Qué es Podemos en nueve gráficos

Desde la irrupción de Podemos, una de las preguntas recurrentes es quiénes son sus simpatizantes. La cuestión es tan simple como complejo resulta darle una respuesta. Pero es imprescindible cuando menos esbozarla para comprender mejor la tensión a la que se verá sometido el partido si pretende definir un programa que ponga en común a todas sus fuentes de votos potenciales.

Si queremos averiguar quiénes son y cómo son los simpatizantes de Podemos, un buen punto de partida es dibujar su perfil sociodemográfico. Lo haremos a partir de los datos del barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) de enero de 2015 (pdf).

En este primer gráfico se representa el porcentaje de votantes y simpatizantes que logra Podemos en diferentes segmentos de la población: por franjas de edad, niveles de estudios, tamaños de municipios y clases sociales. Por ejemplo, un porcentaje del 100% en el sector “18 a 24 años” significaría que todos los ciudadanos en esa franja de edad lo apoyan.

Podemos: radiografia

Estos datos ofrecen una radiografía de los simpatizantes de Podemos: son relativamente jóvenes, tienden a tener estudios y son más numerosos en la ciudad que en el campo. Consiguen apoyos entre todas las clases sociales, pero especialmente entre los obreros y las clases altas y medias-altas. No obstante, antes de elaborar más sobre el perfil de los votantes de Podemos, conviene compararlo con el del resto de los partidos.

A continuación ofrecemos el perfil de los simpatizantes de cada partido según su edad, nivel de estudios, tamaño del municipio en el que viven y clase social. El primer gráfico muestra el porcentaje de votantes o simpatizantes que logra cada partido en diferentes categorías. En el segundo los datos están normalizados, porque así podemos observar mejor los perfiles de IU, Ciudadanos y UPyD.

Otros partidos

Grafico 5

(En el gráfico normalizado, cada línea representa el ratio de votos que logra el partido en una categoría respecto a su media; por ejemplo, un valor de 1,4 en el segmento “de 18 a 34 años” significa que en ese tramo de edad Podemos logra 1,4 veces más votos -un 40% más- que entre la población general.)

Podemos, más popular en los jóvenes

Respecto a la edad, El PP y el PSOE aparecen como dos partidos de electorado envejecido. Podemos, IU, Ciudadanos y UPyD funcionan mejor entre los menores de 54 años. Podemos es particularmente popular entre los más jóvenes.

La variable campo-ciudad muestra unos patrones similares, aunque mucho menos determinantes: el PSOE y el PP son marginalmente más exitosos en los municipios pequeños, mientras que UPyD, IU, Ciudadanos y Podemos tienden a ser más competitivos en las ciudades de más de 100.000 habitantes.

También se observan diferencias en lo que respecta a los estudios. El PP y el PSOE son los partidos con más apoyo de ciudadanos sin estudios o con estudios básicos. Podemos, en cambio, destaca entre quienes tienen estudios superiores, igual que Ciudadanos, UPyD e IU.

En cuanto a la clase social, vemos que cada partido tiene un perfil diferente. El PSOE se destaca como un partido de clase obrera y pierde muchos votos entre las clases medias/altas y altas. El PP tiende claramente al alejamiento del voto de clase -cuenta con apoyos similares entre obreros, asalariados y clases medias/altas- y solo se caracteriza por la simpatía que sienten por él las clases medias, que incluyen a autónomos y propietarios de pequeños negocios. Podemos, por su parte, presenta un perfil en forma de “U”; es decir, combina un gran apoyo obrero con un éxito enorme entre las clases medias/altas y las clases altas.

Para completar este cuadro de la clase social, vamos a revisar los apoyos de cada partido según la situación profesional de los encuestados. Los resultados del siguiente gráfico indican entre qué colectivos es particularmente exitoso cada partido.

Gráfico 6

Podemos es popular entre los parados (que simpatizan con el nuevo partido o con el PSOE, pero apenas con el PP); también entre los estudiantes, mientras que los jubilados prefieren al PSOE y al PP. En cuanto a las profesiones, Podemos logra muchos apoyos de obreros y personal administrativo o de servicios, en competencia con el PSOE. Es el favorito de los profesionales asalariados, y además logra amplios apoyos de empresarios, altos funcionarios, profesionales y ejecutivos, que se debaten entre Podemos y el PP.

Así pues, las estadísticas compiladas corroboran la idea de que Podemos está logrando ser transversal en lo que respecta a la clase social. Esto es algo que comparte con los dos grandes partidos, PSOE y PP, que también son capaces de obtener amplios apoyos entre personas en situaciones muy diferentes. Sin embargo, y dicho esto con la cautela a la que obligan los acontecimientos (Podemos acaba de llegar a las encuestas y la opinión pública), el perfil de clase/situación de Podemos parece aún más transversal, o, como mínimo, más que el PSOE en cuanto a clase social y más que el PP a efectos de la situación profesional. Esto era previsible.

PP y PSOE se han enfrentado durante décadas y es normal que el equilibrio refleje un cierto reparto de los intereses y las preferencias (el PP es una coalición donde, por ejemplo, abundan los empresarios, mientras que el PSOE aglutina más obreros). Podemos no solo no ha participado (aún) de este equilibrio, sino que además se presenta como una alternativa a ambos, un argumento casi necesariamente transversal.

En resumen, los últimos datos disponibles confirman la popularidad de la formación de Pablo Iglesias entre los jóvenes, los estudiados y los estudiantes, los parados, los obreros, los profesionales asalariados y las clases medias/altas. Se trata de un electorado variado, que sigue la tradición del sistema de partidos español de alineamiento alejado de categorías clásicas de clase ocupacional. En cambio, sí representa una novedad en términos de apoyo según la clase económica.

El PP logra votos entre todas las clases sociales, pero especialmente entre las viejas clases medias, y apenas entre los desempleados. El PSOE se está convirtiendo en un partido de clase que conserva su voto obrero y el de muchos desempleados, pero pierde apoyos conforme sube la escala socioeconómica. En competencia con ambos emerge Podemos y su perfil transversal en forma de “U”; un perfil quizás construido sobre el desencanto o las ganas de renovación, que le permite recoger votos de obreros y parados y, al mismo tiempo, ser el partido con más simpatías entre las clases medias/altas.

Los simpatizantes de Podemos y su ideología

En la sección anterior hemos visto cómo son los simpatizantes de Podemos según su edad o su clase social; a continuación, analizaremos cómo son en términos ideológicos. Como Podemos es una formación nueva, empezaremos por mostrar a qué otros partidos votaron sus simpatizantes en elecciones pasadas. Este gráfico proporciona esa información: la procedencia de los partidarios de Podemos según su voto en las elecciones generales de 2011.

Gráfico 7

Los simpatizantes de Podemos provienen principalmente del PSOE, ya que hasta un 29% de ellos votaron a los socialistas en las últimas elecciones generales. Detrás vendrían los ex votantes de Izquierda Unida, que suponen un 14%. El resto de los simpatizantes de Podemos que votaron por otros partidos se reparten entre el PP (8%), UPyD (3%) y todos los demás (10%). Estas mismas transferencias se ven diferentes si tomamos la otra perspectiva, la de los partidos que pierden votantes en favor de Podemos. Así, los ex votantes del PSOE que apoyarán a Podemos representan un 5% del total del censo e implican una caída considerable para los socialistas, pero no una sangría espectacular. Peor son las cosas para Izquierda Unida, pues su fuga de votos representa un 3% del censo y le supone perder una parte considerable del total de sus apoyos.

Por último, cabe destacar que hasta un 22% de los simpatizantes de Podemos —¡muchos!— afirman que no votaron por ningún partido en 2011. Son lo que podríamos llamar desafectos, personas descontentas con las formaciones existentes, que no votaron, votaron en blanco o votaron nulo.

Estos datos dan una primera idea de cómo son políticamente los votantes de Podemos. En su gran mayoría son antiguos abstencionistas, ex votantes de IU o ex votantes del PSOE. Serán, cabe pensar, gente a la izquierda de la escala ideológica. Pero ¿cuánto a la izquierda? El siguiente gráfico representa la autoubicación en el eje izquierda/derecha de aquellos que simpatizan con cada partido.

gráfico 8

Podemos tiene un perfil de centro-izquierda, que se asemeja al del conjunto de los ciudadanos, pero algo desplazado a la izquierda. La mitad de sus simpatizantes proceden del 3 y el 5 ideológico, y en eso coincide con el PSOE, pero Podemos también recoge amplios apoyos de la extrema izquierda: un 21% de sus simpatizantes se ubican allí, frente al 7% de los del PSOE. Lo paradójico es que este éxito en el extremo no le penaliza entre los votantes más centrados, donde Podemos es igual de competitivo que el PSOE. La centralidad de Podemos se encuentra ahí, en el entorno del 2-4. Esto significa que el partido de Pablo Iglesias está consiguiendo esa centralidad que pretende, aunque en realidad es una centralidad escorada a la izquierda.

En resumen, los datos aquí recogidos sirven para precisar una idea muy repetida por Pablo Iglesias: la búsqueda de la centralidad en la política española. Se ha visto que Podemos sí logra una cierta transversalidad entre clases y situaciones profesionales, pero al mismo tiempo es evidente que el grueso de sus votantes viene desde la izquierda y se consideran de izquierdas.

El objetivo de Podemos no es (y, si lo era, no ha funcionado) convertirse en una propuesta “ni de izquierdas ni de derechas”. Tampoco han pretendido (o no han logrado) alinearse totalmente con el conjunto del electorado en nuestro país, que les queda todavía algo a la derecha. La suya es, por tanto, una centralidad en la izquierda.

Podemos, ¿un camaleón ideológico?

No hay semana que no se critique a Podemos por su falta de propuestas específicas. Se le acusa de no concretar sus acciones en caso de llegar al gobierno y es verdad que algunas de sus propuestas han ido cambiando a lo largo de los meses. La pregunta de cuál es el proyecto de Podemos para España tiene una respuesta vaga… y, al mismo tiempo, tremendamente definida para muchos: otra cosa.

Podemos ha recogido el “no nos representan” y una suerte de “que se vayan todos”, y les ha dado un nombre: casta. Convierte así aquellos gritos en un diagnóstico con el que muchos puedan coincidir. Pero la cosa no acaba aquí. Podemos también ha identificado una serie de aspectos concretos donde cree que las demandas de la mayoría de la sociedad son o pueden ser bastante similares (al menos para ese grueso de población en el centro de la izquierda al que llega). Se trata de áreas donde se puede clamar por lo que se pide sin necesidad, de momento, de explicar exactamente qué se propone. Así ocurre, por ejemplo, con los servicios públicos, sobre todo sanidad y educación.

Podemos insiste de manera constante en su defensa a capa y espada. Pero cabe subrayar que es una defensa, claro, porque de lo que se trata es de articular un acuerdo de demandas. Todos (o casi todos) los españoles desean sanidad y educación financiadas con dinero público (así lo constatan diversas encuestas). Cómo financiarlas, de qué manera ofrecerlas (modelo universal, contributivo, asistencial, con privatización, sin ella…), eso queda fuera del debate. El trabajo necesario para concretar un consenso de propuestas, ya sea parcial, resulta difícil, evidentemente. Podemos se articula entonces como una especie de acuerdo ambiguo.

Esta descripción del acuerdo ambiguo ha tenido predicamento en el debate público y nos parece una hipótesis razonable para interpretar el éxito de este partido. No solo es compatible con el perfil social e ideológico de la nueva formación, sino que además podemos encontrar, entre los datos del CIS, otros indicios que la sostienen.

Pensemos primero en la idea de acuerdo. Ya se vio al principio del capítulo que Podemos logra ser atractivo en capas bien diferentes de votantes (algunos particularmente castigados por la crisis, y otros no tanto). También se ha constatado que sus simpatizantes comparten un diagnóstico. Por ejemplo, manifiestan un descontento (genérico) con la situación económica y política actual. Como se observa en el siguiente gráfico, sus simpatizantes coinciden en que nuestra política no funciona, sienten que la situación económica está mal y creen que empeorará.

Gráfico 9

De aquí parte la idea de ambigüedad. Algunos datos de las encuestas del CIS sugieren que, en efecto, la coalición que aglutina Podemos está poco definida en términos ideológicos. El primer indicio lo ofreció Pepe Fernández-Albertos, cuando escribió que Podemos tiene algo de “camaleón ideológico”.

Como se observa en este gráfico, el partido de Pablo Iglesias logra algo infrecuente: consigue que lo perciban muy de izquierdas los muy de izquierdas, pero sustancialmente más moderado los más moderados. Es el único partido de izquierda con esta propiedad camaleónica. Es más, al resto de los partidos les ocurre lo contrario, los más extremistas los perciben como más moderados y los más moderados los perciben como más extremistas. En realidad, eso es lo que uno esperaría; que alguien muy de izquierdas vea a un partido determinado como más de derechas que una persona de centro. Al fin y al cabo, todos ubicamos los partidos tomándonos como referencia.

Podemos logra lo contrario: consigue que la gente de izquierdas lo perciba más de izquierdas que la gente de centro, de forma que unos y otros acaban sintiendo que el partido les queda más próximo. Este resultado es un síntoma de que Podemos es ambiguo e indefinido en términos ideológicos, o de que sus votantes aún no conocen bien sus posiciones y rellenan los huecos a su gusto.

gráfico 10

Un segundo indicio de la ambigüedad ideológica de Podemos lo proporcionan las etiquetas con que se definen sus propios simpatizantes. Una de las preguntas habituales del CIS consiste en pedir a los encuestados que identifiquen su ideología con una etiqueta: “liberal”, “socialista”, “conservador”, “comunista”, etcétera. Pues bien, los datos dicen que los votantes de Podemos son más variados ideológicamente que los votantes del resto de los partidos, especialmente el PP y el PSOE.

A continuación se muestran las etiquetas que escogen los votantes de cada partido para definirse. Los del PSOE se definen sobre todo como “socialistas» (42%) y los del PP como conservadores» (41%). A estos dos partidos les basta una etiqueta para definir al 35% de sus votantes; UPyD e IU, en cambio, necesitan dos etiquetas cada uno, pero Podemos necesita tres. Las más comunes entre los simpatizantes de Podemos son “progresista”, “liberal” y “socialista” (16%, 15% y 13%, respectivamente). El mismo efecto se observa cuando se aglutina al 60% de los simpatizantes del cada partido: Podemos necesita cinco etiquetas, una más que UPyD e IU, y dos más que el PP y el PSOE.

Gráfico 11

Estos datos de ubicación y etiquetas están lejos de constituir una prueba definitiva, pero sí indican que Podemos se rodea de cierta ambigüedad. Es posible que esto sea un efecto temporal debido a su juventud o a una estrategia política. Pero a día de hoy el partido de Pablo Iglesias es una suerte de acuerdo ambiguo. Un acuerdo entre votantes que comparten su preocupación por la situación política y económica del país, pero ambiguo en sus propuestas y, también, en lo que esperan del partido en caso de que llegue al poder. Gracias a ello, Podemos logra propiedades de un camaleón ideológico. Mantiene una relativa indefinición para recoger votos desde la izquierda hasta el centro; aúna a socialistas, liberales y comunistas casi por igual, y consigue que los votantes de izquierdas los perciban como muy de izquierdas y los votantes de centro, como no tan de izquierdas.

A esa heterogeneidad que observamos en el eje ideológico se añade, seguramente, una ambigüedad calculada a la hora de fijar ciertos objetivos y renunciar a otros. Es una estrategia típica de negación de dilemas, que en mayor o menor grado intentan todos los partidos. Por eso cabe pensar que, a medio plazo, Podemos tampoco podrá escapar a los dilemas del resto de las formaciones de izquierda que han visto cómo se segmentaba su electorado al ritmo de los cambios de la estructura social y laboral.

De ahí la pregunta: ¿por cuánto tiempo logrará Podemos mantener ese acuerdo ambiguo? ¿Se acabará su camaleonismo conforme pase el tiempo y la opinión pública conozca mejor sus propuestas? ¿Aparecerán conflictos motivados por la heterogeneidad de sus apoyos? ¿Podrán conciliarse esos conflictos o generarán una rápida decepción entre sus partidarios? Esas y otras preguntas las abordamos en el siguiente capítulo.

Politikon es el proyecto de un grupo de académicos y profesionales independientes entre los que se encuentran Jorge GalindoKiko LlanerasOctavio MedinaJorge San MiguelRoger Senserrich y Pablo Simón, firmantes de este análisis. El texto es un extracto del cuarto capítulo del libro ‘Podemos, la cuadratura del círculo’ (DEBATE), a la venta desde el 9 de abril.