”, dejó claro que el control de capitales sería una posibilidad real. Por el momento, estas palabras sólo han servido para calentar más el debate soberanista, pero su impacto podría ser mucho mayor si afectan a la confianza de los ahorradores.

Lejos de tranquilizar a los depositantes, Linde contribuye a generar más nerviosismo. En un escenario de incertidumbre como el actual, cualquier noticia puede ser el detonante de la pérdida de confianza y puede precipitar una retirada masiva de depósitos. Esto es importante porque el desencadenante no tiene que ser necesariamente la declaración de secesión. El sistema financiero español podría sufrir una fuga de capitales incluso sin independencia.

¿Dijo algo similar el gobernador del Banco de Inglaterra antes del referéndum de Escocia?

El presidente del Banco de Inglaterra, Mark Carney, vivió una situación más estresante que la de su homólogo Linde durante la campaña del referéndum escocés, pero en ningún momento llegó a alertar del riesgo de un corralito en la región. De hecho, su discurso se dirigió en todo momento a tranquilizar a los ahorradores y a las empresas a medida que se aproximaba la consulta.

En aquellos días, muchas compañías anunciaron que moverían su sede al Reino Unido si los independentistas ganaban el referéndum. Carney anunció que el Banco de Inglaterra estaba elaborando un “plan de contingencia” para evitar una posible fuga masiva de capitales. Además subrayó que la entidad monetaria también cumpliría con su responsabilidad de mantener la estabilidad financiera en todo el Reino Unido: “Seguiremos cumpliendo con esas responsabilidades decididas democráticamente por el Parlamento hasta que cambien”, sentenció.

¿Qué puede hacer el BCE?

Los bancos centrales tienen en su mano el poder del control de la base monetaria para frenar un corralito. Cuando una entidad necesita liquidez y no puede captarla en el mercado, puede acudir al BCE para conseguir efectivo. El proceso es sencillo: la institución monetaria habilita liquidez (ordinaria o de emergencia) a los bancos para que puedan atender a la salida de depósitos y transmitir confianza a los ahorradores. Esta herramienta de emergencia es el famoso ELA (Emergency Liquidity Assistance) con el que el BCE mantuvo con vida a los bancos griegos durante la primavera y con el que precipitó el corralito cuando decidió congelarla unos meses después.

Un banco central puede luchar contra un corralito, pero no puede evitarlo. Ante una fuga masiva de depósitos, la entidad central no podrá conceder liquidez ilimitada y eso derivará al final en controles de capital.

La experiencia de Grecia deja otra enseñanza importante: sin el apoyo del Banco Central Europeo, cualquier sistema financiero y cualquier entidad están abocados al corralito. ¿Qué significa esto? Que si el BCE cierra el grifo de la liquidez, las entidades no pueden responder a todas sus obligaciones y tienen que imponer restricciones de capital.

Esto fue lo que ocurrió en Grecia en febrero. Ni siquiera habían pasado dos semanas desde la primera victoria de Syriza y el BCE decidió dejar de aceptar los colaterales de deuda griega en sus operaciones de financiación. En otras palabras: decidió cortar los canales ordinarios por los que las entidades consiguen liquidez y de la noche a la mañana la banca helena se quedó sin efectivo. Por si fuera poco, la noticia acabó con toda la confianza de los ahorradores griegos, que cudieron a retirar su dinero, lo que complicó más la situación.

Este escenario podría ocurrir en cualquier país de Europa y en cualquier entidad. Si el BCE corta la financiación, ese sector financiero queda estigmatizado. Esto provoca dos situaciones paralelas que se retroalimentan. Por un lado, una fuga de depósitos. Por otro, una expulsión de estos bancos de los mercados para captar liquidez.

depositos

¿Habría un corralito en una Cataluña independiente?

En una Cataluña independiente fuera del euro sería probable que ocurriese un corralito. De hecho, sería el escenario base porque las entidades que mantuvieran su sede en el nuevo Estado catalán perderían el acceso a la financiación del BCE y todo el escenario del corralito se precipitaría.

Pero éste no es el peor escenario posible para los ahorradores catalanes. Aquí es donde entra otro concepto acuñado también en Argentina: el corralón. Esta situación ocurre cuando las autoridades de un país cambian los depósitos en una divisa por otra distinta y lo hacen de forma unilateral, lo que deja estos ahorros a merced de la depreciación de la nueva divisa. En este caso los depósitos en euros se cambiarían a la nueva moneda catalana y sufrirían por el camino el impacto de la caída.

Es importante recordar que el temido escenario de corralito no es exclusivo de una Cataluña independiente sino que podría ocurrir en cualquier momento. Los ahorradores pueden perder la confianza en la seguridad de su dinero ante cualquier noticia y acudir en masa a retirar sus depósitos. En un contexto de incertidumbre, cualquier noticia desafortunada puede prender la mecha.

¿Qué podrían hacer los líderes de una Cataluña independiente para evitarlo?

Si Cataluña declarara la independencia, la mejor forma para evitar un corralito sería negociar con sus socios europeos y acordar todos sus pasos, sin tomar decisiones unilaterales. De esta forma conseguiría evitar el pánico de los ahorradores y los mercados.

Una Cataluña independiente y fuera del euro y de la Unión Europea podría conservar el euro como moneda oficial y seguir bajo la tutela del BCE. ¿Esto es posible? Sí. Andorra, San Marino, El Vaticano y Mónaco tienen un acuerdo por el cual emplean el euro como su moneda oficial y pueden emitir un número reducido de monedas al año. Alguno (por ejemplo Mónaco) se encuentra bajo el paraguas regulatorio y de supervisión del BCE. Sin duda alguna, este escenario sería el mejor para evitar un corralito en una Cataluña independiente.

¿Qué corralitos se han producido en la Historia?

Argentina guarda un lugar especial en la memoria de los corralitos de la historia reciente. No sólo por haber rebautizado el fenómeno sino por la pobreza que generó y la violencia que se desató en el país el sábado 1 de diciembre de 2001, cuando el ministro de Economía argentino Domingo Cavallo anunció el establecimiento de restricciones a la retirada de depósitos desde el lunes siguiente.

¿Qué ocurre cuando los depósitos pasan a estar denominados en una moneda diferente a aquélla en que se ingresó el dinero? Es decir, ¿qué ocurre cuando se desencadena un corralón? Después de casi 11 años de paridad del peso con el dólar, Argentina decretó la pesificación asimétrica de los depósitos. Es decir, los saldos de las cuentas bancarias pasaron a estar denominados en pesos al cambio establecido por el Gobierno y ligado a la fluctuación. Las deudas contraídas en dólares, sin embargo, se siguieron debiendo en dólares.

El caso del corralito de Chipre es relevante porque Europa no pudo ser más torpe. La banca chipriota tenía un gravísimo problema de depósitos altamente remunerados para alimentar el crédito. Muchos procedían de dudosas fuentes foráneas. Europa aprobó una quita que afectaba a los ahorradores más modestos. De esta forma habría desprotegido a aquellos ahorradores con saldos por debajo de 100.000 euros. Una medida que no sólo iba en contra de la normativa bancaria comunitaria sino que provocó un pánico que derivó en corralito.

El experimento nunca se aplicó pero de no ser por el BCE y su línea de liquidez de emergencia el asunto podría haber pasado a mayores. La crisis dejó una curiosidad: el bitcoin, la criptomoneda nacida en Internet al margen de las autoridades monetarias, marcó un récord histórico de revalorización en aquellos días por la fuga de dinero de Chipre.

‘Francisco’, ya sólo falta la bendición del Papa

franciscoBeda Docampo estrena ‘Francisco. El padre Jorge’, un acercamiento “blanco” a la figura de Bergoglio antes de convertirse en obispo de Roma. Darío Grandinetti da vida al padre Jorge

franciscoParece difícil buscarle sombras al Papa Francisco. Por más que el concepto “hagiografía” pueda espantar a cualquier observador crítico, si alguien en el planeta puede escaparse a ese escrutinio y aparecer ante nuestros ojos como una persona de una sola cara, ése quizá sea el religioso que se ha convertido en pontífice de los pobres y voz de los desamparados. Un tipo humilde, un siervo que sigue lavando los pies a los enfermos, un sabio. Así, al menos, es como lo dibuja Francisco. El padre Jorge, un biopic amable realizado con oficio por el director Beda Docampo Feijóo. “Uno puede creer o no, pero sabíamos que teníamos que abordarlo desde un punto de vista de respeto”, explica el productor ejecutivo de la cinta, Regino Moranchel.

Quien busque cualquier asomo de polémica sobre Bergoglio, que no vea este filme. No entra en su postura sobre al aborto -más allá de que consuele y perdone a una arrepentida madre que ha abortado en una escena-, sobre la pederastia en la Iglesia -salvo un comentario suelto- o sobre la homosexualidad, terrenos en los que el arzobispo, primero, y el Papa, después, han opinado, a veces de forma controvertida.

