No ha sido una historia fácil de escribir ni de publicar, admite Ana Romero, autora de una crónica en forma de libro llamada ‘Final de partida’. No obstante, la periodista reconoce durante su presentación, en el muy republicano Ateneo de Madrid, que en España “las cosas están cambiando”, afortunadamente.

El libro narra, con un estilo claro y periodístico, los últimos años del reinado de Juan Carlos I, desde mayo de 2010 -primeros signos de agotamiento- hasta su abdicación (2 de junio de 2014) y la proclamación de Felipe VI (19 de junio de 2014). Son cuatro años vistos a través de los ojos de esta reportera, entonces corresponsal en la Casa Real, en una época tan convulsa para la Corona que la propia institución se vio en peligro.

La deteriorada salud del monarca, sus viajes privados, sus parejas y amantes secretas, los escándalos en su familia como el ‘caso Urdangarin’, la situación de profunda crisis en España y el papel del rey como ‘embajador económico’ hundieron su popularidad en tiempo récord, algo inimaginable hace un lustro. Como dijo una persona de su entorno que se menciona en el libro, “el clavel se le marchitó”. El peligro de que arrastrase a la institución, con la que se había identificado su persona desde la Transición, precipitó su abdicación.

Ana Romero cuenta sus experiencias, lo que vio “con sus propios ojos”. Reportera y gran entrevistadora -como muestra, el libro contiene datos de más de 100 entrevistas dentro y fuera de España-, me da un titular por teléfono el día antes de la presentación: “En mi libro no ataco ni defiendo al rey Juan Carlos I, simplemente relato”. Y a pesar de que en España ya se ha terminado ese manto de silencio mediático del que ha gozado el propio monarca durante casi todo su reinado, la publicación de este libro no ha sido fácil por presiones más o menos veladas. “Presiones bondadosas”, reconoce la autora. “En España las cosas están cambiando, pero todavía tienen que cambiar más”.

¿Esperaba mucha concurrencia en la rueda de prensa?

No. Y me ha sorprendido. ¿A ti no? Lo primero que he hecho ha sido usar el método para contar la asistencia en manifestaciones, contar los que había en primera fila y luego multiplicar por las filas de asientos. Me salía como 50 personas y pico. Medio centenar. Me ha sorprendido positivamente, porque eso quiere decir que, como la canción de Bob Dylan, The Times They Are a-Changin’, las cosas están cambiando…

¿Ha sufrido presiones mientras escribía este libro?

Sí, claro que sí. Hay un tipo de presión que yo llamo la ‘presión bondadosa’, y es la que procede de la persona que te dice que “no es bueno para ti”. Ya me pasó con el libro de Carmen Díez de Rivera, también hubo gente que me dijo: “No es bueno para ti”. Ahora también ha habido estas ‘presiones bondadosas’ y otro tipo de presiones [que la autora no quiere comentar en la entrevista]. Pero nunca nadie me ha dicho abiertamente “no hagas ese libro”, por supuesto. Presiones en plan película de miedo, muy directas, no he tenido. Es verdad que ha habido que hacer esfuerzos para que el libro saliera porque, como he dicho antes, las cosas están cambiando en España, pero todavía tienen que cambiar más. Estamos como en una transición… Fíjate que creo que lo que ha habido más es una especie de ‘autocensura’. Es decir, gente que actúa motu proprio sin recibir peticiones expresas, gente que se pone las pilas inmediatamente y piensa: “¿Esto estará bien? ¿Estará mal? ¿Me afectará a mí o no me afectará? ¿Será bueno o será malo?” Es muy diferente a la reacción inmediata que tienen en EEUU, que es: “¿Esto es una historia o no es una historia? ¿Es interesante o no?”.

Ese temor de algunos, esa ‘autocensura’ de la que habla… ¿En dónde la ha encontrado? ¿En los alrededores más inmediatos del rey Juan Carlos? ¿En las instituciones?

He creído percibir más preocupación por cómo quedan otras personas, no tanto por la figura de Juan Carlos I. Una vez que ha abdicado, creo que esta figura ha pasado a un segundo plano por completo, como me decía una persona cercana a él. A nadie le interesa ahora tanto como cuando estaba en la primera fila. Sí he percibido que hay personas a las que les preocupa mucho cómo quedan ellos mismos; se disfrazan o protegen tras la imagen del rey, pero en realidad lo que les preocupa es su propia persona. Cuando cuento que muchas de las fuentes son anónimas, en muchos casos es porque a nadie le gusta decir cosas que no sean perfectas y maravillosas de don Juan Carlos, como ha sido habitual. En otros casos, porque piensan que ellos van a quedar mal al haber estado ahí cuando las cosas se deberían haber hecho de otra manera. Hubo gente que tenía que haberle dicho al rey ‘no’, y no lo hizo.

