13 cosas que quizá no sepas de Manuela Carmena

1. No la asesinaron de milagro

“Éramos todos, de verdad, extraordinariamente felices”. Así recuerda Carmena los momentos previos al atentado contra los abogados laboralistas de la calle Atocha. El 23 de enero de 1977, un compañero le pidió para una reunión el despacho que los abogados tenían en el número 55 de la calle Atocha, que estaba a nombre de Carmena. La joven abogada, que también tenía una cita en su agenda, la atendió en el otro local, en el número 49 de la misma calle. “No sabía que se estaba jugando la vida y me estaba salvando la mía”. Su compañero murió junto a otros cuatro abogados por los disparos de la extrema derecha.

2. Pionera en la legalización de las drogas

A finales de los años 80, cuando las drogas acaparaban los titulares, Carmena defendía su legalización. “Es lo único que falta por probar”, decía. “Las medidas represivas, las únicas realizadas, han sido absolutamente ineficaces porque cada vez hay más droga”.

3. Todos los años hace una escapada ciclista

Todos los veranos, con un grupo de amigos, se escapa por España o por el extranjero para pasar unos días pedaleando. La primera escapada fue en 1996 al Canal de Castilla y cada mes de agosto vuelve a la carga. En el grupo de ciclistas hay funcionarios o jueces con los que pone el país patas arriba y debate sobre ideas de cambio. Este agosto no fue una excepción.

4. Las monjas le inculcaron la conciencia social

Carmena fue a un colegio de religiosas francesas. Una de ellas les dijo que los Reyes Magos no visitaban barrios pobres por no manchar sus vestidos preciosos y sus “capas de terciopelo y armiño”. Según cuenta en su libro, Por qué las cosas pueden ser diferentes, el comentario le chocó. En cuarto de bachillerato las llevaron a enseñar el catecismo a niños que vivían en chabolas. Allí prendió “la idea de respuesta. Había que ir más allá, había que movilizarse”, escribe. Según ella, las monjas a las que su madre (“de la burguesía madrileña”) les encomendó la educación de su hija le transmitieron “quizás a su pesar” el espríritu reivindicativo.

Manuela Carmena, en un acto de Ahora Madrid (Foto: Ahora Madrid)

Manuela Carmena, en un acto de Ahora Madrid (Foto: Ahora Madrid)

5. Dijo que no a Pablo Iglesias

Manuela Carmena se negó varias veces a encabezar la lista de Ahora Madrid, la plataforma que reúne a Podemos, Equo y desafectos de IU. Tampoco participó en la elaboración del programa electoral que ahora espera aplicar.

6. No le gusta Podemos como partido

Cree que es “una pena que no se haya encontrado otra manera” de traducir el espíritu del 15-M que a través de “las estructuras de partido”. Cuando puede, lo deja bien claro: “Yo no soy de Podemos”. Su reivindicación de la Transición y la socialdemocracia la alejan de la imagen de Pablo Iglesias o Íñigo Errejón.

7. 20 años rechazando el coche oficial

Cuando fue decana de los jueces de Madrid, lo rechazó. Cuando fue vocal del Consejo General del Poder Judicial, también. Al final, lo aceptó después de ser amenazada por ETA.

8. Se rebeló contra la politización del CGPJ

Fue designada vocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), el órgano de gobierno de los jueces, tras ser propuesta por Izquierda Unida y con el apoyo del PSOE. Aunque los designados suelen votar al presidente y vicepresidente que eligen los partidos, ella se negó. Pidió entrevistarse con los dos candidatos y rechazó al vicepresidente.

Carmena, en un acto de su candidatura (Foto: Ahora Madrid)

Carmena, en un acto de su candidatura (Foto: Ahora Madrid)

9. Presidió el juicio que absolvió a César Alierta

El presidente de Telefónica era ejecutivo de Tabacalera en 1997 e hizo negocios con la compraventa de acciones de la compañía. La sentencia, de 2009, considera que tanto Alierta como su sobrino Luis Javier Placer participaron en el tráfico de información privilegiada, pero los absolvió porque el delito ya había prescrito.

10. Lideró la batalla contra las “astillas”

Como decana de los jueces de Madrid, luchó contra la corrupción en los juzgados.  En concreto contra las “astillas”, pequeños sobornos para acelerar la tramitación de los expedientes. Sufrió un boicot de los funcionarios, que pidieron su cabeza.

11. Lee mucho a Concepción Arenal

“Me encanta”, dice en su libro. La escritora gallega le fascina porque “fue capaz, en sus estudios del Derecho de Gentes (antigua denominación del Derecho Internacional) de afirmar que la guerra siempre era algo ilícito”. Carmena admira la lucha de Arenal por la igualdad entre hombres y mujeres. Entre sus películas favoritas, El exótico hotel Marigold, que habla de la utilidad en la vejez.

12. Se ‘desjubiló’ y fundó Yayos Emprendedores

Primero se jubiló anticipadamente. Después volvió a la actividad profesional para asesorar al Gobierno vasco sobre maltrato policial. Fundó Yayos Emprendedores SL y comenzó a diseñar y fabricar zapatillas junto a reclusas y ex reclusas. Carmena ha pasado muchas tardes en la tienda donde las venden, en la calle Manuela Malasaña.

13. No bebe

Asegura que le da dolor de cabeza. Presume de gustos sencillos: “Me encanta el café con leche, las magdalenas buenas y las pulguitas de jamón serrano, y todo esto es igual de bueno o malo en la sala de autoridades que en las distintas cafeterías de los aeropuertos”.

Vídeo: Javier Álvarez / Adriano Morán (93 metros)

Además, en El Español: Así es Carmena, la futura alcaldesa de Madrid