Los Emmy de los nuevos tiempos

tirionJuego de Tronos se convierte en la serie más laureada en una misma edición al obtener 12 galardones. Jon Hamn, que dio vida al controvertido Don Draper en Mad Men,  logra el premio como mejor actor de drama tras ocho nominaciones consecutivas. ‘Veep’ destrona a ‘Modern Family’ como mejor comedia. ‘Olive Kitteridge’ arrasa en las miniseries. Y Viola Davis es la primera mujer negra elegida como mejor actriz dramática…

tirion

tirionLa principal batalla de la 67ª edición de los Premios Emmy era entre la fantástica (en todos los sentidos) Juego de Tronos y la cruda (por real y por dura) Mad Men. La Academia de Televisión de Estados Unidos ha optado por la fantasía. La serie de la HBO obtuvo en la noche del domingo cuatro estatuillas: mejor drama, mejor actor de reparto (Peter Dinklage, en la imagen), mejor dirección por el capítulo Misericordia (David Nutter) y mejor guión (David Benioff y D.B. Weiss). Galardones que, sumados a los ocho de las categorías técnicas entregados la pasada semana, suman doce. Récord de premios en una misma edición.

Además, la factoría HBO también venció en comedia, con Veep, y en miniseries, con Olive Kitteridge. Triunfo total para las tres siglas tatuadas a fuego entre todos los amantes de las series gracias a otras ficciones del pasado como The Wire o Los Soprano. La comedia presidencial logró arrebatar a Modern Family el momento de ser por quinto año consecutivo la mejor serie en esa categoría. Volvió a repetir Julia Louis-Dreyfus como mejor actriz y Tony Hale como mejor actor de reparto.

En la categoría de Drama, por fin Jon Hamn logró su ansiado galardón gracias a su papel del inolvidable Don Draper. Acudía por primera vez sin su mujer, de la que se acaba de separar, pero tuvo palabras para ella al recoger el premio así como para sus familiares y para los creadores de la serie. Se arrastró hasta el escenario. Mucho costó llegar hasta ese momento y el público del Teatro Microsoft de Los Ángeles lo sabía. Puestos en pie, los asistentes escucharon el discurso de Jon Hamm donde desató su vena cómica al creer “imposible” que ese premio fuera para él. Con este único galardón para el elenco de Mad Men, la serie pone el broche final al año de su despedida.

Por su parte, Viola Davis se convirtió en la primera mujer negra elegida como mejor actriz dramática por su trabajo en Cómo defender a un asesino. Su discurso tras recibir el galardón fue un alegato en favor de las actrices de color. “La única cosa que separa a las mujeres de color son las oportunidades. Gracias a los guionistas por crear papeles para mujeres sexys y negras”, dijo con la voz entrecortada. Y para terminar tuvo un momento de recuerdo hacia las otras actrices que antes que ella lograron “cruzar esa línea”.

Otra mujer de color, esta vez Uzo Aduba, se alzó con el galardón a mejor actriz secundaria por su papel de Crazy Eyes en Orange is the new black, de Netflix.

Y con las mujeres sigue el cambio. En premios predominantemente masculinos, este año han triunfado las mujeres: Jane Anderson, guionista de Olive Kitteridge, ganó el Emmy a mejor guión en miniserie y Lisa Cholodenko, directora de la misma producción, ganó el Emmy a mejor dirección.

Otra de las series no emitidas en televisión que se llevó estatuillas a casa fue Transparent. Gracias a la soberbia interpretación de un anciano transexual, Jeffrey Tambor ganó el Emmy a mejor actor de comedia imponiéndose a rivales de la categoría de Louis C.K. o William H. Macy. La serie de Amazon fue galardonada también con el Emmy a mejor Dirección en la categoría de comedia.

Por su parte, en la categoría de miniseries, Olive Kitteridge arrasó con seis premios (Mejor miniserie, Mejor dirección, Mejor guión, Mejor actor protagonista, Mejor Actriz protagonista y Mejor actor de reparto) mientras Bessie ha sido reconocida con el Emmy a la Mejor Película para TV, además de otros tres galardones que premian su banda sonora, fotografía y mezcla de sonido. Regina King ha recibido el galardón a la Mejor actriz de reparto en una miniserie o película de televisión por su interpretación en American Crime.

The Daily Show with Jon Stewart se llevó el Emmy a Mejor guión, dirección y programa de variedades. Saturday Night Live, el programa más longevo de la televisión en EEUU, recibió dos Emmys creativos sumando 42 galardones en sus 40 temporadas de historia.