Así se abre la puerta de la cabina de Airbus A320

Hay dos procedimientos para entrar en la cabina de un avión. La autorización normal, que se utiliza “en el 99% de los casos”, según Álvaro Gammicchia, secretario del Sepla, y el de emergencia, que permite abrir la puerta desde fuera si nadie lo impide desde dentro.

El comandante de Germanwings utilizó ambos para volver a la cabina tras ausentarse y dejar al copiloto Andreas Lubitz a los mandos del aparato. Pero no obtuvo respuesta ni autorización para entrar. Te explicamos cómo funciona cada vía y cuáles son las medidas de seguridad utilizadas por la tripulación. 

Caja Negra

La apertura y cierre de la puerta de una cabina como la del avión de German Wings siniestrado en los Alpes está regulada. Sigue un procedimiento, que contempla una situación normal y otra de emergencia. Lo regula la norma de la Organización de Aviación Civil Internacional (anexo 6), que fija las reglas que sigue la Dirección General de Aviación Civil del Ministerio de Fomento y que aplica cada compañía.

EL ESPAÑOL ha consultado a pilotos y miembros de la tripulación, que explican ambas fases así:

Autorización normal

La tripulación que no se encuentre en la cabina, ya sea uno de los dos pilotos, el sobrecargo o los auxiliares de vuelo, pueden solicitar la entrada marcando un código numérico. “Es el procedimiento que se utiliza en el 99% de las veces”, explica Álvaro Gammicchia, secretario del Sindicato Español de Pilotos de Líneas Aéreas (Sepla), y “funciona de manera parecida a un videoportero”.

Desde fuera se marca el código, la cabina recibe una notificación y el comandante o el copiloto pueden hablar con la persona en cuestión e identificarla a través de una pantalla. En caso de que no haya ningún tipo de peligro, se autoriza esa entrada y se abre la puerta.

Procedimiento de emergencia

La tripulación puede solicitar la entrada a la cabina en caso de que se produzca una emergencia. El procedimiento se utiliza siempre que la autorización normal haya fallado. Por ejemplo, en vuelos nocturnos, se hacen comprobaciones regulares, cada media hora, para asegurarse del estado de los pilotos. Primero se utiliza la vía habitual y, en caso de que los pilotos estén indispuestos (o dormidos o que hayan sufrido un percance), se utiliza la de emergencia.

¿Cómo funciona? Existe un código, distinto al habitual, que es conocido por la tripulación en la reunión preparatoria del vuelo. El código no abre inmediatamente la puerta sino que activa un período de unos segundos en los que el piloto puede impedir la entrada a la cabina.

“Eso es lo habitual”, explica Gammicchia. “Si el piloto está bien y se activa el procedimiento de emergencia, lo lógico es que el piloto deniegue la entrada en esos segundos para después utilizar el procedimiento habitual”. Cuando el piloto niega la entrada a un miembro de la tripulación por el procedimiento de emergencia, el sistema “se inhabilita durante 30 minutos”, dice el representante sindical.

Los pilotos, siempre que estén en plenas facultades, tienen en todo momento la posibilidad de rechazar la entrada en la cabina, bien denegando el acceso por el procedimiento habitual o bloqueando la puerta en esos segundos que transcurren entre la introducción del código de emergencia y la apertura efectiva de la puerta. Lo que no pueden hacer los pilotos es inhabilitar de antemano el procedimiento de emergencia para dejar inutilizado ese código.

Eso es lo que ocurrió, según el fiscal francés Brice Robin, que ha comparecido en rueda de prensa este jueves. El comandante se ausentó de la cabina y antes del impacto intentó acceder a ella por ambas vías. Primero por el procedimiento normal, identificándose y pidiendo entrar, pero sin recibir respuesta. Después, la tripulación trató de abrir la puerta por el procedimiento de urgencia, pero la entrada fue denegada por el copiloto, Andreas Lubitz, solo a los mandos del aparato.

Quién debe estar en la cabina

Algunas compañías establecen que en la cabina debe haber en todo momento al menos dos personas, segun las fuentes consultadas. Generalmente, se trata del comandante y el copiloto. Pero en caso de que uno salga de la cabina, por ejemplo para ir al servicio, otro miembro de la tripulación debe entrar durante el tiempo que se ausente uno de los pilotos.

No todas las compañías lo hacen. Ni siquiera aquellas que lo han instituido como norma. “Si todo va bien y no hay nada raro, pocas veces entramos mientras un piloto va al servicio, por ejemplo”, explica un auxiliar de una línea área española. Por los datos aportados por el fiscal Robin, en este caso tampoco se hizo, ya que una sola persona, el copiloto, fue el único inquilino de la cabina en los últimos minutos de vuelo. El consejero delegado de Lufthansa, Carsten Spohr, aseguró este jueves en rueda de prensa que las líneas aéreas europeas no están obligadas a cumplir la obligación de las dos personas en la cabina.

Hay una medida de seguridad extra que en este caso no se llegó a poner en marcha. En casos de terrorismo en los que el que pide paso está siendo coaccionado, existe una clave o contraseña oral y secreta que puede indicar a los pilotos que algo va mal. “Puede ser una palabra”, explica Gammicchia. “Puede ser el tratamiento de usted y por el apellido, en vez del tuteo”, explica un auxiliar. Depende de cada comandante y de cada vuelo.