Los partidos, perdidos en la Red

Pocos partidos políticos ofrecen novedades sustanciales en internet y casi todos reconocen que reproducen estrategias tradicionales, a pesar de las inmensas posibilidades que ofrece la red.

imagen_ateneo
imagen_ateneo
Imagen del acto en el Ateneo de Madrid

En plena campaña electoral, el Ateneo de Madrid convocó este lunes a varios responsables de comunicación de los principales partidos para analizar sus estrategias digitales. El resultado fue revelador: pocos partidos políticos ofrecen novedades sustanciales en internet y casi todos reconocen que reproducen estrategias tradicionales, a pesar de las inmensas posibilidades que ofrece la red.

El acto fue presentado por Enrique Mut, presidente del Foro Digital del Ateneo, quien remarcó que el asunto, las campañas electorales en la Red, “encaja plenamente con la actualidad”. No obstante, en un debate con intervenciones demasiado largas y sin apenas ideas nuevas, quedó claro que los partidos tienden a reproducir en Internet lo que llevan años haciendo en el mundo analógico: lo que sea para reproducir consignas y que el mensaje llegue.

Mientras los partidos tradicionales parecen adaptar sus viejas estrategias al nuevo panorama, los nuevos presumen de ser “nativos digitales”, aunque el resultado no difiere demasiado de sus contrincantes. Algo destacable y común a todos los partidos convocados al acto es el uso de WhatsApp como una herramienta más de comunicación tanto entre los militantes como con los ciudadanos. UPyD, por ejemplo, lo usa para mantener un diálogo “sincero” con algunos votantes, que se muestran menos intimidados que en Twitter o en Facebook.

César Ramos, coordinador del Gobierno Abierto del PSOE, entonaba un tímido mea culpa en nombre de su formación. “Los partidos usan la tecnología de forma inadecuadas, tratan a los ciudadanos como si actuaran como clones”, afirmó, y añadió: “Antes llenábamos los muros de la calle de carteles, y ahora llenamos con ellos los muros de Facebook.

“Creemos que la red es conversación, no sólo mensajes unidireccionales”, dijo Ramos, que reconoció que “se desaprovechan muchas herramientas de lo que hay. Internet se usa para todo, no sólo para comunicación: para dialogar, debatir, compartir, comprar…”.

Ramos lanzó quizá la idea más interesante del debate: “La gente usa internet para co-crear y compartir, y eso tenemos que hacer: lanzar ideas para que los ciudadanos las mejoren”. Sin embargo, reconocía la ausencia de innovación en las campañas: “No he visto ninguna técnica nueva, ni siquiera en los partidos nuevos”, concluyó. Una reflexión que bien podría aplicarse a su propio partido.

Isabel Díaz Ayuso (PP), miembro del equipo de Pablo Casado y  responsable de la campaña online de Cristina Cifuentes, afirmó que toda la campaña de la candidata madrileña está orientada a internet y a fomentar el diálogo. Para ilustrarlo destacó que en la cartelería tradicional, en los spots de campaña, siempre aparece el sitio web de Cifuentes o su cuenta en Twitter. Frente a los ataques en la Red -los políticos están muy expuestos, dado que la comunicación es bidireccional- Díaz Ayuso reconocía que su equipo se arma de “mucha paciencia” y trata de contestar “uno a uno, mensaje a mensaje”.

Equipos reducidos apoyados por una multitud de voluntarios y simpatizantes trabajan a destajo para rellenar de contenidos sus cuentas en redes sociales, reconocen todas las formaciones.

Desde Izquierda Unida, su responsable de comunicación, Clara Alonso, contó cómo en la formación la estrategia de la comunicación digital se encuadra dentro de la comunicación en general. “Entendemos que son inseparables”, afirmó. No obstante, Alonso cree que su partido se ha adaptado bien a los cambios que supone la existencia de Internet. “Nuestros programas, por ejemplo, se han elaborado siempre mediante debate y participación incluso antes de la Web 2.0”, comentó.

Los nuevos partidos

Ricardo Megías, responsable de comunicación de Ciudadanos para la Comunidad de Madrid, afirmaba que su formación se mueve “como pez en el agua” por las redes sociales. “Ahí mostramos programa y agenda diaria, damos relevancia a las noticias importantes para el partido, tenemos webs, blogs, incluso una aplicación que incluye realidad aumentada”, comentaba. Y subrayó que, “como partido nuevo y pobre”, cuentan con las redes “sí o sí”. “Twitter es un campo de batalla inmenso, las batallas se convierten en trending topic“, opinó, y recordó el ejemplo de Naranjito como una forma de dar la vuelta a una crítica en beneficio propio.

Por parte de UPyD, Íñigo Ybarra presumía de que su partido nació en la red a finales de 2007. “Gracias a las redes sociales empezamos a existir, hasta entonces nadie nos tenía en cuenta, los medios de comunicación no nos hacían caso al principio, por eso lo debemos todo a las redes sociales”, añadió. Reveló algunos trucos de la formación para hacerse oír, como el uso de ingenio y el humor o engancharse a los hashtag de ciertos programas de televisión en Twitter para participar de la conversación. “Nosotros en redes planteamos soluciones de programa, pero ahí rehuimos de la agresividad política que impera actualmente. Nuestra gente intenta no sobrepasarse, y a veces es muy difícil: hay que mantener la compostura, Keep Calm and Tweet on”, comentó.

La ausencia de Eduardo Fernández Rubiño, responsable del área de redes sociales de Podemos (quizá la formación con la estrategia más interesante y activa en redes sociales), restó interés al debate. Rubiño, que fue miembro del movimiento Juventud sin Futuro y vivió en primera fila las movilizaciones del 15M, no pudo asistir por un problema familiar de última hora.

El Foro Digital del Ateneo, que nace con este acto, quiere ser un centro o foro de opinión en torno al mundo digital que está cambiando la sociedad. Carlos García, secretario primero de este foro y moderador, recordó la función primordial del Ateneo: la difusión de las ciencias y las artes. “Tenemos interés en potenciar las posibilidades y disminuir los posibles riesgos de la vida digital”, afirmó.