En una extensa entrevista, de más de dos horas de duración, la doctora Elisa Pinto ha ido desgranando meses de acoso, ataques, angustia y via crucis judicial frente al conocido financiero Javier López Madrid, yerno del poderoso empresario Juan Manuel Villar Mir. Estas frases resumen su historia

CÓMO SE CONOCIERON:

“Conozco a Javier López Madrid desde la primavera de 2012, cuando acude a mi consulta acompañado por su mujer, Silvia Villar Mir. Poco a poco empieza una especie de flirteo telefónico”.

CUÁNDO EMPEZÓ EL ACOSO:

“Durante el verano de 2013 empieza a enviarme mensajes subidos de tono con contenidos e imágenes de índole sexual. Mensajes de texto y mensajes de voz”.

PRIMERAS AMENAZAS:

“Me decía que si en algún momento le denunciaba iban a enterrar las denuncias, porque él tenía acceso a la policía y yo no iba a tener nada que hacer. Que le ayudaba su amistad con la Casa Real”.

EL SUEGRO:

“En cierta ocasión le tuve que decir: ‘¡Hijo de puta, como no me dejes en paz, llamo a tu suegro!'”.

SUS AMISTADES:

“Javier me decía que podía hablar con policías y que tenía contactos en los ámbitos médicos que profesionalmente me podían perjudicar”.

DENUNCIAR O NO DENUNCIAR:

“Si no le denuncio antes es por su poder y relaciones. Yo tengo una consulta y no vivo de un sueldo. Mis pacientes pueden irse a la clínica Mayo y vienen a mí. Abogados, ministros…”.

“Meterme en una batalla judicial por acoso sexual en este país contra el yerno de Villar Mir, que era el hombre ideal, padre perfecto, prócer de la patria y amigo del Príncipe [ahora Felipe VI] era casi una osadía… La respuesta que iba a tener en los juzgados es que era una loca o una puta”.

“Mis amigos son amigos suyos. Mis vecinos de abajo son sus amigos. Mi comportamiento puede parecer ridículo. Pero yo intento resolver este asunto de una forma pacífica. No tengo otra forma de actuar”.

MÁS AMENAZAS:

“En junio de 2013, López Madrid me dice que ha contactado con unos policías que le van a ayudar a ponerme en mi sitio. Uno de ellos es el comisario Pepe Villarejo, con el que ha contactado a través de Francisco Granados”.

MENSAJE ANÓNIMOS:

“A partir de septiembre de 2013, empiezo a recibir mensajes anónimos desde móviles y desde cabinas telefónicas. Era una voz de mujer que me llamaba puta y que me decía que me alejara de López Madrid”.

CON UN MATÓN EN LA CONSULTA:

“Un día Javier López Madrid vino a mi consulta con un hombre al que no me presenta. Es un hombre con un jersey de pico de color granate y un abrigo encima. Un tipo corpulento de nariz chata y tez morena y con el pelo canoso y muy corto. Caminaba muy despacio. Al salir, mi secretaria me dice que tenía pinta de matón”.

AMENAZAS A LOS HIJOS:

“Un día a finales de 2013, al salir de clase, un nombre se acerca a mi hijo mayor y le dice: ‘Dile a tu madre que estamos pendientes de vosotros’. La descripción que mi hijo hace de esa persona casa con la del hombre canoso al que había estado en mi despacho con López Madrid”.

“Mi hijo ha recibido cuatro amenazas a la puerta del colegio. Siempre es la misma persona. El que le amenazó en diciembre de 2013. Coloca el coche en doble fila y espera a que el niño le vea. Le saluda con la mano y se va”.

PRIMERA AGRESIÓN:

“La primera agresión fue el 13 de enero. Salgo de casa en mi coche para ir a la farmacia en el Paseo de La Habana. Al llegar me doy cuenta de que no llevo el monedero y pienso en volver a casa pero paro un momento en doble fila por si tengo 50 euros en un bolsillo lateral del bolso. Al agacharme, oigo un golpe y pienso algún coche se ha llevado por delante el retrovisor. Pero al levantarme alguien me agarra con mucha fuerza el brazo derecho y me clava un objeto punzante en el antebrazo izquierdo y me dice: ‘Estás indefensa’. Se oyen unos pitidos fuera, dice ‘Coño’ y sale del coche”

“Al agresor sólo le veo por el retrovisor. Es un hombre enjuto vestido con un plumas oscuro que tiene un tatuaje redondo en la mano derecha. Yo lo denuncio y la policía ni siquiera toma huellas en el coche”.

MÁS LLAMADAS ANÓNIMAS:

“Entre enero y marzo de 2014 se suceden las llamadas amenazantes. Esta vez con una voz aflautada, imitando la voz de los dibujos animados. Entonces empieza a cambiar el contenido. Me dicen que van a matar a mis hijos y que soy ‘una puta lista'”.

SEGUNDA AGRESIÓN:

“La segunda agresión la sufro el jueves 10 de abril de 2014. Iba en coche con mi hijo por la calle Triana. De pronto oigo un golpe y me doy cuenta de mi hijo no lleva puesto el alzador y que está en el maletero. Eran más o menos las ocho de la tarde y era de día porque ya había cambiado la hora. Me bajo del coche y veo al hombre canoso que había venido con él a la consulta. Me clava un objeto punzante en el estómago y me dice: ‘López Madrid quiere que cierres la boca'”.

“Mi hijo lo oye y se pone a gritar. Le digo que no salga del coche porque no sé si hay alguien más en el entorno y le pueden hacer algo a él. Al darme la vuelta, me doy cuenta de que el agresor se está yendo caminando. Cierro corriendo el maletero y me meto en el coche. Entonces me tapo la herida, arranco el coche y es mi hijo quien llama al 112”.

“La puñalada en el abdomen me provocó un dolor muy fuerte. Yo pensé que me habían matado. Fue dolorosísimo. Yo llevaba puesto un pantalón vaquero y una camiseta blanca. Eso fue lo que asustó a mi hijo: ver la sangre sobre la camiseta blanca. Sufre un síndrome de estrés postraumático y revive la experiencia”.

VILLAREJO:

“Javier habla primero de policías en un sentido genérico y luego dice que ha contratado al comisario Villarejo. Me dice que Pepe Villarejo es una persona experta en generar coartadas y en poner en su sitio a las putas locas como yo”.

MÁS LLAMADAS:

“El 14 de junio de 2014, a las 10:15 aproximadamente, recibo una llamada muy extraña, como con ruido y gemidos. Yo estoy en ese momento con mi entrenador dando clase en casa. Cuelgo y vuelve a sonar el teléfono, y es la voz de Javier López Madrid que me dice algo así como: ‘Llevo tocándome para ti desde hace dos horas'”.

CASO BANKIA:

“Javier alardeaba de grandes operaciones como la de Abertis […] pero nunca habló de Tressis. De Bankia hablaba en plan muy farrullero (sic). Decía que estaba imputado y, de hecho, me mandó un mensaje en el que me preguntaba si me ponían los imputados, que si me excitaban”.

INVESTIGACIONES POLICIALES:

“El pasado viernes interpuse una denuncia en la Secretaría de Estado de Interior haciendo referencia a todos los defectos que veo en la investigación por parte de la policía”.

LA ‘CUADRA’ DE LÓPEZ MADRID:

“Él dice que hay tres mujeres que tiene dentro de su ‘cuadra’ porque mantiene relación con ellas. Luego habla de otras más, con otras lo ha intentado y no lo ha conseguido; incluso el marido de una le ha querido pegar un puñetazo y él dice que es una mojigata. Pero no quiero dar nombres”.

¿MONTAJE?:

“Al que pueda pensar que esto es un mensaje le diría que es algo no ha afectado solo a mí sino que ha afectado a mi familia. Que hay un niño menor de 10 años implicado en esta situación, que ha tenido que declarar en el Juzgado, que está en tratamiento psiquiátrico por un síndrome de estrés postraumático. Que desde que me apuñalaron el 10 de diciembre, estuve una semana sin salir de mi casa, y que volví a salir cuando empecé a tener seguridad privada. Que no he pisado la calle sola desde entonces. Que llevo una vida limitada desde que salgo de mi casa las 8 de la mañana hasta que la persona que me acompaña se va a las 5. Que los sábados solamente salgo a la calle de 9 a 2 y que el resto del tiempo, si no hay alguien que me pueda acompañar, no salgo sola y que realmente yo solo quiero que esto pare. Que en diferentes ocasiones he intentado que parase, hemos pedido que parase, simplemente y que la parte contraria no ha querido…”.

“Lo que me han hecho es abominable y es inconcebible pensar que todo esto pueda estarlo generando yo porque no tengo ni los medios ni la posibilidad real de hacerlo”.