“EL ESPAÑOL nace al servicio de todo aquel que se sienta indefenso frente al poder”

“Cada vez que nace un periódico libre e independiente como el nuestro renace el periodismo. Al menos el periodismo entendido como conciencia crítica de la sociedad y perro guardián de las libertades”.  Con estas palabras recibió Pedro J. Ramírez este lunes al grueso de la redacción de EL ESPAÑOL en su primer día en la Avenida de Burgos de Madrid.

“Seremos independientes, combativos, veraces, ecuánimes, creativos y audaces. Seremos el Defensor Civitatis que reza en la leyenda que completa nuestro emblema, asumiendo el título que los emperadores romanos otorgaban al defensor del pueblo frente a los abusos de los poderosos”.

“EL ESPAÑOL -insistió Ramírez- nace al servicio de todo aquel que se sienta indefenso frente al poder. Al servicio de todos los españoles, incluso de aquellos que se creen no serlo… Nacemos de la sociedad y a la sociedad nos debemos. Al conjunto de nuestros lectores, pero muy en particular a los 5.624 accionistas que han invertido en EL ESPAÑOL y al resto de los 9.100 suscriptores que nos han dado ya el número de su tarjeta de crédito para que les pasemos el cargo cuando salga el periódico”.

“¿Cuándo nacerá EL ESPAÑOL? Este otoño, dijimos desde el momento en que los promotores pusimos en marcha el engranaje. Ese es nuestro compromiso público. Ahora puedo concretar un poco más. Nuestro periódico nacerá a comienzos de otoño y espero que a primeros de septiembre podamos concretar la fecha exacta…  Nuestro proyecto es muy innovador y, por lo tanto, muy complejo. No debemos salir ni un día antes de que todo lo esencial esté acabado, pero tampoco un día después de que eso suceda”.

“Si tuviera que resumir -dijo Pedro J. Ramírez a su nueva redacción- lo que se espera de vosotros en sólo dos peticiones os diría: buscad la verdad y cuidad la sintaxis. Es decir: sed rigurosos en el fondo y en la forma, individual y colectivamente”.

“Miles de colegas del mundo entero anhelan que EL ESPAÑOL amplíe la libertad de prensa, mejore la calidad de la información digital y pruebe que hay un camino para esa nueva edad de oro del periodismo y los periódicos que algunos venimos augurando”.

“Lo mismo ocurre en España, pero los comisarios del poder político que tratan en vano de tenerlo todo atado y bien atado no permiten que se hable de nosotros. Mientras en el resto del mundo se habla de EL ESPAÑOL a voces, en España se hace entre susurros. Desde fuera nos ven con esperanza; desde dentro, con terror a quedar en evidencia”.