El ‘derecho al olvido’ afectará a los medios de comunicación

Con el objetivo de mantener un sano debate en el que se aporten todas las opiniones posibles, argumento a continuación cuál es la incidencia que, bajo mi punto de vista, tiene el llamado derecho al olvido.

También en EL ESPAÑOL:

Esta semana he leído con interés dos artículos de EL ESPAÑOL en relación con el llamado ‘derecho al olvido’. En uno de los artículos se dice que éste derecho sólo afecta a buscadores (como Google) . En otro de los artículos se dice que este derecho debe limitarse, pues representa un serio peligro para la libertad de información.

Creo que conviene matizar las expresiones señaladas y, con el objetivo de mantener un sano debate en el que se aporten todas las opiniones posibles, argumento a continuación cuál es la incidencia que, bajo mi punto de vista, tiene el llamado derecho al olvido.

En favor del artículo de EL ESPAÑOL, es cierto que hay una corriente que opina que el derecho al olvido únicamente se aplica a los buscadores como Google. Lo dijo el director de la AEPD cuando señalaba que “el Derecho al Olvido permite bloquear la difusión de la información por los buscadores, pero sin alterar nunca el original. Si la noticia no es relevante, debe seguir siendo accesible en la hemeroteca pero no en un buscador”.

Recientemente la Audiencia Nacional ha dado la razón a una persona frente a Google, para que al buscar su nombre no se captasen desde Google las noticias de varios medios de comunicación que estaba publicando un delito cometido en el año 2002. Sin embargo, cuando esta persona quiso obligar a que los periódicos digitales eliminasen su nombre y apellidos, la Audiencia Nacional ha negado esta posibilidad en otra Sentencia. Afirmó la Audiencia Nacional que ello “supondría cercenar la información”, “lo cual no se justifica por la relevancia de la información”.  El mismo criterio ha tenido la Audiencia Nacional para no tocar una sola coma de la hemeroteca de El País, respecto a una noticia de hace 25 años.

¿Cuál es la lectura que debe hacerse? que si la información no fuese relevante, se hubiese eliminado del medio de comunicación. Es decir, que se hubiese aplicado el derecho al olvido a la web de origen, además de al buscador. Mi opinión no es una hipótesis al azar: ya hay sentencias que han reconocido expresamente el derecho al olvido frente a los medios de comunicación directamente, obligándoles a retirar datos o a desindexar informaciones, por aplicación del derecho al honor y de la protección de datos.

El ‘derecho al olvido’ puede afectar a los medios de comunicación (además de a Google), cuando existan motivos justificados.

Para explicar hasta donde llega el derecho al olvido (y sus virtudes), siempre explico el mismo caso. En una ocasión, un menor de edad y su familia fueron grabados para un programa de televisión. A raíz de la emisión del programa este se difundió en numerosas redes sociales y en YouTube, recibiendo el menor numerosos descalificativos en la red. Pues bien, no sólo se consiguió que la grabación se retirase de la web del programa, sino que la Agencia Española de Protección de Datos declaró que: “Procedía la exclusión de los datos personales de la reclamante y los de su hijo menor de edad, de los índices elaborados por Google, así como la eliminación de las imágenes que aparecen en los vídeos incluidos en YouTube”.

Cuando uno de los artículos publicado en EL ESPAÑOL se alertaba sobre los peligros del derecho al olvido, afirmando que se estaban borrando “enlaces a sentencias del Tribunal Constitucional o enlaces a indultos en casos de agresiones sexuales a menores o tráfico de drogas”,  da la impresión de que Google “borra completamente” esos enlaces, cuando no es cierto. Google borra esos enlaces para búsquedas concretas (un nombre y apellidos, por ejemplo), y esos mismos enlaces se mostrarán al hacer otras búsquedas en Google, y en otros buscadores (si son neutrales, claro).

Es lógico que el derecho al olvido esté limitado. Y ya lo está. Bien en la normativa nacional, bien jurisprudencialmente (recordamos que el derecho al olvido es término comprensivo de otros derechos vigentes), bien por la regulación europea en desarrollo.

Como colofón final, indicar que casi todos los derechos están en constante evolución y que el llamado ‘derecho al olvido’ no es una excepción ni está libre de crítica.  Es un derecho necesario y es un derecho que necesariamente debe limitarse. Ni todos los ciudadanos tienen derecho al olvido, ni el “derecho al olvido ha venido a alterar las reglas que imperan hasta ahora y que, en casos justificados, parecen lógicas y coherentes.


 

Luis Gervas de la Pisa es abogado de Salirdeinternet.com y es el responsable del Código del Derecho al Olvido, publicado por el Boletín Oficial del Estado.


 

También en EL ESPAÑOL: