Diccionario satírico burlesco (y XV)

 

Anna Grau concluye su particular diccionario satírico burlesco catalán con un apéndice en el que incluye algunas de las palabras que más repercusión han tenido en la campaña electoral, como es el caso de Botifarra o Corralet.

Borrell

Cuando era ministro y secretario de Estado de Hacienda, el catalán José/Pepe Borrell, según la confianza y los gustos, salía abundantemente en TVC. No siempre por el lado bueno, pero salía. Ha bastado que se siente a escribir un libro (Las cuentas y los cuentos de la independencia, Catarata) haciendo números de lo que costaría de verdad la secesión de Cataluña de España para que pase a ser inentrevistable, innombrable y hasta impensable. Vamos, es que ni en Blanquerna, la librería de la Generalitat en Madrid, le han dejado presentar el libro. (En confianza, yo también quería presentar uno ahí y me pusieron tantas pegas que desistí… ¿será la agenda el moderno índice de lecturas prohibidas?). En su estudio, Borrell tritura la fantasía de que una Cataluña que se va de casa se iría con 16.000 millones de euros extra. Qué va. Como mucho sacaría 3.000 millones y se tendría que gastar el triple para empezar a hablar de dotarse de los servicios normales que normalmente paga el Estado, desde el Ejército hasta Correos pasando por embajadas de las de verdad, con embajadores que presentan credenciales y todo… Eso sin contar el delicado tema de qué pasa con los pensionistas que han cotizado toda su vida en Cataluña pero al jubilarse e irse a su pueblo de origen han empezado a cobrar la pensión fuera… O con la deuda pública acumulada… ¿No les parece extraordinario que TVC considere que todos estos no son temas de interés durante la campaña electoral que nos ocupa? ¿Cuándo habría que hablar de ellos, entonces, y dónde? ¿El verano que viene en las fiestas de Sigüenza?

Botifarra

Embutido muy popular en Cataluña, sobre todo en los restaurantes de cocina étnica después de que Artur Mas desvelara sorpresivamente su ascendencia india. Para que luego digan que el mestizaje es un obstáculo que impide acceder a la presidencia de la Generalitat: pues los catalanes hemos tenido presidentes nacidos en Córdoba, y ahora uno que resulta que es medio Pocahontas. No se le notaba nada: la inmersión lingüística hace milagros. Uno de los más interesantes es explicar por qué la expresión castellana “corte de mangas” se traduce por “botifarra” en indio algonquín y en catalán. Sin duda la etimología catalana prefiere poner el énfasis en la mitad de la manga que, al cortarse, queda desafiantemente erecta. ¿Ven? Basta con una cucharadita de bilingüismo para hacer mucho más divertido cualquier tipo de órdago.

Corralet

Salen las entidades bancarias y de ahorro más serias de Cataluña y de España a decir que poca coña con esto de la secesión, que hay experimentos que ni con gaseosa (refresco barato, pero que tampoco se vende exacta ni completamente gratis…); sale el Banco de España a avisar del peligro de corralito a la catalana, de corralet, si alguien confunde la zona euro con un cajero automático en Bangladesh; y salen los que llevan tiempo viviendo de la mamandurria de la subvención o del tres per cent a decir que imposible y a poner el grito en el cielo. ¿A quién creería usted? Por cierto, ¿saben que ya ha habido corralet en Andorra? ¿Adivinan por culpa de quién? Fue poco después de que la Banca Privada d’Andorra resultase intervenida por orden del Tesoro de Estados Unidos a raíz de su entusiasmo blanqueador de capitales…

DUI

No es dispositivo intrauterino (DIU) mal escrito, pretende ser una manera compacta, informal y guay de referirse a la Declaración Unilateral de Independencia. Esa que todo el mundo coincide en que no tendría otro efecto jurídico que el de marear la perdiz, ni otro efecto político que el de marear la perdiz. Pues sí, por partida doble. Ganen o pierdan las elecciones los partidarios de declarar eso, no se va a notar mucho la diferencia, porque en cualquier caso podrán ampararse en el recurso de que no les dejan hacer lo que les da la gana como a ellos les da la gana, para ni hacerlo de una p… vez (y a ver qué pasa de verdad, qué pasa en serio) ni para admitir de una p… vez que no puede hacerse. Amagar y no dar… siempre unilateralmente, claro. Faltaría.

Margallo vs Junqueras

Combate, más que debate, del año. Vuelven los pesos pesados a bailar en la lona. En el PP catalán están de los nervios (pero allí siempre han sido carne de Prozac, para qué nos vamos a engañar) y hasta en Madrid cunden los despistados que creen que el ministro Margallo se metería en un jardín así (como aquel otro ministro que se reunió en su ministerio con Rodrigo Rato…) sin que Mariano Rajoy como mínimo diga: venga. Que igual no significa lo mismo que vale, pero incluso para un gallego se le parece mucho. Lástima que este tipo de debates sólo suelen calar en los ya convencidos. Todos los demás ven la tele, piensan y votan a balón parado. Pero sólo con que algún indeciso se quitara aquel día de la peli o del fútbol, podría quedar agradablemente sorprendido al ver dos de las mentes menos trilladas que se interesan por este conflicto frente a frente, moderadas por el periodista Josep Cuní en la televisión del conde de Godó, que a este paso se va a zampar con patatas lo que queda de TVC…

Diccionario satírico burlesco (XIV)

La penúltima entrega del glosario de Anna Grau discurre entre la V de Vanguardia (La), el diario de la familia Godó, y la Z de ZP, el presidente que destapó la caja de los truenos al comprometerse a aceptar el Estatuto que le enviara Pasqual Maraggall, extremo que no fue posible. 

Vanguardia, La

A la vez más y menos que el gran periódico catalán. Lo mejor y lo peor. Alfa y omega de la prensa. Leyenda con luces y sombras, algunas que quitan el hipo. Tuvo que ser un director andaluz, Modesto Sánchez Ortiz, quien catapultara lo que inicialmente era un diario de avisos del puerto de Barcelona a algo digno de figurar en la cartelería histórica del modernismo. Cuando la dirigía Gaziel La Vanguardia fue incautada y reconvertida en órgano oficial de la Generalitat. Los propietarios originales, los Godó, no volvieron a serlo hasta la victoria de Franco. Impertérritos aguantaron entonces que les dirigiera el invento lo mismo Luis de Galinsoga que Manuel Aznar -abuelo de José María-, que les cambiaran el nombre de la cabecera y hasta que les obligaran a saltarse retroactivamente ediciones. ¿Se repite la historia, del derecho o del revés? A día de hoy nadie se incauta directamente de nada, no está bien visto, pero bueno, hay subvención o no la hay. De ahí el súbito y sorprendente entusiasmo de esos mismos Godó por lanzar una edición en catalán y hasta un editorial conjunto con todos los demás periódicos del vecindario. Hubo un tiempo en que se afirmaba que para entender la apasionante complejidad de Cataluña había que leer La Vanguardia. Empieza a ser más verdad al revés: si no eres catalán muy acérrimo, La Vanguardia aburrrrrre….¿volvemos a ser el diario de avisos del puerto?

World Trade Center

El de Barcelona, el de Barcelona, no el otro… aunque está cerca de ser declarado zona tan catastrófica como en su día lo fue el de Nueva York. Hablamos de un parque empresarial emblemático junto al frente marítimo, precioso y con firma arquitectónica ilustre. Una especie de Museo Guggenheim de Bilbao, pero en Barcelona y dedicado a la empresa y no al arte. A no ser que se considere un arte perder dinero. Tantos miles de metros de oficinas, de servicios, de hoteles, inaugurado todo con la mejor buena voluntad en 1999, y ahora boqueando, luchando por sobrevivir y por dejar de ser un monumento a la desinversión. Y a la pérdida de esperanza financiera en una ciudad que presumió de ser locomotora económica de toda España.

Xènius

El más famoso de los nombres de guerra de Eugeni D’Ors, uno de esos complicados personajazos catalanes que la patria tiene problemas para encajar en su panteón porque por un lado era eminentísimo, el padre del noucentisme, y por el otro… ¡se pasó con armas, bagajes y convicciones al franquismo! Es una jugada que se repite suficientes veces a lo largo de la atormentada historia intelectual catalana como para hacerse una, quizás, alarmante pregunta. La misma que en plan retórico lanzó Jordi Pujol en uno de sus mitines en los 90: “¡Hay gente más lista, más brillante que nosotros! ¡Pero nadie ama a Cataluña como nosotros!”. ¿Por qué será?

Yoda (Pujol)

“El tamaño no importa. Veme a mí. ¿Por mi tamaño me juzgas? ¿Hmm? Hmm. Pues hacerlo no deberías. Pues mi aliada es la Fuerza, y una poderosa aliada es”. Son palabras que en el episodio quinto de la saga Star Wars (El Imperio Contraataca) oye Luke Skywalker de la boca de Yoda, ese pequeño pero dicharachero jedi de increíble parecido físico con Jordi Pujol. La broma ha sido constante y recurrente desde que se estrenó esa película. Quien esto firma casi se come una vez las escaleras del Casino de Madrid al vislumbrar cómo unos periodistas de Telecinco tomaban planos de Pujol blandiendo feliz una espada de luz de juguete. Quien fue molt honorable ha sabido siempre sacar un inteligente partido de su limitada apostura y estatura. Durante muchos años eso le valió para sugerir subliminalmente, o no tanto, que él era un pobre David rodeado de Goliats. A los que se iba comiendo uno tras otro como cocos de un videojuego. Nada más hace falta recordar la espectacular conversión a la Fuerza de aquellos que una vez gritaron “Pujol, enano, habla castellano”. Dicho esto, en las distancias cortas Yoda-Pujol no ha carecido nunca de una sorprendente capacidad de seducción. Marta Ferrusola (a la que se atribuye la ascensión en política del único personaje más bajito que Pujol, el conseguidor Lluís Prenafeta, posteriormente procesado y mandado a Alcalá Meco junto a Macià Alavedra, bien es verdad que en virtud de un sumario instruido por Baltasar Garzón…) se plantó una vez en el programa de radio de Odette Pinto para exigir que cesaran ciertos rumores de amoríos extraconyugales porque, de ser cierto todo lo que se contaba, su marido sería “un Superman”.

ZP

Todavía no se sabe con absoluta seguridad qué fue primero, si el huevo o la gallina; si José Luis Rodríguez Zapatero o Pasqual Maragall, dos personajes, sépase de una vez, que jamás han tenido ni la más mínima química personal. Ni siquiera esa famosa noche en el Palau Sant Jordi de Barcelona en que el primero prometió dar apoyo al Estatut que el segundo le mandara, así se lo mandara dentro de un cucurucho de churros y con abundante azúcar glasé para disimular. ¿Quién calentó la boca a quién? Todavía hoy se echan los unos a los otros el Estatut de marras a la cabeza y nadie admite tener ninguna culpa de nada: ni los que metieron una pata ni los que metieron la otra. Cataluña salió innecesariamente humillada y escocida, España salió hasta los mismísimos de los catalanes. El Tribunal Constitucional salió como un ogro. Y en cuanto al PP, que Dios se lo pague con muchos florianos y bárcenas. Tanta acumulación de mal karma tampoco puede ser porque sí.

Diccionario satírico burlesco (XIII)

salvador

Salvador Alsius presentando el Telediario de TV3. 

La antepenúltima entrega del diccionario de Anna Grau comienza con Tarradellas, primer presidente catalán de la Democracia, y se cierra con Udef, la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal que ha destapado algunas irregularidades en Cataluña para disgusto de Jordi Pujol.

Lee aquí todas las entregas del Diccionario 

Tarradellas

“Ciutadans de Catalunya, ja sóc aquí!”. No es el “Sangre, sudor y lágrimas” de Winston Churchill pero, con sólo esta frase, Josep Tarradellas entró en la gloria. En su persona se restauraba mágicamente la Generalitat como si no hubieran existido la Guerra Civil con todos sus trágicos errores (por los dos lados) ni el franquismo. O como si finalmente se le pudiese dar carpetazo. Atención que la frasecita gana enteros con el tiempo. Tarradellas, cuyo mayor mérito hasta la fecha había sido aguardar pacientemente en Francia a que escampara, pudo salir al balcón de la Generalitat y decir otra cosa. Pudo decir “Catalans, ja sóc aquí!”. Eligió la fórmula “Ciudadanos de Cataluña” porque quería que su llamado implicara y conmoviera a todos y cada uno. Vinieran de donde vinieran, hubieran nacido donde hubieran nacido, hablaran catalán o castellano. La verdadera Casa Gran, la Cataluña de todos. A partir de aquí todo fue retirarse de la política y llevarse fatal con Jordi Pujol. Se despreciaban el uno al otro colosalmente, genéticamente. El tiempo va poniendo en su lugar las luces y las sombras de cada uno.

Toros

Prohibidos en Cataluña por joder. Como suena. Por joder a los españoles y a España. Se puede decir más alto pero no más claro. La idea es que la tauromaquia la inventó Cagancho en Almagro (nada que ver con una tradición milenaria grabada en el fondo de la vasija de gigantescas civilizaciones…) y la perpetuó Franco para dar gusto a los bajos instintos de su pueblo primitivo y cerril. Por supuesto Hemingway y Picasso le veían la gracia al tema porque eran dos psicópatas y Ava Gardner porque era una ninfómana y una borracha. Da igual que el torero del que se enamoró fuera catalán. En la misma situación pre-esquizofrénica parecen encontrarse todos los que, condenando los toros, defienden el interés cultural de los correbous. Todo ello mientras los índices de audiencia de las corridas televisadas se disparan en Cataluña. ¡Freud, vuelve!

Tres per cent

Hablando de Freud, famosísimo lapsus del entonces president Pasqual Maragall en sede parlamentaria. En pleno rifirrafe con el entonces líder de la oposición Artur Mas, va y le espeta: “Ustedes tienen un problema, el tres per cent“. Al principio nadie entendía nada…o no lo quería entender. Al ponerse Mas colorado y hecho una hidra, ni con la mejor voluntad de papar moscas podía ignorarse que el famoso tres per cent era lo habitual en comisiones para hacer negocios con la Generalitat. Maragall en su día reculó alegando que se había equivocado y, en off the record, que no tenía pruebas. Pues ya eran ganas de no tenerlas. Con el tiempo se ha sabido con doloroso recochineo que si Maragall pecó de algo, fue de optimista: el tres per cent era sólo la punta de un iceberg que podía llegar fácilmente al cinco y al diez. Seguimos para bingo y no paramos.

TV3

Televisión catalana pagada con los impuestos de todos pero puesta exclusivamente al servicio de las ideas y los intereses de algunos. Esto, que en realidad no es nada nuevo en una tele pública y menos autonómica, alcanza cierto paroxismo en Cataluña, donde la reyerta no es meramente partidaria o política sino identitaria. No es una tele de derechas contra los de izquierdas o viceversa. Es un enjuague étnico. Es un simulacro de Cataluñita la Fantástica que se superpone cuidadosamente a la Cataluña real. Y con un poco de suerte la borra del mapa. Ah, TV3 también sirve para pagar a precio de oro producciones externas de gentes MUY adictas a la causa que con el dinero público así acumulado luego financian medios privados de comunicación que siguen engordando y engordando la bola de nieve… siempre la misma, ya es casualidad, y siempre rodando por el mismo lado… Es la forma más sutil y a la vez más definitiva de corrupción: financiar con el dinero de todos el país sólo de algunos. Errequeerrelandia.

Udef

“¿Qué coño es eso de la Udef?”, dijo Jordi Pujol cuando se enteró de que la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal estaba investigando las cuentas de su familia. La Udef, creada en pleno gobierno Zapatero -al césar lo que es del césar- es algo así como el FBI en el cogote de los delincuentes de guante blanco. Son los federales con licencia para actuar en todos los ámbitos y territorios. Antes de esta centralización, todas las brigadas de investigación de estos delitos estaban desperdigadas por distintos cuerpos, colaboraban entre sí lo mínimo, se pasaban información la justa, se ponían la zancadilla a tope… y entretanto, maletines y maletones multimillonarios se evaporaban allende nuestras fronteras. Lástima que esto no sea de verdad una peli americana sino la crónica negra de España de toda la vida y que a la hora de la verdad, una investigación económica tenga que pasar ciertas cribas políticas. Tienen razón Pujol y Mas cuando se quejan de que ahora les miran las cuentas con lupa porque han sido malos chicos. La misma que tenían todos los que durante décadas se desgañitaron en vano denunciando que por mor de sus pactos y pactufos se les permitía llevárselo muerto mientras el Estado miraba para otro lado. ¿Qué es peor, lo de ahora o lo de antes?

Lee aquí todas las entregas del Diccionario 

Diccionario satírico burlesco (XII)

La duodécima entrega del diccionario catalán abarca de la P a la S: arranca con Pep Guardiola y se cierra con  Seny. Dice Anna Grau del entrenador, que compendia las virtudes viriles catalanas: “delgadito, mono, elegantito y muy formalito”.

Pep Guardiola

Calvo objeto del deseo de todas las macizas de la raza, por lo menos antes de la llegada de Raül Romeva. Aparente compendio de todas las virtudes viriles catalanas: delgadito, mono, elegantito sin exagerar, muy formalito, con cara de no haber roto jamás un platito, del Barça (bueno, más que ser del Barça, él fue El Barça…), medio intelectual y todo: lee a Miquel Martí i Pol y está aprendiendo alemán. A las eternas disidentes, las de erotismo más díscolo y más botifler, siempre nos puso más Mourinho. No es sólo una cuestión de más o menos pelo. Es que tanta superioridad moral, tanto ser fraile antes que monaguillo, llega un momento que empalaga. Y hasta que no cuela.

Qatar

Emirato musulmán en Asia que hasta los años 40 era tan pobre que tenían que agujerear monedas de otros países y hacerlas circular como suyas, de repente se descubrieron ingentes reservas de petróleo y el resto es fácil de imaginar para todo el mundo. Uno de los más excelsos presidentes que haya tenido jamás el Barça (véase el fichaje de Neymar), Sandro Rosell, tomó la decisión de quitar de las camisetas azulgranas el venerable nombre de la Unicef para plantar el de la Qatar Foundation, por el módico precio de 30 millones de euros al año de aquí al 2016. Por si quedaba alguna duda, precisó que los valores de Qatar eran los del Barça. Sin duda se refería al conocido proverbio catalán (y qatarí) de que pagant, Sant Pere canta. Como nuevos ricos mundiales oficiales los qataríes no dan puntada sin hilo, y lo mismo patrocinan al Barça que -presuntamente- al ISIS. Pura cuestión de valores.

Raül Romeva

El cabeza de lista de Junts pel Sí es un hombre de empuje y de recursos (no es sólo una calva bonita) al que le interesa mucho la política desde bien pequeñito. Es verdad que él la ha practicado mayormente en el extranjero: trabajó para la Unesco en Sarajevo en años que todavía eran bastante de plomo allí. Ha sido eurodiputado de IC muchos años. Viene de la cepa de una izquierda para nada anticatalanista, pero tampoco lo que se dice nacionalista. Hace sólo quince, veinte años, la gente como Raül Romeva consideraba más urgente arreglar el mundo que helar corazones catalanoespañoles. ¿Qué ha pasado que no estás en la frontera húngara o alemana buscando soluciones para los refugiados? Quo vadis, Varufakis catalán? ¿En qué ha quedado el mundo sin fronteras de nuestra juventud?

Referéndum

Invento del profesor Bacterio que, como todas las creaciones de este insigne personaje de Ibáñez (¡igualito que Anacleto, agente secreto!), mantiene su misterio y su prestigio a condición de no ser usado jamás. Nunca. Su efecto disuasorio es mucho mayor y más interesante que el político. Interesante dilema para Mariano Rajoy o para cualquiera que en su lugar se hallara: ¿qué es mejor y más digno, permitir un referéndum ilegal, que corta en caprichosos quesitos la soberanía nacional y el sentido mismo del voto, pero que de celebrarse hace mucho tiempo habría dejado con el culo al aire y a la escocesa esta fantasía animada de que los independentistas son todos? ¿O bien oponerse tajantemente al desafío a la legalidad, permitiendo que se prolongue un peligrosísimo, enormemente corrosivo suspense político? Tic, tac, tic, tac…

Seny

Fabuloso, mitológico atributo catalán. Todo el mundo cree saber lo que es: una suma de buen juicio, moderación, amor por la templanza y por el término medio, etc. Visto desde dentro, ya me perdonarán, caben lecturas más tristes. Por ejemplo: ¿será casualidad que los catalanes hayan perdido todas, absolutamente todas, las guerras en las que jamás se han embarcado, y que eso haya laminado una raza que una vez fue generosa y heroica, dejando crecer y multiplicarse sólo los genes de los más timoratos y cobardes? Es una posibilidad. Otra es que los pacifistas catalanes sean pacifistas de esos que sólo buscaban zafarse de la mili. Vista la que está cayendo, o el seny ya no es lo que era, o no lo fue nunca. Pista: siempre se ha tenido la precaución, en plan ying y yang, de asociar seny y su supuesto complemento contrario, la rauxa. Algo que podríamos traducir por arrebato. Otra pista: Josep Pla, Salvador Dalí, gente así, no representaron nunca el seny sino lo otro. Es lo otro lo que hace rato que está en peligro y lo que hay que rescatar. Cierta capacidad para la grandiosidad existencial. Cierta épica de brazos abiertos.

Diccionario satírico burlesco (X)

La letra M protagoniza la décima entrega del diccionario de Anna Grau, con nombres propios como los de Maragall, Miquel Roca o Marta Ferrusola, la esposa de Jordi Pujol, “flagelo de homosexuales y abortistas, pesadilla de las feministas”.   

Maragall

Vaya por delante que mucho le quisimos incluso los que jamás le votamos. Que casi todos lloramos al enterarnos de que padecía Alzheimer. ¿Cómo explicar su tierno encanto, sus tenaces hechuras de Peter Pan? Rompeolas del milagro olímpico y del milagro todavía más señalado, y más de Fátima, de que el socialismo llegara jamás a gobernar directamente en Cataluña, que es muy suya, va Maragall y la caga (perdón: en ocasiones el prurito de precisión arrasa con el de estilo) dejándose liar por los de ERC y por el espejismo de un NeoEstatut que, vamos a decirlo todo, pretendía nada menos que refundar España. Que darle sopas con honda y lecciones de Historia y de Modernidad. Así, en mayúsculas, ¿qué pasa? Es probable que Cataluña nunca se cure de esta obsesión suya por amejorar España, por sacarla de un lodo que sólo los catalanes huelen y ven. A favor del personaje: su cabal nobleza irredenta, su buena fe desarmante, su sincero deseo de arreglarlo todo, para siempre a ser posible. En plena aventura estatutaria Maragall se vino a Madrid, al Desfile de la Hispanidad, y nadie se lo agradeció. Ah, y, dicho sea de paso, fue de los pocos presidentes autonómicos, por no decir el único, que resistió los avances de un tal Iñaki Urdangarin sin darle jamás un contrato público. Al césar lo que es del césar, intratable pueblo de cabreros: ¿qué pasa, que os gustan más las cabras al frente de la presidencia de la Generalitat?

Marta Ferrusola

Això és una dona para unos. Para otros, lady Macbeth. Para ser justos, probablemente la verdad -que no la virtud- esté en el término medio. Cargó a Jordi Pujol de hijos y de mala conciencia católica, apostólica y romana por no ocuparse de ellos. Hasta bien entrados los años 80, Pujol seguía creyendo que la cocina de su casa funcionaba con leña. ¿Cómo no iba a creerse también que los deportivos de lujo que conducía su primogénito le habían tocado en una rifa de la parroquia? Nadie que haya intentado decirle al expresident en su cara lo que su familia estaba haciendo ha vivido (políticamente) para contarlo. Pujol mandaba en Cataluña pero Ferrusola mandaba en casa y sin soltar nunca el látigo. Terror de los consellers adúlteros o divorciados, flagelo de homosexuales y abortistas, pesadilla de las feministas, azote de inmigrantes y de presidentes de la Generalitat llamados Montilla y nacidos en Córdoba, cabeza de Medusa para los peluqueros… Costó Dios y ayuda y algún que otro patinazo conyugal desasirla de su moño gótico y modernizar imperceptiblemente su estética. Que no sus ideas. Valida y valedora de todo lo turbio y siniestro que ha tenido mando en plaza y en la Generalitat. Escandalosa jardinera del Barça, del World Trade Center y de los jardines de Aranjuez no, porque no se le pusieron a tiro. Precoz instigadora de pitadas al himno y a la bandera ya en el verano olímpico. Lo más intrigante que hay en ella es cierta ingenuidad a prueba de bomba. Cierta incapacidad sincera de admitir que el mundo pueda no ser como ella a machamartillo cree. Cierta noche que su hijo Oleguer no durmió en casa sino en el cuartelillo de la Guardia Civil, que le había detenido por forzar la entrada en una conocida escuela de inglés de Barcelona para darse el lote con su entonces novia, cuando la Benemérita llamó a la mañana siguiente para informar, tuvieron que informar a Marta, que es quien les cogió el teléfono. “Imposible”, les contestó, rotunda. De ahí no la han sacado todavía.

Miquel Iceta

Es de los últimos mohicanos que le quedan al PSC, de los últimos socialistas catalanes que no se volvieron locos con el tripartit, l’Estatut y el dret a decidir. Éste todavía entiende que él cobra por ponerse enfrente del nacionalismo y el independentismo, no encima ni debajo. Que la Constitución no es el Kamasutra. Su inmediato antecesor en el liderazgo del partido, Pere Navarro, fue abofeteado en plan Gilda en plena comunión en una iglesia de Terrassa. La bofetada no partió de Glenn Ford ni de ningún peligrosísimo elemento antisistema sino de la anciana suegra de un militante de CiU de cierto peso en Sant Cugat del Vallès. La abuela fue a entregarse a los Mossos para no hundir en el ridículo la carrera política de su yerno, sólo la de Pere Navarro. En el PSC se dieron cuenta de que había que reaccionar y recurrieron a Iceta. Es inteligente, distingue el aparato del partido del mando a distancia de la tele, es incluso valeroso en lo político y en lo personal. Otra cosa es que carezca de carisma y que, como cierto adminículo de higiene íntima femenina, le ha tocado estar en el mejor lugar (es un decir), en el peor momento.

Miquel Roca

Uno de los personajes más interesantes, más sobrevalorados y a la vez más incomprendidos de la política y la sociedad catalanas. De joven trató de ser socialista, como su amigo y socio (entonces) de bufete Narcís Serra, pero no le quisieron. Se hizo entonces del joven partido de Jordi Pujol, representando durante muchos años su ala amable, más abierta al mundo e incluso a Madrid. Ya entonces era un hombre de fuertes contrastes. De puertas afuera era brillante, fino, moderno, el más progre de CiU. Y padre de la Constitución además. De puertas para adentro su culto a la personalidad y su obsesión por la lealtad no quedaban tan lejos de Stalin. Con el tiempo y una crisis de los misiles en el partido provocada porque él quería ser ministro en Madrid, y el marido de Marta Ferrusola no quería que lo fuese, se vio que la paranoia de Roca no era del todo inexplicable. Una descripción detallada de lo que le hicieron entonces excede el libro de estilo de esta santa casa. Era cuestión de tiempo que nuestro hombre se refugiara en la abogacía de alta costura, donde su carrerón de Emma Bovary de la política coge un desvío hacia el ansiado final feliz. Hoy en día es venerado anciano de la tribu y defensor a ultranza y de confianza de la infanta Cristina (el Estado es español pero no tonto).

Mossos d’Esquadra

¿Los perros de la guerra contra el top manta? Es broma pero no tanto. La contemporánea policía autonómica catalana nació con muchas esperanzas y pretensiones, y con unas alpargatas de gala muy bonitas, pero nos ha llevado de decepción en decepción. Para lo mucho que cobran y gastan son poco o nada sutiles en la investigación, en el interrogatorio de sospechosos y hasta en el control de alborotos en discotecas. Hay quien no les quiere de escoltas porque no se fía de su discreción. Tampoco son extremadamente populares por colaborar con otras fuerzas de seguridad. Lo que se dice una alhaja de cuerpo. ¿Podrían evolucionar con el tiempo a Fuerza de Misión Imposible catalana, tan, tan, tan, tatatán? Miquel Sellarès, un veterano independentista que físicamente no recuerda demasiado a Tom Cruise, pero que acaso comparte algo de su espíritu, intentó con ahínco crear unos servicios secretos de la Generalitat pero le tiraron los papeles a la cabeza. ¿Quizás ahora mismo alguien los está rebuscando en las papeleras del Palau?

Diccionario satírico burlesco (IX)

Anna Grau avanza en su diccionario con las letras J, K y L. Comienza esta entrega con Jordi Pujol, verdadero “padre de la patria”, y se cierra con Lengua española, idioma oficial que en los colegios recibe trato de lengua extranjera.  

Jordi Pujol

No es que fuese el padre de la patria. Es que él la hizo. Se sacó de la chistera un país. Cogió la Marca Hispánica de Carlomagno como Dios había cogido, es un suponer, la costilla de Adán. Le insufló vida y/o Revolución Industrial. Et voilà la Catalogne! Cuando los países reales y los inventados coinciden en el espacio y en el tiempo tenemos un Estado nación. Cuando no…todo se complica inmensamente. En verdad Cataluña adquirió conciencia política, ánimo de ser, allá por la Edad Media, época de pueblos y gentes a pequeña escala y en muy poroso equilibrio entre sí: medio cristianos, medio moros, medio castellanos, medio catalanes… De pronto va uno y descubre América, eleva la mano y la ambición de todo a implacable escala atlántica y el chiringuito mediterráneo va y… ¿sucumbe? ¿Se acochina? Dejémoslo. El caso es que cada vez que una profunda crisis de cualquier tipo acogota España, renace de sus cenizas el sueño de que Catalonia is different, de que se puede volver a poner el marcador en el Año Mil como si aquí no hubiese pasado nada. El nacionalismo según Pujol tiene algo de psicoexilio interior: a él en realidad lo que le habría gustado es nacer en Holanda o Dinamarca, entonces trató toda su vida, por todos los medios, de convertir a Cataluña en una cosa así. Su drama es que siendo a la vez un hombre de Estado no lo tenía tan fácil para desentenderse de lo que realmente había. Trató de conciliar los cuentos y las cuentas inventándose una SuperCataluña moralista y redentora del resto de Iberia, una especie de Walhalla, de nido de águilas y de héroes… Lástima que luego te enteras de que la mujer y los hijos se lo llevaban crudo y, claro… Se te cae el Español del Año y Catalán del Siglo a los pies.

Junts pel Sí

Suprema tarantinada de la política catalana. Candidatura entera inspirada en Reservoir Dogs: tenemos una serie de señores (en este caso hay también señoras) que ya pasan de dar la cara y casi el nombre para explicar claramente en qué plan se presentan a estas elecciones. Sólo se identifican con un color: Señor Azul, Señor Marrón, Señor Rosa… Así se reparten entre todos el botín, si lo hay, y si no, pues la eventual castaña. El Señor Blanco, el que en la película de Tarantino interpretaba Harvey Keitel, podría ser Artur Mas, que se cree todo lo que le dice el Señor Naranja (Oriol Junqueras, interpretado en la peli por Tim Roth) sin querer darse cuenta de que en realidad es un infiltrado, no en este caso de las fuerzas de seguridad del Estado, pero sí del verdadero y peor enemigo que puede tener un separatista catalán: otro separatista catalán más listo que él que aspira a quitarle la silla. ¿Morirán al final dándose mutuamente por saco, después de cargarse entre todos al Señor Rubio (Raül Romeva), que se cree el más chulo de todos por haberle cortado la oreja a un policía? Próximamente, en esta pantalla. O no.

Kermés

Formato más o menos definitivo de la política catalana contemporánea. En ausencia de estructuras de Estado, las unas porque no son reales, las otras porque no se quieren interiorizar como tales, se hace ver como que la cosa pública es un picnic, una misa campera de nunca acabar, un rocío perpetuo (sin Rocío). Un viaje de LSD sin LSD. Un porro sin hachís. Una paella sin arroz. Una declaración de independencia sin mayoría. Uno se hace ilusiones con la Primavera Árabe (menudo timo) o con los Indignados (ejem) como si de verdad no hubiera democracia donde caerse muerto. O vivo. Cuatro años de guerra incivil, cuarenta años de antifranquismo y a lo tonto, a lo tonto, otros tantos de Transición para esto: para hacer política de andar por casa en zapatillas agujereadas. Qué cutre.

Lengua catalana

Sincera niña de los ojos. Voz verdadera del corazón. Espejo del alma que está roto. ¿De verdad a nadie se le ocurrió, nunca, que la manera más fácil de ganarse a los catalanes, de desarmar sus fobias y sus miedos, era abrazar esta muy amada lengua nuestra, que también lo es de España y de Dios? ¿Tan difícil era regar y cuidar esta frágil orquídea, este llir entre cards, en lugar de pasarle por encima como un rebaño de elefantes? Lo peor, saben, no fue ni siquiera la persecución franquista. Fue la posterior, democrática indiferencia. Tanto incultísimo desdén. En fin, aquello ya no tiene remedio, y lo que ha venido detrás (véase la voz siguiente) probablemente tampoco. Qué pena.

Lengua española

Una de las más nobles vasijas del sentimiento y del entendimiento humano… que, en Cataluña, hay quien se empeña en usar como orinal. Lo llaman normalización lingüística porque queda mejor que decir venganza. No se trata tanto de aprender bien catalán por fin y de normalizar socialmente su uso, que es verdad que ya tocaba, como de barrer en lo posible el castellano debajo de la alfombra. De romper los vínculos personales y emocionales con la lengua y la cultura. De volvernos entre todos mucho más marcianos. Y lerdos.

Diccionario satírico burlesco (XI)

Fascículo undécimo del glosario. Anna Grau afronta la recta final. Las letras N, O y P nos aportan términos como Núria, Olimpiada o Peajes, pero también Pactos, y ahí quedan para la Historia los del Majestic (PP-CiU) y el del Tinell (todos contra el PP).

Núria

Nombre de una virgen catalana particularmente venerada, de alguna que otra heroína de Marsé y del Estatuto de Autonomía de Cataluña de 1932. Fue este Estatuto, el primer instrumento de autogobierno catalán de la Edad Moderna, una ley ESPAÑOLA aprobada durante la Segunda República. Obviamente con Alfonso XIII no había colado. Se estará a favor o en contra. Pero queda en pie el hecho de que España no siempre dice que no. Y eso que el Estatut de Núria introducía hechuras federales en un Estado que se soñaba unitario, creaba una ciudadanía catalana, entronizaba el catalán como lengua oficial única, daba el derecho de autodeterminación por reconocido, etc. Unamuno y Ortega y Gasset se tiraban de los pelos. Hubo tsunamis en las Cortes. Hizo falta el golpe de Sanjurjo para cerrar filas y votarlo de una vez (algo así como los pactos de la Moncloa después de lo de Tejero) y Azaña lo rubricó jugándose el tipo como español. Pensando que así ganaba tierra y corazón a la patria en lugar de perderlos. ¿De verdad España es y ha sido siempre tan intratable?

Olimpiada

La de Barcelona en 1992 tuvo la suerte de empezar y de acabar bastante mejor que la Olimpiada Popular celebrada en la misma ciudad en el año 1936, para contraprogramar los Juegos Olímpicos nazis de Hitler, y que finalizaron con atletas de muchos países saliendo por patas al oír por las Ramblas los primeros tiros de nuestra guerra. Con un Pasqual Maragall entonces pletórico al frente, el sueño olímpico de los 90 marca el punto más alto de compromiso (sentimental y financiero) de toda España con Cataluña, aunque parte de ésta saliera hosca y reservona y soñando grandes pitadas en los estadios donde algún cachorro de las primeras familias catalanas, empezando por la Pujol-Ferrusola, llegó a valerse de su condición patricia para introducir de matute los pitos y las estelades. Al final hubo que abortar todo porque no estaba el horno para bollos. Baltasar Garzón detuvo hasta al apuntador tratando de hacer una limpia previa de independentistas, les dio trato de etarras, como a tales los mandó a Madrid en sombrías furgonas de la Guardia Civil, acabó acusado por el Tribunal de Estrasburgo de indiferencia a la tortura y Pujol le advirtió, seguramente con razón, de que estaba dando alas a lo que hasta entonces nunca las había tenido en serio. Lo mejor, la marca Barcelona que desde entonces goza en todo el mundo de un prestigio incluso exagerado. Lo peor…pues eso, no haber sabido estar a la altura desde entonces de nuestra propia exageración.

Pactos del Majestic

¿Por qué lo llaman hacer Historia cuando quieren decir bajarse los pantalones? Hasta la dimisión de Alexis Tsipras encierra algo más de coherencia política de la que acreditaron José María Aznar, Jordi Pujol y sus respectivas huestes cuando una noche de primavera de 1996 se sentaron en el hotel Majestic de Barcelona a cenar y a negociar cómo dejar de sacarse los ojos con los dedos sucios, cómo redescubrirse repentina y mutuamente tal que grandiosísimos hombres de Estado. ¿Todo ello sin ingesta de marihuana o, por lo menos, de LSD? Se nos vendió entonces que PP y CiU habían visto la luz. Que estaban refundando España. A la vista de la evolución posterior de todo, la cena en cuestión se nos queda en yantar de trepas y mafiosos. Atención, pregunta: ¿cuántos de los comensales están pendientes de investigación y quién sabe si de ir a la cárcel? ¿Con un beso de la Udef me traicionas?

Pacto del Tinell

Pacto no para comprometerse a hacer nada bueno ni constructivo, sino sólo para NO hacer algo que todos los firmantes consideran malísimo: les nenes no es toquen y el PP tampoco. Peperos go home, fuera de la política, de las instituciones, de la galaxia. No hace falta ser del PP (aunque ayuda) para notar que algo huele a podrido, que hay cierto tufillo antidemocrático. Sí hace falta ser del PP para quedarse mirando como un pasmarote, sin ni idea de cómo reaccionar… ¿Pero a estos tíos no les habíamos dado el 30 por ciento del IRPF?

Peajes

La soga en casa del ahorcado. El pañuelo sin sangre en la boda gitana. Brilla el cuchillo de Norman Bates en la oscuridad. Grita la rubia desnuda en la bañera. Sin duda el karma de los catalanes existe, y tiene que ser muy malo: un pueblo que tanto miedo patológico tiene de pagar, sobre todo de pagar por lo que a otra gente le sale gratis, y prácticamente no hace otra cosa desde el principio de los tiempos. Bien cara ha salido la impaciencia por tener autopistas cuando otros iban en burro y tartana por el polvo de los caminos. La impaciencia de unos y la ya anteriormente mencionada genialidad gestora de otros. Qué cruz. Y qué atraco.

Diccionario satírico burlesco (VIII)

La letras G, H, e I tienen su espacio en el fascículo octavo del Diccionario satírico burlesco. Términos tan habituales como Generalitat, Himno o Inmersión lingüística desprenden chispas al pasar por las manos de Anna Grau.

Generalitat

Cúspide del autogobierno catalán y, a la vez, sede de la máxima representación del Estado español en Cataluña. Toma lío bonito. Es sólo una de las contradicciones de una institución que ya se ha fundado tres veces: en 1192, en 1289 y en 1979. Una cosa divertida es que inicialmente la Generalitat era sólo una maquinaria para recaudar impuestos para el rey catalán. Un saco fiscal. Una Montorada. Poco a poco fue adquiriendo peso político hasta el punto de incorporar un Parlamento, un gobierno más o menos ejecutivo con un president al frente, un palacio gótico para este president con su residencia oficial y todo, la famosa Casa dels Canonges. Famosa entre otras cosas porque en ella exigió Lluís Companys a su novia juramento de fidelidad, que se lo exigió en la mismísima cama donde antes que ellos dos durmiera el president Macià. Jordi Pujol, que nunca residió de verdad allí (demasiados hijos…) tuvo que echar a Josep Tarradellas poco menos que con agua hirviendo. Entonces no estaba Ada Colau para frenar desahucios.

Guerra Civil

Inhumano drama humano, valga la paradoja, que cuesta mucho recordar y relatar con la cabeza fría. Quien más quien menos se arma una memoria histórica a la carta, en función del grado de culpa y/o derrota y/o vergüenza y/o rencor que puede soportar. De cada cual según su capacidad, a cada cual según sus… en fin. Que hay silencios brutales. Y discursos espantosos. Y hasta hay delirios que no se explican ni echando peyote en las aguas de la Font de Canaletes. Atención, atención, gran noticia: la Guerra Civil la perdieron en Cataluña los mismos que la perdieron en toda España. Y viceversa: los que la ganaron en Burgos, también la ganaron en Barcelona. No fue un catalanicidio. Si acaso un hispanicidio. Un omnicidio. El asesinato del todo. Un monumento a una estupidez y una maldad tan grandes que no se salva nadie. ¿O es que hay mucha diferencia entre la muerte de Federico García Lorca y la de Andreu Nin?

Hacienda propia catalana

A ver. Esto hay que contarlo despacio porque hace demasiado tiempo que se cuenta muy deprisa. ¿Saben por qué los vascos tienen Hacienda propia y los catalanes no? “Porque está en la Constitución”, repiten todos en voz alta como un papagayo. Ya. ¿Y quién puso allí, y por qué, semejante discriminación con el resto de los contribuyentes españoles, semejante dislate? Entonces te dicen, más bajito, que todo empezó porque a Franco le salió de los fueros y continuó porque a ETA le salía de las bombas. Puede ser. Y también puede ser que los vascos, que serán egoístas, pero no tontos, hayan tenido ininterrumpidamente claro a lo largo de su historia lo que querían, mientras los catalanes se lo montaban en plan Hamlet. Miquel Roca negoció la Carta Magna en nombre de CiU. Al principio él también hablaba por el PNV, hasta que los de Arzallus le retiraron la franquicia precisamente por este asunto: porque Cataluña reculaba espantada ante la posibilidad de tener un régimen fiscal especial, una Hacienda propia, como la vasca. ¿Y por qué tan espantada Cataluña reculó? Pues porque les dio miedo la impopularidad de recaudar, o les dio miedo no recaudar bastante (los vascos no pueden acogerse al Fondo de Liquidez Autonómica, del que ya hemos hablado…), o les dio miedo su sombra, qué sé yo. ¿De aquellos polvos vienen estos lodos? Vista la impresionante capacidad de los sucesivos gobiernos catalanes para la gestión no ya mala sino pésima, asusta pensar qué habría podido llegar a ocurrir en Cataluña de tener una Hacienda propia. ¿A lo mejor hasta Xavier García Albiol tendría que vender algo con una manta en el suelo para sobrevivir? Por lo menos ahora siempre queda el consuelo de pensar que España nos roba y los inmigrantes ilegales se lo pulen todo.

Himno

¿Cabe mayor prueba de la superioridad moral catalana el hecho de que el himno catalán tiene su música y tiene además su letra, mientras que el himno español sólo tiene chumba, chumba, y por eso hay que pitarlo? Si es para hacerles un favor a los españoles, para que no se note… Otra cosa es que la letra del himno catalán sea un grito de guerra feroz (a su lado, La Marsellesa parece la sintonía de Bob Esponja) que evoca uno de los episodios más violentos de nuestra historia, la sublevación de los campesinos catalanes contra Felipe IV en 1640. Esta sublevación fue el fruto de una suma de injusticias y humillaciones morrocotudas que desencadenaron una fabulosa orgía de sangre y de odio contra Castilla que al parecer nadie en las instituciones catalanas está interesado en amenguar. Como mucho en disimular oficialmente (y no siempre), por ejemplo aprobando en el Parlament una versión oficial moderna del himno pelín menos salvaje y homicida: ya no hay alusiones a teñir las barretinas de rojo con sangre castellana. Aun así, lo que ha quedado no es para mandar a Eurovisión. Para entendernos, el bon cop de falç (buen golpe de hoz) busca segar de todo menos trigo. ¿Y si el himno español no tuviese letra precisamente para no discutir y no acabar de liarla? ¿Pitan, luego cabalgamos?

Inmersión lingüística

Más delante de este diccionario se hablará con más amplitud y cuidado de las lenguas, que, sin ser cosa que cargue el diablo, sí son cosa arrebatada y complicada. Centrémonos aquí en explicar a los profanos y primerizos en Delfos qué es y para qué sirve la inmersión lingüística en las escuelas. Vamos a suponer que vive usted en un país bilingüe, trilingüe o incluso peralingüe. ¿Cómo se soluciona eso? Opción a) garantizando una presencia proporcional y equilibrada de todas las lenguas en liza, no ya como asignaturas sino como vehículos de comunicación, en igualdad de condiciones, en los centros escolares. Opción b) si por lo que sea la opción a) resulta inviable, por falta de medios, por desniveles agudos entre lenguas o incluso, que nunca hay que descartarlo, por mala leche pura y dura del personal, siempre queda la opción de tener coles en una lengua, coles en el otro, y dar todas las facilidades que se puedan para elegir. La opción b) tiene la pega de que favorece los guetos, da ideas a quien se quiera encastillar en lo suyo y hacer oídos sordos a lo otro. Teóricamente la inmersión se planeó para frenar esto, para que un portentoso tsunami de fraternidad lingüística bañara y hasta sumergiera la sociedad catalana toda. ¡Todos tenían que hablarlo todo, y desde el primer día además! Aaaaaaah, pero, feta la immersió, feta la trampa… haciendo como que la parte es el todo, y alegando la necesidad de compensar años de estrangulamiento franquista del catalán en la escuela y en la Administración (que lo hubo, y dolió, y duele), con la excusa de erradicar guetos en castellano se convierte toda Cataluña en un inmenso gueto escolar en catalán. Si no estás de acuerdo te tiran igual a la piscina de cabeza, como el primer día en clase de natación. La única manera de salir del agua es yéndote a la privada (pagando) o al Supremo (retratándote). Dicho y escrito esto por una catalana de pura cepa que cuando recibe cartas de su padre las recibe en castellano porque a él no le enseñaron a escribir bien en catalán. Dios les confunda. Pero no hace falta que nos sigamos confundiendo, ¿no? El enemigo no es la gente castellanohablante que ahora está en la misma situación en Cataluña que en los años 40 estaba mi padre…

Diccionario satírico burlesco (VII)

La séptima entrega del glosario satírico burlesco, dedicado a la letra F, incluye a los tres Felipes más famosos hoy en Cataluña: Felipe V (el monarca que acabó con los fueros), el Rey Felipe VI y Felipe González. También a la monja Teresa Forcades.

Fotografía: Alberto Gamazo

Felipe V

En Cataluña, la Calamidad de la Patria, el Archienemigo del mundo libre, el ISIS de su época. El peor Borbón. En su leyenda negra no se pone el sol. Y eso que era un pobre esquizofrénico, que le costó Dios y ayuda ganar el trono y la guerra y que su ímpetu recentralizador deja mucho que desear. Con Decreto de Nueva Planta y todo, los catalanes siguieron huraños y respondones, mucho más de lo que se habrían podido permitir en Francia, donde al primer verbo irregular francés mal conjugado te cortaban la lengua, fin de la historia. Felipe V además se deprimió, abdicó, se le murió el hijo que había heredado la Corona, tuvo que volver a reinar, dejó de lavarse. Lo pasó fatal. ¿Fue acaso el primer republicano frustrado? ¿Le habría gustado votar a Podemos, como dicen que le gustaría a Froilán?

Felipe VI

Dice mucho del fino espíritu risueño de su señor padre, Juan Carlos, que decidiera bautizarle de forma tan evocadora y tan simpática, sin duda pensando en la futura popularidad de la monarquía en Cataluña. Entre esto y el caso Urdangarin… Otra cosa es que el chaval haya salido menos Borbón y más Grecia, menos campechano y más ligeramente prusiano. Eso en Barcelona gusta. Como gusta, curiosamente, “ir al Rey” (como quien va a la seño…) haciendo en lo posible caso omiso del presidente del Gobierno (de España). La mismísima Pilar Rahola salió en su día arrobada de la Zarzuela porque, según ella, el rey emérito -que entonces, de emérito, nada- le había metido mano al escote con la excusa de ver mejor y más de cerca un pin de Francesc Macià. Artur Mas no aspira a tanto. Pero también se emociona cuando lee en la prensa que ha puesto en “jaque” a la Jefatura del Estado con su visita. Es un… ¿subidón?

Felipe ‘el One’

Felipe González Márquez es sin duda el gobernante español que más y mejor ha entendido a Cataluña… en el sentido de tomarle la medida y hasta el pelo de la dehesa. Ciertamente esto pasaba en los tiempos en que el socialismo catalán parecía algo. Alfonso Guerra iba a la Feria de Abril catalana y le aclamaban multitudes. Hasta Pepe Borrell llegó a caer simpático y Narcís Serra a parecer normal. Nadie como Felipe, pero, para llenar el Palau Sant Jordi. O para torear al otro Jordi un poco menos santo -lo cual se ha ido sabiendo con el tiempo-, transfiriéndole esta competencia y aquella otra pero sin un duro (esta es sólo una de las claves del harakiri financiero de la Generalitat) o haciendo como que le daba la luna cuando en realidad… tururú. Andado el tiempo, el mismo Pujol admitiría que Aznar era áspero, pero hombre de palabra, mientras que negociar con Felipe implicaba un constante y extenuante ir a por lana para volver sedosamente trasquilado. Cepillado de arriba abajo y sin cobrar. Ahora que Felipe ya no es presidente de España ni de nada, se dedica a escribir cartas a Cataluña cargadas de razón, advirtiendo de que la ruptura de España es imposible pero la de la convivencia, no. Lástima que no pusiera más empeño en evitarla tomando menos el pelo a los nacionalistas con los que pactaba. Lástima que no se los tomara más en serio, a ellos y al cataclismo que ahora melancólicamente vaticina.

Fondo de Liquidez Autonómica (FLA)

El secreto a voces mejor guardado del moderno Estado de las Autonomías. Visto desde Cataluña: no llegamos a final de mes (en la Generalitat) porque España nos roba, y por eso mismo vamos a Madrid a pedir dinero para llegar a final de mes. ¡Y Madrid sin rechistar nos lo da! Lógica aristotélica pura, ¿a que sí? Nunca lo que va del dicho al hecho en el discurso nacionalista había sido tan quilométricamente desfachatado. Tan niqueladamente cínico. Pero la verdad es que lo del otro lado no se entiende mucho tampoco. Montoro no tiene piedad fiscal ni de su madre y en cambio venga a meter moneditas en el chancho catalán, venga a aguantar sus gruñidos y hasta sus insultos estoicamente y con esa sonrisilla de Jaimito que le sale… Mira que si al señor ministro de Hacienda lo que de verdad le va es la caña, en plan Cincuenta Sombras de Grey

Forcades, Teresa

Prominente religiosa catalana conocida por sus controvertidas opiniones mediáticas sobre muchas cosas y por su encendido apoyo a la independencia. Esto no es nuevo. La Abadía de Montserrat es y ha sido un formidable referente del nacionalismo catalán y al muy católico, apostólico y romano Jordi Pujol poco le faltó para subir la Scala Sancta para tratar de atraerse a la causa al Vaticano, que siempre se ha mostrado entre desdeñoso y reservón. Hay mucho exseminarista en el panteón hipernacionalista o incluso independentista: lo fueron Joan Rigol, Àngel Colom, Josep-Lluís Carod-Rovira… La versión más romántica de todo este asunto es que la Iglesia catalana siempre se significó históricamente frente al franquismo, amparando -de ser menester- a cuantos fugitivos lo fuesen bajo sus sotanas. En esto había a menudo más leyenda que verdad. Pero efectivamente algún que otro ateazo como el Guti, mítico dirigente comunista catalán, fue visto huyendo de la brigada político-social por las azoteas de la calle Entença de Barcelona tras una reunión clandestina en una parroquia, al amparo de un cura encarcelado al principio de la guerra por los rojos. Últimamente la cosa ha perdido narices y matices. La Iglesia catalana, como tantas cosas en Cataluña, se está fracturando en curas “buenos” o “malos” en función de si ven o no ven la estelada en los pucheros. Un cristiano que no se quiera meter en el tema puede llegar a sentirse un tanto… ¿incómodo?

Diccionario satírico burlesco (VI)

Catalonia's President Artur Mas, of centre-right party Convergencia, and Oriol Junqueras, candidate of ERC (Republican Left party), part of the main pro-independence movement Junts pel Si, attend a campaign opening in central Barcelona September 10, 2015. REUTERS/Gustau Nacarino

Junqueras y Mas durante un acto celebrado el 10 de septiembre. / GUSTAU NACARINO / REUTERS

La sexta entrega del vocabulario de Anna Grau está dedicada a la letra E. Aquí tienen su entrada expresiones como Espanya ens roba y términos como Estatut. La ironía de la autora permite esbozar más de una rosa en medio de una campaña cargada de tensión.

Espanya

Palabra odiosa y maldita que además no significa NADA. Si por imperativo legal o porque la realidad es tozuda no queda otra que nombrar lo innombrable, se impone recurrir a fórmulas completamente descargadas de emoción y de sentimiento. Por ejemplo: “Estat espanyol“. ¿Que queda raro hablar, por ejemplo, de los ríos del Estado español? Da igual porque al enemigo ni agua (ni la de su río). Se hacen los ridículos que haga falta, donde haga falta. Pero para atrás, ni para tomar impulso: Cataluña es un país, una nación, una tierra preñada de historia milenaria y de sentido. Lo otro es una entidad administrativa, una aberración impuesta por el furor uterino de Isabel la Católica y el furor militar de Paca la Culona (Franco). Los que han nacido allí y nada más que allí son seriamente dignos de lástima. Pero, pudiendo ser sólo catalán, ¿quién en su sano juicio querría ser además español… y, con la que está cayendo, encima iría y lo diría?

‘Espanya ens roba’

Excepción que confirma la regla anterior. Sí se puede, es más, se debe mencionar a Espanya para denunciar cómo nos roba. Cómo en Castilla la Vieja se tiran en plancha a piscinas y piscinas llenas del sudor de la frente de los catalanes, acarreado en camiones cisterna custodiados por la Guardia Civil. La corrupción y la mala gestión vernáculas son el chocolate del periquito (en Cataluña no hay loros, son demasiado caros). Sin el permanente atraco a mano armada español, los catalanes atarían a los perros no ya con longanizas sino con billetes de quinientos euros. Los perros andorranos, claro.

Esquerra Republicana de Catalunya (ERC)

Histórico partido político catalán, republicano e independentista fundado en 1931, por cuya cúpula dirigente han pasado desde Francesc Macià, Lluís Companys y Josep Tarradellas hasta Pilar Rahola, Josep-Lluís Carod-Rovira y Àngel Colom (apodado El Sis Ales, -Seis Alas-, incluso cuando aún no se le había relacionado con ningún caso de corrupción). La evolución humana y política no es una línea necesariamente ascendente. Durante un tiempo ERC encarnó el único cordón umbilical político con la legalidad catalana prefranquista. Durante todo ese tiempo ERC no se comió una rosca y el panorama estaba dominado por CiU y PSC. Luego las tornas cambiaron y la antigua mosca cojonera se ha agigantado como por obra y gracia de algún experimento radiactivo, igualito que en las películas. Ojo con su líder, Oriol Junqueras. Es con diferencia el tipo más listo de la pomada catalana actual aunque de lejos pueda parecer otra cosa. Se va él a merendar a Artur Mas con patatas, no lo contrario. Al tiempo. Por cierto: cuando eso haya ocurrido, igual él y todos los que le siguen van y se acomodan con sorprendente naturalidad al marco constitucional vigente que ahora mismo tanto les irrita y tanto les escuece. Al fin y al cabo, una vez cautiva y desarmada CiU y ocupado su espacio electoral (quítate tú que me pongo yo), ¿para qué van a independizarse de nadie? ¿Qué hace un independentista en la vida cuando ya se ha independizado? ¿A dónde se va y a hacer qué? Quita, hombre.

Esquerra de la otra

Decían en la Guerra Civil que Barcelona sería la tumba del fascismo. Sin comentarios. O, mejor, con el comentario de George Orwell elocuentemente expresado en su trascendental y deprimentísima obra Homenaje a Cataluña. Entre que aquí nadie lee y entre que el título engaña, las Ramblas y el Paseo de Gracia van felizmente llenos de gente convencida de que no hay ni ha habido nunca izquierda tan chula, tan florida, tan divina y tan rematadamente internacional como la catalana, reserva progre y espiritual de las Españas siempre tirando como a más rancias y a más casposas. Y es cierto que decirle a un catalán “tú eres de derechas” roza la temeridad y el peor insulto. En Cataluña se ha podido y se puede ser anarquista, pistolero, sectario, asesino, patriota y ladrón. Pero facha… ¡jamás!

Estatut

Es verdad que los Estatuts, como las Constituciones, se suelen votar sin leer. Se vota (o no) un concepto, una idea, un busilis. Se supone que padres y madres tienen las cartas magnas y magnitas, que veterinarios tiene la iglesia, y que cuando estas cosas llegan al papel ya están más que habladas, requetemasticadas y archipactadas, y que al votante de a pie sólo le toca poner el lacito (o no) según lo mandado por las siglas que campeen en su corazón. Pero, si se le permite a la autora de este diccionario una leve efusión autobiográfica, debo confesar que yo sí tuve la debilidad de leerme el Estatut entero. De cabo a rabo. Aproveché que me habían hecho la amniocentesis y me tenía que pasar un día entero panza arriba. Sudores de hielo perlan mi frente al acordarme. De milagro no aborté. No había pasado del preámbulo y ya tenía claro que íbamos al más brutal y más estúpido choque de trenes, al descarrilamiento político y jurídico, a la pura y dura pedorreta patriótica. ¿De verdad podía estar pactado que iba a colar eso? ¿O se pensaban que Javier Arenas era costalero de la Virgen de Montserrat? Por cierto, y ya que hace nada hablábamos de ERC: ¿Alguien se acuerda o quiere acordarse de que estos muchachos pidieron el NO al Estatut cuando este se puso a votación entre los sufridos, desconcertados catalanes? Si al final ellos y el Tribunal Constitucional se ciscaban en lo mismo, ¿para qué discutir?