Fotografía: Dani Pozo Vídeo: 93 Metros.

Más que “fundar otro diario”, EL ESPAÑOL nace para “inventar un nuevo concepto de periódico”. Pedro J. Ramírez comienza de nuevo. Pero éste no es un comienzo más.

El ambiente en el hotel Ritz era inusual este martes por la mañana. Se trataba de un desayuno formal, organizado por Nueva Economía Fórum, donde rutinariamente se toma el pulso al poder de la capital. Pero entre los cientos de asistentes no se contaban ministros ni empresarios del IBEX 35 sino sobre todo representantes del nuevo ecosistema digital en el que EL ESPAÑOL quiere ser líder. El nuevo medio nacerá después del verano. Según su presidente y fundador, lo hará con la sonrisa perenne ya instalada en las caras del equipo inicial, con la libertad de tener más accionistas que ningún periódico y con las convicciones muy claras.

Éstos son los propósitos del nuevo proyecto:

1. Un periódico sin censura

“En EL ESPAÑOL no habrá ni personas ni entidades intocables. Me comprometo a que se nombrarán todos los nombres. Será el paladín de los nuevos empresarios y sus accionistas, pero contrario a ese capitalismo de amiguetes, puertas giratorias y maletines con dinero negro que tanto daño nos siguen haciendo”, dice Ramírez.

En España hay “personas intocables con más poder que el rey padre, el rey hijo y casi que el Espíritu Santo”, ironiza. Ellos están detrás de la “epidemia de destituciones de directores de periódico” del año 2014 de la que él es exponente. Pero mientras algunos se han pasado años “dando lectores al poder”, el nuevo medio nace para dar “poder a los lectores”. Sin periodismo de amiguetes ni miedo a la madrastra, en referencia a los poderes fácticos que atenazaban a Adolfo Suárez.

2. Innovación frente a las “pampiroladas”

Sin nombrarlo, Ramírez aludió a Bieito Rubido, el director de ABC, que hace unas semanas aseguró que “el buen periodismo se hace hoy bajo las cabeceras de los diarios españoles, en referencia a los medios tradicionales y en papel. Según Rubido, en unos años sólo quedarán ya dos diarios en papel y uno de ellos será ABC.

“Pampiroladas”, según Ramírez, para quien “la nación digital se encuentra en mucho mejor estado que la nación política”. La empresa editora de EL ESPAÑOL se llama No hace falta papel. No es sólo una declaración de intenciones sino también la constatación de una evidencia empírica. Por primera vez en España sólo hay un diario que vende más de 100.000 ejemplares diarios en los quioscos: El País. En unos años no habrá ninguno, según augura Ramírez.

Con base en Madrid, en “los próximos años” habrá 10, 20 ó 30 diarios. “11, 21 ó 31 con EL ESPAÑOL”, añade.  “Pero ninguno tendrá ediciones impresas. El pronóstico de Media-tics de que eso será en ocho años no me parece atrevido”.

3. Hagámoslo juntos

pedromovil

“Yo no comparezco aquí arropado por ministros o protegido por presidentes del IBEX. Pero, amigos, vengo aquí avalado por 3.110 voluntades, 3.110 pares de brazos, 3.110 corazones que laten al unísono en defensa de la libertad de expresión, de la admiración del derecho a la información de los ciudadanos. 3.110 voluntades que no quieren que en España siga habiendo personas y entidades innombrables. EL ESPAÑOL nacerá después del verano arropado por el mayor número de accionistas que jamás ha tenido un medio de comunicación en nuestro país”, dice tras sacar el móvil para comprobar una cifra que, unos minutos después, se queda en papel mojado.

4. Herederos del mejor periodismo

Ser un proyecto nuevo y radicalmente innovador no quiere decir que EL ESPAÑOL parta de cero. Al contrario. El nuevo diario digital se asentará en hombros de gigantes, en palabras de Bernard de Chartres. La inspiración del nuevo diario está en el buen periodismo y en la tradición literaria de los siglos XIX y XX. Esa tradición arranca con El Español, el periódico fundado por José María Blanco White en Londres, entre 1810 y 1814 y que después renacería como un sueño de modernidad en España con Andrés Borrego en Madrid. También en la revista España, fundada en enero de 1915 por Ortega y Gasset y y que llegarían a dirigir Luis Araquistáin y Manuel Azaña.

Pero EL ESPAÑOL se siente parte de una nueva familia: la de los diarios digitales que enviaron al encuentro a sus máximos responsables: “¿Qué tienen en común los José Antonio Sánchez (editor de El Confidencial), Jesús Cacho  (director de Voz Pópuli), Pablo Sebastián (República), Federico Jiménez Losantos (Libertad Digital), Arsenio e Ignacio Escolar (20 Minutos, eldiario.es), Jesús Maraña (Infolibre), Pedro Aparicio (Pr Noticias), Alfonso Rojo (Periodista Digital), José Apezarena (El Confidencial Digital), Fernando Jáuregui (Diario Crítico), Xavi Rius (E-Noticies)? Todos son grandes periodistas, casi todos inconformistas, casi todos han fundado medios digitales”.

5.- Entre el inmovilismo y la revolución política

¿Es EL ESPAÑOL el Podemos del periodismo frente a la casta mediática? El director asegura no compartir “nada” con la formación de Pablo Iglesias, pero sí “muchas cosas” con el otro gran partido emergente, Ciudadanos. Ramírez estuvo en la presentación del programa económico del partido de Albert Rivera, a quien acompañaban Manuel Conthe, ex presidente de la CNMV, y Luis Garicano, profesor y principal cerebro de las propuestas del partido.

EL ESPAÑOL será el diario de los ciudadanos de España, incluso de quienes lo son sin reconocerlo, según dice citando a Salvador de Madariaga. Así se inserta el nuevo diario en el debate constitucional de un país al que le hacen falta reformas frente al “inmovilismo”, pero no una “revolución” como la que propone Podemos.

“Si hay algo que afecte a Ciudadanos lo vamos a publicar”, dice Ramírez. “Aquí hay dos maneras de ejercer el periodismo. Las de quienes llevamos muchos años intentando dar poder a los lectores y la de quienes llevan muchos años intentando darle lectores al poder. Uno sirve para lo que sirve. Por eso estoy teniendo la oportunidad y el riesgo de fundar un nuevo periódico”.

Aquí puedes ver la intervención íntegra: