El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, envió mensajes de apoyo al extesorero del PP Luis Bárcenas cuando ya estaba siendo investigado por la Policía y los tribunales. Así lo aseguró el propio Bárcenas, desde la cárcel y a través de su entorno directo, al entonces director de El Mundo, Pedro J. Ramírez, cuando en julio de 2013 le facilitó los SMS que le enviaba Rajoy.

Según Bárcenas, los SMS del ministro del Interior eran similares o equivalentes a los que le enviaba el presidente del Gobierno con expresiones como “al final la vida es resistir y que alguien te ayude”, “nada es fácil, pero hacemos lo que podemos” o “Luis, lo entiendo, sé fuerte”.

De acuerdo con la versión de Bárcenas, esos mensajes eran parte del papel activo que Fernández Díaz habría mantenido para ayudar a Rajoy a tapar los escándalos del PP. Una pauta de conducta en la que se inscribiría también la entrevista con Rodrigo Rato, de la que tendrá que dar cuenta mañana ante la Comisión de Interior del Congreso.

Pese al deseo de Bárcenas de hacer también públicos esos mensajes, las personas que seguían sus instrucciones no lograron localizar en aquel momento en la memoria de sus teléfonos móviles los SMS de Fernández Díaz. Sí que aparecieron, en cambio, además de los de Rajoy, los intercambiados con el presidente del diario La Razón, Mauricio Casals, que hizo de intermediario entre el extesorero y el Gobierno después de que se divulgara la contabilidad B del partido. Casals mantiene una estrecha relación tanto con Rajoy como con Fernández Díaz.

Operación Kitchen

En su artículo del pasado 20 de julio en El Mundo titulado “Merienda con los Bárcenas” el columnista Raúl del Pozo ponía en boca del extesorero la siguiente afirmación: “Es tanta la documentación que guardamos que podíamos entregar cada día una bomba. Las grabaciones –a Rajoy y otros dirigentes del PP- serían 20 veces la documentación que entregué al juez Ruz”.

A continuación el propio Del Pozo añadía: “Me explica que hay en marcha un libro con dos SMS más que sale en septiembre”. EL ESPAÑOL no ha logrado verificar si se trata de dos nuevos SMS de Rajoy, de los de Fernández Díaz o de otro interlocutor significativo.

A finales de 2013, Bárcenas también comunicó al entonces director de El Mundo que Fernández Díaz había estado al tanto de las gestiones realizadas por María Pico, jefa de gabinete de la vicepresidenta Sáenz de Santamaría, para que la UDEF remitiera un informe al juez descartando que Bárcenas fuera el “Luis el cabrón” mencionado en uno de los documentos incautados a la trama Gürtel. Estas informaciones no pudieron ser verificadas antes de la destitución de Pedro J. Ramírez como director.

Por otra parte, el 4 de febrero de este año, Esteban Urreiztieta se hacía eco también en El Mundo de la denuncia judicial del comisario Villarejo en la que acusaba al comisario de Asuntos Internos Martín-Blas de hacer “gestiones de máximo secreto directamente para la dirección del Partido Popular” y completamente “ajenas a sus funciones policiales”. Urreiztieta añadía: “Según aseguran a este periódico fuentes policiales solventes, Villarejo se refiere en este caso concreto a la supuesta creación de un dispositivo de seguimiento de la familia del extesorero del PP Luis Bárcenas para conocer sus movimientos y averiguar el material probatorio que tiene en su poder y que todavía no ha aportado al juez”.

Según ha podido confirmar EL ESPAÑOL, un dispositivo de inteligencia policial controló los movimientos de Bárcenas hasta su entrada en prisión preventiva. Días antes de su arresto, los agentes constataron el encuentro del extesorero del PP con dos ciudadanos rusos en un conocido restaurante cercano al estadio Santiago Bernabéu de Madrid. Ese encuentro no fue incluido en los informes obrantes en la causa. Además, los agentes contaron con una red de confidentes en el entorno de Bárcenas, apodados con el nombre en clave de “cocineros”. Por eso, el operativo recibió el nombre de Operación Kitchen.

Finalmente, el 4 de mayo, el periodista José María Olmo publicó en El Confidencial que Bárcenas “ha conseguido una grabación en la que presuntamente aparecerían funcionarios de la Seguridad del Estado accediendo a una fábrica para tratar de sustraer documentación relacionada con la contabilidad B del PP… Las imágenes habrían sido captadas en agosto del pasado año por el circuito cerrado de video vigilancia de una fábrica situada en una población del norte de Madrid”.

Rato y la contabilidad B

Desde que está al frente del Ministerio del Interior, Fernández Díaz ha sido acusado en varias ocasiones -tanto por la oposición como por los sindicatos policiales- de anteponer los intereses del Partido Popular a los de algunas investigaciones abiertas. Según fuentes policiales, durante la última legislatura algunos responsables políticos han presionado para que se aceleraran las pesquisas de la Operación Gürtel, que investiga la presunta financiación ilegal del Partido Popular.

En medios del PP viene comentándose que pocas cosas podrían hacer tanto daño a Rajoy en vísperas de las elecciones generales como que Rodrigo Rato o algún otro antiguo dirigente del partido corroborara la autenticidad de algunos de los hechos reflejados en la contabilidad b del PP.

Jorge Fernández Díaz es de todos los miembros del Gobierno el más estrechamente vinculado a Rajoy, pues no en vano trabajó directamente a sus órdenes durante ocho años como Secretario de Estado en los ministerios de Administraciones Públicas, Cultura y Presidencia.

Foto: Ministerio del Interior / Flickr