El único precedente para Cataluña es Kosovo

referédums_1944

Desde la II Guerra Mundial se han celebrado casi 50 referéndums separatistas en el mundo. El planteamiento catalán de convertir las elecciones autonómicas en un voto de facto sobre la independencia sólo tiene un precedente: Kosovo.

Desde la II Guerra Mundial se han celebrado casi 50 referéndums separatistas en el mundo. El planteamiento catalán de convertir las elecciones autonómicas en un voto de facto sobre la independencia sólo tiene un precedente: Kosovo.

El 8 de abril de 1933, el estado de Australia Occidental votó mayoritariamente a favor de independizarse del resto del país en un referéndum. Las autoridades locales enviaron el resultado al Gobierno central y el Parlamento británico para iniciar la secesión. Fueron ignorados. La ley australiana no contemplaba la ruptura de una parte de su territorio.

Antes de la II Guerra Mundial (1939-1945), apenas hay constancia de un puñado de ejemplos como el de Australia o Texas, en Estados Unidos, que fracasaron en el intento de conquistar la independencia por las urnas. Después de la guerra y la consolidación de los sistemas democráticos, se han celebrado hasta el momento casi 50 plebiscitos de independencia. El último de ellos en Escocia el año pasado. Son 27 los países que han nacido gracias al voto directo. Algunos de ellos forzaron la declaración unilateral tras la negativa de sus respectivos gobiernos federales a reconocer el resultado de las consultas  El resto no lo logró porque perdieron, no alcanzaron la mayoría cualificada o simplemente se quedaron sin la bendición de la comunidad internacional. 

El planteamiento catalán de convertir unas elecciones autonómicas en un voto de facto sobre la independencia sólo tiene el precedente de Kosovo. La región balcánica utilizó el Parlamento surgido de las urnas para declarar su independencia unilateral en febrero del 2008. Las elecciones se celebraron en noviembre del 2007. La lista del guerrillero Hashim Thaçi ganó con el 35% de las papeletas. España, que sabe lo que tiene en casa, nunca ha reconocido a Kosovo.

Las diferencias entre Kosovo y Cataluña son demasiado evidentes”, dice Matthew Qvortrup Yorgos Konstantinou, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad de Coventry, en el Reino Unido. “El Parlamento invocó un viejo referéndum de 1991. Fue la única salida que encontró la comunidad internacional a una guerra con centenares de miles de muertos”.

referédums_1944

Problema legal y político

Qvortrup es uno de los mayores expertos del mundo en el estudio de los procesos secesionistas. En su opinión, la fórmula de elecciones plebiscitarias de Artur Mas y Esquerra Republicana plantea un problema legal y otro político. El legal es que la Constitución española no reconoce ese escenario. Y la Unión Europea, con demasiados fuegos que apagar, no se va a revolver contra la legalidad de un estado miembro. El político es que la anunciada victoria del separatismo que proyectan las encuestas, sea o no con mayoría absoluta, no puede ignorarse.

Cuando los estados son incapaces de encontrar una solución equilibrada en lo legal y lo político, el conflicto termina en guerra”, explica. “No estoy diciendo que sea el caso de Cataluña, pero la historia demuestra que siempre ha sido así”.

Qvortrup asegura que la campaña catalana ha sido un espejo de la del referéndum escocés. Los discursos se han centrado en los beneficios económicos, o no, de la independencia y la permanencia en Europa. Pero el profesor defiende que el caso español guarda más similitudes con el canadiense que con el británico. La victoria del nacionalismo de Quebec en unas elecciones que se plantearon casi como un plebiscito en 1976 forzó la reforma de la Constitución de Canadá. Quebec pudo celebrar el referéndum de independencia en 1980. El independentismo perdió y volvió a caer en un segundo referéndum en 1995.

Ganar un referéndum de independencia en circunstancias de estabilidad política como las que vive España es muy complicado”, asegura. “Lo que pasó en Quebec y en Escocia el año pasado demuestra que hacen falta algo más que promesas económicas para ganar el respaldo de la sociedad”.

Qvortrup ha estudiado los patrones del separatismo desde que Islandia se independizara de Dinamarca en 1944. En los países democráticos, los referendos secesionistas han logrado siempre una alta participación (un 79% de media. Cuando ha ganado el , el respaldo ha alcanzado una media del 62% de los votos.

La URSS y Yugoslavia

Durante los últimos  70 años, dos grandes oleadas han alterado las fronteras del mundo. La primera comienza con la descolonización de África después de la guerra. La vía democrática demostró su eficacia en casos como el de Argelia y Francia. El referéndum de autodeterminación argelino fue parte de los acuerdos de Evian en 1962, que acabaron con ocho años de guerra. La segunda oleada se enmarca en la caída soviética primero y el conflicto yugoslavo, después. La negativa de los gobiernos federales a aceptar el resultado de los plebiscitos favoreció el recurso de la ruptura unilateral.

Todas las repúblicas soviéticas y las yugoslavas nacieron con declaraciones unilaterales de independencia más o menos respaldadas en las urnas”, dice. “Pero eran circunstancias diferentes. En el caso yugoslavo, por ejemplo, sangrientas. Y en el ruso, vinculadas a la caída del muro de Berlín y a los acontecimientos que se sucedieron”.

El impacto de la guerra en los Balcanes enfrió el espíritu secesionista. Según Qvortrup, las tensiones independentistas, sobre todo en Occidente, son residuales. Movimientos tradicionales como el de los flamencos belgas han aparcado su reivindicación histórica de un país en el que viven al margen de sus compatriotas francófonos. Pero hay excepciones. El divorcio amistoso de la República Checa y Eslovaquia en 1993 es uno de ellos. También el reciente caso de Crimea, que en realidad votó la anexión a Rusia.

Las posibilidades de éxito del separatismo catalán son escasas a corto plazo, según este profesor. Pero advierte de un hito cercano en el tiempo que podría generar una tercera oleada independentista.

Si el Reino Unido decide abandonar la Unión Europea en el referéndum previsto antes de 2017, estoy convencido de que Escocia volverá a votar con muchas posibilidades de respaldar la escisión”, dice. “Esto podría activar referendos en Cataluña y otras regiones”.

Los guardianes del proceso

635775888020565119w

La ANC ya no quiere llegar al gran público sino a los indecisos. La organización busca papeletas a favor del independentismo. Ha pedido que se localicen votantes en los pueblos, en los barrios y en los bares. El documento recomienda a los voluntarios que no se identifiquen como socios sino como independentistas a título personal y que los folletos que se repartan en los domicilios no porten su logotipo.

Reportaje gráfico: Dani Pozo y Toni Albir (Efe)

La Assemblea Nacional Catalana (ANC) organiza una media de 4.000 actos al año para vender la independencia y maneja un presupuesto de 6,5 millones de euros. Su presidente explica aquí las claves de su estrategia.

A Jordi Sànchez le gustaría suspender el tiempo. Ganar minutos a las horas. El 27-S está cerca y se juega demasiado.

El presidente de la Assemblea Nacional Catalana (ANC) me recibe en el Centro Internacional de Prensa en Madrid. Por ahora no es un mensaje subliminal. Sànchez acaba de reunirse con los corresponsales extranjeros en España. Les ha presentado dos informes que garantizan la viabilidad del Estado catalán ante sendos escenarios: la ruptura amistosa y la unilateral. Ninguno contempla un revés de las fuerzas independentistas en las elecciones.

“El mandato claro sería la mayoría absoluta de escaños. En las elecciones lo que cuentan son los escaños”, dice sobre el debate en torno a qué resultado sería necesario para iniciar el proceso de secesión.

La prensa internacional es una de las prioridades de la Assemblea. Sus mensajes y sobre todo las grandes movilizaciones de la Diada han resonado en los medios de todo el mundo. Después de la cadena humana de 2013 y de la Vía de 2014, la ANC invadió este viernes la Meridiana de Barcelona: una avenida de siete kilómetros donde se celebró el primer gran acto de la campaña electoral.

“Ya sabemos que habrá más autocares que el año pasado, tenemos tantos o más inscritos que en 2014”, explica Sànchez. “La Meridiana volverá a ser una manifestación multitudinaria”.

Los detractores de la ANC acusan a sus líderes de engañar deliberadamente a un sector de la población desesperado por la crisis y aseguran que la realidad tiene matices. La Unión Europea, el euro, los propios catalanes que no quieren dejar España. El catedrático de Derecho Constitucional Francesc de Carreras, una de las voces catalanas más críticas con este proceso, dice que los argumentos de la ANC son una “falacia absoluta”.

“Esta organización se ha encargado de poner gente en la calle y algunos han querido interpretarlo como que el pueblo de Cataluña quiere esto (la independencia)”, señala De Carreras. “Pero la realidad es que el discurso de que con la independencia viviremos mejor es el punto más débil del independentismo”.

Jordi Sànchez es profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de Barcelona y desde hace unos meses preside la ANC. Sucedió en mayo a Carmen Forcadell, que había cumplido el límite de tres años de mandato que fijan sus estatutos. Forcadell es ahora la número dos en la lista independentista Junts pel Sí, donde están integrados Convergència y Esquerra Republicana.

En los años 80, fue portavoz de la Crida a la Solidaritat (Llamamiento a la Solidaridad), un polémico movimiento para la defensa del catalán criticado por su excesiva beligerancia contra el castellano. Los activistas de la Crida solían boicotear la entrada a empresas -en especial centros comerciales y supermercados- que no utilizaban el catalán en sus comunicaciones. También trabajó como adjunto al Sindic de Greugues: el defensor del pueblo catalán.

_DPZ6478

Los orígenes

Sànchez formó parte del núcleo fundacional de 40 personas que casi en secreto ideó esta organización como catalizador del independentismo, que hasta entonces estaba disperso. Era el año 2009 y acababa de celebrarse el referéndum de Arenys de Munt. El primero de una serie de plebiscitos no vinculantes sobre la independencia que recorrió casi 520 de los 950 municipios de Cataluña durante dos años.

La Assemblea se constituyó formalmente en 2012 sobre la tierra abonada de estas consultas. Muchos las tomaron a broma. Pero la red de voluntarios que había logrado sacarlas adelante se convirtió en la base del movimiento. Donde la ANC se hace grande no es en las portadas del New York Times sino en los pequeños detalles.

“La fuerza de la ANC es haber creado una red de comunicación política que es mucho más potente que la comunicación mediada y que nace con estos referéndums”, explica Berta Barbet, politóloga y doctoranda por la Universidad de Leicester, en el Reino Unido. “Es sorprendente la cantidad de gente que la ANC ha tenido movilizada de forma tan activa durante estos tres años”.

Nada parece intimidar a este ejército pacífico, disciplinado y comprometido. La organización cuenta con 35.000 socios de pleno derecho que pagan una cuota de 48 euros al año y a otros 40.000 simpatizantes registrados. Tiene 500 asambleas territoriales y 50 sectoriales en Cataluña, y otras 40 repartidas por el resto del mundo. Ellos son el verdadero motor del proceso de independencia.

No hay una sola razón que explique este crecimiento imparable.

La crisis económica, la institucional y la corrupción son algunas de ellas. Sànchez asegura que no han recibido un solo céntimo de la Generalitat. El músculo financiero de la ANC se sustenta en tres patas: la aportación de sus afiliados, las donaciones privadas y el maná de las esteladas. Su tienda de banderas y productos independentistas facturó 1.632.465 euros en 2014, según consta en su balance. La ANC es autosuficiente y no entiende de crisis. Sus ingresos alcanzaron los 6.533.125 euros en 2014.

El dinero ha llevado a la Assemblea hasta el último rincón de Cataluña. A pesar de su carácter asambleario, es una organización vertical. Todas las agrupaciones comparten un único NIF (Número de Identificación Fiscal) y cada gasto debe ser aprobado por la central en Barcelona. Es la manera de controlar fugas indeseables.

La media de actos de la ANC es de 4.000 al año, según sus propias estadísticas. No ha quedado una sola sin calle sin patear. Se visitan hospitales, residencias de ancianos, mezquitas, iglesias, asociaciones de inmigrantes, de vecinos, fiestas populares, el fútbol. Los formatos varían y se adaptan al entorno. Pero nada se improvisa. Los mensajes y el modelo de actividad están consensuados de antemano por un comité especial del secretariado, que es el nombre que recibe la ejecutiva de la Assemblea. Este grupo diseña un manual de acción en el que se detalla qué debe trasladarse a la ciudadanía y cómo hacerlo.

“La capacidad de movilización, de actividades, conferencias… Es un no parar. Tenemos centenares de asambleas territoriales muy activas y todas piden apoyos, presencia”, explica Jordi Sànchez. “La base del movimiento ciudadano es una dedicación muy grande que luego recoge frutos impresionantes”.

Puerta a puerta

El manual para las elecciones del 27-S al que tuvo acceso EL ESPAÑOL ha centrado el tiro. La ANC ya no quiere llegar al gran público sino a los indecisos. La organización busca papeletas a favor del independentismo. Ha pedido que se localicen votantes indecisos en los pueblos, en los barrios y en los bares, y que se llame a su casa.

El documento recomienda a los voluntarios que no se identifiquen como socios de la Assemblea sino como independentistas a título personal y que los folletos que se repartan en los domicilios no porten su logotipo. La ANC tiene prohibido en sus estatutos hacer campaña por un partido político concreto. Sólo se sugiere el apoyo a formaciones que lleven la independencia en su programa.

Otra de sus actuaciones llegará el día de las elecciones. Las delegaciones territoriales tendrán libertad para fletar autobuses, contratar taxis y usar coches particulares para acompañar a votar a personas mayores o con movilidad reducida.

El manual pide a su gente que traslade tres mensajes básicos: ilusión, pedagogía y la épica de construir un nuevo país entre todos. Según su argumentario, la independencia será buena para Cataluña y no supondrá su salida del euro ni de la Unión Europea.

Mientras Podemos, Ciudadanos y el nuevo activismo social proponen resetear el sistema, la ANC ofrece la independencia como refugio. No por razones históricas y culturales sino económicas.

“Queremos influir en toda esa gente que duda, que cree que no es el mejor momento, que puede tener temores”, señala Sànchez. “Creemos que con una Cataluña independiente no hay que temer por las pensiones o por salir de euro”.

Si la ANC ha asumido un papel protagonista durante el proceso que inició Artur Mas en 2012, es por esta capacidad de inundar la sociedad y más en un momento de desgaste de la política tradicional.

Sin sus voluntarios, la consulta del 9 de noviembre del 2014 no hubiera sido posible. Fue la ANC la que lanzó después la idea de unas autonómicas de carácter plebiscitario. Sànchez participó en todas las reuniones que cristalizaron en la lista independentista Junts pel Sí.

“La sensación que hay, si la hay, de que son unas elecciones distintas viene en parte de la ANC, que ha sabido generar ilusión”, asegura la politóloga Barbet.

Entre balanzas fiscales

Intelectuales críticos como De Carreras creen que la ANC ha empujado al límite las decisiones de Mas y ha sido decisiva como amplificador de un nuevo mensaje económico del nacionalismo catalán muy cuestionable en su fondo.

“La ANC se ha hecho eco de este nuevo nacionalismo de balanzas fiscales y el ‘España nos roba’, que ya no lleva a la autonomía sino a la independencia. Los argumentos son una falacia”, dice De Carreras. “Pero esa labor de infiltración y de acercamiento a la gente, de llamar a las casas es mucho más efectiva desde una asociación de todos que desde un partido político concreto que siempre puede generar mayores rechazos”.

Sànchez defiende la verdad de este discurso. El presidente de la ANC sostiene que Cataluña vive una situación de emergencia social porque España le ha cortado las alas a golpe de recortes en una inversión que legítimamente les pertenece. Pero casi en la misma frase asegura que Cataluña jamás saldrá del euro porque da estabilidad económica a la eurozona.

“¿Alguien cree que Europa no está haciendo lo posible y lo imposible para que Grecia no salga del euro y va a permitir que Cataluña salga del euro?”, se pregunta Sànchez. “Mantengo que Cataluña en ningún momento dejará la zona euro y que la Unión Europea en ningún momento expulsará a los siete millones y medio de catalanes”.

Las elecciones son un hito en la corta vida de la ANC. La organización ha convencido a gente tan diversa como para someter a un asfixiante marcaje a Convergència y a Esquerra bajo la amenaza, recogida en su hoja de ruta, de constituirse en partido político si el proceso no cumplía determinadas metas. El resultado de las urnas dará un nuevo rol a la asociación.

“Una derrota [del independentismo] desinflaría la ANC de forma importante. Hay otro porcentaje que muy difícilmente podrá dejar de participar y defender el proyecto”, dice Barbet. “Pero sin una ruta política, la organización perdería influencia”.