En la película, inspirada en el libro de la periodista Elisabetta Piqué Francisco, vida y revolución, seguimos dos historias: la de Bergoglio, desde su juventud, cuando siente la llamada de los hábitos y abandona sus primeros escarceos amorosos -un libro que le regaló su abuela sobre San Francisco tuvo algo de responsabilidad en ello, con gran disgusto de su madre, que lo veía de médico- y la de una periodista española (Silvia Abascal, alter ego de Piqué), que conoce al arzobispo de Buenos Aires cuando la envían a cubrir el cónclave de 2005 del que salió elegido Ratzinger. Ambos se reencuentran varias veces en los sucesivos años hasta que Bergoglio protagoniza la siguiente fumata blanca, en 2013. “Piqué estuvo en contacto directo con él. El libro tenía una credibilidad, una verosimilitud, que íbamos buscando”, cuenta Moranchel.

El filme acaba con Jorge Mario Bergoglio convertido en Francisco, pero atendiendo el teléfono aún como “el padre Jorge”. Docampo Feijóo, director argentino afincado hace diez años en España, explica por qué no incluyó su pontificado en el guión: “El Papa es otro personaje. No era mi tarea. Bergoglio lo era: un hombre que, a sus 75 años y habiendo pedido la jubilación hacía dos, no podía llegar a Papa”. La “física cuántica”, bromea, ayudó, porque, después de seis siglos sin renuncias, Ratzinger le dejó el camino expedito y “un grupo de cardenales iluminados” apostó por él. “Yo quería saber: este Papa, que hace estas cosas, ¿es Bergoglio? Y lo es”. Se refiere a un arzobispo que pasea sin coche oficial por Roma, y que, ya como Papa, se niega a que le paguen las gafas en las ópticas por ser quien es. “Lo interesante es que el poder no lo cambió para mal ni para bien. Sigue siendo él”, asegura Docampo.

El Padre Jorge AIE y Gloria Mundi Producciones son las empresas que han levantado la película. Detrás de ellas están el productor español Regino Moranchel, que comienza a trabajar en España con este filme después de una etapa en Estados Unidos, y el argentino Pablo Bossi, un veterano productor detrás de títulos como El hijo de la novia, Nueve reinas y El aura. Han coproducido con Pampa Films y otras empresas, y tienen aportaciones de TVE, ICAA e INCAA. El presupuesto del filme ronda los 5,5 millones de euros, a falta de incorporar la parte argentina.

¿Esa una película para creyentes? “Yo creo que es para todo tipo de público -contesta el director-. El católico aparece como muy interesado. Lo que cuenta es quién es nuestro jefe espiritual. Pero es también un ejemplo cívico: puede ir a verla un ateo, los políticos… Me asombra cómo estamos no ya en España, sino en el mundo; que no haya coherencia entre tus ideas y lo que haces. Cualquiera puede ver esta película: es una historia emotiva, bien actuada, y él es un ejemplo como ser humano”.

Pases privados para el clero

El filme acaba de estrenarse en Argentina y de momento no hay constancia de que hayan podido verlo en el Vaticano. Pero se sabe ya que cuenta con el visto bueno de la Iglesia. Al menos de los eclesiásticos que sí han asistido a pases privados. Entre ellos, el nuncio apostólico y el cardenal de Barcelona. “El nuncio se rió, porque el filme tiene mucho humor. Le encantó”, asegura el productor. Uno de ellos que ya ha podido ver la cinta es el padre José Medina, párroco de Nuestra Señora de la Saleta, en Alcorcón, quien ha conocido personalmente a Bergoglio cuando era arzobispo de Buenos Aires. “Ojalá que el Papa pudiera verla. Es un retrato muy honesto”, asegura el religioso.

“Se han hecho muchas proyecciones en España para sacerdotes y salen emocionados”, cuenta el director, quien afirma no tener relación con las altas esferas de la Iglesia. “No hubo nada consensuado: el guión era el guión”. Y añade con rotundidad que una vez elegido Francisco, terminó la historia que querían narrar: “No pensé en el Papa entonces, tampoco lo hago ahora”.

Todos en esta aventura, productor y director, son conscientes de que hay un nicho de público católico que deben buscar, aunque aspiran a llegar, con 173 copias distribuidas, a mucha más gente. “Al público católico, por descontado”, cuenta Moranchel. “Pero también aspiramos a llegar a un mercado más amplio: aquella gente que quiera saber un poco más de esta personalidad tan célebre”. Y añade sobre el discurso del Papa: “Es el mensaje de la pobreza de Cristo y de estar con los más necesitados y la gente que realmente sufre. ¿Quién puede estar en contra de eso?”.

