¿En qué va a utilizar los mil millones cataríes El Corte Inglés?

De izquierda a derecha: HBJ junto a Dimas Gimeno, Marta Álvarez y Cristina Álvarez

El Corte Inglés, el segundo mayor grupo de distribución en España, ha vendido el 10% de sus acciones en autocartera a uno de los miembros de la familia real de Catar, una de las mayores fortunas del planeta. Se llama Hamad Bin Jassim (HBJ) Bin Jaber Al Thani, ex primer ministro de Catar y uno de los pesos pesados de este régimen petrolero del Golfo Pérsico.

Será el segundo mayor accionista de El Corte Inglés, por detrás del 35% de la Fundación Ramón Areces, presidida por el consejero Florencio Lasaga y conformada por el resto de la cúpula de la empresa. El inversor árabe se situará por delante de los herederos del fallecido Isidoro Álvarez, rector de la empresa durante las últimas décadas. El actual presidente, Dimás Gimeno-Álvarez, junto con Marta y Cristina Álvarez Güil, las hijas del fallecido Isidoro Álvarez, tienen sendos paquetes del 7,5% de la compañía.

El comprador de Harrod’s

El jeque invierte en El Corte Inglés a través de una sociedad personal, según matizan desde la empresa, pero no desde el fondo soberano de su país (Qatar Investment Authority – QIA), bien conocido en España por su condición de socio de la eléctrica Iberdrola (9,6%) y, anteriormente, de Banco Santander y su filial en Brasil. En ambas multinacionales invirtió en cada una 2.000 millones entre 2010 y 2011. Con el paso del tiempo, duplicó su presencia en la eléctrica y vendió su participación en el banco.

HBJ Bin Jaber Al Thani fue hasta 2013 el jefe del QIA, el tercer fondo soberano del mundo con más de 300.000 millones de dólares en activos. Cesó en esa posición y en la de primer ministro de su país tras un cambio de poder en el régimen catarí. El nuevo accionista de El Corte Inglés fue el responsable de la compra de los grandes almacenes Harrod’s a Mohamed Al Fayed en 2010, adquisición por la que QIA pagó 1.500 millones de libras (unos 2.100 millones de euros con el cambio actual). El dinero catarí llega a todas partes. Quizá los destinos más famosos tienen que ver con el fútbol: el patrocinio del Fútbol Club Barcelona y la propiedad del París Saint Germain.

ECI vale un 30% menos que en 2007

La operación se ejecutará a través de un bono convertible (deuda híbrida) que se saldará con la entrega de acciones, hasta el 10% de todas ellas. No hay detalles disponibles sobre el interés del bono y El Corte Inglés se limita a señalar que recibirá 1.000 millones, valorando la sociedad en 10.000.

Esta cifra es un 30% inferior a los 14.600 millones en que se tasó el grupo en 2007 con la judicializada venta del 0,67% de la entidad, en manos de César Areces Fuentes, al propio grupo. Pero estos 10.000 millones todavía duplican el valor en bolsa del Grupo Dia y se sitúa en línea con valoraciones no oficiales de Mercadona, el mayor grupo de distribución español y también en fase de internacionalizar su actividad.

Alivio de su deuda

La llegada del catarí HBJ supone la entrada de dinero fresco en las cuentas del grupo, en permanente reordenación financiera desde 2013. Con la venta de sus acciones, El Corte Inglés procederá a seguir aliviando parte de su deuda bancaria acumulada en los últimos años, que alcanzó su máximo en 2013: 5.000 millones de euros. Fue en ese año -con la caída de los tipos de interés en Europa- cuando comenzó a construir una estructura financiera más llevadera.

La gran recesión española a partir de 2008 y la crisis del consumo llevaron al grupo de distribución, viajes y consultoría informática a una situación delicada, tras una continua caída de ventas y beneficios. Entonces comenzó en silencio una serie de operaciones para reforzar su balance.

Primero acordó la venta del 51% de su filial Financiera El Corte Inglés a Banco Santander por apenas 140 millones, pero se desvinculó de la gestión del negocio del crédito al consumo, que se caracteriza por altos porcentajes de morosidad y riesgo sobre todo en época de crisis.

También en 2013, el gigante de la distribución firmó un préstamo sindicado a 8 años (hasta 2021) por importe de 4.900 millones. En enero pasado, El Corte Inglés realizó nuevas emisiones de deuda por otros 600 millones, destinados también a reducir parte de los préstamos con los bancos y alargar los plazos de devolución de su deuda. La inversión de HBJ mejorará el aspecto del balance del grupo de cara a una potencial salida a bolsa, una opción cada vez más cercana y que provocará toda una revolución de transparencia para la empresa.

——–

Imagen: World Economic Forum / Fundación Ramón Areces