En el libro destaca eso, precisamente: ¿dónde estaba la gente que tenía que haberle dicho ‘no’ al rey?

Claro. No estoy tratando de disculparle, pero sí es verdad que un rey tiene que estar como un presidente o un director, rodeado de gente que le diga que no.

Cuenta con todo detalle la intrahistoria de su entrevista en exclusiva con Corinna zu Sayn-Wittgenstein. Es una mujer clave en los últimos años del reinado de Juan Carlos I. Otra es la reina Sofía y su mala relación con su marido. Al final, ninguna de las dos sale muy bien paradas en el libro. ¿Se ha sentido usted incómoda describiendo lo que cuenta de ellas? ¿Tiene la sensación de que este libro le ha cerrado puertas?

Ha sido difícil. Quiero decir que es mucho más fácil para un periodista agradar. Si agradas, todo es mucho más sencillo: te invitan a todos los sitios, te sonríen, te cuentan cosas, te dan exclusivas, te dan papeles, te dan de comer, existes… Todo lo que nos gusta a los periodistas. Es más fácil, pero es tramposo. Cuando me preguntan si es verdad todo lo que cuento en el libro respondo que deseo que todo sea verdad. Pero, sobre todo, respondo que no hago trampas. Eso es lo fundamental. Un periodista puede querer no mentir, le pueden contar algo que no es verdad, pero no hay que hacer trampas. Seguramente este libro me ha cerrado puertas. A mí me han acusado de ser la portavoz de Corinna, su lavadora de imagen… ¡Y para nada! Que lean el libro.

¿Cuál ha sido el pasaje más difícil de escribir?

Ese pasaje no existe, y creo que con eso lo digo todo. Lo que más trabajo me ha costado, algo que pudiera pensar “cómo estoy escribiendo yo eso”… No, eso no existe.

¿Y cuál ha sido la experiencia más divertida mientras trabajaba en el libro?

No lo puedo contar porque de la misma manera que me comprometí a no desvelar la identidad de varias personas, también me comprometí a no explicar dónde hablo con esas personas, cómo son esas conversaciones y las maneras. Y si lo cuento, estoy dando pistas. Para un periodista es importante la palabra dada. No por bondad ni por honorabilidad sino por puro trabajo. Yo me comprometí a no describir mis fuentes. Eso sí, ha habido situaciones divertidísimas dentro y fuera de España, en las que yo misma me decía: “No me lo puedo creer, esto no puede estar pasando, esto se cuenta y nadie se lo cree porque es mitad trágico, mitad cómico, qué mamarracho…”.

¿Y qué es lo que más le ha inquietado?

Pues haber tenido la ocasión de comprobar que en lo más alto del poder, en las instancias más altas, las emociones, las pasiones y los deseos son tan básicos como en lo más bajo. Y eso para mí ha sido inquietante porque siempre uno se siente más protegido al pensar que hay alguien ahí. Lo más inquietante para mí en estos años fue preguntarme: “¿Quién está al cargo? ¿Quién controla esto? ¿Quién se está ocupando de este país?”. Y a continuación sentir que no había nadie…

¿Y lo más triste?

¿Triste? Ha sido comprobar lo que es capaz de hacer la gente por interés. Eso para mí es lo más triste. O llámalo inocencia…

Llaman la atención en el libro las versiones falsas que el entorno de la Casa Real facilitaba a los periodistas. Algo especialmente grave en el caso del tristemente famoso viaje del rey a Botswana, cuando se informó a los medios de que estaba trabajando en su despacho mientras volaba de regreso a Madrid con la cadera rota. Aquello era mentira. ¿Cómo reacciona a eso?

También ha sido un gran descubrimiento que, además, me trajo muchos problemas. De alguna manera yo era mucho más inocente cuando empecé a cubrir Casa Real: pensaba que uno no debía mentir profesionalmente. Ahora he descubierto que personas muy serias y muy importantes, representativas… pues mienten. Y eso, para un periodista, es casi un momento Nixon: “¡Es que es mentira!” Es impactante. No sólo mienten, sino que alguno es capaz de montarte el número en función de una mentira; es capaz de intentar insultarte o humillarte o acusarte o ridiculizarte cuando es mentira lo que te está diciendo. Eso para mí fue un bautizo. Pero, por otro lado, no quiero ser inocente. Es un poco ‘Heidi’ creer que el poder es eso…

Y eso que tiene una larga trayectoria como periodista…

Exacto, tengo una larga trayectoria. Lo más cercano que he vivido a este tipo de situaciones fue la etapa de Felipe González, durante los años 90, cuando fui corresponsal diplomática para El Mundo. Ahí, en menor medida, también noté lo que provocaba tocar un poco las narices al poder, las famosas preguntas en las ruedas de prensa de Felipe González y la reacción de mis propios compañeros. Me di cuenta de que hay dos maneras de hacer las cosas en nuestra profesión: la fácil y la difícil.

¿Qué papel debería tener ahora Juan Carlos I?

Ése es el problema, su emeritud crepuscular; es un rey en el crepúsculo. No me parece un papel que sea digno para él. Es un poco un semiexilio, y recuerda de alguna manera a la situación de su abuelo Alfonso XIII. Lo que pasa es que en la época de su abuelo el mundo era Europa occidental (y sus balnearios, sus casinos… por los que se paseaba) y ahora el mundo es ‘el mundo entero’. Entonces tan pronto estás en Palm Beach como en Berlín, en Riad, en Barbados, en Los Ángeles o en Botswana, donde él mismo ha vuelto recientemente. No me parece un destino ni feliz ni digno para un hombre que ha hecho tanto por este país.

¿Qué se puede hacer con él? Parece que está viviendo la vida que no ha tenido, o al menos creo que así se desprende del libro…

Es muy difícil. Si hubiera tenido otra vida, pues estaría ahora al frente de una fundación para ayudar a niños discapacitados, por ejemplo. Pero claro, como tuvo la vida que tuvo… Hubo un intento frustrado, que cuento en el libro, de hacer para él un cargo en la Fundación Cotec. Y ahora es muy complicado porque la Casa Real actual no quiere verse muy cercana a él, no quiere tenerlo muy cerca. Por lo tanto, no sé la respuesta. Es una patata caliente. Algo habría que inventarse.

Habla mucho de las relaciones del rey Juan Carlos con los países del Golfo Pérsico y sus monarquías, que él siente muy cercanas. ¿Qué va a pasar ahora con las relaciones con estos países y, en general, con los países árabes?

Es que todos llevan reinando durante periodos similares. Juan Carlos I conoce a la familia real saudí y su complicado árbol genealógico. Esto debería utilizarse. ¿Pero cómo? Ése es el problema. Ahí veo un papel importante que podría desempeñar. Hace muy poco le llevaron a ICAI a presentar la cátedra América Latina con Felipe González. Yo creo que tendría más sentido hacerle presidente de la Casa Árabe, ¿no? O bien que se ocupara de esa parte del mundo, de actividades entre España y el mundo árabe. Yo lo veo más así que paseando por ahí. Creo que lo haría fenomenal, se siente muy cómodo con esa cultura.

Al final, ¿monarquía o república?

[Silencio] Indistintamente, me siento igual de cómoda en ambos sistemas, tanto en una monarquía como en una república, siempre y cuando ambos funcionen bien. Lo que sea, pero que funcione bien. No una monarquía o una república imperfecta. Estoy muy bien en el Reino Unido y estoy muy bien en Francia. Pero que funcione, que exista control.

Las cinco claves del libro 'Final de partida'

Corinna zu Sayn-Wittgenstein

Personaje clave en la vida de Juan Carlos I durante la última década -la conoció en febrero de 2004-, Corinna zu Sayn-Wittgenstein está presente en casi todo el libro bajo sus siglas, CSW. Ana Romero explica que es la forma que tuvo de acabar con polémicas: “Si la llamo Corinna Larsen, me acusan de criticar sus orígenes; si la llamo Corinna zu Sayn-Wittgenstein, me acusan de querer ensalzarla como princesa”. Llegó a mantener una relación de pareja con el monarca hasta el punto de “multiplicar sus peticiones para que [el rey] se decidiera de una vez a ‘aclarar y dignificar’ su relación con ella”. No sale muy bien parada en el libro: gracias a su relación con el rey -al que le daba ‘vidilla’, confiesan incluso algunas de las personas que intentaban separarlos- CSW se afianzó en su papel de persona influyente en la esfera de los High Net Worth Individuals, los más ricos entre los ricos.

Botswana

Las consecuencias del polémico safari están narradas en detalle en el libro. Esta escapada privada fue un detonante frente a la opinión pública y provocó el fin definitivo del silencio mediático alrededor de la vida del monarca: la prensa no volvería a callarse más ante su doble vida. La caída y fractura de cadera del rey, su viaje de vuelta a España, las mentiras que se contaron a la prensa, el hecho de que ni siquiera Mariano Rajoy supiera dónde estaba el monarca… El momento que escogió para su escapada no pudo ser peor: el país estaba al borde del rescate, la prima de riesgo se disparaba por encima de los 400 puntos, Argentina había nacionalizado YPF contra los intereses de Repsol y su nieto mayor, Felipe Juan Froilán, se había disparado en un pie.

El golfo Pérsico

Los países árabes, especialmente los del golfo Pérsico, eran el escenario en el que don Juan Carlos parecía más cómodo y podía desplegar toda su influencia. No en vano, su último viaje como monarca fue a estos países hermanos. El libro describe la relación preferente del rey emérito con Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos. Aporta valiosos datos que explican el porqué de esta relación, y recopila los rumores del posible enriquecimiento de Juan Carlos I durante años, a base de comisiones, por mediar entre empresas, inversores y dichos países, en los que nada se mueve sin el visto bueno de sus monarcas. ¿Un secreto a voces? No hay pruebas. “No existen ni existirán”, decía Ana Romero durante la presentación de su libro. La periodista apunta que el papel de “embajador económico” de España que asumió el monarca a partir de 1992 fue “negativo”. Al final, la percepción púbica era que el Rey parecía un representante ‘semipersonal’ de los grandes empresarios del Ibex 35.

El declive físico

El libro arranca, cronológicamente, con los problemas de salud de don Juan Carlos que se evidenciaron el 7 de mayo de 2010 durante una visita a España del vicepresidente de EEUU Joseph Biden. El rey “no consigue concentrarse en la conversación”. A partir de ese momento, los problemas físicos y el agotamiento del monarca son cada vez más evidentes, algunas veces fruto de accidentes silenciados -como la caída en su barco en Mallorca en 2007, en la que se fracturó un hombro- y otras veces directamente culpa de “hábitos poco saludables”. El doctor Villamor, prestigioso traumatólogo, se convirtió a partir de 2011 en “el médico del rey” y en su confidente tras una exitosa operación en la rodilla. La relación entre don Juan Carlos y el doctor no era vista con buenos ojos por Rafael Spottorno, entonces jefe de la Casa del Rey, que desconfiaba del exitoso traumatólogo. La escenificación de la ruptura con Zarzuela quedó patente tras la infección de la prótesis de cadera, que el propio Villamor, le había colocado, en agosto de 2013. El libro cuenta cómo el propio Spottorno “no podía permitir que un complaciente advenedizo pudiera poner palos en las ruedas de una delicadísima operación de Estado”. Hoy, el rey y el doctor han retomado el contacto.

La abdicación

Quizá la parte del libro más intensa es la que lleva por título ‘Ni un minuto más’. Cuenta los hechos que precipitaron la abdicación de don Juan Carlos en junio de 2014. El capítulo arranca con la celebración de la Pascua Militar el 6 de enero de ese año. Su intervención tartamudeante en una ocasión tan solemne acaparó toda la atención del país y disparó dudas sobre su capacidad. En esa ocasión, la mentira oficial fue que al rey le faltaba luz en el atril, cuando en realidad se había ido fuera de España a celebrar su cumpleaños el día anterior y su avión se retrasó por la niebla londinense. Al día siguiente, la infanta Cristina fue imputada por el juez Castro. Ana Romero navega entre la versión oficial (una decisión personalísima del rey) y la oficiosa (Juan Carlos I se vio forzado por presiones de personas con sentido de Estado que veían peligrar la institución), y resume nueve hechos conocidos “a ciencia cierta” relacionados con la abdicación. Hubo tres personajes clave en este proceso: Rafael Spottorno, Félix Sanz Roldán -director del Centro Nacional de Inteligencia- y Felipe González, “el único político en el que rey ha confiado”. El historiador Paul Preston opina en el libro: “Creo que el proceso de convencerlo para que abdicara ha tenido que ser muy difícil. Pero al final lo hizo y eso es lo importante. […] En 2014, aun sin querer dejar el trono, entendió que era la única manera de asegurar la supervivencia de la dinastía que representa”.