Manita, ovación a Keylor y festival de James

palco

Debutó el Real Madrid ante su público en Liga con una goleada ante el Betis (5-0) y volvió a abrir sus puertas el palco de EL ESPAÑOL y AXA para recibir a 18 de nuestros suscriptores. Todos ellos disfrutaron con la chilena de James Rodríguez, la ovación a Keylor Navas y los primeros minutos de Kovacic con la camiseta blanca. ¿Y Benítez? Las quejas sobre su estilo defensivo se tornaron en aplausos al final del encuentro. El Bernabéu quería goles y los tuvo.

Arrancó mejor el Madrid, con un tanto en el minuto 2 de partido: James se la puso a Bale y este metió la cabeza para hacer el 1-0. Con la BBC recuperada para la causa, Benítez dispuso sobre el campo un 4-3-3, con Kroos y Modric formando el doble pivote y James ligeramente adelantado. ¿Resultado? El balón y los goles fueron para los locales. Poco importó que el Betis plantara cara o que intentara salir a la contra, las ocasiones fueron patrimonio de los blancos. Probaron Ronaldo y Benzema desde lejos, pero la más clara fue para Danilo. “Buen fichaje, yo no sé cómo hace el Oporto para comprar tan barato y vender tan caro y bien”, se preguntaba Borja, uno de los más de 9.000 suscriptores de EL ESPAÑOL.

Tomó el control el Madrid y no tardó en llegar el segundo. Esta vez, en una falta lanzada por James que pegó en el palo y se metió dentro de la portería. Brilló el ataque y se dejó ver Keylor Navas bajo palos, rebañando una pelota a Rubén Castro dentro del área. “¿Para qué quiere el Madrid a De Gea?”, se preguntaba Jaime, otro de nuestros accionistas. Y puede que no le falte razón…

Se fue el Madrid enchufado al túnel de vestuarios y regresó en las mismas condiciones. Nada más empezar la segunda mitad, apareció Bale para que Benzema se estrenara esta temporada. Hizo el tercero el francés y el cuarto James, recibiendo solo dentro del área y enganchándola con una chilena marca de la casa.

No murió el conjunto de Pepe Mel a pesar de todo. Con el Madrid aletargado por el peso de los goles, el Betis forzó un penalti, pero el portero costarricense se lo paró a Rubén Castro. “Keylor, Keylor, Keylor…”, gritó el Bernabéu. ¿Y De Gea? Podría llegar esta semana, pero es indudable que el Madrid no necesita a nadie más para tener a salvo su portería, con Kiko Casilla en la retaguardia esperando un contratiempo para dejarse ver.

Remató la faena Bale, con un misil teledirigido desde larga distancia. El galés certificó la manita y dio la primera victoria de la Liga al Real Madrid, que se coloca con cuatro puntos y, sobre todo, mandando un mensaje claro con sus intenciones para esta temporada. Disfrutaron los suscriptores y se lo pasó bien el Bernabéu. ¿Alguien tenía un plan mejor que pasar la noche en el palco de EL ESPAÑOL y AXA viendo al Real Madrid?