Piqué y Docampo elevan a los altares a Bergoglio en vida: es el joven discreto, el sacerdote querido en las Villas de la miseria, el arbospispo cercano que prefiere ir a pie o en transporte público a gastar en taxis, el prelado atento que tiene una frase exacta para cada empleado, cada familia pobre, cada extraviado. Lucha contra la injusticia, contra la corrupción, contra la dictadura -se enfrenta al propio Videla en su despacho para salvar a dos jesuítas secuestrados por los milicos, aunque en algún dossier aparece el nombre de Massera- poniendo su vida en juego. Llegado el momento, no espera ser elegido Papa y sólo quiere terminar sus años de servicio en Buenos Aires y jubilarse.

Docampo matiza su acercamiento al personaje de Bergoglio: “Cuando me metí en el proyecto, entré a tratar de investigar la verdad. Para un guionista no hay nada más agradable que los lados oscuros: esos tíos contradictorios que dicen una cosa y hacen otra. El problema es que me encuentro con uno coherente: hace como siente. Piensa que tiene que actuar como Cristo. No tiene auto oficial cuando es arzobispo, ni móvil, los regalos que le hacen se los lleva a las villas miseria”.

Asegura el director que incluso quitó del guión “cosas melodramáticas increíbles”. Por ejemplo, una anécdota del libro en la que Bergoglio va a un acupunturista y éste descubre que el arzobispo lleva la camiseta llena de agujeros. “Eso no es la teoría de la austeridad. Es la teoría de no gastar porque eso era un medicamento que le podía llevar a un pobre y el dinero que gastaba era del arzobispado. Es un ejemplo notable para los políticos del planeta”.

El rostro cinematográfico de Bergoglio es Darío Grandinetti. Un papelón, lo mejor del filme. “No podíamos poner a un señor que se pareciera y fuera correcto”. Con Grandinetti ya había trabajado y era lo que buscaban. “Lo caracterizamos muy poco para no obstaculizar su inspiración”, explica Docampo. El actor visitó al pontífice en Roma para preparar el papel. Fue un encuentro corto. “Él fue consciente de que la película se estaba haciendo y no hubo nada raro. Si hubiéramos tenido cualquier tipo de queja, de problema, lo habríamos parado”, recuerda Moranchel.

El filme se estrena este viernes. Faltan ahora los dos veredictos habituales: el del público y el de la crítica. Y acaso ese otro excepcional: el del Papa. ¿Opinará?

Pujol Jr diseñó un plan para blanquear sus comisiones en medio mundo

documento

– Elaboró un complejo plan para invertir el dinero del 5% en países como Turquía, Argentina, México o Irak

– Intentó asociarse a un médico colombiano contra la calvicie, fundar escuelas del Barça en Latinoamérica o abrir granjas para cerdos en Uruguay 

También en EL ESPAÑOL:

– Elaboró un complejo plan para invertir el dinero del 5% en países como Turquía, Argentina, México o Irak

– Intentó asociarse a un médico colombiano contra la calvicie, fundar escuelas del Barça en Latinoamérica o abrir granjas para cerdos en Uruguay 

Jordi Pujol Ferrusola elaboró un complejo plan para blanquear sus comisiones en medio mundo. EL ESPAÑOL ha tenido acceso al documento original que elaboró el hijo mayor del ex president y en el que diseñó con todo lujo de detalles dónde invertir los fondos cobrados de grandes contratistas de la Generalitat. El dinero lo cobraba a través de dos empresas tapadera: Iniciatives, Marketing i inversions, SA, y Project Marketing Cat, SL. Entre sus destinos priorizaba el continente americano con países como México o Argentina. Pero se planteaba también desarrollar operaciones muy diversas en Turquía, Irak, Gabón, Etiopía o Inglaterra.

Con esas entidades instrumentales, Pujol Jr. ha percibido en los últimos años más de ocho millones de euros en comisiones que han sido camufladas con falsos trabajos de asesoría. La Audiencia Nacional ya ha advertido indicios de que estas prácticas son constitutivas de un delito fiscal y otro de blanqueo de capitales y mantiene imputado al primogénito de Pujol, que llegó a percibir comisiones del 5% de grandes contratistas públicos como la familia Sumarroca.

Pujol Ferrusola planificó una ambiciosa estrategia inversora que se fijaba como principal objetivo Latinoamérica. Tal y como dejó por escrito el propio vástago del histórico dirigente nacionalista, su intención pasaba por concentrar sus fondos en México con la “implantación”, en compañía de un “inversor” por determinar, de un “centro dermatológico” dirigido por el doctor colombiano Giovanni Bojanini. Este médico es especialista en tratamientos para la calvicie, dispone en su país de más de 40.000 clientes y se ha expandido por otros países latinoamericanos como Panamá, Venezuela, República Dominicana o Perú.

