Álex Lecquio, otro aristócrata simpatizante de Podemos

Alejandro Lequio Jr  durante un acto de la firma "GAP". 03/09/2015 Madrid

Alejandro Lequio Jr durante un acto de la firma “GAP”./ GTRES

Álex, el hijo de Ana Obregón y el conde Lecquio apadrinó la apertura de los nuevos espacios de GAP en El Corte Inglés de Castellana. Ha vuelto a España para revolucionar el marketing digital y el networking. Al igual que su primo Froilán declara su admiración por Pablo Iglesias.

Alejandro Alfonso Conte Lecquio di Asaba y García, más conocido como Álex Lecquio Jr., se ha hecho mayor y ayer dio una lección de madurez y demostró que un apellido conocido puede coquetear con la prensa sin que ésta sea su medio de vida. Su primer photocall fue elegido con buen ojo: El Corte Inglés de Castellana estrenaba sus tres espacios (mujer, hombre, infantil) de GAP “Una marca internacional que conocí en 2012 en San Francisco cuando viajé con mi padre. Es una marca que me encanta y con la que me siento totalmente identificado”, explicaba el retoño del televisivo conde y Ana Obregón. A pesar de la fama de sus padres y de las numerosas páginas del papel couché que han llenado con sus vidas, él no se siente diferente a los amigos de su edad “Es como ser hijo de cualquier otro padre y otra madre. Soy alguien bastante normal”.

A pesar de la lejanía conoce bien el actual escenario político y, como bisnieto del rey Alfonso XIII, se declara monárquico y no porque ocupe el puesto 33 en la sucesión al trono español: “Tener una posición en la línea sucesoria no me perturba la moral. Creo que debe haber cambios en la esfera política. No estoy de acuerdo con la ideología de Podemos, pero Pablo Iglesias me parece una persona muy inteligente y que sabe desenvolverse muy bien. En algunos aspectos habría que tener en cuenta lo que dice” explica Álex.

Graduado en Economía Internacional en Duke University, una de las universidades privadas más reconocidas de Estados Unidos, tiene un máster y en un futuro no muy lejano piensa estudiar otro. Ha montado una agencia de marketing digital (www.marketingbynara.com) con un equipo técnico muy potente y apuesta por implantar la mentalidad networking en nuestro país.

Ha llovido mucho para Lecquio Jr. desde aquél tiempo en el que daba bocados a los micrófonos de los reporteros que perseguían a su madre: “Llevo 23 años digiriendo el micrófono pero poco a poco voy adaptándome más”, sonríe. Quizás alejarse de España le ha beneficiado y le ha permitido una juventud anónima alejada de los flashes: “EEUU me ha inculcado unos valores que pretendo seguir adelante con ellos. No te sabría decir si me siento español o americano, soy un chico de todo el mundo y cojo lo mejor de cada sitio”.

Ha vuelto a Madrid y todavía no tiene muy claro si para quedarse, pero este jueves debutó a lo grande atendiendo educadamente a la prensa. Por muy impertinentes que fueran las preguntas, Álex sonríe.

Marina Castaño una locutora enamorada

La periodista Marina Castaño durante un acto de la firma "GAP". 03/09/2015 Madrid

Marina Castaño durante un acto de la firma “GAP”./ GTRES

Marina Castaño, la viuda del Nobel fue otro de los rostros populares que acudió a la inauguración de GAP, de la que se declara fiel seguidora. Atiende a los medios de comunicación en un pequeño corrillo pero prefiere no ser grabada. No responde a ninguna pregunta sobre su imputación por malversación de fondos públicos, fraude de subvenciones y apropiación indebida en la Fundación Camilo José Cela. Marina declaró el pasado 21 de julio en los juzgados de Padrón (A Coruña).

La periodista que conquistó a Camilo José Cela traspasa fronteras. “Son las 11 de la mañana, las 4 de la madrugada en Colombia”: con esta sintonía empieza a diario la jornada laboral en el estudio de radio que se ha montado en el sótano de su casa. Desde hace años colabora en el informativo matinal de La FM en Radio Cadena Nacional Colombiana, que presenta Vicky Dávila, la reina de las ondas en aquél país. Esta colaboración le llegó gracias a Carlos Julio Ardila, el que fuera embajador de Colombia en España.

Se le ilumina la cara al hablar de su tercer marido, el doctor Enrique Puras, un eminente cirujano vascular, del que dice vive entregado a su trabajo y del que le enamoró, entre otras cosas, su generosidad y su entrega a los demás.

Reconoce que se ha ganado a pulso el adjetivo de antipática, pero lo prefiere antes que ser perseguida a diario por la prensa rosa y ser juzgada como una oportunista y caza fortunas por haberse casado con Cela en su momento.

No se perdieron la cita, la guapísima Ana Rujas, alumna de Corazza y cuyo papel cómico en la exitosa obra Los pijos también lloran no le ha reportado tanta popularidad como su romance con el actor Ricardo Gómez, el  ‘Carlitos’ de  Cuéntame. No hay que perderle la pista. A principio de año rodará una película en Francia y no descarta aparecer en una de las ficciones de moda que están por llegar. También coincidieron Angy, Joel Bosqued, Mar Regueras, María Castro o los Gemeliers, que causaron una auténtica revolución entre las numerosas fans presentes en el acto y eso que no se arrancaron a cantar para evitar desmayos.