El Calderón se rinde a Messi

IMG_5963

El palco de EL ESPAÑOL en el Vicente Calderón se llenó este sábado de colchoneros que admitieron finalmente la merecida victoria del Barcelona. Los azulgrana continúan la senda iniciada la pasada temporada en la que el conjunto de Luis Enrique venció en los cuatro enfrentamientos al conjunto del Cholo Simeone.

 

Pedro J. y Esteban Urreiztieta con algunos accionistas de nuestro periódico, este sábado, en el palco de EL ESPAÑOL del Vicente Caderón.

El Atlético de Madrid puntuó en sus 6 partidos contra el Barcelona durante la estelar temporada 2013-14, pero perdió sus cuatro enfrentamientos directos en la última campaña. La tendencia se está consolidando. El sábado, al comienzo de la segunda parte, pareció regresar el Atleti victorioso: Torres, discutido durante la primera parte, se había reivindicado con otro gol de velocidad (minuto 51) tras un buen pase en profundidad de Tiago y la duda de Ter Stegen, que no salió.

El Barsa, como decía nuestro suscriptor Coqui, “había sido mejor a los puntos en la primera parte”, pero en los primeros diez minutos de la reanudación los anfitriones habían recrudecido la presión. El equipo se había puesto por delante y nadie parecía percatarse de que en la banda calentaba sigilosamente un futbolista menudo, suplente por sus viajes recientes con la selección argentina y su reciente paternidad. Durante tres minutos, hasta el tremendo empate de Neymar en un libre directo, la ribera del Manzanares fue feliz. Justo después entró Leo Messi y pasó el resto del encuentro mascullando entre dientes “qué bueno es este enano”.

El palco de EL ESPAÑOL en el Vicente Calderón se había poblado este sábado de colchoneros y contó incluso con la amable visita de dos accionistas jerezanos, Julia y Manuel, cuyo entusiasmo con los gráficos publicados hasta ahora parece indicar que la sección de Datos camina en buena dirección. La primera parte estuvo sazonada por una conversación acerca de si Fernando Torres es o no un “ex jugador”: nadie aplaudió más que Esteban Urreiztieta el gol del hijo pródigo atlético, que nunca termina de alcanzar aquel desborde de sus inicios pero logró, sin embargo, salir ovacionado del estadio cuando le sustituyó Jackson Martínez.

Con un clásico 4-4-2 y Juanfran muy pendiente de un inspirado Neymar (“el último jugador brasileño”, se comentaba en el palco), el Atleti vivió de los robos de pelota de Griezmann, el caudillaje de Godín y el despliegue de un Óliver Torres que parece haber crecido más de un año durante su temporada en Oporto: se multiplicó en defensa y estuvo lúcido en la creación hasta que fue reemplazado por Carrasco.

El equipo de Luis Enrique, liderado por Iniesta y Neymar, tocaba mucho más y había rozado la perfección en una jugada maradoniana del ‘8’ que Rakitic remató a puerta y Oblak despejó a córner para regocijo del respetable. Suárez había mandado un balón al larguero. Vermaelen había vuelto a lesionarse. Rafinha iba de menos a más. El empate no llegaba a ser injusto.

Al descanso, como bromeaba Pedro J. Ramírez, el único gol había sido la llegada de la newsletter de EL ESPAÑOL. La carta del Arponero Ingenuo circulaba ya por las redes y empezaba a ser leída en los teléfonos móviles. Aficionados de palcos cercanos se sacaban alguna fotografía con el director del periódico.

 

Antes y después del minuto 59

Durante los canapés del entretiempo, sin embargo, también se habló sobre la imprenta de otro suscriptor madrileño, Pablo, y su trabajo para diversas administraciones públicas y juntas electorales. Para él y sus sesenta empleados sí hace falta aún papel, pero su fe (y la de su hermano Álvaro) en el proyecto de EL ESPAÑOL parecía fuera de toda duda. “¿Salimos seguro el 7 de octubre?”, preguntaba María. “Absolutamente seguro”. Coqui ensalzaba a los dos “magníficos” porteros del Calderón y recomendaba a Florentino Pérez que tomase nota.

La segunda mitad el partido se dividió en dos partes: antes y después del minuto 59. Hasta el 59, el Atleti había sido más intenso, aunque la puñalada de Neymar enfriase algo los ánimos. (Fue la única jugada en que no sería pitado). Poco después Messi entró en el campo acompañado de un rumor general. Simeone refrescó al equipo con el portugués Carrasco (bastante aplaudido), pero la ‘Pulga’ se colocó entre líneas, a la espalda de Tiago y Koke, y comenzó a amargar la vida a la afición local.

“Cómo cambia el Barsa con Messi”, se resignaba Urreiztieta. Suárez se peleaba hasta con los árbitros, como sucede muchas veces cuando se está a punto de definir un partido. Minutos después dejó un balón primoroso de primeras a Messi, que fusiló a Oblak en el área y enmudeció al estadio. Había avisado ya varias veces. Leo estaba fresco e imparable; quería dedicarle un gol a su hijo. La delantera del Barsa, vista desde el palco, parecía al final del partido casi un ejemplo de competencia desleal. No había nada que oponer al triunfo culé, reconocían los suscriptores. “¿Seguro que quieren jugar en una Liga catalana?”

Radiografía de un gran fiasco

degea3

No le bastó al Real Madrid con el fracaso en la incorporación de David de Gea. El club blanco se enzarzó en un cruce de comunicados con el Manchester United que resaltó aún más el fiasco del 31 de agosto. No funcionó el Sistema de Correlación de Transferencias. No funcionó el reloj. Al menos los blancos se ahorraron 30 millones, pues el portero queda libre en 10 meses y aún podría fichar gratis de cara a la temporada que viene.

La imagen imposible del fiasco del 31 de agosto.

¿Qué es mejor para el Real Madrid: el despilfarro o el ridículo? Cuando muchos se preguntaban qué necesidad habría de gastar 30 millones de euros, por muy bueno que sea De Gea, en un portero que queda libre (y gratis) dentro de diez meses, el club recuperó una de las tácticas predilectas de la ‘era Florentino’: esperar al último día del mercado para apresurar un fichaje estrella, aunque ello no abarate siempre el precio del jugador.

El Madrid y el Manchester tuvieron durante todo el día a miles de periodistas apretando el F5 en sus ordenadores, ansiosos por cerrar el ‘culebrón’ del verano y marcharse a su casa. Muchos miles más de aficionados merengues confiaban en conjurar definitivamente el mal de ojo que aqueja a la portería blanca desde aquel día de diciembre de 2012 en que José Mourinho decidió dejar a Casillas en el banquillo de La Rosaleda.

A las once de la noche del 31 de agosto, 60 minutos antes del cierre del plazo, unos pocos empezaron a escamarse. No había aún confirmación oficial. Pero nadie imaginó que la noticia deportiva del día iba a verse frustrada por un fax y por las idas y venidas de un portal informático de la FIFA, el célebre Sistema de Correlación de Transferencias (TMS, por sus siglas en inglés). A la mañana siguiente, el diario deportivo más vendido en lengua española abrió con una sola palabra: “Ridículo”. Su principal competidor, con otra: “Florentinada”.

Del presidente del Real Madrid se ha puesto en duda su compromiso con los valores tradicionales del club blanco o su empeño en actuar también como director deportivo, pero jamás su capacidad como hombre de negocios: que un sistema informático bloquease puntualmente a las 00:00 el registro de nuevas contrataciones y dejara a los dos clubes más ricos del mundo con un palmo de narices por unos minutos de retraso desluce su historial como gestor.

El Madrid culpa al Manchester por haber tardado ocho horas en devolver el contrato firmado, aunque cabe recordar que el mercado se había abierto el 1 de julio y el ubicuo agente del futbolista, Jorge Mendes, había negociado ya con el club blanco bastante antes de esa fecha. De acuerdo al comunicado emitido por el Real Madrid, eran las 21.43 cuando el conjunto blanco recibió el contrato de David de Gea (con algunas modificaciones) y las 23.53 cuando llegó el de Keylor Navas para que éste lo firmase. Los principales medios internacionales, ajenos al absurdo que se cocía en Concha Espina, habían confirmado ya la noticia horas antes.

Quedaban siete minutos para rubricar el segundo acuerdo, pero el procedimiento de la UEFA exige además el registro informático de los contratos para que sean válidos. Según el Real Madrid, el Manchester United nunca incluyó la información sobre Navas y, además, devolvió el último contrato firmado a las 00:02 del martes. Al parecer, nadie del club blanco informó tampoco a la Liga de Fútbol Profesional de que el acuerdo existía y se estaba ultimando.

https://twitter.com/DeporVito/status/638737946250711040/photo/1?ref_src=twsrc%5Etfw

¿Realmente tardó ocho horas el United en enviar los documentos?, se preguntaba la BBC después del alegato madridista. ¿No será otra ‘jugada maestra’ de Pérez?, aventuraban los más conspiranoicos… Acepte cada cual la versión que más le guste, porque tanto los blancos como los red devils tienen la suya propia. Y la cuentan minuto a minuto en sendos comunicados.

La versión blanca

“A pesar de las dificultades que entrañaba realizar una operación de estas características en el último día de inscripción, (el Real Madrid) aceptó iniciar estas conversaciones”. Así, ambos clubes “llegan a un rápido acuerdo sobre las transferencias de ambos jugadores”. Desde aquí, el minutaje :

  • 13.39 hora española – “Tras la redacción de los correspondientes documentos contractuales necesarios y a fin de proceder con tiempo suficiente para tramitar tanto el Transfer Matching System de FIFA (TMS) como su inscripción en la Liga de Fútbol Profesional, el Real Madrid remite al Manchester United los contratos”.
  • 21.43 hora española – “El Manchester United remitió sus comentarios a dichos contratos ocho horas más tarde incluyendo pequeñas modificaciones”.
  • 23.32 hora española – “El Real Madrid, tras obtener las firmas de los jugadores De Gea y Keylor Navas, remitió al club inglés los citados contratos firmados”.
  • 23.53 hora española – “El Manchester United alcanzó el acuerdo final con los representantes de Keylor Navas y es a esa hora cuando se remiten los contratos al jugador para que sean firmados”.
  • 00.00 hora española – “El Manchester United introdujo en el TMS los datos de la operación de David de Gea, no así los de Keylor Navas, remitiendo simultáneamente al Real Madrid los contratos de transferencia firmados“.
  • 00.02 hora española – “El Real Madrid recibe esa documentación completa e intenta acceder al TMS pero este ya se encontraba cerrado”.
  • 00.26 hora española – “El sistema informático del TMS de FIFA hace una invitación al Real Madrid para que cumplimente los datos del jugador David de Gea, dado que el plazo de inscripción en Inglaterra continúa abierto hasta hoy (1 de septiembre). El Real Madrid, ante la posible eventualidad de un recorrido contencioso de la transferencia del jugador, decide remitir los contratos a la Liga de Fútbol Profesional, aun a sabiendas de que los plazos habían expirado”.

Y concluye: “En definitiva, el Real Madrid ha hecho todo lo necesario, y en todo momento, para llevar a término estas dos transferencias”.

La versión roja

“El Manchester United no buscó contactar con el Real Madrid para la venta de David (de Gea). Es una pieza fundamental de nuestro equipo y nuestra preferencia era no vender”. Además, “no recibimos ninguna oferta por David hasta ayer (31 de agosto). […] Durante el almuerzo, el Real Madrid realizó su primera oferta para comprar a David”. Su minutaje particular:

  • 21.42 hora española – “El Manchester United envió la documentación de ambos jugadores al Real Madrid”.
  • 23.32 hora española – “La documentación de David fue devuelta al Manchester United sin firmar”.
  • 23.40 hora española – “Minutos antes de la hora límite, llegaron varios cambios importantes al Manchester United, lo que puso en riesgo los acuerdos”.
  • 23.55 hora española – “Sólo a esta hora el Manchester United recibió del Real Madrid los documentos necesarios para cancelar el contrato de David”. “En este punto, la documentación de Navas aún no había sido devuelta por el Real Madrid”.
  • 23.58 hora española – “El acuerdo de traspaso fue devuelto por el Manchester United, subido al TMS y aceptado. Todo ello antes de la hora límite”.

“Entendemos que el acuerdo no se produjo por las siguientes causas: a) el Real Madrid no subió la documentación de David al TMS a tiempo (el Manchester United sí lo hizo); b) el Real Madrid no subió la documentación de David a la Liga española a tiempo -según informaciones lo realizó 28 minutos después de la hora límite-“. Y sentencia: “El Manchester United actuó apropiadamente y con efectividad en sus obligaciones en el traspaso”.

https://twitter.com/Eurosport_UK/status/638705119614345216/photo/1?ref_src=twsrc%5Etfw

Un esperpento innecesario al cierre del mercado. Y también al día siguiente, cuando la atención de las redes sociales se dedicó a reírse (sobre todo) del Real Madrid y a esclarecer quién sale peor parado. ¿El propio club blanco? ¿El Manchester, que no ha alineado a su mejor portero durante mes y medio y está obligado ahora a gestionar el enfado de Van Gaal con el jugador o a dejarle de suplente de un dubitativo Sergio Romero? ¿El propio De Gea, que se quedó sin su gran sueño en un minuto y encima deberá volver con su novia Edurne a Manchester, “una ciudad nada bonita” (como le recordaban con humor desde Inglaterra)? ¿O el discreto Keylor Navas, que ha querido ser vendido por la directiva de su club y ocupará la portería más escrutada del mundo cuando, según su padre, “la prensa quiere a un español como portero del Real Madrid”?