Y sin embargo los planes empresariales de Jordi Jr. para esta región no terminaban ahí. En México se planteaba el desarrollo de proyectos “eólicos y fotovoltaicos” así como la instalación de “minicentrales hidráulicas” y de “contadores de agua” en la ciudad mexicana de La Paz. También expresaba su intención de participar en la instalación de “puertas automáticas” para la línea de metro de México DF e introducirse en negocios vinculados a los “residuos” y “la iluminación pública” de “ayuntamientos” mediante la alianza con la empresa francesa Citelum. A su vez dejó por escrito que tenía en mente la construcción de “aparcamientos de hospitales” y hasta la posibilidad de “introducir” en México a la empresa National Geographic.

documento

Escuelas del Barça

Entre las posibles líneas de negocio de Pujol Ferrusola en México, figuran la “búsqueda de colaboración entre empresas españolas y mexicanas para la gestión de residuos y mantenimiento de depuradoras”. Para ello escogió como “emplazamientos” predilectos “Puerto Vallarta, México DF, Querétaro y Acapulco”. Junto a todas estas iniciativas, llegó a poner en marcha el desarrollo urbanístico de Azul de Cortez en el sur de la península de Baja California, ideó introducirse en el sector sanitario implantando tecnología para “diagnosticar por imágenes el cáncer de mama” y llegó a destinar al menos 1,2 millones de euros a un supuesto negocio de envío de dinero entre Estados Unidos y México.

En Argentina, además de la adquisición del puerto fluvial de la ciudad de Rosario, que fue su iniciativa estrella y en la que Hacienda ya ve indicios claros de blanqueo de capitales, Jordi Jr. planteó la posibilidad de incorporar a este boyante negocio a una serie de “inversores chinos”. Su intención era ampliar esa iniciativa a los “contenedores de automóviles y cítricos”.
[is_not_handheld]
IdeasEmpresasPujol
[/is_not_handheld]
[is_handheld]
IdeasEmpresasPujol
[/is_handheld]
Gráfico: Luis Sevillano

En América también estudió la posibilidad de “montar granjas de cerdos con la genética de España en Brasil o en Uruguay” y analizó la “búsqueda de minas” para producir carbonatos de calcio en alianza con la empresa española Reverté. Pero también examinó la posibilidad de “crear escuelas del FC Barcelona” y el desarrollo de proyectos de “biodiésel” y de “importación hacia España del grano argentino para piensos”.

El hijo de Pujol intentó extender sus tentáculos también a países como “Turquía o Irak”, donde meditó la posibilidad de desarrollar “proyectos en asuntos de seguridad, ferrocarriles, gas natural y petróleo”.

En Inglaterra sopesó invertir en “plantas de reciclaje” con la empresa Zerowaste y llegó incluso a África, donde desembarcó en Gabón para “instalar líneas eléctricas” y en Etiopía, donde meditó “presentar empresas españolas al lobby etíope para realizar trabajos en el país”.

Este gran esquema, elaborado por el propio Pujol Ferrusola, sirve de guía ahora a los investigadores para determinar a cuánto asciende realmente la fortuna de la familia y dónde se encuentran diseminados los fondos procedentes de la corrupción.

También en EL ESPAÑOL:

El ‘Rudolf Hess’ de Argentina

tortu

La Corte Suprema argentina ha rechazado la excarcelación definitiva del general Luciano Benjamín Menéndez, de 88 años de edad. Durante la dictadura de 1976 a 1983 era el ‘número dos’ entre los jefes de la guerra sucia detrás de Videla y Massera. Menéndez y sus oficiales arrasaron con todo secuestrando, torturando y exterminando a unos 2.500 prisioneros que pasaron por dos campos de la muerte: “La Perla” y “La Ribera”. Ahora lleva camino de convertirse en otro Rudolf Hess.

tortu
Una reciente imagen del general argentino Luciano Benjamín Menéndez.

El general argentino Luciano Benjamín Menéndez (88 años) no conoció al jerarca de la Alemania nazi Rudolf Hess, por obvios motivos de lejanías cronológica y geográfica. Sin embargo su vida se asemeja asombrosamente a la del secretario de Adolf Hitler y parece ir destinada hacia un mismo punto final.

Durante la dictadura argentina, de 1976 a 1983, Menéndez comandó el tercer cuerpo de Ejército en la provincia de Córdoba (centro) con jurisdicción en la mitad norte del país. Era el ‘número dos’ entre los jefes de la guerra sucia contra las guerrillas y opositores políticos, detrás de los dictadores Jorge Videla y Emilio Massera.

Córdoba era una fuerte plaza industrial y universitaria, por lo que concentraba al activismo sindical y estudiantil de izquierdas.  Menéndez y sus oficiales arrasaron con todo secuestrando, torturando y exterminando a unos 2.500 prisioneros que pasaron por dos campos de la muerte, “La Perla” y “La Ribera”, dentro de la guarnición.

Allí hasta se ideó el accidente de tráfico que en 1978 provocó la muerte al cantante Jorge Cafrune, muy conocido en España en los ’60 y ’70. El músico desafiaba al régimen interpretando canciones prohibidas y los militares se  lo cobraron con un atentado disfrazado de choque en la carretera, según atestiguó la superviviente Graciela Geuna.

Hijo y nieto de generales, Menéndez profesó una ideología ultra nacionalista. Tanta era su exaltación patriotera que en 1978 estuvo a un tris de meter a Argentina en una guerra contra Chile (dictadura de Augusto Pinochet) por unas diferencias territoriales en el atlántico austral. Hasta arengaba a su tropa a “cruzar los Andes y mear champán en el Pacífico”.

No obstante la recuperación de la democracia en 1983 y su jubilación como militar, no impidió que continuara llamando a los argentinos a combatir por aquel conflicto de fronteras. A la salida de un debate en televisión sobre ese asunto,  el público le gritó “asesino”. Entonces Menéndez desenfundó un puñal de comando y se abalanzó contra la gente. Pero los escoltas lo frenaron y evitaron la carnicería.

A la salida de un debate en televisión el público le gritó “asesino”. Entonces Menéndez desenfundó un puñal de comando y se abalanzó contra la gente. / Enrique Rosito (DyN)

El reportero Enrique Rosito, de la agencia Diarios y Noticias (DyN), captó, el 21 de agosto de 1984, ese instante de ira asesina. La foto se publicó en la prensa internacional y ganó el Premio Rey de España. “Si tuvo una reacción así en democracia, ya retirado del Ejército y de paisano, uno no puede siquiera imaginarse lo que habrá sido cuando dominaba Córdoba y se creía un semidiós”.

Secuestros, torturas y matanzas

Con el devenir democrático, el general entorchado que se pavoneaba en desfiles castrenses, convencido de que libraba la Tercera Guerra Mundial contra el comunismo, ha mutado en un anciano de 88 años, canoso y de ojeras, que hoy por hoy arrastra 12 condenas por secuestros, torturas y matanzas. De las cuales 10 son a cadena perpetua.

Menéndez ostenta el record de castigos en la política de memoria, verdad y justicia que Argentina aplica desde 2003. El país juzga a todos los represores. En total hay unos 600 condenados y 1.100 procesados. El resto de naciones de Latinoamérica, en cambio, los amnistió total o parcialmente.

“Argentina es el primer país que juzga a sus soldados victoriosos que lucharon y vencieron, por orden de sus compatriotas a la subversión marxista, que quiso asaltar el poder”, despotricó en sus alegatos defensivos. Y lamentó que “todo empezó en 1960 cuando Fidel Castro se hizo comunista” y se propuso “someter a Argentina y a los países de Sudamérica en satélites de Rusia”.

Por su avanzada edad y mala salud, el general viene insistiendo ante la justicia que le permita salir definitivamente de la prisión. En Argentina los reos pueden solicitar el pase a la detención domiciliaria a partir de los 70 años. Las recaídas en enfermedades le han facilitado algunas escapadas a clínicas privadas e incluso a su casa, siempre vigilado por guardias. De hecho desde hace unas semanas se encuentra en su vivienda. Pero el miércoles pasado la Corte Suprema argentina le ha negado la excarcelación definitiva.

Así pues, Menéndez volvería a prisión y seguiría los pasos de Rudolf Hess, el secretario de Hitler condenado a cadena perpetua en el juicio de Nüremberg que clamaba por salir de Spandau, penal de la Alemania occidental,  pero fracasó, sobre todo por la oposición de la URSS y el Reino Unido. Murió encerrado allí a los 93 años, en 1987. Menéndez también lo tiene difícil: su ex jefe Videla murió en una celda, a los 87 años, sentado en el retrete.

El futuro de Argentina, abierto pese a la victoria en primarias del kirchnerismo

Scioli, celebrando el resultado electoral (EFE)

La victoria del continuista Scioli en las primarias de Argentina prevé una dura batalla electoral en los próximos meses. Del total de votos opositores, los del presidenciable que quede fuera de juego se volcarían en octubre en favor del contrincante de Scioli, sea Macri o Massa, y la oposición podría imponerse. El panorama electoral aún está muy abierto y sin definir. Nadie puede apostar más o menos con seguridad sobre qué fuerza política gobernará de 2015 a 2019.

Buenos Aires – Tras las primarias del domingo, Argentina se encamina ya hacia unas cruciales elecciones presidenciales el 25 de octubre próximo. Ese domingo, los argentinos decidirán si quieren que el kirchnerismo continúe en la Casa Rosada con nuevas caras –lleva 12 años, desde 2003- o prefieren poner un punto final y pasar página.

Daniel Scioli, de 58 años, un expiloto de carreras en moto náutica, es el presidenciable oficial que encarna el continuismo. Gobernador de la provincia de Buenos Aires, ha sido elegido a dedo para la sucesión por Cristina Fernández, viuda de Kirchner, mandataria saliente y jefa del kirchnerismo, la versión principios de siglo XXI del populismo peronista, fundado en 1945.

Contemporáneo de otros populismos latinoamericanos –Vargas en Brasil o Cárdenas en México, entre otros- el peronismo es el único de ellos que 70 años después sigue vigente. Tan es así que domina la política argentina y, de hecho, aún con sus peleas internas entre distintas alas –neoliberal y keynesiana-, gobierna el país desde hace más de un cuarto de siglo, concretamente desde 1989.

En las elecciones primarias Scioli, un ‘soldado’ del matrimonio Kirchner-Fernández, que siempre les ha acompañado y obedecido, fue el precandidato más votado de todos. Cosechó 7,2 millones de sufragios o sea un 38,41% (escrutado el 97%). Ese caudal lo coloca como el favorito para convertirse en próximo presidente argentino.

La oposición da ventajas al competir dividida entre los candidatos Mauricio Macri (56 años), empresario y dirigente de fútbol, emblema del antiperonismo, actual alcalde de Buenos Aires y presidenciable del centroderechista “Cambiemos”. Y el peronista Sergio Massa (43), un kirchnerista que fue jefe alto cargo de Kirchner y jefe de gabinete de Fernández, pero se hizo disidente.

Macri, amigo del PP

La coalición de Macri, amigo del Partido Popular español que trata de implementar una opción de centroderecha no peronista en Argentina, obtuvo 5,8 millones de votos, o sea 30,07%, mientras que Massa, un dirigente de orígen conservador, recogió 3,9 millones de votos, es decir 20,63%. Si hubiesen acordado unirse ahora superarían en perspectivas de votos a Scioli y tendrían chances de ganar.

De todos modos, si el escrutinio de estas primarias se proyecta hacia octubre, hoy por hoy Scioli sería el presidenciable más votado. Pero no está claro todavía si le bastará para imponerse en la primera vuelta, para lo cual necesita 45% de votos. En ese caso se prevé que habría una segunda vuelta y allí el resultado se convertiría en algo incierto.

Del total de votos opositores, los del presidenciable que quede fuera de juego se volcarían en favor del contrincante de Scioli, sea Macri o Massa, y la oposición podría imponerse. El panorama electoral aún está muy abierto y sin definir. Nadie puede apostar más o menos con seguridad sobre qué fuerza política gobernará de 2015 a 2019.

Sea quien fuere el próximo presidente, kirchnerista o no, deberá lidiar con el legado político y económico que Fernández y su fallecido esposo dejan en Argentina, un país que en parte se ha recuperado de su quiebra y corralito bancario, sucedido en 2001. La inseguridad ciudadana, la inflación de precios, el frenazo productivo y las distorsiones monetarias son las principales preocupaciones de los ciudadanos.

En la última década el gobierno del matrimonio Kirchner-Fernández nacionalizó cuatro empresas que estaban en manos españolas: YPF, Aerolíneas Argentinas, aguas (Aguas de Barcelona) y pensiones (BBVA). El próximo gobierno deberá finiquitar algunos flecos de esas operaciones. También tendrá que decidir, además, qué hacer con las regulaciones a las empresas y las medidas keynesianas de estímulo a la demanda que aplicaron los Kirchner.

Con respecto a los políticos de España, el Frente para la Victoria de los Kirchner y Scioli empatiza con “Podemos”. Recientemente, Iñigo Errejón y Juan Carlos Monedero han visitado Argentina invitados por el Gobierno. Y el ex juez Baltasar Garzón cobra aquí un salario como sub secretario de Estado e hizo campaña proselitista a favor del candidato kirchnerista a gobernador bonaerense Anibal Fernández, acusado de vínculos con el narcotráfico por otros peronistas.

Foto: Scioli celebra su victoria (EFE)

Pánico en Europa por el cerrojazo bancario de Grecia

parthenon

Con la instauración de un corralito, el Gobierno griego toma el control temporal de una base de depósitos de más de 120.000 millones de euros que pertenecen a las familias y a las empresas del país. ¿Puede el Gobierno usar esos depósitos? No. ¿Puede convertirlos? Sí. Aquí todas las claves.

También en El ESPAÑOL:

El corralito en Grecia ha comenzado. ¿Pero qué es exactamente un corralito? Supone, precisamente, la creación de una serie de vallas en sus flujos financieros, comerciales y bancarios para restringir la libre circulación de dinero. Sin embargo, el Gobierno de Alexis Tsipras (Syriza) ha ido más allá con un cierre patronal de los bancos y bolsas durante seis días laborables con una limitación de 60 euros diarios por cliente y día en las retiradas de efectivo en los cajeros automáticos. Según Mastercard, uno de los principales intermediarios de pagos, esta limitación solo afecta a las tarjetas emitidas por bancos griegos y no toca, de momento, a los turistas extranjeras visitan el país. La drástica medida llega después del fin de semana de pánico entre los griegos y las largas colas en las máquinas expendedoras de dinero.

El objetivo de Tsipras es evitar un colapso financiero antes de que se celebre un referéndum el próximo 5 de julio para votar una hipotética aceptación del rescate del Eurogrupo. No obstante, las negociaciones se han roto y no se sabe todavía cuál es la pregunta puesto que no hay propuesta formal sobre la mesa. Grecia busca a toda costa una reesctructuración y quita (descuento, perdón o rebaja) del volumen global de su deuda de 320.000 millones de euros, agigantada en los últimos años por la crisis y el colapso de su economía en forma de desempleo y caída del PIB (-30% desde 2007).

Los depósitos, en riesgo

Célebre desde la crisis de deuda de Argentina en 2001, el corralito supuso entonces restricciones iniciales en la retirada de efectivo o en la realización de transferencias para más tarde acabar en una pesificación de su economía tras el abandono de la paridad del peso argentino con el dólar. El Estado intervino los depósitos y pagó a los ahorradores en bonos de deuda canjeables a lo largo de los años. Para la mayoría de los argentinos, aquello fue la ruina.

Con la instauración de un corralito, el Gobierno griego toma el control temporal sobre una base de depósitos de más de 120.000 millones de euros que pertenecen a las familias y empresas del país.

¿Puede el Gobierno usar esos depósitos? No ¿Puede convertirlos? Sí. En el caso de Grecia abandone la zona del euro y comience a usar una nueva moneda, los depósitos pasarían a estar denominados en esa moneda que podría recuperar el nombre de dracma. También su deuda. En ambos casos se vería rebajado su valor. Tsipras lanzó un mensaje de tranquilidad el domingo que apenas ha servido.

A la espera del cortafuegos

Países como España o Italia se pueden ver severamente afectados por la caída de Grecia. Con los mercados griegos cerrados, las bolsas española e italiana se han colocado en el punto de mira de los inversores, que han comenzado a vender a manos llenas. Unos motivados por el miedo y para reducir la exposición a estas bolsas. Otros haciendo su agosto con las posiciones cortas o bajistas, que se benefician de la caída del precio de un activo.

Al cierre, las caídas fueron de órdago. El Ibex 35 cayó un 4,56%, hasta los 10.853 puntos. Llegó a caer cerca del 5% en los primeros compases de la sesión. Fue el tercer índice de referencia que más cedió, solo superado por el portugués PSI 20 (-5,2%) y el MIB italiano (-5,17%). Aunque no mucho más que el resto de sus homólogos europeos (Cac francés, Dax Alemán, Mib italiano), que cedieron más del 3,5%. Los mayores movimientos, sin embargo, se dieron en las primas de riesgo. La española -que mide su diferencial con la deuda alemana- se dispara un 40% hasta los 158 puntos. La italiana se mueve hasta cotas similares y la de Portugal sube hasta los 238 puntos. El euro llegó a caer hasta los 1,101 dólares, pero terminó el día por encima de 1,12.

Pese a los bruscos movimientos de las pantallas, el terremoto financiero griego no coge por sorpresa a la eurozona, que desde hace un par de semanas contempla una crisis como la actual y la adopción de medidas cortafuegos que protejan a los países rescatados (Irlanda, Portugal, España) de un empeoramiento de sus condiciones financieras. Todos ellos tienen abultadas deudas públicas y problemas para pagarlas.

También en El ESPAÑOL: