¿Qué harías tú si tuvieras que competir con Apple?

retail-santa-monica-landscape

Nueva presentación de Apple y el mundillo tecnológico contiene la respiración. La compañía tiene una capacidad única, que es la de mantener en vilo a decenas de miles de consumidores en todo el mundo cada vez que anuncia que va a anunciar algo.

invitacion
Detalle de la invitación para el evento de Apple.

Nueva presentación de Apple y el mundillo tecnológico contiene la respiración. La compañía tiene una capacidad única, que es la de mantener en vilo a decenas de miles de consumidores en todo el mundo cada vez que anuncia que va a anunciar algo. La marca más valiosa del mundo presenta el día 9, en su keynote tradicional de septiembre, varias actualizaciones de sus productos, evoluciones de los mismos pero nada realmente nuevo o ‘revolucionario’. ¿Cómo se puede luchar contra algo así?

Preguntamos a una serie de reconocidos expertos del mundo del marketing precisamente cómo abordarían el reto de competir con la todopoderosa Apple por la atención de los consumidores. Se trata de un repaso por las fortalezas y las debilidades de la compañía de la manzana.

Andy Stalman es CEO de Cato Partners Europe & LatAm y autor del libro Brandoffon. Está considerado como uno de los mejores especialistas en marcas del ámbito hispánico. Responde a EL ESPAÑOL que las marcas “nacen con un porqué”. “Creen en que pueden ser indispensables para la vida de las personas”, afirma, y añade: “Crean algo que la gente no sabe que necesitaba hasta que lo conoce”.

Stalman sostiene que el “gran legado de Steve Jobs es demostrar que se pueden cambiar las cosas pensando diferente”. Y se plantea el reto de competir con Apple “sin intentar ser Apple, pero sí pensando como Steve Jobs, intentando dejar una marca en el universo”.

El poder de una marca perdurable

Bajo esta premisa, Stalman asegura que “muchas empresas hoy valen más por sus marcas que por los otros activos que siempre se tuvieron en cuenta y esta tendencia se va a acentuar cada vez más”. Y en un momento en el que “los productos en esta era de la obsolescencia programada tienen un ciclo de vida cada vez más corto”, recuerda que “una gran marca nunca pasa de moda, lleva un mensaje perdurable y una cultura que se transforma en una creencia”.

La apuesta de Stalman, por tanto, es por la marca. “En un mundo confuso, acelerado, vertiginoso las marcas ayudan a definir a las personas: definen su cultura, sus valores y lo que representan”. “Hay que poner todo eso en valor para que la gente puede verlo y sentirlo”, añade.

“Una gran marca es coherente, conecta con las personas, las hace parte de su historia”, asegura Stalman, y añade: “Cuando esté en consonancia con su filosofía, es más fácil de articular en el mercado”. “Crear una nueva cultura organizacional donde la gente cree en la vida de la marca porque trasciende lo meramente monetario, hace mejor la vida de la gente. Y por eso gana dinero, no al revés”.

La estrategia de este experto pasa por “centrarse en el valor, no en el precio; en la marca más que en producto; en las necesidades del cliente, no en el stock que se quiere vender”. “Transformar los productos en servicios, los servicios en historias, las historias en comunidad, la comunidad en estilo de vida”, indica.

La creación de fans

Juan Nonzioli, cofundador y director creativo general de Shackleton, cree que “los eventos de Apple se han convertido en acontecimientos de entretenimiento, en los que el objeto del evento no es necesariamente lo más relevante”. “Apple ha creado fans, lo más parecido a lo que puede ser un grupo de música o un equipo de fútbol, y a ese nivel es imposible competir con esta marca”, cuya relación con el público “no se puede reproducir: se da o no se da”, añade.

Para Nonzioli, Apple es la representación más evidente de lo que es una marca. “Tú ves un anuncio de Apple y conecta de una forma muy distinta, entiende perfectamente que la parte emocional es la que importa, mientras que el resto de empresas se desviven explicándote las ventajas de su producto, resultan muy racionales”. “Cuando compras tecnología también estás comprando objetos que disfrutar, que ver, que mostrar. Y ahí todo tiene que ver con el plano emocional. Si te compras un iPhone alguien te puede decir que el LG G4 es mejor, pero resulta que igual te gusta más el iPhone. No hay mas explicaciones”.

Pero para este experto hay más componentes importantes que justifican la atención que suscita la compañía. “Apple no es sólo diseño y anuncios buenos. Cuando te quieres comprar un iPhone entras en una tienda increíble, espectacular y te encuentras con un montón de gente joven que sabe mucho, que te explica. El planteamiento desde el punto de vista del marketing es muy poderoso y además, a diferencia del resto, tiene un entorno de software que hace sus productos todavía más especiales. Por ejemplo, el Apple Watch no aporta nada nuevo. Y sin embargo es un producto bonito que te compras precisamente por eso, ¿no? Quizá tenga utilidades relevantes en un futuro pero, ahora mismo, simplemente es un reloj chulo y punto”.

“No creo que ahora mismo Apple sea imitable”, afirma Nonzioli, y añade: “Creo que puede haber intentos, pero creo que la ‘maquinaria Apple’ es muy poderosa y tiene que ver con su conocimiento, su talento, sus productos y su software, sus características tiendas y un vínculo con la marca que no se construye de un momento para otro. Para llegar a todo eso se necesita tiempo”.

Un ‘flechazo de amor’

Roma no se hizo en un día y, de igual forma, “competir con Apple requiere de una estrategia a largo plazo”. Javier Guadiana, CEO y fundador de ReasonWhy, un prestigioso medio de comunicación especializado en marketing, recuerda que “Apple tardó 25 años en ser una empresa de gran consumo…”.

Guadiana sostiene que “Apple se hizo famosa por ser la marca que hacía un producto superior sobre una categoría muy extendida, pero ese producto mejor no solo era más caro sino que estaba pensado para gente más inteligente, más avanzada, para un mercado profesional…  hasta que en 2001 lanzó el iPod y en 2007 el iPhone. La sensación del gran público sería similar a si hoy Ferrari sacara una berlina a 33.000 euros”.

Según el responsable de ReasonWhy, una estrategia para competir con la atención planetaria de la que goza Apple pasaría por “romper el mercado con un producto innovador que atacara necesidades que incluso el cliente no supiera que tenía”, una vez construido ese poder de marca. Se trata de generar “esa satisfacción que uno obtiene cuando siente que la empresa le entiende… ese momento muy parecido a lo que pasa con un flechazo de amor”.

Recuerda Guadiana que “Apple ha cambiado el estilo de vida del planeta, pero en los últimos años lo único que hace es mejorar productos sobre sí mismos, es decir, los ha hecho más finos, más rápidos, con un diseño más agradable… sin embargo, la sociedad necesita el resultado del pensamiento lateral, de la locura llevada a la realidad. No es lo mismo mejorar que inventar; no es lo mismo evolucionar que revolucionar”, comenta.

Analizar las debilidades

“Si recibiera el encargo de trabajar en una cuenta que compita con Apple, lo primero que haría sería reflexionar sobre las ‘debilidades’ que tiene la marca en este momento”, comenta Gustavo Entrala, fundador y socio director de la agencia 101 y especialista en estrategia de marca. Un análisis rápido indica para Entrala que Apple “es una marca cara, sobrevalorada para muchos”. Además, “es una marca estática, conservadora en cuanto al lanzamiento de nuevos productos”. Este experto considera que “ha perdido el efecto ‘Wow’ que tenía con Steve Jobs” y, por último, “su software ya no tiene la brillantez de antaño”.

Para competir con Apple, Gustavo Entrala plantea, por un lado, trabajar con el cliente en el ámbito de la innovación. ¿Cómo? “La próxima Apple se está gestando ahora en un piso de 50 metros o en una de las universidades técnicas de China”, sostiene. “Hay que buscar talento allí y hacer inversiones en start-ups prometedoras”. De esta forma, él se centraría en “los wearables, 3D, los asistentes personales, la TV digital, así como en nuevos periféricos de hogar y oficina” para poder competir con Apple y ser rentable.

Por otro lado, desde el punto de vista del marketing, Entrala buscaría nuevos dispositivos especializados para segmentos concretos: adolescentes (con algún producto como un teléfono orientado específicamente a la red social Snapchat), dispositivos de audio con marca Spotify… “O sea, me vincularía con marcas punteras para ayudarles a desarrollar hardware que explote a fondo esas plataformas”, subraya.

Por último, este experto centraría algunos argumentos “específicos como la tecnología ecológica y la responsabilidad social de la marca”. “Yo empezaría vendiendo solamente a través de Internet para generar el efecto aspiracional del producto”, finaliza.

ipad
Imagen del iPad Pro y el Apple Pencil. (Fuente: Apple)

[su_box title=”Lo nuevo de la manzana”]

iPhone 6 S y iPhone 6 Plus S

Por fuera son iguales a sus modelos hermanos (hay un nuevo color, ‘oro rosa’ y los materiales parecen más resistentes), pero incluyen novedades como la tecnología que ha bautizado “3D Touch”: en función de la presión del dedo sobre la pantalla se activan funciones ocultas, como por ejemplo mostrar menús sobre aplicaciones. También reacciona a pequeños toques. En general, mejora prácticamente todas sus prestaciones (nuevo chip A9, mejoras en las cámaras, vídeo a 4K y fotos animadas bautizadas como ‘Live Photos’), así como una nueva versión del sistema operativo iOS 9. Todos los datos y especificaciones se encuentran en el sitio web de Apple. Saldrán a la venta el 25 de septiembre (no en España, habrá que esperar algo más) a partir de 649 dólares y con la polémica nueva versión de iOS, que incluye funciones de bloqueo de publicidad en el navegador Safari.

iPad Pro y Apple Pencil

La tableta crece de forma notable, hasta alcanzar una pantalla de 12,9 pulgadas, un tamaño similar a los portátiles más populares, y y 2732 x 2048 pixeles de resolución. Es muy fino (0,69 cm de grosor) y pesa 713 gramos, lleva cuatro altavoces. Parece orientado a un público profesional y saldrá a la venta en noviembre con un precio a partir de 799 dólares. Tiene dos accesorios presentados también en este último evento, un teclado que además sirve como cubierta de pantalla (169 dólares) y un ‘stylus’ o lápiz electrónico pensado para esta tableta (99 dólares).

Nueva versión de Apple TV

El asistente de voz Siri aterriza en este dispositivo, cuya nueva versión incluye un mando a distancia con una superficie táctil y que reconoce el movimiento de la mano. Asimismo, Apple da un paso un muy interesante: la posibilidad de instalar aplicaciones y videojuegos de otros desarrolladores en el dispositivo, que costará 149 dólares en su versión más básica de 23 GB. Con estas bases, ¿veremos a Apple entrando a competir de lleno en el mundo de los videojuegos de consola? Por otro lado, el sistema operativo, bautizado como tvOS, es la plataforma sobre la que la compañía se atreve a aventurar que “Las apps son el futuro de la televisión”.[/su_box]

[su_box title=”La artillería del gigante americano”]

Por Rubén J. Lapetra

Con la presentación de este miércoles Apple saca al mercado toda su artillería, renovando los productos que suponen cerca del 80% de sus fuentes de ingresos, entre ellos, las últimas versiones de iPhone (6S) y el iPad (Pro).

El iPhone supone cerca de dos tercios de los ingresos de la compañía. Sólo en el último trimestre -terminado en julio- vendió 47 millones de unidades por 31.300 millones de dólares. En conjunto, durante los últimos doce meses ha vendido 221 millones de teléfonos y su tendencia ha sido ascendente desde el lanzamiento de iPhone 6.

Mientras el iPhone ha vivido un boom de ventas y récords, su tableta iPad lleva más de un año a la deriva. En el último trimestre (hasta julio) apenas vendió 10 millones de unidades y representó el 9% de los ingresos de la empresa. En términos interanuales, la caída se eleva por encima del 30% y obligaba a un renovación de producto.[/su_box]

 

Un polémico email de Cook a la CNBC neutraliza el crash (-13%) de Apple

Dará que hablar. Tim Cook, consejero delegado de Apple, envía una carta a Jim Cramer, gestor de ‘hedge fund’ y showman televisivo de la CNBC, en la que reafirma las previsiones de la compañía sobre su negocio en China. La información contenida en el email dio la vuelta a la cotización de Apple, que sufría un severo desplome, pero se saltó los cauces de comunicación oficiales a través del supervisor SEC.

Tim Cook.
Tim Cook.

Lo nunca visto. Ni el crash de China, ni el del petróleo. Apple, la mayor compañía del mundo en bolsa, se ha convertido por accidente en la protagonista del lunes. Su colosal tamaño -más de 600.000 millones de dólares de capitalización, que equivale a más del 20% del Nasdaq- ha activado el modo pánico en Wall Street antes de la apertura, arrastrando con ella al resto del sector tecnológico como Google, Amazon o Twitter.

Su acción abrió con un desplome del 13% por los interrogantes sobre su negocio en China, después de que la mayor economía del mundo haya devaluado su moneda por tres veces. Las dudas no son triviales: allí vende más iPhones que en Europa y se ha convertido en el motor principal del crecimiento de la empresa. La película, sin embargo, dio un brusco giro por la entrada en escena del consejero delegado de Apple que llevó a la acción a darse la vuelta y subir un 2% a media sesión, aunque terminó cerrando con un caída del 2,5%.

Una carta con información privilegiada

A Tim Cook no se le ha ocurrido otra cosa que enviar un email a Jim Cramer, el showman financiero de la CNBC, reafirmando las perspectivas de negocio de la empresa y desmintiendo cualquier tipo de problema en China. Al revés, va mejor de lo previsto. Lo sorprendente ha sido la manera de comunicar al mercado y a los inversores que todo va bien, que el plan de negocio va según lo previsto y que no hay nada que temer.

De forma insólita, Cook ha ignorado los cauces de comunicación oficiales a través de la SEC, el supervisor bursátil de EEUU. Se ha saltado también a su propio equipo de comunicación y ha buscado a una figura influyente, como Cramer, para responder a las dudas que tenían los grandes fondos de inversión sobre la tecnológica. En el correo, el directivo confirma que las ventas de iPhones van por buen camino y que la descarga de aplicaciones a través de la Appstore vive el mejor momento de su historia este verano.



 

En suma, el email de Cook ha puesto coto no solo a las pérdidas de Apple, considerado uno de los valores refugio del mercado, sino también a las bolsas estadounidenses, que comenzaron a recuperarse al mismo ritmo que el creador del iPhone. De una caída inicial superior al 6,1%, el Nasdaq Composite, índice de referencia del sector tecnológico, pasó a ceder apenas un 2%. Buenas noticias para los inversores, pero malas para el propio Cook. A buen seguro que la SEC habrá tomado buena nota de la filtración de datos y previsiones con el tertuliano e inversor profesional Jim Cramer.

Lex Luthor, el narco de Los Pollos Hermanos y un malo de culebrón, señuelos de Hacking Team

wallpaper

Son villanos de ficción. Y los nombres utilizados por los ingenieros de Hacking Team para crear identidades operativas; señuelos con los que demostrar el funcionamiento de sus programas para atacar ordenadores. Los ingenieros de la compañía abrieron cuentas en Facebook, Twitter o Gmail a nombre de Lex Luthor, Gustavo Fringe y un villano de telenovela inspirado en “El Chapo” Guzmán.  

Son villanos de ficción. Y los nombres utilizados por los ingenieros de Hacking Team para crear identidades operativas; señuelos con los que demostrar el funcionamiento de sus programas para atacar ordenadores. Los ingenieros de la compañía abrieron cuentas en Facebook, Twitter o Gmail a nombre de Lex Luthor, Gustavo Fringe y un villano de telenovela inspirado en “El Chapo” Guzmán.

“Identidad criminal: Gustavo Fringe. Cargo: Responsable y fundador de Los Pollos Hermanos. Profesion: Trafica con metanfetamina de cárteles mexicanos y fabrica su propia mercancía”.

La información parece sacada de la ficha en Wikipedia de uno de los principales personajes de la serie televisiva Breaking Bad: el traficante chileno que movía su droga bajo una cadena de comida rápida, Los Pollos Hermanos. Pero en realidad, la frase está sacada del archivo que los informáticos de la empresa de seguridad Hacking Team elaboraron para las demostraciones -como funcionaban sus programas para atacar ordenadores- llevadas a cabo ante sus clientes, entre los que se encontraban los principales servicios secretos del planeta.

El documento, creado el 29 de septiembre de 2014 y publicado la pasada semana junto a otros 400 gigas de datos confidenciales robados a Hacking Team, refleja “información sobre la identidad criminal de Sergio [uno de los ingenieros de la empresa] usada en su cadena de demostraciones”. Y muestra el usuario y las contraseñas de distintas cuentas de Gmail, Facebook, Twitter, Skype, Apple, Microsoft y Blackberry. Cuentas abiertas a nombre de Gustavo Fringe, el traficante de ficción. La información de la identidad operativa se completa con supuestos estudios del narco-pollero en la Universidad de Santiago de Chile y su dirección el Albuquerque, Nuevo Mexico, donde transcurre la mayoría de la serie Breaking Bad.

El malo entre los malos

Pero no fue Gustavo Fringe el único personaje de ficción que sirvió de cebo para Hacking Team en sus presentaciones ante los principales servicios de seguridad. Davide Romualdi, ingeniero italiano que trabajaba también para la consultora, controlaba seis cuentas a nombre de Lex Luthor, el archienemigo de Superman, creado por la editorial DC. Una de ellas, por ejemplo, permanece todavía operativa en Twitter:

Screen Shot 2015-07-14 at 17.59.11

 

En un caso todavía más exótico, el responsable de la empresa en México optó por un villano del país. Un malvado de telenovela llamado José María Venegas, conocido como “El Chema” y uno de los protagonista del culebrón local El Señor de los Cielos. El personaje de “El Chema”, inspirado en “El Chapo” Guzmán, el narco más buscado del planeta que se fugó esta misma semana de una prisión de máxima seguridad en México, tiene abiertas cuentas operativas en Gmail, Facebook, Twitter, Skype, Apple y Microsoft.

Apple quiere reconquistar la música, las noticias… y el bolsillo

Captura de pantalla 2015-06-09 a las 8.48.59

La conferencia de desarrolladores celebrada el lunes  en San Francisco ha mandado un mensaje muy claro al mundo tecnológico: Apple es dueña de su propio destino y no depende de nadie.

Captura de pantalla 2015-06-09 a las 8.48.59

La conferencia de desarrolladores WWDC15 celebrada el lunes en San Francisco ha mandado un mensaje muy claro al  mundo tecnológico: Apple es dueña de su propio destino y no depende de nadie. De hecho, a pesar de que el evento anima a otros a desarrollar sobre su plataforma, los grandes anuncios han estado centrados en sus propios productos y servicios.

Siete han sido los titulares de una presentación de la compañía dirigida por Tim Cook, en la que se ha combinado un formato tradicional en Apple con un tono a veces más desenfadado que de costumbre.

IOS 9 y MAC OS X El Capitán

Una de cal y otra de arena. Como se preveía, no habrá avances espectaculares en ninguno de los sistemas operativos de Apple. El foco esta vez ha sido el rendimiento y mejoras en la experiencia de usuarios, sobre todo en la versión para ordenador personal.

La buena noticia para los usuarios es que llegarán durante este año, de forma gratuita y, en el caso de IOS 9, a todos los dispositivos que a día de hoy son capaces de ejecutar IOS 8. Con esto Apple vuelve a hacer gala de una de sus fortalezas frente al modelo de “uno hace el sistema, otro el hardware” de Android: el ciclo de vida de los teléfonos y tablets que llegan a tener la última versión es superior.

Apple Music

La música no es gratis pero llega hasta a Android. Las semanas previas a la keynote se había filtrado que Apple andaba presionando a las discográficas para que cortasen el grifo a la versión gratuita de Spotify. La aparición de la evolución del servicio construido a partir de la compra de Beats confirma que no son partidarios de dar música sin cobrar, pero sí de intentar recuperar la iniciativa que tuvieron con iTunes. [Compara el servicio de Apple con sus competidores]

applemusic

Hay tres aspectos en los que Apple Music se diferencia de Spotify y otras alternativas como Deezer o Google Music: uno es que han conseguido que entre en el servicio todo el catálogo que ahora mismo está en iTunes, lo que significa que tendrán algunas exclusivas potentes en streaming como es el caso de AC/DC; dos, priorizan la recomendación por parte de “expertos humanos” y no por algoritmos; y, tres, renuncian de entrada al acceso vía Web, aunque llegarán a Android en otoño de este año.

Apple Watch

Un pasito hacia adelante. La mayoría estamos todavía buscando casos de uso en los que el smartwatch aporte verdadero valor. La idea, tanto de Apple como de Google con Android Wear, es que sean terceros quienes lo consigan a base de aplicaciones. La gran novedad en este WWDC para la plataforma “vestible” es que las aplicaciones también podrán llegar a ser nativas y no sólo una ventana de lo que pasa en el teléfono.

apple watch

Apple Pay

A la conquista del mundo. Si hay una iniciativa de Apple que apunta alto como valor de futuro esa es su plataforma de pagos. Este WWDC ha sido el del pistoletazo de salida de su expansión internacional, con Reino Unido como siguiente estación. Y ojo, porque uno de los socios de Apple en este paso es el Banco Santander.

Además Apple Pay integrará sistemas de fidelización y su Passbook pasa a llamarse Wallet.

iPad

Ahora tiene Windows. Al iPad llega la multiventana, complemento a la actual multitarea, por lo que podremos tener más de una aplicación en primer plano y hacer cosas como ver eurovisión mientras nos quejamos en Twitter. Vamos, como en Windows o en algunos tablets Samsung.

La forma en que lo han resuelto parece muy solvente, aunque Apple sólo lo incorporará a pleno rendimiento en el iPad Air 2.

Apple News

En busca de un lugar central en la información. Se han cargado Quiosco (dudamos de que alguien lo vaya a echar de menos) y se han inventado News: una especie de cliente a lo Flipboard para consumo de información, que propone los medios una adaptación de su contenido. Estos retienen el 100% de los beneficios generados por los anuncios que ellos mismos comercialicen y el 70% de lo que se generen a través de la plataforma iAds de Apple. Como hasta ahora, la compañía también se queda con el 30% de los beneficios generados por las suscripciones generadas a travé de las propias aplicaciones, indica Bloomberg.

applenews

El movimiento recuerda al de otros fabricantes como HTC o Samsung (los coreanos aliados con Flipboard), pero también a Facebook y sus “Instant Articles“. Como éste y como Google o Twitter, Apple busca un lugar central en la distribución de información y parte con una base instalada extraordinaria para esta pelea.

Mujeres hablando en nombre de Apple

Era esperado el gesto, tras mucho tiempo con el debate sobre la desigualdad de género en la industria tecnológica. Jennifer Bailey y Susan Prescott comunicaron Pay y News, respectivamente

No ha sido una presentación histórica. Ha sido desenfadada, con anuncios esperados y alguna sorpresa como News, cuyo rumor apareció sólo unas horas antes. Forma parte del circo, del show alrededor de una compañía que otro año más parece encantada de conocerse.

¿Volverá Apple a reinventar el mundo con su reloj?

Apple ha desvelado al fin todos los detalles de su ansiado reloj. Nos preguntamos si será uno de esos productos que van a cambiar uno o varios mercados. O no.

Apple ha desvelado todos los detalles de su ansiado reloj, que también es un ordenador de pulsera, un wearable, o como quieran llamarlo. ¿Será uno de esos productos que van a cambiar uno o varios mercados, o no?

(Noticia actualizada)

La expectación de la compañía de Cupertino quedó patente durante el evento. El propio director ejecutivo de la compañía, Tim Cook, fue desgranando todos los datos sobre el reloj, que ya había anunciado el pasado 9 de septiembre.

El dispositivo recupera la corona de los relojes tradicionales como sistema de control, además de tener pantalla táctil. Habrá dos tamaños (38 y 42 mm) y tres versiones (caja de aluminio, acero y oro), se podrá interactuar con él mediante voz -por ejemplo, hablar con alguien por teléfono gritándole a la muñeca- y recibir notificaciones. Sus sensores serán capaces de monitorizar los movimientos y las pulsaciones de su portador. Y lleva una batería que aguantará hasta 18 horas diarias, según Cook, que no especificó si se refiere a un uso más o menos intensivo del reloj.

El 10 de abril se iniciará el plazo de reserva, se podrá probar en las tiendas, y el 24 de abril estará disponibre para la venta los siguientes países: Australia, Canadá, China, Francia, Alemania, Hong kong, Japón, Reino Unido y EEUU. En España no se pudo adquirir en esta primera tanda, hay que esperar al 26 de junio (momento en el que se lanza en otros seis paíes: Italia, México, Corea del Sur, Singapur, Suiza y Taiwan) ¿Su precio? A partir de 349 dólares en EEUU el modelo más barato de aluminio, y 17.000 dólares el más caro, con caja de oro.

Hemos preguntado la opinión de los expertos de Applesfera sobre el reloj y no han mostrado mucha sorpresa: “El Apple Watch es el que todos esperábamos ver, intenta satisfacer tantos a un público que busca tecnología como al que busca moda”, nos han contado.

La gran incógnita es si con este dispositivo Apple logrará lo que ya consiguió con productos como el iPhone o el iPad: desarrollar un concepto que ya existe, hacerlo irresistiblemente atractivo y marcar el camino a su competencia. Todo un reto, según el diario The New York Times, que cree que el público no está demasiado interesado en los relojes inteligentes. La compañía ha tenido éxitos incontestables, pero también algunos fracasos. Por eso merece la pena recordar cuáles son las principales revoluciones planteadas por Apple y cuáles fueron sus principales errores.

Cuatro triunfos de Apple

  • El ordenador personal (+ Macintosh). Probablemente nadie pudo imaginar que el Apple II (1977) y sobre todo sus ordenadores con sistema Macintosh (1984, recuerden el famosísimo anuncio de su lanzamiento) cambiarían juntos el mundo al popularizar la idea de ordenador personal: fácil de manejar, con una interfaz a base de iconos que sacaba todo el partido al ratón. Era un producto relativamente asequible para la época: el primer Mac se anunció por 2.500 dólares en un momento en el que un ordenador solía costar más de 10.000 dólares. El cofundador y alma de la compañía, Steve Jobs, dio con una de las teclas para “cambiar el mundo”: hacer posible la idea de un ordenador en cada casa.
  • iPod (+ iTunes). El iPod (2001) no fue ni mucho menos el primer reproductor de música digital que existió en el mercado, pero se llevó el gato al agua. Aunque ya no se vende tanto -los ‘smartphones’ nos ha ahorrado espacio al incluir la posibilidad de reproducir música y vídeo-, Apple lleva vendidos más de 385 millones de iPods en todos sus modelos: Classic, Mini, Nano, Shuffle, Touch. El auténtico triunfo de la compañía vino a través de iTunes, la tienda de música íntimamente ligada a este aparato, que supuso todo un torpedo para las grandes discográficas al cargarse la idea del disco como unidad de venta: el negocio se convirtió en vender la descarga de canciones sueltas a casi un dólar cada una.
  • iPhone (+ AppStore). En la era de la telefonía móvil, Apple lanzó en 2007 un esperadísimo teléfono que dejó a medio planeta con la boca abierta y marcó el camino a seguir por todos. Y sin embargo cuando se presentó el iPhone no era ni el más rápido ni el que mejores prestaciones tenía. La receta de su éxito se puede resumir en tres factores: su depurado diseño, su sencillo manejo gracias a la pantalla táctil y su capacidad para cargar aplicaciones y convertir un teléfono en algo más. La AppStore se ha convertido en todo un motor de la compañía y sólo en 2014 generó ventas de cerca de 25.000 millones de dólares. Del teléfono de la manzana se han vendido más de 700 millones de unidades en todo el mundo.
  • iPad. Aquí Apple no inventó nada nuevo… ¿o sí? Las tabletas ya existían mucho antes de la presentación del primer iPad (2010), pero Apple las popularizó porque las hizo absolutamente irresistibles. Su tirón, sobre todo en las primeras versiones, abrió un nuevo camino para sectores que no supieron reconvertirse a tiempo al mundo digital, como los medios de comunicación o las industrias audiovisuales. Sus ventas languidecen poco a poco. Entre otras cosas porque su ciclo de vida es más largo que el de un teléfono. Pero la compañía ha logrado colocar 258 millones de unidades en cinco años.

Cuatro fracasos de Apple

  • Consola Pippin. En 1995, Apple quiso probar suerte en el apasionante y complicado mundo de los videojuegos con una consola. Curiosamente, la empresa nunca tuvo intención de comercializarla. Su objetivo era licenciarla para que otros la vendieran bajo otras marcas. Al final, fue Bandai quien la lanzó al mercado en EEUU y Japón en 1996 a un precio bastante elevado para este tipo de dispositivo: casi 600 dólares. Este intento de Apple por asomarse al videojuego fue un fracaso sonado: la revista PCWorld la considera uno de los 25 peores productos tecnológicos de todos los tiempos. Aunque el pinchazo hoy por hoy ha quedado compensado parcialmente por el éxito de los videojuegos en forma de aplicaciones, uno de los motores de su AppStore. Merece la pena asomarse al sitio web original de aquella consola, preservado por Internet Archive.
  • Apple Newton MessagePad ¿Quién se acuerda ya de las PDA? Aquellos productos desaparecieron con el ‘boom’ los teléfonos inteligentes . La compañía de la manzana empezó a vender en 1993 este dispositivo. De alguna manera, se adelantó a su tiempo en avances como el reconocimiento de la escritura manual, todo un avance para su época pese a que la tecnología no estaba muy pulida. Pero hubo factores que pesaron en su desarrollo como la pujanza de sus competidores o los problemas de batería. Al final, Apple dio carpetazo a Newton en 1998. Quizá de este tropiezo aprendió para productos que luego fueron muy exitosos.
  • PowerBook 5300. Apple arrancó la década de los 90 con un cierto éxito en sus portátiles PowerBook. La compañía decidió lanzar un nuevo modelo llamado PowerBook 5300 en 1995. Pero desde el principio tuvo numerosos fallos técnicos: algunos ordenadores no llegaban ni a arrancar y tenían problemas con las baterías y hasta algunos incendios. Los problemas con este ordenador tuvieron lugar en un año crítico: el año en el que la propia compañía estuvo a punto incluso de desaparecer.
  • Ciertos ordenadores de sobremesa. Históricamente, Apple ha sido una compañía vanguardista en cuanto al diseño de sus ordenadores. A veces, quizá, demasiado para el gusto -y el bolsillo- del consumidor. Algunos de los fallos memorables de la compañía fueron el modelo Apple III, que se lanzó en 1980 con problemas de sobrecalentamiento y es considerado el primer fracaso comercial de la compañía. Otro fiasco fue Lisa (1983), que llevaba el nombre de la hija de Steve Jobs. Era una máquina muy superior a sus competidores pero su precio rozaba los 10.000 dólares. Quizá uno de los errores más recordados fue la edición 20 aniversario de Mac, que se conoció como Twentieth Anniversary Macintosh o TAM. La máquina salió al mercado en 1997 y su maldición fue su precio inicial: 7.500 dólares.

Qué cuesta realmente

Captura de pantalla 2015-03-09 a las 12.22.03

(Trabajadores reclutados en una factoría de Catcher Technology. Foto: Chinalaborwatch.org)

Inundar los mercados del primer mundo con cacharros tecnológicos asombrosos en tiempo récord y a un precio razonable tiene implicaciones que a menudo los usuarios no ven o prefieren no ver. Apple no es la única compañía que cuenta con suministradores con dudosas practicas laborales. Pero su condición de empresa más valiosa del planeta le otorga un protagonismo especial en informes de organizaciones que denuncian la precariedad laboral en las grandes factorías chinas. Tal es la denuncia que hacen organizaciones como China Labor Watch (CLW) y Students and Scholars Against Corporate Misbehavior (SACOM) o investigadores como Jenny Chan, Mark Selden y Pun Ngai. También la cadena británica BBC en un controvertido documental emitido el pasado año.

A pesar de los esfuerzos de la empresa californiana por mejorar las condiciones de los trabajadores de sus suministradores, en las fábricas de Pegatron, Jabil, Catcher Electronics y Foxconn la situación no parece haber cambiado demasiado. Estas factorías, auténticas ciudades dedicadas a la producción en masa de aparatos tecnológicos, siguen imponiendo turnos de trabajo interminables, horas ‘extras’ forzadas, trabajo con sustancias peligrosas para la salud sin las debidas medidas de seguridad, salarios incompletos para estudiantes empleados, falta de seguridad, intimidación y abusos habituales.

La compañía, consciente de su responsabilidad frente a sus proveedores, se defiende. El vicepresidente sénior de operaciones de Apple, Jeff Williams, es el responsable final de la gestión de la cadena de suministro. En su carta, Williams describe 2014 como “un año de grandes logros”. Alega que durante el pasado año realizó “633 auditorías” a más de 1,6 millones de trabajadores en 2014 en 19 países para localizar y corregir irregularidades, que las hubo, tales como la falta de pagos de horas extras (“hemos conseguido que se reembolsen más de 3,96 millones de dólares por tasas de contratación abusivas y casi 900.000 dólares por horas extra no retribuidas”), empleo de menores en factorías (“hemos conseguido que trabajadores menores de edad vuelvan a la escuela con matrícula pagada y un sueldo”), o cuestiones medioambientales (“Hemos conseguido que se renueven sistemas de desagüe de aguas residuales”).

Pese a todo, los informes sobre Catcher (PDF) y Pentagron (PDF), y los avisos de incumplimiento de compromisos por parte de Foxconn para mejorar las condiciones de su millón largo de empleados muestran que queda mucho trabajo por hacer. Todo ello, según denuncia la propia Jenny Chan en Open Democracy, tras un año extraordinario para la compañía, que en el ultimo trimestre ganó 18.000 millones de dólares y que ya vale más de 118.000 millones de dólares. Ya se sabe: “un gran poder implica una gran responsabilidad”.

Lo que debes saber sobre el congreso de móviles de Barcelona

El Mobile World Congress es una feria poliédrica. Un escaparate -otro más- para una ciudad en un momento dulce, un decorado caro para los negocios, un altavoz para quienes quieren influencia en la industria y la política, y una orgía de novedades para los seguidores de la categoría estrella en electrónica de consumo.

MWC

Fotos: A. Ortiz

A Jim King Um no le gusta que se le cuelen cuando espera un taxi. Este año no le van a subir el sueldo y habla un inglés tan malo como para entenderse a la perfección conmigo. Durante 40 minutos hemos compartido fila en la parada de la Fira Gran Vía de Barcelona y juntos hemos constatado que un gran encuentro como éste es lo que sucede mientras pasas horas en colas.

Nuestra estampa allí, en la parada, era la metáfora perfecta del mercado mundial de móviles. Mientras mi nuevo amigo coreano aguardaba su turno con la docilidad de quien ama contribuir a un proceso más eficiente, un americano avispado se iba a la acera de enfrente para capturar un taxi sin hacer cola. Es decir, mientras el asiático observaba el proceso reglado y adecuado para optimizar la salida del recinto del Mobile World Congress (MWC), su colega estadounidense acertaba en la lectura del mercado: los incentivos del taxista que se ahorraba dar una gran vuelta y perder unos minutos preciosos. Y yo, un humilde europeo, empezaba a reflexionar sobre qué tipo de reglas y leyes habría que aprobar para evitar que esto sucediese.

El Mobile World Congress es una feria poliédrica. Un escaparate -otro más- para una ciudad en un momento dulce. Un decorado caro para los negocios. Un altavoz para que un grupo de “no elegidos” rivalice en establecer la agenda de la industria y la política. También una orgía de novedades para los seguidores de la categoría estrella en electrónica de consumo.

Más allá de los nuevos y espectaculares teléfonos, el MWC tiene que ver también con la política y con la economía. Obama apunta a que Europa legisla contra las empresas americanas porque es incapaz de innovar. Los consejeros delegados de las empresas de telecomunicaciones recuerdan que son demasiado buenas (invierten mucho y crean empleo) como para que les impongan una red neutral. China, con su ejército de empresas ausentes, no es ya sólo la fábrica de todo el mundo. Y hay ciudades con un pico de demanda de transporte incapaz de atender que sin embargo se quitan de encima a Uber.

Tan amigos

Y sin embargo el gran duelo que esperábamos como si de un combate entre Tyson y Holyfield se tratara al final no se produjo: el enfrentamiento entre los representantes de empresas de internet como Google o Facebook y los de empresas telefónicas dueñas de la infraestructura.

Con tristeza certifico que las grandes estrellas apenas se han mojado. Sundar Pichai, vicepresidente de Google, apareció primero para confirmar que sí, que a su compañía le interesa ser un operador móvil pero sólo como experimento, que es el equivalente en la industria a “te quiero pero sólo como amigo”.

Sobre Mark Zuckerberg, CEO de Facebook, es más difícil explicar qué dijo. Tras escuchar sus intervenciones en la mesa sobre cómo conectar al mundo, mi conclusión es que, si entendemos decir cosas como ampliar la información existente sobre un asunto, entonces no dijo nada.

Mark Zuckerberg en el MWC15.

Lo más memorable que dijo fue “no soy un regulador” cuando le preguntaron si herramientas de comunicación como Whatsapp (con mensajes y pronto con voz) deberían estar igual de reguladas que la voz y los SMS por los que cobran empresas como Vodafone o Telefónica.

Zuckerberg podría aprender a dar titulares de César Alierta y Vittorio Colao, consejeros delegados de Telefónica y Vodafone. El primero parece encontrarse en ese momento vital en el que uno no está para la diplomacia sutil ni para morderse la lengua. Un día pronostica que vamos a llegar al 8% de paro en tres años y otro arrea contra todos los legisladores que (curiosamente) nunca legislan bien cuanto atañe a Telefónica. Esta vez Alierta hizo una intervención internacional con un nivel de inglés digno de un presidente del gobierno español. A su colega Colao, por cierto, todo el mundo le entendió cuando explicó que compartir fibra (la de Telefónica) es bueno y que los precios deberían subir.

Los operadores

Ciertamente, el MWC es el momento del año en el que las empresas de telecomunicaciones se afanan en demostrarnos que también son innovadoras. Así, Vodafone nos ha demostrado las virtudes de las “llamadas enriquecidas”, un concepto que viene a consistir en que si uno, por ejemplo, está llegando borracho a casa tras una noche de tugurios y gin tonics y le da por llamar a una ‘ex’ a las cuatro de la mañana, ésta podrá escucharnos en alta definición. Esto es importante en esas situaciones en las que no queremos que se pierdan los matices. Además, podremos añadir localización e imágenes, lo que llevará este momento de llamada necesitada a una nueva dimensión.

Mientras Vodafone parece ocupada en exprimir las actuales redes 4G, Orange nos enseñaba el futuro que, para sorpresa de todos, resulta que van a ser las redes 5G. Han conseguido una velocidad de descarga de 400 Mbps, lo que significa que el vídeo en alta definición podrá ser una herramienta de comunicación de primer orden en unos años; también que seremos capaces de gastar nuestra tarifa de datos en sólo unos segundos.

Telefónica, por su parte, ha mostrado el “reloj conectado para niños”, solución que alimentará a la generación de padres más temerosa por sus cachorros de la historia. La idea es tener a la criatura geolocalizada por GPS en todo momento y capaz de hacer llamadas pero sólo a los números que le indiquemos.

Los móviles

Pero el MWC es también la gran feria de la estrella de la electrónica: el smartphone. La foto de este mercado es a la vez muy clara y muy cruel. Un ausente, Apple, es quien se come el gran pastel del negocio en el lado de los fabricantes. El resto de rivales entona una suerte de Should I stay or should I go con el dilema de si invertir a tope en producto y marketing para esa gama alta o vigilar el retrovisor por el que se aproxima una jauría de actores que tienen claro que se lo juegan todo en los móviles de menos de 300 euros.

No quedan muchos para plantar cara en serio. Los Blackberry y Lumia (marca antes conocida como Nokia cuando era finlandesa y no una división de Microsoft) se lamen las heridas mientras buscan un hueco por el que colar sus más que dignos productos. El sistema operativo Windows 10 que estará instalado en los nuevos teléfonos de la gama Lumia se antoja la última bala Microsoft para ser relevante en el móvil.

El estrellato entre los dispositivos ha sido para el Galaxy S6. Se podría decir que Samsung hace gala de la fe del converso: hace un año defendía un producto mucho más funcional con la posibilidad de ampliar la memoria y cambiar la batería y rematado en un plástico Premium. Este año propone justo lo contrario: el diseño y la estética van primero, se sacrifican elementos hasta ahora nucleares y se remata la jugada con la apuesta por el aluminio y el cristal.

Samsung necesitaba este cambio pero va a dejarse fans por el camino con el objetivo de conquistar a otros muchos. Yo no perdería de vista a su Samsung S6 Edge: un dispositivo que por primera vez en la historia de la empresa coreana tiene ese efecto wow en el primer vistazo. Todo un logro estético que ayuda a minimizar el parecido en diseño del Galaxy S6 normal con el iPhone 6. La otra sorpresa llega cuando miras el precio: el S6 clásico cuesta 699 euros y el Edge, 849.

HTC ha venido fuerte y ha sugerido que quizás tiene más futuro que presente. El HTC One M9 sigue la línea marcada por Taiwán: un diseño y acabado excelente y algunas dudas sobre su cámara. Como tiro al futuro, entran en el mercado de la realidad virtual con un socio muy bueno como Valve y eso les mete en una liga donde nadie les esperaba y en la que pueden tener el recorrido que buscan para no depender sólo del móvil.

MWC15

Otra de las conclusiones del congreso es que las tabletas no han resultado ser el gran negocio que la industria esperaba hace dos años. En un sector en el que no crece ni Apple, Sony ha lanzado el Xperia Tablet z4, una obra de arte de ingeniería por su finura y su resistencia al agua que no es la mejor noticia de los japoneses. El presidente de la compañía, Kaz Hirai, ha defendido que se quedan en el móvil y de repente miles de empleados en todo el mundo han respirado hondo.

Sony, junto a LG y otros como ZTE o Alcatel, ha venido a Barcelona con un perfil menos ambicioso pero que en la práctica le puede ser muy rentable. Su estrategia es centrarse en las gamas medias donde cada vez vemos más productos competitivos. Yo, que hasta para los teléfonos es algo sentimental, me he felicitado del regreso de Alcatel a la primera fila del sector con el recuerdo de mi primer teléfono.

Me lo llevo puesto

No se puede acabar este balance del MWC sin hablar del nuevo ámbito por el que luchan los fabricantes: los wearables o prendas conectadas. Lo más interesante del fenómeno es que las demás empresas están intentando coger posiciones antes de que en unos días aparezca Apple Watch. Todos buscan argumentos para convencernos de la magnífica idea que supone volver a tener reloj. Pero esta vez uno que tengamos que cargar todos los días.

En esta pugna destacan Motorola y su 360. A mi juicio y a pesar de llevar ya mucho en el mercado, sigue siendo el mejor resuelto ahora que añade correa de metal. El Huawei Watch demuestra que los chinos empiezan a dar lecciones en diseño y tiene una aproximación similar a la del LG Urbane: hacer relojes que parezcan relojes y no mini naves espaciales llenas de luces.

[Nota mental para los próximos días, Apple podría llegar a la categoría con una solución estéticamente más pobre que empresas como LG o Huawei y esto con Steve Jobs no pasaba].

Hay mucho más que procesar de este MWC. Aquí dejo anotados algunos protagonistas a los que seguir próximos meses:

  • El reconocimiento de la retina o el rostro para desbloquear el teléfono. Ahí andan Fujitsu y ZTE, porque lo de la huella es tan de 2014…
  • La curva es bella pero todavía no sabemos cuál más: si la de Samsung con el S6 Edge o la de LG con el Flex 2. LG además tiene una idea muy original, dice su curvatura ayuda a mejorar las llamadas de voz. Qué raros son estos coreanos que aún usan el móvil para hablar.
  • Calidad/precio o dicho en la neolengua del MWC value for money. ¿Quién tiene ese teléfono que da más por menos? Si hacemos caso a los fabricantes, casi todos. De los que he tocado me han gustado los nuevos Sony con el M4 Aqua, Alcatel con el Idol 3 (con el que puedes escuchar las llamadas aunque lo cojas al revés), Microsoft con el Lumia 640 y Motorola con su Moto E, que tiene toda la cara de ser un superventas. Digno de anotar que ese espacio empieza a estar abarrotado.
  • Proyectores baratos integrados con el móvil. ZTE con su apuesta de proyector con Android que además permite compartir WiFi (gran invento para que los amigos que vengan a casa traigan la cerveza) y Lenovo, con uno baratito de 200 dólares al que le enchufas el móvil y empiezas a proyectar a lo loco. Como conferenciante desastre y profesor irregular, es el tipo de cacharro que me llevaría a clase.
  • Motor y más motor. Los fabricantes de coches están empezando a notar, con alarma, de que para la generación del milenio el coche es un complemento del móvil. De esa observación nacen conectividad, aplicaciones y posicionamiento gadget. En este MWC ha sido Ford quien más se lo ha creído.
  • Los móviles con Ubuntu son el nuevo móvil con Firefox. Ahí están BQ y Meizu con terminales que no están para el prime time y con ausencia notables de aplicaciones como Whatsapp (¿Cómo va a tener uno un teléfono sin memes de Julio Iglesias?). En todo caso, no hay que perder de vista a su visión de la convergencia entre sistema de ordenador y móvil. Tampoco a una compañía como Canonical.
  • Internet de las cosas. Vamos a tener esta expresión hasta en la sopa los próximos años. En las explicaciones de la tendencia aparecen desde fábricas sin empleados hasta cafeteras que se conectan a internet o proyectos de “ciudades inteligentes” regadas con fondos europeos. También puede ser la asesina de la privacidad, pero no hablemos de cosas feas, que esto es una feria.
  • A Qualcomm se le está poniendo cara de Intel. Este comentario es ligeramente ingenioso si uno sigue de cerca el mercado de los fabricantes de sistemas en un ‘chip’ (o SoC) móviles, pero es probable que baste con anotar que este MWC no ha llegado en su mejor momento: Samsung ha optado por fabricarse su propio micro para el Galaxy S6 y Mediatek viene apretando desde las gamas de abajo.
  • Pagos móviles. En EEUU, Apple Pay está consiguiendo números envidiables y no digo yo que sea por envidia pero Samsung ha anunciado… ¿adivinan? Samsung Pay con una solución muy interesante que no exige el contacto con el móvil siempre para el pago. Google ya anda diciendo que a la vuelta de la esquina habrá Google Pay para tomar el relevo de su fracasada Wallet.

Con Jim King Um ha empezado una pequeña amistad. Nuestra cola ha servido para que el confiese cómo lo ha pasado su compañía el año pasado (no muy bien) y para que yo le comentase lo que me parecen sus productos (nada mal).

El americano espabilado se lo pierde.

Todos los detalles, análisis, comparativas y vídeos sobre MWC 2015 al completo en Xataka.