Así es Carmena, la futura alcaldesa de Madrid

Vídeo: Javier Álvarez / Adriano Morán (93 metros)

Cuando tenía ocho años, a Manuela Carmena le hablaron de los Reyes Magos. En el colegio de monjas francés donde estudiaba, Madame Sainte Esperance pidió que los padres de las alumnas hicieran un donativo para que los niños de las chabolas de Madrid también recibieran algún juguete. “Nos dijo que los Reyes Magos no iban nunca a llevarles regalos a los niños pobres”. La monja les advirtió de que era “imposible que con esos vestidos tan preciosos y con esas capas de terciopelo y armiño” puediesen entrar en los barrios donde viven los pobres, “llenos de barro y suciedad”.

La revelación quedó grabada en la mente de la hoy candidata a la alcaldía de Madrid por Ahora Madrid. Tanto que la reflejó en un libro más de seis décadas después. El libro explica por qué decidió “desjubilarse” y abandonar el retiro que se ganó después de toda una vida como jueza. Volvió a ejercer labores de asesoría y fundó una empresa, Yayos emprendedores, donde parados y presos hacen ropa que después comercializan en la calle y que lleva su nombre de pila (Manuela) pero el apellido Malasaña.

Tiene 71 años y se siente útil. Ya no cree en los Reyes Magos sino en la redistribución de la riqueza.

Uno de los rivales de Carmena ironiza en privado que si se pregunta a los cinco primeros candidatos de la lista de Ahora Madrid por asuntos como la renta básica, la república o Venezuela, saldrían cinco opiniones distintas y contradictorias. La plataforma es una compleja amalgama. Reúne a Podemos, Equo, desafectos de Izquierda Unida e independientes. Celebraron unas primarias y se unieron en una candidatura que va de barrio en barrio celebrando asambleas con vecinos. En ellas explican un programa en cuya redacción no ha participado la cabeza de lista. Porque Carmena quiere ser alcaldesa, pero asegura que no quería en un primer momento. Antes de dejarse convencer, su primer impulso la llevó a decir que no en favor de alguien más joven.

Carmena, junto a miembros de la candidatura en Moncloa (Flickr: Ahora Madrid)

Carmena, junto a miembros de la candidatura en Moncloa (Flickr: Ahora Madrid)

No es de Podemos

La candidata deja claro cada vez que tiene ocasión que ella no pertenece a Podemos. Es más, cree que es “una pena que no se haya encontrado otra manera” de traducir el espíritu del 15-M que a través de “las estructuras de partido”.

Su discurso, netamente de izquierdas, es una reivindicación constante de los logros de la Transición a la que parte de Podemos culpa de los actuales problemas del país. “Mi generación fue la que empezó a soñar hacer posible la democracia”, recuerda en la asamblea a la que la acompaño.

Carmena era una de las abogadas laboralistas del despacho de Atocha. Pero se salvó del atentado que en 1977 mató a cinco compañeros. “Cuando dicen que somos antisistema, tenemos que decir que eso no es verdad. Que la humanidad ha avanzado gracias a que ha habido utópicos y que la democracia era entonces una utopía”, defiende.

Las utopías de Carmena son hoy más manejables, lejos de nuevos proyectos constituyentes. Para ella, una utopía hoy es que la corporación saliente rinda cuentas y ponga las cuentas sobre la mesa. Para eso pidió una reunión con Ana Botella. Llamó ella misma, le pasaron con su secretaria y se acabó poniendo la alcaldesa. Al final, se reunieron en el palacio de Cibeles (“qué desangelado lo tienes, Ana”, le espetó), pero su propuesta de que los mandatos acaben con un strip-tease público no levantó pasiones. “Es normal, es demasiado nueva”, se lamenta.

Entre sus utopías está también avanzar en la igualdad de los madrileños, la apuesta por lo público y el poder de los vecinos, reunidos en asambleas de barrio, para decidir sobre proyectos de sus distritos.

Que los vecinos se involucren en política es una de sus prioridades. Por eso, cuando le preguntan por el collage ideológico de su candidatura, Carmena responde que lo importante es que “los objetivos estén muy claros. ¿El cómo? Hay que improvisar”.

Objetivo: que la conozcan

El día con Carmena comienza a media mañana en la federación de asociaciones de vecinos que hasta hace un par de meses presidía Ignacio Murgui, el número dos de la candidatura. La candidata ha dado algunas entrevistas por teléfono desde su casa y aún le quedan otras dos: un encuentro digital en El Mundo y La noche en 24 horas de TVE.

Al igual que la candidata de Ciudadanos, Carmena necesita darse a conocer en muy poco tiempo. Famosa en la judicatura y reconocible en algunos ámbitos de la izquierda, es una gran novedad para muchos vecinos, a los que tiene que ganarse para romper el techo de Podemos en las encuestas.

Su apuesta es superar al PSOE en las urnas y gobernar, siempre que el PP no logre la alcaldía en solitario o con la ayuda de Ciudadanos. Una vez en la alcaldía, promete transparencia, garantizar el acceso a la vivienda y hacer reverdecer la ciudad, entre otras cosas con más presencia de las bicicletas, su medio de transporte favorito.

En el encuentro con vecinos, en el barrio de Moncloa, escuchan sus propuestas muy pocos jóvenes y mucha gente mayor. Algunos de ellos, ya jubilados como Carmena, tampoco creen en los Reyes Magos pero sí en ella.

Más vídeos sobre ‘La batalla por Madrid’: