Pedro Zerolo era ateo, pero varios cientos de personas rezaron este miércoles por su alma. La iglesia de San Antón, en el centro de Madrid, acogió un homenaje al dirigente del PSOE y artífice de la ley de matrimonio homosexual, fallecido hace poco más de una semana tras perder la batalla contra el cáncer. La ceremonia incluyó oraciones cristianas, música en directo, versos de sus poetas preferidos y la elegía de Antonio Miguel Carmona, portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid y uno de sus amigos.

La Iglesia de San Antón no es un templo cualquiera. Lo atiende desde hace unos meses el padre Ángel, célebre presidente de Mensajeros de la Paz. Por todas partes hay televisiones de plasma, que para la ocasión mostraban retratos de Zerolo, pancartas con lemas por la concordia y hasta una sui generis máquina expendedora que en vez de tabaco dispensa caridad. Entre los asistentes había muchas canas y hasta un heavy de los veteranos (quizás un amigo de los célebres de la Gran Vía), embutido en cuero negro. En la atmósfera reinaba el recogimiento. En varios asistentes, muchos de ellos homosexuales, asomaba alguna lágrima.

Pero lo que más llamaba la atención era el recogimiento y respeto ante un acto cristiano por un hombre ateo, profundamente laicista y abanderado de una de las leyes que sacó hace ahora 10 años a los obispos a la calle para protestar tras una pancarta.

Captura de pantalla 2015-06-17 a la(s) 22.42.03

“Aún necesitamos a Pedro”

“Pedro no estará donde habita el olvido”, dijo Carmona citando a Luis Cernuda, porque Zerolo fue un “libertador” cuya memoria mantendrá viva la sociedad española. “Aún necesitamos a Pedro”, reconoció al aludir a las agresiones homófobas en la capital.

Después una religiosa y un sacerdote que en su plegaria reconoció ser homosexual pidieron por el alma de Zerolo. “Cuando somos valientes, acertamos siempre. Señor, Pedro siempre fue valiente”, dijo ella. “Señor te pedimos por Pedro y te pedimos que él nos bendiga”, siguió el padre Ángel.

Entre los asistentes estaba Boti García Rodrigo, presidenta de la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (FELGTB) y el portavoz del PSOE en la Asamblea de Madrid, Ángel Gabilondo. La alcaldesa, Manuela Carmena, excusó su ausencia por boca del padre Ángel. También estaba el viudo de Zerolo, Jesús, al que aludieron varios de los oradores, y otros miembros de su familia.

El acto concluyó con la Oda a la Tristeza, de Pablo Neruda (“Por las ventanas / entra el aire del mundo / las rojas rosas nuevas / las banderas bordadas / del pueblo y sus victorias”). Ahora, 10 años después de la aprobación del matrimonio homosexual y en vísperas de la celebración del Orgullo Gay, sus compañeros de partido esperan concitar la unanimidad del pleno municipal para dedicar, en palabras de Carmona, “una calle, una plaza o un jardín” a su memoria.