A la tecnología por el patinete

Redacción

El Arponero Ingenuo y su visionario cómplice Javier Muñoz se han ido de vacaciones pero yo me he quedado en nuestra sede de la Avenida de Burgos, frente a las cuatro torres emblemáticas de este Madrid achicharrado y torrefacto, animando a nuestro equipo de ingenieros a cazar las evasivas ballenas de la tecnología y empezando a probar las herramientas editoriales con algunos compañeros de EL ESPAÑOL.

Reportaje gráfico: Dani Pozo.

UN AGOSTO EN LA AVENIDA DE BURGOS (I)

Queridos Accionistas y Suscriptores.

El Arponero Ingenuo y su visionario cómplice Javier Muñoz se han ido de vacaciones, pero yo me he quedado en nuestra sede de la avenida de Burgos, frente a las cuatro torres emblemáticas de este Madrid achicharrado y torrefacto, animando a nuestro equipo de ingenieros a cazar las evasivas ballenas de la tecnología y empezando a probar las herramientas editoriales con algunos compañeros de EL ESPAÑOL.

No puedo desconectarme de la actualidad política. El cobarde nombramiento a hurtadillas de Wert, de forma que nadie lo supiera antes de la rueda de prensa de Rajoy, la grotesca escenificación de Mas al convocar sus terceras elecciones autonómicas en cuatro años como si estuviera firmando la declaración de guerra a la Alemania nazi en un salón lleno de espejos, el error del PSOE al defenestrar innecesariamente a Carmona por el balcón de la señá Carmena o la propia encuesta del CIS con los primeros frutos del in fear we trust marianista hubieran dado de sí para suculentos arponazos literarios. Pero quiero aprovechar estas semanas en las que nos hemos quedado solos para daros información de la cuenta atrás en el lanzamiento de EL ESPAÑOL. “Hagámoslo juntos”, os dije, y de momento quiero teneros al tanto de todo.

Merece la pena insistir en lo que ya hemos conseguido gracias a vosotros: tenemos 5.624 accionistas y 8.854 Suscriptores Fundadores. Naturalmente, la segunda cifra incluye a la primera pues todos los accionistas -a menos que renuncien a ello- recibirán su suscripción con un 50% de descuento con carácter vitalicio. Pero aunque no sea el millón de abonados de The New York Times, este dato es de por sí un tesoro.

En la campaña de captación con 40% de descuento que siguió a nuestra Junta General y se extendió durante el mes de julio se han incorporado ya por lo tanto más de 3.200 Suscriptores Fundadores. Una cifra muy superior a cualquier expectativa y es justo señalar el mérito del equipo de Marketing y atención al suscriptor que encabeza Leticia Lombardero.

El descuento ha pasado a ser ahora del 30%, pero la oportunidad sigue abierta, a pesar de la natural desmovilización agosteña. De hecho, ya está disponible nuestra página de concursos -anticipo de lo que será la Zona Ñ- y antes de que termine el mes espero estrenar con docena y media de suscriptores el Palco de EL ESPAÑOL en el Bernabeu, patrocinado por la aseguradora Axa. Ya compartí el Don Carlos de Boadella en El Escorial con dos accionistas y pienso hacer lo mismo en cada estreno de la temporada de ópera del Teatro Real.

También sigue en pie la posibilidad de que los 5.624 accionistas hagan extensivas sus condiciones privilegiadas a aquellos familiares o amigos que consideren oportuno. Pueden hacerlo fácilmente a través de este link y les animo encarecidamente a ello. Quedarán mejor que bien con esos afortunados que se conviertan en suscriptores a mitad de precio.

10.000 suscriptores, la próxima meta

Después de batir el récord mundial de crowdfunding periodístico, EL ESPAÑOL será también el diario que nazca con más suscriptores en tres siglos de actividad editorial en este país. Estoy seguro de que en el momento del lanzamiento superaremos la barrera de los 10.000 y eso serán ya palabras mayores.

Se trata de un indicador muy importante pues EL ESPAÑOL basa su independencia en un modelo mixto en el que los ingresos por suscripciones deben complementar los ingresos por publicidad. De ahí que la estructura de nuestra oferta informativa, básicamente en abierto, es decir de acceso gratuito para todos, incluya también productos y ofertas restringidas a los suscriptores.

Esperamos que millones de usuarios naveguen gratuitamente a través de nuestra web responsive -adaptable a todos los dispositivos y diseñada pensando en los móviles- y se descarguen gratuitamente nuestras aplicaciones para los sistemas IOS y Android. Pero también esperamos que decenas de miles de españoles identificados con EL ESPAÑOL se unan a vosotros como suscriptores.

La suscripción os da derecho a acceder a todas nuestras historias sin el límite de 25 al mes que regirá para el resto, a descargaros todas las noches LA EDICIÓN de EL ESPAÑOL -es decir nuestro producto estrella con las exclusivas del día siguiente-, a beneficiaros de todas las ventajas de la Zona Ñ -palcos del Bernabéu o del Teatro Real incluidos- y a publicar en el Blog del Suscriptor bajo la supervisión profesional de la redacción. En cada una de estas parcelas descubriréis importantes innovaciones respecto a lo que hasta ahora han hecho los demás medios españoles. Este alto nivel de exigencia es precisamente lo que nos está obligando a buscar soluciones tecnológicas necesariamente complejas y sofisticadas en un tiempo récord.

La periodista Carolina Villegas trabajando en la redacción de EL ESPAÑOL

Afortunadamente contamos con la profesionalidad y entrega del equipo técnico que encabeza Mabel Cobos, de Salugral Adriana y sus diseñadores y de David Domínguez como hombre puente con la redacción y responsable de nuestro desarrollo. Esta docena y media larga de personas lleva trabajando durante todo el verano, fines de semana incluidos, en jornadas interminables -sólo interrumpidas por improvisadas partidas de ping pong- para que EL ESPAÑOL esté listo en las fechas previstas. Todos los accionistas debemos estarles muy agradecidos por su titánico esfuerzo.

A los proveedores del sistema editorial o CMS –Bit Ban-, a los proveedores de las aplicaciones para móviles –4andgo y Alten-, a los proveedores del muro de pago –MPP– y a los proveedores del servicio de Big Data –Stratio– les estamos pidiendo la misma implicación y celeridad.

Estamos en cierto modo en sus manos y es justo reconocer que han recogido el guante y asumido el desafío. Saben que están participando en un proyecto que va camino del éxito y que nos marcará para siempre positivamente a todos.

Mientras el equipo de Audacity Partners -nuestros diseñadores en Londres- va culminando brillantemente su trabajo en áreas tan dispares como la animación o la imagen corporativa, en los últimos días hemos recibido ya algunas de las herramientas tecnológicas prometidas y versiones preliminares de otras. Pese a que todavía somos pocos, la redacción es un hervidero de experiencias de uso en el que la frustración propia del método de prueba y error da paso al entusiasmo cada vez que un problema queda resuelto. Hay que vivirlo.

Nos sentimos muy orgullosos del entorno participativo que estamos creando en nuestra sede de la Avenida de Burgos. A ello está contribuyendo desde el primer día el audaz planteamiento de Aguirre Newman, basado en mesas redondas altas de colores rutilantes que en la práctica convierten cada puesto de trabajo en un lugar de reunión. Las imágenes de nuestro Defensor Civitatis -el León de EL ESPAÑOL- y la enumeración de sus atributos -“libre, independiente, valiente, protector, guardián…”- ocupan los vinilos de las mamparas de vidrio que separan los despachos. Son un motivo de inspiración constante, en la medida en que nos recuerdan la esencia de nuestro compromiso.

Incorporaciones a la redacción

Nada hay tan fascinante como el ambiente de un grupo de periodistas fundando un diario nuevo y diferente. Soy muy afortunado de vivir ahora la misma experiencia impregnada de vitalidad, idealismo y concurso de ideas sin límite del otoño del 89. Los requerimientos tecnológicos son endiabladamente complicados pero como ocupamos una planta alargada de 800 metros cuadrados y todos hablamos con todos se ha establecido un servicio de transporte en patinete desde la puerta de mi despacho en un extremo, hasta los dominios de Mabel Cobos en el otro. Salugral, la jefa de diseño, es la principal usuaria pues tiene a su mesnada lejos de su propia silla curul pero todos hemos compartido ya –en Twitter hay constancia– la experiencia de tan placentero deslizamiento.

Cuando llegué a Diario 16 me encontré con que teníamos una multicopista grande bautizada como la “rotativa de la señorita Pepis” y en los inicios de El Mundo el jefe de talleres nos reprochaba que le pedíamos que interpretara una sinfonía de Beethoven “con un pito y un tambor”. Teniendo en cuenta los precedentes, con un proyecto intelectual, editorial, tecnológico y financiero de tanta envergadura como este, sólo nos faltaba un buen patinete para que las metas más insospechadas parezcan ya a nuestro alcance .

Pedro J. Ramírez y la Jefa de Tecnología Mabel Cobos revisando una de las apps de EL ESPAÑOL

A falta de algunos últimos fichajes la redacción de EL ESPAÑOL está bastante perfilada. Tras las incorporaciones escalonadas de estos meses, será el lunes 17 y el lunes 24 cuando llegue el grueso de la plantilla. Aguardo con ansia e ilusión ese momento. Para entonces debemos ultimar unas Normas de Estilo de EL ESPAÑOL que incluyan aspectos relacionados con el uso del lenguaje, la edición, la deontología o la línea editorial . Estoy seguro de que la suma de jóvenes y veteranos, la combinación de talentos muy diversos, dará resultados de los que todos podremos sentirnos orgullosos. Algo hemos ido mostrando ya en este blog con exclusivas de impacto, perfiles bien escritos y buenos ejemplos de periodismo de datos.

La incorporación de Alejandro de Vicente al frente del área comercial ha supuesto en las últimas semanas una gran alegría para mí pues ya estuvimos juntos en Diario 16 y El Mundo.

Su solvencia y credibilidad abren todas las puertas. Hemos presentado el proyecto ante las principales agencias y anunciantes y la acogida no ha podido ser mejor. En todas esas reuniones ha impresionado mucho el dominio de lo que tenemos entre manos y el conocimiento del sector de nuestra consejera delegada Eva Fernández. ¡Menudo desafío el que afronta ahora al tener que ensamblar contra reloj tantas cosas diversas!

Creamos más de 100 puestos de trabajo

En el momento del lanzamiento seremos al final unas 70 personas en redacción y algo más de 100 en el conjunto de la compañía NoHaceFaltaPapel. Estamos muy orgullosos de protagonizar así la mayor creación de empleo en los medios de comunicación españoles al menos desde 2007. Sabemos que es una apuesta importante y que partimos con unos costes superiores a los de los demás medios nativos en el momento de su lanzamiento pero también disponemos de un capital humano, de un apoyo social y de unos recursos financieros sin precedentes.

No elegí aquella frase por casualidad. Siempre he creído a pies juntillas que “es poco atractivo lo seguro y en el riesgo está la esperanza”. ¿Les suena, verdad? Habrán podido despojarme de muchas cosas, pero el lema es mío. Bueno, mío y de un tal Tácito. También la metáfora de la gorra que lanzaremos de nuevo al otro lado del muro. Por eso la fe volverá a mover montañas.

Por eso lo que pusimos en marcha hace 26 años no será nada comparado con lo que haremos ahora. La semana que viene os daré un nuevo parte de novedades. Un abrazo y feliz descanso a todos.

Postdata.- Seguimos ultimando la transformación definitiva de Sociedad Limitada en Sociedad Anónima pues, según nuestros abogados, el Registro Mercantil nos exige que todos y cada uno del puñado de inversores extranjeros que participaron en el crowdfunding exhiba su correspondiente NIE para convertir la inscripción provisional en definitiva. Según noticias de última hora ya sólo nos falta cazar a lazo a una ciudadana norteamericana y a un ciudadano polaco que cometieron la osadía de desembolsar 100 euros cada uno sin tener antes todos sus papeles en regla. ¡Dos accionistas entre 5624! ¡Doscientos euros en un capital de 18 millones!

Así pervive la burocracia de los golillas en pleno siglo XXI. Así se fomenta la creación de empresas en España. O se resuelve rápido o tendremos que ponernos serios.

Además, en EL ESPAÑOL:

Así ha saltado por los aires el socialismo madrileño

Foto: Candidatura Carmona

Una semana. Eso es lo que ha durado la calma en el PSOE de Madrid. El pasado domingo, la nueva líder de los socialistas en la comunidad, Sara Hernández, salió a saludar a los militantes junto a su rival, Juan Segovia. Tras ellos, un gran cartel con un lema ante el que muchos fruncían el ceño: “Y ahora, unidos”. Las claves de la destitución de Antonio Miguel Carmona.

Una semana. Eso es lo que ha durado la calma en el PSOE de Madrid. El pasado domingo, la nueva líder de los socialistas en la comunidad, Sara Hernández, salió a saludar a los militantes junto a su rival, Juan Segovia. Tras ellos, un gran cartel con un lema ante el que muchos fruncían el ceño: “Y ahora, unidos”.

La candidata preferida por la dirección nacional del PSOE había ganado las primarias al sector más cercano a Tomás Gómez, fulminado en febrero por Pedro Sánchez como líder regional.

Este lunes, el descabalgado era Antonio Miguel Carmona, portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid tras un desastroso resultado electoral que lo obligó a apoyar a Manuela Carmena como alcaldesa.

El “hermano político” de Tomás Gómez

El naufragio del PSOE en las urnas no es sino un factor en la ecuación. De haber sido determinante, Carmona no habría sido portavoz durante dos meses. La decisión se ha tomado tres días después del congreso del PSM, marca del partido en Madrid, que pretendía marcar el fin de la era de Tomás Gómez como líder. Es una decisión tomada justo después del congreso extraordinario, por la nueva dirección y como un mensaje a navegantes.

Carmona nunca ha ocultado su cercanía a Gómez, depuesto en febrero por Sánchez para hacerse con el control del partido y colocar a Ángel Gabilondo como candidato a la Comunidad de Madrid. No dudó en estar a su lado en la rueda de prensa en la que fue llamado “hermano político” por su antiguo jefe de filas, que lo apoyó como candidato a la alcaldía y lo animó a presentarse para liderar el partido. El cese de Carmona pretende ser, también, el carpetazo a una etapa.

Un partido abierto en canal

“Yo soy amigo de Tomás Gómez. Yo soy amigo de Juan Segovia”. Esa ha sido una de las frases más repetidas por Carmona desde su destitución. Tras meses de discreción, el hoy concejal raso señala la profunda división del PSM. Es marca de la casa.

Si Gómez lideró una lucha sin cuartel contra Alfredo Pérez Rubalcaba, Carmona, Gómez y Segovia se preparan para hacer lo propio con Sara Hernández. En otras palabras, lucharán para “cambiar la dirección del partido”, incluyendo a Pedro Sánchez, como ha anunciado Carmona.

Los datos indican que los críticos en el PSM son numerosos. Hernández fue elegida por el 57% de los votos en unas elecciones primarias con muy baja participación. En el congreso que siguió a las primarias, la nueva dirección cosechó un apoyo del 55% de los delegados. Es decir, un par de puntos menos. En la nueva ejecutiva regional no ha obrado el “ahora, unidos”, que rezaba el cartel. No ha habido integración. Fuera se quedan muchos militantes, que ponen la mirada en Carmona y en Juan Segovia para una cruzada que trasciende las fronteras de la política regional. José Luis Rodríguez Zapatero y Eduardo Madina, dos de los críticos de Pedro Sánchez, le brindaron su apoyo durante las primarias. También lo hicieron Felipe González y Javier Solana.

La división del PSM se expresó en la votación con la que el grupo municipal destituyó a Carmona, pese a sus desastrosos resultados electorales y el mandato del partido a todos los niveles. Cinco votaron a favor de la destitución, cuatro en contra.

Causapié, la nueva portavoz

La nueva portavoz, Puri Causapié, es una militante del PSOE con una larga trayectoria en políticas de Igualdad y servicios sociales. Ocupó la secretaría de Igualdad en la Ejecutiva de Rubalcaba, pero mantiene una buena relación con Carmona y se ha cuidado mucho de ser enmarcada en ningún bando. Es poco probable que desde el Ayuntamiento contribuya a la guerra interna del partido en Madrid.

Sin embargo, muchos dudan en el partido de que tenga el perfil de liderazgo necesario para un ayuntamiento tan complejo. El PSOE apoya a Ahora Madrid, que en las elecciones lo desbancó como segunda fuerza tras el PP. Pero al mismo tiempo, los socialistas deben controlar a Carmena e ir recuperando poco a poco la confianza de un electorado que le ha dado la espalda. Hasta ahora, Causapié ha trabajado en un segundo plano. Ahora tendrá que demostrar que puede brillar bajo los focos que comparte con Carmena y Esperanza Aguirre.

La batalla está en Ferraz

Tras las elecciones del 24 de mayo, pocos socialistas pensaban que en Madrid se celebraría un congreso extraordinario, ya que a principios de 2016 deberá celebrarse uno ordinario en el que se renovará de nuevo el partido y su dirección. Su convocatoria, por sorpresa, fue vista como un intento de Ferraz de asegurarse el control de una de las federaciones más agitadas. El movimiento fue visto con escepticismo desde Sevilla, donde Susana Díaz renunció a destronar a Sánchez antes de las generales sin aclarar qué hará si el PSOE no llega a la Moncloa.

La elección de Sara Hernández, considerada la candidata de Ferraz, coincidió en el calendario con el primer aniversario de Sánchez y su equipo al frente del PSOE. Esta nueva convulsión es un recordatorio al líder del PSOE de que no ha pacificado el partido. Sánchez no tiene asegurada una segunda oportunidad. Si no logra gobernar tras las elecciones generales, volverá la tormenta.

Carmena trituró a Carmona

Las guerras intestinas no ocultan un problema de fondo en el PSOE. Pese a acercarse mucho al PP en porcentaje de voto, los socialistas naufragaron en las grandes ciudades, empezando por Madrid, pero siguiendo por Barcelona, Valencia, Zaragoza o Bilbao.

La debacle de Carmona ha sido especialmente significativa por la relevancia simbólica de Madrid. La campaña electoral, planteada por Esperanza Aguirre como una elección entre el PP y Podemos, estrujó las expectativas del PSOE. El ascenso fulgurante de Carmena, con mucha mejor imagen que el socialista, hizo el resto.

Pero el carácter y gestos de Carmona también le perjudicaron, en opinión de muchos. En el municipio de Madrid, el candidato socialista a la comunidad, Ángel Gabilondo, cosechó 415.715 votos, 166.563 votos más que su colega Carmona en las mismas mesas. Si Carmona hubiera tenido un buen resultado electoral, probablemente no se hubiera convertido en “la chica de ayer” (canción que le gusta) de la política madrileña.

Foto: (Candidatura Carmona)

Además, en EL ESPAÑOL:

Sánchez afianza su control del PSOE con la victoria en primarias de su candidata en Madrid

Sara Hernández

Sara Hernández, alcaldesa de Getafe y candidata preferida por la dirección del PSOE, será la nueva líder del partido en Madrid tras imponerse al diputado regional Juan Segovia. Con la victoria de Hernández, Sánchez afianza su ascendencia sobre la siempre convulsa federación madrileña de donde él mismo procede. Hernández, abogada de 38 años, lleva 13 militando en el PSOE y ha trabajado como cajera de supermercado y taquillera, según ha dicho en varias ocasiones.

Sara Hernández, alcaldesa de Getafe y candidata preferida por la dirección del PSOE, será la nueva líder del partido en Madrid tras imponerse al diputado regional Juan Segovia. Hernández logró el 57% de los votos frente al 42% de su rival en unas elecciones con baja participación. A partir de la semana que viene tomará las riendas del PSM de manos de la gestora que sucedió a Tomás Gómez, fulminado por Sánchez antes de las elecciones municipales y autonómicas.

Con la victoria de Hernández, Sánchez afianza su ascendencia sobre la siempre convulsa federación madrileña de donde él mismo procede. El líder del PSOE cumplió este domingo un año al frente del partido y vive su momento más dulce. Tras meses de dudas sobre su liderazgo y coqueteos de Susana Díaz con la idea de un salto a la política nacional, Sánchez se ha consolidado al frente de la organización y repunta en las encuestas. El partido ha recuperado altas cotas de poder institucional en ayuntamientos y comunidades, gracias a pactos que dejan en un segundo plano una histórica caída en votos.

Es la primera vez que el PSM elige a su líder a través de primarias, mecanismo utilizado habitualmente para decidir los candidatos a cargos institucionales. Hernández, abogada de 38 años, lleva 13 militando en el PSOE y también ha trabajado como cajera de supermercado y taquillera, según ha dicho en varias ocasiones.

Paz provisional

La victoria de Hernández es clara, pero no definitiva. Hace semanas, nadie tenía en su agenda unas primarias. Su convocatoria, antes de las elecciones generales, fue interpretada por muchos como un intento de Sánchez de afianzar el control de una federación que siempre ha sido un polvorín.

Sin embargo, a principios de 2016 deberá celebrarse otro congreso del PSM, esta vez ordinario, en el que deberá renovarse la dirección. La victoria de Hernández es sólo provisional.

Sólo un 43% del censo socialista madrileño participó en la elección de su líder: 6.571 de los 15.000 militantes de la federación. La abstención fue alta en agrupaciones del centro de Madrid con un gran número de militantes. La fecha, en el ecuador del verano, y la percepción en algunos sectores de que las primarias eran una operación de Ferraz son argumentos esgrimidos por los críticos con la dirección nacional.

Segovia, que llamó a Hernández “candidata oficial” en todo momento, ha recibido muchos apoyos de los cercanos a Tomás Gómez, el líder del PSM desde 2007 y hasta febrero. Aunque ambos crecieron a la sombra de Gómez, Hernández se ha ido distanciando de él. Cuando fue depuesto, no dudó en integrarse en la gestora dirigida por Rafael Simancas.

Durante la campaña para estas primarias, Segovia recibió el aval de Felipe González y el apoyo de José Luis Rodríguez Zapatero, Javier Solana y Eduardo Madina, candidato este último vencido por Sánchez en la pugna por el control del PSOE. En otras palabras: aunque la derrota fue clara, los apoyos fueron significativos y podrían servir como base para construir una nueva candidatura en el futuro.

La asignatura pendiente de la integración

En la noche del domingo, Segovia compareció junto a la ganadora y aseguró que Hernández tiene el apoyo del “100% de compañeros”. La nueva secretaria general le ofreció, por su parte, integrarse en la nueva ejecutiva regional. En realidad, no había grandes diferencias entre ambas candidaturas.

Los dos prometieron en campaña un tiempo nuevo y una apertura a la sociedad, pero las discrepancias se limitaron fundamentalmente a los cauces de una mayor participación de las bases en las decisiones del partido.

Que Hernández logre ahora integrar a su rival será clave a la hora de cerrar las heridas de un partido, que ambos candidatos asumen como alejado de los ciudadanos y mermado por la pujanza de Podemos.

A diferencia de Segovia, Hernández no es diputada regional y por lo tanto no podrá consolidarse como la alternativa visible a Cristina Cifuentes en los debates parlamentarios. El portavoz es el exministro Ángel Gabilondo, un independiente cuyo futuro en la asamblea es una incógnita.

Por si fuera poco, Hernández gobierna Getafe, una de las ciudades más grandes de la región (con 173.000 habitantes), en minoría y gracias a un pacto de investidura con Ahora Getafe, candidatura apoyada por Podemos, e Izquierda Unida. A partir de ahora, tendrá que compatibilizar ambos cargos.

Las frágiles mayorías de Cifuentes y Carmena

El tablero político madrileño podría verse sacudido en cualquier momento, brindando una primera prueba a la nueva dirección. En la Asamblea de Madrid, Cifuentes gobierna en solitario y sus escaños, junto a los de Ciudadanos, sólo aventajan en uno a la suma de PSOE y Podemos.

La presidenta regional afronta un cataclismo interno por la posible imputación de al menos dos de sus diputados, Bartolomé González y Jaime González Taboada, como adelantó en exclusiva EL ESPAÑOL al revelar el testimonio de un actor clave en la trama Púnica.

En el Ayuntamiento de la capital, escándalos como el de los tuits de varios concejales o la web Versión Original dan alas a los que auguran que Manuela Carmena podría tener que enfrentarse a una moción de censura tarde o temprano. El papel del PSOE, tercera fuerza en el consistorio bajo el liderazgo de Antonio Miguel Carmona, sería en ese caso decisivo.

Foto: PSOE Getafe/Twitter

Una oración cristiana por el “libertador” ateo Pedro Zerolo

Captura de pantalla 2015-06-17 a la(s) 22.41.55

Pedro Zerolo era ateo, pero varios cientos de personas rezaron este miércoles por su alma. La iglesia de San Antón, en el centro de Madrid, acogió un homenaje al dirigente del PSOE y artífice de la ley de matrimonio homosexual, fallecido hace poco más de una semana tras perder la batalla contra el cáncer. La ceremonia incluyó oraciones cristianas, música en directo, versos de sus poetas preferidos y elegías.

 

Pedro Zerolo era ateo, pero varios cientos de personas rezaron este miércoles por su alma. La iglesia de San Antón, en el centro de Madrid, acogió un homenaje al dirigente del PSOE y artífice de la ley de matrimonio homosexual, fallecido hace poco más de una semana tras perder la batalla contra el cáncer. La ceremonia incluyó oraciones cristianas, música en directo, versos de sus poetas preferidos y la elegía de Antonio Miguel Carmona, portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid y uno de sus amigos.

La Iglesia de San Antón no es un templo cualquiera. Lo atiende desde hace unos meses el padre Ángel, célebre presidente de Mensajeros de la Paz. Por todas partes hay televisiones de plasma, que para la ocasión mostraban retratos de Zerolo, pancartas con lemas por la concordia y hasta una sui generis máquina expendedora que en vez de tabaco dispensa caridad. Entre los asistentes había muchas canas y hasta un heavy de los veteranos (quizás un amigo de los célebres de la Gran Vía), embutido en cuero negro. En la atmósfera reinaba el recogimiento. En varios asistentes, muchos de ellos homosexuales, asomaba alguna lágrima.

Pero lo que más llamaba la atención era el recogimiento y respeto ante un acto cristiano por un hombre ateo, profundamente laicista y abanderado de una de las leyes que sacó hace ahora 10 años a los obispos a la calle para protestar tras una pancarta.

Captura de pantalla 2015-06-17 a la(s) 22.42.03

“Aún necesitamos a Pedro”

“Pedro no estará donde habita el olvido”, dijo Carmona citando a Luis Cernuda, porque Zerolo fue un “libertador” cuya memoria mantendrá viva la sociedad española. “Aún necesitamos a Pedro”, reconoció al aludir a las agresiones homófobas en la capital.

Después una religiosa y un sacerdote que en su plegaria reconoció ser homosexual pidieron por el alma de Zerolo. “Cuando somos valientes, acertamos siempre. Señor, Pedro siempre fue valiente”, dijo ella. “Señor te pedimos por Pedro y te pedimos que él nos bendiga”, siguió el padre Ángel.

Entre los asistentes estaba Boti García Rodrigo, presidenta de la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (FELGTB) y el portavoz del PSOE en la Asamblea de Madrid, Ángel Gabilondo. La alcaldesa, Manuela Carmena, excusó su ausencia por boca del padre Ángel. También estaba el viudo de Zerolo, Jesús, al que aludieron varios de los oradores, y otros miembros de su familia.

El acto concluyó con la Oda a la Tristeza, de Pablo Neruda (“Por las ventanas / entra el aire del mundo / las rojas rosas nuevas / las banderas bordadas / del pueblo y sus victorias”). Ahora, 10 años después de la aprobación del matrimonio homosexual y en vísperas de la celebración del Orgullo Gay, sus compañeros de partido esperan concitar la unanimidad del pleno municipal para dedicar, en palabras de Carmona, “una calle, una plaza o un jardín” a su memoria.

 

21 reflexiones a vuelapluma sobre las elecciones del 24M

Ciutat-Vella-42

Las reacciones de Ada Colau, Manuela Carmena, Juan Vicente Herrera y Mariano Rajoy, la campaña de Esperanza Aguirre, el hundimiento de IU y de UPyD o el “daño” que ha hecho Juego de Tronos a la política española. Así queda el país tras los apasionantes comicios del 24M.

Ciutat-Vella-42
Ada Colau en campaña en Barcelona. Foto: Guanyem Barcelona.

1. Dice Ada Colau que un hipotético pacto de CiU con ERC y PSC para desalojarla de la alcaldía sería “un fraude de ley” y una alianza “contra natura”. Sorprende que una mujer teóricamente progresista recurra a un argumento tan reaccionario y meapilas como el del “orden natural de las cosas”. Nada más ordenadamente natural, por lo visto, que la superioridad moral de la izquierda. O que un enfermo de ébola sangrando por los ojos mientras los coágulos obstruyen sus órganos vitales. Habría que preguntarle a Ada si el más que probable pacto entre Badalona en Comú, PSC, ERC e Iniciativa para arrebatarle la alcaldía de Badalona al ganador Xavier García Albiol, que ha doblado en concejales al segundo más votado, es también un “fraude de ley contra natura” o algo mucho más ajustado al trino de los gorriones y los biorritmos de la madre Gaia.

2. Manuela Carmena, de 71 años, ha dicho que Esperanza Aguirre, que carga con 63 primaveras sobre sus hombros, es una “niña caprichosa” con “pataletas infantiles”. ¡Menuda condescendencia gastan las adolescentes de hoy en día! Como Carmena se cruce con Albert Rivera le pellizca los mofletes y le regala un Tigretón.

3. Ni la pérdida de 531 mayorías absolutas y de dos millones y medio de votos logró alterarle el pulso a Rajoy este lunes. Tuvo que ser Juan Vicente Herrera, el presidente de Castilla y León, el que forzara una reacción del jefe del Ejecutivo Nacional al pedir más o menos explícitamente su renuncia a presentarse como candidato a las futuras elecciones generales. Es fácil entender la frustración de Herrera y de buena parte de los barones del PP: cualquier día de estos Mariano se despierta de la siesta y descubre con sorpresa, tras leerlo en el Marca, que el presidente del Gobierno es él y no Alberto Contador.

4. El PSC y el PP están en Cataluña a un solo paso del extraparlamentarismo. Para el PP la noticia es mala, pero para el PSOE es catastrófica. Sin el voto catalán, el PSOE jamás volverá a ganar por mayoría absoluta unas elecciones generales en España.

5. Tras leer con atención el programa electoral de Ada Colau para Barcelona, que básicamente consiste en el exterminio de las fuentes de ingresos de una amplía mayoría de los barceloneses de clase media, es inevitable especular sobre quién va a pagar toda esta apología de la comuna y la autarquía de inspiración franquista. ¡Si hasta quieren crear una moneda local! Como decía un alto funcionario británico del muy austero Ghandi: “Si supiera este hombre la cantidad de dinero que nos cuesta mantenerle en la pobreza”.

6. Para Pablo Iglesias, el PSOE ya no es casta. Ahora son de los buenos. Como mucho, y si me apuran, castita. Una castita pequeñita. Nada grave. Pelillos a la mar. ¡Susana mon amour!

7. Cristina Cifuentes es en mi pequeño imaginario nihilista y liberal una Esperanza Aguirre 2.0. Una versión joven, moderna, corregida, mejorada, aumentada e infinitamente más cool que cualquier otro posible aspirante al trono de Rajoy. A diferencia del aburrido Alberto Núñez Feijóo, que viene a ser más de lo mismo y encima gallego para más déjà vu, Cifuentes es eso que los anglosajones llaman una game changer. Es decir alguien capaz de cambiar por completo las reglas del juego y sacar a la competencia del tablero a patadas. Así la describía Manuel Jabois en el diario El País hace un par de meses (cito de memoria): “Malasañera tatuada, republicana y agnóstica, partidaria del matrimonio homosexual, va a las asambleas del 15-M, partidaria de la cadena perpetua revisable, no entiende que el sistema penal esté enfocado a la rehabilitación del delincuente, habría prohibido la acampada en Sol”. Hay en esa simple descripción más programa de gobierno que en todo el PP de la última década. Aún mejor: en su partido, y especialmente en el sector más capillita del mismo, la odian. Lo cual la honra. Yo mismo la habría votado si fuera madrileño.

8. Hablando de Jabois. Esto dijo de él Salvador Sostres a raíz de una columna publicada en El País: “Los absurdos elogios de Manuel Jabois a Manuela Carmena representan la última estación del columnismo frivolón y falto de cualquier inteligencia, tan propio de los que se creen transgresores y graciosetes cuando en realidad no son más que vieja caspa políticamente correcta, carraca para entretener a chachas y peluqueras”. Si yo fuera Jabois, me lo tatuaba en la espalda con letras góticas un día antes de que me hicieran entrega oficial de mi sillón en la Real Academia.

9. La campaña de Esperanza Aguirre ha sido casi tan lamentable como la filtración de su declaración de la renta. Caótica, inconexa, confusa, desquiciada… Jaleada solo por sus fans más irredentos, Aguirre ha caído en la caricatura de lo peor de sí misma. Veremos cómo sale de ésta.

10. La práctica desaparición de IU, arrasada y fagocitada por un macho alfa mucho más joven y agresivo, no ha provocado más que indiferencia entre los españoles. Harían bien en no engañarse en IU con el éxito de las candidaturas de confluencia: su partido es ya un zombi político.

11. ¿Recuerdan cómo nos reíamos del Rajoy de la pantalla de plasma y de esas ruedas de prensa sin preguntas a las que los periodistas asistían con el único objetivo de tomar notas al dictado y reproducirlas como cotorras en sus medios? Por suerte, las cosas han cambiado. A peor, como suele suceder en este país. Aguirre propone un pacto para desbancar a Carmena de la alcaldía y Antonio Miguel Carmona responde, con gran respeto por el ciudadano, vía Twitter. Un poco más y Carmona dibuja la respuesta con plastidecores tras echarse una partidita a la Xbox y comerse un bocadillo de Nutella. Y el periodismo de este país, encantado y reproduciendo el tuit con entusiasmo. Tenemos lo que nos merecemos.

12. A Rajoy le ocurre como a Robert Neville, el protagonista de la novela ‘Soy leyenda’, escrita por Robert Mathison en 1954. En el libro, Robert Neville es el único superviviente de una pandemia que ha convertido al resto de los seres humanos en vampiros a los que él da caza. Al final de la novela, Neville comprende que en ese nuevo mundo apocalíptico habitado por seres extraños y amenazadores, el monstruo es él. De Rajoy sorprende esa constante defensa de la “normalidad” y la “previsibilidad”. Ese reaccionar a cualquier propuesta de sus adversarios o incluso de su propio partido con un “esto es un lío”. Porque cuando todos a tu alrededor son extravagantes e imprevisibles… es que el friki eres tú. Cuando Rajoy abandone el cargo ni siquiera disfrutará de esa extraña forma de reconocimiento que es el odio. Tanta indiferencia dejará como indiferencia ha demostrado hacia los ciudadanos del país que preside.

13. Las dificultades rocambolescas de Susana Díaz para formar gobierno en Andalucía van a parecer peccata minuta cuando Podemos y Ciudadanos, que a fin de cuentas han quedado sensiblemente por debajo de los resultados que les auguraban sus mejores encuestas, empiecen a conceder y denegar apoyos en función de sus intereses electorales de cara a las próximas elecciones generales. A día de hoy, ninguno de los dos partidos sabe si le conviene apuntalar al PSOE y al PP o hacerse los estrechos. O cómo hacerlo sin que se note demasiado. Y es que resulta difícil eso de mantener una apariencia prístina y virginal mientras te paseas por el patio político con las bragas en la mano.

14. El radicalismo de Podemos es “el conservadurismo de mañana inyectado en los asuntos de hoy”. Al tiempo. La frase no es mía sino de Ambrose Bierce.

15. UPyD ha conseguido lo impensable: que decenas de miles de españoles sientan pena por un puñado de políticos. Yo mismo estoy por adoptar a uno o dos de ellos.

16. Es probable que muchos en el PP crean sinceramente que lo que ha impedido que los españoles se percaten de los éxitos económicos logrados por el gobierno durante los últimos tres años ha sido su pésima política de comunicación. Hay antecedentes. En 2011 el sueldo de los consejeros de las 100 empresas más importantes de Gran Bretaña aumentó un 55% mientras que la riqueza de los 1.000 británicos más ricos lo hacía en un 20% (tras haber aumentado el año anterior un 30%). ¡Y tampoco nadie se lo agradeció a su gobierno! En España, por suerte, somos mucho más respetuosos con la privacidad financiera de nuestros caciques que los bárbaros británicos y por eso no disfrutamos de estadísticas similares.

17. Juego de Tronos ha causado estragos entre la clase política española y muy especialmente en su sector derecho. Monjas violadas, quema de iglesias, el fin de la civilización occidental, tertulianos colgados de ganchos, vivas a Cristo rey, la democracia en peligro, los distritos de Madrid convertidos en soviets… Cualquier día vemos un muro de hielo de doscientos metros de alto separando Serrano del resto de Madrid.

18. Cada vez es más habitual ver por las calles españolas carteles electorales en los que los candidatos han escondido a conciencia el logo de su propio partido. Uno no sabe ya si admirarles la vergüenza torera, la jeta morrocotuda o el cacao mental.

19. A ver lo que le dura la ilusión a los que creen que Carmena o Colau van a convertir Madrid y Barcelona en el paraíso del proletariado. No voy a ser yo el que les afee esas primeras semanas en las que darán rienda suelta a su afán de venganza (al menos una parte de sus víctimas se merecerán la que les va a caer encima). Pero veremos qué ocurre cuando tengan que empezar a gobernar de verdad y a gestionar la recogida de basuras. Ahí se verá si más allá del rencor y de un puñado de reclamaciones de puro sentido común hay ideas suficientes para administrar dos ciudades y cinco millones de habitantes.

20. Parece ser que de las cifras del paro sí que se ha acordado alguien. Dos millones y medio de ciudadanos, más concretamente. También es mala suerte para el PP que lo hayan hecho justo el día de las elecciones. ¡Ya se podrían haber acordado el lunes!

21. Yo voté por Carina Mejías, de Ciudadanos. Supongo que es de ley que los lectores lo sepan. Los motivos tienen menos que ver con su programa electoral (desastroso en algunos puntos) que con el hecho de que es la única candidata con la que he mantenido alguna que otra conversación interesante por email. Hay motivos peores para votar a alguien.


 

TAMBIÉN EN EL ESPAÑOL: 21 reflexiones a vuelapluma sobre las elecciones andaluzas

La última vuelta de tuerca de Esperanza Aguirre

Aguirre

Esperanza Aguirre se resiste a aceptar la aritmética que da a la izquierda la alcaldía de Madrid. Este martes, tras una reunión discreta con el candidato del PSOE, Aguirre ofreció a los cuatro vientos un pacto para evitar que la “izquierda radical” de Manuela Carmena se haga con el bastón de mando. 

Después de un torno, en el número 13 de la calle Génova hay unas escaleras que llevan a las oficinas del Partido Popular en Madrid. Al subirlas es imposible esquivar una pared forrada con fotos de arriba abajo. Unos exultantes Esperanza Aguirre y Mariano Rajoy celebran triunfos electorales o saludan en mítines, con los brazos muy abiertos, a los militantes que han disfrutado de victorias en Madrid durante casi un cuarto de siglo.

En la primera planta, la imagen de Aguirre ante los periodistas ofrecía este martes un contraste absoluto. Antes de leer su discurso, con casi 50 minutos de retraso, pidió la presencia de los cuatro candidatos que la siguen en la lista del PP al Ayuntamiento de Madrid, que se acabaron colocando a su lado con cara triste y mirada distraída. Después, echó a los fotógrafos diciendo que la desconcentraban y se preparó para darle a su vida política otra vuelta de tuerca.

¿Una refundación?

Aguirre mantuvo su estrategia de campaña de cargar contra Manuela Carmena, a quien acusa de querer acabar con la democracia, aludió a Mariano Rajoy al pedir una “refundación” del Partido Popular que el presidente del Gobierno no cree necesaria y reconoció que la corrupción de su partido ha pasado factura.

Hasta cuando el asunto es otro, Aguirre aprovecha para marcar distancias con Rajoy. Anunció la convocatoria de un congreso extraordinario del partido en Madrid (aunque hasta eso necesita el aval de la dirección nacional), prometió revolucionar el funcionamiento interno y abrió la puerta a su propia salida política. Todo mientras Rajoy decide mantener el rumbo sin mover un ápice el timón.

Podemos podría gobernar con los votos del PSOE. En campaña Aguirre definió esa opción como “coalición de perdedores” . Pero este martes hizo una propuesta que provocó durante horas un cortocircuito en la política madrileña: otra coalición, en este  caso con los socialistas y con Ciudadanos. ¿Su objetivo? Evitar que Madrid caiga en las manos de la “izquierda radical” y que en noviembre “Pablo Iglesias sea el próximo presidente de la nación”. La propuesta fue planteada al candidato del PSOE, Antonio Miguel Carmona, en una reunión discreta que se celebró lejos de los cuarteles generales de ambos, en casa de un amigo común.

Después, trascendió y fue repetida ante la prensa por Aguirre, pero se topó con el “no” del PSOE, que quiere negarle a Aguirre la foto de una nueva victoria.

 

Donde dije digo…

La presidenta del PP madrileño ha hecho una campaña basada en el todo o nada. Buscó una gran mayoría con críticas feroces a Ahora Madrid pero también al PSOE, con quien ahora quiere pactar. Como ejemplo, estos dos tuits.

Durante el debate electoral, Aguirre acusó a Antonio Miguel Carmona, el candidato del PSOE, de mentir, utilizar el “arma de los totalitarios” y seguir el “camino de la indecencia”.

Aguirre también fue dura con Ciudadanos, a cuyos candidatos acusó de tener un “programa Nenuco”, hecho para gustar a todos pero de corte “socialdemócrata”, con subidas de unos impuestos y la recuperación de otros. Nunca ha ido tan lejos, sin embargo, como otros líderes del PP, que han cargado contra Albert Rivera por ser catalán o contra Ciudadanos porque apoyarlos suponía “votar al PSOE”. Esto último lo dijo Mariano Rajoy.

Consciente de que lograr una mayoría absoluta era improbable, la líder del PP madrileño elogió a Ciudadanos en varias ocasiones y les lanzó piropos envenenados al asegurar que le gustaría “muchísimo que Ciudadanos estuviera en el PP”. La formación, que presentó en Madrid como cabeza de lista a Begoña Villacís, guarda silencio y mantiene la estrategia de proponer pactos en torno a políticas, no a favor o en contra partidos concretos.

El precedente del CDS

Aguirre se refirió a Agustín Rodríguez Sahagún, elegido alcalde entre 1989 y 1991 después de la moción de censura que acabó con el mandato de Juan Barranco, elegido en 1987. Rodríguez Sahagún era el líder del tercer partido en el Ayuntamiento, el Centro Democrático y Social (CDS) fundado por Adolfo Suárez.

El CDS tenía sólo ocho concejales frente a los 20 de Alianza Popular (hoy PP) y los 24 del PSOE. Pero eso no evitó que Rodríguez Sahagún se convirtiera en alcalde. Aguirre conoce bien el caso. Era concejal en esa época en el grupo popular que dirigía José María Álvarez del Manzano.

Según Aguirre, Antonio Miguel Carmona, portavoz del tercer partido en el consistorio, podría ser ese alcalde de Madrid. Pero también Begoña Villacís o cualquiera de los concejales de PP, PSOE o Ciudadanos.

Para elegir a un alcalde se necesita mayoría de los concejales en torno a un candidato. La votación se lleva a cabo el día de constitución de la corporación, veinte días después de las elecciones. En caso de no haber mayoría, gobernaría la lista con más votos. En este caso, la del PP.

Aguirre es experta aprovechar vías poco ortodoxas para acceder al poder. En 2003, Eduardo Tamayo y María Teresa Sáez, diputados socialistas, se ausentaron misteriosamente en la votación de investidura de Rafael Simancas, el candidato socialista, que contaba con el apoyo de Izquierda Unida. Ante el naufragio del candidato, Madrid vivió unas nuevas elecciones que dieron a Aguirre la presidencia de la Comunidad, que después revalidó en 2007 y 2011. Hoy, Simancas es el jefe del PSOE en Madrid y rechaza la coalición de Aguirre por “tramposa y falaz”.

Aguirre se reinventa

Preguntada insistentemente sobre su propio futuro político, Aguirre ha eludido aclarar si dejará la presidencia del partido en Madrid, un cargo por el que ha luchado con uñas y dientes en los últimos meses. Cristina Cifuentes, probablemente la próxima presidenta de la Comunidad, podría ocupar esa silla esgrimiendo su buen resultado. En el municipio de Madrid, Cifuentes ha logrado unos 5.000 votos más que la propia Aguirre, algo a lo que la presidenta quitó hierro durante su comparecencia. En 2011, cuando era ella se presentaba a la Comunidad, sacó 48.000 votos de ventaja respecto al candidato al Ayuntamiento, su sempiterno enemigo íntimo Alberto Ruiz Gallardón.

El congreso extraordinario del PP de Madrid será la ocasión perfecta para comprobar las intenciones de unos y otros. De Aguirre, en caso de que quiera abanderar una metamorfosis del partido y continuar al frente de los suyos. De Cifuentes, en caso de que se presente. También de Rajoy, si decide terciar en favor de algún candidato.

Aunque Carmena sea alcaldesa, Aguirre asegura que no se irá y estará “cuatro años” donde la coloquen “los ciudadanos” aunque sea en la oposición. Pensar lo contrario es “no entender” sus intenciones, dijo a una de las preguntas de los periodistas.

El PP se hunde, la izquierda revive

"Ha sido David contra Goliat", ha dicho Colau (Barcelona en comú)

Cuatro años. Eso es lo que ha durado la histórica mayoría del Partido Popular, conseguida en la víspera política de las elecciones generales y aniquilando en las urnas a barones socialistas en comunidades como Extremadura, Aragón y Castilla-La Mancha o alcaldías como Sevilla. La noche fue para la izquierda… y para Ciudadanos. Estos son los ganadores y perdedores de estas elecciones. 

Cuatro años. Eso es lo que ha durado la histórica mayoría del Partido Popular. Sus líderes la lograron en la víspera de las elecciones generales de 2011 y aniquilando en las urnas a barones socialistas en ciudades como Sevilla y en comunidades como Extremadura, Castilla-La Mancha o Aragón. Esta vez el PP no sólo ha perdido activos coyunturales. Cambiarán de manos feudos históricos como la ciudad de Valencia, la Comunidad Valenciana o el Ayuntamiento de Madrid.

Fue la noche de una izquierda fragmentada, cabreada y expresada en diversas formas y volúmenes según el lugar. Una izquierda condenada a entenderse para desalojar al PP. Al partido de Mariano Rajoy le queda el consuelo de poder cortejar a Ciudadanos para mantenerse en bastiones clave como Madrid. Pero el partido de Albert Rivera venderá caro su apoyo al tiempo que se consolida como una alternativa clara al PP. En el PSOE, Pedro Sánchez gozará de una cierta paz interna y Susana Díaz cosecha otro triunfo mientras trata de desbloquear su investidura. Pablo Iglesias y Albert Rivera confirman que sus partidos han cambiado el mapa de España. Próximo asalto, las generales.

Los ganadores

Ada Colau. “Esta ha sido la victoria de David contra Goliat”, afirmaba la candidata de Barcelona en Comú, que se hizo famosa por su oposición a los desahucios. Ha ganado por un escaño y casi 20.000 votos a Xavier Trias, hasta ahora alcalde y candidato de CiU. Liderará a un equipo de 11 concejales y será la próxima alcaldesa si logra llegar a pactos con las demás fuerzas de izquierda. La mayoría absoluta está en 21 concejales. ERC ha logrado cinco, el PSC cuatro y la CUP tres. Ciudadanos ha logrado cinco y el PP, tres.

Manuela Carmena. Por primera vez en 26 años, la capital no estará gobernada por la derecha. El tirón de la candidata y la unión en su lista de Podemos, Equo y desafectos de IU dará el bastón de mano a la ex jueza, de 71 años. “Tenemos el gran reto de conseguir que Madrid sea una ciudad decente”, dijo ante unos seguidores en éxtasis. En su victoria ha pesado el hundimiento del PSOE con Antonio Miguel Carmona, que tendrá que apoyar a Ahora Madrid para evitar que gobierne Esperanza Aguirre.

Guillermo Fernández Vara. Después de cuatro años en la oposición por la negativa de IU a apoyarle, el barón socialista regresa a la presidencia de la Junta de Extremadura al imponerse al popular José Antonio Monago.

Emiliano García-Page. Es una de las victorias más dulces del PSOE. Aunque María Dolores de Cospedal se ha impuesto en votos y escaños (16), ha perdido la histórica mayoría absoluta lograda en 2011. Con 14 diputados en las Cortes, necesitará los tres logrados por Podemos, que exigirá contrapartidas, pero odia a Cospedal.

Cifuentes, preparada para gobernar (PP)
Cifuentes, preparada para gobernar (PP)

Cristina Cifuentes. La candidata popular fue la delegada del Gobierno en Madrid con más proyección pública de los últimos años. Ahora ha logrado una victoria notable en su campaña a la Comunidad de Madrid. Necesitará los votos de Ciudadanos para su investidura. Pero su victoria, con 11 escaños de ventaja sobre el socialista Ángel Gabilondo, es incontestable. Entre otras cosas por un dato que tendrá lecturas internas: Cifuentes sacó más votos que su colega Aguirre en el municipio de Madrid.

Ximo Puig. El PSOE ha perdido casi 200.000 votos y 10 escaños en la Comunidad Valenciana. Pero el desplome del PP permitirá a Puig ser el próximo presidente dos décadas después de la llegada de Eduardo Zaplana al poder. El líder socialista necesitará llegar a acuerdos con Compromís y Podemos, cuyo apoyo le asegurarían una holgada mayoría.

Mónica Oltra. La coalición Compromís la logrado un resultado muy superior al previsto. En la Comunidad Valenciana, Oltra liderará a un equipo de 19 diputados, sólo cuatro menos que el PSOE. “Es el triunfo de la gente sencilla y honrada”, dijo la candidata, muy popular. El cabeza de cartel de Compromís en Valencia, Joan Ribó, será probablemente alcalde. 

Miguel Ángel Revilla. Vuelven los taxis y las anchoas a La Moncloa (con permiso de Rajoy o su sucesor). El más carismático de los presidentes cántabros volverá al poder. El PP superó por un escaño al Partido regionalista (PRC) de Revilla. Pero su líder Ignacio Diego ha anunciado que no explorará pactos con las demás fuerzas políticas, ya que la mayoría de la izquierda es muy clara en la región.

Javier Fernández. El presidente del Principado se ha impuesto en Asturias. En el fragmentado espacio político asturiano, el socialista podrá gobernar si llega a pactos con Podemos (sumando a este partido llega a la mayoría absoluta) o con Izquierda Unida.

Javier Lambán. Ex consejero del socialista Marcelino Iglesias, se convertirá con toda probabilidad en nuevo presidente de Aragón siempre que Pablo Echenique le dé su apoyo como se espera. Los dos desbancan a la popular Luisa Fernanda Rudi.

Pedro Antonio Sánchez. El candidato del PP en la Región de Murcia es uno de los pocos presidentes autonómicos que no ha perdido el partido de Mariano Rajoy. Aunque deberá pactar su investidura si quiere gobernar.

Juan Vicente Herrera. El presidente de Castilla León se queda a las puertas de la mayoría absoluta. Pero sus apoyos serán suficientes para gobernar.

Los perdedores

María Dolores de Cospedal. El primer paso es reconocer que tienes un problema. La presidenta de Castilla-La Mancha no lo hizo en la noche electoral. “El PP ha sido la fuerza más votada”, reivindicó. “Queda claro que los ciudadanos nos han dado su confianza mayoritaria”, añadió antes de decir que estaba “muy satisfecha de la campaña” que ha dilapidado la histórica victoria de 2011. Por primera vez en democracia, el PP logró entonces la mayoría absoluta y el Gobierno regional. Esta vez se quedó a un escaño (16) abriendo la puerta a un Gobierno del PSOE (14) con la ayuda de Podemos (3).

Rita Barberá. Un simpatizante la llamó hace unos días “la alcaldesa de España”. El resultado anticipa su adiós después de 24 años con el bastón de mando. En una turbada intervención ante la prensa, reivindicó su orgullo por haber servido “a todos los valencianos”, a quienes dijo que tendrán “el gobierno que han elegido”. En esta ocasión, no la apoyaron en El Cabanyal, el castigado barrio donde siempre ganaba.

Bipartidismo Madrileño

Antonio Miguel Carmona. La debacle del candidato socialista a la alcaldía de Madrid se explica con estos datos. Trinidad Jiménez (2003) cosechó 625.148 votos; Miguel Sebastián (2007), 487.893; Jaime Lissavetzky (2011), 364.600; Carmona, 249.152. Otra comparación letal: en el municipio de Madrid, el candidato socialista a la comunidad, Ángel Gabilondo, cosechó 415.715 votos. Es decir, 166.563 votos más que su colega Carmona.

Luisa Fernanda Rudi. La poderosa presidenta de Aragón ha ganado las elecciones. Pero ni con Ciudadanos ni con el PAR suma más escaños que una coalición de PSOE y Podemos, que se han revelado muy fuertes.

José Ramón Bauzá. “Algo hemos hecho mal para que los ciudadanos nos hayan retirado su apoyo”, ha reconocido el presidente de Baleares después de reconocer el peor resultado para su partido en 35 años de historia. Aunque se mostró abierto a pactos, la pujanza de la izquierda en un parlamento muy fragmentado le hará muy difícil quedarse en el Gobierno.

Esperanza Aguirre. Era la candidata popular con a priori más posibilidades en Madrid, y su victoria por un escaño ante Ahora Madrid sabe a derrota, porque no le garantiza la alcaldía. Aguirre necesitaba ser alcaldesa para sobrevivir políticamente en el PP, donde genera más odios que simpatías, especialmente en el despacho de Mariano Rajoy.

Alberto Fabra. Ha llevado a su partido a una debacle histórica que quizás haga añorar a Francisco Camps, el presidente que logró 55 diputados en 2011. Fabra, que no era querido en su partido y sobre el que Rajoy dudó hasta el último momento, ha hecho retroceder al PP 24 diputados. Valencia tendrá un nuevo presidente, del PSPV.

José Antonio Monago.
José Antonio Monago.

José Antonio Monago. Después de una campaña personalísima y huyendo de las siglas del PP, con raps e himnos pop, Monago ha reconocido su derrota. La coalición liderada por el PSOE ha ganado las elecciones, sacando dos diputados de ventaja al ‘barón rojo’ del PP, que no ha sabido apagar sus propios incendios.

José Ignacio Zoido. El PP ha perdido la mayoría absoluta de manera agridulce. Ha ganado las elecciones, pero una coalición de PSOE (con un escaño menos), Podemos e Izquierda Unida lo desalojarán de la alcaldía, ya que sus escaños no son suficientes ni con Ciudadanos. En un discurso a los militantes, Zoido pidió que le dejaran gobernar por ser la lista más votada. No parece que suceda.

Rosa Díez. Muy “orgullosa”, como repitió varias veces, la líder de UPyD ha presentado su renuncia en diferido, anunciando que no se presentará a la reelección como líder de la formación en el congreso extraordinario de junio. Su negativa a pactar con Ciudadanos y la ausencia de cambios tras la debacle andaluza han sellado el futuro de la que hace más de un lustro pusiera la primera pica en el bipartidismo.

Las mejores historias de la campaña electoral

Captura de pantalla 2015-05-23 a la(s) 17.15.12

Las elecciones municipales y autonómicas de este 24 de mayo son una prueba para las costuras políticas que tradicionalmente ha tenido España. Aunque nuestro periódico nacerá en otoño, en EL ESPAÑOL no hemos querido estar al margen de esta cita. Así te hemos contado la campaña.

Las elecciones municipales y autonómicas de este 24 de mayo son una prueba para las costuras políticas que tradicionalmente ha tenido España. Aunque nuestro periódico nacerá en otoño, en EL ESPAÑOL no hemos querido estar al margen de esta cita. Así te hemos contado la campaña en nuestro blog:

España en cifras

Captura de pantalla 2015-05-23 a la(s) 16.09.24

En este especial, coordinado por Antonio Delgado, te permite acceder a miles de datos de población, deuda, paro o destino de fondos públicos para que tengas toda la información antes de votar. Entra haciendo click aquí.

La batalla de Madrid

La alcaldía de Madrid siempre ha tenido una importancia estratégica en los cálculos electorales del PP y el PSOE. En 2015, la batalla está más abierta que nunca.

Daniel Basteiro siguió junto a Adriano Morán y Javier Álvarez, de 93 metros, a los cuatro candidatos con más posibilidades de convertirse en alcaldes: Esperanza Aguirre (PP), Manuela Carmena (Ahora Madrid), Antonio Miguel Carmona (PSOE) y Begoña Villacís (Ciudadanos). El resultado, en estos vídeos y textos:

Radiografía de los votantes

Captura de pantalla 2015-05-23 a la(s) 16.34.10

Kiko Llaneras ha estudiado todas las encuestas para explicar, con textos y gráficos, el perfil de los votantes y sus intenciones de cara a estos comicios clave.

Las urnas en Cataluña

2208

En Cataluña no hay elecciones autonómicas. Están previstas para el 27 de septiembre, pero lo que pase este domingo condicionará la larga precampaña electoral y, según algunos, hasta un aplazamiento de la cita anunciada por Artur Mas.

Reportajes fotográficos: Alberto Gamazo.

Socorro: ¡#nopuedovotar!

Captura de pantalla 2015-05-23 a la(s) 16.49.10

Puedes intentarlo de muchas maneras, pero si estás en el extranjero, quieres utilizar tu DNI electrónico o un juez ha declarado tu incapacidad total, todo son trabas. Te ofrecemos tres reportajes que te harán pensar sobre las grietas de uno de los derechos fundamentales:

Aragón, Extremadura, Murcia…

Captura de pantalla 2015-05-23 a la(s) 16.54.39

Un total de 13 comunidades autónomas decidirán su suerte este domingo. En EL ESPAÑOL hemos querido acercarnos a muchas de ellas para contarte sus realidades y preocupaciones:

Foto de portada: IU El Viso

¿Aguirre o Carmena? Una predicción de sus votos y sus alianzas

concejalesPartiendo del promedio de votos de las encuestas, he hecho 10.000 simulaciones en las que he tenido en cuenta los márgenes de error y cierta incertidumbre. El PP rondaría 22 concejales. Ahora Madrid sería el segundo partido.

Los madrileños votarán este domingo para elegir a su alcalde. Según las encuestas, el PP será la primera fuerza pero no alcanzará la mayoría absoluta. Esa circunstancia dispara el interés por el resto de fuerzas políticas: especialmente por Ahora Madrid, Ciudadanos y el PSOE.

Hay dos posibilidades. La primera es que varios partidos sumen la mayoría de concelajes y lleguen a un acuerdo para elegir al alcalde entre sus candidatos. Es casi seguro que el PP y Ciudadanos tendrán esa opción y también la combinación de Ahora Madrid, PSOE y Ciudadanos. La segunda posibilidad es que no haya acuerdos de ese tipo. En ese caso, la alcadesa será la candidata más votada.

¿Pero cómo de probable es cada una de estas alternativas? A continuación describo una simulación de las elecciones al Ayuntamiento de Madrid. Los resultados nos servirán para analizar las posibilidades de cada candidato.

Lo que dicen los sondeos

Empecemos revisando las estimaciones de voto. El primer gráfico muestra un promedio de los sondeos que han publicado los institutos SigmaDos, NC Report, MyWord y Metroscopia en el último mes.

encuestas

El gráfico refleja la gran dispersión de las encuestas. Esa dispersión se debe al menos a tres factores: los errores de muestreo, los cambios temporales y las diferencias en los ajustes que hace cada encuestador: lo que conocemos como la cocina.

De los tres factores, el menos problemático es el muestreo porque se reduce al agregar las encuestas. Pero el voto definitivo aún puede desviarse por muchas otras razones: por el voto oculto, por la abstención o por decisiones de última hora. El CIS, Metroscopia, My Word y el resto de las firmas intentan corregir estos efectos pero es imposible corregirlos del todo.

Al agregar varias encuestas, conseguimos dos cosas: reducimos el error de muestreo y hacemos entre todas una cocina de consenso. Eso mejora la predicción pero la incertidumbre no desaparece.

Es posible, por ejemplo, que todas las encuestas se equivoquen en la misma dirección como ocurrió en Reino Unido hace dos semanas. Quizás todas infravaloran el voto oculto o exageran la participación. A esa incógnita hay que añadir el factor tiempo: los votantes pueden cambiar de opinión de aquí al domingo. Por estas y otras razones, es importante asumir cierta incertidumbre al predecir.

Añadiendo incertidumbre

A continuación vamos a usar la media de encuestas para predecir cuántos concejales logrará cada partido. Pero lo haremos asumiendo que esos datos son imprecisos. ¿Pero en qué medida? ¿Cómo puede uno calcular la magnitud de su ignorancia? Una posibilidad sería usar datos históricos. Pero en el inédito contexto actual no está claro que eso sea de mucha utilidad.

Lo que haremos es asumir una incertidumbre hipotética. Partiendo del promedio de votos de las encuestas, haremos 10.000 simulaciones añadiendo varianza según los márgenes de error y cierta incertidumbre. Asumiremos que en cada simulación los votos de cada partido varían con una cierta distribución normal. (Los detalles están al final de este texto y la distribución de votos que resulta puede verse en este gráfico.)

Los resultados de esa simulación sobre el número de concejales se muestran a continuación. El gráfico ilustra la representación que lograría cada uno de los partidos.

concejales

El primer partido sería el PP con alrededor de 22 concejales. Sus resultados pueden oscilar fácilmente entre los 20 y los 23 concejales e incluso alejarse bastante de esa horquilla. Lo que se antoja muy difícil es que Esperanza Aguirre alcance la mayoría absoluta, que está fijada en 29 concejales.

Ahora Madrid tiene una alta probabilidad de convertirse en el segundo partido. Lograría alrededor de 14 representes. El PSOE sería tercero con 11 concejales pero podría ganar dos más con facilidad. Ciudadanos sería cuarto y oscilaría alrededor de los diez ediles.

Es muy probable que Izquierda Unida se quede sin representación. Nuestros cálculos le dan solo un 15% de probabilidades de conseguirlo. (Tiene que superar la barrera del 5% de votos para lograrlo). Las posibilidades de UPyD son casi nulas de acuerdo con las encuestas.

Las posibles mayorías

Según los resultados anteriores, ningún partido logrará la mayoría absoluta. Eso abre la puerta a pactos para nombrar al próximo alcalde de Madrid. ¿Pero qué coaliciones tienen más probabilidades de sumar una mayoría suficiente? Al contar con un modelo de simulación, podemos calcularlo.

En el último gráfico se muestra el número de concejales que suman diferentes fuerzas: el PP con Ciudadanos y Ahora Madrid con PSOE, Ciudadanos e IU. El propósito es estimar hasta qué punto es probable que logren los 29 representantes que necesitan para nombrar al alcalde.

mayorías

El modelo dice que es muy probable que la suma del PP y Ciudadanos superará los 29 concejales. Si llegan a un acuerdo podrían nombrar alcalde a uno de sus candidatos, previsiblemente a Esperanza Aguirre.

Pero es aún más probable que Ahora Madrid, PSOE y Ciudadanos traspasen ese umbral: en un 99% de nuestras simulaciones, la suma de sus concejales iguala o supera los 29 necesarios.

Los acuerdos de Ahora Madrid sin Ciudadanos son menos probables. Sólo un 12% de las simulaciones sitúan a Ahora Madrid, PSOE e IU con un número suficiente para nombrar alcalde a uno de sus candidatos. Sin IU esas posibilidades caen hasta el 8%.

Si ninguno de estos pacto prospera, el alcalde sería el candidato más votado.

Permitidme acabar con una nota de precaución. Es importante recordar que las probabilidades que he calculado se asientan sobre la base de una incertidumbre hipotética. Si las encuestas fallasen por un margen más amplio —por ejemplo si los madrileños cambiasen sus votos en respuesta a las encuestas de estos días—, los resultados del próximo domingo serían distintos. Creo que eso es improbable pero lo único seguro es que es posible: en las urnas no hay ningún voto todavía.


Algunos detalles técnicos. En las 10.000 simulaciones parto de una media de las seis encuestas del último mes. Para generar la variabilidad por muestreo uso una distribución normal de desviación estándar tal que replico los márgenes de error considerando la muestra total (truncada para evitar votos negativos). Los márgenes de error los estimo a partir del porcentaje de voto promedio de cada partido, no usando el peor caso.

A esa variabilidad añado otra que representa la incertidumbre asumida. Esa incertidumbre corresponde con una distribución normal de media cero y desviación estándar 0,25 + 0,15 votos. La distribución de votos que resulta de añadir esta variabilidad por muestreo e incertidumbre puede verse en este gráfico.

En cada una de las 10.000 iteraciones, a partir de los votos calculo el reparto de concejales aplicando la regla D’Hondt y la barrera mínima del 5%.

Pim, pam, Carmona

CARMONA4

Pícaro, cercano y adicto a los medios de comunicación, forjó su imagen pública en los mismos platós que Pablo Iglesias. Ahora aspira a hacerse con el bastón de mando de la capital. Así es un día con Antonio Miguel Carmona, candidato socialista a la alcaldía de Madrid.

Vídeo: Adriano Morán / 93 metros

Vídeo: Adriano Morán / 93 metros

Tres iconos saludan a los cientos de contactos de Antonio Miguel Carmona en su perfil de WhatsApp: una pancarta de meta, una tortuga y una liebre a cierta distancia. “Llevo años trabajando en Madrid. Algunos, sólo ​unos días. Soy como una tortuga que está cerquita de la meta. Detrás han aparecido liebres, pero no nos impedirán cambiar Madrid”, dice en referencia a alguno de sus rivales en la batalla por​ la alcaldía de la capital.

El reloj ni siquiera marca las nueve de la mañana y es un día soleado. “Velazquiano”, según dice Carmona, que responde a la locutora de una radio de barrio en Carabanchel.

La metáfora reaparece unas horas después durante una conversación más distendida. “¿Ha prendido lo de la tortuga?”, pregunta el candidato.

Su gran obsesión es que su mensaje cale en los medios y en la gente. A veces en política estar es casi tan importante como ser. Lleva meses recorriendo Madrid, mucho antes de ser designado candidato socialista. En su equipo hay cinco personas dedicadas a atender a los periodistas. Aunque a Carmona le gusta hacerlo en persona. Cuanto más, mejor.

Otros en su partido prefieren no compartir plató con Pablo Iglesias. A Carmona no le importa y por eso lo conoce bien. Es el socialista con más horas de tertulia televisiva. “Las tertulias son el instrumento que he tenido para darme a conocer y transmitir mi mensaje político”, explica. “Y sí: he corrido riesgos. Pero soy el que menos he metido la pata por hora de micrófono”.​

Foto: Candidatura Carmona
Foto: Candidatura Carmona

Carmona está en todas partes. Tanto que reconoce que ha dejado de pasar tiempo con su familia. “Las campañas electorales se transforman en zonas en las que la vida privada no existe. Abandonas el amor y el sexo”, dice con una sonrisa culpable.

Esa frase, con ese final, es difícil escucharla en boca de otros candidatos. En Carmona es espontánea y frecuente. Como cuando denuncia una conspiración de Esperanza Aguirre. Su rival no podrá llegar “hasta las extremidades de este humilde candidato​. Ojalá que quien hubiese llegado fuese Nastassja Kinski“, dice en referencia a la actriz alemana, mito erótico de juventud.

Carmona es pícaro y jocoso. Dos cualidades que atribuye al Madrid más castizo. “Viví y me bebí la movida madrileña con la chica de ayer, que por supuesto existió”, dice sin miedo a sonar estrafalario.

Prefiere que le llamen Antonio Miguel, tiene 52 años y muchas facetas desconocidas. Además de tertuliano, es doctor en Ciencias Económicas, profesor universitario ​en ejercicio, oficial del Ejército del Aire en la reserva, locutor de radio frustrado, ex periodista (entrevistó a Muamar el Gadafi en 1986) y militante del PSOE desde que era un adolescente.

Entre Felipe y Tierno

Son las ocho y media y Antonio Miguel Carmona sale de un coche que conduce Piluca, su colaboradora más estrecha. A lo largo del día se la puede ver haciendo magia para cuadrar la agenda, ejerciendo de jefa de gabinete y haciendo fotos para que cada paso de su jefe esté reflejado en un tuit.

El día comienza al sur del centro, en el largo bulevar donde tiene sus estudios Radio Tentación, muy escuchada por los inmigrantes madrileños. Carmona llega con tiempo y explica sin prisas por qué está en política.

En 1979 fue a un mitin de Felipe González y se quedó “alucinado con su verbo fácil”. También hablaba Enrique Tierno Galván, referencia legendaria para muchos socialistas e icono pop de la historia reciente. En aquel baño de multitudes decidió afiliarse al PSOE.

Como alcalde, Carmona quiere ante todo afrontar la tarea “urgente” de “limpiar Madrid”. Lo hará en seis meses, acabando con el sistema de contratación que permite concursos públicos a la baja que logran empresas con personal bajo mínimos. Al mismo tiempo, se propone “arreglar las aceras” e “iluminar las calles”.

Y sin embargo sus grandes proyectos son otros. Carmona quiere rehabilitar 120.000 “infraviviendas” en mal estado o sin acceso a agua o luz eléctrica y promover de paso el empleo. También quiere poner 40.000 viviendas vacías de los bancos a disposición de la empresa municipal de vivienda. Espera convencerlos a cambio de ceder suelo o abrir la mano con la altura de nuevos edificios. “Si no, le​s​ subiremos el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) un 50% y si no, tomaremos medidas más drásticas. No puede haber ningún madrileño sin vivienda”, advierte.

Al salir de la emisora, Carmona se toma un café en el bar El Faro, donde le reconocen varios vecinos. Carmona disfruta con el contacto con la gente y es consciente de que la política local se hace mejilla a mejilla o en un apretón de manos.

Día cervantino

De Carabanchel viaja a Alcalá de Henares, a los oropeles de ceremonia del Premio Cervantes que recibe Juan Goytisolo de manos del rey. Su pareja de baile es el ex ministro y escritor César Antonio Molina, cerebro de la gran obra que quiere para Madrid: la Ciudad del Español, que costará 150 millones de euros.

El proyecto “irrenunciable” al que va a dedicar “las 24 horas del día” será la transformación del antiguo mercado de frutas y verduras, un edificio erigido en 1935 ahora en desuso en el barrio de Legazpi, al servicio de “la lengua de Lope y Calderón de la Barca, que nacieron en Madrid”.

“Haremos un gran auditorio, una residencia para estudiantes y una biblioteca. Allí estará el centro de las academias del español”, promete. Todo para que Madrid capital pase de tener algo más de tres millones de habitantes “a tener 500 millones”.

Foto: Candidatura Carmona
Foto: Candidatura Carmona

Gallardón, el “menos malo”

¿Un proyecto demasiado grande? Carmona rechaza cualquier comparación con las obras faraónicas de Alberto Ruiz Gallardón y asegura haber logrado ya financiación privada y el interés de las instituciones públicas.

Pero a Carmona no le disgusta Gallardón, al que define como un alcalde “melómano y megalómano”.

“Alberto ha sido el menos malo de los alcaldes de derechas de este país. Tenía una idea de ciudad. El gran proyecto de otras es trasladar su despacho”, dice en referencia a una de las propuestas de Esperanza Aguirre.

De Gallardón​ lo separan demasiadas cosas. Entre otra​s​ que el PSOE no puja por los juegos olímpicos. “Suelen ser una excusa para transformar la ciudad”, explica. “Pero en Madrid fue al revés. Nos presentaron diciendo que tenían el 70% de las infraestructuras construidas. No se puede ser más paleto. Nadie va a suspender más veces a Madrid. Madrid está por encima del Comité Olímpico Internacional”.

En el trayecto de vuelta de Alcalá de Henares, ya con hambre, Carmona hace autocrítica: “Decir que todo lo que ha hecho la derecha está mal es poco creíble. Es como llamar tontos a los madrileños que les han votado durante 26 años”. Si Madrid ha sido conservadora tanto tiempo es por “algunos aciertos, mucha impostura y el paradigma de falsa prosperidad a lomos de la especulación”. Pero la izquierda ha perdido también “por sus propios errores. No supimos ofrecer una alternativa”.

“Me vine arriba”

La oficina de campaña de Carmona se encuentra en la céntrica zona de San Bernardo y es un bajo pequeño con una gran imagen del candidato en la puerta. Es un local de circunstancias, sin mucha luz ni adornos, poblado por un puñado de voluntarios que trabajan lejos de la sede del partido.

Carmona mantiene unas relaciones turbulentas con el PSM. Era uno de los hombres fuertes de Tomás Gómez, descabalgado fulminantemente por Pedro Sánchez. Pero Carmona sobrevivió a la purga y se concentra en su carrera a la alcaldía sin reparar en luchas de poder.

Buscar “pim, pam, propuesta” en YouTube es adentrarse en un laberinto del que no es fácil salir. En el primero de los resultados, el humorista Dani Mateo compara la ocurrencia con el “relaxing cup of café con leche” de Ana Botella. Hay versiones con la música de Chimo Bayo y con el candidato dirigiendo La Primavera de Vivaldi o la Marcha Radetzky.

“Eso fue él solito. Antonio en estado puro”. Quien escurre el bulto, mientras el candidato se ríe, es Mar Espinar, jefa de campaña de Carmona y una de sus más fieles escuderas. “Quería responder a lo de ‘tic, tac’ de Pablo Iglesias y esa cuenta atrás que hacía para llegar al poder. Lo dije un par de veces pero la gente respondió y empezó a aplaudir. Me vine arriba”, reconoce el candidato entre carcajadas​.

A la comida con su equipo sigue la lectura de El Quijote en el Círculo de Bellas Artes, donde coincide con el jefe provisional del partido madrileño, Rafael Simancas, y con Ángel Gabilondo, candidato a la presidencia de la Comunidad. Simancas lee las palabras de Cervantes con una pasión especial. Tanta que es piropeado por Gabilondo ante la mirada divertida de Carmona.

“Como me toquéis los cojones, os disuelvo”, ironiza Simancas en el ascensor.

Gabilondo y Carmona irán luego a Vallecas a regalar libros. Allí el catedrático de Metafísica saluda a la gente en tono afable. Carmona, relajado, recupera su parte más popular. Saluda en rumano a unos vecinos (llegó a dar un discurso en ese idioma ante el primer ministro de Rumanía) e ironiza sobre el título de alguno de los libros. “El filo de la navaja me recuerda a las campañas electorales”, dice entre risas.

Foto: Candidatura Carmona
Foto: Candidatura Carmona

El candidato promete no ser un alcalde estirado. Si todo le sale como cree, el 25 de mayo le hará falta mucha diplomacia. Su apuesta no es ganar las elecciones, algo irrealizable según todas las encuestas, sino lograr la alcaldía de la capital. Para ello debe ser el segundo candidato más votado y atraer el respaldo de Ciudadanos o de Ahora Madrid: una plataforma integrada por Podemos, Equo y miembros de Izquierda Unida. Para ello, tendrá que darle la vuelta a algunas encuestas en las que Manuela Carmena, candidata de Ahora Madrid, aparece como segunda fuerza.

Puede que la aritmética permita al PP apoyarse en Ciudadanos, pero el candidato socialista cree que eso no ocurrirá. Muy amigo del padre de la candidata de Ciudadanos, Begoña Villacís, Carmona cree que Albert Rivera no puede prometer cambio y cero corrupción y apoyar a la vez a Aguirre, que tiene numerosos colaboradores entre rejas.​

Madrid será Berlín

Carmona cita a menudo a los alcaldes socialistas de Lisboa y París: Antonio Costa y Anne Hidalgo. Pero cuando se le pregunta por la ciudad en la que debe mirarse Madrid responde sin dudarlo: “Berlín”.

El día que cayó el muro Carmona estaba tomando algo con unos amigos en su barrio natal de Malasaña. Enseguida cogieron el coche y 24 horas después estaban allí. El candidato cuenta que los alojó una dirigente comunista a la que conocieron por casualidad. “Berlín era una ciudad arruinada y sucia y hoy es la capital cultural de Europa”, proclama. “Si Berlín lo es, ¡Dios Santo! ¿por qué no Madrid?”.

Carmona quiere vender Madrid, sus museos, el Palacio Real. Pero también una idea más amplia de capitalidad que incluya al idioma español y a ciudades a tiro de piedra como Aranjuez, Segovia, Ávila o Toledo. Ése es el cóctel irresistible que atraerá el turismo, verdadero “pozo de petróleo” de la ciudad, según explica.

“Porque de Madrid al cielo”, dice sonriente. “Pero entre el cielo y Madrid, me quedo con Madrid”.

Más en ‘La batalla por Madrid’: