Así creó Ashley Madison miles de cuentas falsas para sacar más dinero a sus usuarios

Al menos 71.618 perfiles fueron creados desde direcciones de correo vinculadas a Ashley Madison entre julio de 2011 y julio de 2015. El 89% de esos perfiles corresponden a mujeres. Estas cuentas están asociadas a los dominios  ALMLABS.COM, AVIDLIFEMEDIA.COM y ASHLEYMADISON.COM, registrados por Avid Life Media, la empresa con sede en Canadá que es la propietaria de Ashley Madison.
grafico1-2

En España hay 1.899 perfiles asociados a cuentas de correo de estos dominios. El 93% son perfiles femeninos. El 40% fueron creados de una sola tacada durante el mes de mayo de 2013. Durante ese verano, la empresa emitió también anuncios en televisión. Ashley Madison pasó de ingresar unos 2.500 euros en los seis primeros meses de 2013 a generar unos 50.000 en los seis últimos, según el análisis de las transacciones filtradas.

grafico2-1

La Unidad de Datos de EL ESPAÑOL ha elaborado un análisis detallado de la primera filtración de 10 gigabytes de datos, destapada por el grupo The Impact Team. El contenido de esta base de datos incluye unos 37 millones de registros con información personal de los usuarios y con sus transacciones económicas.

EL ESPAÑOL ha decidido no publicar ni los nicknames ni las tarjetas de crédito ni los datos personales de ninguno de los usuarios reales de la empresa canadiense por respeto a su intimidad.

Una italiana de Móstoles

Pocos casos reflejan mejor la estrategia de identidades falsas de Ashley Madison que el del usuario que se identifica en la web con el nickname ‘ella2912353’. Según la base de datos filtrada por The Impact Team, esta cuenta se registró con la dirección de correo electrónico ‘host@almlabs.com’. Este perfil, que continúa activo, dice vivir en Móstoles y tener 44 años. Pero las imágenes del usuario se corresponden con fotografías de la cantante Cristina Scabbia, solista del grupo italiano Lacuna Coil, y se pueden encontrar fácilmente en Internet. Hay 15.739 perfiles en Ashley Madison asociados a esa misma dirección.

“Busco la química, la pasión y una conexión verdadera”, escribe quien redactó el perfil falso ‘ella2912353’, que se identifica como una mujer que pesa 55 kilos y mide 1,68. “Algo que se quede a medias de eso, no vale mi tiempo”, prosigue. “No quiero aparecer como una diva aquí. Sólo soy una mujer atractiva y segura que está harta de leer cientos de correos electrónicos sin interés por día. Dime algo listo. Demuéstrame algo de personalidad y despertarás mi interés”.

ashly_captura

Otros perfiles asociados a este dominio incluyen un nombre de pila junto al nombre del usuario falso. Por ejemplo, el usuario “Linda084” está vinculado al correo “stella+linda084@almlabs.com”. Hasta 4.927 perfiles que usan estos alias están ligados a 81 nombres de pila. Esta forma de actuar sigue un patrón habitual a la hora de gestionar de forma sencilla muchas cuentas de correo electrónico. Al recibir un mensaje, el receptor identifica muy deprisa la fuente o el perfil desde el que recibe los mensajes. Hoy los perfiles asociados a estos tipos de correos con alias ya no se encuentran activos pero sus registros no han sido borrados de la base de datos.

Según la televisión canadiense, la ex empleada de Ashley Madison Doriana Silva denunció a la empresa en 2014 alegando que se había dañado las muñecas y antebrazos al tener que escribir más de 1.000 perfiles femeninos falsos durante 2011. La empresa demandó a su vez a Silva en 2014 por revelar información de la empresa al presentar como prueba los perfiles que había escrito. Ashley Madison le reclama 100.000 dólares por daños y perjuicios. Argumenta que esos perfiles son “pruebas de calidad” para comprobar la “consistencia y la fiabilidad” del sitio a la hora de lanzar la versión brasileña en 2011.

En la base de datos filtrada por The Impact Team sólo aparecen nueve perfiles asociados a la cuenta ‘doriana.silva@avidlifemedia.com’ y otros dos a “doriana@almlabs.com“: uno de un hombre de 65 años que reside en Toronto y que se creó en marzo de 2011 y otro creado en junio de ese mismo año de una mujer de 45 años que vive en Melbourne.

Ashley Madison no verifica los correos electrónicos de los usuarios que se inscriben en su página. Que el nombre de una persona aparezca en las bases de datos no quiere decir que la persona detrás de esa cuenta se haya apuntado por su propia iniciativa.

Las condiciones de uso de Ashley Madison sí incluyen una cláusula que especifica que pueden crear perfiles falsos para fomentar la participación de los usuarios. En esos perfiles falsos no se dice en ningún momento que se hayan creado con ese fin. De esta manera, los usuarios registrados no pueden saber si los contactos que hacen en la página o los mensajes que reciben llegan de este tipo de cuentas ficticias.

Nada más crear la cuenta en Ashley Madison, un hombre al que le interesan las mujeres empieza a recibir mensajes de perfiles femeninos de dudosa identidad. Más o menos uno al día, según pudo comprobar este periódico. Para poder interactuar con las mujeres que aparecen en esos perfiles e incluso para leer uno de sus mensajes, es necesario pasar antes  por caja. Así lo indica una pasarela de pago donde se adquieren lo que la página denomina créditos, que se canjean por mensajes. Existen tres paquetes: el de 273,90 euros incluye 1.000 créditos y el de 163,90 euros da acceso a 500. El más barato incluye 100 créditos y requiere pagar 53,90 euros.

En marzo de 2015, Ashley Madison fue acusada de enviar mensajes a sus usuarios de pago por medio de perfiles falsos. El consejero delegado de la empresa, Noel Biderman, rechazó estas acusaciones.

4.400 usuarios de pago

En España hay unas 4.400 cuentas de correo electrónico asociadas a transacciones económicas que se han hecho desde la página web de contactos desde 2008 hasta junio de 2015. Menos de 100 de estas cuentas se identifican como mujeres.

El análisis de los pagos filtrados muestra cómo Ashley Madison ingresó desde cuentas asociadas a España al menos 660.000 dólares. A nivel mundial, estos datos se elevan hasta más de 169 millones de dólares entre 2011 y 2014.

El perfil que más gastó en Ashley Madison desde España corresponde a un hombre que fija su edad en 44 años y que hace las transacciones desde Barcelona. La suma de sus compras asciende a casi 5.000 euros repartidos en 17 pagos entre febrero y noviembre de 2014. No es el único. Al menos 27 cuentas asociadas a España superan los 1.000 euros de gasto total. Todas se identifican como hombres en la página web.

Las mujeres como reclamo

A pesar de las campañas de publicidad de Ashley Madison, orientadas en su mayoría al público femenino, el análisis de la base de datos filtrada revela que el 14% de los usuarios declararon ser mujeres. En España ese porcentaje es aún menor: apenas el 9%.

Durante el verano de 2011, Ashley Madison consiguió relevancia mediática gracias a campañas donde incluía imágenes del Rey Juan Carlos I, de Carlos de Inglaterra y de Bill Clinton. Unos meses después, en febrero de 2012, hizo otra campaña con la imagen de la Reina Sofía. A pesar de este revuelo mediático, el número de inscritos en el portal y su facturación no tuvo un crecimiento similar al de su presencia en los medios.

La página principal utiliza el reclamo de las mujeres para atraer clientes. La mayoría de los seis perfiles que se le sugieren al usuario al abrir Ashley Madison son perfiles de mujeres.

Según ha podido comprobar EL ESPAÑOL, entre cuatro y seis. Si la muestra fuera representativa, debería aparecer solo una mujer. Ashley Madison no ha querido realizar ninguna declaración a este periódico ni sobre la filtración de sus datos ni sobre el funcionamiento de la empresa.

Aquí puedes leer esta exclusiva en inglés: