Ciberinformación privilegiada: cómo ganar 100 millones robando notas de prensa

La SEC destapa a un grupo de cibercriminales obtenía los resultados de empresas cotizadas antes de su publicación e invertía sobre seguro con la mejor información privilegiada: documentos oficiales.

A burglar opening a safe that is a computer screen

Tenían información privilegiada de la mejor calidad. Han ‘crackeado’ Wall Street durante años, desde miles de kilómetros de distancia y han obtenido beneficios ilícitos por importe superior a los 100 millones de dólares invirtiendo en bolsa. Operaban desde Odessa, Kiev (Ucrania), Moscú (Rusia), Glenn Mills y Alpharetta, dos pequeñas ciudades de Pensilvania y Georgia en EEUU.

La banda, formada por un grupo de informáticos veinteañeros y veteranos traders, obtenía los resultados de empresas cotizadas antes de que fueran conocidos por el gran público e invertían a través de derivados financieros para aumentar su poder de inversión. La SEC, el supervisor bursátil de EEUU, los acaba de destapar y describe su operativa en el sumario de acusación de la Fiscalía de Nueva Jersey.

Durante cuatro años, el grupo pudo obtener hasta 100.000 documentos financieros de empresas antes de que se publicasen en la SEC. ¿Cómo? Infiltrándose en los sistemas informáticos de las agencias de comunicación que se dedican a distribuir esa información a analistas, inversores y periodistas.

Unos inversores demasiado buenos

Su modo de actuar era bien sencillo y sofisticado a la vez. Una vez obtenidos los datos y cotejados con las previsiones de los analistas para cada empresa invertían al alza (con opciones call) o a la baja (opciones put) aprovechando los bruscos movimientos de las acciones cada vez que actualizan al público la evolución de su negocio.

El objetivo de los informáticos malvados eran tres empresas: PRNewswire Association LLC, Marketwired y Business Wire, una empresa propiedad de Warren Buffett. Estas agencias reciben por adelantado los resultados de miles de empresas cotizadas en las Bolsas estadounidenses. Cuando subían los documentos a sus sistemas de distribución de contenidos, la banda conseguía la información y se la pasaban en el acto a los inversores de la organización.

Los traders operaban a través de brokers ‘online’ americanos como Ameritrade, Fidelity o eTrade desde EEUU, Rusia o Ucrania. Con los resultados en la mano les era fácil aprovechar las subidas o bajadas de valores con derivados financieros, que permiten apalancar la inversión y multiplicar los beneficios (o perdidas) obtenidas.

Pero ellos pisaban sobre seguro: como sabían los resultados de las empresas era como jugar a la lotería conociendo de antemano la combinación ganadora. La Fiscalía de Nueva Jersey ha levantado cargos de acusación contra una decena de personas entre las que se encuentra Vitaly Korchevsky, un financiero ruso con base en EEUU que había montado su propio fondo de inversión (NTS Capital) y que parece la figura más relevante de la trama.

Imagen: Elhombredenegro/Flickr